Vicisitud & Sordidez

116
Cuando la mayor parte de la gente piensa en el Spectrum, lo primero que se le viene a la cabeza es algo así como “¿Lo qué de qué?”. Una minoría, sin embargo, conjura imágenes de su infancia y grandísimos juegos como ‘Target: Renegade’, ‘Batman’ o ‘La abadía del crímen’ (AKA '¿Cómo puñeta metieron todo eso en un 8 bits?'). Pero, no nos dejemos engañar por la nostalgia. La inmensa mayoría de los juegos de 8 bits era injugable, ya sea para el ordenador de Sinclair, el Amstrand y su pantalla fosforito verde, el colorido Commodore 64 o el mítico (por aquello de que conocías a uno que conocía a uno que lo tenía) MSX.
Algo lógico si se tiene en cuenta que este mundo estaba dominado por cosas hechas por uno o dos tipos en casa. A menudo, en la de sus padres.

Por lo tanto, mis recuerdos de estos juegos son en igual medida la historia de unas pocas grandes experiencias y mucha sordidez, vicisitud y frustración. Un periodo vital de intenso recuerdo e, incluso, formación mental (como me comentó hace poco un amigo: “El ‘Dictator’ nos enseñó a ser cínicos”) que ha contribuido a configurar mi personalidad como onvre.

Así que toca recordar la épica historia del Sinclair Zx Spectrum (nombre y apellidos completos de la también conocida como ‘máquina de las teclas de goma’). Como encontrar en la red rankings de grandes programas para los 8 bits es fácil y hacer una lista de los peores una tarea similar a encontrar a un personaje inteligente en una peli italiana de zombis, he decidido atacar el tema desde otros tres puntos de vista: los diez juegos que me dejaron más estupefacto por su extraño contenido, otros tantos que me produjeron gran vicisitud y, finalmente, y como no podía ser menos, aquellos absurdamente frustrantes por su nivel de dificultad. El cual casi siempre era más extremo que un festival de porno alemán.

Mis 10 juegos más what the fuck:

El hecho de que la mayor parte de estas cosas fueran producto de la mente perturbada de un solo tipo y de que el negocio fuera un poco guerrillero arrojaba como resultado tramas alucinadas o conceptos demenciales que hoy en día no pasaría de la crítica etapa de ‘Ay qué risa le ha dado al jefe cuando le he contado mi idea’. He aquí los que más confusión e incredulidad me provocaron en mi infancia:

Mención especial: Captain Blood.
Para cuando salió este juego, yo ya estaba a punto de dejar el Spectrum. O más bien él a mí, pues se ve que el pobre aparato no pudo soportar más sesiones de programas machacabotones de deporte estilo “Daley Thompson’s Decathlon” (la tecla p fue la primera en morir en acto de servicio) ni las largas horas encendido en pausa por aquello de no poder guardar las partidas. Con todo, recuerdo que fue el último que me llamó la atención. Se trataba de un juego francés y, como tal, era tremendamente pretencioso. Observen la trama:

Un diseñador de videojuegos, cuyo sobre nombre es ‘Captain Blood’ en homenaje a Errol Flynn, está testeando su nueva creación cuando se ve atrapado en la nave del programa que ha creado. A continuación, debido a un accidente, es clonado 30 veces. Durante 800 años, el buen hombre se recorre la galaxia buscando a sus duplicados para recuperar su energía vital (¿tendrá que ver con Lifeforce?)

What the fuck!? Todas las fuentes consultadas (esto es, tres búsquedas en Google en horas de trabajo) están de acuerdo en que se trata de una de las cosas más raras del Spectrum. Yo intenté jugar en el emulador y no tenía ni pajolera idea de qué hacer. Lo cual es un buen indicio de que tenían razón.

10.- Fat Worm: Eres un gusano en el interior de un ordenador y quieres reproducirte. Como allí no hay muchas gusanillas con las que salir para hacer la prespitación, lo único que puedes hacer es recoger un número de piezas mecánicas, evitar a los bichos que pululan por el Spectrum, ir a un puerto de disco y conseguir clonarte a ti mismo. What the fuck?! (exclamo otra vez)
What the fuck?! (una vez más: no puedo evitarlo)



9.- Jet Set Willy: Se trataba de la secuela del también muy extraño ‘Manic Miner’. Podría ser un premio compartido por ambos si no fuera porque éste muestra en su portada un tipo con la cabeza TOTALMENTE metida en el retrete y una botella en otra mano. Y eso es justo algo que considero que tendría que aparecer en todo videojuego de calidad. La trama comienza cuando el tal Willy tiene que limpiar su mansión (comprada con los dineros conseguidos en la anterior parte) después de un fiestorro, con el problema de que está llena de una serie de monstruos. Éstos incluyen señoras clónicas con moño que flotan en las habitaciones, cuchillas de afeitar, periscopios, una entrada al infierno y un inodoro que parece cachondearse de ti. What the fuck?! (una vez más: no puedo evitarlo)

8.- Pogostick Olympics: Un juego enterito dedicado a diversas competiciones con un palo saltarín. Repito: un palo saltarín. Nunca jugué, como supongo que tampoco lo hicieron los miles de chavales que leyeron la penosa crítica del 'Crash' (las ventajas de vivir cerca de Gibraltar: no tener que ceñirme al Micromanía) y pensaron desolados: “¡Mecachis! ¡Con la de veces que he soñado con jugar a una simulación de un pogo stick y, al final, no han sacado un producto a la altura de tan magno deporte!”

7.- Cookie: El Spectrum recién comprado y una tanda de juegos de Ultimate gratis. ¿Cuál es el primero que pongo? Pues uno con un cocinero flotando en el éter disparando harina a unos monstruos para meterlos en un recipiente gigantesco. Siempre pensé que era una tarea un poco sórdida y antihigiénica, hasta que me di cuenta de que es algo que probablemente pase en todos los telepizzas del país. Al menos, en el juego había que evitar echar basura en la comida.

6.- Pyjamarama: ¿Notas musicales letales? ¿Pollos asados asesinos? ¿Mundos paralelos? Una especie de versión avanzada del Jet Set Willy que resulta más whatthefuck precisamente por estar más elaborada. La trama cuenta la lucha de un tal Wally Week por despertarse de un sueño. O de las alucinaciones provocadas por el LSD consumido.
5.- Sentinel: Un juego que realmente fue revolucionario, pues era la primera vez que se creaban mundos tridimensionales. En 48 Ks, no lo olvidemos. Ahora bien, para este bautismo no se escogió una trama espacial (como el posterior ‘Driller’) ni una aventura en una pirámide (como en ‘Total Eclipse’). Aquí estábamos en un terreno con valles y montañas que teníamos que escalar para que un palo gigante (el centinela del título) no nos quitara toda la energía. Pero no nos podíamos mover. Para llegar a nuevos niveles teníamos que acumular energía absorbiendo objetos del escenario para, de alguna manera, transferir nuestra consciencia (¡TOMA YA!) al siguiente estadio de terreno. No, si cuando digo que este tipo de tramas no se ven hoy en día… a veces es con alivio.

4.- Paradise café: El spectrum también tenía algunos juegos guarros. Eso sí: muy malos. Pero éste consiguió convertirse en una leyenda entre mis amigos. Uno de nosotros lo consiguió, pero no había manera de que cargara. Y ahí andábamos todos, dejándonos la vida, las uñas y un tiempo que podría haberse aprovechado en leer un ‘Ratos de cama’, intentando que el jodido aparato reconociera la señal.
Un gran día que todavía recuerdo, la cosa funcionó. Pero no estaba preparado para lo chungo que me encontré. La pantalla de carga presentaba una señora en tetas extremadamente antierótica por lo mal dibujada que estaba. Pero bueno: nuestros padres siempre nos han dicho que la imaginación es importante. Comienza el juego y vemos a un señor inmenso al estilo ‘The Trap Door’ o ‘Popeye’ caminado por una calle. O más bien materializándose cada segundo, pues la animación tiene la misma calidad que mis cortos con muñequitos de La guerra de las galaxias. Y muy feo. Como si Jiménez Losantos se hubiera roto la cara al caer de bruces desde un sexto piso. Al dar unos cuantos pasos, se abre una puerta y entramos en un bar, donde compramos una pistola. Los diálogos están en portugués, lo cual no puede ser una buena señal.
De vuelta a la calle, otra puerta se abre y sale una anciana. Y podemos atracarla o, atención, violarla. ¿Pero qué es esto, un juego portugués o una depravación alemana de Magma? Al final, podemos acostarnos con una prostituta. Pero si no tienes dinero para pagar, llega un negro inmenso y te da por culo. What the fuck?! ¿Pero qué tipo de público tenían los programadores en mente? Es más, ¿qué tipo de mente tenían estos programadores?

3.- Frankie Goes to Hollywood: Llegamos a ese maravilloso momento en el que ni siquiera tengo que preocuparme de hacer chistes. Me basta con copiar la sinopsis del juego:
“Comienzas esta extraordinaria experiencia desprovisto de personalidad, una forma amorfa en la tierra de lo mundano. Sin embargo, tras la fachada de patos volantes (Supongo que se refiere a un tipo de decoración con la misma clase que un cuadro de perros jugando a cartas) y fregaderos, existe una gigante red de drama e intriga que se teje dentro de la Cúpula del Placer. ¡Escudriña! ¡Investiga! ¡Prueba! Objetos que no valoras podrían ser tu pasaporte al éxito. (…) Frankie te dice: ¡Relax!. Usa el poder de Zap para llevar la ecuación (Placer, Guerra, Amor y Fe) a su culmen y, si respondes con brillantez, podrás entrar al corazón de la Cúpula del Placer”.
Y luego decían que los grupos progresivos eran los pretenciosos y merecían desaparecer. Pues no. Gente como ‘Frankie Goes To Hollywood’ continuaron tomándose su trabajo totalmente en serio y, lo que es más importante, sin abandonar el bigotón. No olvidemos que lo que algunos creíamos que era una simple cancioncilla de guarreridas (Welcome to the Pleasuredome) tiene citas a Samuel T. Coleridge, Nietzsche y ‘2001, Odisea del espacio’. No me extraña que de estos jrandes saliera un juego como éste, tan rarito que nunca conseguí hacer nada con él.

2.- Hacker: El casete venía sin instrucciones, aunque por las reseñas más o menos era consciente de que se supone que te metes en la piel de una especie de Matthew Broderick en ‘Juegos de Guerra’, pues has entrado casualmente en un sitio importante con tu puñetero Spectrum, algo que te convertía, sin duda, en un MacGiver del proto-internet. Cuando comenzabas el juego, lo primero que salía en pantalla era una pregunta:
- Logon Please
Pues… Feck! ¡¿Y yo que coño sé?! Es como convertir en juego ese típico momento insoportable en el que un conocido llega y te pregunta algo así como ¿a qué no sabes qué me he comprado?, y el hijo de mala madre se pasa un buen rato exigiéndote que adivines sin ninguna pista algo que te importa concretamente un carajo. Aunque, para ser justos, el programa te daba una pista:
- New password is secret location of test site.
¡Ah, eso lo aclara todo! Eso reduce las posibilidades a otras cien mil palabras. ¿Torrelodones? ¿Las islas Lofoten?. Lo simpático es que… ¡da igual! Al final acabas entrando pongas lo que pongas si insistes lo suficiente. ¡Eso es! ¡Un juego enseñándonos que teníamos razón de pequeños al preguntar constantemente lo de ‘¿Falta mucho?’!
Todo esto consigue que llegues a una pantalla con un esquema de un robot en el que te piden que localices cosas como ‘Asynchronous Data Compactor’, ‘Hydaraulic Motovator’ y ‘Phlamsom Joint’. Estás esperando que te pidan directamente el ‘Condensador de Fluzo’ cuando acaba todo… y tienes que volver a contestar. Luego llegas a un mapa en el que no tienes ni pajolera idea de qué hacer. Y así.

1.- Deus Ex Machina: Un juego que no se anunciaba como tal, sino como ‘Una experiencia’. Traía dos cintas, una de ellas con música, poesía y el diálogo del juego interpretado por algún que otro actor medianamente conocido en Inglaterra. Huelga decir que mi nivel de inglés de la época no me permitió disfrutar de esta cosa. Pero visto hoy sigue siendo el indiscutible poseedor del primer puesto del whatthefuck. El juego se trata de lo siguiente: en un futuro lejano, un ratón cae en ‘La máquina’ (¿Cuála? ¿A qué se dedica? ¡No lo sé!) y crea accidentalmente vida. Supongo que independiente y no como evolución mutante del roedor, pues entonces esto sería una peli de Bruno Mattei. Luego la cosa se pone más rara todavía. Tu misión es controlar el desarrollo de la nueva vida hasta su muerte mientras en la cinta de audio suenan poemas basados en ‘Las Siete Edades del Hombre’ de Shakespeare y una canción de Ian Dury titulada ‘Soy el agente fertilizante’. Si esto no se merece la primera posición, que venga William Shatner y me lea las obras completas de Rafael Alberti a ritmo de Trip Hop.

Mis 10 juegos de vicisitud:

Siguiendo con lo pobretón del panorama de la programación de juegos en la época, nadie se extrañará si digo que lo normal era encontrarse muy a menudo con productos de gran vergüenza ajena. No tanto por la falta de calidad, sino por sus conceptos de partida o marketin
g chungo. En el tema de las licencias, los españoles dominan esta lista. Pero era lógico: un juego chungo de ‘Auf Wiedersehen Pet’ o el culebrón ‘Eastenders’ le puede parecer hilarante a un británico, pero a mí me da tal que igual. Así que ahí van los 10 juegos cuya existencia no sólo es sorprendente, sino que además hace que pierda la fe en el futuro de la raza humana.

Mención especial: Benny Hill Madcap Chase!. Evidentemente, Hill es un icono de la sordidez. Una especie de Esteso-Pajares todo en uno. Lo mejor no fue que le hicieran un juego de Spectrum, sino que encima fuera bueno y técnicamente impresionante, con unos monigotes gigantescos.

10.- Advanced Lawnmower Simulator: Mientras que el Micro Hobby se dedicaba a publicar páginas sobre programación casi nadie leía, las revistas inglesas se presentaban bastante más sórdidas. La cumbre fue esta gran broma de ‘Your Sinclair’. Publicaron una reseña sobre un juego sobre cortar el césped, le dieron una puntuación altísima y mantuvieron la coña durante varios números, con cartas al director y todo. Así sí.

9.- Don’t buy this: Mientras que Zafiro y el resto de compañías españolas nos vendían bazofia de aficionado como juegos de verdad, en Inglaterra los cachondos de Firebird (cuyos juegos tampoco eran para echar cohetes) publicaron uno llamado, precisamente, ‘No compres esto’. Un alarde de sinceridad acojonante. ¿Imagináis a Nintendo sacando hoy en día un ‘Puta mierda para la Wii’ a precio reducido? No, claro. Pero los tiempos del Spectrum eran distintos. Esta gente comercializó este recopilatorio al que nunca jugué. Pero su misma existencia dice más de toda la historia de los 8 bits que cien análisis de la grandeza del 'Head Over Heels'.

8.- Zampabolas: Sí, amigos. Un juego de mesa que no tiene más sentido que hacer ruido y machacarse la mano (¿entrenamiento infantil para el futuro adolescente?) se convirtió en un juego. ¿Pero quién puñeta se compró esto?

7.- Los inhumanos: La creación de un juego de 8 bits era básicamente una empresa pobretona y marginal dentro del mundo del entretenimiento. Todavía recuerdo con orgullo cuando por fin se hizo un anuncio en televisión sobre videojuegos (un pack de cinco programas decentillos imaginativamente llamado ‘Erbe 88’). Era como cuando un equipo de segunda B alcanza a semifinales de la Copa del Rey o como si Takuma Sato llegara a la Q 10. Un hito. En este paupérrimo panorama, las licencias buenas escaseaban incluso en el Reino Unido. Imaginaos en España, donde tuvimos que conformando con cosas como ‘La corona mágica’ o… ‘Los inhumanos’. ¿Un juego sobre un grupo seudo musical de humor en el que chorrocientos tíos hacen el gamberro en el escenario y hablan sobre hacer costas en un coche estrecho? Si al menos la mecánica del juego se hubiera centrado en este último aspecto…

6.- Uchi Mata: El ‘Batman y Robin’ del Spectrum. El juego que aparece en todas las listas de ‘peores videojuegos de la historia’.

Obviamente, todos los que hemos tenido cassettes piratas con tropocientos programas (esto es, TODOS los que tenían un Spectrum) sabemos que la realidad del sinclair era como una sala de colonoscopia: mierda por todas partes. La diferencia era que esta cosa sí que tuvo bastante publicidad, pues venía de una compañía con nombre (con juegos como ‘Tarzán’, ‘Nigel Mansell’s Grand Bigot… quiero decir, Prix’ y los hitos pajilleros ‘Samantha Fox Strip Poker’ y ‘Vixen’). El chasco de todos los que picaron fue tan grande que todavía recuerdo chistes y cartas al director en el Micromanía. Y no descarto llamadas al teléfono de la esperanza.

5.- Ke rulen los petas: Otro título mítico. Que no juego. Porque era conversacional (esa tortura de sistema que consistía en pasar horas intentando dar con la frase correcta hasta empezar a exhibir palabrotas), y a eso no jugaba casi nadie. Pero el esfuerzo que no pusieron en la programación se fue a parar al mítico título que le aseguraba entrar en el panteón de programas más recordados del Spectrum por todos aquellos que sabían qué era un peta. Y yo soy de Algeciras. Que conste que ambas afirmaciones no tienen por qué estar relacionadas.

4.- Toi Acid Game: Alien contra depredador. Freddy contra Jason. Batman contra Superman. Las pegatinas de ‘toi’ con la mascota del Acid House. Un nuevo paso en las licencias de vicisitud que culminará en el puesto primero de este ranking que seguro que muchos de vosotros ya habéis averiguado.
Para aquellos demasiado jóvenes o que tengan neuronas suficientemente sabias como para autodestruirse al darse cuenta de lo idiota de la información que conservan, los ‘Toi’ eran unos monigotes que expresaban estados anímicos y que se hicieron populares con una fotocopia que te pasaban en el cole (el equivalente pleistocénico de un mail viral) y que con el tiempo promocionaron a pegatinas del Bollycao. Como podéis daros cuenta, las posibilidades narrativas de ese personaje son tan amplias como la de una adaptación al cine del catálogo de Ikea. La mascota Acid, que era algo así como el hermano malvado de la chapa del Comediante en Watchmen, fue el icono de los primeros pastilleros y de un estilo de música que me daba pesadillas. Los dos personajes fueron conbinados con una portada que, como no, uncluía en primer término a una tipa en plan Profesor Cojonciano en la playa. Porque si algo nos enseñó el ‘Game Over’ y el ‘Barbarian’ es que los chavales sabíamos lo que buscábamos en un video juego: tetas.
Lo mejor de todo es que el programilla no estaba mal. Además, los malos eran los monigotes Acid, lo cual es una decisión narrativa de gran claridez mental.

3.- Amoto’s Puf. Volved a leer el título. ¿No es maravilloso? Da igual que el juego en sí fuera un plagio de una maquinita. Se llamaba ‘Amoto’s Puf’. Muy jrande.

2.- How to be a complete bastard: Si bien mi ilusión vital es ver una adaptación a videojuego del gran libro ‘Cómo tener la casa como un cerdo’, parte de mi adolescencia tuvo como compañera la versión 8 bits de un libro sórdido escrito por uno de los dos de ‘La pareja basura’. Como ya hemos dicho muchas veces, existe la falsa creencia de que la esencia del humor inglés es el doble sentido y Oscar Wilde. Error. Son los pedos y la caca. Y eso se muestra claramente en los tres medidores que tenía este sórdido juego: Meómetro, Pedómetro, beberciómetro y pestazómetro. El objetivo era del todo loable: estás en una fiesta de pijos y tienes que conseguir que se marchen todos. Vicisitud y yo lo hemos conseguido muchas veces con sólo poner a Pimpinela o el Hocus Pocus de Focus. Pero si eso fuera posible, la partida apenas duraría tres minutos. Por lo tanto, tenías que recurrir a otras cosas que no hace falta explicar si has leído atentamente el nombre de los medidores.

1.- Sabrina: Toi Acid y Los Inhumanos eran licencias de vergüenza ajena para un videojuego. Pero parecen ‘Spiderman’ comparadas con esto. Un juego basado en el fenómeno mamario más grande de todos lo tiempos en el que un monigote negro que podría ser una mujer atractiva si en lugar de córneas tuviéramos papel de fumar se dedica a eliminar a enemigos de camino a su concierto… a base de tetazos. Hay que aplaudir la increíble coherencia de los programadores, los cuales no tenían talento para eso de los ordenadores, pero la neurona sórdida sin duda estaba hipertrofiada.


Mis 10 más me-cago-en-su-puta-madre:

Acabarse un juego del Spectrum sin pokes que no fuera, por ejemplo, el ‘Bruce Lee’ o el ‘Raid Over Moscow’ era casi imposible. Además, ¿para qué? Normalmente ni se curraban un dibujillo especial, ya que eso se habría comido media memoria. Lo normal era obtener solamente un triste mensaje, que en el caso del juego patrio Nonamed alcanzaba altas cotas de sordidez al zampar un bonito ‘De puti…’. Algo que, ahora que caigo, debería de haber tenido una mención especial en la sección What the fuck?. Aquí presento los diez juegos que casi me causaron la muerte por exasperación:

Mención especial: Todas las aventuras conversacionales: ‘Abre la puerta’. No. ‘Abrir puerta’. No. ‘Usar la llave’. Tampoco. ‘Usar llave’. Nooop. ‘Usar llave en puerta’. Nada. ‘Abrir puerta con llave’. Arg. ‘Usar cabeza en puerta’. Arfsg. ‘Destruir puerta a pollazos’. Etcétera.

10.- Rock’n Lucha: ‘El súper 10’ fue un impresionante pack (precursor del exitoso ‘El Lingote’) con una selección la mar de apañada de juegos (‘The Way of the Exploding Fist’, ‘Saboteur’), un par de esos bonitos de ver pero absolutamente imposibles aparecerán en esta lista y un truño de dimensiones épicas. Que es el que ocupa esta décima posición. La cosa va de lucha libre. Aunque sólo si este espectáculo consistiese en cuarenta rectángulos negros mezclándose entre sí a cámara lenta. Como no sabía qué estaba haciendo cada monigote, no tenía ni idea de cuál de las trescientas combinaciones de teclas pulsar. Terrible.

9.- Friday the 13th: Un juego lamentable basado en una película para mayores de 18 años en una época en la que estas cosas del Spectrum eran dominio exclusivo de chavalines. Supongo que contaban con que los adolescentes la verían a escondidas en vídeo. La cosa era tan mala que para venderlo tuvieron que incluir el truco William Castle de meter unas cápsulas de sangre para hacer el gambitero en tus reuniones familiares.

El aspecto frustrante se resume fácilmente: es injugable. Un monigote se mueve por un horrendo mapeado sin saber qué hacer. Poco a poco van matando a gente. Fin.


8.- Cauldron II: Otro de ‘El súper 10’. Se supone que es un clásico del Spectrum. Pero sólo si por clásico entendemos ‘generador automático de frustraciones, traumas y pesadillas’.

La protagonista es una calabaza que tiene que recoger unos objetos en el castillo de una bruja. Rebotando. Un sistema de control (sin duda inventado por Cthulhu en un día de borrachera) que hacía totalmente imposible conseguir más de un objeto. Además, en este caso las vidas infinitas no servían para nada, pues de todas maneras tenías que arreglártelas para llegar a los sitios dando saltos.

¡Cuántas horas perdidas!

7.- La saga Wally (Pyjamarama, Everyone’s a Wally, Herbert’s Dummy Run y Three Weeks in Paradise): Si bien ya he hablado de los aspectos whatthefuck del Pyjamarama, lo más importante de estos juegos era su mecánica de utilizar objetos. Que la mayor parte de las veces no funcionaba en plan ‘coge el vaso para llenarlo de agua’ o ‘abre la cremallera para poder mear’. Más bien los tiros iban por ‘necesitas la moneda de un penique para entrar en el cuarto de baño’. Todo esto mientras tratas de evitar que te maten los bichos. Gracias a dios que en el ‘Three Weeks in Paradise’ había el famoso truco de vidas infinitas en el pozo (presionando symbol Shift, p y otra más. Todavía me acuerdo. Tan profundo es el trauma). De otra manera no habría sido capaz de sentir la dudosa excitación de averiguar que el tarro de espinacas sirve para subir en el chorro del géiser o que la pecera se utiliza para que no te mate la araña.
La cosa era tan jodida que para el ‘Everyone’s a Wally’ habilitaron una línea de ayuda telefónica que recibía llamadas desesperadas a las tantas de la madrugada.

6.- Sir Fred: Llegamos a un clásico del software español. Con esto quiero decir que era uno de esos juegos en los que podías pasar horas para realizar un puñetero salto de una nube a la pared de un castillo. Un mapeado inmenso que apenas conseguí visitar gracias a la estremecedora vida propia que demostraba el control, presto a obedecerte cuando le daba la gana. Al menos no generaba a los enemigos justo encima tuya cuando pasabas de pantalla, cosa que sí hacía el famoso ‘Las tres luces de Glaudrung’, título memorable por sonar exactamente como mis tripas tras un empacho de donettes.

5.- Schizofrenia: No, si ya te avisan desde el principio. Un juego tan difícil y exasperante que incluso te daba la solución a cada fase con esas cosas de rascar con una moneda (o, alternativamente, llenarte las uñas de mierda y cagar plateado al día siguiente si no te las lavabas). Tú controlabas a un monigote contrahecho que tenía una misión en principio sencilla. Hasta que aparecía tu gemelo malvado (¿O más bien…? ¡Eras tú mismo! ¡Psicología!) e iba deshaciendo lo que tú habías logrado. La gente hoy en día habla de lo pernicioso de jugar al GTA. Pero estoy seguro que esta cosa se utilizaba en instalaciones secretas de la KGB en los interrogatorios, como paso posterior a las descargas eléctricas en los cataplines.

4.- Game Over: Aaahhh… Dinamic. Todos sus juegos recibían puntuaciones altísimas en el Micro Hobby y todos picábamos una y otra vez y volvíamos a comprarlos, aun habiendo experimentado torturas como Sgrizam o alguna cosa que ocupará el primer puesto de esta sección. A pesar de que, con el tiempo, aparecieron programas jugables como ‘Phantis’ o ‘Hundra’, lo normal era que ‘Dinamic’ fuera sinónimo de ‘Mira bien la primera pantalla, que te va a acompañar durante mucho tiempo’.
El juego que ocupa este cuarto puesto es un mata bichos dividido en dos partes. Los gráficos eran la mar de monos. Si llegabas a verlos. Porque había tal cantidad de enemigos disparando que pasar más de seis pantallas era una proeza. Pero claro, fue un producto muy popular gracias a las aparentes fotos del juego y, principalmente, el que a la chica de la portada (que, curiosamente, no estaba dibujada por Azpiri) se le notaba un pezón. En el Reino Unido, este importante aspecto comercial del juego (que acabó siendo censurado poniendo el logo de Dinamic por encima) hizo que la cosa se vendiera tan bien que hasta sacaron el ‘Phantis’ como ‘Game Over 2’, nuevos pezones incluidos.
Yo me emperré en terminarlo, por lo que me curré un cargador de vidas infinitas, algo que no solía hacer por mi natural inclinación a invertir todo mi tiempo de ocio en tocarme los huevos. ¿A que no averiguan el único mensaje que salía al llegar al final y matar a un gran robot alado tras unas cien muertes? Efectivamente.

3.- Dragon’s Lair: La espectacular creación de Don Bluth llegó al Spectrum. Claro que, una vez quitabas lo bonito de la animación por las limitaciones técnicas, lo único que quedaba era unos palitos que tenías que mover pulsando un botón en el momento justo. Y por ‘momento justo’ no me estoy refiriendo a esas cosas estilo las peleas del ‘Resident Evil 4’ o el ‘Shenmue’. No. Hablamos de milésimas de segundo. Sin saber qué tecla era la correcta. Por no olvidar el hecho de que, si fallabas, una vida menos. Nunca pasé de la segunda fase. Y porque para la primera encontré un truco consistente en la muy sutil técnica de pulsar todas las teclas a la vez.

2.- Army Moves: Más Dinamic y más frustración. Conduces un jeep por un puente eterno con multitud de agujeros (¿cómo sigue eso en pie? ¿Cómo consigue saltarlos? ¿Tiene el combustible mágico del autobús de ‘Speed’?) y vehículos enemigos kamikazes que se abalanzan sobre de ti. Algunos helicópteros también se unen a la fiesta, por si la cosa no es ya suficientemente difícil. Se supone que más adelante había una fase aérea, pero nunca tuvimos el gusto de conocernos, pues pasar del primer puente es algo reservado a los dioses. Dioses muy ociosos, con poderes de adivinación y reflejos de Spiderman, claro.
En la cara B de la cinta (clave del Micro Manía para poder jugar en mano, claro está) había una fase a pie un poco más accesible y bastante más entretenida. Lo raro es que volvieron a copiar el esquema para la secuela ‘Navy Moves’, en la que una lancha tenía que saltar minas. Gracias a dios que ahí no piqué y jugué a una copia que me prestaron. Recientemente ha intentado echar unas partidas con el emulador (esto es, grabando) y me desesperé al llegar a la segunda fase y ver que no valía la pena perder la cabellera, el apetito y la visión sexual por semejante despropósito.

1.- Abu Simbel Profanation: Pocos recuerdan hoy que se trataba de una tercera parte de una saga (uno de sus anteriores capítulos levaba el muy sórdido título de ‘Saimazoom’. Sí: el café tenía que ver con la trama. No: no promocionaba ninguna marca en particular). Lo que sí que se viene a la mente de todos los que jugamos es algo así como:
- ¡Bruarsgfggsaagrvaggggsuputamadrerrrraaaarrrrrg!
Sólo pasar de la primera trampa de la primera pantalla (una gota mortal asesina, supongo que compuesta por ácido de baba de alien y un yunke de una tonelada) era tarea titánica. Lo intenté otra vez cuando me puse a escribir esto, pero no hubo forma. Ni ganas.

Hasta aquí mi historia sórdida del Spectrum en treinta juegos. Seguro que vosotros tenéis otros, especialmente en lo referido a productos exasperantes. Ahí tenéis, sin ir más lejos, a Vicisitud, que nunca fue capaz de salir del hangar en la primera fase del Raid Over Moscow. Y yo que lo he nombrado como uno medianamente fácil… Así que, con su permiso, yo me voy a jugar en el emulador al Nebulus. Sí, ese tan bueno protagonizado por un extraterrestre de ojos saltones, cuerpo de huevo y ningún brazo a la vista que tiene que dinamitar un puñado de torres sobre el mar evitando el terrible ataque de bolas y ojos volantes. Esto… what the f…???
Siga al autor de ESTO en Twitter:

Publicar un comentario en la entrada

la que no encuentra su sitio dijo... 11 junio, 2008 20:03

Uooooh, el Abu Simbel, qué recuerdos.

Por cierto, yo *sí* tuve un MSX (de hecho, el Amstrad y demás a los que jugaba eran los de mis amig@s/vecin@s).

Me sé de uno al que se le van a saltar los lagrimones cuando vea este post :)

SuperSantiEgo dijo... 11 junio, 2008 20:16

Mi Spectrum todavía funciona. Pa jiñarse.

Anónimo dijo... 11 junio, 2008 20:33

Scytaleg:

Si hay un juego de spectrum vicisitudico ese debe ser Ole, Toro!

http://computeremuzone.com/ficha.php?id=654&sec=spectrum&l=

Paco Fox dijo... 11 junio, 2008 20:49

Tuve el Olé Toro original y todo A PESAR de que no me gustan el tema. Pero, como adaptación de un... er... dep... er... tradición no está mal. Las banderillas, eso sí, para abrirse las venas de difícil. Claro: era de Dinamic.

El Mario dijo... 11 junio, 2008 21:07

SuperSantiEgo: Mis Spectrums todavía funcionan. Pa jiñarse.

Juls dijo... 11 junio, 2008 21:25

Buf, el Game Over, ¿y el Turbo Girl? ese sí que era bueno, a mí la tía con esa minifalda y sobre la moto me ponía enfermo. ¡Y esa enfermedad me dura hasta hoy!

Paco Fox dijo... 11 junio, 2008 21:38

La importancia de poner calentorra a la chavalería con las portadas del Spectrum sería algo a tratar aparte: Game Over, Phantis, Barbarian, Vixen, Turbo Girl... Recuerdo que el Micromanía publicaba pantallas de carga retocadas para que salieran estas féminas enseñando las tetillas.

Narciso dijo... 11 junio, 2008 21:44

La portada del Game Over es de Luis Royo, y la del Toi Acid se parece mucho al estilo de Altuna.

Kanif Beruna dijo... 11 junio, 2008 22:10

Yo soy un advenedizo en esto de la informática, pero recuerdo haber jugado en el sinclair 128 de mi primo, a juegos tan estupefacientes como estos.
"...hacer ruido y machacarse la mano (¿entrenamiento infantil para el futuro adolescente?) se convirtió en un juego..." Antológico.
Un post inprescindible. Jrandísimo.

El Mario dijo... 11 junio, 2008 22:15

Maldita sea, estoy intentando que funcione una partida grabada que había por ahí en la que se acababa un tipo el Profanation. De una tacada. Con las vidas que te dan. Sin POKEs.

Arg, espero que no se haya perdido un documento tan jrande en los abismos del tiempo.

fadetored dijo... 11 junio, 2008 22:35

"Dinamic. Todos sus juegos recibían puntuaciones altísimas en el Micro Hobby y todos picábamos"

Normal, eran la misma empresa, siempre lo han sido.

Y la portada del Game Over ¿no es de Luis Royo?

Paco Fox dijo... 11 junio, 2008 22:54

Pues, a pesar de lo joven que era, lo sospechaba. Sin embargo, no ha sido hasta hoy que me ha sido confirmado. ¡Jracias!¡Adoro la calidad de los comentarios del blog!

El Mario: Profanation. Sin Pokes. Yo no lo repetiría mucho, no vaya a ser que el universo se pliegue sobre sí mismo ante semejante hecho.

Peter dijo... 11 junio, 2008 23:18

Aaaarg!! El Navy Moves!! Aaaaarg!! doloooooorr!!

Ni me acordaba (afortunadamente) de la fustración que me creo ese juego... (junto con el Game Over) me cagontó!!

Kapdorf dijo... 11 junio, 2008 23:38

El navy moves... puta lanchita... Eso si, la caja era muy molona, con lo del sobre "Top secret" y todo eso.

¿A vosotros no os pasaba que en el Sir Fred sólo salian los objetos en el orden que necesitabas en la primera partida o es que soy un negado?

Las portadas de Dinamic eran miticas, entre las de Luis Royo del Game Over y las de Azpiri para el Phantis anda que no nos alegrábamos la vista!

Yo también tengo el Spectrum por aqui, con las cintas del Dustin, La abadía del Crimen y el mítico Robocop. La que más siento no seguir teniendo es la del Target: Renegade

korisevich dijo... 11 junio, 2008 23:48

Dioses, que recuerdos... Esas meriendas con el ruidillo de la cinta de fondo esperando que se cargara el juego... esa mania de no mirar la pantalla para evitar los read error...

Yo, en mi ego almaceno el orgullo de haberme pasado sin pokes ni hostias el Freddy Harddest, como no, de dinamic. Y el Ikari Warrior also...
Y si, el army-navy (yo pique, confieso) moves eran imposibles. Y el game over mas aún. Y turbo girl, una caca de juego con una excelsa portada

Y que decir de las multicargas del Combat School, del interminable Gauntlet (Record de 6 horas non-stop con mi hermana como second player y ni por esas..asi quedo el teclado), del oh mummy!, del mad mix, del fernando martin, de topo soft...

Mierda nostalgia...este finde desempolvo el Amstrad CPC-464 y me echo unos vicios.

Por cierto, SuperSantiEgo. Y LO QUE TE RONDARE MORENA. Eso eran maquinas y no las mierdas que nos colocan hoy dia

Y encima, duodecimo en la liga sordida... pa que quiero más!!

El Mario dijo... 11 junio, 2008 23:54

Peter: Que sepas que la segunda carga del Navy Moves era... no demasiado difícil.

Paco Fox: Era algo épico. Digno de verse. Y cambiando de tema, que sepas que el Sentinel es algo mu jrande...

Fedetored: Dinamic y Hobby Press no siempre han sido la misma empresa. Cierto que ésta le lamía el cipotillo a aquélla bastante, y de hecho hubo un momento en el que Hobby Press compró a Dinamic (que ya era Dinamic Multimedia, en la época de los PC Fútbol y eso), pero en general Hobby Press solía poner bastante bien a la mayoría de los juegos españoles...

Eoghan dijo... 12 junio, 2008 00:08

Joder que risa! Yo no tuve un Spectrum sino un Amstrad. Pa cagarse. Recuerdos dos juegos en concreto que me dejaron marcado para siempre. El primero de ellos se llamaba "Campamento" (ahi andaba grabado en un diskette de esos duros, ni puta idea de quien se lo debio comprar si es que se compraba) en el que eras un boy scout que corria por diferentes pantallas, esquivando diablos (!), limpiando ventanas (!!) cogiendo banderas (!!!) o comiendo setas (!!!!!!!).
El otro se llamaba "osito". Y no era una propuesta gay-oso. Eras un oso feo que iba de pantalla en pantalla, cada una de un color, cogiendo gasolina y esquivando bichos. El juego en si no tenia ningun propósito, que yo supiera. Solo ibas por ahi esquivando bichos y teletransportándote. Largas horas de mi infancia me las pasé dando tumbos por esas pantallas monocromo con el oso de los cojones, buscando "algo", no sé, una salida, un premio, al boy scout de las setas, ALGO.
Eran años felices.

Salud amigos!

PD: Nadie recordará esos juegos no?? Nadie sabrá sus títulos reales?? Me han entrado de repente unas ganas locas de volver a jugarlos!

Camerata Meiga dijo... 12 junio, 2008 00:44

¡Cuánta nostalgia!

A los pocos meses de comprar el Spectrum dejó de funcionar la tecla O, y la mayoría de los juegos se controlabalan con las letras O,P,Q,A. Si ya eran difíles de pasar, imaginad lo que se convertían sin poder darle a la izquierda.

Con la distancia, se me hace entrañable aquel ruidillo al cargar:
Pooooooooooooooooo ¡pí!
poooooooooo pi pi pi pi pi pi

Y tras un cuarto de hora de chirridos, aquel mensaje de "LOAD ERROR".
No puedo reprimir la emoción...

Firefly dijo... 12 junio, 2008 01:30

Ains el Spectrum. Se me saltado una legión de lágrimas al leer el post. Todavía conservo un Spectrum 48k y un Plus 3 de unidad de disco, los dos funcionando a la perfección. De Dinamic el que más me gustaba era el Profanation (qué difícil era y es el jodío) y de todos los tiempos los juegos de Ultimate, sobre todo el Knight Lore, Alien 8, Pentagram... Ains. otra lágrima. Pedazo de post, si señor, muy sórdido.

Saludos.

saddam dijo... 12 junio, 2008 01:49

pido perdon por dudar de este blog
aun estoy llorando.....
los conozco todos!!!!!!!!
con el profanation,destroce el monitor de fosforo verde de la frustracion(era en amstrad si)

Paco Fox dijo... 12 junio, 2008 09:04

El Mario: Hay una versión flash online del Sentinel. Iba a ponerla en el post, pero se me olvidó.

Es cierto que Hobby Press solía dar notas infladas a todos los juegos españoles que fueran aparentes (no a cosas como 'Explorer XXXI', crítica titulada 'Explorer Treinta y Chungo'). A veces, hasta a los que NO lo eran, pues la puntuación del Sabrina no fue especialmente baja...
Firefly: De Ultimate, a pesar de las horas pasadas con el 'Sabre Wulf', mis favoritos eran el 'Gunfight' y el 'Nightshade', a pesar de que generalmente se consideran como el inicio de su decadencia.

Beukelaer dijo... 12 junio, 2008 09:06

Pues nada, ya tenemos entretenimiento para hoy: volver a sumergirnos en el proceloso mundo de los emuladores y las ROMs... Porque la última vez que quise enchufar el spectrum, descubrí que no tenía un reproductor de casetes en casa, y que bajarse los juegos en mp3 y grabarlos en cd no funciona.

Y ahora lanzo una pregunta que me atormenta desde hace años: nombre del juego en el que eras un chaval timo Guillermo el Travieso, estabas en un cole/internado inglés, y tenías que hacer gamberradas y que no te pillaran. Recuerdo que enfrente estaba el de las chicas, separado por una valla, y el no-va-más era colarte allí.

Si alguien lo recuerda, mi agradecimiento será eterno, más o menos.

Joan Roigé dijo... 12 junio, 2008 09:18

Antes de llegar al comentario de "ke rulen los petas", yo ya había pensado en él...

http://www.juegomania.org/spectrum/807

Hace cosa de cinco años volvimos a arrancar un Spectrum de un amigo y... ¡funcionaba! Juegos 100% sórdidos.

Paco Fox dijo... 12 junio, 2008 09:25

Beukelaer: Sin duda es el 'Back to School', inmensa secuela del 'School Daze'. Uno de mis juegos favoritos. Lo cual no es extraño, pues hoy en día considero que una de las mejores cosas a las que he jugado a nivel de guión ha sido el 'Bully'.

Joan: El 'Ke rulen' es mítico hasta para los que no solían jugar a conversacionales.

Fernando Sancho dijo... 12 junio, 2008 09:58

Recordar el Spectrum es revivir mi infancia por completo. Me lo regaló mi tío allá por 1986. Era un ZX Spectrum de 16KB que el mandó a ampliar a 48k a Barcelona por 5000pts de la época. A los dos años de tenerlo se cansó de el y me lo regaló.

Aun lo conservo, aunque con los circuitos del teclado bastante chungos. Lo tengo de adorno en una estantería.

Recuerdo un juego bastante cutre que venía en la cassette que traía el ordenador, era una especie de Arkanoid cutre llamado "el muro", no se si por influencia del muro de Berlín. El juego, por si no lo habíais adivinado ya, consistía en una especie de mesa de noche en la que rebotaba una pastilla juanola que iba rompiendo ladrillos multicolores de un muro. Solo había un nivel que se repetía hasta la extenuación.

También piqué en la saga Army/navy, etc, pero por suerte apenas me costó dinero, otro tío mío me regaló el pack de juegos dinamic que por aquel entonces se vendía junto al Spectrum +2 (verdadero protagonista de los sueños húmedos de los chicos de mi generación).

De lo que mas recuerdo era el reparto de Freddy Hardest, un tal "gordopilo" que por aquel entonces hacía que me partiese de la risa.

Pero sin duda mi top1 de me-cago-en-su-puta-madre es Arquimedes XXI, como no, de Dinamic. Era una conversacional en la que eres una especie de agente infiltrado que ha puesto una bomba en una estación espacial y dispones de un tiempo (que no recuerdo) para salir de allí. Solo conseguí llegar a la sala contigua a la primera. Era desesperante no solo por que nunca dabas con la frase adecuada sino porque el juego tenía la maldita costumbre de duplicar las pulsaciones de teclas, por lo que introducir cualquier orden era un verdadero suplicio.

Tampoco se me puede olvidar mencionar a Capitan Sevilla, un superheróe que obtenía sus poderes al comer morcillas atómicas (what the fuck!)

Paco Fox dijo... 12 junio, 2008 10:04

Fernando: Consideré el 'Arquímedes' para un puesto en me-cago-en-su-puta-madre, pero al final se cayó. Con todo, para mí fue más traumático: no conseguí salir de la PRIMERA habitación hasta que, meses más tarde, me ayudó un vecino. Pero tampoco pude acabarlo hasta que publicaron una solución en un Micro Hobby. Muy duro.

David dijo... 12 junio, 2008 10:21

Recuerdo el "Goody" y el día en el que mi primo y yo descubrimos que dando al intro aparecía una escalera.
Fue algo parecido tener una visión.

MioCid dijo... 12 junio, 2008 10:32

Yo también conozco todos. Toditos. Yo los jugué en Commodore 64, el único de todos estos que cargaba... con música!!!

Y debo decir que completé el Army Moves, el Freddy Hardest y el Phantis. El Game Over era imposible.

Me has quitado un peso de encima, pensaba que yo era un negado al no poder pasar de la primera en el Dragon's Lair, ni en su secuela

Genial entrada.

Malasombra dijo... 12 junio, 2008 10:52

Yo era de los niños pobres de España. No tuve ordenador hasta las épocas del 286.
Pero jugaba en el de los colegas, y recuerdo lo malisimo que era... En el renegade ese que se jugaba a dobles, siempre me fundían los moteros. De hecho, creo que me pegaban hasta las tías.
Tengo un recuerdo imborrable, jugando 3 personas al Commando en el 48K... uno movía el muñeco, el otro disparaba, y yo tiraba las granadas. Diversión a granel...

Como juegos que recuerdo...
La chusta del "Admiral Graff Spee", o el "Oh Mummy" del Commodore...
El Fernando Martin, que nunca cargaba, o el Lotus Esprit...

Load "" para todos...

Vicisitud y Sordidez dijo... 12 junio, 2008 11:02

Después de haber comido ayer con Paco, tuve que realizar la tremenda gaycidad de volverle a llamar por la tarde y felcitarle por aquesta obra de arte. De sus mejores - if not the best - posts, que se merece unidad ante el menéme ( http://meneame.net/story/historia-sordida-spectrum-30-juegos )

No sólo tiene el valor nostálgico de recordarnos esa chunga infancia (en mi caso, con el más colorista C64) sino que, además, en las explicaciones de los juegos que no conocía logra el mismo efecto que el meme musical "¿De verdad ESTO existió?". Lo del Deus Ex-Machina me parece programado por Godard...

Confieso que jugué muchas horas - y muy fascinado - al Capitan Blood ¡sin entender nada! (y también me arrebató la estética del Sentinel ¡comprendiendo menos aún!).

Pero, sin duda, lo que más agradezco es que se me haya quitado la frustración de no haber jugado nunca al Cauldron 2 (Para calabazas que rebotan ya está la maravilla del Wizball)

Vicisitud y Sordidez dijo... 12 junio, 2008 12:13

...Y sobre progresivo:

Frankie Goes to Holywood, por encima de toda la estética era, en esencia, Trevor Horn (y creo que, en el primer y mejor disco, donde está ese magnum opus de 14 minutos que es "Welcome to the Pleasure Dome", toca el bajo Tony Levin).

Ergo, el progresivo no cede un palmo de su chunguez.

Xirick dijo... 12 junio, 2008 13:12

Ahh, qué recuerdos!!. Todavía recuerdo la agonía de la carga, y el horrendo pitido que sonaba cuando jugaba al Phantomas y tocaba a un enemigo, o una antena, o un pincho....

Milgrom dijo... 12 junio, 2008 13:23

Me has leído el pensamiento, Vicisitud. Iba a decir lo mismo acerca de Frankie.
Y recordar también como WTF el juego de Journey (ahora no recuerdo en que soporte salió, pero era totalmente lamentable)

Yo fui de los que teníamos MSX II. Los Penguin Adventure eran sin duda los juegos paradigmáticos, junto con el Nemesis 3 o el Salamander, del Mecagüensuputamadre. No conozco a nadie, ni he visto nunca por internet que se los haya pasado. Aparte que el simple pero a la vez tremendamente adictivo argumento del Penguin (un pinguino corriendo como loco esquivando boquetes y bolas de fuego) hacía que nos pasáramos horas y horas ante la pantalla del MSX.

También destaco dentro del subgénero portadas con tetonas, juegos mediocres el infumable Sol Negro.

Paco Fox dijo... 12 junio, 2008 13:32

Por lo que recuerdo, pues es un de los pocos a los que no he vuelto a jugar en emulador, el 'Sol Negro' era del género demencial por su dificultad. También disfrutó de mucha publicidad (tuve hasta una pegatina gigante en mi carpeta del cole durante una época), pero fue una desilusión viniendo de Opera Soft.

Andy dijo... 12 junio, 2008 15:25

¡El ZX Spectrum pertenecía a un universo totalmente sórdido!

Porque el tema de los juegos no era nada comparado con los periféricos: ¿Quién no se acuerda de aquella impresora en papel de plata?, ¿y el engendro llamado microdrive?

Tuve un compañero de colegio que hizo a su padre (piloto de Iberia) mover sus contactos para que algún compañero aviador se lo trajese de Londres.

Es que, por si no lo recordais, el mismo tío que inventó el ZX Spectrum, también inventó esto

Anónimo dijo... 12 junio, 2008 16:04

Muy muy bueno ¡Y ni siquiera has olvidado citar a la gra joyita de la programación conocida como LA ABADÍA DEL CRIMEN!

El Mario dijo... 12 junio, 2008 16:13

Miocid: Pues que sepas que el Freddy Hardest no es de los más difíciles.

Y el Sol Negro era difícil, difícil, difícil. Como el Mutan Zone. Pero lo acojonante es que... ¡se podían pasar!

Lo que pasa es que, aquí en España, normalmente los juegos se hacían para CPC y se versionaban para Spectrum. El Sol Negro, el Goody, la Abadía... en Amstrad ganan bastante.

Y al Cauldron 2 yo jugué unas cuantas veces, y definitivamente el sistema de control fue diseñado por Cthulhu en un día de dolor de muelas.

Y ¡yo me he terminado el KRLP!

Deckard dijo... 12 junio, 2008 16:46

Yo era de los del MSX y solo llegué a conocer a otro usuario. ¡Y todavía somos amigos! El Army moves era el puto infierno pero el Navy era totalmente pasable y la segunda parte en el submarino estaba bastante bien.

Nunca entendí que coño había que hacer en Las tres luces de Glaurung y cuando salió por primera vez una especie de fantasma que te perseguía mi hermano salió gritando de miedo de la habitación y no se pudo poner ese juego nunca más...

MioCid dijo... 12 junio, 2008 16:48

El problema de Dinamic es que sus juegos estaban programados para Spectrum y sus versiones para otras máquinas eran meras conversiones, desaprovechando el superior potencial de estas.

Y el Freddy no era de lo más difícil, ciertamente.

Se me olvidó comentar antes lo lisérgico de juegos como Jet Set Willy... a mí me ponían nervioso los enemigos en forma de escobilla de water voladora :P

Deckard dijo... 12 junio, 2008 16:50

Ah, Milgrom yo me pase el Penguin Adventure, no era para tanto. La putada es que no siempre salvabas a la princesa y era una putada pasarte el juego para ir a un entierro.

Los Salamander, Nemesis y el copón bendito si que eran arena de otro costal.

Dillinger is dead dijo... 12 junio, 2008 19:20

Siempre dudé si el juego de Sabrina era verdad o se trataba de un suceso o leyenda urbana, muchas gracias por aclararme que la realidad sí es maravillosamente sórdida. ¡¡Quiero jugar al Sabrina!!

Me da miedo lo freak que soy, pero yo me acabé el Abu Simbel Profanation. Era MUY jodido pero estaba bien programado, se podía hacer, a diferenia del Navy moves o del Sir Fred, que eran simples tomaduras de pelo. El Ghost'n goblins era en mi opinión más imposible, más que nada por lo chungo de los gráficos. Sencillamente, es que no veías a los enemigos.

Para completar el artículo, echo en falta en el recuento los muy chungos juegos de Horacio, una especie de fantasma con patas. Tras Horacio y las arañas (mi primer juego ever), que venía de regalo con mi flamante ZX 48 K, el primer juego de verdad que me regalaron fue el Commando, una imitación de Rambo.

¿Os hacíais como buenos freaks los programitas que venían con el manual? ¿La estrella de siete puntas???? ¿Los círculos de colores? No me acuerdo que más sordideces hacías.

Paco Fox dijo... 12 junio, 2008 19:38

Dillinger:
Ghost and Goblins suele encabezar la lista de los juegos más endiablados del Spectrum.
Los juegos de Horacio fueron los penúltimos en caer de la lista tras mucho pensarlo. Eran muy what the fuck, pero al final dejé fuera al pobre hom... bicho.
Hice alguno de los programitas (uno de unas pirámides y estrellas). Y no sólo eso: programé en Basic el gran juego 'En busca del chupete perdido', con porros, pedofilia y, como no, chupetes.

El Guardián dijo... 12 junio, 2008 19:56

Impresionante post, aunque ya hace unos años que volví a todos esos juegos de mi infancia gracias a los emuladores.

Yo también tenía el MSX2 (que años después sería sustituido por el mítico Amiga) y por supuesto recuerdo las tardes pasadas con los cartuchos del Penguin Adventure y Los Goonies. Recuerdo que los cartuchos eran tan caros que los alquilaba en una pequeña tienda, que tenía un negocio de alquiler ilegal en la trastienda.

De los españoles recuerdo, además de los que habéis nombrado, Don Quijote (clásico de las clases de informática, que cuando acabábamos era de los pocos que nos dejaban "jugar" aunque no pasáramos de las primeras pantallas) y El Capitán Sevilla de portada que me encantaba (como la de Rocky).

Pero sobre todo la época de 8 bits estará ligada, como la de casi todos, a los tiempos de carga con el bocadillo de nocilla, mirando una pantalla estática casi media hora, oyendo un sonido inenarrable (pero más inolvidable que la melodía del Super Mario) y esperando la no aparición del diabólico Load Error.

Ah! ahora que recuerdo, otro juego que me encantaba era el Mott. Con ese me pasé horas y horas.

Sería un tema para hablar y no parar y una clarísima marca generacional.

Danda dijo... 13 junio, 2008 00:37

Este tema toca mi corazón tan de cerca que tengo que responder prácticamente al asalto.

Yo soy de los de Amstrad CPC, pero la historia es muy, muy parecida. En aquella época yo era un niño acrítico adoctrinado por la Micromanía (para otros sería la Microhobby), completamente ignorante de lo que se cocía en la editorial Hobby Press y sin darme cuenta de la verdadera razón por la que los juegos de Dinamic eran los mejor valorados y a la vez eran los más anunciados en la revista.

CAPTAIN BLOOD: Lo acepté desde el principio como una obra maestra porque MM lo decía. Daba igual que la comunicación con los marcianos no fuera siempre muy fluída, que la música de Jean Michel Jarre (entonces mi ídolo) no sonase en mi copia pirateada del juego, o que en la puñetera vida llegase a ver el final ni de lejos (lo he intentado hace poco con la solución en la mano y ni así). Aquel juego era algo que nunca se había visto, y que nunca he vuelto a ver, así que sólo por eso creo que no me lanzaré retroactivamente a destrozarlo como una tomadura de pelo. Qué va: sigue siendo un juegazo; lo mismo diría de "La abadía del crimen", y eso que nunca llegué a pasar de la primera o segunda pantalla, por lo maniático que era el abad si no te situabas en el pixel exacto que él quería.

JET SET WILLY: Fue de los primeros juegos que tuve, y como niño pequeño que era, la portada me resultó bastante impactante. No decís mucho del juego en sí, esa apoteosis del salto milimétrico en un mapa kilométrico. Me parecía demencial que alguien concibiera que aquel juego era acabable. Lo más que podías hacer era elegir en qué lado de la casa querías morir, y si serías capaz de llegar a ver la pantalla más lejana hacia una direccion con las vidas que te daban. Así y todo, molaba.

PYJAMARAMA: Otro juego ambientado en una casa ilimitada, pero con el pro (o contra, si eres un niño que solo quiere emociones fuertes y acción primaria) de que para poder acceder a ciertas partes del mapa había que combinar objetos con lógica saturnina en esta especie de pre-aventura gráfica. Otro plus, aunque sólo fuera porque prolongaba la agonía, era que en una habitación de la casa podías jugar a un clon de combate del "Space Invaders" para recuperar una vida, después de aguantar como un campeón disparando hasta que quedabas hasta los huevings y no te quedaba más remedio que acordarte de la madre del programador.

KE RULEN LOS PETAS: Llevo diez años buscando la solución para pasarme este juego, pero no hay forma. Dada la grafía que se gastaban, dudo mucho que consiguiera hacerme entender por el juego ni así. Es un poco como lo del obtuso "La guerra de las vajillas", que en Amstrad no se podía acabar ni metiendo la inservible solucion dada por Micromanía (sin duda facilitada por sus amigos de Dinamic...).

Creo que debería abreviar, que si comento cada juego petaré estos comentarios del todo, pero... ¡El "Lingote"! ¡Qué recuerdazos! ¡Ya casi ni recordaba lo que me había cundido aquella colección de juegos! Eso sí, una mención especial para GOODY, un juego tan sacrificado en tu intención de quemarte la sangre que hacía que en cierta parte si fallabas un salto, aunque hubieras activado el truco incluido en el juego para tener vidas infinitas, cayeses en un bidón de agua estratégicamente colocado y entrases en un bucle de muertes continuas que te daban ganas de ir a casa del programador y romperle la cabeza con un ladrillo como los del juego.

No puedo acabar sin decir una cosa: el ARMY MOVES es acabable. Fue el primer juego que me compré, así que supongo que quise rentabilizarlo bien.... No, en serio, que lo acabé, ¡y varias veces! (el truco para pasarse el puente es ir repartiendo cohetes "preventivos", sobre todo a ras de suelo)

Como colofón, este mes he comprado la Micromanía para pillar el juego gratis, y por lo que leo todos y cada uno de los juegos que edita FX Interactive (ex-Dinamic) es una puta obra maestra, y resulta que una aventura medianera llamada "Jack Keane" es poco menos que el nuevo Monkey Island. Da gusto ver que después de tantos años hay cosas que no cambian...

The Devil Rules the World dijo... 13 junio, 2008 01:19

Jamás he sido de videojuegos, sin embargo, recuerdo haber pedido por navidades hayá por el año 87 un pack con 4 juegos de spectrum (mi hermano lo usaba, pero no recuerdo para qué) basados en las pelis "Regreso al futuro", "Aliens", "Howard, el pato" y "Golpe en la pequeña China", probablemente las cuatro mejores pelis del 85/86. La friquez me llevó a ellos.

Jamás conseguí que ni uno solo funcionara. Ni en mi spectrum ni en el de nadie que conociera. Lo intenté durante años. Lo tomé como una metáfora de que los videojuegos no son para mí.

Eso sí, me he reído mucho con el post.

Anónimo dijo... 13 junio, 2008 08:43

Me acabo de acordar de un juego que, pese a ser de los más extraños que he visto en mi vida, era buenísimo:

RANARAMA

Ese microjuego con esas runas célticas que había que organizar, tenía una dificultad ¡perfecta!

Paco Fox dijo... 13 junio, 2008 09:16

Danda: Nunca fui mucho del Jet Set Willy. Sólo de la portada. Lógicamente. 'El super 10' y 'El lingote' me marcaron mucho. Eran unas ofertas cojonudas, sobre todo en la época de juegos a 2.100 pesetas.

Devil: ahhh... el pack de Electric Dreams. Una muestra aterradora de que las licencias de películas suelen ser lo peor. Antes se salvaban algunas de Ocean (Batman o Robocop). Hoy es incluso peor, pues sólo he jugado a una decente (el Spiderman 2). Regreso al futuro era espantoso, Golpe en la pequeña China algo más jugable y Howard irrelevante (con lo relevante que era la película... en cierto sentido). Aliens era un poco malo. Sin embargo, recuerdo que fue elegido en un especial del Micro Manía como el único juego de terror que realmente te ponía en tensión. Curioso.

Anónimo: El Rana Rama era un juego con un gran título que en la época todo el mundo consideró como uno de los más grandes de los 8 bits. Curiosamente, hoy está un poco olvidado.

Danda dijo... 13 junio, 2008 10:16

El Robocop y sobre todo el Batman (el de la peli) eran geniales, con esas fases totalmente distintas (me encantaba el de crear un retrato robot). Si es que lo malo de los juegos de ahora es que son tan caros de hacer que todo el juego es siempre lo mismo con distintos mapas...

¿Cómo no va a dar tensión el ALIENS, si era un juego en el que era imposible aclararse a dónde ibas (incluso con el mapa, que al tener una copia pirata tardé en conseguir), y que cuando te ataca un Alien tienes sólo un disparo antes de que el tío te mate? Y luego aparece la foto del Alien donde tenía que ir tu careto...

El RANARAMA era un juegazo, pero sin un mapa también era demasiado para mi mente infantil. Allí tuve mi primer dilema como traductor en ciernes cuando traté de buscar en el diccionario la palabra "RUNE" y no encontré nada.

Joss dijo... 13 junio, 2008 10:28

Yo debo decir que me acabé el Army Moves. Y el Navy Moves. Y sin pokes ni nada, a pulso.

El truco en el Army estaba en que tenía dos botones de disparo. Uno para disparar al aire, y otro para disparar en horizontal.
Lo que se me ocurrió (soy un puto genio) ¡¡¡es poner los dos disparos en el mismo botón del Joystic!!! De tal manera, cuando pulsaba disparo, salían dos misiles,uno arriba y otro abajo. Parece una chorrada, pero la diferencia entre dividir tu mente en tres (disparar al cielo, disparar al suelo y saltar) o dividirla en dos (disparar y saltar) marca la diferencia entre acabarselo o no.

Por cierto, no intentéis hacerlo en los emuladores. No funciona. Ya en Spectrum siempre disparaba más veces en horizontal que al aire, pero en emulador casi no dispara nada hacia arriba.

En cualquier caso, las horas pasadas delante del monitor fué tal, que me conocía el puente (y las minas del Navy) de memoria.

En cuanto a las conversacionales, creo que están injustamente infravaloradas. Eran juegos geniales, a los que solo había que pillar el tranquillo. Yo me acabé la Aventura Original, las dos primera partes de la trilogía Cozumel (la tercera, Chicén Itzá, me llegó muy tarde, cuando ya apenas jugaba). También me acabé La Guerra de las Vajillas, el Quijote, e incluso, en un salto mortal de mi cordura, avancé bastante en el "Valhalla" en ingles... Cuando no sabía ni qué idioma era el ingles!!!

Para difícil La Aventura Espacial. Esa sí era una caña.

Para acabar; yo siempre fuí más de la Micro Hobby. La que me compré hasta su último número, donde explicaban la caía del Spectrum y decían que la cerraban "hasta que la cosa repunte", benditos inocentes.

Cada mes daban un cassette con varios juegos enteros, algunas demos y no sé si algo más.

Joss dijo... 13 junio, 2008 10:33

Ah, lo olvidaba. ¿Alguien jugó al "Vindicator"? Ese sí que me hizo excalar más de un "waddafuck".

Era una suerte de wolfestein, pero en una inmensidad de pasillos todos iguales, con salas vacías por doquier. Y no recuerdo si salía algún bicho sobre el que disparar...

Lo más sorprendente del Spectrum, o mejor dicho, de mi psique infantil, era la capacidad de soportar la vicisitud de los juegos. Era capaz de jugar a todo y una cantidad de horas insensata. Daba igual que entendiese el juego o no, da igual que supiese lo que estaba haciendo o no, yo le dedicaba horas y horas...

Paco Fox dijo... 13 junio, 2008 10:40

¡Ahí le has dado, Joss! Daba igual que no supieras de qué puñeta iba el juego: le dedicabas horas de todas maneras. Yo creo que mi afición al entretenimiento masoquista y mis artículos de cine-colonoscopia vienen de ahí.

El Vindicator lo sacaron como secuela de 'Green Beret', cosa que al poco tiempo desapareció de la publicidad. Lo que más me fascinaba es que una editora ultra cutre de VHS pilló el tiarrón dibujado en la portada para una de sus películas. Creo recordar que sobre fondo liso azul y con otra parte de otro póster (¿Rambo 3?) en la parte inferior derecha. Si alguien se acuerda, que comparta su dolor conmigo, por favor.

MioCid dijo... 13 junio, 2008 11:02

@danda

en commodore no se podían redefinir los controles del Army Moves. Estos eran: disparo del joystick, misil tierra aire; space, misil tierra tierra. Entonces lo que yo con mi preclara mente de 9 años inventé fue lo siguiente. Como no tenía manos para todo, me colocaba el teclado a mis pies, e iba pulsando la barra espaciadora con el piececito. Canela fina, oiga :)

El truco valía también para las fases 2, 3 y 4, con el helicóptero.

Paco Fox dijo... 13 junio, 2008 11:06

Joer, MioCid: su sistema es de premio. Yo es que nunca fui de joysticks (excepto por lo de 'tienes la pisha como un joystick: la punta colorada y los dedos marcados'). De hecho sólo me compré uno para jugar a los de Ultimate, con su jodida afición por usar 'qwerty' como controles.

Ender Wiggins dijo... 13 junio, 2008 15:58

el jodido "Doctor Livinsgtone" (muy parecido a Goody). La madre que lo parió, qué dificil era...

Ender Wiggins dijo... 13 junio, 2008 16:26

por cierto... me ha costado (porque hay un juego que sale por estas fechas que se titula igual), pero he encontrado el captain blood.... y de paso una buena página de juegos retro... no tan retro como los del artículo, pero lo suficiente para mi jovenzuela neurona :-D

Ender Wiggins dijo... 13 junio, 2008 16:46

confirmando en tiempo real :-D
Captain Blood es igual de ininteligible en PC que en spectrum; le acabo de ejecutar en DosBox, y, aparte de provocar bonitos salvapantallas en CGA con esferas parecidas a planetoides, mediante una mano huesuda, francamente, no tengo ni puta idea de qué hay que hacer.

Dama Galadriel dijo... 13 junio, 2008 19:08

Lo que tendrías que haber comentado es que aparte del Spectrum hacía falta un casetillo con cuentanúmeros, para saber dónde estaban los juegos en las casettes.
El estridente ruido de carga.... con trazos de colores que jodían la vista... y tras quince minutos de carga.......... las terroríficas palabras: Syntax error.
Todo para nada.
Así es mi recuerdo del Spectrum.
Por cierto alguien ganó en segundo nivel a Fernando Martín?

Karnaplosky dijo... 14 junio, 2008 06:12

cojonudo el topic.. yo disfrute de un Amstrad CPC 464 que jrande.. intentar hacer copias privadas de cassette a cassette (poniendo uno reproduciendo y otro grabando).. hasta que descubirmos la entrada auxiliar y la maravilla de un cable.. la doble pletina fue la repera para nuestros sucios proyectos... llegamos a hacernos nuestras propias cabeceras de programa ayssss y todo para unos full de juegos del copon..

Lo cojonudo era teclear durante mil años un juego publicado en micromania.. ejecutarle y que te salieran mil errores.. y sin un triste debugger.. ¿paqué? xDDDDD

Brutal..

perronegro99 dijo... 14 junio, 2008 10:34

Yo tenía un msx con cartucho :_).....echo de menos el afterburner, el beamrider, el sailors delight....buaaaaaa :D

Anónimo dijo... 14 junio, 2008 11:57

Cómo????

Y no aparece el "Nemesis" entre los "mecagoensuputamadre"???

Ese juego era IMPOSIBLE. La madre que los parió.

Y cuántas horas desperdiciadas en el Gryzor, por dios!

La navaja en el ojo dijo... 14 junio, 2008 12:49

Joé, después de decir en mi blog que soy una freak, empiezo en este artículo y me encuentro aún más perdida que en los de cine-colonoscopia. Lo siento, seguro que es buenísimo y divertidísimo, como decís. Pero no tengo ni idea de lo que estáis hablando. A ver si al final no voy a ser tan freak... bueno ya lo dije: en tío sería bastante normal, en tía, cualquier cosita ya te enfriquece mucho.

Paco Fox dijo... 14 junio, 2008 13:43

Anónimo: es probable que tengas toda la razón. Lo que pasa es que nunca le eché demasiadas horas al némesis, principalmente porque lo tuve tarde y pirata.

Golias dijo... 14 junio, 2008 16:14

Jrandísimo post, gente. Por cierto, yo acabé el Raid Over Moscow, y no una sino media docena de veces. La última, hace pocos años, probando un emulador; es increíble como nos acordamos de ciertas cosas. En la fase del hangar, giras algo más de un cuarto a la derecha, dos toques arriba, potencia a tope, abres puerta, y más potencia y ya estás fuera; no falla nunca. Quitando las dos últimas fases, la verdad es que, cuando cogías el truco, estaba tirado.

El Captain Blood lo tengo aún original. Eso sí que era un juego raro, y pasaban cosas chungas. Una de las escasas conversaciones (o algo así) que logré tener fue con un tipo que tenía una especie de guerra civil con otros de su misma raza. Yo, deseando avanzar de alguna manera, le hago el favor de cargarme a sus enemigos; cual no sería mi sorpresa cuando, al informarle de esto, no sólo no me da información alguna para avanzar, sino que su mensaje era "HAHAHAHAHA! YOU WANNA REPRODUCTION ME?", y de ahí no salía. El cabrón.

Otros juegos realmente curiosos, por lo que recuerdo, eran "Flunky", donde eras el mayordomo de la familia real inglesa; "Marsport", posiblemente la videoaventura más demencialmente difícil que haya visto (ejemplo: para evitar un veneno, tenías que mezclar en una máquina una hormiga, hojas de te, y algo llamado "pointe"; o sea "ant", "tea", y siendo "point" igual a "dot", luego "dote"; resultando "ant-i-dote"; la hostia); "Avalon", otra locura dificilísima; por supuestísimo el excelente "Dictator"; "Kokotoni Wilf", que nunca he podido averiguar por qué tenía semejante título; "Rentokill Rita", con una señora gorda que acababa con una infestación de bichos aplastándolos con su enorme peso; "Hocus Focus", "Vixen", "Jack The Nipper", "Psssst", "Chubby Gristle"...

Qué tiempos.

Paco Fox dijo... 14 junio, 2008 17:34

Vaya, por fin alguien nombra el Flunky. Fue uno de los primeros que se me vino a la cabeza como ejemplo sórdido, pero pronto fue superado por otros.
Nunca jugué al Marsport porque, según creo recordar, era una versión futurista de 'Tir Na Nog' y 'Dun Darach', y siempre tuve problemas para orientarme en ese tipo de juegos. Ahora veo que me libré de una buena...

eulez dijo... 14 junio, 2008 19:03

Que post más grande! ¡Felicidades!

Golias dijo... 14 junio, 2008 19:09

Pues sí, Marsport era una versión de esos dos juegos, con el mismo sistema. Originalmente se anunció como el primero de una trilogía, pero resultó tal coñazo que no se hicieron las otras dos partes. Lo de las soluciones lo leí, no vayan ustedes a pensar que yo me puse a jugar con ese juego. Y acabo de darme cuenta de que el Flunky también lo conservo original, que ya es curioso.
¿Alguien recuerda una burrada llamada "Shadow of the Unicorn"? Usaba una especie de módulo de memoria para contar con 64K en vez de 48. Por lo que recuerdo, era condenadamente difícil, y manejabas algo así como doce personajes. Como Everyone´s a Wally, pero en plan Tolkien.

ViZkA dijo... 14 junio, 2008 19:22

¡Dios, pero qué artículo tan tremendo! Mi Spectrum 48K murió hace muchos años, pero aún recuerdo claramente el juego al qué más he jugado: Pyjamarama :D

Paco Fox dijo... 14 junio, 2008 21:17

Nunca jugué al 'Shadow of the Unicorn', supongo que por los difícil que sería pillarlo pirata y lo caro del original :-) Pero creo recordar que su fracaso hizo que Mikro Gen abortara la posibilidad de que 'Three Weeks in Paradise permitiera jugar con los otros dos personajes gracias a la expansión de memoria.

Eightbiter dijo... 16 junio, 2008 13:25

Hey! Yo me terminé el Rock'n'Lucha en mi CPC! Para mi el pack Super 10 siempre fue mejor que el Lingote ...

Anónimo dijo... 16 junio, 2008 13:35

"Dinamic. Todos sus juegos recibían puntuaciones altísimas en el Micro Hobby y todos picábamos"

Normal, eran la misma empresa, siempre lo han sido.

Un poco de historia...

Eran del mismo dueño, pero Dinamic la dirigieron los Hnos Ruiz hasta Enero del 2000 (PCFutbol 7). El viejo vendió su editora de revistas a un grupo alemán, despidió a los Hnos Ruiz (ahora FX Interactive) y colocó a su hija al frente. 18 meses después, burbuja .com de por medio, Dinamic hechó el cierre definitivo.

PCFutbol sigue siendo el videojuego más vendido de la historia de este pais.

Wannabegafapasta dijo... 16 junio, 2008 16:52

Los Spectrum son máquinas acongojantes: la mayor parte funciona de maravilla tras más de 20 años de haber sido fabricados (algo que un PC no puede ni soñar).

Aprovecho para recomendar a todo aquel spectrumero de emulador que se baje 3D DEATH CHASE, y verá cómo con 19 kbs se puede hacer un juego de esos que es la 1 de la mañana y aún se está jugando con los ojos como tomates.

Kike dijo... 16 junio, 2008 16:53

Juas. Putos juegos antiguos... eran todos jodidamente imposibles...

The Punisher dijo... 17 junio, 2008 00:03

Algunos de esta lista me gustan, pero otros te tengo que dar la razón en lo raros que eran!!... sobretodo el Captain Blood, que me llevo a pensar, despues de ver otros engendros como el Extase de Amiga, que todos los franceses estaban mal de la olla cuando se trataba de programar juegos...

Wannabegafapasta dijo... 17 junio, 2008 00:34

Momento vicisitúdico con un Spectrum:

Jugando (intentando jugar) al SHADOWFIRE, juego de Rol ciencia-ficcionero para el Spectrum SIN INSTRUCCIONES (era pirata).

Después de meses de lidiar con un sistema de iconos mediante el método de ensayo y error, conseguí... ¡completar el equipamiento de mis personajes! ¡Todavía no había empezado la partida!!!!

Paco Fox dijo... 17 junio, 2008 09:04

Punisher: El artículo no trata de juegos buenos o malos ni de los que más o menos me gustaban. La cosa va de sordidez y extrañeza con un guiño al eterno tema de la dificultad.

Wannabegafapasta: Leñe: siempre quise jugar al Shadowfire por la portada, aunque nunca lo hice.
Lo courioso de los juegos de Spectrum en relación con los actuales es que, en muchos casos, no había manera de jugar sin las instrucciones. Hoy en día todo está lleno de tutoriales. Pero empezar de cero cosas como la que describes o el Capitán Blood es de premio.

Koloraro dijo... 17 junio, 2008 12:03

Sin duda un gran post y unos estupendos comentarios.
Muy interesante la lectura de: http://lineadura.wordpress.com/2006/03/01/derribando-el-mito-%C2%BFquien-mato-a-la-aventura-conversacional/
para conocer mejor los entresijos de algunas aventuras conversacionales y el uso de parsers.

Creo que SGRIZAM merecía estar algo más que nominado.
Personalmente tampoco pude salir del hangar en Raid Over Moskow, pero me acabé sin problemas y repetidas veces el Bruce Lee, juego fácil y divertido donde los haya. Nonamed y Dustin también me parecieron muy fáciles.

Tengo la suerte de poseer el Shadow of the Unicorn y es una gran aventura, complicada pero muuuuy grande.

Para los WTF, yo incluiría también el Averno (desconozco su nombre original, era un Load'n'Run), donde salían gráficos muy gores, decapitaciones, ensartados, potros de tortura, etc. y manejabas un personajillo de 8x16 píxeles la mar de sencillo, paseando hasta que morías....

Paco Fox dijo... 17 junio, 2008 12:29

Koloraro:
Interesantísimo el link que pones.
El Sgrizam era tremendo, pero también el Camelot Warriors. Como no podía convertir la sección en un monográfico Dinamic, me contenté con tres ejemplos. Que ya son muchos.
Creo que el Bruce Lee es uno de los juegos que más gente acabó. Era accesible pero no dejaba de resultar divertido. Nonamed también tenía la dificultad ajustada, mientras que no recuerdo mucho del Dustin más allá de que lo terminé acabando con ayuda de un walkthrough.

Desconocía el juego que nombras, pero la verdad es que nunca compré una Load'n Run. Pero no hay duda de que parece una gran muestra del género WTF?

Toch dijo... 17 junio, 2008 18:51

Soy el único que se acuerda aún de la clave para activar la bomba del submarino del Navy Moves? "OBERBYAMD"

El Mario dijo... 17 junio, 2008 21:22

toch: "OABERBYAMD", que era un acrónimo de "BOMBA READY" ;)

vinacha dijo... 18 junio, 2008 10:51

MAGNÍFICO ARTICULO

HE jugado a unos cuantos de la lista y tienes razón con el Abu Simbel. Resulta que yo recuerdo de pasar unas cuantas pantallas cuando lo tenía en mi CPC y un día lo enconté de casualidad en un emulador de esos en flash y estuve un rato MUY largo hasta pasar la JODIDA GOTA de la primera fase, algo que en mis tiempos era tan sencillo como mear pa'lante.

vinacha dijo... 18 junio, 2008 10:57

Ups, sorry, se me olvidó comentar en que consisitía el Viernes 13. A mi me pareció divertido para jugar un par de tardes pero no más. Si no recuerdo mal había unos 6 u 8 invitados o personajes distintos. Uno de ellos es el asesino y tú debes averiguarlo. Para ello lo que hacía es seguir a uno cualquiera un rato, si ves que había habido una muerte mientras tanto es que ese no era, más o menos a la tercera muerte lo tenías localizado. Le veías cometer el asesinato delante de ti y ya era tuyo.

Respecto al Navy Moves 1 se merece un me-cago-en-su-puta-madre como n templo. Si embargo la segunda parte es uno de los mejores juegos de acción del Amstrad. Muy bueno.

estanli cuvric dijo... 18 junio, 2008 12:03

Uno de los más frustrantes para mi fue el Phantomas, auténtico joputismo de 8 bits, así como el mentado Game Over y el putísimo Viaje al Centro de la Tierra.

Aunque he de decir que también existían juegos "jugables" (¿redundancia?), como el que sacaron del Capitán Trueno, para mi todo un juegazo... Aunque ese fue para el Spectrum +3 de disquete y 16 bit.

pasmarote dijo... 18 junio, 2008 13:51

Se me saltan las lágrimas cuando recuerdo mi lustroso ZX+2 cargado de pegatinas "La máquina alucinante"..

Y esa melodía excelsa de carga...de hecho la he estado buscando en mp3 para ponerla de tono, sin fortuna por el momento, aunque la búsqueda no ha sido del todo baladí:

ftp://ftp.worldofspectrum.org/pub/sinclair/music/ay/games/


De los más de 300 juegos que atesoraba, cargaban la mitad, y retomarlos vía emulador confirma que eran en su mayor parte truños infumables para erosionar nuestras infantes retinas. Para colmo, en las "Micros" puntuaban "Adicción" con dudoso criterio..

Mis joyas, el Rainbow Island, el Rampage (viva lo simple!), Dragon Ninja y el Emilio Sánchez Vicario...aunque empecé con Donkey Kong y Fernando Martín y toda la morralla de Dinamic.

Salu2 bigotónicos!

Villaykorte dijo... 19 junio, 2008 11:35

No recuerdo cuál era el premio pero si te pasabas el Abu Simbel e ibas con la frase final a las oficinas de Erbe era todo tuyo."stop ice glub...nos vemos en el polo" era la frasecita de marras, y yo, ¿por qué cojones me acuerdo de esto?

Wannabegafapasta dijo... 19 junio, 2008 19:13

Si el juego era español, era de dificultad imposible. Eso es un dato empíricamente probado

Y para títulos "What The Fuck", podemos añadir el glorioso EVARISTO EL PUNKY ( http://www.worldofspectrum.org/infoseekid.cgi?id=0001672

Paco Fox dijo... 20 junio, 2008 08:56

Nunca jugué a 'Evaristo'. Según parece, era sólo uno de esos juegos que salieron aprovechando inmisericordemente el 3D Game Maker. El que casi meto, pero al final no entró en el top 10 es el 'Ramón Rodríguez', también con punky de por medio y nombre tan hispano que sin duda sobresalía en los listados de juegos.

Ender dijo... 21 junio, 2008 14:37

xDDDD

Q jrande este post :D

Mi MSX todavia funciona, eso si, si lo usas mas de 45 minutos la imagen se pone en blanco y negro, digo yo que para proteger mis retinas.

Y respecto al Navy Moves... uffff... me pase incontables horas en el comodore de un colega intentando pasar la pantalla de la barca... menudo infierno :S.

En cuanto mis juegos de la infancia, de mi epoca MSX recuerdo con especial cariño dos juegos: Nemesis (juego inacabable de naves) y el juego de la peli de "Los Goonies", que jugue bastante antes de ver la peli :D...

Que tiempos y que recuerdos :D, si hubiese visto por un agujerito a lo que iba a estar viciando a dia de hoy... me hubiese tirado de cabeza por el :D

Gran Post!!!!!!! (una vez mas :D)

Ángeles dijo... 24 junio, 2008 17:34

Diosssss, qué de recuerdos.... Yo tuve un Amstrad CPC464, y JAMÁS conseguí terminar ni un solo juego; no es necesario decir que soy bastante negada en esto de jugar...
Tuve el "Navy Moves" y el "Army Moves", que venían en un solo pack, y acabé hasta las narices de tragarme minas con la lancha.
Me encantaba "LA abadía del crimen". Recuerdo que tardaba 40 minutos en cargarse, así que ponía la cinta en el ordenata, me iba a bañarme, y cuando acababa y estaba aquello listo para jugar. Una única vez sobreviví a la primera llamada a misa que hacía el abad, y aún no sé cómo coño conseguí acertar el azulejo exacto en el que tenía que poner a mi personaje. Al final jugaba simplemente para pasearme por la abadía, a ver cuánto tiempo tardaba el abad en darme alcance y expulsarme de allí.
Mi juego favorito era uno que no recuerdo el nombre: era como una versión adelantada de un comecocos, con muchos niveles, poderes diferentes, etc etc. Y que si alguien sabe cuál puede ser agradeceré eternamente que me lo cuente.
Enoooorme este post.

Paco Fox dijo... 24 junio, 2008 19:00

Hola, Ángeles:

Supongo que te refieres al Mad Mix Game o a su secuela (en perspectiva 3D), dos de los mejores juegos españoles que recuerdo.

Ángeles dijo... 24 junio, 2008 19:46

Aaaarghhhh, síííííí sísísísí!!! Ese es!! Se me acabó jodiendo la cassette de tanto ponerla y me quedé sin finalizar el juego... Pese a ello, periódicamente volvía a rebobinar con mucho amor la cinta para intentarlo de nuevo, a ver si esa vez se cargaba... (no, nunca más funcionó).
Ahora mismo me lo busco en el intenné para descargármelo!!!
Graciassssssssss.

Grendel Khan dijo... 01 julio, 2008 14:48

Pues llámame friki, pero a mí me encantó el Sgrizam, tanto que me lo pasé, cosa que pueden decir pocos en éste mundillo, haw haw. También he jugado a un montón de conversacionales antiguas (tienes razón en algunas cosillas, pero te has pasao tres pueblos) y el Ke Rulen los Petas fue un juego adelantado a su época, por lo que estoy haciendo un remake en Inform 7 para que la peña vea lo mal de la cabeza que estaba su programador. ¡Saludos!

Anónimo dijo... 08 julio, 2008 17:40

Atentos a esta gran web y a una sección que seguro que aprecian los lectores de este blog.

http://poetamaldito.com/videojuegos.htm

porlacara dijo... 09 julio, 2008 11:41

Por cierto sabíais que FX Interactive va a sacar una nueva versión del Navy Moves?

Os dejo el enlace para que veaís las imágenes:

http://www.fxinteractive.com/galeriawebopenbeta/index.php

Igualito jajajaja

Paco Fox dijo... 09 julio, 2008 11:52

Anónimo: Gracias por el link. Muy curioso

Porlacara: ¡qué simpático! Las imágenes no inspiran mucha confianza, pero lo mejor de todo es que se puede comprobar que también tiene su homenaje al 'Army Moves'

Angel dijo... 29 julio, 2008 18:05

Los juegos de Dinamic me producían dolor de ovarios por su dificultad aunque para ser sincero (y a pesar de que jugué mucho) creo que solo llegué a pasarme 3 juegos en Speccy, el "La aventura Original" (sin guías), el "Wacky Racers" (sin trucos, tarea no menos titánica, aunque todo era pillarle el truco) y el Total Eclipse (lo del freescape me molaba cantidad jejeje). El Where Time Stood Still estuve a puntito

Navy Moves lo intenté mil millones de veces, pero era desesperantemente imposible. El problema de aquellos días no esque los juegos fuera dificiles, el problema era que la rutina de colisión entre sprites era la peor que haya existido jamás

Dificil igualmente el Camelot Warriors, llegué a pasarme un cuanto pero ya era porque tenías que saberte cada salto o cada espadazo de memoria, y eso no prestaba mucho

Genial artículo

Paco Fox dijo... 30 julio, 2008 08:51

Recuerdo que el Camelot Warriors YA era legendario por su dificultad en la época.

Ahhh... los juegos freescape... cuando salieron (especialmente el Total Eclipse), todos supimos que eso era el futuro. Aunque ahora, curiosamente, no me gustan tanto los juegos en primera persona...

owatona dijo... 31 julio, 2008 03:10

La madre que...
Pero que maravilla!!!!! Después de 4 horas leyendo el blog, ya no recuerdo como he llegado hasta aquí, si ya estaba liado leyendo, mejor, DISFRUTANDO sobre la F1 con este post me habéis tocado la fibra. Sus agrego ahora mismo a mi lector de Feeds, sois los más jrandes!!!

Que tiempos los del MSX...

Un saludo y gracias por este blog!!!!

p.d. que opinais de los anuncios de cocacola de la generación de los 80?? (eso da para otro post)
Anuncio 1
Anuncio 2

Paco Fox dijo... 31 julio, 2008 08:47

Jracias por sus amables comentarios, owatona. Ambos anuncios, lógicamente, me gustan. A pesar de ser publicidad típica de 'vamos a este target demográfico, señor director, usando la ténica de la nostalgia', no se puede negar que tienen muy buena creatividad y mucha gracia.
Con todo, mis productos recientes de nostalgia ochentera favoritos son:
- La magistral canción de El Reno Renardo:
http://es.youtube.com/watch?v=sTZMHhHMgAc
- El impresionante comienzo de 'Tú la letra, yo la música':
http://es.youtube.com/watch?v=S0A7dtdc-nU

Sobre todo porque, en ambos casos, las canciones son originales Y extremadamente pegadizas.

Claudio dijo... 05 agosto, 2008 13:46

No hay que olvidar el mítico Camelot Warriors. Había una pantalla en la que había que esquivar una puta avispa, que incluso jugando con varios amiguetes no conseguíamos pasar la pantalla. Menos mal, que gracias a los emuladores y a que jugué a la versión inglesa, mucho más fácil, llegué a pasar de fase.

Paco Fox dijo... 05 agosto, 2008 13:50

No sabía que hubiera doble versión de los juegos españoles para el Reino Unido. ¡Parece un tema muy interesante! ¿Alguien tendrá más información?

sturgeon dijo... 23 diciembre, 2008 14:29

OLE TORO: muy bonito, pero insufrible. Las banderillas, de lo más difícil. Una vez, por casualidad, conseguí llegar al estoque. Por supuesto, de ahí no pasé. Claro, al final lo mandé a tomar viento. Gráficos muy buenos, pero jugabilidad cerca de cero.

Anónimo dijo... 29 marzo, 2009 12:52

Hombre el Viernes13 era bien facilito.
Tenias que descubrir al asesino antes de matase a todos.
Justo cuando uba a asesinar a alguien el personaje se vestia de negro y la victima quedaba paralizada.
Era bien sencillo el sistema y muy muy divertido.
Un saludo

WeirdZod dijo... 30 abril, 2009 18:09

¿Dónde dejaste los juegos de Opera?

¿Te pasaste el "LAST MISSION" o el "LIVINGSTONE SUPONGO"?

Yo no, ni el Goody x_x

Anónimo dijo... 28 mayo, 2010 20:39

aqui estan todos !

http://paiporta.creatuforo.com/compro-o-vendo-juegos-de-zx-spectrum-tema11.html

Paco Fox dijo... 28 mayo, 2010 23:20

Joer: me lo he bajado, pero me da error. Será algo del Windows 7...

Pedro dijo... 05 octubre, 2011 23:16

Yo soy de los que le han saltado los lagrimones de la risa.
Sí, no hablar del Olé Toro es un error garrafal.
La cara A del Navy Moves, después de la lancha, buceabas y tirabas arpones para matar tiburones, luego ibas con un batiscafo (ahí es nada) tirando misiles contra pulpos.

La cara B del Navy Moves era un juegazo. El juego original venía con un sobre cerrado que ponía "no abrir" y se desarrolaba dentro de un submarino. El código era 63723.

Hablando del Navy Moves, el ilustrador era Luis Royo, el mismo que hizo los pezones del Game Over. Se tuvo que frustrar tanto que se piró a Nueva York a currar como ilustrador de verdad.

Microhobby. 500 pesetas. Pokes y Tokes. Me emociono.

Y aquí nadie habla de Doctor Livingstone, supongo. Con el Abu Simbel Profanation ya no debe quedar más capacidad mental. Buf.

Tampoco hemos dicho nada de fútbol. Emilio Butragueño, distinguido por costar 1100 pesetas cuando lo estándar eran 875. ¿Y por qué? ¿Por ser un bodriaco?

Digo todo esto de memoria y la verdad que podría estar toda la noche. Pero en el fondo, yo sólo quería decir que

10 PRINT "Gracias por este artículo. Me ha hecho muy feliz"
20 END

Paco Fox dijo... 06 octubre, 2011 08:54

¡Yo nunca jugué al Livingston! Y no sé por qué... se ve que en mi pueblo no se vendió demasiado, porque no recuerdo verlo en una tienda ni que nadie me lo pasara en casete pirata.

Yo no caí con el Butragueño, pero sí con el Aspar, que era de dificultad, cómo no, demencial.

Pedro dijo... 08 octubre, 2011 11:13

Es que los videojuegos de ahora son para nenazas, con tanta jugabilidad, usabilidad e interfaces intuitivos...

Anónimo dijo... 29 octubre, 2011 07:42

Joder, cada vez que leo en un blog un post de videojuegos retro me entra la nostaliga de friki prepuber.

Quien recuerda esos chicles que daban una pegatina con caratulas de juegos, que habia que pegar en una especie de album, y que cuando consiguieses todas, podias mandarlo a concurso para sorteo de juegos y de un ordenador(si no recuerdo mal) ?

Os acordais que habian dos o tres cromos que eran imposibles de que te saliesen, ergo era imposible optar a los premios.

Recuerdo que 2 de los imposibles eran los cromos del Out Run y de un juego llamado Megatron.

y yo me he pasado el livingsote y el goody . El last mission no. Y mira que estaban guapos.

Anónimo dijo... 19 enero, 2012 00:46

El mejor post del siglo, qué coño, del milenio... ¡mierda! en el 2001 (¿o fue en el 2000?) cambiamos de siglo y de milenio!

Bueno, en resumen, en este caso la palabra "épico" se queda corta, no, cortísima, ¡no! ¡más corta que la pishaunvirus!

Estoy un poco flipando con la coincidencia en los 10 me-cago-en-su-puta-madre, excepto en el caso del 10, claro, que ni se me ocurrió. Pero los demás... según iba leyendo iban encendiéndose lucecitas en el interior de mi cerebro que me han revelado que yo no era el único gilipollas que se estrellaba una y otra vez contra la puta escalera del cauldron ii, o que no era capaz de saltar la puta nube del sir fred, etc, etc.

Pero sin duda, habia juegos acabables (y no, LA ABADIA DEL PUTO CRIMEN no era acabable, ni con micromanía ni con infinitas horas libres, puto novicio con la puta lámpara, lo habría matao!). Recuerdo perfectamente la de horas que invertí en finalizar el DAN DARE: PILOT OF THE FUTURE (sí, sin pokes, pero no grabé la partida) y lo más grande fue terminar UNA ETAPA del PARIS-DAKAR con mi hermana de copilota: media hora para anotar todo el recorrido (3 km oeste, 7 km norte, etc, etc) y luego ella sentada al lado diciéndome por dónde tenía que tirar. ES-PEC-TA-CU-LAR. Algún día tengo que probar en el París-Dakar real, porque estoy seguro de que no quedaría el último!

No sigo, porque si no me va a quedar un comentario más largo que el post...

Con mayúsculas: ¡GRACIAS!

Armabot dijo... 19 junio, 2012 13:07

Y el caso es que dado que la portada de Ke Rulen los Petas es de Juan Giménez, ya quisieran la mayoría de los videojuegos actuales tener una portada así.

Anónimo dijo... 14 marzo, 2014 10:01

¿Nadie mas ha intentado pasarse la primera parte del army moves saltando sobre los enemigos en vez de dispararlos y cantando "los osos gummi"?????


Julio dijo... 21 abril, 2015 17:52

Aparte de la ingente cantidad de juegos que ya se han comentado, recuerdo con cariño:

- Bugaboo (La Pulga): De los primeritos que salió para el Spectrum, y español. Horrorosamente difícil, nunca conseguí llegar ni a la mitad, pero divertidísimo.

- R-Type: todo lo contrario, de lo último que debió salir, un juegazo como la copa de un pino. Dentro de lo que cabe, de lo más fiel a la recretativa que se podía hacer con el Spectrum. Y este sí me lo conseguí terminar.

Madre mía, ¡¡qué tiempos!!

largore dijo... 21 noviembre, 2015 22:22

Creo que nadie tiene en cuenta que esos ordenadores eran Tecnología punta en los 80 y de la misma manera que había mucha mierda de juegos a día de hoy hay muchos juegos que son un cagarro, vale que está entrada es de juegos rraarrrooossss, rrraaaarrrrooooosss, rrrraaarrrooooss, pero tras leerme el 90% de los comentarios diciendo que los juegos de esa época eran imposibles o una mierda, me toca la fibra, creo que debo de ser entonces de los pocos que me acabe el Sir fred sin pokes, el zorro,
Los goonies, the great escape, navy moves (si, si, sin trucos ni leches), manic miner, batman de movie, quedar primero en el mundial del sito Pons. También afirmó que había juegos que eran una auténtica mierda, sobre todo si te los comprabas en quioskos de prensa o te tirabas horas escribiendo los programas que venían en revistas "especializadas", o cintas de revistas que pasaron sin pena ni gloria con juegos que menos mal que lo he logrado olvidar, esos eran basura auténtica. Pero hay auténticas joyas: super scramble Simulator, the great escape, war in the middle earth, láser squad (la semilla de lo que hoy a llegado como los xcom y en los 90 los UFO: enemy unknown),mickie, Freddy hardest, aventura original, Fernando Martín basket master, la Abadía del crimen y un largo etc. Antes se arriesgaban a lanzar juegos que podían gustar o no (confirmó que soy uno de esos que el sentinel le encantó y heche muchas horas de juego pasando pantallas, no estancado en la primera), pero ahora a que se arriesgan?? Te venden los juegos a medio hacer al precio de uno terminado y luego tienes que pagar más por completar el juego con los dlc's, o exprimen una franquicia hasta la saciedad sin hacer un aporte nuevo digamos por ejemplo los battlefield o los call of "puty". También me gustaría recordaros a todos los que renegais de los juegos del spectrum que aquella época es y será recordada como la época dorada de los videojuegos españoles, antes las cosas se hacían con ilusion, muy pocos medios y por chavales autodidactas que marcaron el rumbo de los videojuegos, igualito que ahora.

 
Subir