Vicisitud & Sordidez

36
De los pocos posts en los que me he cachondeado cruelmente de una persona, mi favorito es el que dediqué a Gerardo Sanz como paradigma de la crítica musical gafapasta. No es algo que suela hacer, pues si algún día me encontrara con él me moriría de la vergüenza por haber insultado sin misericordia su actividad profesional. De hecho, me incomoda que muchos articulistas basen sus escritos en la descalificación constante.

Así que voy a cachondearme de él otra vez. Porque nadie ha dicho que yo sea un tipo coherente.

Primero, un rápido repaso del post anterior. El antes mencionado G.Sanz es un crítico cuyas reseñas musicales breves en el suplemento del El Mundo son una fuente constante de hilaridad por lo obtuso de su estilo. Ente onvre, cuya existencia me fue revelada por mi amigo Quique (señor que protagonizará un próximo artículo sobre cierto famoso pianista sórdido), se convirtió pronto en una referencia esencial de este blog. No sólo colocamos su propia sección fija en la barra lateral, sino que su estilo hizo apariciones especiales en los artículos de Mecano, El Fary y, sobre todo, Luis Cobos. Vicisitud quedó impresionado por la facilidad con la que podía inventarme una reseña gsánzica en cuestión de minutos. Por lo tanto, me pidió que revelara los secretos de esta compleja técnica de gran valor para diletantes de todo el mundo.
Éstos son los pasos a seguir:

Regla de Abigarramiento General (R.A.G.): Busca la forma más oscura de decir las cosas. Aplicable siempre.

Paso 0: Coge un disco. Da igual el género: como si se trata de funk esquimal interpretado con ventosidades. De hecho, sería mejor. Cuanto más extraño el grupo, más posibilidades de que los lectores no tengan ni idea de lo que hablas. Yo, por el contrario, voy a poner ‘Amazon music’ en Google y pillaré lo que me salga. En este caso: Ricardo Arjona y su excelso cd ‘Santo pecado’. Ni puta idea de quién es. Pero como no tengo que escucharlo me da igual.

Paso 1: Imagine una metáfora. La que sea. Da igual. No tiene por qué tener que ver con el disco. Es más: vete a la wikipedia e inspírate en lo primero que te salga con un artículo al azar. A mí me ha tocado ‘Estación Carpetana (metro de Madrid)’. Así que toda la crítica será sobre un viaje en el suburbano.

Paso 2: Mira en internet (con la wikipedia vuelve a ser suficiente) un poco de su biografía y, sobre todo, los nombres de tipos con los que haya colaborado. Preferentemente que no conozca nadie. Que aquí eres tú el que imparte sabiduría.

Paso 3: Piensa en un palabro que esté en la delicada frontera entre ‘qué-curioso-y-curto-ese-término-que-utilizas’ y ‘¿qué-te-pasa-en-la-boca?’y prepárate para meterlo COMO SEA en el texto. Yo elijo… pleonasmo, que me gusta como suena y que hasta he utilizado para hacer un chiste en un post pasado. Que este blog no sólo va de caca, F1 y colonoscopia. Que aquí… ¡tenemoh eztudioh!

Paso 4: Plantea la estructura. Bueno, no lo hagas, que de eso ya me encargo yo: son tres frases.

a) Frase primera: Suelta los datos biográficos y comienza con la metáfora.

Veamos mi ejemplo. Empezaré con el lugar de origen del cantante. Pero NUNCA diré ‘Guatemalteco’: hay que aplicar la R.A.G... La opción sería decir su pueblo de nacimiento. Pero con el gentilicio. Epataremos más si añadimos algún dato extra: resulta que el tipo tiene una fuerte relación con el Méjico DF. Busquemos la palabra más rara para decir eso: Chilango, según la RAE, gentilicio de los de la zona del DF. Sin esforzarnos mucho, hemos conseguido mostrar nuestra sapiencia sobre el personaje y (más importante) soltar un término iberoamericano que nadie conoce en España con el fin de enmarcarnos en la corriente perrofláutica latinoamericanófila:

El cantautor jacoteco de nacimiento y chilango de adopción…”

Pasemos a la metáfora y sazonémosla con nuestra sapiencia de colaboradores o grupos anteriores relacionados, aunque sea de manera muy oblicua, con el artista:

“… toma el tren del futuro dejando atrás las estaciones de Microchips, Cuco Peña y sus exitosas Historias.”

b) Frase segunda: IMPORTANTE. Empieza con la construcción “Y+gerundio”. Esta simple regla encierra el secreto del ritmo de escritura gsánzica. A continuación, decide si vas a decir si el disco es bueno o es malo. Ahí reside la importancia del crítico musical y su verdadero trabajo. Deberás evaluar si:

1) Es desconocido y te conviene reivindicarlo para, en el futuro, recordar a todos que tú hablaste de él primero. Si luego triunfa, cojonudo. Si no llega a nada, no hay problema: nadie se acordará de tu crítica. ¡Siempre ganas!

2) Está de moda entre los culturetas. Crítica positiva al canto.

3) Está DEMASIADO de moda: es momento de hundirlo. Negativa o tibia.

4) Ya ha pasado de moda: A por él.

5) Estuvo de moda y ya ha pasado por la necesaria cuarentena uncool: Ahora toca reivindicarlo.

6) Tiene una edad y no es un pope indiscutible del gafapastismo. A cachondearse de él.

7) Tiene una edad y es un intocable: Crítica orgásmica.

En el caso de que se trate de un cantante popular, tendrás que destriparlo. A no ser que haya entrado en el territorio kitsch, momento en el podrás integrarlo en el circuito antes descrito.

Con mi ejemplo no he tenido suerte y me ha tocado un cantante pop ligero con una carrera establecida, por lo que será mi deber hundirlo. Utilizaré el socorrido lugar común de ‘buen sonido, pero sin alma’. Así que, continuamos:

Y, haciendo paradas en el desengaño y el desamor, nos entrega un disco lleno de reflexiones sobre su reciente divorcio en busca de un trasbordo definitivo a la madurez que, sin embargo, se queda en vía muerta.

Lo he puesto a caer de un burro y, además, he logrado puntos extra por utilizar la ‘Táctica True Hollywood Stories’ (T.T.H.S.). Esto es, nombrar alguna desgracia personal como quien no quiere la cosa.

c) Frase tercera: enumera géneros musicales compuestos o, directamente, invéntatelos. Luego, lleva la metáfora hasta el final cueste lo que cueste, incluyendo el palabro previamente seleccionado si no los has hecho todavía.

Pop rock, power baladas y hasta guiños al latin-dance para un producto acomodaticio y forzado que suena a pleonasmo y aconseja un cambio a otras líneas menos transitadas.

¡Ya está! ¡Tu propia reseña musical pedante sin necesidad de escuchar el disco! Como estoy algo frustrado por el cantante que me tocó al azar, voy a escribir otra.

Veamos… pues mira, el último directo de Thomas Dolby, que todavía no he escuchado. Como tema al azar, me ha salido la religión. El palabro que utilizaré será ‘redivivo’, que es uno de los favoritos de G. Sanz para hablar de glorias pasadas y cumple la máxima R.A.G. de ¿por qué poner ‘resucitado’ si puedes echar mano de un adjetivo que absolutamente nadie utiliza?. Así que:

Redivivo tras su exilio tecnológico, el londinense Thomas Dolby regresa a la escena musical retomando su apostolado techno jazz que lo apartó de las catedrales post-Lene Lovich y le abrió las capillas de feligreses más exigentes. Y, echando mano de la factoría Jazz Mafia, entona un repaso a sus salmos menos populares pero más suculentos. Mexican-swing, african techno, bendiciones de crooner y un recuerdo del prelado George Clinton para una biblia paralela reescrita al ritmo del nuevo mantra ‘Your Karma Hits My Dogma’.


Coña, qué fácil es esto.

Publicar un comentario en la entrada

Anónimo dijo... 01 septiembre, 2008 08:50

Aprenda a escribir críticas como Jordi Costa

Acuérdate de algo que viste/escuchaste/aprendiste en algún viaje que hicieses de pequeño, aunque tengas una de ésas familias que como muy lejos llegan a Portugal, y que no ha traspasado nuestras fronteras en absoluto, ni siquiera a través de Internet. Podría ser un pianista de un bar con el que disteis cuando tus padres no sabían dónde tomarse la última copa, podría ser el arquitecto de la casa que estaba enfrente de donde te alojabas, podría ser el último rostro que apareciese en los carteles de papel pegados en los callejones, podría ser el presentador que saltó en el momento que encendiste el televisor del hotel para, tras comprobar que no había satélite y, por lo tanto, nada que pudieses entender, lo apagases… no importa, pero que no sea conocido y que en aquel lugar ya ni se recuerde.

Segundo paso: habla de eso como si fuese la cosa más común del mundo y dando a entender con tu tono que todo, absolutamente todo el mundo debería no sólo haber oído hablar de ello, sino también conocer al dedillo toda su trayectoria profesional. Que dé la impresión de que incluso te cabrearías si esto lo estuvieses diciendo en una charla y alguien te interrumpiese para preguntarte: "pero, perdona un segundo, ¿de qué estás hablando?" Por supuesto, la elección del vocabulario tiene que hacerse siguiendo las instrucciones del artículo para escribir críticas de G. Sanz.

Utiliza el 80% de la extensión de tu crítica cinematográfica para hablar de esto. Ni siquiera trates de relacionarlo de alguna forma con la película, como con las metáforas de G. Sanz, aquí simplemente expláyate sobre el tema. O, si acaso, puedes buscar una relación tan adecuada como las que encontraba Mayra Gómez Kemp cuando ya no tenía más remedio que entregar el apartamento.

Cuando te quede muy poco espacio, dedícate por fin al autor de la película y habla de todo lo que hizo antes, menos del film en cuestión. Si lo que hizo no se ha estrenado, sino que son mediometrajes destinados únicamente a museos y galerías de arte, mejor que mejor. Entonces incluso puedes quitarle espacio a lo anterior y dedicar algo más a este autor.

Y al final, dedícale una línea a la cinta que te ocupa. Tienes dos opciones: o bien puede decidir si te gusta o no aplicando los mismos criterios que se aplicarían en música para hacer una crítica de G. Sanz o también puedes escribir una frase que valga para prácticamente cualquier film, como por ejemplo: "Esta película se encuentra en el punto medio entre lo sublime y lo infame". ¿Que si hace falta ver la película para todo esto? Juzga tú mismo.

Ponzonha dijo... 01 septiembre, 2008 09:28

Eres un Semidiós Dorado.

Hobbes dijo... 01 septiembre, 2008 11:14

JENIAL!!!!! :D :D :D

Y pk no eskribes tb una kritika al Ximo Ballo? EXTA SI EXTA NO!!!!!!!

Un avraso kaxondo!

David dijo... 01 septiembre, 2008 11:53

De lo poco que me gustaba del pedante Tentaciones eran las críticas destructivas.
Abrir la página por música, buscar el disco con una o dos estrellas y ¡risas aseguradas!

saro dijo... 01 septiembre, 2008 12:03

Haciendo gala de la mordacidad a que nos tiene habituados, el Algecireño Paco Fox nos brinda una nueva y excelsa faena. Habitual en este ruedo, Paco encara la difícil tarea de enseñarnos a escribir críticas gsánzicas, para deleite del público. Con maestría incuestionable es capaz de dirigirnos, a golpe de capote prosaico, hasta el final de una entretenida guía que culmina con sendos ejemplos a modo de banderillas. Otórgole orejas y, como no, rabo.

Hobbes dijo... 01 septiembre, 2008 12:20

UNO QE NO PARE NIMGUNO!
DOS NOS MOBEMOS LOS DOS!
TRES LO MYSMO XO AL REBES!
QWATRO ME PIRO DE FARRA 1 RATO!
SINCO DOI UN BRINKO!
SEIS NO ME BEIS!
SIETE QE NADIE SE SIETE!
OXO ME BOI DE PARRANDA!
NUEVE NO SE MUEBE!
DIES MUEBETE OTRA BES!

Danda dijo... 01 septiembre, 2008 12:51

¡Trampa! Siento decirlo pero ese modus operandi no es el de G. Sanz, es el de todos los críticos. Este post ha nacido de lo particular pero ha llegado a lo universal.

Paco Fox dijo... 01 septiembre, 2008 13:03

Anónimo: Te falta el mandamiento costiano esencial de nombrar una obra literaria. ¡Que hay que demostrar loh eztudioh!

Hobbes: Podría hacer una de Chimo Bayo. Pero os animo a que lo hagáis vosotros. ¡Es muy fácil!

David: Yo hago lo mismo: siempre leo las críticas de menor puntuación, para echarme unas risas

Saro: ¡Qué bien ha quedado! Veo que la guía del artículo está bien clara.

Danda: No anda usted desencaminado. Iba a cambiar el título del artículo por 'Aprenda a escribir críticas musicales cortas pretenciosas'. Pero no lo hice por un motivo muy claro y extremadamente importante: Se me olvidó.

Milgrom dijo... 01 septiembre, 2008 16:06

Bravo. Lo mejor para la vuelta al cole son los articulos de este blog.

Para mí la tríada de críticos odiados la forman: G Sanz, Jordi Costa al que hay que añadir su peculiar manera de construir los textos numerando los párrafos e Ivan Pintor Iranzo capaz de mezclar a Shakespeare con Spiderman 3. En un cuarto lugar se encontraría Kiko Amat el escritor wannabe, que es la sintetización de los 3 anteriores.

El Teleoperador dijo... 01 septiembre, 2008 17:45

Jrande, coño, muy jrande este artículo. Tan jrande que ha conseguido que busque artículos de Sanz en Google. ¡Eso sí que es sórdido! En los tres primeros enlaces:

- "el sexagenario songwriter se sienta al piano".

- "selva de ritmo caníbal y telúrica distorsión"

- Esta es la mejor: "Con la brújula del retrofuturismo funk soul (...) naufraga con la AORgánica y poco neptúnea presencia de...".

Neptuno y naufragio. Si es que parece uno de tus ejemplos.

Niha dijo... 01 septiembre, 2008 17:56

¿Y esto se puede aplicar también a la crítica de arte? Es que uno de mis sueños desde pequeñita (y de hecho he soñado con el tema) ha sido ser comisaria de exposiciones...

Anónimo dijo... 01 septiembre, 2008 18:44

Era reacio a Vicisitud, me intimidaban sus parrafadas pero eso se acabó: me ha conquistado.

Y eso sin saber quién es el cantamañanas de las críticas. Pero no hace falta haberle leído, ¿no?

Javier dijo... 01 septiembre, 2008 20:40

Colosal!

Has conseguido hacer de la crítica un acto tan creativo o mas que la obra a criticar. Y mas entretenido, seguro.

Ghacko dijo... 01 septiembre, 2008 23:56

Fantástico, fantástico.
Me recuerda mis años de lecturas mensuales del RockdeLux: provocaba gran desasosiego no tener acceso (al menos no como hoy en día) a la música y guiarse un poco a ciegas por el mundo musical con luminarias como el señor Sanz.
No sabía uno a que atenerse.
Pero gracias a aquellas lecturas llegué a comprender el valor de la retórica y la palabrería: desconcierta y vencerás.

sebelo2 dijo... 02 septiembre, 2008 00:43

Mira que tuve oportunidad de leerlo hace un par de semanas y ya me desconoje a gusto (ventajas de conocer al gran Paco Fox in person). Pero es que volviéndolo a leer no he podido evitar desporrarme de nuevo. Eres jrande Paquito.
By the way: Anafiláticos del mundo que no os atrevéis a pulsar el enlace del Blog del Gamba, hacedlo, no va de mariscos ni sus cualidades, sino de crítica comiquera...que no gepuntosanzera, cuidado.
http://lecturasrecomicdadas.blogspot.com
Agur

Dr. Elektro dijo... 02 septiembre, 2008 02:44

Jrande!!!!!!!!!!!!
Hace mucho que esperaba este artículo
(ventajas y desventajas de conocer al autor en persona) y no me ha decepcionado en absoluto. Recuerdo como una vez argumentaba con unos amigos y conocidos en una fiesta que cualquier cosa se puede intelectualizar, y acto seguido me lancé a pergeñar una parodia de crítica sesuda y positiva de una pelicula de Ozores (cual? cualquiera). Como decia Nosequién Holmes "El crítico cacarea mientras otro pone el huevo"
Pos eso.

Juan D dijo... 02 septiembre, 2008 18:28

Jjuajuauajaua! Es buenísimo.

Alguien por ahí ha hablado de Kiko Amat. Me apunto al carro. Ya lo reivindiqué en su día como imbécil profundo

Juls dijo... 02 septiembre, 2008 20:14

Eres un maestro coño. ¿Y qué se hace con los maestros? imitarlos

Toreo.
Colonoscopia.
Sinergia.

El mítico articulista webero Paco Fox vuelve a sorprendernos con una elegante faena surgida de la sinergia creada por la experiencia y la imaginación. Al igual que el tubo que entró en su cuerpo tiempo atrás, Foxi busca en su interior para pegar sus mejores "doblones" al toro de la opinión internetera. Un maestro a seguir por los jóvenes novilleros, sin duda.

orangine dijo... 02 septiembre, 2008 21:41

Es usted un genio.

Saludos.

saro dijo... 03 septiembre, 2008 10:26

Feck! ¿Cómo que toreo? ¡Reivindico que se ensalce la sordidez de juls como un clon de combate de mi propia sordidez! XDXDXD

(Este blós provoca desvaríos...)

Milgrom dijo... 03 septiembre, 2008 13:54

Por cierto en mi reciente visita a Suecia descubrí esto y sentí que debía daros cuenta:

http://www.lokallemon.se/lemon.html

Se convirtió en nuestro templo durante el viaje.

sebelo2 dijo... 03 septiembre, 2008 17:10

ARGHHHHHHH
¡Es Gunther!.
Uhhh, you touch my tralala.
Estos suecos están majaretas ;).
Saludetes
Sergio

http://lecturasrecomicdadas.blogspot.com

Juls dijo... 03 septiembre, 2008 20:03

�Argh! �Saro me ha llamado clon de combate! �Eso es un honor desproporcionado!

cpc dijo... 06 septiembre, 2008 16:17

simplemente sublime. Ahora te planteamos un reto: una critica musical sobre Gerogie Dann pero poniendole en los altares de la musica. Volveremos en breve para ver en que ha quedado el reto. Saludos de las ratas

Paco Fox dijo... 06 septiembre, 2008 17:33

Pues mire usted: Georgie Dann está previsto en un post próximo. No sobre él completamente, pero se le nombra. Apuntamos que la crítica que se haga de su disco será Gsanziana.

Gelmir dijo... 07 septiembre, 2008 01:31

Venga, que quiero probar con una crítica.

Me ha salido una tal Sara Bareilles con su disco "Little Voice" entre las imágenes resultado de buscar amazon music en google.

Para la metáfora la wikipedia sugiere Tran Van Thoi un distrito de vietnam así que lo primero que se me ha venido a la cabeza ha sido la guerra en general.

La moza ha colaborado con "Rocco de Luca and the Burden", Marc Broussard, Maroon 5 y Mika.

El palabro va a ser "entrópico".

Hela aquí:

Desde que las costas de Humboldt la oyeron cantar en su niñez con una formación a capella, la carrera de Bareilles se ha debatido en un sangriento conflicto entre el imperialismo de sus influencias mainstream (Mika, Maroon 5) y la deliciosa resistencia indie que siempre la ha rodeado (Rocco DeLuca and the Burden, Marc Broussard). Y avanzando entre una Línea Maginot de esperanzas perdidas, su disco de debut ofrece un pop vacuo y predecible como las roderas de una división de Panzers que se ha traducido en un prescindible éxito: "Love Song". Soul-funk y Piano pop con transfondo Zydeco-punk para un disco entrópico que sabe a batallas perdidas. Como bien decía Rocco DeLuca, The color of your car / Your picture on the page / Dumb and beautiful / Gravitate / Gravitate / Gravitate.

Lo más gracioso es que "documentándome" me he cruzado con esta crítica:

It's tempting to simply applaud Bareilles' capable Fiona Apple-on-Prozac homage for what it is: slightly edgy, stompy piano-based pop rock. That is, until she unfurls the earsplittingly impressive climax note of the Maroon 5-esque "Come Round Soon." Whether banging away at the driving "Love Song," turning slinky for "Bottle It Up" or getting contemplative on the gently orchestrated "City," Bareilles' writing voice is uniquely her own.

¿"Capable Fiona-Apple-on-Prozac homage" y "unfurls the earsplittingly impressive climax note of the Maroon 5-esque"? ¿Y os quejáis del Sanz?

Paco Fox dijo... 07 septiembre, 2008 12:13

Gelmir: Es usted un genio. Le ha salido redondo. Y la crítica inglesa que reproduce es... demasiado bonita. ¡El mundo está lleno de G.Sanzs y nosotros estamos aquí para cachondearnos de ellos! Deberíamos crear, después de Bigotón Watch, un "Gsanzs Watch"

fer dijo... 07 septiembre, 2008 16:34

Por Dios, la gente que escribe en Ël Mundo sobre música son para darles de comer a parte.

No he visto una cosa más sobrada en mi vida que la crítica al concierto de Tom Waits en Barcelona:
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/07/15/rockandblog/1216090578.html

(y lo mejor son los comentarios)

Otra personalidad a estudiar la de este Quico.

Rubén dijo... 08 septiembre, 2008 13:29

Sr. Fox, con esta entrada ha publicado usted lo que debe ser ya un clásico indispensable no sólo de este blog, sino de todo el interné.

En un comentario anterior me comunicó su intención de publicar este texto y se me hizo la boca agua, pues no me ha defraudado nada. Ha escalado posiciones en mi lista particular de personas que debo idolatrar. Le tengo ahora mismo en mi altar particular de jrandes de EspaÑa junto a gente como Lopez Vázquez, Bertín Osborne y Arturo Fernández. Espero que se haya quedado a gusto.

Paco Fox dijo... 08 septiembre, 2008 13:50

Me dice usted esas cosas y yo sólo puedo tener una reacción como la que decía Thomas Dolby: mi amor ha explotado por toda la tapicería de la silla del trabajo.

Ale dijo... 09 septiembre, 2008 17:24

Otro jrande onvre en potencia, que no en vigencia, sería Jonas Trueba, hijisimo de Fernando Idem. Basta con leer el blog que tiene alojado en elmundo.es (cuyo nombre serviria de slogan para una marca de seguros a todo riesgo) cuya temática principal es el cine, pero que se alambica en otras materias como la poesia, la comtemplación de la naturaleza, las relaciones paterno-filiales, los traumas de infancia, el sibaritismo urbanita, el espiritu de los ratones de biblioteca y la frustración sexual. Todo ello narrado con un estilo plomizo y apelmazante. Un crack.

Patricio dijo... 09 septiembre, 2008 20:38

Hola,

Creo recordar que a Jordi Costa lo llevaron al poglama El Intermedio de Wyoming para que explicara algunas frases de su crítica de la película 300. El tío estaba contentísimo de demostrar su vocabulario a la plebe.

No estaría mal que el magno autor de este post hiciera una crítica gsanzista del mismísimo G. Sanz.

Un saludo.

La navaja en el ojo dijo... 09 septiembre, 2008 21:07

Ah, sí, el blog de Jonasito Trueba (si el padre con el nombre no le hizo la putada mayor del mundo se la hizo al convertirlo indirectamente en cultureta) yo me lo había añadido al principio al Google Reader, pero como me daba tanta vicisitud su estulticia acabé por quitarlo, cosa que no he hecho prácticamente nunca con un blog que hubiese añadido al Reader.

Y lo de Jordi... encima estará orgulloso de esas cosas. Según él, es un "crítico sesudo".

Paladí dels Mandres dijo... 22 septiembre, 2008 13:02

Y digo yo, en lugar de usar metáforas, no es mejor usar metonimias?

;-P

penyaskito dijo... 18 octubre, 2008 13:31

Mi primer intento, pero más difícil todavía, un jugador de fútbol (Henrik Larsson):

De Escania de nacimiento y escocés de adopción, Sir Henrik será recordado por lanzarse hacia el centro de Eric Edman cual satélite ruso de misión en Venus, anotando para Suecia un gol que quedará en su recuerdo.
http://es.youtube.com/watch?v=0Z1WLwAxgiY
Y, en el zénit su carrera, el Leopardo recaló en el FC Barcelona, entregando a los aficionados culés su renacer como futbolista que culminaría con la consecución de la Champions League para el equipo blaugrana.
Excelente juego aéreo, coraje en la presión al rival, y ese oportunismo que lo distingue como uno de los 9 de la historia hacen de Sin Henrik Larson una deidad para los aficionados de cada club por el que pasa, ya en el ocaso de su carrera.

Kostas Kamaki dijo... 27 febrero, 2009 12:05

Te leo y vuelvo a comentar. Me lo han aconsejado y...

Saludos

 
Subir