Vicisitud & Sordidez

28
Un fenómeno muy ligado a la vicisitud es la evolución de los gustos musicales. Cuando somos niños, nos contentamos con repetir y memorizar cualquier cosa que nos ponen por delante. Yo recuerdo escuchar un recopilatorio de cuatro discos que tenían mis padres cuyo punto culminante, al menos para mí, era el tema de ‘Don Quijote de la Mancha’. A veces incluso ponía un LP de Objetivo Birmania que le habían regalado al Ciudadano Soberano. Todavía me pregunto si su poco espíritu musical es una secuela de que su primer disco fuera éste.

Más tarde, como muchos otros, empecé con lo de hacer cintas VHS grabando de la tele todo lo que me apetecía. Y la cosa iba de José Luis Perales a Samantha Fox, pasando por George Harrison, Francesco Napoli y Franco Battiato. Esto es, una especie de casoulette musical con resultados igualmente indigestos para cualquier persona con un poco de sentido común.

Con los primeros ataques virulentos de granos comenzó la degustación más consciente de discos. Si esto de la música te tira, empiezas a pasar el poco tiempo libre que te dejan las pajas (y, en mi caso, las pajas y el Spectrum) en investigar el universo musical. Y en aquella época pre-mula, las fuentes de información principales eran Los 40 Subnormales y los compañeros de clase.

Por aquel entonces, un buen puñado de mis amigos escuchaban principalmente un grupo: Depeche Mode. Uno de ellos me prestó varias cintas de música techno para que viera qué músicos me gustaban más. Yo, en lugar de quedarme con esa gente seria cuyo directo estaba siempre entre los discos más vendidos en la lista de Rockopop, me decidí tanto por The Human League como por ir completando toda la discografía de… Erasure.

Con esa edad, para mí la música era la música y punto. No me interesaba como fenómeno social de rebeldía. Y, por supuesto, la orientación sexual era un mundo totalmente aparte. Ni me planteaba que tal o cual cantante fuera una reivindicación viviente de los derechos de los homosexuales. Para mí, Boy George no era más que ese tipo hortera y simpático que salía en el mejor capítulo de la historia de El Equipo A. Claro que todo mi mundo se derrumbó una tarde de paseo por Gibraltar.

Erasure era un grupo prácticamente invisible en España. Unos años antes de mi etapa musical habían tenido el éxito el chingle ‘Sometimes’. Pero a eso del '89 no había manera de ver un video suyo por la tele. En nuestro país, claro. Cosa que no es Gibraltar. Iba yo aquel día acompañado de un amigo mirando las tiendas de CDs cuando, oh sorpresa, una de ellas tenía puesto un video del grupo. En el que salía el cantante. Vestido de cowboy. Azul. Se dio la vuelta. Terror: el culo al aire.

- ¡Vaya por Dios! – Dije – Ahora sólo falta que me digan que los Pet Shop Boys también son mariquitas.

La vicisitud no sólo se mostró en el rostro de mi amigo. Más bien lo tomó al asalto y reclamó su derecho de por vida a ese territorio.

- Estooo…

Y, con esto, comenzaron mis aventuras en la gaycidad. ¿Tenía que preocuparme? ¿Dejar de escuchar a ambos grupos? ¿Sería Phillip Oakley también homosexuarl? ¿Tendría todo esto que ver con que en el colegio casi sólo me relacionaba con mujeres, pero seguía siendo más virgen que el culo de Escrivá de Balaguer? Decidí que nada de esto debería perturbarme. Yo era un onvre de tetas y seguiría siéndolo. Erasure tenían una capacidad melódica envidiable. Y ¿qué pasa si me gustaban más los temas de Freddy que los de Brian May? Por no decir que el Red de Communards era un disco bastante interesante. Oh dios....

Así pasé el instituto, demasiado ocupado en intentar pillar cacho y ver todas las películas que pudiera (incluída la porno del Plus) como para pensar en estas cosas. Luego llegó la Universidad. Volví a rodearme sólo de féminas y esta vez, sí pillé cacho. Al principio a ella le obnubilaba el amor. Poco a poco, fue comunicándome sus preocupaciones. Sobre todo en las fiestas. Porque entonces me reveló el que sin duda era el motivo por el que no ligaba en las discotecas:

- Paquito, bailas como un maricón.

Es cierto: cuando me muevo tengo la manía de centrarme en menear el culo y me vuelvo una loca. Estoy convencido de que, si me viera bailando, pediría una orden de alejamiento de mí mismo. Doy mucha vicisitud. Aunque se ve que no lo suficiente para que la chica me dejara. Sospecho que la clave de nuestra unión puede ser… su propia gaycidad. Porque hace un tiempo se produjo este diálogo:

Ella: El caso es que yo lo de acostarme con otro tío me da cosa. Para eso, preferiría una mujer.
Yo: ¡¡¡BOLLERA!!!

Esto, unido al hecho de que es la única persona que entendió la convulsa narrativa de ‘Bloodrayne’ (con guión de una lesbiana y protagonizada por dos que (se dice) que también lo son) y que aprecie de una manera extraña a Cristina Scabbia, me hace pensar que son nuestras gaycidades las que nos unen.

Pero, volvamos al pasado. En aquel tiempo tenía un par de amigos muy cercanos. Uno de ellos, cuando nos vinimos a Madrid, salió del armario. Tenía novia, pero seguía Eurovisión y mostraba orgulloso su colección de discos de Barbra Streisand. Lo tendríamos que haber visto venir. Y, sí, sé que es ‘Barbra’ y no ‘Barbara’. Y también sé que es debido a un error de impresión en su primer single. ¿Es gay tener ese conocimiento? Efectivamente.
(*Nota absurda: ¿sabían que Barbra salió con Pierre Trudeau? ¿Qué opinaría Mecano de eso?)

Pero bueno. Un buen amigo mío era gay. Normal.

Nada más llegar a Madrid trabé amistad con un tipo excepcional en la escuela de cine. Un chaval que no sólo tenía dos dedos de frente, sino que no era pijo y poseía todos los discos de Erasure y una gran colección de pornografía. Y, un par de años más tarde, resultó gay.

Al poco tiempo, estuve viviendo con uno de mis cuñados. De toda la familia de mi novia, es con quien mejor me llevo. Compartimos gustos y cosmovisión. Y había venido a la capital, sin que yo lo supiera al principio, a salir del armario.

Bueno, ya valía. ¿Era tan mariquita que con quienes me llevo bien son en su mayoría homosexuales y mujeres? Parecía ser que sí, ya que, encima, comencé a leer y a descojonarme con Ralph König. Pero a mí seguían poniéndome exclusivamente lAs pelirrojAs. La prueba es que nunca me atrajo mi amigo El Gamba, a pesar de su pelo colorao y esos pantalones marcatraseros que se empeñaba en ponerse cuando iba a la facultad. Y, sí: el anterior comentario también es muy gay. ¿Qué diría King Missile de todo esto?

Pues no sé qué diría el cantante. Pero me consta que, durante mi primer año trabajando en Josecable, algún compañero estaba convencido de mi homosexualidad. Quizá incluso habiendo conocido a mi novia. Y es que no creo que ayudara machacar con mi curioso credo cinematográfico, que incluye la creencia de que ‘Ghost’ no es mala película y de que ‘Notting Hill’ es magnífica. Sobre lo de declarar continuamente ‘ojalá emitamos alguna vez Pretty Woman’ lo dejamos para otro momento. Porque ahora estoy muy ocupado. Un amigo del departamento de compras me ha llamado consternado:

- Paco, ¿otra vez has seleccionado ‘Tal como éramos?. That’s gay.

Pero no. Tras muchos años de vivir en la gaycidad me doy cuenta de que lo de los gustos homosexuales innatos tiene que ser una falacia. A mi cuñado le gustaba Mike Oldfield, y tras un mes de paseo por Chueca había cambiado ‘Tubular Bells’ por Kyle Minogue. La influencia del ambiente en el que te mueves es algo que, como el poder de la fuerza, no debe subestimarse. Pero nunca me he creído mucho eso de que el que te vaya el tra-la-la o el ding-ding-dong condicione tus gustos artísticos. Mas que nada porque, en ese caso, seríamos muchos los que, como mínimo, tendríamos que ser luteranos. Esto es, que le diéramos tanto al útero como al ano.

Publicar un comentario en la entrada

marcbranches dijo... 19 octubre, 2007 14:11

Consseguís que las lágrimas se me salten de la emoción. Primero Battiato, ahora Erasure (pronúnciese "Erasur", que era comos e decía en aquella época. Eso de "Ireisha" es para los esos que se creen que han nacido en Cambrich)... Aunque los dos primeros discos de mi vida fueron "Islands", de Mike Oldfield, y el del grandioso Rick Astley (estábamos en pleno reinado de Stock, Aitkeen & Waterman), Erasure se convirtió en referente indispensable de mi juventud musical, ajeno, igual que tú, a la gaycidad de su propuesta. Una amiga lesbiana me lo hizo saber un buen día de verano, pero ya era tarde para cambiar. Ni mi heterosexualidad ni mi pasión por el tecno alocado pero preciso de Erasure podían cambiar. Luego se apelmazaron (después de ese inolvidable "Abba-esque"), y nunca volverán a ser lo mismo. Snif.


Hablando de parejas musicales de la gaycidad... ¿Para cuándo un post de Communards? ¿Quién no quería bailar en aquella época como Jimmy Sommerville (uséase, sin moverse de la rachola en la que se encontraba)?

Paco Fox dijo... 19 octubre, 2007 14:18

Pues tenemos que ser de una quinta similar: mi tercera cassette comprada todita con mi dinero fue la de Rick Astley. La segunda, el Red de Communards. La primera, como ya he comentado otras veces aquí, el Nómadas de Battiato. El Islands me vino un poquito después.

'Chorus' es, para mí, la obra cumbre de Erasure, aunque he de decir que 'I Say I say I say' (que vino tras lo de Abba) todavía me gustó.

Driz dijo... 19 octubre, 2007 14:25

A mi me gusta Battiato, Pet Shop Boys, Erasure, Mike Oldfield ... pero con 17 años o asin me pase al Metal y ahi sigo todavía.. Manowar fue mi perdicion aunque soy mas de Power Metal. Pero ahora con mas de 30 años... pues lo escucho todo junto y revuelto y me importa bien poco lo que digan de mi esquizofrenia musical. Mi mejor amigo resulto ser gay.. (tampoco me lo vi venir). En fin, ya no me preocupo. Escucho lo que me paetece y me siguen gustando las pelirrojas que no los pelirrojos.

marcbranches dijo... 19 octubre, 2007 15:59

"Güenever yu niid sambarii/ ail bring mai lof tuyuu". Qué grande Rick Astley, y qué injustamente ninguneado retorno, años después de su desaparición del panorama 40principalero, con las pelanas largas, con aquel "Cry for help"...

Efectivamente, debemos de ser de quinta similar. Coincido con que el mejor disco de "Erasure" es "Chorus", aunque "Wild!" y "Circus" también son excepcionales; sin embargo, a mí "I say, I say, I say" ya no me gustó, exceptuando algún tema suelto. La verdad es que han sido un grupo muy popular y respetado por la crítica en UK, que en España ha sido bastante poco distribuido en la última década (igualico que Battiato).

Miguel dijo... 19 octubre, 2007 17:43

Realmente Paco Fox tiene pedigrí. Alguien que sabe lo que es un poke porque los ha metido en el spectrum ZX hace 20 años (lo menos) y que a día de hoy admite jugar al oblivion pertenece a los más nobles linajes del universo geek. Una especie de borbón, casi (sin ofender).

Por cierto, si yo (aunque soy más jóven, cuando lo del spectrum no sabía lo que era una paja) tengo una serie de amigos en apariencia normales, totalmente agradables, pero sin novia... me pregunto... ¿serán gays? Bueno, con uno de ellos me voy a ir al concierto de Gotthard en Bilbao, así que ya veremos.

PS: La frase "paquito, es que bailas como un maricón" es poco sutil, pero demoledora al 100%.

La navaja en el ojo dijo... 19 octubre, 2007 18:42

Qué bonito y emotivo post. Despliegas tanta sinceridad como cuando Paul Feig confesaba que no sabía por dónde había que entrar con aquello.

Y, así como quien no quiere la cosa, estás hablando un poco de teoría Queer. Yo también la apoyo, pues me pasaba lo mismo, pero al revés: me llevaba mejor con los chicos, me gustaba hacer deporte, me subía a los árboles, me molaba el rock... De pequeñita sería lo que cualquier maruja opusina llamaría una marimacho. Y no por eso soy gay.

Sin embargo, por mucho que apoye esta teoría y la defienda con uñas y dientes, he comprobado para sorpresa mía (pues ya digo que mi tendencia es a no querer creer esas cosas) que sí se suele dar el caso de que, si a alguien le gustan mucho los grupos de música que mencionas más las cantantes y las actrices pedorras, el sumar dos más dos no suele ir tan desencaminado.

mosca cojonera dijo... 19 octubre, 2007 19:50

¿Será peor eso o haber nacido algo antes y que tus discos preferidos fueran de BoneyM?... Bueno, hoy BoneyM ya ha sido recuperado de sobra como cool... ya le tocará al pop gay ochentero.

mosca cojonera dijo... 19 octubre, 2007 19:51

Y usted, Sra Prima, sí, tiene cierto algo....

Alf dijo... 19 octubre, 2007 20:12

Bueno, no sé por dónde empezar, yo por lo que cuentas soy de tu quitna, crecía escuchado a ALAN PARSON PROYECT y Miguelillo Campoviejo, con sus famosas campanas tubulares, con las primeras hormonas fui y hice mod, amante de Quadrophenia hasta la muerte, de ahí salté al mundo tecno y me enganche a OMD, DEPECHE y por supuesto, escuchaba ERASURE y COMUNARDS, quien no escucho Don't go es que no pisaba una discoteca en sus ratos libres y no pertenecía a este planeta; y desde luego que RED es el mejor disco de Comunards, aunque el anterior proyecto de Bronkie Beat no estaba del todo mal. Hice la mili, y resultó que de mi compañía 5 eran homosexuales, como puedes ver no pasa nada. Por cierto, son cojonudos y no hemos perdido el contacto. Y un día fui a ver "IN and OUT" y empecé a sentir como se me iban los pies con la música, y me dije ¡Dios! que soy gay. Frank OZ tiene razón. Todo en esta vida se supera y todo esto que te acabo de contar es la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

Anónimo dijo... 19 octubre, 2007 20:26

no le déis más vueltas, sois todos gayers

El cuñado dijo... 19 octubre, 2007 22:51

Ya te vale, so Sarassa...mira que decir que me gusta la Kylie...cuando yo te soy de siempre del Mike....y de los Pink Floyd..y de los Pe´chos bois...y de Erasure, y de la loca de la Lenox y de todas esas cosas que descubrí en tu colección musical durante el tiempo que viví con vosotros...
Vale decir que de marica se me caigan los calzoncillos cuando suena Roxette, pero la Kylie no!!! No te estoy nada a favor de ella.

Ah! Tú también eres con quien mejor me llevo de tu familia.

Un abrazo (y arriba los pelirrojos!!!)

hermanastra dijo... 20 octubre, 2007 00:53

El post es, sencillamente, brillante. Y la teoría, sólida como pocas. De hecho, voy a contribuir a apuntalar un poco más la gaycidad de su autor. Desesperado porque, en un test de algún Marte-Venus al uso, su señora esposa parecía más hombre que él -esto es: que su cerebro entraba en registros más 'masculinos' (sic)- Paco Fox decidió probarlo conmigo.
'No puedo ser más mujer que ella -se dijo, con poderoso razonamiento-Lleva un vestido con florecitas'.
Obviamente, mi vaporoso vestido de flores y yo resultamos ser mucho más machos que el autor de este este texto. No creo que pueda darse nunca algo comparable.

duka dijo... 20 octubre, 2007 02:10

Uy, a mí también me pasó mucho de esto! Era (y sigo siendo, la verdad) muy fan de Erasure (también de PSB, Communards, Marc Almond/Soft Cell)... Pero lo que quería decir de verdad es que para mí la obra maestra de Erasure es "The innocents". (Sí, "Chorus", "Wild" o "I say, I say, I say" son también geniales).

Paco Fox dijo... 20 octubre, 2007 09:25

Hermanastra: ¡Cómo he podido olvidar esa anécdota! ¡Más femenino que usted! Como diría Vissini: ¡¡¡Inconcebible!!!

Cuñado: Así me gusta. Veo que sólo fue un escarceo momentáneo con el petardismo (incluso ya ha olvidado) y ha vuelto al recto camin... ups...

Duka: De 'The innocents' me fascinaba, aparte de Ship of Fools, la portada. Es que aparte de mi gaycidad, tengo lo del tema medieval.

NtmeC dijo... 20 octubre, 2007 12:17

Puestos a hablar de gaycidad, allá vamos: me mola mucha de la música tachada popularmente "de maricones", y tengo novia y tenemos relaciones sexuales con frecuencia.

Supongo que, como bien dice, la influencia del ambiente tiene parte de culpa de que me guste un taco "Chameleon" de Boy George (y el disco de Helloween también me pone palote, y si no vean mi artículo en el blog de La Oreja de Van Halen, ejem...), el "Believe" de Cher (con el efecto vocal que yo llamo "el sonido Daft Punk") y otras perlas homo.

Porque quien me diga que Tino Casal no merece ser reverenciado, me vicisitudiará very much. Y además, produjo un disco de Obús. ¡Viva! Si es que no están tan lejanos Fortu y la movida mariquitusa de los 80...

flekyboy dijo... 20 octubre, 2007 13:54

Sinceramente, me ha encantado tu historia. Menos mal que no sales del armario al final de ella!! jajaja. Tantas idas a 'la capi' para salir del armario me han mantenido con la mosca detras de la oreja y con la duda de si tu tambien... tirando por tierra la teoria de que cualquiera pueda tener una cultura 'pop', 'queer', 'gay', o como quieras llamarla.

Chapeau!

MANUEL GANCEDO dijo... 20 octubre, 2007 14:42

A sido leer y llorar. Esos sábados en la plaza de los cubos esperando a entrar en el Voltereta. Hacer con los dedillos el gesto de tocar el teclado cuando sonaban los Depeche. Sonreír a las nenas, pequeñitas y de negro que te miraban detrás de su mechón de pelo colorado, sorprendidas porque llevabas camiseta de Erasure y una chupa de cuero como la de Martin Gore en el video del directo de People are People.
Y tu madre pensando que eras maricón, porque hacías teatro e ibas con esas pintas.....
Y tú hinchándote a follar modernitas. Llámame perro y dame pan.
Paco, no solo tenemos amigos comunes (Tembury), ni gustos adultos comunes (Batiatto), también un pasado común.
Coño, escribete un guión y hacemos una peli.

Anónimo dijo... 22 octubre, 2007 11:22

Recuerdo que mi abuelo viajó a Estados Unidos en el año 88 y yo le encargué que me trajera dos discos: el "You can dance" de Madonna y "Whenever you need somebody" de Rick Astley. En ese momento me parecían lo máximo, hoy lo veo como un pedido bastante gay.
Igualmente me gustaba mucho Erasure, Jimmy Sommerville y Pet Shop Boys. Tenía amigos que no habian salido de estar todo el día oyendo a Led Zeppelin y yo creo que pensaban que era rarito.

Pi dijo... 22 octubre, 2007 12:47

jajaja, buenisima entrada! A mi tambien me encanta Ralf Koning... de hecho colecciono compulsivamente sus comics... eso si, nadie quiso acompañarme al cine cuando fui a ver el condon asesino...

Anónimo dijo... 22 octubre, 2007 14:59

illo te gustaran las pelirrojas pero eres mas gay q las divinas de chueca.

Paco Fox dijo... 22 octubre, 2007 15:00

Ya te digo: es la historia de mi vida.

peladilla dijo... 23 octubre, 2007 10:57

Yo no sé si era muy inocentona o es que jamás he tenido el menor instinto, pero ahora veo los videos de Wham y no entiendo que no viera venir lo de George Michael, y no, juro y perjuro que no lo ví venir hasta lo del policia y el baño público.
Y por cierto, "El condón asesino", cosita tan divertida.

amistoso vecino dijo... 23 octubre, 2007 16:18

¡Qué alegría! ¡Salgo nombrado en Vicisitud y Sordidez!

Y es que sí, era muy mosqueante aquello de pillar (otra vez) Tal como eramos.

amistoso vecino dijo... 23 octubre, 2007 16:37

Por cierto: la entrada de Miguel me ha dejado un poco preocupado porque soy "en apariencia normal, totalmente agradable, pero sin novia" ¿Tendrá algo que ver con que yo también he recorrido el largo camino del Manic Miner al Oblivion sin dejar una piedra sin pisar?

¿Debería de preocuparme también por preferir ver al chulazo de Clive Owen antes que a petardas del calibre de Verónica Sánchez?

Art_Alegoría dijo... 29 diciembre, 2007 21:30

Jajajaja....
llevas razón en que algunos comentarios son estelares !
Éste es un post entrañable...Y no lo digo por la vaselina.

Que no, no va por ahí el conducto.
Maembargao..
Maembargao..
Una extraña hilaridad pero identificación, en definitiva.

Un atento y cordial saludo,

A todos,

Art Alegoría

Henry Mo dijo... 28 febrero, 2013 21:49

yo creo que a todos en mayor o menos medida nos pasa. EL gusto musical no tiene que ver con la tendencia sexual

http://youtu.be/lLxVrQGppaM

Paco Fox dijo... 28 febrero, 2013 23:00

Eso es lo que siempre he pensado. Pero no hay duda de que el colectivo gay se erige en tribu urbana. Y las tribus sí tienen música propia.

Anónimo dijo... 29 junio, 2013 10:49

Hombre, creo que lo de la influencia de la gaycidad nos afecta no solo musicalmente, por ejemplo, yo tambien me he metido en el mundillo del anime y el manga, y cuando veia algun personaje medio gay em parecia horrible, pero luego de pronto ese personaje terminaba teniendo un buena cancion o algo asi y se iba volviendo mas condecendiente la opinion...
Un caso muy similar como el tuyo cuando viste lo de erasure fue con una serie llamada Jojo´s Bizarre Adventures, veia imagene spor ahi y se veian muy gays algunso personajes, pero despues de la condescencia decidi verlo, y el resultado fue tan bueno, que se volvio un aspecto secundario la apariencia de los mismos, incluso llego a aprobar el look de varios..., en fin, pro cierto, la mayoria de personajes tienen nombres referentes a grupos musicales, es un homenaje a la cultura musical de varios años, ampliamente recomendado. En fin, no siendo mas, me despido.

 
Subir