Vicisitud & Sordidez

12

Con valor y con la vida, porque es vida. Con la fuerza de la soledad, en un mundo dominado por los hombres, una voz: el espejo de la tarde en el que mirar aquellos que quieren ver más allá de las palabras. Tras el coraje de sentir, de querer, de aportar y de vivir hay tan sólo una mujer. Y esa mujer les dice: Buenas tardes, España.

Así, en quinta, arrancaba cada tarde Directamente Encarna, el programa de culto más sórdido y reivindicable de la historia de la radio española. Frente a la vulgaridad y atonía de los aburridos debates políticos herzianos de enfrentamiento entre el sociata y el facha de turno, los de la gentuza contándole de madrugada sus miserias a una zorra que les da cuerda a ver si alguno se suicida en directo y le sube la audiencia, y los del vejete al que se le va la olla poniendo canciones de su juventud, el programa de Encarna era un género en sí mismo. Sólo desde el sexismo, y con la única razón de que su presentadora era mujer, se lo puede calificar de programa de marujas: el misterio del exitazo (treinta años número uno, como se encargaba ella de proclamar cada pocos minutos) de un programa delirante e inclasificable que daba vueltas durante tres horas al día al universo cerrado de una freak sólo es comprensible desde la fascinación por la personalidad arrolladora de Encarna Sánchez, una mujer llamada a ser líder de secta, que encontró sus acólitos a través de las ondas.

Ahora que, transcurridos más de diez años de su muerte, indeseables a los que se debería aplicar una de las grandes frases de Encarna: ¿es que no comprenden que deben morir como ratas?, se dedica a verter todo tipo de calumnias sobre ella, es el momento de seguir los fundamentos de su periodismo, que pueden y deben ustedes escuchar aquí en forma de sórdido jingle que se radiaba cada tarde: como en este nuestro blog hacemos periodismo valiente dirigido a la verdad y ponemos los valores humanos al frente de la vida porque un pueblo informado sabe a donde va, es nuestro deber y salvación demostrar que Encarna Sánchez Jiménez fue sin duda la gran comunicadora radiofónica del siglo XX en este país. Olvídense ya de rancios trasnochados como Luis del Olmo, manolones patéticos como José María García o curillas sosos como Iñaki Gabilondo; y en cuanto a los presentadores y directivos de la COPE actual, sólo podemos desearles el mismo destino, metafórico y coherente con su vida, que tuvo su predecesor Antonio Herrero: que se ahoguen en su vómito. Espero que incluso los más escépticos, que aún no estén convencidos de su grandeza, corran cuando conozcan su historia a colgar un póster de Encarna en la puerta de su casa, como sabiamente hicieron en su día mi ilustre hermano y sus compañeros de piso (aunque tras el doloroso fallecimiento de su ídolo, lo reemplazaron en señal de duelo por uno de Lolita).

Nuestra heroína nació en Carboneras, un pueblo de Almería, donde existe hoy en día una plaza con su nombre. Ya desde adolescente, tras una breve formación en la que, según ella, hizo en un año los cinco cursos de la escuela para presentadores de Radio Juventud, se sintió fascinada por el periodismo y, tras dar sus primeros pasos en su provincia natal, se trasladó a Madrid, especializándose pronto en programas nocturnos: es el comienzo de sus tres décadas como número uno en la profesión. Tras unos años de andanzas por México y un matrimonio fracasado, la popularidad masiva le llegó a su vuelta a España con Encarna de noche (1978-81), programa al que seguiría el mítico Directamente Encarna (1981-96) del que nos ocuparemos.

Tras la incisiva presentación que hemos mencionado, la primera hora de Directamente Encarna era la más pegada al periodismo de investigación y a los problemas de España, aunque la escasa actualidad de sus contenidos (como un especial sobre los incendios forestales en pleno mes de enero), el peculiar estilo de la presentadora, y el delirante acompañamiento musical (estudio sobre el paro con Raphael cantando El trabaaajo te da la viiiiida ....) le daban un marcado toque surrealista, aún más acentuado por las cuñas publicitarias que grababa la propia Encarna. Dejar de fumar requiere un gran tesón y fuerza de voluntad; yo lo he conseguido. Si usted no es capaz, utilice Masfilter ..... Yo uso la crema de maquillaje de aquellos que fueron grandes estrellas de Hollywood (la crema de las estrellas en cuestión se la compró la imprudente abuela de mi amigo Fernando y tuvo que dejar de usarla tras ser víctima de una feroz urticaria). El autobombo y la promoción de sus amigos constituía una parte fundamental del programa: buen disco ha hecho María Jiménez; y es que yo, después de ser treinta años número uno, algo sabré de esto .... ¿El GAL? Yo ya lo sabía todo, presenté las pruebas hace años ante el juez .... ¿Por qué no me tocará a mi la lotería? ¿Es que todo me lo tengo que ganar con sangre y sudor de la frente? Necesitaría por lo menos un poco de diversión tras tanto trabajo: compañeros, ¿nadie ha grabado el programa de Lina Morgan?, y cobraba una especial relevancia cuando se iban a registrar las audiencias: Se va a llevar a cabo el estudio general de medios. Si se ponen en contacto con ustedes, asegúrense de dar los datos correctamente. Programa: directamente Encarna. Directora y presentadora: Encarna Sánchez Jiménez. Repito. Programa: directamente Encarna ...

Pero sin duda el momento más esperado por su especial sordidez eran las llamadas de los oyentes. Lo más suave que les podía pasar a los temerarios que marcaban el teléfono del programa era recibir un rapapolvo paternalista: ¿Pero usted no presentó una denuncia? ¡Así no se puede vivir en democracia! Pero si además llevaban a cabo la más leve crítica, ello les hacía objeto de serias amenazas: ¡¡¿¿Cómo??!! ¿Me acusa usted de tergiversar, de manipular? Usted me confunde, eso lo harán otros ... y otras .... Sepa usted que esto que dice puede ser objeto de una querella ....¡¡que le voy a poner!! Compañeros, tomadle los datos porque le voy a poner una querella. No recuerdo ninguna llamada en la que el oyente tuviera oportunidad de despedirse sin que le colgaran o sin terminar en bronca o querella.

Especialmente memorable fue la intervención de un militante del PP que denunciaba desde esta tribuna la programación de las fiestas de su pueblo: fíjese usted que el concejal de cultura ha contratado ni más ni menos que a Psicosis González para que actúe en el pueblo delante de las familias y los niños, que escándalo .... A pesar de que Psicosis González era por aquel entonces, según la propia interesada, la única drag queen de habla hispana con disco en el mercado, no debía de ser muy popular en el entorno de Encarna, que se notaba algo despistada: ¿Pero Psicosis es el nombre o el apellido? Cuando al fin cayó de la burra ..¡Ah! O sea, un travesti .... dio rienda suelta a su indignación: Así que eso es lo que le ofrecen a la juventud, que tiene tantos problemas de paro, de drogas, ... ¡un travesti! ¡Qué edificante! Pero una periodista de raza no podía dejar la cosa así, sino que tenía que ir a la raíz del problema: ¿y ese concejal de cultura .... no sería del Partido Socialista, por casualidad? No me sorprende .... es que en ese partido confunden el progresismo con la chabacanería ... ¡¡y con la desvergüenza!! El desenfreno de carcajadas que tan genial y demente diálogo me produjo me impidió continuar escuchando lo que ocurría; cuando recobré el aliento, con gran dolor en el diafragma, vi que el interlocutor de Encarna había mencionado su condición de militante pepero, lo cual había desatado las iras de ésta, que le colgó el teléfono sin contemplaciones: ¡aquí nadie es de ninguna sigla! ¡Yo soy Encarna Sánchez Jiménez, tan sólo una mujer! Pero confundir el progresismo con la chabacanería y la desvergüenza se convirtió desde entonces en ley de vida para mi, y es sin duda uno de mis principales objetivos al escribir en este blog.

Pero no piensen ni por un instante que sólo los oyentes anónimos eran objeto de escarnio en el programa. Al contrario, su calvario era breve y ligero en comparación con el chaparrón que les venía encima a personajes populares que, por una u otra razón, caían en desgracia para Encarna, que no dudaba en dedicar largos ratos, incluso media o una hora del programa, a defenestrarlos sin compasión: objeto de sus iras fueron, entre otros, Rosa Villacastín (periodista de segunda o tercera fila que tiene que escribir en un periódico de provincias), Joaquín Sabina y Pilar Miró (así están ellos de guapos), Cristina Almeida cuando ejerció la defensa de Javier Gurruchaga en el caso Arny (algunos abogados más que abogados parecen modelos; modelos gordos como usted, que defiende a un corruptor de menores), Julia Otero (que aburrido es su programa), Lola Flores y Lolita (TVE afortunadamente está retirando muchos programas sin calidad ni éxito de audiencia: ¿por qué se mantiene aún Ay Lola Lolita Lola?) .... A su favor está el ser la única periodista en España que se atrevió a decir cuatro verdades sobre un ser tan repulsivo como Ana Botella, intocable hasta para la meapilas prensa de izquierdas, cuando cometió la osadía de no acudir a la cita que tenía en el programa: ¿Pero quién se cree que es? Si no es más que una señora de ... Su marido será muy importante, pero usted no es nadie, señora. Y ahora ha quedado patente que ni siquiera tiene educación .... Me imagino a Mrs. Aznar acojonada a la puerta del estudio, pareciendo más ridícula de lo habitual, sin decidirse a entrar al escuchar tal lluvia de improperios. Vale la pena escuchar momentos estelares de Encarna en este vídeo, aunque proceda de un programa tan infame y odiable como "Aquí hay tomate": esos listillos capaces de creerse superiores a Encarna y de reducir su inconmensurable legado a meros chismes de lesbianismo, cual beatas del Opus que apuntan con su asqueroso dedo de guardianes de la moral. Lo dicho, hagan oídos sordos a los necios comentarios del tomate y disfruten con una bella antología de Encarna In Rock:

Es evidente que el buenrollismo no imperaba precisamente en el estudio, aunque había momentos más relajados, como la mesa camilla, donde podíamos disfrutar del desparpajo de personajes tan sutiles como Marujita Díaz o Paca Rico, o la parte de humor, Jenara y sus vecinas de la portería. También destacaba la sección de cotilleos, las verdades de Jaime Peñafiel, un rincón en la tarde con perfume de información social; pues sí, ese hombre tenía ya una carrera (o algo así) antes de vivir de poner verde a Doña Letizia. La verdad es que ni Encarna ni él estaban muy al tanto de la actualidad: este año los Oscar los va a presentar una tal Pupi Goldberg; a ustedes no les sonará el nombre (“Pupi” ya había ganado el Oscar por Ghost y estaba por entonces en pleno éxito con Sister act) pero dentro de poco la conocerán, así que preferían dedicarse a comentar sus cosas la mayor parte del rato: Encarna, el otro día volvía yo a casa después de cenar con mi mujer y me encontraba con jóvenes que todavía estaban saliendo de sus casas, ¿dónde irán a esas horas? ... ¿Y adónde van a ir, Jaime? ¡¡A drogarse!!

Tras despedirse con estas determinantes palabras, el fallecimiento de Encarna, anunciado con crueldad por sus enemigos en la revista Pronto (Encarna Sánchez se está muriendo), fue anunciado por la gran Paloma Gómez Borrero en plena retransmisión de un vía crucis de semana santa de 1996. Desde entonces, muchos charlatanes que se ganan el pan con el sudor de la frente ajena han dado vueltas al tema de su herencia, aunque la familia ha sido más bien discreta (su familia de Madrís, como manifestó su sobrino). A los detractores de esta singular mujer, genial autora del programa más freak, demente y sórdido de la historia de la radio española, sólo les podemos decir, en palabras de ella, que vuelvan su presencia a la mediocridad. Propongo una sórdida sesión de ouija para invocar a su espíritu: Encarna debe volver de la tumba para vengarse de los pedazo de sinvergüenzas que ahora sugieren y declaran cosas sobre ella que nunca se habrían atrevido a decir cuando vivía. Que la maldición caiga sobre ellos.

Publicar un comentario en la entrada

Vicisitud y Sordidez dijo... 12 marzo, 2007 10:09

En "El Avaro" de Molière, su sórdido protagonista se plantaba colocar, con letras de oro y sobre la chimenea, todas aquellas sentencias filosofales que le permitiesen ahorrar dinero, del tipo "Hay que comer para vivir y no vivir para comer".

yo creo que Encarna tiene las suficientes perlas de sabiduría como para decorar fashionísticamente todas las paredes de una casa.

Me quedo con
"Así no se puede vivir en democracia".
"Periodismo valiente dirigido a la verdad" (máxima de este nuestro blog)
"A donde van a ir... ¡a drogarse!"
y, por supuesto
"Los socialistas confunden el progresismo con la chabacanería y la desvergüenza".

By the way, hace usted muy bien, jalop, en desearle a la gente que se ahogue en su vómito. Ya lo decían los de Siniestro Total ¡Los malos al infierno!".

Y es que... ¿Alguien se ha planteado la posibilidad de ver a Martes y 13 haciendo un sktch con Gabilondo? ¿O que se pueda parodiar a Jiménez Losantos sin producir diarrea?

SuperSantiEgo dijo... 12 marzo, 2007 10:57

Reconózcolo que como apenas he oído la radio a lo largo de mi vida, sólo he tenido contacto con esta señora por breves momentos, pero suficientes para suscribir todo lo expuesto en este artículo y romperme las manos a aplaudir.

Hacer de la propia vida y del propio trabajo una epopeya, ¿qué más se puede pedir?

Vicisitud y Sordidez dijo... 13 marzo, 2007 16:44

Si algo muestra a las claras la mediocridad de este país son la gentuza que, como en el Tomate, convierte a Encarna en el secundario lesbiano del triste sainete de Isabel Pantoja. Ya quisiera esa folklórica tan mediocre - que no tuvo la decencia de morir de sobredosis como Carmina Ordóñez - llegarle a Encarna a la suela de sus estilosos zapatos.

jalop dijo... 13 marzo, 2007 17:43

Tampoco podemos despachar tan fácilmente la biografía de Isabel Pantoja, un personaje que fascinó al mismísimo John Waters cuando quiso informarse sobre la prensa sensacionalista española. Folclórica que se jactó de guardar su virginidad hasta el matrimonio, se casó con un torero, se convirtió en viuda de España cantando coplas compuestas a su medida por José Luis Perales, luego se enrolló con una periodista lesbiana de extrema derecha, y luego con otra folclórica, para acabar metida en las corrupciones marbellíes; eso por no hablar de secundarios de lujo como su hermano, el gran Agustín Pantoja, y su suegro y cuñada, la familia de Paquirri, a los que el espíritu de éste se les aparecía para decirles que la Pantoja les había robado la herencia. Estos méritos son impepinables, aunque a mi como a usted, amigo Vicisitud, enta muhé me resulta indiferente. Puedo sentir y siento admiración intelectual por su sordidez pero no hay pasión por ella en mi corazón. La Jurado es muy superior, por no hablar de Encarna.

Tocotó dijo... 14 marzo, 2007 16:38

Completamente de acuerdo con Jalop con que hay que reinvindicar también a la Pantoja, que ha tenido grandes momentos gloriosos... De Encarna no puedo decir mucho, porque lo único que recuerdo de ella es la parodia de las empanadillas. Eso sí, la frase de ¡¡¡a drogarse!!! no tiene desperdicio.

Un post sencillamente genial.

patan dijo... 06 abril, 2007 21:05

Personaja mas cargante, solo con el jingle ese repetitivo ya me estaba estomagando...

Y no aguanto el autobombo actual, el descaradisimo y repetitivo de esta tia me hubiera hecho odiarla aun mas, si la hubiera escuchado.

Tenia que soltarlo, lo siento, me estaba atacando los nervios...

Anónimo dijo... 31 mayo, 2007 19:08

Hola: estoy un poco desorientado y alucinado? De que va esto?

www.lleganlos40glups.com

Anónimo dijo... 23 enero, 2008 19:59

Aun reconociendo que esta señora no era santo de mi devocion, si que es de recibo reconocer que tenia mucha fuerza y mucho poder delante del microfono,yo la escuche durante unas pocas temporadas. Nunca olvidaré la noticia contada por Encarna del dia que murio Rosa de Lima Manzano en accidente de helicóptero,allá por 1988.Eso si, lo que no hay ningun derecho es a sacar trapos sucios de la vida de Encarna, ya que a los muertos hay que dejarlos descansar en paz.

Anónimo dijo... 25 marzo, 2009 10:11

Otro enlace a "las amenazas de Encarna".

ramon dijo... 08 mayo, 2012 22:48

yo fui desde el primer dia el tecnico de sonido y montador musical de la sr encarna sanches.durante lo 125 primeros programas y afirmo que el sr julian fernadez cruz... miente..tengo testimonios encarna era una locutora exepcional fue un honor ganar dos premios ondas con ella....atentamente ramon cawolinsky....

ramon cawolinsky dijo... 08 mayo, 2012 23:00

preguntenle al sr julian fernadez cruz que saco en la granvia cuando nos escondimos en la comiseria de la policia nacional el conducia un dotge dart de color oscuro.....me podeis preguntar i contestare ..menudo trepa .....es un mentiroso....

Anónimo dijo... 06 febrero, 2013 01:10

Ramón Cawolinsky, soy una joven estudiante muy interesada en la historia de encarna sanchez, y en saber la verdad y no lo que cuenta julian fernandez cruz. Le rogaria me pusiese un email de contacto para que me cuente lo que sabe. gracias

 
Subir