Vicisitud & Sordidez

19
Autor: Paco Fox
Recientemente, un compañero de trabajo me trajo de su pueblo una pieza única de coleccionista. Un cd cuya existencia desconocía. Un descubrimiento de los que marcan época: ‘Siéntelo’, de Javier Cárdenas.
La visión de tamaña chunguez perpetrada por este gran artista renacentista (periodista, cantante, actor, director y guionista de cine) me condujo a pensar en la posibilidad de escribir algo sobre famosos metiéndose a cantantes. Pero me pareció facilón. Y lo que es peor, falto de amor. Porque estas cosas son curiosidades divertidas, pero la grandeza está en las sordideces mayúsculas, en las obras que pasan de las más grandes cimas de épica a los más profundos pozos de vicisitud. Esto es, en el rock progresivo.
El mismo día, cuando llegué a casa, y tras servirme un Aquarius Versión 3, esa nueva bebida con sabor a poloflash de cocacola aguado, me metí en internet a mirar cosillas. Por algún motivo, me dio por ver el final de ‘Xanadu’, película que llevó el género musical a su lógica cumbre: Olivia Newton-John, Gene Kelly, música disco y patinaje. ¿Qué puede haber más sórdido que eso?


Tras mucho pensar y una visita al señor Roca cortesía del brebaje antes mencionado, di con la respuesta. Chunguez musical progresiva y patinaje rock se unieron una vez en una conjunción mágica que alumbró una criatura digna de ‘La Parada de los Monstruos’: El Rey Arturo sobre hielo.

Rick Wakeman. El cruzado de la capa. El único músico que puede pasar de lo sublime a lo ridículo en cuestión de nanosegundos. E incluso ser ambas cosas al mismo tiempo.
Y es que una parte importante de la música cultureta de los 70 era así de maravillosa. En los 80 había que aguantar a gentuza de pose cool y niñatos que se creían profundos por escuchar a los Smiths. O peor todavía: a Sonic Youth. En los 90, llegó la explosión de la música indie, que era lo mismo que el pop del resto, pero con pose gafapasta. Pero el rock progresivo da mucho más amor, porque era verdaderamente pretencioso en sus composiciones y no sólo en su pose. Se creían la música del futuro y su misión era darle respetabilidad al rock. Y, vistos hoy, dan a menudo mucha risa. Son el anatema de cualquier crítico rock actual, y por eso los amo. Excepto, claro está, a Robert Fripp. Pero eso es otra historia que no puedo contar sin tomarme antes dos litros de Aquarius Versión 3 y provocarme un enema monumental.



Como puede verse en el video, lo único que se le ocurrió a Wakeman para presentar su disco ‘The Myths And Legends Of King Arthur And The Knights Of The Round Table’ (¡toma ya!) fue hacerlo a lo grande. ¡Y qué hay más grande que poner a tipos con caballos de cartón patinado sobre hielo! Quizá unos enanos bailando junto a un Stonhenge en miniatura, como en ‘This is Spinal Tap’. Pero por poco.

El show se saldó con un lleno absoluto y un rotundo fracaso económico. Rick volvió momentáneamente a Yes y luego tuvo que refugiarse en la new age, realizando unos trescientos discos al año para pagarle la pensión a todas sus exmujeres. Lo cual no es malo. Porque también defiendo a la new age. Es un género más odiado y menos de moda que el propio progresivo. Y todo lo que enerve a un crítico de la Rock DeLuxe me complace a mí.


Así que ya estáis todos escuchando esta inmensa obra. Y, cuando lleguen los momentos más épicos, imaginaos torneos medievales con lanzas y patines. ¿Qué mejor forma de pasar una tarde de verano? Sin duda, una experiencia mucho más enriquecedora que escuchar los 39 minutos del disco de Javier Cárdenas (con dos bonus tracks con versiones alternativas) o beber un litro de Aquarius Poloflash.

Publicar un comentario en la entrada

La navaja en el ojo dijo... 23 agosto, 2006 22:01

Me imaginaré al Yónatan Lorenzo, ya sabe usted.

Vicisitud y Sordidez dijo... 23 agosto, 2006 22:01

¡¡¡¡¡Aaaaarggghhh!!!! Conocía su existencia y me lo había imaginado. Pero verlo supera cualquier expectativa. Bigger is better. Claro que sí. Minimalistas, comedme el miembro.

Indudablemente, el culto al rock progresivo deviene deber ineludible de todo buen sórdido. La culturetez de otrora tenía mejores ofertas. Pero prueba a oir Soft Machine, seguro que te abres las venas. Robert Fripp da gozosos motivos para el caxondeo, algún día harás ese artículo. I just know it.

The Devil Rules the World dijo... 24 agosto, 2006 02:01

"Xanadu" !!!! que grandiosa película, cumbre de lo hortera entre lo hortera, con Olivia y el prota de "The warriors"... ¡maldición, ¿por qué aún no me he comprado esa película?!! la vi cuando era crío y sus imágenes aún sacuden mi cerebro de vez en cuando.
Me voy al Corte ingles a por ella mañana mismo.

The Devil Rules the World dijo... 24 agosto, 2006 02:08

Por cierto, ¿alguien ha visto "The Apple" de Menahem Golan? Tiene pinta de ser el musical más sórdido de la hstoria del cine...
http://www.imdb.com/title/tt0080380/

Vicisitud y Sordidez dijo... 24 agosto, 2006 07:13

Lo más relevante de "Xanadu", lo que hace a ese flim pasar a mi historia personal de la sordidez, es el hecho de abordar la inspiración artística... ¡desde el punto de vista del aerógrafo! El prota está realizando una pintura mural que difícilmente puede ser más hortera, ochentera y aerografeira. Pero el director trata esa especia de capilla sixtina de las atracciones de feria con tal respeto que, al final uno no puede sino comprender que los dioses del olimpo le envíen a la sórdida de la Newton-John para que nuestro maestro del aerógrafo le pueda dar los toquecillos de spray y pincel que separaban su sórdida obra del olimpo. Como aspirante a dibujante que fui, he de decir que "Xanadu" es la mejor película sobre las artes plásticas ever.

Paco Fox dijo... 24 agosto, 2006 09:15

No he visto 'The Apple', pero conozco su fama. Tiene su culto en Estados Unidos, junto con otras películas similares de la época.
La Cannon (Menahem Golan y Yoran Globus) era una cosa digna de estudio. No he hecho un artículo sobre ellos porque se merecen un libro. Lo que me saldría podría ser más largo que los estudios que publica Vicisitudysordidez. Es que, debido a mi trabajo, estoy muy familiarizado con toda su producción, si bien sólo he visto las más conocidas.

The Devil Rules the World dijo... 25 agosto, 2006 03:40

Yo también he estado tanteando la posibilidad de dedicarle un artículo a la Cannon, pero es que cualquier cosa que pueda pensar se queda corta... sólo la genesis del rodaje de "Superman 4" ya da para una película. Estaría muy bien escribir un libro sobre ellos, si no fuera porque probablemente nadie sobreviviría a la documentación.
Aunque bueno, ¿quien puede resistirse a clásicos como "Invasion USA" en la que Chuck Norris consigue detener él solito a unos terroristas que pretenden invadir la made patria? La verdad es que esa película, vista después del 11-S tiene su miga...
Y Chuck siempre será Chuck.
Oh vaya, ya he vuelto a desviarme otra vez del tema del artículo.

Paco Fox dijo... 25 agosto, 2006 09:17

Sí, sería tremendamente interesante saber exáctamente qué hicieron con el dinero para hundirse tan estrepitosamente alrededor de la época de Superman IV y Masters del Universo. A lo mejor era una operación similar a la de Carolco (similar a su vez a lo que hacía Enron), pero como el tema económico no se me da muy bien... quizá Sordidezyvicisitud, que estudió esas cosas pueda ayudarme. Mmmm...

Vicisitud y Sordidez dijo... 25 agosto, 2006 14:29

Detalle de la Cannon: entre dos obras maestras como "Superman IV" y "Gor" decidieron intentar tener prestigio produciendo baratamente algo de cine de autor. En el festival de Venecia le echaron los cojones de acercarse a Jean Luc Godar. Éste, rey de las boutades, cogió una servilleta de papel y se comprometió, por escrito en esa servilleta, a rodar para la Cannon su primera película en inglés y ¡¡¡con Woody Allen!!! Todo el mundo se lo tomó como una cachondada de Jean Luc, pero al año siguinete, ante los atónitos ojos de los espectadores, Godard presentó uno de sus mayores despropósitos. "Con la fama de Godard y con lo barata que es la peli, no podemos perder dinero" pensaron los de la Cannon. Bien, no conocían a Jean Luc.

Realizar cumbres thrash con Chuck Norris o hundir una franquicia en su cuarta parte es relativamente fácil. Lo de "King Lear" ya tiene más mérito. Yo me la vi con subtítulos en gallego.

Paco Fox dijo... 25 agosto, 2006 14:44

'King Lear' tuvo el honor de ser la primera película que rechacé para mi canal cuando ya estaba comprada y prevista su emisión. Lo cachondo de la Cannon es que Golan era un verdadero aficionado al cine. Y, ademñas, quería el respeto de la comunidad cinematográfica. De ahí lo de Godard y de ahí las grandes fiestas que hacía en Cannes todos los años. Pero (con excepción de 'El tren del infierno) casi todos sus proyectos 'de prestigio' terminaban siendo malos o simplemente olvidables. ¿Mala suerte o mala visión? Ah... la vida de la Cannon es, sin duda más apasionante que dedicarse a ver Xanadu, escuchar a Rick Wakeman y beber Aquarius Versión 3. Pero por muy poco.

The Devil Rules the World dijo... 25 agosto, 2006 14:58

A esa misma época de inquietudes artísticas de los Golan y Globus, pertenece la peli "Barfly", de Barbet Schroeder, y basada en la obra de Bukowski... al parecer, el propio Schroeder tuvo que presentarse en el despacho del judio amenazando con cortarse un dedo si no le daban el dinero necesario para acabarla... Me imagino a Charles Bronson mientras tanto en la sala de espera con cara de perplejidad.

Miguel Ángel dijo... 31 agosto, 2006 16:00

No olvides que es la era de Aquarius...

Anónimo dijo... 09 septiembre, 2006 00:13

¿Y que decir de los dos "cantantes" de The English Rock Ensemble (la ultima palabar es imposible de pronunciar en Inglés sin parecer intelectualoide y maricon a la vez)?
Como es posible que Wakeman - que habia trabajado con vocalistas geniales como Bowie y Jon Anderson eligio escogio para su grupo un con voz de "sissy" y otro, el enorme Ashley Holt (una figura de la sordidez prog de los 70) que emite cada verso de los canciones en plan bramido de imbecil gordo en un pub sordido despues de 20 pintas de Watneys Red Barrel. Ashley merece un estudio del gran erudito Sir Paco Fox.

Paco Fox dijo... 13 septiembre, 2006 19:06

NsaamBl! Cierto, es un palabro chungo.
Holt es lo peor del prog. Lo más cachondo es que, años más tarde, el hijo de Wakeman lo llamó para un par de discos. ¿Por qué, me pregunto? Ahhh... las canciones perpetradas por este señor sí que darían para otro post.

Carlos Palentino dijo... 22 agosto, 2007 23:43

Poner a Rick Wakeman como paradigma del rock progresivo es un golpe bajo. ¿No veis que no era más que un pobre borracho?

Lo de aludir a "Xanadu" es otro golpe bajo. ELO era en realidad POP progresivo. ELP en cambio sí que representan adecuadamente el rock progresivo... hasta 1973 al menos, porque después lo que tenían de sobrados se impuso a la música y se fue todo a pique.

Anónimo dijo... 24 abril, 2008 06:31

Por favor envìen los subtìtulos en español de King Lear a esta direcciòn sauroc@hotmail.com

por ahì leì q alguien los tiene en gallego, soy latina pero no importa


gracias.

melchatt dijo... 22 octubre, 2008 07:53

Buenos días nos dé Dios.

Pese a que esta entrada es bastante antigua y la porbabilidad de que el comentario se pierda es bastante alta, no puedo resistirme a compartir con este blog una hermosa (¿vicisitúdica?) anécdota relacionada con el espectáculo artúrico sobre hielo. La contaba el propio Rick Wakeman (que tiene mucha más pinta de cashondo de lo que su música podría dar a entender) en el programa de humor "Have I Got News For You", y si no lo han visto todavía corran, corran a Youtube: http://es.youtube.com/watch?v=jA0HtIB1Zb0)
La anécdota está entre los minutos 2:20 y 3:30

Paco Fox dijo... 22 octubre, 2008 18:06

¡Qué bueno! Wakeman es la mar de cachondo. En uno de sus conciertos contaba la anécdota de que varias señoras mayores comentaban a la salida algo así como 'Pues que bien toca el tipo'. Y es que no tenían ni idea de que era músico: sólo lo conocían como contertulio humorista de la tele.
By the way: yo sí que me sé varias canciones de Chris DeBurgh. Pobre hombre: todo dios cree que es sólo un cantante chungo de baladas. Y lo es. Pero tiene alguna épica cojonuda, como 'Crusader' y casi todo el disco 'Spanish Train' es cojonudo.

VÍCTOR ALONSO dijo... 25 junio, 2009 01:05

Igual ya, como que muy tarde...pero es que en su día no paseaba por aquí: el señor Cárdenas estaba tan impaciente por ver su "ovra" indestrit (en boca de todos ya, a la altura de ahí mismo donde piensas),que no tuvo reparos, o más bien conocimientos, en mandar a fábrica "planchar" una copia de trabajo en formato mp3 a 128k que amablemente le proporcionó su productor, atención-atención, como máster de su "ovra". De todos modos es lo que es, y Spector tampoco lo habría podido arreglar.
Éste productor, amigo mío, al principio se tiraba de los pelos, pero pensándolo mejor, quizá fuera un salida digna ante la opción de firmar un zurullo bajo amenazas de éxito??.

 
Subir