Vicisitud & Sordidez

4
Autor: Paco Fox

El festival de Eurovisión es algo chungo. Y, por lo tanto, le tengo cariño. Como todos sabemos, se ha quedado como espectáculo de regocijo del colectivo gay-loca. El resto del mundo (incluidos heterosexuales amariconados como yo), esperamos con ansias el comprobar qué país del norte de Europa mandará esta vez a un sórdido para hacernos reir con alegría.
El año pasado creo que fueron los alemanes los que nos crearon gran vicisitud con aquel tipo canijo y las vacas de cartón. También recuerdo con cariño y dolor de estómago la gran 'Otto te ama' el año de Dana Internacional. Durante aquella canción, el tal Otto se lanzó sobre el público y, como si de una película de John Waters se tratara, restregó su paquetín con en la cabeza de un chaval. ¡Qué calidad y amor!
Esta edición, sin embargo, es diferente. No se trata de que los finlandeses hayan mandado a unos sórdidos. ¡Es que han mandado a un grupo de death metal! ¡Qué demostración irrefutable de que los del norte tienen también sentido del humor!
Ayer se celebró una especie de fase eliminatoria, pues a Europa le salen últimamente países nuevos como petisos carambanales a Superlópez. Y no todos caben, pues entonces la gala sería más pesada que un maratón de Theo Angelopoulos. La aparición de los Lordi fue completamente gloriosa:

Gracias al buen juicio de los espectadores, esta panda de cipotes geniales se ha clasificado para la final. Y nuestro deber como gente de bien es apoyarlos. Queremos que Lordi gane ante el estupor de locas y bienpensantes. Así que a ver la gala y a votar. Que no veas la risa al día siguiente en todos los informativos.

Y todo esto, sin hablar de las Ketchup. Gracias a dios.

Publicar un comentario en la entrada

Vicisitud y Sordidez dijo... 19 mayo, 2006 13:59

Me veo obligado a un breve relato autobiográfico: Hace años, iba yo por un bar de Chueca con una camisetas de esas ceñidas, cuasi-chandaleiras. moelnas y amariconadas de la época. El matiz es que esa camiseta... era de Iron Maiden. Bien, estando en el Rick's, uno se me acerca y dice "Oye, no es que te esté entrando ni nada de eso, pero... ¿a ti te gusta Iron Maiden? -Pues sí -¿Y entiendes? -No, lo siento (dije algo avergonzado) -Joder, ya lo sabía. Yo no sé que pasa que parece que soy el único gay al que le gusta el heavy, y todas esas locas con su chundachunda de mierda. ¿Es que no sirvió para nada lo de Rob Halford?" Yo me solidaricé con aquel hombre y, al igual que él me preguntaba qué carallo pasaba para que una música basada en ir cardado, ceñido y cantar como una prima donna no triunfase entre el colectivo gay. Sólo una vez vi a un grupo de versiones del ambiente, los 'Iloveyus' tocando 'The Ripper' de los Judas Priest. Lo demas, cierto es, ignominia tecnosa de la peor especie. Ir a una 'Love Parade' es un atentado musical tan grande como los coros rocieros, y las canciones de Dana Internacional, con la excepción de 'Diva' son basura.

Así que ya va siendo hora de que la comunidad gay se replantee su discurso musical o se expongan a que los sórdidos le arrebatemos Eurovisión al asalto. Ya llovió mucho desde la 'Gran Ganga' de Almodóvar y McNamara. El futuro se llama Lordi, y si mañana no les votáis, tened por seguro que sois unos pedazos de mierda. O unas locas bienpensantes, o unas locas del PP. La batalla comienza, elegid vuestro bando.

Otro ambiente es posible. ¡Hard rock hallelujah!

Miguel Ángel dijo... 20 mayo, 2006 14:14

Paco, deberías colgar el video clip de los Hurik Hai, que también está muy bien, jejeje!!!

Paco Fox dijo... 20 mayo, 2006 14:57

El video clip original es muy gracioso, pero el sombrerito patriótico del tipo en esta actuación no tiene parangón.

 
Subir