Vicisitud & Sordidez

8
En el largo proceso que supone pasar de freak a persona humana, una de las fases obligatorias es darse cuenta de que no es correcto dejar olor en el baño después de defecar. El spray-desodorante crea un batiburrillo de olores en los que es casi peor el remedio que la enfermedad. ¿Qué hacer, entonces? Dado que el mal olor lo provocan los llamados hidrocarburos aromáticos, lo científicamente correcto es el encender un fuego que consuma los gases. Como me dijo mi querido Marc un día, al salir del wc, “¿Has hecho caca? ¿Has encendido una cerilla?”. Es por ello que, en mi váter, cuando veo que el peligro acecha, enciendo una vela de Ikea que, adhocráticamente tengo cerca de la taza (junto con sus respectivas cerillas).

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Primero, a que toméis ejemplo. Y, luego, a una curiosa reflexión. Cuando apago la vela, el olor a cera resultante hace que mi váter tenga aroma no a hez, sino a iglesia. ¿Qué puede tener que ver nuestro señor Jesucristo con el fecho de facer de vientre? Creía que nada, y que mejor haría en realizar tareas del hogar que en reflexionar sobre tonteridas. Pero, al final, resultó que sí había un vínculo entre Dios y el olor a caca. He aquí el vídeo que lo prueba.



Dicen que no le han añadido cuescos, sino que han restaurado los que la televisión hacía desaparecer en la sonorización. Viendo las caras de este celebérrimo telepredicador, queda meridianamente claro que el Señor se expresa a través de sus esfínteres. En conclusión, no debéis avergonzaros de vuestros pedos. Al igual que en ciertas culturas se eructa después de una copiosa comida como signo de buena educación, pensad que, cada vez que os contenéis un cuesco es como si estuvieseis volviendo a crucificar a Cristo. Si lo que os causase embarazo fuese más la olor que el melodioso sonido, podéis comprar un cirio pascual y llevarlo por las estancias donde os penséis peer: seréis doblemente píos y santos. Ved otro vídeo de nuestro predicador favorito para reafirmaos en esta noble convicción.



Reflexión final: si se hubiesen restaurado los pedos divinos en el discurso de un buen musulmán. ¿Estaríamos ante una guerra santa? ¿Mereceríamos la extinción de occidente por herir los sentimientos religiosos de la gente? Y que nadie me llame facha. ¿En qué momento pasó la izquierda a defender el fanatismo religioso, la mezquita en el gobierno y las teocracias de cualquier signo? ¿Por qué no meterse con la gente que considera que ridiculizar una ideología – sí, amiguitos, la religión no es más que una ideología – merece la pena de muerte? Llevamos demasiado tiempo en el que la izquierda, en vez de pensar por sí misma, parece simplemente llevar la contraria a lo que diga el Jiménez Losantos de turno. ¿Así que podemos meternos con el Opus Dei, Ratzinger y cagarnos en Dios pero los sentimientos de los seguidores de Alá son tema tabú? Un poco más de coherencia, señores. Yo estoy dispuesto a aceptar ver un vídeo de Hans Magnus pediéndose, o caricaturas que denigren a Adriano Pappalardo, así que quien crea que el fuego destructor lavará las ofensas que a él le hagan sólo merece que Dios, desde mi recto, entre directo en su boca para purificar su alma enferma.

Publicar un comentario en la entrada

La navaja en el ojo dijo... 29 abril, 2006 21:24

La próxima vez que se le cree esa duda, decídase por las tareas domésticas. Todos saldremos ganando. :)

Vicisitud y Sordidez dijo... 29 abril, 2006 21:47

¡Que me peo, leche, que me peo!

Paco Fox dijo... 30 abril, 2006 16:47

Bueno, creo que en un contexto cultural que to.-pfrrrrffffffffffffff...

Vaya, ya me tirao un peíto que me' cagao.

Humor de calidad al poder.

Anónimo dijo... 02 mayo, 2006 23:35

Muy buenas, caballero!!
No se si me recordaras… Soy Domingo, alumno del Valcárcel este año (el de los intermitentes, vaya.. je je)
Pues nada, que aunque hasta ahora no había dejado ningún comentario en el blog, lo leo desde entonces habitualmente (con devoción, of course)
Por cierto, y aprovechando este amago de “peloteo”, dejo aquí una petición!
Debido a que el 20 de mayo se celebra el festival de Eurovisión, creo que se hace necesaria una reflexión sobre tal acontecimiento.
Un saludo!!

Vicisitud y Sordidez dijo... 03 mayo, 2006 09:51

Si jalop no es capaz de realizar una obra maestra sobre tal evento, entonces tal vez será el momento de abandonar España, porque seguro que algo MUY grave está a punto de acontecer.

A ver si nos volvemos a ver, me congratula mucho tu devoción.

guerrero monje con palo dijo... 03 mayo, 2006 17:53

Tu querido amigo marc tambien es conocido mio....
Y veo que no has comentado su gusto por las heces líquidas, factor que explica su obsesión por saber si haces caca. Conociéndolo, seguramente te preguntó lo de la cerilla con la esperanza de que no la hubieras usado y asi entrar al wc para inhalar tan refinado aroma.

Ay, marc, marc...
Merece todo un monografico en tu blog.

yeah!

viva el poder curativo de mi palo sagrado!!

Anónimo dijo... 23 agosto, 2006 15:06

jajajajajaajaja FART FOREVER! ALELUYAAAAAAA!!!!!

¿Pero de dónde conchos sale esta gente? JAJAJAJAJAJAJAJAJA QUE ME PEOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!

Maese de Boquilla dijo... 01 agosto, 2007 13:16

Quizá le parezca casualidad o escateológica coincidencia, pero creo que debe saber que siendo yo un tierno infante, y a pesar de ser (ya entonces) ateo ferviente, me volvía de golpe católico, apostólico y romano si y sólo si me veía estreñido y sentado en el retrete, con un prieto y reseco tordo atravesado en el ojal, en heroica lucha por liberarse de su prisión rectal. Me encomendaba entonces a Dios y le rezaba con Fe Verdadera, pidiéndole que me ayudara en aquel trance, pero sin ruborizarme en lo más mínimo por renegar dél apenas expulsaba el monstruoso fruto de mis entrañas. Que cada cual saque las conclusiones que quiera, pero al leer su artículo me ha quedado claro que existe un Misterio Insondable a medio camino entre el intestino delgado y el grueso, un esfínter místico, un Tercer Ojete, no en la frente como quería Ten Shin Han, sino en un lugar más recóndito, cotidiano e insospechado: entre dos piedras feroces, sale un hombre dando voces...

 
Subir