Vicisitud & Sordidez

12
Aunque los lectores pueden llevarse la impresión de que este es un blog ateo en el que se confunde el progresismo con la chabacanería y con la desvergüenza, sepan que aquí somos católicos, apostólicos, romanos y sórdidos. Yo ya me declaré en su momento ferviente devoto de Santa Teresa y San Juan de la Cruz y dispuesto a condenar a la hoguera sin contemplaciones a todos los herejes modernikis que prefieren apuntarse a gilipolleces como el budismo y el zen en lugar de leer Coplas del alma que pena por ver a Dios o Camino de perfección (de Santa Teresa, no confundir con Camino, el innoble panfletillo de Escrivá de Balaguer de una retórica gay sadomaso tan pobre y simplona como la de La pasión de Cristo de Mel Gibson) . Y siempre ensalzaré a todo buen cristiano que se haga anacoreta y se eche al monte a comer grillos y meditar sobre la Gloria de Nuestro Señor, así como a los que se les aparece la Virgen, tienen visiones, estigmas, éxtasis, leviten y / o su cuerpo quede incorrupto tras la muerte. Si no reúnes ninguno de estos requisitos y te consideras católico, lo único que serás es un soplapollas que merece que, en la próxima excursión que hagas a Madrid junto a otros paletos con la última excusa inventada para insultar al presidente y hacernos la vida imposible a los demás, el sobrepeso por la acumulación de banderas de España vuelque vuestro autobús y os la peguéis contra un gran camión de estiércol.

Y es que en estos tiempos de fariseillos mediocres se echa de menos la época de la auténtica fe y los grandes debates teológicos. El más fascinante de ellos, sin duda, el del Santo Prepucio: si Jesús de Nazaret era judío tuvo que ser circuncidado al poco de nacer, como narran de hecho los evangelios apócrifos. En ese caso, cuando tras su gloriosa muerte y resurrección subió al cielo, ¿qué ocurrió con su prepucio? ¿Se desplazó en mágico vuelo para reintegrarse a su cuerpo antes de la ascensión? ¿El Mesías y su prepucio ascendieron en paralelo y se juntaron a la llegada a los Cielos? ¿Nuestro Señor recibió un nuevo prepucio quedando el viejo en la Tierra? ¿O no fue así y reina desde entonces descapullado a la derecha del padre hasta el fin de los tiempos?

Tras ardua y apasionante deliberación, los grandes sabios de la iglesia concluyeron que el prepucio divino habría permanecido en el mundo terrenal, al igual que la sangre, las uñas y los fluidos corporales varios emanados por Nuestro Señor. El Santo Prepucio se convirtió desde entonces en una de las reliquias más preciadas y cotizadas de la cristiandad; para mi sin duda la más relevante, ex-aequo con el estornudo embotellado del Espíritu Santo.

La primera aparición del prepucio más ilustre de la historia de la que se tiene noticia se produjo en la abadía francesa de Charroux, cuyos monjes declaraban haberlo recibido como regalo del emperador Carlomagno, quien a su vez lo habría obtenido directamente de un ángel del Señor. Los monjes peregrinaron a Roma llevando el sagrado capullo en procesión para que el Papa se pronunciase respecto a su autenticidad. El Santo Padre se negó a manifestarse al respecto, pero ello no fue obstáculo para que la devoción diera origen en el pueblo a la Hermandad del Santo Prepucio, encargada de preservar una reliquia muy venerada en particular por las embarazadas. Se dice de hecho que Catalina de Valois, esposa del rey Enrique V de Inglaterra, lo utilizó para menguar los dolores del parto a causa del bienestar que brindaba su fino y exquisito aroma.

Todavía más gustirrinín le proporcionaba este pellejillo a sor Agnes Blannbekin, monja mística del siglo XVIII a la que el capullo se le aparecía en sus trances, materializándose en su boca y haciéndola gozar hasta el delirio por su sabor dulce y carnoso: auténtica comunión con el cuerpo, la sangre y la polla del Altísimo. ¿A que se han hecho desde ya fans de sor Agnes? Otra Santa Mujer, Catalina de Siena (cuyo dedo incorrupto tuve la sórdida ocasión de contemplar y venerar en la catedral de la ciudad) también tenía al prepucio divino como protagonista de sus visiones: en ellas se casaba con el Señor y éste se lo ofrecía como peculiar anillo de bodas.

La devoción ha continuado prácticamente hasta nuestros días, sobre todo en el pueblo italiano de Calcata, donde el presunto Santo Prepucio era sacado alegremente en desfile todos los primeros de año en la festividad de la Circuncisión, aunque el Vaticano ha aconsejado no preocuparse demasiado por esta reliquia por poder inducir a una “curiosidad irrespetuosa”; es que hay por ahí mucha gentuza que no se toma estos asuntos con la seriedad y el respeto con que los abordamos en este nuestro blog. Por último, como hombre de ciencias recomiendo la lectura de la obra De Praeputio Domini Nostri Jesu Christi Diatriba ("discusión acerca del Prepucio de Nuestro Señor Jesucristo"), del gran erudito del siglo XVII Leo Allatius, en la que se especula con la idea de que el Santo Prepucio pudo haber ascendido al Cielo al mismo tiempo que Jesús y se habría convertido en los anillos de Saturno.

Publicar un comentario en la entrada

Vicisitud y Sordidez dijo... 27 marzo, 2007 16:58

La dicotomía mortificación de la carne/culto al cuerpo reliquioso es algo facinante del cristianismo.

Amigo jalop, ya nuestra visita a la "pinacoteca" de la Madonna del Sasso (rebautizada "del cazzo") nos demostró la superioridad sórdida del catolicismo frente a la aburrida y cenutria iconoclastia árabe (o el cutrerío protestante), pero esta erudita exposición, donde debe hacerse hincapié en la grandeza de sor Agnes Blannbekin, es algo que llena de goza y reconforta el alma.

Me quito el prepucio ante usted.

konsumprodukt dijo... 27 marzo, 2007 21:35

Magistral obra de ensayo, pollos. Tienen ustedes que hablar con el Vaticano para montar un chiriguito que de masters en Teología Sórdida. Pero ya.

Un saludo perralleiro

K.

ifrit dijo... 28 marzo, 2007 00:26

Una aburrida noche de erasmus en Polonia realizé una recopilación de todas las reliquias existentes y que aparecen en internet.
No está bien que lo diga yo pero era cojonudo.
Ahora debe estar en la zona oscura del disco duro del austríaco aquel al que le olían los pies... Una pena :(

Vicisitud y Sordidez dijo... 28 marzo, 2007 19:21

Me había planteado hacer una excusión sórdida a la abadía de Charroux, pero me ha desanimado su ubicación en el no-man's-land francés, a la par que esta información:

"El 3 de diciembre de 1900 La Sacra Congregación para la Doctrina de la Fe expidió el Decreto 37-A. Allí se declaraba que toda persona que hable, escriba o lea sobre el Santo Prepucio sería considerada despreciable aunque tolerada; pero que La Santa Sede se reservaba el derecho a excomulgar a quien lo hiciere en forma escandalosa o aberrante.
Así como la ambición de poseer una fracción de divinidad había multiplicado la más íntima de las reliquias de Cristo; su firme remoción de la ortodoxia, la condenó a una lenta declinación. Finalmente, en 1983 desapareció de la parroquia de Calcata el último ejemplar del Santo Prepucio, que se guardaba en una caja de zapatos."

Así que, amigo jalop, ya lo sabes, es más que probable que este bellísimo artículo pudiese ser una bomba de relojería hacia rtu excomunión.

Qué tiempos tan mediocres estos...

jalop dijo... 28 marzo, 2007 22:07

Estas malas gentes de la Congregación para la doctrina de la fe (es decir, la puesta al día de la Inquisición) no tienen la pureza necesaria en sus corazones para extasiarse con el Santo Prepucio. Si Santa Teresa o Sor Agnes Blannbekin los vieran los correrían a gorrazos, y ellas sí que eran buenas cristianas. Saludos y amor a todos nuestros sórdidos lectores

Leo Zelada Grajeda dijo... 30 marzo, 2007 05:03

El Ateismo no hace mas que fomentar el interes en dios.

Tocotó dijo... 30 marzo, 2007 19:37

Fascinada estoy, al principio creía que era una invención de Jalop, pero ya veo que no, que en reliquias hay muchas cosas que desconocemos. De todo el post me quedo con lo de que el Santo Prepucio ha formado los anillos de Saturno, insuperable, la gente se aburre y fuma mucho...

La navaja en el ojo dijo... 02 abril, 2007 13:22

Impresionante post. Es una pena que no se puedan ver las fotos (desde Explorer).

La navaja en el ojo dijo... 09 abril, 2007 21:24

Hostiáaaa, ahora sí que he visto las fotos. Qué buenas.

Ana (si, a la q bañabas d pequeña) dijo... 12 abril, 2007 02:38

¿¿¿Pero como has podido obviar el chocolate???...es la unica y verdadera razón por la que todos los autoctónos caigamos en un violento silencio cuando cualkier ajeno a la comarca en un intento por simpatizar, exclama el ya sabido "gibraltar espanish"...¿dónde está muy honrosa esa mención a los flakes?, una infancia no es infancia algecireña sin flakes.
Y hablando de todo un podo...deberías ir por esta época...los huevos de pascua andan de oferta...y eso SÍ es sórdido

...esta vez mando yo el mail en cadena...glorioso :).

Besos!

David Llada dijo... 28 julio, 2007 21:43

Menudo descojone el que me agarré yo cuando, en plan turista despistado, llegué a ese pueblecito llamado Calcata (a 40 km de Roma), y un perroflauta va y me cuenta que allí, en su iglesia, está el prepucio de cristo.

Por cierto, que el pueblecito se sale:
http://davidllada.blogspot.com/2006/08/la-ciudad-de-piedra.html

Anónimo dijo... 07 abril, 2014 22:03

Lo has copiado de Juan Eslava Galán...muy feo no mencionar al autor.

 
Subir