Vicisitud & Sordidez

14
Podría parecer que en un trabajo vinculado al audiovisual se conoce a muchos personajes curiosos. Pues no. La mayoría son culturetas chungos o, peor aun, actores. Algunos pensarían que La chistorra de mi hermano, inmortal mote que se ganó una pseudointérprete que en una fiesta se lió con casi todos los presentes para luego amenazar con tirarse por el balcón de un segundo piso, merecería un lugar en esta serie de artículos. Y estarían equivocados, pues esas actitudes son menos fascinantes que los grandes éxitos de la Onda Vaselina.
Estos dos personajes sí que merecen un lugar en este pandemonio de vicisitud:

Grabriel, el neojebi del cacaolat

Grabriel es un rico heredero neojebi. De esos que no son fans de Iron Maiden, pero que tienen todos los discos de In Flames. Ahora sí, su larga melena está muy adecuadamente acondicionada y cuidadita como la de un buen cock rocker, lo cual no nos deja lugar a dudas de que es un putero de corazón.
Grabriel no tomó otra cosa que cacaolat hasta los tres años. Lo que sin duda explica muchas de sus idiosincrasias. O eso espero, pues en caso contrario perdería mi fe en la raza humana.
Pero Grabriel es mi ídolo simplemente por realizar una hazaña heroica digna de Franco Nero o cualquier onvre con bigote: es el primer y único jebi que ha entrado en un bar gótico y ha pedido una horchata. Y creo que eso es suficiente para considerarlo como una entrada válida en esta serie. Mucho más que cualquier otra persona de más amplio currículo de chunguez. O que una actriz.


El Ciudadano Soberano

Si la idiosincrasia fuera un bocadillo de chope, el Ciudadano Sobreano acabaría con el hambre en el mundo. Este gran señor es el mayor experto en España (¿o el planeta?) en democracia participativa. Es, así mismo, profesor de filosofía del derecho en la pintoresca Sevilla y e investigador en la lejana Harvard. Es lo que se dice un HOMBRE RESPETABLE.
Pero el Ciudadano Soberano, pseudónimo que se debe al título de su primer valium-libro, es, cual Gollum de la vida, un señor de dos caras. Esto es, un ONVRE DE VERDAD.
Su sordidez ilimitada comienza por su afición a una estrella esencial del celuloide: el mono Clyde, para él el actor más carismático de la historia sólo por detrás de los hermanos Hanson, la santísima trinidad del secundario chungo. También es fan absoluto de Alf. Permítanme repetirlo: de Alf. La serie más vilipendiada y menos reivindicada de todos los clásicos ochenteros. ¡Eso sí que es actitud! Por no mencionar ese gran DVD de Epi y Blas (¡en brasileño!) que no cejó de ver un buen día en pleno viaje internacional en su reproductor portátil ante el asombro de sus compañeros de periplo.
Pero lo que hace más particular a ente onvre es su gran afición hacia lo escatológico. Sólo El Ciudadano Soberano es capaz de cagar con la puerta abierta cuando hay visita. Sólo él puede escribir sobre el ‘Greater London Council’ mientras hace bolillas de cascarrias. Claro homenaje, por otra parte, a ‘Pelotilla’ el gran personaje de La revancha de los novatos.
Con todo, su mejor momento se produjo durante una excursión al campo. El Ciudadano salió del coche en el que viajaba conmigo a hacer ejercicio. Se adelantó un poco, pues era un camino forestal por el que íbamos a 5 km/h. Y al rato, ahí en lo alto de un cambio de rasante, apareció esa imagen icónica, casi mística, que me acompañará hasta la tumba: Este gran señor, cagando cual Borat de la vida al lado de la carretera. Cualquier persona sin personalidad ni idiosincrasia se habría metido un poco en el campo. Pero El Ciudadano es Soberano y, cuando se ruraliza, caga donde quiere, pase el coche que pase.
Por todo esto admiro y amo a este pro-onvre sórdido. Este jrande de España. Esta persona de inigualable lucidez. Porque el Ciudadano Soberano… ¡es mi hermano! (coño, parece una canción de Pimpinela). ¡Compren su libro y apoyen así su estilo de vida! ¡Seamos todos ciudadanos soberanos! ¡Que si los royalties son buenos, lo mismo me cae algún buen regalo por navidades!
Actualización: Tras el comentario de La navaja en el ojo, Mosca cojonera ha realizado esta obra artística de inmejorable diseño gráfico que puede ilustrar a la perfección ese viaje del sr. Paco Fox junto con Ciudadano Soberano.

Publicar un comentario en la entrada

Anónimo dijo... 29 noviembre, 2006 17:27

Pues su señor hermano ya me cae bien, e imagino que lo mismo a todos los filoanarquistas de corazón y colaboradores que somos muchos de experimentos cerebrales como Otra Democracia es Posible.

También sostengo con otro amigo amigo mío que la única consideración con los políticos corruptos debería ser dejarles cortarse tranquilamente las venas y así lavar su infamia.

¡Vivan los Onvres Ciudadanos!

Anónimo dijo... 29 noviembre, 2006 18:06

Debería hacerse la señal de tráfico Cuidadano Soberano. Una figura de negro, parecida al caganet de los belenes catalanes, pero enmarcada en un triángulo rojo. Si llegan a ir más rápido a lo mejor la conductora se habría despistado y habría ocurrido lo peor: salpicón y no precisamente de mariscos.

Vicisitud y Sordidez dijo... 30 noviembre, 2006 08:16

"Otra Democracia es Posible", con su maravilloso logo de una papeleta entrando en un váter - la conservo - fue el partido que ganó las elecciones autonómicas de Madrid. Cómo ese pedazo de golpe de estado urbanístico se ha tolerado, olvidado, y luego dicho a los votantes que lo que habían votado no servía para nada me parece el mayor insulto desde el 23F. Cuéntenos más sobre esa gente, supersantiego.

Hay que valorar el aporte de ciudadano soberano a la integración de lo mejor de la cultura catalana - el caganet - en España. Y agradezco que el señor Fox no haya entrado en detalles más escabrosos sobre el sujeto. Eso sí, que sepa todo el mundo que ente onvre conoce - creo - a Hans Magnus Enzensberger.

Tocotó dijo... 30 noviembre, 2006 16:14

Pues a mi me encantaba Alf, era una serie cojonuda. Eso sí, mis momentos con el señor Roca no los comparto...

Paco Fox dijo... 30 noviembre, 2006 17:00

Estuve viendo (con el Ciudadano Soberano, of course) el piloto de Alf recientemente. Y, visto hoy, el rollo familiar-ochentero-Bill Cosby da un poco de grima. Sólo que el gran Gordon Samway (nombre verdadero de Alf y per se uno de los mejores chistes de la serie) hacía que la cosa fuera soportable, pues era un ser verdaderamente chungo. No creo que sea tan mala como dicen, pero si miras por ahí opiniones sobre esta sit com, lo normal es que vayan de muy negativas a nostálgicas pero pidiendo perdón.

Dr. Elektro dijo... 30 noviembre, 2006 17:56

¡El premio al Cabronazo del año va para: ..... Pacofox!!!!!!
Tienes los cojones mas grandes quel caballo de Espartero. En el momento que tu hermano lea este articulo va a cortar el regalo de reyer ad aeternum, sin mencionar otras cosas...

Man-canta-o la parte de Pimpinela.

Alf era un puto crá.

Tocotó dijo... 30 noviembre, 2006 21:54

Me incluyo en los nostálgicos... Impresionante la actualización.

mosca cojonera dijo... 30 noviembre, 2006 23:24
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
SuperSantiEgo dijo... 01 diciembre, 2006 12:22

Alf es filosofía en estado puro. Muchas veces a compañeros, amigos y alumnos les recito el siguiente diálogo de la serie cuando el niño de la casa le pide consejo a Alf porque otro niño le molesta.

-Pues haz como en Mélmac: contesta a la violencia con más violencia.

Y la hermana mayor apostilla:

-¿Tu planeta no desapareció en una guerra nuclear?

-Sí, ¿pero qué tiene que ver eso con lo que estoy diciendo?

¿Puede haber algo más profundo?

Paco Fox dijo... 01 diciembre, 2006 13:58

Es cierto: una grandísima frase.

Nüx dijo... 03 diciembre, 2006 20:43

Vaya... yo pedí a un ultrahipermelenudo un agua en un local heavy ante el consiguiente estupor (más bien descojone) del camarero en cuestión y nadie me ha dedicado una entrada por ello...
Aixx!! que injusticias, que injusticias...

Paco Fox dijo... 04 diciembre, 2006 09:39

No tiene usted entrada, pero sí todo nuestro respeto.

Anónimo dijo... 04 diciembre, 2006 11:21

"la señal de tráfico CUIdadano"=
cuidado con ciudadano

La navaja en el ojo dijo... 28 diciembre, 2006 19:21

Estos dos comentarios eran de La navaja en el ojo:

Debería hacerse la señal de tráfico Cuidadano Soberano. Una figura de negro, parecida al caganet de los belenes catalanes, pero enmarcada en un triángulo rojo. Si llegan a ir más rápido a lo mejor la conductora se habría despistado y habría ocurrido lo peor: salpicón y no precisamente de mariscos.

"la señal de tráfico CUIdadano"=
cuidado con ciudadano

 
Subir