Vicisitud & Sordidez

0
Todos somos conocedores de la gigantesca talla moral de la Benemérita. El propio Mázinger tuvo que inclinarse ante el tricornio en la última visita del Cuerpo al Vaticano. ¿Quién puede culparle? ¿Acaso ninguno de vosotros se ha puesto un tricornio? Es, como la primera comunión, una experiencia trascendente en la vida de todo niño. Eso sí, siempre habrá a quién la vida, por eso de las injusticias del universo, le ponga difícil el acceso al tricornio. No pasa nada, la Guardia Civil se moderniza y, para vuestros niños, o para los niños que visitan este blog, o para esos niños que aún sois en vuestro interior, os dedica una maravillosa sección infantil en su página web.

Por favor, visitadla aquí
: juegos, dibujos, consejos… Pocas veces me he sentido más sobrecogido. Os lo ruego, vedla y comentad vuestras impresiones. Cosas así no se ven todos los días. ¡Viva España!

Publicar un comentario en la entrada

 
Subir