Vicisitud & Sordidez

7
…Es una pregunta que me gusta hacer a cualquier dependiente de librería por dos obvias razones. La primera, por joder. La segunda, porque… ¿a quién no se le llena la boca diciendo “Hans Magnus Enzensberger”? Vamos, con un nombre así estás condenado a tener razón. Imagínate cualquier discusión, política o hasta de fútbol, que se redondee con un “Ya, pero esto que pienso yo lo ha dicho Hans Magnus Enzensberger”. ¿Verdad que no es lo mismo que decir “Lo ha dicho Rafael Rodríguez”? Y no es por faltarle al respeto a Rafael, no, pues en breve haré un sórdido artículo sobre el no menos sórdido sujeto, pero es que si uno entra en una tienda preguntando por el “Ciudadanos Sobreranos” de Rafael Rodríguez, lo más que se puede conseguir por parte del dependiente es un encogimiento de hombros, mientras que si se prorrumpe en el ya perínclito “Perdone, señora, ¿tiene ‘Las Guerras Civiles Moleculares’ de Hans Magnus Enzensberger?”, la escena de estupor que se logra hace que el día valga la pena. Recuerdo con especial emoción el “Dios santo” de una dependienta de El Corte Inglés, mientras yo, como un cabrón con pintas redondeaba mi petición con un “pues es un ensayo famosísimo”.

Después de repetir la pregunta unas cuarenta veces, empecé a preguntarme que pasaría si, un día, me topase con la horma de mi zapato. Bueno, pues ese día llegó. En una librería fina y elegante – en las que da gusto entrar, rara avis en Madrid – el dependiente no sólo estaba familiarizado con Hans Magnus sino que, además, me puso en ridículo al decirme que dicho libro se llamaba ‘Perspectivas de Guerra Civil’, siendo ‘Las Guerras Civiles Moleculares’ uno de sus capítulos. Claudiqué avergonzado y me compré tan magna obra.

A estas alturas ya habrán vuesas mercedes asumido que un servidor estaba predestinado a ser fans del libro, auque proclamase cosas como que el pareo de José María Aznar tenía su puntillo. Me lo leí en dos patadas y, oh sorpresa, me hice fans. En serio. Es el mejor ensayo sobre política y todo lo que pasa en la actualidad jamás escrito. En esta web tenéis un resumen.


Así pues, mi recomendación es que os compréis ese libro, pero no sin antes pasar por el peregrinaje de preguntar “Perdone, señora, ¿tiene ‘Las Guerras Civiles Moleculares’ de Hans Magnus Enzensberger?”. Se os llenará la boca de grandeza como unas cuarenta veces y, hasta que os topéis con alguien culto, dicho placer será gratis.

Bueno, y ya que me embalo, no sólo deberíais comprar el libro, sino llamar Hans Magnus Enzensberger de Jesús a vuestros hijos. Aunque sea niña. Seguro que, por lo menos, alguien en Sanlúcar se anima. Imaginaos la escena en clase: “Jan Magnu Enzenberger de Jezú, que ehtá tol día jincando shosho nel ejkai”. Grandeza. Venga, echadle valor, a vuestro hijo no le putearán los compañeros. Antes bien, escucharán con admiración lo que tenga que decir. “Lo ha dicho Hans Magnus Enznensberger de Jesús” ¿recordáis? Así que, aunque sé que todos teníais planeado llamar Flavio Briatore de Jesús (foto abajo) a vuestra descendencia, nunca es tarde para cambiar de idea.

Publicar un comentario en la entrada

La navaja en el ojo dijo... 14 marzo, 2006 13:12

¿Por qué todos sus artículos empiezan con la foto de un tío en postura de rezar? Y... ejem... sobre la foto con la que acaba éste, prefiero no decir nada.

Paco Fox dijo... 14 marzo, 2006 16:07

Un artículo hilarant. Y no lo digo yo, que lo dice Jansmagnus...

La navaja en el ojo dijo... 24 marzo, 2006 17:41

El otro día vi una peli con una actriz que tenía un nombre casi mejor, porque puedes escupir e imitar a Chiquito al mismo tiempo: Carolina Pfaffenbauer.

mosca cojonera dijo... 27 marzo, 2006 13:48

a tono con algo de lo que leo de HME, recomendarte "Vidas desperdiciadas" de Zygmunt Bauman (no está mal pa llenarse la boca)... que tiene que ver con lo que dice.

konsumprodukt dijo... 03 octubre, 2006 03:19

garnde, grande, grande!

Anónimo dijo... 15 noviembre, 2006 03:48

de verdad existe?


pd:pues en sanlucar no he oido yo hablar asi

Paladí dels Mandres dijo... 04 noviembre, 2008 12:16

premio principe de asturias 2002, si señor

 
Subir