Vicisitud & Sordidez

39
Cuando un servidor no era aún ni un proyecto una de las cosas que hizo cada uno de mis progenitores cada uno por su lado – él en Vigo y ella en Ourense – fue ver la película de Jean-Luc Godard "Pierrot le Fou". Podría decir que ese tipo de coincidencias que desembocaron en que un menda existiese fue lo que, desde pequeño, me fascinó del director suizo. Pero no. Lo que realmente me fascinó fue este diálogo que mi padre recordaba de la película:

- ¡Ricardo, eres un hijo de puta!
- Pero...
- ¡Qué peros ni hostias! ¿A quién se le ocurre traernos a ver esta mierda?
- ¡Diga que sí, joven! ¡Y tú, tu hermano también es un hijo de puta!
- ¡¿Qué dices?!
- ¡Yo siempre dije que era un raro y un mierda! ¡Ya verás cuando le pille!
Ni que decir tiene, no fue Godard el que escribió ese diálogo, sino los amigos de mi padre que pusieron en pie de guerra el cine Rosalía de Castro en su efímera aventura por el mundillo del arte y ensayo. Y yo, de tierno infante, aprendía, de boca de mi progenitor, el término "hijo de puta".
Así, durante años, intenté ver alguna peli de este señor... ¡pero no existía el emule! Me tuve que conformar con libros y revistas (siendo, de esa manera, el mayor experto español en Godard sin haber visto NADA) hasta que, de universitario, llegó el día en el que por fin me vi una peli suya grabada de madrugada – en lp, of course - en Antena 3: "Amore e rabbia". Mis estupefactos ojos alucinaron ante un amasijo de imágenes y textos en off sin sentido aparente hasta que llegó el momento mágico: una señora, de generoso escote, está posando de forma inverosímil y, de pronto, la voz en off dice: "El proletariado acoge la revolución en su seno". Simultáneamente, ese profundo pensamiento es ilustrado en imágenes por el plano de una mano que se aventura dentro del escote mandándole considerable viaje a la teta de la señora.
La hostia.
¿Era consciente esa mujer de que estaba convirtiéndose en metáfora del proletariado? Nunca lo sabremos. Lo que sí tuve claro, desde entonces, es que Jean-Luc era un genio de la sordidez y que, puestos a asociar el cine con la colonoscopia... ¿Qué más dará sufrir con Bruno Mattei o con Jean-Luc? ¡En los dos hay empelote!
Mesdames et Messieurs, avec vous... Jean-Luc Godard!!!!!
Como viene siendo habitual (véase la reseña de Altman), planteo las recomendaciones para adentrarse sórdidamente en la obra de este buen señor en sentido inverso: de más "accesible" a más "sórdido para gourmands". Y si esto fuese una revista que se vendiese en quioscos y no un blog, con el artículo debería incluir una cuchilla para sus venas. No sé si su emule les perdonará esto:

10. Pierrot le Fou
Puede que sí, que Ricardo fuese efectivamente un hijo de puta. Pero si empiezan con Jean-Luc, que sea por aquí: Jean Paul Belmondo es un burgués que, hastiado de una vida en la que se dedica a escenificar anuncios sesenteros en las reuniones sociales con sus amigos, o a leerle libros sobre Velázquez en pelotas a niñas pequeñas, decide huir en la road movie más demencial jamás rodada. Aunque no se puede decir que el trailr engañase a nadie:
Momentos como ver a Anna Karina andando por la playa mientras dice "Qué puedo hacer no sé que hacer qué puedo hacer no sé que hacer qué puedo hacer no sé que hacer qué puedo hacer no sé que hacer..." son cosas que traumatizaron a mis padres. Pero tampoco debemos olvidar bellos instantes-colonoscopia como la "hescena de alción" en la que un tiroteo con fusiles de mira telescópica es acompañado por una voz en off que reflexiona sobre el papel de la mujer en la revolución palestina. Ni sobre el plano final, en el que Belmondo se pinta la cara de azul para, a continuación, envolvérsela con dinamita y prenderle fuego. Y no me sale de los cojones ponerle "spoiler" a eso.
9. Alphaville
Imagínense a Peter Greenaway – o su cultureta favorito – dirigiendo una peli de hostias con Bud Spencer. O la escena del "pompompomlalala" de "Y si no, nos enfadamos" arreglada orquestalmente por Michael Nyman. Bien, pues esto es "Alphaville".
Jean-Luc pilló al sórdido de Eddie Constantine, actor famoso por cutrongas series B donde interpretaba al detective Lemmy Caution, y decidió dar su visión del personaje, llevando el concepto "hescena de alción" un poco más allá. Vean el trailer para hacerse una idea:

¡Y el clímax es una discusión semántica con un ordenador! Pero no un HAL 9000, sino una cosa hecha con dos bombillas y varios micrófonos. Sublime y con más desfachatez que SOS invasión. (Para el recuerdo: Lemmy Caution practica su puntería disparando sobre el póster de una señorita en bolas y acertando en sus pezones. ¡Cine de calidad!)
8. La Chinoise
La gente de exiguo cerebro que se dice fans de Godard (léase Tarantino o Wong Kar Wai) suelen coger los aspectos más pollas, superpop e imbéciles de los jóvenes protagonistas de "Al final de la escapada" o "Bande à part". ¡Vamos a decir tonterías o correr por los museos! ¡Superchupi!
No, señores. Para nuestros serios y responsables lectores no hay mejor opción que olvidarse de los aspectos más juveniles y menos interesantes de Jean-Luc e hincarle el diente a "La Chinoise". ¡Apasiónense con la historia de unos jóvenes militantes que protagonizan un sobrenatural thriller maoísta! Como muestra, el trailer que ilustra la coplilla propagandística-pop "Mao Mao" que debería haber sido un hit:
Unas manos ponen libros rojos de Mao en una estantería mientras se oye en off "Señor... ¿por qué me has abandonado?" a la que Dios responde "Porque no existo". A partir de ahí, todo es historia del cine, que culmina en un intento de atentado en un hotel. Bueno, atentar sí que atentan, pero la chiquilla se da cuenta de que se había equivocado de habitación, así que hay que volver. Y todo esto rodado en un estilo visual entre Jacques Tati y Pedro Lazaga. Adórnese todo con discursos sobre el maoísmo y el revisionismo soviético a ritmo de pop y entenderemos por qué gilipollas como Kar Wai no son fans de "La Chinoise". Sí, ya, Mao fue un genocida al que debéis querer poco en Asia ¡pero hay que tener más humor, coñe!
7. One plus one (Sympathy for the Devil)
Recientemente reeditada en dvd, los fans de los Rolling Stones (entre los que me cuento) se han abalanzado sobre esta peli pensando que iba a ser algo más "serio" y "cool" que las pelis de los Beatles. ¡No conocían a Godard!
Básicamente, la peli se trata de ver a los Rolling ensayando, una y otra vez, el "Sympathy for the Devil" hasta lograr que el fan más entregado odie a muerte la coplilla (¡y un productor remontó la peli incluyendo AÚN más material de los Rolling! ¡Creía que eso la haría más comercial!). Entremedias, escenas sobre el black power y la convulsión del mayo del 68 donde destaca el ver a unos négridos armados hablando sobre los deseos de la mujer blanca mientras una muchacha medio en bowilngs yace a sus pies y es sobada por éstos. No sé qué pensaría Spike Lee, pero yo aplaudí.
Años después, repetiría una jugada similar con "Soigne ta Droite ou Une Place Sur Terre Comme au Ciel", pero no es lo mismo ver a unos gabachos tecnopop salchicheros ensayando que ver a los Rolling. ¡Aunque para algunos sería mejor! ¡Hasta Jean-Luc se estrenaba allí como actor de comedia slapstick rodando algunos gags que serían la envidia de Cruz y Raya! (me viene a la mente el de las azafatas de Air France tratando a todos los viajeros a hostias mientras la gente encesta pelotas de baloncesto en la perola del cocido y el piloto lee el manual del perfecto suicida. Pero eso ya es otra peli...)
6. Détective
Godard fue "el cine" en los 60, logró desaparecer del mapa en los 70 y, a golpe de festivales, quisieron recuperarlo en los 80. Su gran triunfo de la época fue "Prénom: Carmen", una película generosa a la hora de mostrar el descomunal vello púbico de su star Maruschka Detmers (incluyendo una de las mejores escenas de váter público jamás vistas en la que la muchacha, esposada al prota, tiene que mear con él en los clásicos meaderos "de pie" masculinos: ella logra sentarse en uno de los mingitorios mientras los onvres gritamos "¡insalubridad!"). El caso es que, a la que Jean-Luc volvía a ser un director "de prestigio", los actores importantes se daban de hostias por trabajar con él. Por ejemplo, Depardieu hizo de... ¡¡¡Dios!!! en "Hélas por moi", película que los fans juzgan como "la peor" de Godard (¿Qué coño puede significar "la peor de Godard"?) y que tiene mi frase promocional-divina favorita de la historia: Depar-dieu/God-ard. ¡Chillen! ¡For sale!
Otro jrande que trabajó con Godard fue Alain Delon en "Nouvelle Vague", de la que siempre recordaré que, a la que la emitieron en TVE, un presentador apareció antes de la película advirtiendo al espectador sobre la posibilidad de que aquello que estaba viendo bien podría ser una puta mierda. Para que luego digan que el sector público no nos cuida...
Pero como Godard es un fistro, decidió que por mucho que le pretendiesen las vedettes del cine francés, lo suyo era trabajar con sórdidos de pro. ¿Y ha dado Francia algo más sórdido que el rockero Johnny Halliday? ¡En la puta vida! Dicho y hecho, Johnny protagonizó "Detective", demencial película que funciona como una secuencia de títulos de crédito de hora y media. O, por lo menos, los títulos de crédito aparecen cada dos por tres para asombro y maravilla del espectador.
Dí que sí, Jean-Luc
5. King Lear
Palabras mayores: en el festival de Cannes, Jean-Luc firma un contrato en una servilleta que le compromete a rodar una película... ¡Con Menahem Golan! De esta forma, ese logo de la Cannon que tanta felicidad prometía gracias a jrandes como Chuck Norris o Charles Bronson... ¡esconde un film postapocalíptico de Godard! (en este link se puede ver la conversación telefónica que Jean-Luc grabó a Menahem a traición: épico)
La "historia" nos narra la epopeya de un descendiente de William Shakespeare quien, tras la catástrofe de Chernobil, tiene que recuperar las obrar perdidas de su antepasado. Por si eso no provocase suficiente vergüenza ajena, uno de los protas es Jean-Luc con rastas – intentando con exigua fortuna hablar en inglés - al que secundan Molly Ringwald y Woody Allen. De hecho, para convencer a Woody de actuar en "King Lear", Jean-Luc había grabado el mediometraje-entrevista "Meetin' WA" en el que el pobre de Woody intenta ser capaz de responder a las depravaciones que le pregunta Godard (está en emule).

(Vean en este vídeo como la pobre Molly Ringwald, con sus andares de jaquetona, es totalmente incapaz de entender la pasticular mise-en-scéne de Jean-Luc)
Y el pobre de Menahem ni siquiera logró una mísera palma de oro. Pero, bueno, en ese festival premiaron "El Piano", así que tampoco hay que esperar nada. Que conste que, justo con "Delta Force" y "Masters del Universo", "King Lear" bien podría ser la mejor peli de la Cannon. ¡Hombre ya!
4. Entrevistas de trabajo
Hoy en día, todo buen moderniqui que se precie mezcla texturas de cine y vídeo en sus pelis. Pues eso lo inventó Godard con cosas como "Numéro Deux" haciendo sordideces como dividir la pantalla rodando un monitor al lado de otro. Pero eso no tiene interés si se compara con la obra de Jean-Luc para televisión. "El cine y el vídeo son dos formas distintas de pensar". Y, si para muchos la visión de Godard del cine era diarrea mental, habría que catalogar una nueva enfermedad intestinal para hablar de su obra en vídeo.
De entre todas sus depravaciones, destaca el momento en el que rodó una serie de entrevistas de trabajo con cámara oculta. Preguntas tipo "Cuando trabaja ¿Qué tipo de gesto realiza con su mano?" o "¿Podría coger ese aspirador y aspirar el despacho mientras me dice qué piensa del romanticismo alemán?" eran el pan nuestro de cada día en ese despacho en el que, por supuesto, no dejaba de fumar sus sórdidos purazos cual Jesús Gil de la vida.
Auteur!
3. Tout va Bien
En los 70, Godard decidió que "ya no quería ser un mito", y se propuso seguir haciendo cine pero desapareciendo del mapa. ¿Cómo lograrlo? Bueno, rodar una peli de hora y media que consista en tres señores sentados de espaldas a la cámara hablando de política ("Un film comme les autres") es un buen comienzo. Y de ahí para abajo.
Efectivamente, todas las películas que rodó junto a Pierre Gorin – formando el "Groupe Dziga Vertov" – lograron que le gente huyese del cine más rápido de lo que mi padre y sus amigos hicieron en los 60 con "Pierrot le Fou". Feck, ¿Qué hubiese dicho mi padre si viese "Vladimir y Rosa", épico películo sobre el noviazgo de Lenin? ¿Seguiría siendo capaz de leer misa en latín tal y como hace en casa a la hora de los postres? Afortunadamente, nunca lo sabremos.
Pero, volviendo a "Tout va Bien", la peli es el intento por parte de los distribuidores de que vuelva el "Godard clásico". Para lograrlo, ponen a una pareja protagonista de progretas guapos con gancho – Yves Montand y Jane Fonda – en una teórica historia de amor. ¡Preparémonos para el éxito!
Pero no contaban con Godard...
Algo les debió oler mal cuando Jean-Luc dijo "Vale, podéis anunciar la peli en la prensa, pero tiene que ser en la sección de política, porque lo de Yves y Jane no es una historia de amor, sino de lucha de clases". La primera en la frente. Y otras muchas vendrían: por ejemplo, los planos de los cheques pagados a Jane Fonda y el contrato "para una vedette americana" mostrados al inicio de la peli, claro precedente de "La gira del sucio lucro" de los Sex Pistols.
La peli ha pasado a la historia, y con razón, por haber rodado una concienciada huelga sindical imitando el estilo visual de Jerry Lewis, con plano de la fábrica/13 Rue del Percebe/VIP Noche incluido. Añádanle un primer plano de Jane Fonda tapando su cara con la foto de un inmenso pollón y ya tienen todos los ingredientes de la obra maestra (descargable aquí).
2. Je Vous Salue, Marie
"- Todo lo que sale de mi boca se convierte en mierda.
-Pues no hables.
- Y tú no comas"
Este maravilloso diálogo sobre el proceso digestivo y la caca abre una de las obras definitivas de Godard. A partir de ahí, uno cree averiguar entre sus indescifrables imágenes la historia de una chica que se queda preñada sin haber folgado para gran mosqueo de su novio y de la Santa Madre Iglesia. ¿El resultado? La mejor campaña de promoción orquestada por el Vaticano ever, con VERDADERAS escenas de hostiazos a la puerta de los cines. ¡Que aprenda el inútil de Scorsese! ¿La taquilla? Gloriosa. La pregunta es ¿Qué pensarían los que entraron en el cine - aparte de lo mal traducido que está el título - buscando morbo y se encontraron con ESTO?
(Gocen de esta secuencia, la cual incluye unos planos de las braguitas de María mientras reflexiona sobre la pureza de su cuerpo que merecerían el enfervorecido aplauso de los seguidores del potorrismo).
Me resulta imposible superar el análisis que el gigantesco Dios que es John Waters hizo de esta película en su libro "Majareta". Así que cómprenlo y gocen con una lectura que hizo que el principal crítico Godardiano de España, Antonio Weinrichter, dijese "No puedo estar de acuerdo con esta crítica, pero Waters ha logrado que no pueda volver a tomarme esta película en serio".
Yo, por mi parte, me animé con la peli cuando mi amigo Marcelo me dijo, con toda su gracia de Sanlúcar "Y al final la chica que hace de virgen se maquilla los labios como una puta. ¡Qué preciosidad!". Todo ello en la misma conversación en la que me había escenificado arrebatadoramente la mitad de "Sonrisas y lágrimas". Que cada uno saque sus propias conclusiones.
1. Letter to Jane
Da igual lo revolucionario que sea un autor: al final, el capitalismo siempre lo quiere clasificar cómodamente en los libros de historia del arte y poner su dvd en las estanterías de la Fnac. Lo primero, lo logró José Luis Garci cuando programó "Vivre sa Vie" en "Qué grande es el cine". Lo segundo, lo van a intentar lograr los sórdidos de Intermedio publicando ¡un dvd con la obra más severa del grupo Dziga Vertov!
¿Deben comprárselo? ¡Por supuesto!
Aparte del necesario noviazgo de Lenin o el plano de espaldas de hora y media hablando de política, el dvd contiene hits como "One Parallel Movie" consistente en ¡el material no utilizado en el montaje de "One American Movie"! Esto es, Godard fue a los USA a rodar una peli con estudiantes izquierdosos y éstos, emocionados, usaron el material no montado en "One American Movie" ¡para hacer su peli paralela! Es todo lo que piensan y más.
Pero si hay que quedarse con una peli del cofre, y darle la puta medalla de oro de este post, tiene que ser "Letter to Jane". Jane es, en efecto, Jane Fonda. Y, ahora, les planteo el siguiente ejercicio. Vean esta imagen y reflexionen sobre ella unos pocos segundos antes de pasar al siguiente párrafo.
¿Ya? Bien, pues imagínense una película que sea un análisis de esa imagen durante una hora en off a cargo de Gorin y Godard con un acento imposible. Es como tocar la guitarra como Joe Satriani: yo no puedo, tú no puedes, pero Pierre y Jean-Luc SÍ que pueden.

(Planteo un experimento al haber subido la peli en su integridad a Google video ¿Retirarán esta peli por cuestiones de "derechos de autor" y del capitalismo? ¿Ni siquiera obras tan Marxistas como esta dejarán de ser devoradas?)
Porque ellos la valen, porque Jane lo vale. Por Francia, por España, por sus cojones.

Y con este decálogo os animo a aventurarsus en el siempre maravilloso mundo de Jean-Luc Godard. Una vez completado, un universo de sensaciones os sigue esperando: "Histoire(s) du Cinema", ese documental cinéfilo que nunca harían blandos como Truffaut o Scorsese (¿alguien tiene los cojones de montar en paralelo "Freaks" con una peli porno y salir airoso del envite?); la sexploitation de autor que es "Le Mépris", con los planos más míticos del culazo de Brigitte Bardot y Michel Piccoli con el atuendo más sórdido jamás comprable en las boutiques de la Roma de Julio César; ¿Y qué decir de los diálogos absolutamente inaudibles de "Deux ou Trois Choses que Je Sais D'elle" o las confesiones erótico-psiquiátrico-festivas de "Week End" tras ver un plano secuencia de un atasco de más de diez minutos?.
Sólo dos palabras se me ocurren: Genialidad y Sordidez. ¿No son acaso la misma cosa?

Publicar un comentario en la entrada

Milgrom dijo... 30 mayo, 2008 16:50

¡¡Los pastores son, los pastores...auuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuaa, auuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuua, tekelili, tekelili, mira un búho, eunuco mental, los pelos del culo me molestan, pues afeiteselos. Coges tres le quitas dos y le sumas infinito cuando el límite tiende a negativo!!

Así se me quedó la cabeza cuando en mi etapa universitaria estudiamos a Godard. Ahora cada vez que veo algo suyo me sale un sarpullido en el epididimo y tengo que huir.

Padre y muy señor suyo dijo... 30 mayo, 2008 17:53

¡Genial la godardez! (esta frase suena un poco como el "Regardez la Gilipolluá", de Tip). Hace poco volví a ver "Le Mépris" y me volvió a encantar con ese Jack Palance cuya mejor actuación fue en "Los ángeles también comen judías". Y esa deconstrucción de la ópera Carmen que es "Prénom Carmen". Genial.

SuperSantiEgo dijo... 30 mayo, 2008 18:51

Yo vi Alphaville en la tele... no sé, con veintipocos o así. Cuando se ponían a hablar de "los espacios entre las galaxias", a insinuar que todos eran como replicantes, y por último la conversación con el ordenador central que era una especie de ventilador con asma, sólo pude decir: "No sé por qué, pero esta puta mierda me encanta".

Es como el tabaco o frotarse los ojos: sabes que no es algo bueno, pero no puedes evitarlo.

Anónimo dijo... 30 mayo, 2008 19:58

E aínda deixas no tinteiro Notre Musique (2004), o truño máis grande que vin nunca nun cinema. Se alguén entende a parte dos indios que me chame, págolle as clases.

Vicisitud y Sordidez dijo... 30 mayo, 2008 21:22

Milgrom, en efecto, ha sido usted víctima de la clásica pedagogía que le podría hacer odiar hasta a Malmsteen o a David Lee Roth. Es decir, "clases impartidas por gente que no ha entendido NADA".

Lo que busca este artículo es rescatar a Jean Luc de las zarpas de ese mundillo de la "cultura" (él, por su parte, ya acaba de mandar al carallo a la academia europea del cine, que quería darle un premio a su carrera). Y también del ataque injustificado del mundo de la subcultura (o de lo que es peor aún: esa gente que Paco Fox y un servidor denominamos los "Batmanbeguíns").

Anónimo: no vi "Notre Musique", pero no dudaré en calificarla boutadéricamente de obra maestra absoluta.

Supersantiego, nunca dudara de que a usarced le ghustaría Alphaville.

Padre y muy señor, sus comentarios demuestran que usted NO es mi padre.

Gaspar Hauser dijo... 31 mayo, 2008 04:33

Me ha gustado el artículo, pero te has olvidado de la mayor sordidez jamás perpetrada por el maestro (que ya es decir): "Sálvese quien pueda (la vida)", del 79/80. Y lo es por varias razones:
1. Sale Jacques Dutronc llamando "puta" y "guarra" a Nathalie Baye delante de su hija.
2. Sale una orgía absolutamente deshuevante. Ver para creer.
3. Sale Isabelle Huppert.
4. Sale un tío persiguiendo a Dutronc y diciéndole: "¡sodomízame!.

Clarita dijo... 31 mayo, 2008 19:47

Y yo evitando a Godard porque creía que me aburrirían sus pelis...
Muy instructivo el post.

The Devil Rules the World dijo... 01 junio, 2008 04:34

Yo, cuando iba de tio cultureta que pasaba de Stallone al cine de los Renoir sin pestañear, me grabé "Nouvella Vague" de la tele, para adentrarme en el mundo de un tío tan referenciado y admirado por los cinéfilos de pro.

Aguanté diez minutos de película, tras los cuales me hice un ovillo y empecé a temblar. Me escondí debajo de la cama y cada vez que una de las imágenes que había visto mi cerebro me sacudía, me daba involuntariamente un tortazo en la cara.

Así estuve dos semanas, hasta que mi padre decidió que catorce días eran demasiados para estar debajo de una cama dándose tortazos y temblando, me sacó de allí, de metió en terapia y tras dos meses de electrochoscks conseguí recuperar parte de mis funciones motoras y empecé a ser capaz de articular palabras con más de dos sílabas.

No puedo decir que no me queden secuelas de todo aquello, pero comprenderás que enfrentarme al visionado de una película de Godard no sea algo que esté entre mis prioiridades actuales. Bruno Mattei en cambio...

Vicisitud y Sordidez dijo... 01 junio, 2008 12:28

El director de "Proyecto Dos" - persona poco Godardiana do las hubiere - siempre tuvo que oir de varias personas - yo incluido - que varias escenas de la peli recordaban cosas de "Nouvelle Vague".

Lo cierto es que no recomendaría a ningún sórdido empezar por ahí: el último Godard ya es mayormente poético. Y el marxismo desbocado es más que necesario para la depravación.

No voy a engañar a nadie: las pelis de Godard me parecen bellas sin cachondeo y la poesía de las últimas sí que me atrapa. Sí, "poesía" de la buena, no esas putas mierdas sin alma que pergreñan el 99% de los plastas asiáticos o infraseres como Sofia Coppola. Pero recomiendo a cualquiera que siga el orden planteado aquí.

- El milagro de nuestras manos vacías.
- Bello miracolo.

(¿Acaba de volver a correr debajo de la cama, queridísimo Devil?)

Gaspar, gracias por el apunte. Me reitero en que ningún blog tiene mejor nivel en los comentarios que éste. No viera "Sauve qui peut (la vie)" pero ya tengo desempolvado mi divx para atacalla. ¡Añadan ese título a la lista de las imprescindibles!

Clarita, me ilusiona que se anime a ver a Jean Luc así. Yo suelo tener el don de lograr que la gente odie cosas que les hubiesen podido gustar: así le ocurrió a Dillinger con Godard. Pero es que entonces yo era joven y no sabía apreciar los VERDADEROS valores de Jean Luc. Hoy en día, tanto Dillinger como moi meme sabemos lo que es jrande en el cine de Godard. Paco nunca lo sabrá, pero aprueba la ética subyacente en el post.

Vicisitud y Sordidez dijo... 01 junio, 2008 13:41

Ah, y por "asiáticos" no me refiero a jrandes como Kim Ki Duk y otros muchos, sino a mierdas como Kar Wai y otros mamporreros de publicidad salchichera mal montada que se hace pasar por poesía. Afortunadamente, práctiamente todos estos ni llegan al cine ni al videoclub: son objeto de descarga en la mula para mucho acrítico suelto que hay por ahí. El cine asiático que llega suele ser de lo mejor y más novedoso del año, que no se me malinterprete (ahí están pelis como "Love and Honor", "Hana", "Hierro 3", "The Host" y otras muchas para demostrallo).

SuperSantiEgo dijo... 01 junio, 2008 13:44

¿Has vidto la de las cuatro estaciones y el ciclo del eterno retorno,una coreana? A mí me la pusieron en el bus y no pude escapar.

Vicisitud y Sordidez dijo... 01 junio, 2008 13:47

La de las estaciones no la viera, pero Kim Ki Duk, aunque no me guste todo de él ("La Isla" me parece muy de estudiante) me parece un maestro, sobre todo del Dillingerismo.

La navaja en el ojo dijo... 01 junio, 2008 13:50

Pues yo que creo que Godard es de lo menos sufrible que ha dado el cine de arte y ensayo. Vamos que cuando los padres o suegros se quejan de su época de estudiantes y de que no tenían más remedio que ir a ver películas que hoy en día llamaríamos "culturetas" (en su época la palabra no existía), yo lo que les tengo es envidia.

Ojalá hubiese sido eso lo que hubiésemos tenido que aguantar nosotros. Porque, vamos a ver, esta gente se quejaba no de ver Letter to Jane, sino de Pierrot el loco (si fuese de Letter to Jane, lo entendería). Y lo que veían ellos en realidad eran cosas maravillosas. Comparemos eso que sería quizá durito de ver, pero con muchísimo que aportar; con los timos gigantescos que han supuesto los teóricos auteurs que había en nuestra juventud, léase Egoyan, o lo que había entonces y aún duran, léase Von Trier. No digamos ya si incluimos a la ya mencionada Sofía Coppola, que ni siquiera hace un cine para minorías, sino para mayorías, pero disimulado de más importante. O Isabel Coixet. O no sé si peor todavía: los que se las daban de independientes, como si eso fuese algo, como el blandito e insulso de Hal Hartley, que acaba de volver con otra peli.

Esa frase de "se sufre, pero se aprende" sería la clave. Vale, veamos películas que sean coñazo o extrañas o que traumaticen, pero que al menos te hagan pensar y te remuevan algo por dentro o te deslumbren estéticamente… No sé. Yo echo de menos algo de eso, todo lo que veo ahora que se las da de interesante, reflexivo e intelectual es la misma mierda que lo otro, pero con otras ínfulas.

Lo único que llega aquí en plan cultureta y que está bien son algunas películas asiáticas (no Kar Wai, que tienes razón en lo que dices. O peor aún: Park Chan-wook, que eso sí es pura estética sin nada debajo). Pero es que la trampa está en pensar que porque estas películas son de oriente, ya tienen que ser para minorías. En realidad son muy para cualquier tipo de público, no se podrían jamás llamar de arte y ensayo porque lo que hacen es contarte bellísimas historias sin más tontería. Por ejemplo, Yôji Yamada o Kim-Ki-Duk. Esa gente no es de arte y ensayo (quizá lo sea un poco más Bong Joon-ho, que también me encanta), y sin embargo, sus pelis se ponen sólo en cines tipo Verdi, Golem, etc… porque no nos hemos abierto lo suficiente.

En definitiva, que cosas que de verdad se puedan considerar de arte y ensayo o de autor hoy en día hay poquísimas porque casi todo lo que se pone en cines destinado a eso son cosas con ínfulas, pero sin nada más o cosas normales consideradas para minorías sólo por su nacionalidad. Así que queda poco que realmente sea de eso y de lo poco que queda, prácticamente nada aporta. Así que los que se quejaban de Godard, vamos, que se fijen ahora en lo que hay.

La navaja en el ojo dijo... 01 junio, 2008 13:57
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vicisitud y Sordidez dijo... 01 junio, 2008 14:20

Muy bien apuntado lo de Hartley: el tíohacía copias baratas y descaradísimas de Godard y su cine se veía MUCHO en los Alphaville (toma contradicción) mientras que las de Jean Luc no encontraban quien las distribuyese.

(¿O será que su peli autobiográfica "JLG" confundió a algunos pensano que se trataba de José Luis Garci?)

Gaspar Hauser dijo... 01 junio, 2008 17:32
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gaspar Hauser dijo... 01 junio, 2008 17:48
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eoghan dijo... 01 junio, 2008 18:31

Hace semanas que os sigo, ya me he mamado el blog entero. ¡Que forma de reír! Me encanta vuestro sentido del humor, felicidades, hacéis unos artículos tremendos, hasta de cosas que a priori me importan un carajo, como la Fórmula 1, y que sin embargo devoro con fruición.

A cuidarse!

The Devil Rules the World dijo... 02 junio, 2008 01:11

Pues sinceramente, siempre he tenido curiosidad por ver "Alphaville", pero nunca se ha cruzado en mi camino. De todas formas, al igual que Paco (vaya sorpresa, ¿no?) comparto totalmente la ética de este post, al igual que del comentario de la navaja, pero me llama muchísimo la atención que en discusiones de este tipo (cultureta: ser o no ser) lo que para unos es pretencioso, para otro es sublime. A mi por ejemplo, me gusta más Kar Wai que Kim Ku Duk (tampoco es que me haya sumergido mucho en su cine, en general todo lo oriental me da picorcillo). Odio a Von Trier pero me gustan cosas suyas, me gusta Sofia Coppola, y algo (tampoco mucho) de Isabel Coixet, y soy bastante defensor de Hartley y Egoyan, vaya por dios. En cambio no soporto cosas como "The host". Quiero decir que el rollo "autor" (el cual aborrezco), puede verse desde tantos puntos de vista que al final el que apesta siempre es el ajeno, y donde tú ves poesía en Godard otros ven vacío. Pero coño, lo que falta en todos lados es un poco de sentido del humor, especialmente entre los "autores" cuando hablan de su "obra".

Más acercamientos sórdidos hacen falta. Es más, si cada uno defiendera con argumentos sórdidos a su "autor" favorito, estoy seguro de todos redescubriríamos a nuestros pretenciosos más odiados...

Vicisitud y Sordidez dijo... 02 junio, 2008 09:19

That's the spirit!

Pero no dudes que Godard pone a huevo la sordidez cada vez que abre la boca. "En el cine del futuro nadie sabrá rodar un plano de unas zanahorias: pondrán el nombre y su precio. Ese plano de unas zanahorias sólo sabrían rodarlo Flaherty, Rouch o yo mismo. Pero yo no encuadraría las zanahorias, sino a la cajera, y ahí comenzaría una historia" o "Nadie sabe hablar de nada hoy en día. Por ejemplo, esa porquería de Spielberg llamada 'Encuentros en la tercera fase'. dos horas para poder encontrarse con los marcianos y, cuando por fin pasa, no tienen nada que decirse y la película acaba. Y yo, como marciano, me siento ofendido".

No veo yo a Egoyan - ni a casi nadie- capaz de eso.

Milgrom dijo... 02 junio, 2008 12:26

Yo reconozco que las veces que lo he intentado no he podido.

Truffaut como ente más flojo, pese a que bodriacos como La Novia vestida de Negro, en el que se dan cita algunos de los personajes más imbéciles de la historia del cine y en el que las cosas porque sí, lo ensordidezcan, si que ha conseguido subyugarme, en cierta medida no vayan ustedes a creer.

De todos modos pese a compartir la ética del post al igual que Paco, la estética absurda del porqueyolovalgo godardiana, pese a tener ideología detrás; que se lo reconozco, no deja de serme aburrida. De todos modos, el plano del felpudode Je vous Saloue Marie y ciertas secuencias de Histoires du Cinema, son hipnóticas y tremendamente poderosas.

No obstante, en mi actual estado convivencial, se me antoja dificil hacerme unas sessions sadomaso de Godard ya que no quiero que quien vive conmigo acabe abandonando la unidad de convivencia.

SuperSantiEgo dijo... 02 junio, 2008 12:32

Aprovecho para romper una lanza a favor de Encuentros en la Tercera Fase. Visto en perspectiva que uno de los protagonistas sea el señor Truffaut es de un macarrismo extremo. Que un astrónomo de ese nivel y a cargo de semejante operación, por muy francés que sea, no sepa inglés y tenga que andar con traductor, es echarle unos güevos de tamaño dinosaurio.

Además creo que en otra peli, creo que La noche americana, el mismo Truffaut suelta: "Yo el inglés lo hablo, sólo que no lo entiendo".

La navaja en el ojo dijo... 02 junio, 2008 16:15

Milgrom: hay cosas peores que le puedes poner ;) ;) Si lo sabré yo o más aún... la sufridora en casa de Paquito Fox y su cine colonoscópico. Jajajaja. Claro que ella lo que hace es evadirse y darle al solitario... el de cartas del ordenador. Luego se extrañará de que trabaje tanto. Jejeje.

Gaspar Hauser dijo... 02 junio, 2008 18:29

Truffaut es lo peor de lo peor: falso, cursi, impersonal... aunque eso sí, tenía buen gusto para las mujeres.

Anónimo dijo... 02 junio, 2008 22:12

se me han quitado las ganas de ver ni de coña una película de Godard. ¡Viva Uwe Boll, ese sí que sabe, es un genio!

Carlitos

Anónimo dijo... 03 junio, 2008 05:13

No entiendo como unos vijeses como ustedes no han tenido a bien hacer un estudio psicosocial sobre el consumo de "cuantrol" y las opiniones políticas:

http://www.youtube.com/watch?v=iUJ5r9-qosU

Vince dijo... 03 junio, 2008 20:21

Yo a Godard no le he frecuentado mucho, la verdad, pero desde luego ha dejado algunas imágenes para la posteridad: la de Belmondo con la cara pintada de azul en "Pierrot Le fou", por ejemplo.

Y, de modo involuntario, la de aquel facha de once arrobas partiéndole la cara a un policía nacional a la puerta de los Alphaville cuando lo de "Je vous salue, Marie"... Unos compañeros de la facul curraban por entonces en el "Meteoro", infausto bar de la calle Martín de los Heros, y no se perdieron una carrera entre maderos y opusinos.

Tiempos aquellos... ¿Nos vamos a perder todo esto cuando las pelis se estrenen directamente en la Red?

Vicisitud y Sordidez dijo... 03 junio, 2008 22:24

¿Cree que no busqué la imagen del facha de once arrobas? Inencontrable.

Así es internez: una fractura en la historia de la humanidad. Y es nuestro deber - y de nuestros escáneres y similares - recuperar todo lo que ocurrió antes del 95, para que no se pierda en una era digital que amenaza con no conocer las hostias en los cines.

Gaspar Hauser dijo... 04 junio, 2008 00:54

No temais, hay una forma de ver esa imagen: http://www.interviu.es/comunes/30aniversario/parte2.asp
Abrid el fichero "Exclusivas y reportajes" y ahí está, en la página 8.
(Advertencia: por el camino os podeis topar con unas escalofriantes imágenes de Sara Montiel desnuda; vuestra sensibilidad sórdida puede sufrir una especie de sindrome de Stendhal; quedan avisados).

estanli cuvric dijo... 04 junio, 2008 09:11

Godard, Jean Luc
Hijo de un médico
y de la hija
de un banquero,
Godard, Jean Luc
se educó en la Sorbona,
donde estudió
etnología y
y con nadie se
alía
Godard, Jean Luc
En la universidad,
frecuentaba la Cinemateca
¡Oh, Godard!

Amazo, el tío.

Vicisitud y Sordidez dijo... 04 junio, 2008 10:17

Updated y muchas gracias por el link, Gaspar. En efecto, yo había visto esa foto en Interviu, pero es usarced el que demustra un magnífico dominio de la sórdida web de esa jran revista, fuente insoslayable de sordidez para todos.

SuperSantiEgo dijo... 04 junio, 2008 10:24

Vici, ¿no saldría un bello post, de alguno de vosotros, hablando de los aspectos de esa revista que de pequeños ojeábamos en casas propias o ajenas, y en la peluquería mientras esperábamos turno?

Vicisitud y Sordidez dijo... 04 junio, 2008 10:35

Pensado lo he, no lo dudes. Lo que pasa es que me parece algo tan grande y mítico que aún tengo que ver cómo abordarlo sin, por ejemplo, repetir un épico artículo como el de las vicisitudes amsturbatorias de Paco Fox. Pero está en la recámara: sólo el pánico escénico me retarda.

El Nabo dijo... 04 junio, 2008 16:15

oh, esto promete, ahora vorem.

El Nabo dijo... 04 junio, 2008 16:56

visto lo visto, me retiro. PUTO GODARD!

Albertucho dijo... 15 junio, 2008 11:21

El tito Luc es el puto amo, cuando vi por primera vez Alphaville, comprado hace unos años en la Criterion de DVD, me quedé alucinado del bizarrismo, tocacojonismo y maestrismo de este suizo que lleva 40 años jugando al tenis y es un paquete.

Pero lo que pasa es que ya no hay tenis, ahora se juega al padel (aka mariconismo tennis version).

Alberto dijo... 15 junio, 2008 11:24
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BibaAndersen dijo... 15 junio, 2008 11:25

Por cierto, las veces impares que veo "Elogio del amor" me parece una FUCKING MASTERPIECE y las pares una puta mierda.

QUE GRANDE ES GOD!

daniel dijo... 13 marzo, 2009 20:42

no se con que autoridad pueden decir que truffaut fue falso, impersonal, jajaja, el tipo era el rostro más sincero..sin el man..la nouvelle vague no hubiese sido nada...se pego tremendo homnaje al cine en la nuit americane....respeto a godard..pero está claro del q quien mucho habla..poco se lee

 
Subir