Vicisitud & Sordidez

16
Después de leer los comentarios en el último post de autobombo de Paco Fox, detecto un cierto nerviosismo en torno a la largamente esperada nueva película de uno de nuestros sórdidos favoritos: Paul Verhoeven. Nerviosismo lógico, después del monumental chasco que fue lo último del gran Brian. Así pues, is Zwartboek any good? Sí, sí que lo es. ¿Sigue siendo Paul un referente ineludible en el mundo de la vicisitud y la sordidez? No os quepa la menor duda.

Es difícil explicar todas las emociones que se te agolpan ante el visionado de una película de la belleza ética y visual que tiene Zwartboek. De hecho, lo más sabio que muchos podrían hacer es dejar de leer este post y empezar a comerse las uñas hasta que, el 2 de febrero, se estrene en las más sórdidas pantallas. Para los que no tengan esa santa paciencia, allá van mis impresiones intentando no hacer una oda al spoiler del calibre del mítico post “
¡¡¡Era yo!!!”. (By the way, el 9 de marzo se estrena un “¡¡¡Era yo!!!” aunque no voy a decir su título).

Zwartboek es un film rodado de forma sumamente clásica, algo extraño en Paul pero que, sin embargo, consigue que nos creamos la estética de la Segunda Guerra Mundial a la perfección. Recuerda en ciertos aspectos a la soberbia Soldaat Van Oranje, pero esta vez es el turno de Carice Van Houten en vez de Rutger Hauer y, perdonadme si sueno blasfemo, todo eso que hemos ganado. Carice entra por la puerta grande en el panteón de grandes heroínas de Paul: consigue superar de calle a Keetje Tippel (esta vez Paul sí que tuvo el presupuesto del que carecía entonces), hacernos olvidar a la desafortunada, ñoña y desagradable Elizabeth Shue y, lo que causa aún más maravilla, Carice podría tomarse un café con Nomi Malone y Crystal Connors. Quien me conoce sabe que no me tomo el nombre de la estratosférica ‘Showgirls’ en vano. Yo soy aquel que, a la salida del cine se agarraba a las farolas intentando emular, sin suerte, las bellísimas acrobacias de Elizabeth Berkley. Feck, yo soy aquel que dijo que, al lado de ‘Showgirls’, ‘Eva al desnudo’ era una ponzoña similar a ‘Apocalypto’.

En Zwartboek hay nazis, resistencia holandesa, judíos asesinados y mucha sed de sangre y venganza. Claro que, quien conozca a Verhoeven, sabe que no va a ver una historia de buenos y malos. De hecho, el personaje más positivo de la película – aparte de Carice, claro – es Müntze, el oficial nazi a cargo de controlar y exterminar a la resistencia. Sus dos escenas de sexo con Carice son memorables, incluyendo una de las erecciones más sórdidas vistas en el cine desde la gran ‘París Tombuctú’. Aunque, claro, puede que palidezcan ante el plano detalle de Carice tiñéndose el coño de rubio para ocultar su orígen judío. Momentos como ese son los que hacían que el público norteamericano torciese su gesto, lamentando no estar ante un remake de la simplona, overlong y gilipóllica ‘Schindler’s List’. Qué le vamos a hacer, si quieres maniqueísmos meapílicos, Spielberg es tu director, pero Paul – y antes Polanski en una cumbre del
Dillingerismo – demuestran a Steven que lo suyo es filmar dinosaurios sin más pretensiones (no por las pelis en sí, sino porque me aportan material para seguir con el ‘Carlosaurio’, qué os creíais).

Los chistes incorrectos abundan en la película, normalmente adornados con escenas de acribillamientos y escudos humanos que nada tienen que envidiar a ‘Desafío Total’. Pero, tal vez lo mejor de la película, es que no acaba con la derrota nazi: una vez ésta se produce, la película prosigue con un implacable cuestionamiento de los “vencedores” en escenas no aptas para meapilas ni para quienes no sean fans de la caca. Sí, de la caca: la cantidad de excrementos por segundo que se produce en el momento más demencial de Zwartboek no es para todos los paladares, pero es un momento de los ‘worth the admisión price’ y, probablemente, la escena escatológica remueveconciencias del año (Abu Grahib o Guantánamo anyone?).

Sólo por eso, hay que matar por ser el primero en la cola de Zwartboek, pero, además, está esa habilidad de Verhoeven para contar historias, para relatarte TANTAS cosas que parece que las dos horas y cuarto del film parezcan dos minutos – aprende, Steven, en vez de torturarnos con ‘Munich’ – y, sobre todo, para regalarnos un personaje tan impagable como el de Waldemar Kobus, actor que merece convertirse en fetiche para sórdidos… ¡¡¡¡YA!!!! Su desnudo frontal eclipsa al bañador de Borat, con eso lo digo todo. Colgad un póster de ese onvre en vuestro cuarto, os permitiré demandarme por daños psicológicos. Que esta peli no se lleve prácticamente TODOS los oscar de este año demuestra por qué los USA es el país en el que se reeligió a Bush. Sólo espero que España sea el país que le dé a Paul el taquillón que se merece en este su regreso triunfal a la vicisitud. Y a la sordidez, por supuesto.

Publicar un comentario en la entrada

The Devil Rules the World dijo... 28 enero, 2007 21:01

¡Qué ganas! Desde luego la cosa promete, aunque yo no habría hecho referencia a la decpeción del último Brian, sino más bien a la del propio Verhoeven, ese "Hombre sin sombra" (el holandés estaba de rebajas). En cualquier caso, gracias por el link y a contar las horas para el viernes.
Por cierto, su etapa holandesa pre "El cuarto hombre" no me es muy familiar. Aparte de "Delicias turcas" ¿cuáles son las más recomendables?
Ah, y coincido una y mil veces en la grandeza de esa joya que es "Showgirls".

SuperSantiEgo dijo... 28 enero, 2007 22:58

Paul es la polla (permítaseme expresarme así en un blog donde reina la libertad, como éste). Recuerdo muy bien su excelsa Tropas del Espacio, donde conseguía estrujar al máximo a actores con la expresividad de un palo de fregona, y que a veces llegases a ponerte del lado de los bichos. Un tipo capaz de humanizar a un montón de escarabajos gigantes se merece todo nuestro respeto.

Y como ya expresé en mi blog, Robocop es sin duda la más fiera crítica al capitalismo desde Das Kapital.

¡Viva Paul! ¡Viva Verhoeven!

Vicisitud y Sordidez dijo... 28 enero, 2007 23:26

"Hollow Man" tiene una GRAN primera mitad y, en la post-violación, la peli se reduce a un cutre corre corre que te pillo en un solo espacio: muy poco alcance. Pero no es culpa de Paul, que hasta en esa parte está inspiradísimo con planos como el de la sangre. Es el ghión.

De la etapa holandesa, puedes ignorar su cutronga ópera prima. Pero eso es todo, el resto oscila entre lo brillante ("Delicias Turcas", "El Cuarto Hommbre", "Soldaat Van Oranje") y lo irregular con gloriosos destellos de sordidez ("keetje Tippel", el embrión de "Showgirls" y "Spetters" un neorrealismo holandés chungo con grandes momentos guarros).

En suma, un ghrande.

Vicisitud y Sordidez dijo... 28 enero, 2007 23:29

santiego, "Starship Troopers" me hizo levantarme y aplaudir en el cine. Pocas veces había perdido la compostura así. Hay días en los que es mi peli favorita de PAul. PEro, en realidad, todas sus pelis tienen su día para mi.

Y hay que ser talibán de Casper Van Diem, que fue chico UBA en "Sanctimony" (dvd que le regalé a Paco Fox y que aún no ha habido cojones de ver).

jalop dijo... 28 enero, 2007 23:46

Confieso que no me he leido el artículo entero por miedo spoilérico, correré al cine el viernes y después lo leeré. Sobre todo después de haber revisado El cuarto hombre y haberla colocado como digna candidata al título de mejor película ever junto con Dillinger è morto, Videodrome, Un hombre y una mujer y Femme fatale. Quien no la haya visto que se la descargue YA: escena gay con un crucifijo, peinados ochenteros, psicodrama con alucinaciones, desnudos frontales, simbología freudiana a saco, twist final con explicación sobrenatural que deja en bolas al Sexto sentido .. la peli es simple y llanamente PERFECTA (lo cual implica naturalmente mucha sordidez). De la etapa Paul anterior a El cuarto hombre, son muy recomendables Delicias turcas (aunque se pasa mucha vicisitud) y Eric oficial de la reina, que al parecer es una digna predecesora de esta nueva. También Katty Typpel, aunque de menor enjundia, merece la pena por ver los parecidos y diferencias con la magistral Showgirls. ¡Si es que de Paul hay que vérselo todo! Besos.

Vicisitud y Sordidez dijo... 28 enero, 2007 23:54

El artículo es poco spoilérico pero haces bien en esperar. No voy a decir que Zwartboek sea la peli definitiva de Paul, pero es una GRAN obra con momentos clave a ser recordados en su filmografía. Emprezando por Carice.

Y alguna frase casi tan bella como las de "Showgirls".

The Devil Rules the World dijo... 29 enero, 2007 04:12

Es cierto que la primera mitad de "El hombre sin sombra" vale mucho la pena. Una de mis favoritas es la poco valorada "Los señores del acero", rodada en España y con una Jennifer Jason Leigh que cruje. "El cuarto hombre" me pareció muy rayante cuando la ví, pero quiero revisarla urgentemente...

Paco Fox dijo... 29 enero, 2007 09:25

Esa Jennifer violando a Rutcher mientras él cree estar violándola...

Vicisitud y Sordidez dijo... 29 enero, 2007 10:30

En la escuela de cine hablé con el encargado de los efectos especiales de la excelsa "Los señores del acero". Me contaba que, a la que Paul se ponía histérico en el rodaje, se ponía a pastar hierba. Fue harto estresante, pero Paul quedó contento con la labor de Carlos Paradela (el de los efectos, bellísima persona tristemente fallecida hace poco) que le regaló el disco de Roxy Music que da título a la película ¡¡¡Sí, el "Flesh+Blood"!!!! con la dedicatoria "You are the best, Thanks. Paul". De un director cuyos dos máximos ídolos musicales son Stravinski y Bryan Ferry sólo te puedes esperar lo mejor.

Como la huevera blanca de Rutger.

Paco Fox dijo... 29 enero, 2007 17:16

¡Murió Paradela! No me lo dijeras. Sí que era un gran tipo. Quizá a quién recuerdo con más cariño de la Escuela de Cine junto con Emilio Gutiérrez Caba.

Paco Fox dijo... 29 enero, 2007 17:16
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La navaja en el ojo dijo... 29 enero, 2007 22:23

Sí que es spoilérico. Una cosa es no contar el final y otra destripar todas las cosas con las que te puedes sorprender o reír.

Mi opinión de la peli es que es mucho menos sórdida que cualquier otra de Paul, salvo por sus momentillos concretos aquí y allá. El guión es de thriller total, con sus twists y todo. Resulta demasiado clásica para mi gusto. Me esperaba algo muchísimo más depravado.

Dr. Elektro dijo... 31 enero, 2007 00:31

El Cuarto hombre yo la tuviese y no la viese. En realidad estaba buscando alguna escena guarra a fast fordward y no vi ninguna. Recuperarela. Robocop y Starship Troopers son de lo mas ghrande del fanatastico. Incomprendidas por criticos superficialistas, son un ataque directo al "derechsimo bien entendido". Paul is alive!!!

Senses & Nonsenses dijo... 02 febrero, 2007 15:17

creía que yo era uno de los pocos colgados que adoraba a Verhoeven y sobre todo, después de la inclsificable y maravillosa 'showgirls'.
un saludo.

Vicisitud y Sordidez dijo... 02 febrero, 2007 15:36

Somos MUCHOS los que consideramos a "Showgirls" como una cumbre del arte cinematográfico pero, de alguna forma, los energúmenos anormales han copado todas las tribunas para ponerla a parir (los yankis no podían tolerar que una major se atreviese a hacer una peli "R" de gran presupuesto, de ahí la campaña difamatoria en la que cayeron hasta los papanatas de los "intelectuales" europeos). Como dijo UBA Boll "unos pocos miles de personas me linchan en internet, pero un millóny medio han comprado el DVD de 'House of he Dead'". Pues eso.

Parafraseando al gran Alfonso Guerra, "Al que no le guste Showgils, es un capullo".

jalop dijo... 16 febrero, 2007 20:25

Vista ya El libro negro, aprecio sus méritos y coincido en que la escena de la chica tiñéndose el vello púbico pasa a la lista de las mejores escenas del cine de Paul (y por lo tanto de la historia del cine), así como el desnudo frontal ultrasórdido del nazi. Aun mereciendo toda mi aprobación, la peli no me emociona como las grandes obras verhoevenianas y la encuentro más bien próxima a lo convencional. Naturalmente es, tras El pianista, la mejor obra entre toda la borralla de películas sobre la era nazi, tal vez el género más infumable habido y por haber; aquí no hay asomo de maniqueismo (aunque la prota es la buena más convencional de todo el cine de Paul, al menos comparándola con los protas de Desafio total, Instinto básico, Showgirls, Robocop, etc.), pero tengo Eric oficial de la reina bastante olvidada y no estoy seguro de que esta peli cuente algo que no estuviera contado ya allí. En todo caso un Verhoeven de segunda es mucho nivel en la cartelera, en la de ahora y en la de cualquier época.

Y Showgirls es un perfecto detector de gente inteligente, o al contrario, de tontos. Cualquiera que reconozca públicamente su adhesión a la peli más linchada ever demuestra un gran criterio sórdido, mientras que quien diga que "Verhoeven es un buen director a veces, pero tiene pelis malas como Showgirls" que le vamos a hacer, no da más de sí el pobre.

Besos a todos y todas.

 
Subir