Vicisitud & Sordidez

50
¿Tiene usted ya plan para estas vacaciones? ¿Busca consejo sobre lugares bellos a los que ir? Como sórdido de pro no comparto el concepto tradicional de sitio "bonito", es decir, un pijerío provinciano quiero y no puedo ser Francia tipo San Sebastián o cualquier otro pueblo mediocre con sus señoronas paseando arriba y abajo por la playa o la calle Mayor, su iglesia románica y sus aburridas fiestas en honor a algún santo de tercera que ni siquiera ha dejado su dedo incorrupto ni su sangre que se licua el viernes santo: para recomendar estos parajes ya está el canal Viajar, la guía Michelin o, mejor, la sección de viajes del Pronto; eso sí, soy tolerante e intento ver el lado positivo hasta en las formas de turismo más abominables: precisamente porque ir a los sanfermines es de las peores cosas que puede hacer el ser humano, los toros de los encierros hacen una hermosa labor de darwinismo social. Por todo ello, si están pensando en acercarse a las tierras gallegas, les recomendamos huir de la vulgaridad y desmarcarse de las hordas de turistas del montón que visitan la catedral de Santiago o la zona de la marina en Coruña. ¡¡Sean sórdidos y vengan a Vigo!!


Para
comenzar con buen pie el recorrido por la ciudad, lo ideal sería llegar en tren: poco antes de la estación serán recibidos por el impactante y singular paisaje urbano conformado por unos edificios conocidos como Las Conejeras; como ven conservan su belleza y peculiar estilo desde tiempo inmemorial, aunque desde que han abierto un Carrefour en las proximidades y hay mayor presencia policial y menos trapicheo de estupefacientes en la zona se ha perdido algo de la esencia del lugar.

No obstante, si vienen por carretera pueden tomar la primera salida de la autopista y atravesar el mítico barrio de Teis, en el que les recomiendo hacer una parada. Podrán de esta forma pasear por la calle Sanjurjo Badía, cuyo ancho es muy inferior al alto de los edificios que la circundan por ambos bandos y las dimensiones de cuya acera les permitirán a usted y a su familia o amigos vivir la siempre gozosa experiencia de tener que desfilar en fila india (y si está usted algo relleno, el michelín ya le sobresaldrá por la calzada). Apartándose un poco de esta avenida principal, podrán disfrutar de la vista de los enormes depósitos de combustible que en las leyendas urbanas de mi infancia tenían a pequeña escala el mismo poder aniquilador de los célebres botones rojos de la guerra fría. Pero las gentes de Teis son todavía más dignas de mención que su barrio: hace poco más de diez años protagonizaron los enfrentamientos callejeros con la policía más feroces que se recuerdan en la historia de la ciudad, con contenedores ardiendo y meses y meses de movilizaciones .... porque en el barrio querían poner una empacadora de basura. La psicosis colectiva hacía que los vecinos se quejaran de los malos olores antes de que la planta comenzase a funcionar y aún sigo recordando los gritos de Principe, Cuiña, comede a merdiña y demás éxitos del extenso hit parade de las manifestaciones. Durante mi primer año como docente tuve el privilegio de trabajar en un instituto que reunía entre su alumnado a lo más selecto de Teis y de Las Conejeras, pueden imaginarse lo inolvidable de la experiencia.

Si se despistan y no salen de la autopista en Teis, la siguiente salida les dejará al lado del parque dedicado a la escritora María Xosé Queizán, uno de los más importantes nombres de la literatura gallega contemporánea, es decir, cuatro profesoras de gallego amigas suyas dicen que leen sus libros y además escribe unos cuantos artículos en el más célebre diario local, el Faro de Vigo; no se preocupen si nunca han oído hablar de ella, los vigueses tampoco, puesto que todo buen vecino de la ciudad sabe que, una vez leídas la crónica del partido del Celta y las secciones de anuncios por palabras y esquelas, el resto del periódico sólo sirve para sentarse encima si el banco está sucio o para envolver el bocadillo; tal vez por ello, los vecinos de la zona no tienen reparo en que los perros hagan sus vicisitudes encima de la placa dedicada a la autora, costumbre que hace que el ámbito sea más conocido por el nombre popular de Parque dos Cas (parque de los perros en dialecto ourensano). El otro interés del Parque dos Cas reside en estar situado frente al centro de rehabilitación para toxicómanos del barrio, por lo que sus bancos suelen ser centro de reunión del más escogido ambiente yonqui de la ciudad; ¿para qué aburrirse con los realities de la tele pudiendo tener insultos, broncas y peleas en directo al lado de casa?

Caminando un poco hacia el centro de la ciudad, se encontrarán con las míticas torres de García Barbón, que desafían a cualquier ley urbanística, civil o del decoro y cuyo constructor es tan paragüero que no dudó en ahorrar costes poniendo unas instalaciones birriosas de luz y agua a pesar de vivir él mismo en la azotea. Bin Laden, ¿cuándo te das una vuelta por Vigo?

A continuación podemos cambiar de calle para apreciar esta estatua informe que supuestamente representa a Rosalía de Castro; como ya expliqué una vez que para mi esta mujer era una plasta que se pasó la vida lamentando haber dejado atrás su aldea y su huerto miserables, me parece suficiente homenaje. Desde luego la estatua queda totalmente eclipsada al situarse muy próxima a esta glorieta que recibe, por razones fáciles de comprender, el nombre popular de La Paellera. Imagínense La Paellera hace unos años, cuando ni siquiera estaban los delfines colocados por nuestra nunca bien ponderada ex-alcaldesa Corina Porro, más conocida por Perli Porro, sobrenombre que recibía de pequeña por ser como una perlita. Perli rocks! Desde el llorado Leri la política viguesa no contaba con un personaje tan carismático.

Acercándonos al puerto, llegamos a otro de los enclaves de parada obligatoria en la ciudad: aunque parezca increíble esta plaza está a pocos metros del puerto y pertenece a una serie de iniciativas denominadas abrir Vigo al mar. Vigo no sé, pero los funcionarios de la Xunta de Galicia sí se abrieron al mar ocupando despachos con vista directa a la Ría y creando este finstro de cemento que, como no, recibió un premio de arquitectura; para mayor despropósito, la iniciativa empresarial en la que pensaron para darle vidilla fue una serie de terrazas a imitación del puerto de Barcelona sin tener en cuenta pequeños detalles como que en Barcelona los arquitectos permiten que se vea el mar desde las terrazas y que por la noche no hace una tremenda rasca durante diez meses al año. El pueblo en su sabiduría ha pasado olímpicamente de esta área comercial y ha visto el uso lógico al que tal plaza estaba destinado: el skate por la tarde y el botellón por la noche se practican con alegría en ella.

Tras quedarse obnubilado por la Plaza del Botellón es probable que al turista sórdido le resulte en comparación muy anodina la zona contigua del puerto deportivo; y es que el pijerío de medio pelo venido a menos del Club Náutico no es admisible: o se erige algo épico al estilo de Puerto Banús, que por sus zorras teñidas expuestas en los yates y sus joyerías al lado del mar debería ser lugar de peregrinación, o nada. Pero con una mirada perspicaz pronto podremos reparar en detalles que sacan al puerto de su convencionalidad, como este medio estanque medio detritus de agua de dudoso color cuya función es uno de los grandes misterios de la ciudad. ¿Y qué me dicen del hotel Bahía de Vigo y su fachada setentera? Aunque sigue destacando por su personalidad, por desgracia ya retiraron el cartel que anunciaba en la planta baja ¡la marisquería más grande de España! ¡con 9000 plazas!

Tras el puerto deportivo, siguiendo el mar se llega al Berbés, lo que en otros tiempos fue el puerto pesquero y el origen de la ciudad, hoy transformado en una veramente horrenda plaza de cemento con otro extraño estanque-detritus; proseguir pegado al mar lleva a adentrarse en Beiramar, una interesante zona en la que si usted deja el coche aparcado se encontrará a su vuelta a una señorita apoyada en él que tal vez le haga atrevidas proposiciones. En una esquina de la foto, pueden ver el mítico Kiosko de las almas perdidas, que a pesar de su nombre no es un kiosko sino un bar cuya concurrencia imagino que hace honor a su nombre.

Otra posibilidad es dejar de seguir el mar y adentrarse en tierra; podrá usted visitar el eternamente pendiente de restauración Casco Vello de la ciudad, que otrora albergaba la zona de vinos pero que, tras la migración de la juventud a otros barrios, ha quedado como refugio para algún bar independentista o que parece salido de Torrente 3. Una lástima ver tan apagadas unas calles que vivieron tantas sórdidas escenas de borrachera adolescente.... Uno de los portales que se ven en la foto fue en tiempos el local donde las consumiciones eran más baratas de toda la ciudad, un ámbito en el que lo más aconsejable era beber la cerveza con pajita, como hacíamos yo y mi amigo Chema; éramos lo suficientemente temerarios para ir, pero posar la boca en las botellas superaba el nivel de vicisitud que considerábamos asumible.

Remontar el Casco Vello le llevará a la Puerta del Sol viguesa donde podrá contemplar el monumento más relevante de la ciudad: me encanta ver la cara entre el horror y la estupefacción que se les queda a los turistas cuando contemplan de cerca el Sireno, estatua icónica y emblemática donde las haya. Para seguir viendo las maravillas de Vigo conviene armarse de paciencia para subir cuestas y adentrarse por la Herrería, el barrio chino de la ciudad, donde ejercen su profesión las madres o abuelas de las señoritas de la orilla del mar de las que hablaba antes. Después del día cinco de cada mes, cuando la tercera edad ya se ha gastado la pensión, el barrio está muy tranquilo y la clientela es escasa.

En lo alto de la Herrería se encuentra el Ayuntamiento, edificio también notorio y representativo de la arquitectura viguesa, como pueden ver. No entiendo que Perli Porro prefiriera trasladar la alcaldía a un señorial edificio del centro, pero todo lo que haga Perli estará siempre bien. Si son capaces de subir todavía alguna cuesta más, deberían entonces comenzar a escalar el monte del Castro: los mediocres dirán que hay que hacerlo para contemplar las vistas de la Ría desde lo alto, pero la auténtica razón de que valga la pena la caminata es ver esta simpar Cruz de los Caídos. ¿Acaso no está usted de acuerdo en que el edificio del Ejército del Aire y toda la zona de Moncloa es lo más bello de Madrid? ¿La Karl Marx Allée no es acaso lo mejor de Berlín? ¿Cómo que no? Conmuévase ante la sobriedad y el gigantismo de la arquitectura producto de los regímenes autoritarios, hombre (o mujer). Y si no lo hace allá usted, pero luego a ver cómo me explica que el Vaticano sí es bonito.

Pero tampoco se trata de dejar al pobre turista exhausto ni de olvidar las dos razones por las que alguien viene a Galicia: marisco y playa. Para lo segundo, debe usted dirigirse a Samil, la playa de Ourense, a primera hora de la mañana del domingo cuando llegan todos los autobuses de las excursiones. Es entrañable ver a las familias llegar y bajar a la playa aparcando a la abuela en uno de los escasos merenderos para que guarde el sitio. La vista desde la playa es magnífica, sobre todo por el edificio de la isla de Toraya que evoca el idílico paisaje de Benidorm. Bañarse ya es harina de otro costal y empresa sólo recomendable para valientes; mi señora madre lo intentó una vez y durante los días siguientes padeció extraños picores; también es cierto que ahora se supone que la depuradora funciona a pleno rendimiento y que la playa vuelve a ser apta para el baño, así que si les gustan los desafíos y quieren emular a Fraga en Palomares, adelante. Naturalmente, como en cualquier lugar civilizado, el topless es más que habitual en la playa, lo cual desata las iras de algunos elementos extraños como La Persianitas, cuya historia merece ser leída.

Lo mejor de Samil, en todo caso, es el bar regentado por uno de los personajes más ilustres de la ciudad, doña Karina Falagan. Antigua dueña de las más importantes casas de citas de Vigo, Karina intentó reciclarse como hostelera y convertirse en benefactora de la ciudad, pero era demasiado sórdida para conseguirlo: su carrera política en el Partido Popular se acabó cuando le atizó a una diputada socialista del parlamento autonómico que le había hecho reproches sobre su pasado vinculado a la prostitución. Por suerte para la imprudente parlamentaria, Karina tenía un brazo escayolado en ese momento, de lo contrario su oponente se habría llevado el doble de tortas. Fraga la echó del partido, pese a lo cual nuestra heroína no mostró arrepentimiento alguno: si no hay huevos, hay ovarios. Al contarle esta fascinante historia a uno de mis compañeros del blog, el respetado sórdido Don Panadero, como hombre de acción que es quiso entrar inmediatamente en el local de Karina, que como siempre se encontraba vacío con la excepción de algún turista despistado mientras la música de Julio Iglesias y Raphael sonaba a todo trapo. La anfitriona no lucía ninguna de las pamelas que la han hecho famosa pero en cambio obsequió a Panadero con un memorable momento al ir éste al servicio y encontrársela en la puerta. ¿Vas al de hombres o al de mujeres?, le preguntó. That's Karina.

Habría más anécdotas que contar de los múltiples barrios que pueblan la ciudad. El Calvario, por ejemplo, patria chica de Siniestro Total, o Bouzas, cuyos habitantes no quieren ser de Vigo: si Carod Rovira piensa que el separatismo lo ha inventado él, es que sabe muy poco de la vida. Si después de esto siguen queriendo visitar Santiago, Sanxenxo o La Toja en lugar de extasiarse con Las Conejeras, el Parque dos Cas, La Paellera, el Sireno o el bar de Karina, no están ustedes a la altura de este blog.

Publicar un comentario en la entrada

Panadero dijo... 13 julio, 2007 18:06

Cómo lo sabes, Jalop!
Sí, iba yo a miccionar y me abordó esa mujerona. Pero me pilló despistado; la tenía que haber invitado a ver unas cintas de la Cannon;)

Saludos desde Vallekas.

Dr. Insermini dijo... 13 julio, 2007 19:14

Un excelente artículo. Os propongo otro destino sórdido: Castellón

Michael Bay dijo... 13 julio, 2007 19:22

¿Cuántos pavos necesito para convertir Vigo en un inmenso plató de rodaje para mi próxima Obra, Bad Boys III: The rise of
Narco Muñeiras?

Kierkegaard en Matamá dijo... 13 julio, 2007 21:02

Al leer el título del post pensé: me Telmo lo peor, pero no ha sido para tanto.
Para ser una guía en condiciones le falta un detalle ¿do se puede comer sórdidamente en Vigo? Ahora mismo me viene a la mente el Baiona, para tomar el cocido con los marineros que vuelven de pescar a las 5 de la mañana. Y luego a desayunar al kiosko de las almas perdidas un carajillo, como Dios.

Milgrom dijo... 14 julio, 2007 01:39

Mira tu por donde este verano iba a ir a Galicia, así que igual me paso por su lado sórdido. Camino pol lao sórdido de la vida papará papapapa, pará. Lou Reed es vigués.

Vicisitud y Sordidez dijo... 14 julio, 2007 17:14

Ghran post que ensalza los valores válidos de la vida.

Para los amantes de la ciencia ficción, es IMPRESCINDIBLE un paseo por mi polígano en el cual podrán descubrir "A praza da miñoca". Miñoca es gusano de tierra en gallego, y viendo un gigantesco gusano que entra y sale de la tierra en esa desmesurada plaza, toda persona de bien evoca "Dune" al instante.

Luego, en la Avenida Castelao, se puede disfrutar de los "volcanes": son unas pequeñas elevaciones de cemento con un foco rojo en su interior que... ya pillan por dónde va la sórdida historia. Cerca de allí, se pueden tomar unas cañas en la cafetería "Marchelo".

En ese polígano, rodeado por adifisios de quince pisos con el PEOR urbanismo de España (se estudia en la facultad de arquitectura) resiste un pequeño oasis rural, con camiños de cabras donde algún paisano, en ocasiones, pasea sus ovejas indolentemente. Ojo, estoy hablando del antiguo camino real por el que Felipe II iba a Baiona. Pero, en fin, es que jalop y yo vivimos en extremos opuestos de Vigo, cada uno tira para su casa: pero lo de él es más he real thing, lo mio se pasa algo de suburbial.

Milgrom, me alegra que haya aprehendido tan bien el espíritu del artículo.

Cassidy dijo... 14 julio, 2007 23:01

¡¡¡Genial artículo!!! Un verdadero repaso por los auténticos monumentos de Vigo: Las Conejeras (para mis colegas eran "los nichos"), el Kiosko de las Almas Perdidas (una vez llevé a una amiga allí y no volvió a dirigirme la palabra), el Sireno... Por cosas como esas adoro a esa ciudad.

El bar en el que bebíais cerveza con pajita no puede ser otro que el Johnnys, testigo de heroicas borracheras (y espectaculares vomitonas). Nosotros no éramos tan escrupulosos como vosotros e incluso a veces pedimos un bocadillo (tal y como cuenta la leyenda nos lo trajeron a la mesa las cucarachas, que para eso las amaestraron).

En cuanto al IM-PRES-CIN-DI-BLE Baiona (todos los días cocido y el sábado también callos) añadir que tienen un letrero en la puerta que reza: "También abrimos durante el día".

M Knight dijo... 15 julio, 2007 13:38

Excelente guía turística, sí señor. Me permito añadir algunas informaciones vitales para el turista sórdido:

- Como no podía ser de otra manera, las Conejeras o Nichos (también llamadas Grilleras) “remiten”, según los entendidos, “a la Unité d'habitation de Le Corbusier”. Ahí queda eso.

- Creo que la grandeza de la Travesía de Vigo, avenida donde se encuentran las Grilleras, es comparable a la de Sanjurjo Badía. Cierto es que las aceras son amplias y los autobuses no te rozan la oreja al pasar, pero la estética del conjunto también es extraordinaria. Para que se hagan una idea, recientemente apareció una noticia en el periódico que decía que se iban a “humanizar” varias calles transversales a Travesía de Vigo, y lo que todo vigués se preguntó al leerla fue: “¿qué transversales?”. Y es que, a lo largo de sus más de dos kilómetros, lo que hay en vez de calles transversales son, por supuesto, huertos y gallineros.

- Creo que una de las actuaciones urbanísticas de visita obligada en Vigo es la plaza interior situada entre las calles García Barbón, República Argentina y Uruguay, muy cerca de la grandiosa estatua de Rosalía de Castro. Se trata de un coqueto patio interior de acceso público ideal también para botellones, aunque algo escaso para el skate, por lo que de día suele estar vacío. Esta rodeado de unos modernos edificios que, además de dejar la plaza a la sombra las 24 horas del día, combinan piedra y cristal ahumado, al más puro estilo arquitectónico vigués del siglo XXI. Aparte de las evidentes virtudes que presenta el conjunto, tiene también el honor de haber sustituido a un antiguo edificio de oficinas que en cualquier otra ciudad del mundo se podría haber aprovechado como centro cultural o sala de exposiciones. Pero entonces no estaríamos hablando de Vigo.

- Además de las rutas a pie que propone Jalop, es imprescindible darse una vuelta en autobús. Pero no en el autobús turístico, dios nos libre, sino en Vitrasa. No sólo es la mejor forma de conocer el rural vigués, sino que además el turista podrá decir con orgullo que ha utilizado la red de transporte más complicada del mundo, en dura pugna con el metro de Londres y el Cercanías de Madrid. En realidad todo está pensado, especialmente la última reforma de las líneas, para asentar la larguísima tradición viguesa de no molestarse en aprenderse las rutas, limitándose a preguntar al conductor: “¿Pasa por Camelias?”

Portrait dijo... 16 julio, 2007 10:16

Y mi pregunta es, ¿que pasa en Galicia?

Hace tiempo recibi un mail encadenado que mostraba las grandezas urbanisticas de Galicia y quede asustado.

Mis visitas fugaces a Ferrol no han hecho mas que confirmar mi estupor.

ObreisKiller dijo... 16 julio, 2007 20:53

Gran post. Sólo falto comentar a los pederastas babosos que acuden a la praza da estrela a ver si pueden canjear unos caramelos por un poco de amor pre-puber; también la plaza de la industria, con esa estatua bastante bizarra; y podrías dejar una línea abierta para escribir cosas que se os han escapado de algunos barrios como el Calvario, Coia y la ciudad-estado de Bouzas.

Anónimo dijo... 16 julio, 2007 21:24

Eu que estaba acostumado a falar do estilo Vigués pensando no toque ochentero de Coia, entre Siniestro e Quinqui da rua Marín, coa estética acorde ás canastas aquelas de Soto "por un vigo millor". E atopo esta perli auténtica, non importada de Ferrol.
Un casposo setentero de sórdida e inconfuncibel vicisitude pedanto-viguesa.
Supoño que entre as fotos do fondo haberá unha de Pajares ou Esteso.

En fin para os que digan que en Vigo non temos de todo... caspa con coñá

Pixmac dijo... 16 julio, 2007 22:29

Gran artículo!!

Eso sí, falta hablar del rural urbano de A Seara, con ovejas, vacas y verduras en pleno centro de Vigo, al lado del Centro Comercial Camelias. Todo un reducto rebelde que no se deja vencer.

Vicisitud y Sordidez dijo... 17 julio, 2007 10:49

Hombre, esoso reductos van rremitiendo... ¡pero resisten! He de decir que una de las estampas más poéticas la contemplé desde el piso de una amiga mia (un octavo en la calle Torrecedeira) en el que surgían sórdidos edificios de gran altura entre parcelas que tenían pequeños pazos ruinosos y salvajes jardines desatendidos. Igual que el "Brazil" de Terry Gilliam: maravilloso, oigan.

En efecto, este artículo es contemporáneo, pero como habitante de Coia que fui he de decir que era una gran cumbre del quinquismo ochenteiro: por un lado, la calle Marín, con sos yonkos y su periodicidad de cadáveres en los portales y, por el otro (el mio) el mega asentamiento gitano en las antiguas y derruidas cocheras del travía. Evidentemente, tiene un valor más sociológico, para embeberse de aquel ambiente Siniestro Total.

Pero, en el ámbito estético, está claro que era maravilloso ver que TODOS los bancos de Vigo eran blancos y tenían escrito en negro "Por un Vigo mellor". Sobre la obra de Leri haré un post. Y no teman: procuraré que su irredenta sordidez no lo haga muy localista.

Cayetana Altovoltaje dijo... 18 julio, 2007 13:41

Qué bien me viene esta fantabulosa guía para las sórdidas mini-vacaciones que me voy a pegar a mediados de agosto en Vigo. Ya conocía un par de cosas de las que señalan, pero no me había dado tiempo a conocer a fondo la ciudad (bueno, en realidad no me acordaría anyways... demasiado likor do negro café). Lo que sí sé es que en Virgo está el segundo mejor bar del mundo, y sólo por eso ya merece la visita de moi meme, Lady Crápula herself.

La navaja en el ojo dijo... 18 julio, 2007 15:48

Me estoy poniendo al día. Había estado tan liada que ni había leído el post aún.

Por supuesto, mientras se va llegando en el tren y acercándose a esa gran belleza urbanística, hay que ponerse en los cascos (¿la gente joven sigue diciendo cascos?) 'O tren', de Andrés Dobarro para que la sensación sea completa.

A ti te habría encantado una visita turística que "hiciera" yo de pequeña (aún no había caído el muro, quedaba mucho) con mi familia a una ciudad de Rumanía. La guía, toda orgullosa, lo único que nos enseñó fueron unas viviendas sociales mil veces más feas que las que muestras en la foto. Era como pasar por la Ciudad Los Ángeles de Madrid. Lo siento si alguno/a de vosotros vive allí, pero no he visto nada más horroroso y agobiante en esta ciudad.

poliptoton dijo... 19 julio, 2007 19:40

¡Clap, clap, clap! (Ruido de aplausos con eco al fondo)

Anónimo dijo... 20 julio, 2007 21:08

CHACHO,YA IBA SIENDO HORA DE TENER INFORMACION REAL SOBRE LA CITY.
GRACIAS CAMPEON.

Anónimo dijo... 21 julio, 2007 23:00

parece mentira que seas de Vigo ,leyendo tu comentario , lo mejor que puedes hacer es quedarte a vivir en Madrid

bibi dijo... 21 julio, 2007 23:05

estoy de acuerdo con anonimo,DEDICATE A ESCRIBIR DE MADRID QUE BASTANTE MIERDA TIENE, SEGURO QUE ERES VOTANTE DEL PP

Anónimo dijo... 22 julio, 2007 22:16

Tremendo meu amigho! animava-te a escreveres novas entregas... já farei eu da Crunha... a ver quem cheira mais(ou menos!):D

Anónimo dijo... 22 julio, 2007 22:21

Que subnormal la bibi, ¿he de suponer que en Vigo gobierna el SOE?

Nada de política había leído hasta que entraste, y ese es uno de los peores temas de conversación que se pueden tener desde que Clinton la abandonó.

Tocotó dijo... 22 julio, 2007 23:54

Me parece que Bibi no ha pillado el rollo del blog... qué le vamos a hacer. Yo he de decir que ami me encanta el sireno.

La navaja en el ojo dijo... 23 julio, 2007 12:30

Que sepáis que quien ha escrito esto no vive en Madrid ni vota al PP. Hay que ser bastante imbécil para decir esas cosas pues cualquier persona con dos dedos de frente vería que, viviendo en Madrid o en cualquier otro lugar no se pueden conocer tantos detalles sobre Vigo. Ya que vais a insultar o ir en contra, por lo menos, tratad de acertar un poco más. Además, si no estáis de acuerdo, rebatidle lo que ha dicho, no vayáis en contra de la persona que escribe, como hace cualquiera que no tiene argumentos para discutir.

Dillinger is dead dijo... 23 julio, 2007 15:17

Algo malo tenía que tener que el blog reciba tantos visitantes y es que puede haber algún despistado que no capte el tono con el que se escribe. Sé que para la gran mayoría de lectores no hace falta la aclaración, pero por si acaso: Soy de Vigho, no lo niegho y lo digho con mucha arroghancia. Vigo me encanta y he destacado estos aspectos de la ciudad primero porque soy sórdido, segundo porque tengo sentido del humor, igual que casi todos nuestros lectores.

Anónimo dijo... 29 julio, 2007 23:28

Buena buena buena!!!
Es que es asi, y no lo podemos negar. Pero para mi el encanto sucio y caotico que tiene Vigo no lo cambio por nada!!
Y hay que saber ver el tono de las cosas, jodeeeer!!!!!

Pedro en Bucarest dijo... 30 julio, 2007 11:53

Hola a todos,

Quería hacer varias puntualizaciones breves.

En primer lugar, de acuerdo con lo relacionado con Vigo. Aluciné con el urbanismo. Una colección de edificios espantosos difícil de superar. Tengo un amigo vigués, de Coia, al que le he mandado el link, y le parece muy acertado el post.

No obstante, a la hora de comparar Vigo con la Ciudad de los Ángeles y Rumania, creo que mi opinión es cuanto menos relevante, teniendo en cuenta que he crecido en la popular City, vivo desde hace un año en Rumania y he visitado Vigo varias veces (vvvv).

Rumania efectivamente tiene los edificios más feos del mundo, y urbanísticamente es el mayor cachondeo que he visto. La capital tiene edificios espantosos pero si ya tienes la suerte de ir a Pitesti, Ploesti, Buzau (con catedral al estilo Justo Rodriguez incluida), etc...flipas.

En cambio, la Ciudad de los Ángeles es un barrio construido en los 60, con casas más o menos humildes, pero no son horrorosas (en exceso). De hecho, creo que la Ciudad es el mejor barrio de todo el distrito, y creo que eso lo admite cualquiera. Por dentro las casas son bastante normales y no se puede comparar con las casas rumanas.

Admito que el letrero que se ve desde la Avda de Andalucía es horrendo, pero no creo que sea lo más feo de Madrid ni de lejos, y está a un millón de años luz de Rumania, por diosssss.

Un saludo!

Anónimo dijo... 30 julio, 2007 13:43

Supongo que esto es de coña, pero la verdad que Vigo es mucho más que todos los defectos que querais endosarle. Todas las ciudades tienen zonas feas y bonitas. Me da puto asco la gente que pone a caldo a mi ciudad, aunque sea de coña. El peor defecto de Vigo es la gente que la pone a caldo...(la mayor parte Ourensanos, que si no fuese por esta "mierda" de ciudad estarían muertos de hambre cosechado patatas...)

Anónimo dijo... 07 agosto, 2007 18:27

Y la mención a los grandes locales nocturnos?? Dónde quedan las cucarachas del Bar Tolo? El garrafón del Churruca 20 y el Bar Cheta? La entrada "secreta" del Manco? Por no hablar de los grandes éxitos del Planta Baixa tales como Os Papaqueixos con su Teknotrafikante (Sito Miñanco... preso político!!), Xuxa, Los Calis, Campeones, Lamatumbá, etc...

Anónimo dijo... 07 agosto, 2007 22:01

Julio Iglesias Gallego Universal; Casto Mendez Nuñez Gallego Universal; Garcia Barbon, Gallego Universal.

Anónimo dijo... 07 agosto, 2007 22:01

Don Francisco José Fernández de la Cigoña, gran bloguero vigués.

Sobreira dijo... 24 agosto, 2007 00:56

Moi boas observacións e moi bo estilo. A redacción, impoluta, malia ser tan proclive ó arcaísmo como os discursos políticos da chamada Transición e facerlle chiscadelas de ollo ó posmodernismo coas mencións de Brazil. Parabéns (ou para Bens, que para A Coruña xa está anunciado que se estenderá esta guía da sordidez ;) polo post, e bendito sexas por respetar a maioría dos topónimos en galego (mesmo "ourensanos"! Ostia, como inflúe o "Faro" na vida cultural!!). A Seara, Travesía, Coia, ese neo-Francelos que resulta ser Coia,... Por suposto que faltan zonas da grande metrópole. Pero entre os imperdibles (as torres de GB, o Bahía e o propio Concello), supoño que estaredes dacordo en que falta a síntese, o emblema, o resumo, o epítome da política e arquitectura urbanística viguesa: o Piricoto. Imperdoable erro, como se che puido pasar??
Canto os que mesturan o tema coa política, pois nada. Se queredes comer percebes con chourizo, estropeádeo vós, pero non instauredes a moda de estropear a comida. Eu son de Vigo e agora vivo en SdC. "Como mola vivir a dez minutos da catedral!" dime moita xente. Pois non. A maioría da xente, os estudantes, está toda de paso, e iso por non falar dos guiris. Respecto ós nativos da coñecida como "aldea máis culta de Europa", a maioría son tan ideoloxicamente recuados que parece mentira que a maioría voten progresista. Claro, falo dos nativos de verdade, non os de Ordes, Boqueixón ou Bertamiráns que din ser de SdC cando lles interesa: se nos poñemos así, tamén os de Tui, A Cañiza ou Aldán son de Vigo (incluíndo ourensáns, por adopción). Quen me ía dicir que acharía de menos o meu Vigo natal! Pois si. A miña xente, a familia, o lecer, o ambiente e, por suposto, tamén o seu caos, a mala ostia conducindo, a súa sordidez e o mal encaro da xente. "Don't it always seem to go that you don't know what you've got till it's gone"!
(PD: Por serto, Dillingher, se tes gheada, tes que ter seseo: "arroghansia". De nada)

sonia dijo... 24 agosto, 2007 10:58

No he parado de reírme como viguesa de pura cepa.
Saudiños

Gus Chan dijo... 27 agosto, 2007 12:55

Nos somos felises nesta siudad, entendes!

Ese caos ... eses feismos ... esa mala ostia ... esa forma tan particular de condusir (as rotondas, e as curvas non se fan, cortanse!) ... eses son parte da nosa diversión.

Unha siudad desas, das que disides, dasque son pefectas, son ... como diria eu,son ... aburridas, neno!

En fin, felisidades para o que escribiu a ghía. É moi boa.

Habría que falar tamén das parroquias, das festas, dese intramundo ... buf, é demasiao para un espasio coma este.

Un saudo, nenos, e nenas.

pokoyo dijo... 22 septiembre, 2007 00:43

Mes felicitations distiguées

Un buen artículo que realemnte solo podemos disfrutar los que somos de Vigo de`pura cepa.

La gente que no ha estado nunca aqui no entenderá nada, los visitantes esporadicos solo se quedaran con lo malo y los adevenedizos pensaran que es un complot coruñes para desprestigiarnos.

Pero no coño, esto es asi Y NOS GUSTA JODER!!!!! esto es una ciudad con personalidad.

El articulo podria ser interminable, y ya han apuntado por ahi cosas,O Piricoto , el "lago de los cisnes" de Castrelos con los molotes deladrillo reflejados en su agua estancada repleta de gaviotas mientras lo niños tiran alegres miguitas de pan a los patos que sistematicamente son robadas por el "agradable" y carroñero animal que sirve de simbolo al PP (por cierto quien fue el genio que escojió ese animal como mascota.....seguro que de Madrid, que alli no sabeis lo que son las gaviotas. Ir por cualquier pueblo costero, sobe todo si tiene su puertito de pesca y sabreis lo que significan las gaviotas (pajaros de mal aguero, sucios, carroñeros, agresivos, ruidosos...) en fin, daria para otro post entero lo de los simbolos y mascotas (como el burro del partido democrata americano)

Siguiendo con Vigo, se podria hacer un post entero sobre nuestro particular trafico y estilo de conduccion, capaz de acojonar al mas avezado conductor de MDR o BCN, ese uso del klaxon, solo decir que la malloria de los Vigueses creemos que los intermitentes son una opcion en los acabados de lujo de los coches, vamos que no vienen de serie, oye como los voy a usar

Yo como vigues de nacimiento (somos pocos) me tomo esto desde el humor y el profundo conocimiento y cariño a miciudad, me jode que la gente de fuera se quede solo con esto, nuestra peculiar indiosincrasia (toooooma palabro sordido donde los halla) hace que a la vez de todo lo anterior probablemente sea la ciudad con la peña mas abierta y pasota que podais conocer, donde todo es posible porque a lapeña realmente se la suda lo que hagan los demas, donde acojemos por igual a los senegales que los uruguayos que a los de Zamora, que normalmente al poco de llegar ya se han hecho a la ciudad (el master consiste en entender la lineas y frecuencias de los buses urbanos....pillo el 15C despues cojes el Circular Inverso 2 y para volver el 11A pero no te equivoques porque los Domingos se transforma en 16B).
BUeno eso, quela gente de Castilla profunda que conozco me dice que aqui se vive como Dios, se liga bastante, se come de puta madre y que te acaba gustando hasta el Sireno,aunque tengas que vivir en un bloque de 12 pisos en una calle esrecha que para ver el sol tiene que hacerte un esguinze de cuello por la ventana

Saludos blogueros

esperamos vuestras visitas

el flaco dijo... 24 noviembre, 2007 23:31

20 de años de vigués , easonense de adopción, y comparando a la bella y la bestia, me quedo a la bestia de mis 20 años, que quereis que os diga

Anónimo dijo... 15 diciembre, 2007 00:53

Si vienen turistas más dinero para Vigo y podrán solucionarse sus carencias, gracias a tú artículo menos gente vendrá a Vigo al leerlo, por lo tanto más ayudas a que Vigo vaya peor,¿creo que me he explicado no? Gracias por contribuír a eso.

forastera dijo... 07 abril, 2008 11:59

Un vigués no hablaría así de su ciudad, más que nada porque no es cierto...empieza con una gran mentira, porque si llegas a Vigo en tren no pararias cerca de las conejeras, como tú lo llamas...este post más bien huele a envidia, huele quizás a coruñes como mínimo, pues seas de donde seas jodete porque Vigo tiene cosas mucho más bonitas, es cierto tendrá otras no tanto como todas las grandes ciudades, o te crees que Roma todo es el Panteón o Coliseum,¿, has visto los barrios de Roma?o París Notre Dame...has estado por los barrios del centro de París, es decir por los barrios de sus 20 céntricos distritos...y eso sin contar si sales a la periferia de París...venga majete un poco más de respeto con Vigo

viggo mortensen dijo... 07 abril, 2008 14:43

Quien acaba de decirse "forastera" atufa a viguesa desde lejos, sólo que no ha captado la esencia del artículo, al igual que otras personas que entraron antes. Vamos, vamos, un poco de sentido del humor, que no me veo a nadie planificando unas vacaciones a partir de la lectura de este blog.

Soy un malagueño que tuvo la suerte de vivir un par de años en vuestra metrópolis y suscribo todo lo que se ha dicho. Desde luego no penetré en la esencia del lugar y no podría opinar sobre antros emblemáticos de dudosa reputación. A mí los vigueses que me conocieron prefirieron llevarme a ver El Areal y ese tipo de cosas susceptibles de ser enseñadas a alguien a quien no quieres devolver ningún agravio personal, que claro que las hay y no falta quien las canta. Yo mismo llegado el caso. Pero aquí sí que puedo aportar mi granito de arena apuntando que habéis silenciado dos puntos álgidos de la viguesa sordidez, uno perenne y otro contemporáneo: me estoy refiriendo, como ya habréis adivinado, a ese olivo que es el símbolo de la ciudad, ahí plantado, resistiendo en segunda línea de combate al Océano Atlántico, por lo que uno termina acercándose para comprobar que no sea de plástico a semejanza de ésos que ponían los italianos para defraudar a los inspectores aéreos de la UE y seguir obteniendo ayudas.
Y por supuesto, en segundo lugar no podía faltar el monumento al consumismo que cierra el ciclo "abrir Vigo al mar", que no podía ser otro que el centro comercial A Laxe, que, majestuoso, tapona el único mirador de la ría de Vigo que quedaba y pone sobre aviso al turista que venga de visitar Cangas sobre el resto de la arquitectura de la ciudad. Mi impresión al llegar a Vigo de que a tamaño bicho de ciudad le faltaban unos cuantos centros comerciales no pudo encontrar mejor respuesta que ese templo de la modernidad y la sensibilidad occidental.

He de decir que aquí en mi ciudad les han pillado el gusto a eso de poner flores y arbustos recortados en forma de pirámide en calles peatonalizadas -¿ha de ser un forastero el que os recuerde esa obra cumbre en la materia que es la Plaza de la Independencia?-, del que tal vez se hizo eco Corina no Porro sí cuando hizo poner flores en la gran vía, hurtadas de sus parterres mucho antes de que alguien pudiera hacer jocoso comentario en la barra de un bar. De hecho, mi ciudad se está empezando a parecer el saloncito ése de algunas señoras mayores que se reserva a las visitas. Pero guardo un imborrable recuerdo de barriadas ya extinguidas: El Bulto, donde los kinkis se apostaban la droga a las cartas tirados en el suelo, esos balconcitos con los bazookas apoyados contra la baranda, donde se decía que no había entrado nunca la policía.
En pocos lugares como antes mi ciudad -ahora están saliéndole muchos defensores que hacen recordar el palurdismo de nuestros vecinos sevillanos- y siempre en la vuestra, se toman con tanto sentido del humor las burradas que los políticos y arquitectos van dejando. Recuerdo ese alcalde socialista que tuvimos que se empeñó en hacer de nuestra feria la del Sur de Europa a base de contratar millonarias petardadas y que convirtió el casco antiguo en una adecuada réplica de lo peor de los sanfermines. Esa última remodelación de una plaza consistenten en hacer un motivo que pudiera contemplarse antes de aterrizar en el aeropuerto, o la última ubicación del célebre cenachero, caso único de monumento ubicuo, a la entrada de un parking municipal.
Lamentablemente cuando estuve viviendo allí me encontré defendiendo en solitario la belleza inmensurable de vuestras más excelsas obras arquitectónicas: el Xeral, a la vanguardia de la arquitectura franquista y sus inefables cristales verdes dominando toda la ciudad, los edificios de Fenosa. Tuve la inmensa dicha de vivir en la rúa da Pouleira, aunque en algún cartel que me arrepiento de no haberme apropiado dijera "Poulería, Poulería", tan dentro del alma mía. No pude ver vacas en ninguna de esos ejemplos de transversalidad a la Travesía, pero doy fe de que algún postrer gallo me despertó de alguna siesta a las tres de la tarde, y de que un señor muy simpático que me tenía por castelán al decirle que era de Málaga, tenía un huertecito de toda clase de variedades de verduras y hortalizas en un solar que hubieran rapiñado por muchos millones de euros algunos de nuestros más gloriosos constructores.

En fin, que adoro vuestra ciudad, y que no os la cambien nunca los peatonalizadores, humanizadores y los que quieren meter a vivir aquí al último patán cervecero al que le sobre un euro en la Gran Bretaña.

Anónimo dijo... 14 abril, 2008 15:44

Llevo un año viviendo en Vigo, y me parece totalmente acertado lo que comenta con total ironia... pudiendo ser una gran ciudad se queda totalmente a medias, de urbanismo cero pelotero. Sorprendentemente al llegar pense que no tenia mar, porque por mas que andaba no lo veia ni por casualidad... con el provecho que le sacan ciudades como San Sebastian o Santander por dar un ejemplo a su zona de mar. Pero es preferible poner un centro comercial para cuando vengan los cruceros, ahi en todo el medio y negro. Bueno una cosa que no habeis comentado es la gran estatua de la gran via de los pescadores esos con la red, que es como una fuente, bien pues para quien no lo sepa es un imitacion total de un proyecto de el que ideaba las estatuas nada mas y nada menos que para Hitler. Increible pero cierto!! Los alemanes que vienen de vacaciones lo tienen que flipar. En fin sinceramente ojala mejore, pero le veo un largo camino

Anónimo dijo... 17 abril, 2008 19:18

ho

Anónimo dijo... 17 abril, 2008 20:00

Hola gracias por este blog sobre vigo me he reido desmesuradamente¡¡ creo que todas las ciudades tienen su lado sordido y underground¡aunque vigo podia estar mucho mejor de como esta¡Lo que si me gustaria es que a ver si alguien se anima a hacer un blog sobre la noche "gay" viguesa segun he oido es y fue la capital gay de galicia, tengo 23 años y segun me han comentado el mitico (7-4) fue un local regentado en ocasiones por jesus vazquez y su 1 camarera fue patricia perez (presentadora en antena3 y telemadrid) la verdad es que ahora ha decaido completamente, pero en su epoca fue lo mas "in" de lo gay en galicia¡ un saludo a todos y seguid asi con vuestro sentido del humor tan "trash"

kikovicus dijo... 19 abril, 2008 18:13

cojonudo, y eso no implica que no quiera a mi ciudad

Anónimo dijo... 04 junio, 2008 19:38

O de Rosalia moi mal...

escuestiondesegundos dijo... 23 agosto, 2009 13:53

Cuando eres un profundo de Vigo... Aprendes a sacare el jugo a estas nuestras aberraciones queridas ;D

Yo esperaba con ansia un párrafo sobre O Calvario. No hay una adolescencia igual como la vivida en este barrio. Te lo digo yo, que "te" sé de estas cosas.

Es una pena que no haya mención al típico entre lo típicos de Vinos: el Tipo X, que parece gritar aquello de "Noooo, no nos moverán!".

Rubén dijo... 02 septiembre, 2009 18:48

Menudo gilipollas estás hecho, amigo. Una cosa es la autocrítica y otra hablar de psicosis vecinal y soplapolleces varias (hiperbolizadamente adaptadas a tu peculiar sinsentido del humor), mostrando no sólo un desconocimiento preocupante de tu propio entorno, sino también un desastroso sentido de la orientación. Está más que claro que la síntesis intoxica el área de Broca colega. Eso sí, sintetizándome comodamente y adscribiéndome a tu jodidamente desdeñable artículo, afirmo con rotundidad que aún pseudo docente postmoderno (de los hiperreales), onanista del refrán, y cybermacarra... a cátedra regalada no le mires el diente.

No obstante, te comprendo.

Anónimo dijo... 20 septiembre, 2010 09:35

DE Beato Darzádegos:
A Vicisitud y sordidez:


"Desde las altas cotas del consumismo hemos alcanzado las más altas cotas de la miseria"(aproximadamente).

Cuando se ama tanto algo más se critica.O dicho de otra forma:

" QUIÉN MÁS CRITICA "vijo" MÁS LO AMA, Y POR ELLO SE VE SOMETIDO A SEGUIR VIVIENDO EN ÉL ".

Cómo una especie de "síndrome de Estocolmo" (para colmo de males) del cual no pueden escapar ni los qué emigraron a otras ciudades, los cuales finalmente volverán en las jubilaciones. Es como un agujero negro interestelar que transmuta sobre el recuerdo de todos y que perdura en el cerebro dormido como una "impronta" que luego evoca con el tiempo y se vuelve dolorosa hasta que´se cumple la profecía y uno regresa...y bla,bla..
Habeís hablado de algo, no todo.
Debajo del antiguo hotel Lisboa(hoy tiene otro nombre que no nombro) había un PUB-PIANO; ¿quién es el temerario qué nos cuenta algo¿( a mí me parece un icono alucinante).
Termino:
¿Quién se atreve a hablar de la "rua" que al fondo de la calle Sagunto comienza en el PEITÁN y baja siguiendo el arroyo o río MEDEIROS y que transcurre cuasiparalela a la rua CEBOLEIRA?.
Boas mainas amicus de VICUS.

Anónimo dijo... 03 noviembre, 2010 09:50

Beato Darzádegos:
Los comentarios de Pocoyó son muy acertados y se corresponden con ese sentir que muchos llevamos dentro.Creo que deberíamos redefinir el término "Síndrome de Estocolmo" por el de "Síndrome de VIJO" ,con "j" para más "Henri"....deica logo amicus e que "haiga" suertecilla y mucha mierda.

Anónimo dijo... 03 diciembre, 2011 19:20

Intuyo que el autor de este blog está lamentablemente ocioso. Cómo se conoce que ignora qué es, ha sido y seguirá siendo Vigo. Descansa, amigo mío.Eso sí; en parte, me satisface que Vigo no sea de tu agrado, porque, de este modo, probablemente jamás tenga ningún trato con indeseables.

Luna dijo... 06 julio, 2012 14:10

Alucinada me hallo después del tenaz ilustrar coiano del vídeo.

Yo vivo entre la Marín y el serodio y, reconozco gran parte de esas historias, que marcaron nuestra juventud, llenándola de surrealismo y recuerdos bizarros.

Aquel yonki muerto por paliza inminente en el ático, descubierto por los de siempre: la chavalada que vivíamos somo un safari monumental el bosque de chutas del campo de brujas.

Alguna vez escribí sobre el barrio también, aquí le dejo el link

http://ataraxy-moon.livejournal.com/29827.html

Saludos, compañero!

Anónimo dijo... 15 enero, 2014 17:56

Tu no eres sordido eres un mongol, vigo no es hawai nin falta que fai, si tanto te gusta lo sordido,el siguiente blog se lo puedes dedicar a tu cara y asi podernos echar unas risas payasete,la proxima vez que hables de vigo lavate la boca

 
Subir