Vicisitud & Sordidez

17
¿Por qué se le llama ‘cine casposo’ al cine cutre? ¿Por qué no ‘cine chungo’, ‘cine colonoscópico’, ‘cine vergonzoso’ o ‘cinéma de merde’? ¿De dónde surgió este término tan pintoresco?

Hace unos años trabajé a las órdenes de Don Manuel Pérez Estremera, uno de las grandes figuras en la sombra del audiovisual español. Este señor ha sido desde director de TVE y del festival de San Sebastián hasta profesor en la escuela de cine de Cuba. Sin embargo, su aportación más importante a nuestro cine ha sido su portentosa y bigotónica aparición en el reciente documental ‘Carlosaurio’.
A menudo teníamos largas conversaciones en el tren en la que ente onvre me iluminaba sobre la chunguez de la industria cinematográfica nacional y, especialmente, de sus recuerdos asociados con un determinado director bastante poco recomendable. Un día, me sorprendió con una información esencial: de dónde procede realmente la etiqueta de ‘cine casposo’. Al ser depositario de semejante porción de sabiduría freak, me sentí tan especial como un birmano superviviente al final de ‘John Rambo’. Ahora, cual maestro Miyagi de la cutrez, os hago ahora partícipes de esta indispensable información. Una expresión que, curiosamente, no tiene su origen en ningún crítico ni en ningún aficionado. Viene de la mismísima fuente de toda chunguez cinematográfica española: un productor rácano y uno de nuestros peores realizadores.

Toda esta larga introducción se debe a que la historia en sí es tan simple y cortita que hasta Lewis Hamilton podría entenderla. Por un lado, tenemos al temible Jesús Franco. Por otro, a un productor rácano con problemas de caspa. Unimos todo eso a unos trabajadores currando con un presupuesto de dos pesetas. Tras varias películas, el equipo (o quizá el propio Franco) empezaron a identificar sus films como ‘cine casposo’, en homenaje al chungo productor y su perenne nevada en los hombros.

Ahí lo tienen. A partir de ahora, toda la chavalería con blogs de cine cutre saben de dónde viene la palabra que, junto con ‘pajilla’, más utilizan al cabo del día. Perdón: más utilizaMOS.

Publicar un comentario en la entrada

moscacojonera dijo... 12 febrero, 2008 18:50

ah que bonito saber el origen de las palabras que usamos... Gracias, birmano!

Anónimo dijo... 12 febrero, 2008 20:17

Para los que somos lentos ¿quién era el productor?

Milgrom dijo... 12 febrero, 2008 20:36

Era un dato que no necesitaba saber, más que nada porque me molaba más la evocación que el palabro nos provocaba en todos aquellos que nos preguntábamos de donde venía el término.

The Devil Rules the World dijo... 12 febrero, 2008 20:38

No sé yo... eso es como el que va diciendo por ahí que le gustaba la Formula 1 antes de Fernando Alonso, puede ser cierto, pero no me lo creo.

O quizá es que prefiero pensar que Jesús Franco no aportó nunca nada a la Historia del cine español. Y esto sería sin duda "aportar algo". Prefiero pensar que el término viene de la sabiduría popular. Además, hay un cine aún por debajo de la caspa: el "cine costroso". El que supura, vamos.

Paco Fox dijo... 12 febrero, 2008 21:39

Mi informador no me comentó el nombre del productor. Un tipo cutre y punto.

Quizá sea cierto, quizá no. Pero me gusta pensar que lo es. Más que nada por la belleza elegante de que el término provenga de su más insigne representante.

Abuelo Igor dijo... 13 febrero, 2008 00:09

Eso se lo oí decir yo al propio Franco en un reportaje, con el agravante de que la persona que sufría el simbólico problema capilar era de nacionalidad portuguesa. Son ganas de desviar a otro país las responsabilidades por la cutrez que llevamos dentro cual pecado original.

Paco Fox dijo... 13 febrero, 2008 09:02

Coño: entonces ya son dos fuentes. Prácticamente confirmado.

Kike dijo... 13 febrero, 2008 10:17

Pues yo me quedo con las ganas de saber quien es el portugues/español ese que no usaba H&S...

Anónimo dijo... 13 febrero, 2008 10:54

Jejeje, buen post el de esta semana!!! El cine mas prolifico de este pais, todo un ejemplo. Pero ten cuidado cuando te encuentres a Pedro Temboury por los pasillos, te puede hacer catacroker, por meterte con su mentor. JEJEJE es broma. Saludos sordidos.

Guybrush dijo... 13 febrero, 2008 17:17

Yo no digo pajilla, digo paja, que tiene como más fuerza.

plas plas plas dijo... 13 febrero, 2008 17:58

Buenas,

The Devil, haberlos haylos. En Catalunya, tierra de los retrasos en las obras, y las infrastucturas tercermundistas (eso si, con mucho diesño y glamour), la F1 se daba por TV3 "La Teva" desde que se inventó la rueda. No te exagero si te digo q desde principios de los 90 ya lo daban cada domingo.

A mi personalmeente no me gusta mucho porque el que gana se sabe el dia antes (segun la salida de la parrilla) y tiene menos interes que fosharte a florinda chico. Pero pa gustos hay colores.

Salu2

Stifmacuin dijo... 13 febrero, 2008 21:58

Pues yo siempre pensé que el creador del "conceto" era Antonio Albert, en su época de crítico de televisión en El País.

Para los más púberes que no recuerdan o saben de lo que hablo, decir que las reseñas de las películas que echaban en la tele, eran página de obligado visionado en El País de principios de los 90. Su estilo acido y poco condescendiente, era absolutamente imprescindible.

Para los que no lo localizan todavía. Antonio Albert es un contertulio de Channel nº4. En mi humilde opinión, si algún día se hace la versión en carne y hueso de Los Simpson, él sería Smithers, sin lugar a dudas.

Elena dijo... 13 febrero, 2008 22:36

Vaya vaya, he llegado aquí por casualidad y me voy sabiendo la procedencia de una de las expresiones que más uso xD

No ha sido una visita en vano :P

Wannabegafapasta dijo... 13 febrero, 2008 23:00

Si Jesús Franco dice que la inventó él, entonces es una certeza que realmente la inventó otra persona.

Mayra Gómez dijo... 14 febrero, 2008 10:59

Ostias, mira ya me puedo ir a dormir que ya sé una cosa nueva.

Joder, pero si acabo de almorzar.

Bueno, qué coño, haré un esfuerzo.

La navaja en el ojo dijo... 14 febrero, 2008 21:00

Qué buenos los dos últimos alias.

A Vicisitud le gustaba la Fórmula 1antes de Fernando Alonso. Lo digo porque, por desgracia, soy testigo de ello. Vamos que durante una época era testigo mientras nos tragábamos las carreras en alemán, en holandés... o en cualquier idioma en el que se emitiesen por satélite. Si fuese congruente con su friquismo, habría dejado de gustarle cuando se convirtió en algo mayoritario (ved qué buena excusa tenía yo para librarme desde entonces de ver las carreras), pero no. No cayó esa breva.

Con respecto a lo de la caspa... es verdad que pierde mucho. El término es tan grande y tan adecuado que para mí ya iba mucho más allá del cine: señores casposos, actitudes casposas... valía para todo. Ahora se me ha reducido demasiado. Aunque siempre me mola saber de etimología.

Anónimo dijo... 16 febrero, 2008 15:16

¿Qué les parece a ustedes esto?

http://es.youtube.com/watch?v=WH7U89nYRGM

 
Subir