Vicisitud & Sordidez

27
‘¡Franco! ¡Franco! ¡Fran…! Eeerr… ¡Battiato! ¡Battiato!’

Esta bella vicisitud que se produce en los conciertos españoles de este grandísimo onvre es solo uno de los aspectos sórdidos de este grande de la música. Para la mayor parte de vosotros, la palabra Battiato os evocará tres cosas:

1- Cantautor culto.
2- Nariz grande
3- La parodia de Martes y Trece de ‘Yo quiero verte danzar’.

Y las tres son buenas descripciones. Pero faltaría una: sórdido. Explicar la magnitud de la chunguez / grandeza de Franco Battiato es un trabajo complicado. Por eso le vamos a dedicar tres entradas que glosarán cronológicamente su carrera. Os aseguro que se lo merece. Empecemos, al contrario que González Iñárritu, por el principio.



La primera cassette que me compré en toda mi vida fue ‘Nomadas’, segundo recopilatorio de Battiato editado en español. La falta de criterio de la juventud llevaba a la mayoría a adquirir lo que salía en los 40 subnormales. La mía me condujo a este señor tras ver una actuación de tres canciones en ‘Tocata’. La primera, como no, era‘Yo quiero verte danzar’. Sin embargo, fue ‘La era del jabalí blanco’ la que me fascinó. Nunca antes había escuchado un estribillo en el que las sílabas se pelearan a hostias con la melodía principal de aquella manera. Antes de que el insoportable de Alejandro Sanz se empeñara en meter más palabras de las que caben en una frase musical, las adaptaciones al español de Battiato no sólo se atropellaban en cada frase, sino que además decían ‘Espero que retorne pronto la era del jabalí blanco’. Lo cual nos lleva a otra pregunta esencial: ¿qué puñeta le importaba a un niño de 9 o 10 años que una gente en Túnez esperara la era del jabalí blanco? ¡Si mi único referente cultural del tema porcino era Obélix!

Flash-fordward siete años más tarde. Otro recopilatorio, ‘Ecos de danzas sufí’, llega a mis manos. Fue entonces cuando escuché las frases más gloriosas que puedan ponerse en una canción. La navaja en el ojo se encargará de glosar en profundidad las inmensas y sórdidas letras de Battiato en los 80 durante su etapa hard-casio. Sólo un anticipo. No era la más chunga (‘Yo prefiero la ensalada a Beethoven y Sinatra / a Vivaldi uvas pasas, que me dan más calorías’). Ni siquiera la más what the fuck (‘El sibarismo asiático / testigo dionisiaco / La lucha pornográfica / de griegos y latinos’). El verso que me fascinó fue ‘Las barricadas se alzan por cuenta siempre de la burguesía, que crea falsos mitos de de progreso’. Tanto que durante el resto de mis tiempos de instituto y facultad puse esa frase en un exámen por trimestre. Fuera la materia que fuera (de ahí que normalmente estuviera atribuida al insigne e inexistente filósofo/ escritor/ economista/ historiador George Hamilton).

Sin embargo, no fue hasta que mi hermano me trajo de italia unos años después un recopilatorio de sus primeros discos que descubrí la faceta menos conocida de Battiato: sus años como compositor experimental y, sí amigos, progresivo. Y todos los que han escuchado a Rick Wakeman sabe todo el bagaje que lleva esa palabra.

El amigo Franco comenzó en los años sesenta como artista de ‘canción ligera’. Viendo las fotos del buen señor, sobre todo en su juventud, podemos deducir fácilmente que como cantante romántico tenía menos futuro que un español en Eurovisión. Así que decidió meterse a artista experimental. Empezó a andar en malas compañías (sintetizadores y grupos de rock progresivo) y engendró su primer LP, ‘Fetus’. Una cosa experimental y conceptual. Algo sobre el hombre y la máquina. O no.



Luego llegó ‘Pollution', que para muchos es una cumbre del género en Italia. El muy malandrín comenzó a demostrar que era capaz de generar las melodías más pegadizas jamás perpetradas y mezclarlas con ruidos extraños y letras como ‘Y se obtiene multiplicando / la sección perpendicular / de la velocidad que tiene el líquido’. Y tuvo éxito, aunque al él no le dejó de chocar todo un auditorio de gente cantando semejante parrafada con la entrega de un fan de los Rolling Stones. Así que se radicalizó. Y empezó a hacerse minimalista. Varios discos más tarde, semejante depravación llegó a su punto de no retorno con ‘Egipto antes de las arenas’ un atentado al comprador con sus dos temas de 20 minutos compuestos cada uno por un solo acorde. En serio.






En vista que ya no podía llamar más la atención con estas cosas, y que lo de comer es un feo vicio que tenemos los humanos, nuestro héroe se replanteo su carrera y decidió hacer un disco comercial. Pero esa palabra en Battiato no significa lo mismo que aplicada al resto del mundo. ‘La era del jabalí blanco’ abre su etapa de popularidad masiva, letras depravadas, melodías impagables y bailes espantosos, cuando Napiatto demuestra que se puede ser sórdido, no caer la zafiedad gratuita y hablar de Nietzche al mismo tiempo. A la espera de la continuación, os dejo un impactante avance visual de nuestro hombre interpretando a Steve Urkel.



Publicar un comentario en la entrada

La navaja en el ojo dijo... 02 marzo, 2007 11:51

Ah, creía que lo publicábamos todos juntos. Bueno, mejor dárselo a la gente dosificado, que bastante sufrimiento es ya. Entonces, hay menos prisa para hacer las siguientes partes.

En las tags tendrías que poner también Italia.

Todo esto sin leérmelo aún. Ahora voy allá.

La navaja en el ojo dijo... 02 marzo, 2007 16:54

Muy bueno. Mira si me habrás inspirado que en un rato casi he hecho toda mi parte. Aunque sólo lo que es escribirla, me queda una gran labor de recopilación de fotos y de vídeos. Se aceptan sugerencias.

Tocotó dijo... 02 marzo, 2007 20:53

Bueno, yo ya estoy deseando leer el siguiente post de ente onvre. A ver si cuando vaya por los Madriles ya tengo mi doble recopilatorio: cara A por Vicisitud y la cara B por La Navaja. ¿cara A, cara B? Voy vieja.

Paco Fox dijo... 02 marzo, 2007 21:07

De cara a los 80 (el meollo de la cuestión):
La cita de la masturbación y el sedentarismo es necesaria para los 80. Recomiendo no olvidar lo que pasó con 'Los Trenes de Tozeur'. El video de 'La estación de los amores' es ineludible.

Stjarna dijo... 03 marzo, 2007 02:56

¿Lo de 'Egipto antes de las arenas' va en serio o es un disco rayado?.
Y yo que pensaba que Einstürzende Neubauten eran los únicos que se dedicaban a tomar el pelo a cuatro gafapastas bajo la etiqueta de grandes visionarios gurús del dadaísmo.
Ante semejantes sordideces el mundo está perdido. ¡Suerte que estáis aquí para ponerlo de manifiesto!.

Vicisitud y Sordidez dijo... 03 marzo, 2007 04:38

Va en serio, hija mía...

La otra cara del disco, con el tema "Sud afternoon" es más o menos lo mismo. Es una jugada que ya había utilizado en el disco "Za", con el tema homónimo, que era una repetición de otro acorde más "povero, cuasi percussivo" durante otros 20 minutos para así poder disfrutar de sus armónicos.

En algunos conciertos, a la que juzgaba que el ambiente estaba cargado negativamente, se dedicaba a ejecutar un acorde como media hora para así limpiarlo. La gente, claro, le tiraba sillas o se largaba. Pero a nuestro Franco le daba igual.

Yo hubiera hecho lo mismo que Battiato, o course.

Paco Fox dijo... 03 marzo, 2007 09:21

Lo que no quiero ni pensar es qué me hubiera pasado si me hubiera comprado 'El egipto' o el de 'Za' si no hubiera sabido de qué iba, sobre todo porque en El Corte Inglés valían 3000 pelas.
Lo mejor es que en Italia venden en plan gasolineras un recopilatorio de los años setente que incluye estos dos temas. ¡Qué cachondo cuando un tipo aburrido se compre esta cosa pensando en 'Yo quiero verte danzar'!. Accidente asegurado.

SuperSantiEgo dijo... 04 marzo, 2007 19:34

El tubo último que has puesto es glorioso, con ese centro de gravitate. ¿Soy al único al que le recuerda la cancioncilla famosa de los Hombres G?

Paco Fox dijo... 05 marzo, 2007 09:07

Efectivamente: Hombres G tiene dos plagios flagrantes. Uno es este 'Centro de gravedad' vs 'Venezia'. El otro es 'Marta tiene un marcapasos', que es una mala copia de 'At the Zoo' de Simon y Garfunkel...

Sugar Kane dijo... 05 marzo, 2007 09:38

Hay otro caso flagrante de plagio de los Hombres G, que es "Dejad que las niñas se acerquen a mi" vs. "Don't worry baby" de los Beach Boys, en mi opinión bastante más escandaloso que el de "Venezia".

Muy interesante el post sobre Battiato, soy un modesto seguidor suyo y me ha alegrado leer cosas acerca de él en un idioma que no sea el italiano :-)

Vicisitud y Sordidez dijo... 05 marzo, 2007 10:42

Bienvenido, Sugar.

Efectivamente, en esta España nuestra, encontrarse con gente que sabe que Battiato va más allá de "Yo quiero verte danzar" es siempre motivo de regocijo. Esperamos verte de vuelta con la segunda y tercera parte: los años 80 y el Battiato contemporáneo ("es peor aún").

Otra anecdotilla sobre los años 70: un tema de uno de sus discos (no sé si "Mademoiselle le Gladiator") es una demencial composición improvisada en el órgano de una iglesia siciliana. Battiato se coló a la hora de la siesta y estuvo, por el morro (y la napia) torturando un cuarto de hora al pobre instrumento, hasta que el sacristán se despertó espantado y procedió a echar a patadas a quel cultureta. Franco huyó antes, pero en vano, porque resbaló por las escaleras y se metió tamaño ostión.

¿Se nota en la grabación que el "tema" termina abruptamente? Pues no mucho, la verdad...

Sugar Kane dijo... 05 marzo, 2007 16:48

Por aquí estaré siguiendo la segunda y tercera entrega, puedes estar seguro.

A Battiato lo conocía muy poco, de hecho si no me falla la memoria no lo he visto en radio o TV desde que tenía 10 o 12 años, y sólo conservo vagos recuerdos como la canción "Nómadas" y la parodia de Martes y Trece (que me ha alegrado volver a ver, nunca se me dio por buscarla en YouTube, y eso que lo de Napiatto se me quedó grabado en la cabeza desde entonces).

Desde aquella época no volví a saber nada de él hasta hace relativamente pocos años en el que salió el tema a raíz de una versión que habían hecho Los Caramelos.

Entonces me decidí a escuchar a aquel señor del que casi ni me acordaba, y no tardé en engancharme.

Aún tengo mucho que profundizar en su obra, sin embargo. A ver qué tal ...

Largo Itacén dijo... 05 marzo, 2007 18:30

Je je je... Tiene la talla disparatada de un héroe de la música... Un tipo que se declara sufí y compone una misa para el Papa (cuyo Kyrie recuerda bastante a ese 'L'Egitto prima delle sabbie') es necesariamente un personaje singular. Por cierto, cada vez me hacen menos gracia Martes y Trece. Los años les han devuelto a su sitio de parodistas barriobajeros.

mosca cojonera dijo... 09 marzo, 2007 10:23

las épocas de la experimentación también estuvieron bien, no me sufran ustedes de gafapastismo inverso (como gafapasta es alguien descerebrado que recomienda algo por el punto intelectual y poco popular, todo lo que recomienda es producto de descerebrados)... lo malo es plantarse en 2007 y, sin darle ni una vuelta, repetir ideas de gente que no, no eran tontos. Ni mucho menos.

Para los amantes de joyas que asustan, propongo 3 muy distintas
- La de John Cage, "4'33"", cuatro minutos y medio de silencio. Incluso se emitió en la BBC
- La "Ursonata" de Kurt Schwitters. Ojo, que dejo enlace al mismísimo mp3 de la pieza de poesia sonora Por si se quedan con ganas de más, aquí les dejo más en la maravilla de UbuWeb

- El "Metal Machine" de Lou Reed, del que se pueden escuchar pequeños fragmentos en Amazon , bajando en la página, en formato WM y Real Player...

que no les pase ná

Vicisitud y Sordidez dijo... 09 marzo, 2007 13:57

Gracias mil por esos links. Especialmente gracioso fue cuando los herederos de John Cage quisieron cobrar derechos de autor por el silencio. Es una soplapollez de propiedad intelectual plausible.

Still, aquí nos reimos de todo lo que hizo Battiato - amio íntimo de Stockhausen, no lo olvidemos - porque luego Franco se dio cuenta de su error y, con "L'ere del cinghiale bianco" hizo uno de los cambios de rumbo artístico más radicales de la historia. "El dodecafonismo es a la música lo que las películas pornográficas al sexo" fue su boutadeira declaración.

Anónimo dijo... 13 julio, 2007 00:39

Un plagio más de Hombres G: Si yo no te tengo a ti - Every breath you take

Cayetana Altovoltaje dijo... 23 julio, 2007 08:45

La nariz de Battiato
me pone burra un rato.


Qué grandes sois.

Niha dijo... 23 agosto, 2007 14:25

Santo Dios, qué sublime y sórdido Battiato en Centro di Gravità Permanente...

buliano dijo... 17 septiembre, 2007 13:02

Pues yo juraria que es

El shivaismo asiatico
de estilo dionisiaco

Paco Fox dijo... 17 septiembre, 2007 13:07

Me ha hecho usted dudar, así que he investigado. Curiosamente, en la web oficial pone 'testigo dionisiaco'. Pero el original italiano es 'di stile dionisiaco'.

zambombo dijo... 05 diciembre, 2007 10:21

Por fin se hace justicia al maestro Battiato. Llego a este triple post, que no conocía, vía recomendación de "Bloggin in the wind".

Tristemente, lo que se dice al comienzo es más que cierto; la gente asocia a Battiato con ese señor con gafas y nariz de aspecto portizo que cantaba (¡y bailaba!) "Yo quiero verte danzar" sentado en una silla, oxímoron donde los haya. Me volví a dar cuenta de eso este verano, en un concierto de Coppini con Maga, en el que hicieron una versión de "Centro de gravedad". El vocalista de Maga reconoció que su conocimiento de Battiato iba poco más allá de lo que acabo de describir, y que gracias a Coppini había podido conocer mejor su obra.

Y por cierto, a mí "Fetus" me parece bastante escuchable. Hay un tema en el que Battiato me recuerda cantando nada menos que a Manolo García... Creo que es el corte 4 (no lo tengo a mano).

Enhorabuena por el blog y por el artículo.

sopadeajo dijo... 17 septiembre, 2008 05:17

Lo que yo más me pregunto es porqué los franceses desconocen a Battiato casi por completo. Será que la lengua en la que la letra está es más importante de lo que pensamos, aún cuando suscribamos con más entusiasmo al surrealismo musical que al significado estricto al que se apunta tanta gente; quiero decir que prefiero y aprecio mucho más las variaciones o novedades en las formas musicales (por ejemplo en las repeticiones buscadas del bolero de Ravel o de all you need is love de los Beatles), que lo que realmente se diría si el bolero de Ravel tuviere letra o si hubiéramos entendido algo más que las 10 o 15 palabras que entendíamos de cada canción de los Beatles en los años 70.

Pero aún así , los franceses cuya lengua latina es noobstante algo más distante del italiano que la nuestra, no conocen ni aprecian a un Battiato que tiene un éxito tremendo en Italia y grande en la piel de toro.

Será que los franceses le dan demasiado importancia al significado de las canciones, ellos que inventaron el surrealismo?
O tiene Battiato, el siciliano, el casi africano, algo que sólo entendemos los europeos de más al sur?

Paco Fox dijo... 17 septiembre, 2008 08:51

Interesante cuestión. Yo creo que se trata de un tema de singles. Si Battiato no hubiera sacado sencillos en nuestro idioma y no lo hubiera imitado hasta Martes y 13, hoy en día sería un recuerdo lejano.

O será que los franceses no tienen sentido del humor.

nachotomas dijo... 14 enero, 2013 13:16

La primera cinta de mi vida fue "Ecos de Danzas Sufi" 1985.

djflow dijo... 31 marzo, 2013 06:13

¡Mal fatal! Ahora mismo se me vuelven ustedes a escuchar los 3 primeros discos de Don Franco. A saber: "Fetus", "Pollution" y "Sulle Corde di Aries", que están los 3 llenos de joyitas cuajadas de experimentos güenos, sintetizadores y/o melodías. De hecho en la última gira (doy fe del concierto de Madrid) está empezando los bises con un medley acojonante de temas de los primeros 70. Pero acojonante de verdad. Y eso que Franco se rió de sí mismo en Madrid diciendo que en esa época se creía el rey de los sintes. Bien es cierto que a partir del 4º ("Clic", donde aún se le puede salvar alguna cosita) se le empieza a ir la patilla progresivamente en los 3 discos siguientes (infames y aburridísimos) hasta que remonta y se reinventa con lo del jabalí blanco.

Paco Fox dijo... 31 marzo, 2013 11:40

Incorrecto, Djflow: ¿Quién te crees que estaba en primera fila en el Pryce y fue el ÚNICO en corear toda la letra de 'Aria de Rivoluzione'? ¿Y quién fue el finstro que pidió 'Pollution' en los bises? Bueno. Ese no fui yo. Fue Vicisitud. Pero a menudo se nos puede considerar un solo ente. Un solo ente onvre.

 
Subir