Vicisitud & Sordidez

46
Buenas noites:

¿Quieren saber como llegué a recibir un email con este delirante encabezado, escrito no por un alumno gallego de la ESO con cinco suspensas para septiembre, sino por el señor decano de la facultad de Filología y traducción de Vigo? ¿Desean averiguar cómo puede continuar un texto que empieza con buenas noites? (Y sí, el resto está a la altura del encabezado). ¿No? Entonces son ustedes gentes cabales y de orden; pero si su respuesta es sí, han pasado el filtro detector de sórdidos y están en condiciones de leer lo que viene a continuación.


Supongo que muchos de ustedes, amigos sórdidos, tienen espinitas clavadas del pasado o, como decía Garci, asignaturas pendientes que les hacen preguntarse de tanto en tanto como habría sido su vida si su amor platónico del instituto les hubiera hecho caso, si se hubieran ido a vivir a Australia o a Cantalejo de Arriba cuando su tía soltera les invitó a pasar una temporada por allí, si hubieran aceptado tal trabajo, etc. En ocasiones la vida ofrece la posibilidad de resarcirse y una segunda oportunidad de cumplir con esos planes eternamente postergados y en ese caso .....¡¡en ese caso hay que decir NOOORL!!


No nos engañemos, si en su día no lo hiciste es porque NO era buena idea y será todavía peor hacerlo cuando ya ha pasado el momento. En el fondo sabes que tu amor perdido del instituto en realidad era una pedorra, que Australia no es la solución, que en ese otro trabajo habrías sido igual de inútil y te quejarías lo mismo o más de tus jefes y compañeros que son igualmente inútiles, y que el cuarentón que se hace jipioso y se mete en clases de Reiki, la madre que empieza a fumar porros para recuperar el tiempo perdido o el yuppie que pide una excedencia para encontrarse a sí mismo en un viaje místico a la India y se deja el pelo largo para disimular sus entradas siguiendo la senda de Anasagasti no son ejemplos a seguir. Vean si no a Jarabe de Palo, que renunció a una vida ajetreada de ejecutivo agresivo para dedicarse a lo que siempre había querido hacer ... y a lo que siempre habíamos temido el resto de los mortales; vender seguros es mucho más digno que cantar Bonito. ¿A que si James Cameron hubiera seguido siendo camionero, Bustamante se hubiera quedado en el andamio y James Blunt no hubiera dejado el ejército el mundo sería un lugar mejor?


Sí, vale, para dar consejos como estos, o sin duda más interesantes, no me necesitan ustedes a mi, ya se los da Anaraida a las clientas telefónicas de su Tarot de los ángeles o similar en la televisión local de Carabanchel. Pero esta introducción es un intento de justificar que, ya talludito y con un trabajo más o menos respetable, me diera por volver a la universidad y a meterme en clase con gentes diez años más jóvenes que yo para estudiar Traducción e Interpretación. Como en mi época había estudiado una carrera técnica tenía la idea romántica de que en las facultades de Humanidades el alumnado sería menos cuadriculado, con más interés por cuestiones culturales, que mejoraría mi nivel de idiomas .... si ya están pensando acertadamente que soy el mayor pardillo del reino, pues todavía no han leído nada.


En esto que llega servidor a la facultad de Filología y Traducción de Vigo y se encuentra con la curiosa idiosincrasia de una facultad de letras y su espíritu de esfuerzo y trabajo. La primera sensación es de alborozo al ver que estudiar un par de horas el día antes del examen le convierte a uno en la lumbrera de la clase; los alumnos no obstante no tienen un minuto libre agobiados por el estrés de las fiestas variadas y, como no, las actividades políticas. En Galicia se mantienen naturalmente clásicos irrenunciables e intemporales como la causa propalestina pero el galeguismo consigue dominar en una peculiar simbiosis con las rastas y lo perrofláutico. En ninguna biblioteca ni cafetería universitaria falta un curioso cartel de culto a los “Reis da Galiza”; curiosamente, casi todos ellos eran monarcas del reino de León lo que debería convertirlos en invasores según las tesis nacionalistas. No pregunten tampoco por qué este ensalzamiento de la monarquía entre gentes que se supone que son republicanas, ni por qué el prolusismo lleva a estos aguerridos detractores de los imperialismos norteamericano y español a fascinarse por la lusofonía, que no sólo es pura exaltación del imperialismo (portugués en este caso) sino que ni siquiera es original y se limita a copiar cutremente a la francofonía, pero estas son las cuestiones que se dirimen entre cafés, partidas de mus, conciertos de cantautores y vanos intentos de comerse algo en las fiestas del fin de semana.


Como es lógico, el alumnado y el profesorado se complementan a la perfección en el microcosmos de la facultad de humanidades, en el que se desarrolla un curioso pacto tácito por el cual los profesores fingen que sus alumnos saben algo y los aprueban siempre que asistan a sus clases y les hagan la pelota, y los alumnos devuelven esta generosidad fingiendo a su vez que los profesores y sus clases sirven para algo y asistiendo a ellas.



En esto último algunos objetarán que, dada la trifásica
forma en la que se conceden los puestos de profesor en las universidades, difícilmente pueden preparar para el ejercicio de una profesión o de la investigación docentes puestos a dedo que en su vida han trabajado ni investigado en nada. Evidentemente ninguna habilidad profesional ni investigadora se va a aprender en la universidad, pero lo cierto es que este profesorado puede enseñar y ejemplificar a las mil maravillas la realidad de la vida del futuro licenciado en humanidades: cómo ser trepa y colarse en los departamentos de la facultad, cómo seguir viviendo de papá, mamá y las becas del estado hasta los treintaytantos a cambio de vomitar en los domingos de resaca cientos y cientos de folios sobre un tema que no le importa a nadie y menos a quien escribe la tesis, cómo colarse en la administración por la puerta de atrás y luego presionar hasta que te dan una plaza fija, etc.



Cuando pasado un mes de curso este habitat universitario ya está sobradamente estudiado y asimilado, ¿qué hacer? Lo más sensato que recomendaría Anaraida sería huir corriendo de allí, pero, como decía una rima sórdida de Mecano, cuando tomo una decisión soy peor que Napoleón o, si prefieren una referencia cock rock de Van Halen, Finish what you started. Puestos a continuar, la forma de encontrarle algún aliciente fue convertirme en el tocapelotas de la clase y sugerirle con sorna típicamente gallega a la profesora de traducción de textos científicos que azufre y sulfuro NO son sinónimos puesto que eso es como decir que el cloro es lo mismo que la sal de la comida (que es un cloruro), o dedicarme a subrayar y corregir las no pocas erratas de redacción y de ortografía que encontraba en los enunciados de los exámenes.



Ni que decir tiene que estas prác
ticas no elevaban precisamente mi índice de popularidad entre el profesorado de la facultad y que por lo tanto el mismo aprovechaba la menor oportunidad para suspenderme. Algunas veces estos roces se solucionaban de forma curiosa; por ejemplo, un día un profesor me estaba echando un rapapolvo por mi disparatada idea de compaginar el trabajo con unos estudios prácticos como los de traducción, que requerían mi disponibilidad y mi presencia en todas las clases, hasta que me preguntó en que trabajaba y resultó que yo era a mi vez profesor de su hijo (aunque de los pringados que se sacan su plaza por oposición y no a dedo), momento en el cual su tono cambió, se convirtió en pura amabilidad y hasta se disculpó por su borderío anterior.


El caso es que las desavenencias se quedaron en la mera anécdota y la sangre no llegó al río hasta la aparición de cierta profesora cuya desfachatez e incompetencia dejaban en pañales al resto, lo cual tiene no poco mérito. Su tono de voz ligeramente alto (su clase se podía seguir sin problemas desde fuera del edificio) o su práctica habitual de dedicar buena parte del tiempo de clase a que los alumnos hicieran un ejercicio tan inútil y carente de sentido como la explicación previa mientras ella corregía el trabajo que no había hecho en casa no eran datos muy prometedores, pero las cosas se pusieron peor cuando nuestra amiga empezó a llegar a clase con retraso (se entiende retraso de más de media hora, porque menos tiempo entra en lo habitual, al menos en la universidad de Vigo), a faltar y a dejar de responder correos electrónicos. Cuando en su despacho apareció un rótulo que rezaba no habrá tutorías hasta nuevo aviso y me enteré por Radio Macuto de que esta mujer llevaba semanas sin ir a trabajar y que el examen final se había pospuesto, me quedé muy extrañado ya que en la secretaría de la facultad no tenían ninguna noticia de ese cambio de fecha. Pregunté en el departamento si el día del examen se mantenía dado que la profesora estaba de baja y la respuesta de quien me atendió fue no está de baja, tuvo un permiso de unos cuantos días, por enfermedad de un familiar, que terminó hace varias semanas


El examen final según todos los papeles oficiales iba a ser dos días después y la profe seguía sin dar señales de vida; cuando estaba pensando en llamar a Iker Jimenez para que investigara esta desaparición, recibí por fin un correo electrónico en el que la susodicha me confirmaba que el examen se posponía indefinidamente y me contaba las vicisitudes de salud de su hija, una información de la que francamente me habría parecido más elegante por su parte prescindir; o si no, que mandara al menos un mp3 adjunto con música de violines para darle la ambientación adecuada a la lectura de tales desdichas.


En fin, Madre Coraje acabó volviendo a "trabajar", aunque de forma intermitente y con retrasillos ocasionales de una hora u hora y media de nada (naturalmente en cada una de estas ocasiones sacaba a relucir su drama familiar y parecía que éramos nosotros los que, kleenex en mano, teníamos que disculparnos en lugar de ella), y el examen se acabó celebrando sólo mes y medio más tarde de lo previsto. En un nuevo alarde de profesionalidad y celeridad, las actas no aparecieron hasta unos dos meses después y cuando lo hicieron, mi nota, que en la remota fecha del examen había sido un aprobado, se había convertido en un suspenso. Con ciertas partes de mi anatomía algo hinchadas, pedí explicaciones y Madre Coraje, en su enésima muestra de eficiencia sin par, me dijo que lo comprobaría y que le escribiera al cabo de quince días puesto que antes no tendría acceso a la información (es decir, no pensaba acercarse por el trabajo). El acta no fue modificada hasta tres semanas más tarde; la guinda que me acabó de tocar o más bien estrujar mis partes previamente hinchadas fue el no leer ni escuchar en ningún momento vocablos del tipo lo siento, disculpas, perdón o alguna de estas cosas que los mortales que no estamos a la altura de esta mujer decimos de vez en cuando.


La historia debería haber acabado ahí, pero Don Quijote a mi lado era un hombre práctico y realista, así que me dirigí a la oficina del decano con un escrito en el que informaba de todas estas vicisitudes (y de otras que no he puesto porque si no este artículo impreso iba a parecer la guía de teléfonos), con lo que desencadené involuntariamente una explosión surrealista cuyo primer manifiesto reproduzco a continuación. He aquí la respuesta que recibí del decanato ante mi reclamación; para que los amables lectores no se abran las venas leyéndola completa, he subrayado los greatest hits:


Buenas noites:

a pesar de estar de vacacions, respóndolle:


1º A revisión de exámes é competencia dos departamentos, polo que deberá

dirixirse ao departamento preguntando por este asunto.



2º Respecto ao suposto incumprimiento que vostede denuncia da citada profesora (e esto sí é competencia do decanato), he de informarlle de qu non teño constancia escrita da sua reclamación. Pero, unhaa vez presentada a su queixa oral, recollín toda a informaición necesaria e he de decirlle que a profesora ....., debido a unha circunstancia de extrema gravedade de carácter familiar, viuse obrigada a modificar algúns horarios de clases e titorías e que en todo momento mantivo informados aos seus alumnos destes cambios.

3º ete decanato no só non considera que teña existido dexación de funcións da citada profesora, senon un desexo moi encomiable de cumprir coas suas obrigas profesionais a pesares da situación familiar grave pola que atravesaba.



Un cordial saúdo.

......

Decano de la FFT

Vale, a quienes no sean gallegos este texto, que no se trata de un correillo entre amigos sino lo que el señor decano entiende por una respuesta oficial a una denuncia escrita, no les sacará tanto los ojos de las órbitas, pero creo que hasta quien sólo se ha acercado a Galicia un fin de semana en su vida a comer percebes (o ni eso) sabe que se dice boas noites. El concepto de castrapo se eleva en esta m.... misiva a alturas hasta ahora desconocidas por obra del decano de una facultad donde se imparten filología gallega y filología hispánica, es decir, una de las máximas autoridades lingüísticas de Galicia. Celebramos que el señor decano desconozca el concepto de corrector ortográfico, así como el de vergüenza, y que ello le convierta en un seguidor de nuestras teorías acerca del idioma mundial; la universidad siempre en la vanguardia. A esta muestra de ingenio y estilo en lo formal se le une el desparpajo de no he leido su reclamación pero no está justificada. Amigos, apliquemos esta filosofía de vida en otros ámbitos y tendremos un mundo más jovial: presento mi tesis sobre La Celestina, no he leído el libro pero me han dicho que es bueno, o no tengo ni idea de lo que ha dicho el presidente de gobierno sobre esto pero me parece mal. ¿A que esto convierte a Rajoy con lo de mi primo me ha dicho que el calentamiento global no es para tanto en un aprendiz?

Como, en una jugada de una inteligencia sólo comparable a la de Forrest Gump o Curry Valenzuela, puse esta reclamación antes y no después de que salieran las notas de otra asignatura que también impartía esta mujer (lo sé, debería de tatuarme pardillo en la frente) no creo que les sorprenda saber que en mi examen aparecieron como hongos errores gravísimos merecedores de un suspenso, por lo que la denuncia ante el decanato se vio acompañada de una reclamación de revisión del examen ante el departamento.




Fue el inicio de una pesadilla burrocrática que convertiría a Kafka en un autor de best-sellers joviales; tras innumerables llamadas y protestas por fin recibí, mucho más tarde del plazo establecido, la respuesta del supuesto tribunal de revisión de examen, que por lo pésimo de la redacción, la torpeza de escribir mal hasta mi nombre (entiendo que mi segundo apellido, Álvarez, es demasiado raro y complicado para pedir que unos profesores de filología lo sepan escribir bien en un documento oficial), y la inquina que desprendía sospecho que fue escrita por la propia Madre Coraje y luego firmada por sus coleguit..... esto, por los miembros del tribunal.


Cuando en septiembre por supuesto mi examen volvió a estar, según la profesora, salpicado de errores si cabe más graves y pedí otra revisión, el “tribunal” ni siquiera se molestó en inventarse otros fallos; me mandó el mismo papel de junio aunque, eso sí, apurando sus habilidades profesionales al máximo y consiguiendo logros tan inauditos como escribir mi nombre correctamente; amigos, el sistema funciona. Por cierto, la directora del departamento donde ni sabian que Madre Coraje no estaba viniendo a clase luego declaró por escrito que la profesora había actuado siempre de acuerdo con ellos. Ignoro cuántos centímetros le ha crecido la nariz desde entonces.


En fin, que afortunadamente se trataba de una asignatura optativa, por lo que pude matricularme de otra, teniendo cuidado de elegir a una profesora que no fuera amiguita de estos y que tuviera una cierta ética profesional, que no abundan pero las hay, y me licencié por fin, de lo contrario me vería ahora al menos en décima convocatoria. Y aprendí a ser suficientemente listo como para no haber publicado esto hasta que ya tengo el título de licenciado en las manos y que me echen un galgo ...


Así que ya saben, amigos, si están pensando en volver a la universidad .... dediquen ese tiempo a ver porno en Internet, algo sin duda más útil para la sociedad, más gratificante, y que les hará aprender mucho más. Buenas noites.

Publicar un comentario en la entrada

SuperSantiEgo dijo... 03 julio, 2008 14:44

Sitio distinto, neno. Sitio distinto.

Sobre lo del castrapo institucional, hará unos diez años a toda página en La Voz aparecía el mensaje institucionar por el día del Apóstol plagado de errores y castrapadas. Y aquí paz y después gloria. Después hay gente que se extraña que la UNESCO ya haya declarado al gallego como lengua que tiene todos los boletos para acabar tan mal como el leonés o el aragonés.

Anónimo dijo... 03 julio, 2008 14:51

Como gallego, leer ese correo debería dolerme, pero uno ya está acostumbrado a oír como destrozan el idioma los políticos y allegados y/o afines.

Particularmente gracioso me resulta ver que la Universidad apenas cambió y hace casi 20 años que la dejé.

Todavía se está con un personaje tan desfasado y jeta como el Ché?

En fin no sigo... Ah! para los no gallegos que quieran conocer un poco mas a los de "la esquina noroocidental" me parece este artículo de vicisitud una buena vía.

Un saludo,

Nordes

Anónimo dijo... 03 julio, 2008 14:52

Todos tenemos historias para no dormir referidas a nuestros años universitarios. Supongo que el hecho de que estuvieras sacando la carrera por "hobby" sin nada que perder motivó que dieras todo el por saco que te fue posible. Manda cojones.

Anónimo dijo... 03 julio, 2008 14:56

Ah, habiendo estudiado Física en Sevilla durante los 90(con el primo del Rajoy entre otros), no me sorprendo con lo del Ché, los zapatistas y demás ralea (en una asamblea de alumnos para discutir presupuestos que nos daban, uno pidió un tambor para dar por saco en las huelgas y otro un abono de sombra para los toros)

Lucio Cornelio dijo... 03 julio, 2008 15:27

Ay, que recuerdos de la vida universitaria. Me han despertado las ganas de volver a matricularme solo por ir a dar por saco a esa panda de....

Especiales recuerdos para una profesora de Geometria de la uam, que se limitaba acopiar literalmente del libro de texto a la pizarra ( erratas incluidas)y cuando dos meses despues de empezar la clase decidio poner un ejemplo que no venia en el libro, la clase (los restos...) emocionada se puso en pie y comenzo a aplaudir y a vitorear... y la pobre se nos fue llorando, crueles que eramos

Clochard dijo... 03 julio, 2008 15:34

¿De verdad que los carteles de los reyes gallegos están en todos los edificios públicos de la universidad? Venga ya, hombre... Seguramente estaríamos de acuerdo en bastantes críticas que podríamos hacer a la sociedad gallega, especialmente la universitaria, pero en esta ocasión tu humor puede que sea humor, pero no es humor inteligente... veo bastante sal gruesa. (Véase tu caracterización del lusismo; soy bastante crítico con el, digamos, «lusismo sociológico», pero creo que tiene más «meollo» detrás que la caracterización burda con que lo describes, la reducción a «transtorno psicopatológico» que no merece la pena ni pararse a intentar descifrar; me suena bastante a prepotencia intelectual de «progre de El País»). Pero bueno, ya se sabe esto es un blog de humor, este ha sido un comentario serio, y si nos ponemos serios parece que estamos más en pelotas que si nos reímos, ¿no?.

Diego Calleja dijo... 03 julio, 2008 15:43

Un servidor dejó la carrera por razones parecidas además de otras personales. Si la universidad es la fuente del conocimiento, ¿como es posible que una facultad de informática tenga una web que en vez de ser un ejemplo tecnológico o al menos algo suficientemente moderno que te haga pensar "se nota que saben de informática", sea una web diseñada claramente en los 90 y que no ha cambiado desde entonces, que hace parecer a este insigne blog un ejemplo de modernidad tecnológica. Y eso, un ejemplo. Es como si en esa cosa de filología y traducción de usted los comunicados fueran traducidos con el culo.

Y si dices algo, te sueltan que hay que centrarse en las bases, para fijar los cimientos de una buena carrera profesional: Excusa que utilizan para enseñarte exclusivamente de lo que ellos saben, es decir, todo aquello que tenga como 10 ó 20 años de antigüedad, que es más o menos cuando se sacaron las oposiciones y dejaron de tener que preocuparse por aprender cosas nuevas.

Panadero dijo... 03 julio, 2008 15:49

Australia no es la solución.
Japón tampoco es la solución.
Mejor quedarse en Albacete, a la sombra, esuchando canciones de Marta Sánchez. "Bravo samurai, samurai bravo".

Paco Fox dijo... 03 julio, 2008 16:04

¿Y qué es 'humor inteligente'? Sobre todo porque ¿qué es 'humor tonto'? A lo mejor estoy equivocado, pero creo que es una de esas expresiones estilo 'puesta en escena' que se utilizan mucho pero que nadie define con claridad.
Ahora que lo pienso, mejor que nadie conteste a esto, no sea que esto degenere en comentarios sobre si es humor o no el cacaculopedopis.

Yo en la universidad también di mucho por culo. Pero no contra los profesores inútiles (todavía recuerdo con cariño y dolor de orto aquel profesor al que le enseñé a utilizar el Photoshop y luego sólo me puso un 7 en el examen referido a ese programa), sino contra alumnos trepas. ME metí en el consejo escolar o como se llamara la cosa para impedir que cierto grupo de impresentables se hicieran siempre con los escasos medios de nuestra paupérrima facultad de CCI gracias al colegueo con los técnicos. Y es que lo que más me molestaba de la facultad eran ese tipo de alumnos que se tomaban aquello como si estuviéramos en Wall Street. Gente capaz de amenazar a una profe interina utilizando sus contactos con otros pesos pesados de la facultad, con el triste fin de subir la nota de notable a matrícula, a pesar de no haber asistido a clase durante un semestre en el que la evaluación era continua.

Clochard dijo... 03 julio, 2008 16:24

Pues sí, no se puede dar una definición «científica» de lo que es «humor inteligente» o «humor tonto», de la misma manera que no se puede dar una definición científica de si es o no es exacto y descriptivo ironizar sobre los «aguerridos» patriotas gallegos, o sobre sus carteles. Sin embargo, tú ironizas sobre ellos, y yo te escribo mis comentarios, tal vez ambos con la misma claridad definitoria y tal vez con la misma «puesta en escena». En todo caso, siempre será mejor leer los comentarios que nos ponen en el blog, y procesarlos antes que cuestionarlos sin más; porque lo último podría dar lugar a pensar que nos acostumbramos demasiado a leer los comentarios laudatorios y felatorios de los fans, que están bien (y frecuentemente son merecidos, añadiría yo), pero que en todo caso no son obstáculo para que de vez en cuando nos cuestionemos si nuestro humor es tan inteligente como queremos que sea (aunque, es verdad, sea difícil definir «sistemáticamente» el concepto...).

Paco Fox dijo... 03 julio, 2008 16:42

Clochard: Que el post no es mío: es de Dillinger is Dead. Respecto a la crítica a ciertas actitudes nacionalistas, la verdad es que desconozco la realidad universitaria gallega. Sin embargo, como ya expuse en el post 'La teoría de la vicisitud andaluza', que tantas críticas atrajo, todo nacionalismo independentista tomado demasiado en serio me parece una pérdida de tiempo.
Pero está claro que, en cuanto satirizas nacionalismos o religión, siempre alguien va a sentirse ofendido o va a acusarte de simplificación. Lo cual es lógico. Pero no quita la validez ni la necesidad de la parodia por medio del esperpento de ciertas actitudes paradigmáticas.
George Carlin nos enseñó que TODO es susceptible de cachondeo y crítica. Incluso con la sal gruesa, que, si bien tampoco tengo claro qué significa en sentido figurativo, es la ideal para un buen entrecot.

Clochard dijo... 03 julio, 2008 17:11

Ok, Paco. Pensé que lo habías escrito tú, ya que suele suceder (además no conozco los nombres de cada uno). En lo demás estoy de acuerdo, todo es susceptible de cachondeo y crítica, desde luego. Lo que pasa es la experiencia, en estos casos, muestra varias cosas con cierta frecuencia. Por ejemplo, que no todos los que se cachondean de aquello con lo que no concuerdan muestran parecida capacidad para cachondearse de sí mismos. O, por ejemplo, que el cachondeo hecho con sal gruesa a veces es muestra de la capacidad de emitir críticas serias con sal fina, lo que nos retrotrae a las estrategias discursivas infantiles y adolescentes. Claro que no digo que sea el caso de que no haya capacidad de sal fina, pero sal gruesa sí que la hay, como también hay simplificación, claro. Escoger, dentro del espectro ideológico del otro, los casos más ridículos o ridiculizables para ponerlos como paradigma de la generalidad es un recurso clásico de la simplificación ideológica (casi siempre acompañada de la ejemplificación de las opiniones propias mediante los mejores casos que las defienden). La sal gruesa son los lugares comunes, evidentemente. A mí no me ofenden; aunque no me gusten. Por lo demás todo bien. Salut,

Tifis dijo... 03 julio, 2008 17:14

Cuelga completo el vídeo de pederastia 96 de una puta vez.

Paco Fox dijo... 03 julio, 2008 17:30

Clochard: ¡Por supuesto! No puedo soportar la gente que no sabe cachondearse de sí mismo. Por aquí es algo muy normal, como demuestra la serie de 'Mis vicisitudes...'. A veces, incluso mal entendido(como la ira de algunos fans de Saurom cuando pensaban que insultaba el disco 'Sombras del Este', cuando la verdad es que es de lo que más escucho en mi ipod).

Por otra parte: Vicisitud no es partidario de colgar 'Pederastia 96' íntegro debido a que algunos de sus protagonistas son ahora, más de una década más tarde, respetables trabajadores. Pero entre todos, podremos

Anónimo dijo... 03 julio, 2008 18:14

Por favor, Sr.Panadero

En honor al enciclopedismo sórdido es obligatorio aclarar el siguiente dato: Bravo Samurai nunca fue cantada por Marta Sánchez, sino por Vicky Larraz, en solitario y, para mayor vicisitud, representando a España en Eurovisión. Precisar el año escapa a mi capacidad.

Rayito.

padawan dijo... 03 julio, 2008 18:19

oh, dios, el mundo académico. Yo he entrado hace poco en él (por la puerta trasera, por supuesto), y visto desde dentro, es aún más sórdido si cabe. Al final acabas comprobando que casi todos los rumores que circulan entre los alumnos son ciertos, y algunos se quedan cortos!

Miguel dijo... 03 julio, 2008 19:16

Oh, herejía!!!

Como Físico, yo también encuentro motivación para hacer una carrera de letras, aunque no tengan nada que ver con la cultura y el aprendizaje. Después de años rodeado de maromos, me apetece descubrir que sí, que en la universidad hay más mujeres que hombres, que uno se lo puede pasar bien sin necesidad de encerrarse desde octubre para sumar diagramas de Feynman y que, si te aburres en clase, siempre hay alguien más con ganas de cachondeo.

Respecto al mundillo universitario, qué voy a decir. Conozco algún caso que es un ejemplo de conducta lamentable, merecedor de un amplísimo expediente y que habría sido despedido hace tiempo de trabajar en una empresa privada. Pero no. Tiene contactos, es simpático y, para más inri, es ex-decano.

Sin embargo, he de romper una lanza por todos aquellos profesores que sé personalmente que llegan a las 8 y se van a las 8. Que cumplen muy dignamente con su trabajo académico y, además, son reconocidos a nivel internacional por su trabajo. ¿Que no son todos? Pues coño, algo habremos de hacer para que vayan siendo más.

Miguel, físico, becario y hasta poseedor de publicaciones en Physical Review (coño, me citan en Science!)

Anónimo dijo... 03 julio, 2008 19:17

¡Qué tiempos aquellos de la Uni! Mi primera vez en Biológicas, en la UAM, con dos tipos de alumnos: los de gafas culovaso y los perroflautas, los unos todo el día haciendo el trepa para conseguir una beca de investigación y los otros todo el día emporrados y llamando fascista a todos los demás....
Esos profes no titulares amargados, cateando a todo el mundo y esos titulares, eminencias ellos que aburrían hasta a las ovejas...
Mi segunda vez, ya mayorcito, Enfermería en una privada. Estudiando menos de la mitad que la otra vez convertirte de un alumno mediocre en la lumbrera de la clase, envidiado por todos. Con poner tu nombre en el examen, creo que ya sacabas la asignatura. Eso sí, los profes eran igual de impresentables en ambos casos.

Clochard dijo... 03 julio, 2008 22:16

Tienes razón, Paco, sobre la capacidad de auto-cachondeo de «Mis vicisitudes». De hecho esta capacidad se valora mega-encomiablemente por este vuestro lector. ;)

J. Keel dijo... 04 julio, 2008 02:35

Muy curiosa toda esta situación.No curiosa porque no sepa la gigantesca casa de putas que son las Universidades en este país (con perdón de las señoras putas,que esas si hacen su trabajo) sino por el sometimiento voluntario a la sesión de masoquismo que supone exigir profesionalidad a esa panda de cerdos cebados que retozan en las facultades.

Yo,que perdí toda ilusión en la carrera desde el primer año,también tuve que acabarla por cuestión de orgullo personal (aunque el titulo no me sirva ni para limpiarme el culo) pero jamás me hubiera atrevido a asomarme al pozo negro de sordidez que se esconde en los departamentos.Tiene usted mis respetos,señor Dillinger.

estanli cuvric dijo... 04 julio, 2008 10:04

La coñobernardez universitaria es algo interprovincial y extendido, bien conocido por todos aquellos que hemos sido estudiantes "deletras".

Estudiantes como este muchacho

Vean el vídeo, les aseguro que no se arrepentirán.

nostálgico bubón dijo... 04 julio, 2008 10:13

¡Brhavo! ¡Un post de los de antes!

Dama Galadriel dijo... 04 julio, 2008 11:41

Encima, eso de que las niñas siempre se juntaban con el mayor de la clase (antes el malote) aquí no funciona, el bisho raro.
Por lo meños se ve que o galego sigue en forma.
Respecto al profesorado, recuerdo una en la que otro profesor se asomó un día a la clase para decirnos que el profesor titular no venía, que estaba enfermo, que no había clase. Con lo que una hora más de dormir suponía en esas fechas!!! Lo que más sorprendía no era que el güevazos no estuviera enfermo ni de coña, sino que el lumbreras no se molestaba ni en esconderse. Allí estaba, leyendo el niuspeiper en la cafetería. Luego nos vienen las quejas de que los sueldos no llegan... Seguramente el periódico era de la biblioteca.

Vicisitud y Sordidez dijo... 04 julio, 2008 11:48

"¡Un post de los de antes!". Con sudores y preocupación acojo este comentario... Sí, sé que la F1 aliena a muchos y - créanme - buscamos disimulallos y que nunca supongan el 50%. Pero una línea de pensamiento insoslayable aquí siempre fue el fablar de lo que apeteciese - como cuando el jran Rinzewind se marca sus magníficos post sobre astronomía, cosa que le honra - y no sobre lo que se "supone" habría que hablar.

Still, fear not, somos los mismos. En mi caso, con más sobrecarga de trabajo pero con el mismo aplauso de siempre a esta chef d'oeuvre Dillingeriana. ¡Qué feliz de no haber conocido nunca el poster de os Reises da Galiza al haber emigrado a Madriz con 18 años! Qué quieren, yo era de los que, a la que se hablaba de la "doma e castración" de la nobleza gallega por parte de los Reyes Católicos me preguntaba "¿Y desde cuándo no es un favor que castrasen a la nobleza?".

Babuino Bubón dijo... 04 julio, 2008 12:28

Por Dios, entiéndaseme que no quise despreciar en manera o modo alguno este exitoso y popular clamor que por talento y sabuá fer tienen harto merecido. Sólo quise reflejar que volvieron a tocarme la mi fibra particular con este tema, tan bellamente expuesto.

No permitan que les afecten las palabras de alguien que como yo se esconde tras alias del tipo "tarado sin criterio", "orate indocumentado" o "babuino con escopeta". Que hay mucho loco suelto.

kiitos dijo... 04 julio, 2008 14:39

Con permiso:

Vicky Larraz no representó a Ejpaññña en Urovisión, que fue en la OTI esa, y en 1987.

Si no me se cree, pinchen aquí.

Sergeon dijo... 04 julio, 2008 15:05

Quien, como yo, tomó en algún momento la estúpida decisión adolescente de estudiar filosofía, y posteriormente la ya no justificable decisión de no bajarse del burro y seguir hasta 5º... sabe que el perroflauta es el mayor enemigo del sórdido.

Ahora, ya hay que tener cojones para poner una queja oficial. Creo que podría morir aplastado por las pelotillas de mis pies si tuviera que esperar a que alguna de las doscientas que podría poner prosperase...

Y qué poca jrandeza el del humor inteligente... así te posea el Altísimo como al iluminado de Senna :-P

Danda dijo... 04 julio, 2008 15:53

Visto lo visto, me alegro de haber llegado a traductor a través de Filología.

A ver, sus señorías de Vicisitud y Sordidez, os acabo de lanzar una proposición superindecente a vuestro e-mail de Bigotón Watch, que es la única forma de contaros una cosa tan bizarra sin escandalizar a la gente.

Elnava dijo... 05 julio, 2008 00:43

definitivamente, usted es un santo. Aguantar tal "tocapelotudez" le honra. Cualquier persona mas arrojada e insensata hubiese optado por una agresión física directa. "buenas noites y buena suerte"

Anónimo dijo... 05 julio, 2008 11:04

Verdades como puños. Esta entrada me ha traído muchos (malos) recuerdos de mi etapa universitaria. ¡Qué de chuminadas y vicisitudes había que tragar, por Dios! Últimamente vengo fantaseando con la idea de volver a l universidad, tan sólo para no tragarme lo que alguien, desde una tarima, me diga y, por qué no decirlo, por tocar un poco los cojones.

En la Facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo existe una personaja sórdida y similar a la de esta entrada: María Teresa Méndez Valdivia. Esta mujer, famosa por sus inesperadas bajas por esguinces de cutícula de la uña se pasó todo el cuatrimestre que yo fui a sus clases llegando veinte minutos tarde a las mismas. Cuando uno de los representantes de los alumnos denunció la situación (sin haberlo mencionado al resto de alumnos, con un par), la tía comenzó a llegar sólo diez minutos tarde, pero a partir de ese momento se negó a permitir que nadie entrase en el aula después de ella. Ni un minuto. El día del exámen, envió a septiembre a un desgraciado cuyo autobús se había retrasado.

Ya veis que en todos sitios cuecen habas.

Otro día hablaré del megalomaníaco Vallejo, un profesor que SIEMPRE suspende a la mitad de sus alumnos.

la reina del hielo dijo... 06 julio, 2008 21:55

Acabo de recordar cuando, hace 2 años, me presenté al examen de septiembre de "Política y Gobierno de los Estados Unidos", asignatura a la que fui dos veces porque era taaaaaaaaaaaaaaaaan coñazo que me dormía en clase, ni siquiera me indignaban mis compañeros preguntando cosas tan molonas como que porqué firmaron los alemanes la paz de Versalles si era tan mala (PORQUE IBAN PERDIENDO LA GUERRA!!!), el caso es que el profesor tenía que estar a las 9 y eran las 10 y no estaba, fuimos a decanato y nos dijeron que era problema del departamento y al llegar al departamento todo desesperados (el otro chico que venía conmigo había venido de Alemania para su último examen de la carerra).

Total, que nos fijamos en el buzón del susodicho y lo tenía petadísimo de trabajos. La directora del departamento debía estar hasta arriba de él y nos dijo que el profesor no había pasado a recoger los trabajos (que contaban para la nota) y nos dejó hacer el examen en el despacho.

Si es que en todos lados cuecen habas y es raro en mi facultad cuando dos profesores no llegan a las manos, pero es divertido.

Anónimo dijo... 06 julio, 2008 22:05

Cuando pensaba que yo era el tío mas raro sobre la faz de la tierra por haber empezado a estudiar traducción con cuarenta tacos, voy y leo esto... Lo peor de todo es saber que hay otro desequilibrado como yo a unos cuantos cientos de kilometros de aquí, y esa idea, como los Judas Priest, "acojona, tronco, acojona".

ananias dijo... 07 julio, 2008 07:55

La Universidad se muere, pero, como las gallinas, sigue caminando por inercia.

Trabajé hace un par de años con una "primera en su promoción" de Filosofía. Además de otras grandes aportaciones ortográficas, gramaticales y conceptuales, llegó a deleitarnos con el resultado más claro de lo asimilado durante la carrera: homnipresente.

Si la patada al idioma y a la etimología no os parece suficiente, aquí viene el concepto: expresó con esa palabra la presencia de "una gran cantidad" de personas de un determinado colectivo en un determinado lugar.

Intenté durante unos meses inculcarle algo de cultura, pero no sirvió de nada, porque se sabía "primera de su promoción".

la reina del hielo dijo... 07 julio, 2008 09:58

Bueno, después de oír a una compañera de clase decir que ad hoc (que pronunciaba "adjoc"), venía del inglés y que luego ella aprobase y yo no, no me sorprende nada.

La navaja en el ojo dijo... 07 julio, 2008 11:58

Jajajaja, qué bueno, reina. Del inglés, hombre, si fuese ad hog, podría ser un cerdo que hace anuncios. ¡Madre mía!

la reina del hielo dijo... 08 julio, 2008 11:47

Pues imagínate que era para una presentación en clase y tuve que decírselo después de unas 10 veces que dijo "adjoc"... Lo peor es que luego a mí me suspendieron la asignatura y a ella no.

La navaja en el ojo dijo... 08 julio, 2008 12:01

Pues seguro que sería una pelota. ¿Llegó a decirlo en alto en clase?

El Gran Trentino dijo... 09 julio, 2008 02:18

El problema de gran parte del profesorado universitario es que, al igual que los jueces y otras profesiones institucionalizadas que se tienen por intocables en este país, muchos de ellos no ven más allá de su nariz y no sólo sancionan en otros las infracciones que ellos mismos cometen a veces sino que, en muchas ocasiones, las clases no son para ellos más que el espacio donde poder desahogar sus frustraciones y dar rienda suelta a sus obsesiones.

Todavía recuerdo a la catedrática de derecho romano de mi facultad, quien impidió realizar el examen oral a una alumna "porque tenía bigote". Acojonante.

Al margen de la paradoja ya apuntada sobre la reivindicación de algunos nacionalistas de izquierdas respecto a figuras regias del pasado, también podríamos mencionar su tendencia a criticar el imperialismo castellano y la "invasión" cultural y lingüística de sus tierras cuando ellos mismo evocan un pasado que a menudo glorifica precisamente esas mismas características sólo que empleadas por ellos contra otros pueblos. En el caso de España sobran los ejemplos, y si no que se lo pregunten a los árabes, quien a su vez deberían preguntárselo a los visigodos y estos a los romanos y así hasta llegar a su puta madre...sic transit gloria mundi...

la reina del hielo dijo... 09 julio, 2008 12:41

NO, no lo dijo en clase en voz alta, aunque su exposición casi hace explotar a la profesora... pero como era la típica que ponía cara de buena...

Qué fuerte no dejar a una chica exponer porque tenía bigote. Yo, como defensora del bigotón, hubiera puesto como requisito que los alumnos llevasen bigote.

Juancho dijo... 11 julio, 2008 13:25

Los profesores de las universidades aqui en Catalunya son de dos tipos:

1) Personas compententes. Se encuentran en las facultades de las ciencias, la tecnologia, las empresariales, y las profesiones liberales. Los de la UPC suelen ser muy buenos, por ejemplo.

2) Personas enchufadas por razones ideologicas y nacionalistas, o por puro nepotismo. Se hallan en las facultades de humanidades, especialmente en las de filologia catalana, y en las de "ciencias sociales," notoriamente en sociologia.

Alan dijo... 11 julio, 2008 17:48

Un post buenísimo. Me trajo tantos recuerdos de aquellas épocas universitarias.

Ahora que hace poco retomé los estudios, me alegro de haberlo hecho en una universidad a distancia, y más después de leer este post y algunos de sus comentarios.

Anónimo dijo... 19 julio, 2008 05:04

Hombre, Gran Trentino, el problema va a ser que romanos y visigodos ya no hay, pero sigue habiendo gallegos, vascos y catalanes que no se tragan eso de "la lengua común".

Y es que con lo bonita que habría sido una España-Suíza donde todos sepamos la lengua de todos y nos apoyemos como pueblos hermanos y tal, pero no, sigue vivo el empeño mesetario de hacer una España-Yugoslavia, Serbia al frente, que nunca nos ha dado buena espina. Y luego somos nosotros los que galvanizamos, digo balcanizamos.

Eso si en lo de glorificar el pasado te doy toda la razón. Si estamos como estamos, es porque ese pasado no nos ha traído nunca nada bueno.

Por cierto, he estado en las 3 universidades gallegas en carreras de letras y nunca he visto el cartel de los Reis da Galiza. :-)

Anónimo dijo... 01 abril, 2009 12:07

"...y en las de "ciencias sociales," notoriamente en sociologia."

+1

Aunque muchos son buenas personas sin malicia, pero tienes razón (se salvan algunos por eso).

Me viene a la memoria discutir (primero avisándole que tenia una errata en su libro, luego con horror comprobé que no era una errata sino que era consciente) con una profesora, intentándole hacerle ver que el dilema del prisionero no es de suma cero y que no liara a la gente diciendo que lo era. Lo peor es que se supone que es (o era) una experta en la materia. Eso sí (y no es broma), era buena persona.

Lo peor: el odio que se tenían algunos alumnos entre si por protagonismo político y eso que en el fondo decían lo mismo.

Eve dijo... 06 septiembre, 2010 17:44

Años más tarde leo este post, y pobre de mí que sigo estudiando en la Universidad de Vigo, precisamente en la facultad de Filología y Traducción. Lo que ocurrió con esa profesora me suena DEMASIADO, sobre todo con cierta profesora lesbiana... (entre otros seres con vicisitudes y sordideces diferentes) Pero me temo que esas cosas no solo ocurren en esta universidad, es aquí y en todas partes. Qué desgracia...
La carta del decano directamente me mató. Es el maldito reflejo de todo el horror. En todos los aspectos.

Eudaskerdplurinacional dijo... 09 noviembre, 2010 21:12

O do lusismo chama-se reintegracionismo, e tem a súa loxica, pois galego e portugues som a mesma lingua mas com diferente acento e diferente grafia, a cuestiao chegou a ser tam grave que em dia de hoje um galego nao chega a entender-se com um portugues mas sim con un castelam, todo pelas fronteiras politicas(...)Embora recomendo-te que estudes máis sobre iste tema antes de queijar-te xa que as linguas tenhen a possibilidade de seren aprendidas e nao se exclue a ningunha persoa por raçom de raza opiniao ou nacionalidade, Uma vez conheças veras como es capaz de comunicar-te con 200 milhaos de persoas no mundo com as quais nao poes falar agora.Porcerto se queres ver cata çes do che acho que te trabucaches de facultade, vem pois á de Psicoloxia de Compostela xa veras(...)E por ultimo o de psicoloxia nao tem moita loxica, e melhor que escolhas algo que tenha fundamento e utilidade, sinto moito ser tam realista.UN SAÚDO.

Guitarritas on Fire dijo... 14 abril, 2014 20:46

Resúltame especialmente hermoso este post dado que yo también soy alumna de la Universidad de Vigo, aunque más concretamente de la carrera de Lenguas Extranjeras (antiguamente Filología Inglesa y exactamente lo mismo que Traducción e Interpretacción) y puedo comprobar que la esta Universidad al parecer apenas ha combiado. Bueno, sí, ahora ya no se juega al mus, se juega a Pokémon.
Después de comprobar de que los profesores han sido puestos a dedo, ni la mitad corrigen los exámenes, y las quejas dirigidas al Decanato serán destinadas a envolver los bocadillos posteriormente vendidos en la cafetería (bocadillos penosos, por cierto, la cafetería de la Facultad es un timo) he decidido que a pesar de odiar la carrera voy a seguir por echarme unas risas con el hijoputismo y la cantidad de meapilas absurdos que pululan por aquí. He dicho.

 
Subir