Vicisitud & Sordidez

26
Otra vez andamos atareados. Así que toca post vago, de esos que montas en veinte minutos para enmascarar el obvio retraso a la hora de publicar la muy esperada entrevista a Uwe Boll.
Recientemente he visto un capítulo de The Secret Life of the American Teenager. El porqué es algo que no sólo no viene al caso, sino que además sonaría únicamente a excusa en respuesta a la eterna pregunta de ‘¿qué puñeta hacía yo viendo un culebrón adolescente americano?’.
Se trata de una serie que ha alcanzado un considerable éxito entre la audiencia juvenil al otro lado del Atlántico y, por lo que he visto, también al otro lado de la cordura. Parece una cosa perpetrada en un universo paralelo en el que todo el mundo se abraza mucho, no para de ir a misa y sólo dice gilipolleces. Muchas gilipolleces.
Y es que los diálgos de esta cosa fluctúan entre dos vertientes. La primera me ha recordado a aquel post de ‘Los treinta peores diálogos de la historia del cine’, sólo que con hasta cinco candidatas a entrar en aquella lista en apenas 45 minutos de episodio. La segunda es más hilarante todavía. Pues, según parece, para las producciones estadounidenses, tratar la realidad de los jóvenes (de TODOS, pues no en vano el título dice 'THE american', no 'AN american') es hablar de novietes, estudios, embarazos no deseados y misa. Y Jesucristo. Que eso sí que mola.
Miren ustedes qué maravillosos textos recitan los monísimos y adecuadamente multirraciales adolescentes de esta serie:
1.- Ed Wood y Hal Warren estarían orgullosos:
Primero, un maravilloso alegato en defensa de la sinceridad. O de la necesidad de comprar un diccionario de sinónimos:
- Quiero respuestas, y quiero la verdad esta vez. Todo el mundo tiene sus propias versiones de la verdad. Y, sabes, nadie dice la verdad todo el tiempo. Aún así, sólo hay una verdad, y no importa qué historia cuentes, hay verdad, y luego hay mentiras. Quiero la verdad.
Este el tipo de parlamento que suele introducir un gran momento de estupor en la audiencia seguido del suicidio masivo de varios miles de neuronas de la audiencia. A continuación tenemos una de esas declaraciones de amor ante las que sólo puedo exclamar: ¡Arfgsdsssfffrrg!
-¡No, no está bien! Definitivamente no está bien. Ben, eres tan buena persona. ¡Yo soy tan puta!.
-Bien, pero eres mi puta. (A ella se le descompone la cara como si acabara de tomarse un evacuol) No, lo siento. Era una broma. Sólo quería decir que te amo.
¡Romanticismo! Acompañados de lecciones vitales de interés entre dos chavales: uno con síndrome de down y el otro con sus facultades mentales mermadas:
- ¿Te gusta el fútbol?
- No.
-A mí tampoco.
- No entiendo las reglas. No entiendo por qué tienen reglas. No entiendo por qué esos tipos se colocan esas hombreras y se golpean los unos a los otros para conseguir el balón en un campo.
- Lo hacen para conseguir chicas.
- ¿Para conseguir chicas?
- La misma razón por la que tú tocas el tambor.
La verdad es que algo de razón tiene: dar por culo con un instrumento de percusión puede conseguirte chicas. Pero sólo si lo haces con el pelo lleno de rastas, sin afeitarte, lleno de tatuajes y con olor a sobaco. Y no creo que el chaval con Down se vaya a poner así. O, bien pensado, sí. De esa manera, la serie sería más interesante.
Mucho más que con la gran retahíla de comentarios religiosos que supuraba el guión...
2.- El universo pío de los teenagers:
Ahí va mi favorito, entre un chico y una muchacha turbadoramente parecida a Morgan Fairchild:
- Eres la excepción. Eres la única persona buena que conozco. Si tus padres me permitieran pasarme esta noche, me encantaría escuchar tu testimonio personal.
- ¿De veras? ¿Por qué?
- Porque si es tu relación personal con Jesucristo lo que hace que seas tan buena persona entonces... no sé, tal vez tengo que hacer algunos cambios en mi vida.
Claro. Porque es eso lo que más le importa a un adolescente a la hora de plantearse una relación. El tamaño de las tetas es algo totalmente secundario. Claro que creo recordar que era el mismo chico que tenía esta conversación con los padres de la chavala:
Padre: Oye, estoy muy feliz de que vinieras a misa.
Chaval: También yo. Creo que es magnífico.
Madre: Deberías ir el próximo domingo cuando estemos allí.
Padre: Sí, o el próximo domingo más cercano o en el muy, pero muy distante futuro está bien.
Chavala: Papá...
Chaval (o su clon malvado tras un lavado de cerebro): Bueno, gracias por la invitación. Me encanta ir a la iglesia.
Esa afición por los lugares sagrados tampoco es tan de extrañar cuando el ‘capitán del equipo’ ™ (que mucha misa y mucho aborto, pero los personajes tópicos de instituto son intocables) resulta ser, en lugar de un descerebrado, un descerebrado hijo de cura:
- ¿No sabes quién es mi padre-- mi padrastro?
- No.
- El Reverendo Stone
- No puede ser.
- ¿Cómo que no puede ser? Sí.
- Tu apellido no es Stone.
- Mi madre lo conoció en la terapia tras la muerte de mi padre. No podría haber superado la muerte de mi padre sin la ayuda del Reverendo Stone. Y el amor de Jesucristo, por supuesto.
Un chaval que se toma muy en serio los sermones. O, si no, ahí está su compañera de clase para recordárselo:
- ¿Ayudarme a escribir el trabajo de clase?
- Sí, lo leeré y te ayudaré a escribir el trabajo, pero tú también tendrás que leerlo. ¿Acaso no escuchaste el sermón de hoy? Fue sobre responsabilidad personal. Claro que ese sermón fue para que se viera bien a Grace en la Iglesia porque el Reverendo Stone quiere que su padre le siga dando dinero.
- Verás, la Iglesia necesita dinero de gente como la familia de Grace para sobrevivir.
Tampoco creo que la iglesia ande tan mal. Porque no le faltan feligreses. Ahí tenemos a la amiga regordeta de la preñada protagonista, cuando se sugiere la posibilidad de abortar:
- Muy bien, ¿de qué estás hablando? ¿Estás hablando de lo que pienso que estás hablando? Porque soy católica.
La conversación continúa, y la protagonista echa en cara a sus amigas la falta de ayuda:
- ¿Así es como me vais a ayudar? ¿Diciéndome que debo decírselo a mi madre? No puedo decírselo a mi madre. Chicas: mi padre nos abandonó anoche.
-Dios mío. Un divorcio, un aborto. ¿Qué va a ser lo siguiente?
¡Terremotos, volcanes, los muertos que resucitan, sacrificios humanos, perros y gatos cohabitando, la histeria de las masas! Que ya lo avisó el doctor Venkman.
Yo suelo pedirle a Vicisitud que no escriba demasiado en este blog sobre ‘Sin tetas no hay paraíso’ (en lo que se refiere a poner fotos de las protagonistas hay un completo acuerdo). Pero ahora seré yo quien me salte la norma y proclame que si la idea de culebrón para quinceañeras en los Estados Unidos es esta cosa, pues ¡que viva ‘Sin tetas’! Prefiero puterío a melodramas meapilas. ¡Qué orgullo de ser español!

Publicar un comentario en la entrada

Miguel dijo... 23 septiembre, 2008 18:59

¡Yo sé lo que va después de divorcio y aborto! ¡Va "evolución"! Hereje!!!! Exégeta protestante!!!

Para que luego me echen en cara que me pongo a jugar al Baldur's Gate a la hora de las series. Total, para ver estas cosas... ya me hacéis vosotros el trabajo sucio ;-)

La navaja en el ojo dijo... 23 septiembre, 2008 19:11

Vaya, el Reverendo Stone se tomaba muy en serio su labor de reconfortar viudas (muy bueno lo de "marca registrada" en el capitán del equipo de fútbol).

Lo del síndrome de Down está tan de moda… qué coñazo. Entre ayer y hoy ha habido dos noticias de pelis españolas que lo tratan. Será que han escuchado el discursito de Robert Downey Jr. en 'Tropic Thunder' sobre cómo de subnormal tiene que ser tu personaje para que te den el Oscar. Lo mejor de la película.

Pero… ya nos hemos enganchado. Ahora tendremos que verlo. Queremos saber si su madre le regaña por estar embarazada, si los otros se acaban enrollando, si hace el trabajo para clase… Jajaja.

Orayo dijo... 23 septiembre, 2008 19:24

Suma a los del sindrome de Down el anuncio buenrollero de Repsol y el de Caja Madrid.

Me gustaria intentar ver la serie para reirme, pero es oír la palabra iglesia y me recorre una sensacion tan desagradable que tengo que cerrarme a los sentidos.

Si encuentras una serie sordida sin que se mente al papa, la iglesia o el reverendo soy todo oidos.

¡Queremos la entrevista a Uwe Boll!
salu2

Paco Fox dijo... 23 septiembre, 2008 20:28

Miguel: Otra serie nueva que he visto , 'Kings', sí que toca el temita. Va sobre una especie de EEUU monárquica, muy religiosa en plan medieval. El rey suelta un parlamento a favor de la evolución, lo cual me llamó la atención.
Muy buena serie, by the way.

Navaja: La madre es... Molly Ringwald!. ¿Se lo dirá? ¿Aceptará que su marido está con una latina buenorra? A propósito, en el 75% de los pilotos de serie que llevo vistos hay gente hablando en español...

the devil rules the world dijo... 23 septiembre, 2008 23:23

¿Molly Ringwald?? Eso sí que es duro. Gracias por este post, durante al menos medio minuto estuve planteándome si bajarme el primer capítulo o no, el porqué es algo que no sólo no viene al caso, etc... (sé que tú me entiendes), en fin que ahora ya se me quitaron las dudas.

Otra nueva serie que he probado es "True blood" pero después del primer capítulo sólo me ha dado la impresión de estar ante un buen planteamiento pero con una chorrada monumental de desarrollo. Le doy dos capítulos más...

Donde esté "Entourage"...

Sergeon dijo... 23 septiembre, 2008 23:57

Bien, siendo lector de este sórdido blog, ya sé que la de la derecha es Amaia Salamanca; pero... ¿La otra quién es?

Ah, y otra cosa. Vale que no es sórdido, ni tampoco se puede decir que tenga bigotón, y además es un mierda. Pero hay que reconocer que Aznar está que se sale: romances por medio mundo y portada de la revista más importante de España, a saber, El Jueves. ¿No se merece un post, el onvre, aunque sea pequeñito?

Un saludo a todos!

Lede dijo... 24 septiembre, 2008 01:46

Es que como america no hay nada, solo ellos son capaces de hacer una serie de adolescentes tan triste y estos se enganchen. Supongo que debe ser un manual para ser popular y no un nerd. Por mi perfecto, juntar el salidismo tipico del adolescente americano con jesucristo solo puede acabar con orgias en la misa del jueves. Si no al tiempo.

Troy McClure dijo... 24 septiembre, 2008 08:43

Hurra, Bravo!!!! Pedazo de serie para hacerme una lavativa cerebral despues de los examenes.... y con Molly Ringwald (cada vez que escucho ese nombre en mi cabeza se oye el "don´t you forget about me").

Viva sin tetas que por lo menos tiene temas más entretenidos...
Y porque no decirlo un argumento más realista (dentro de lo que cabe)

Paco Fox dijo... 24 septiembre, 2008 09:06

Devil: 'True Blood' me dejó algo confundido, pues el primer capítulo, al contrario que la mayoría de pilotos, desarrolla muy poco y apenas pasa nada. Yo me quedé con la impresión de serie normalita de vampiros, pero con tetas, que para eso es tele de pago. Lo cual está bien. Pero donde esté Entourage...

Sergeon: La de al lado es la prota de la serie en cuestión. Sale en varias fotos del post, pero ahora que caigo es difícil de reconocer... ¡anodina!
Tienes más razón que un santo con lo de Ansar. Pero es que da taaaaanta nausea ese tipo.

Troy: ¡Es verdad! ¡Me creo más las tetas que estos adolescentes hablando de Jesús, sin decir palabrotas y articulando palabras que no son 'like', 'You know' 'totally', y 'Yeah' (aseguro que he escuchado conversaciones en una visita a USA en las que todo el diálogo era una variación de esas cuatro expresiones).

Anónimo dijo... 24 septiembre, 2008 11:37

Con subnormalidades como ésta se forman los tiernos cerebros de las nuevas generaciones de yanquis. Auguro que no serán la primera potencia mundial mucho tiempo más.
"Sin tetas" mola muuuucho más. A mí me gusta y soy un onvre heterosexual de casi 40 años, aunque ahora que lo pienso, puede ser que en el fondo es porque TODAS las actrices de la serie están tremendas y soy un viejo verde....

Danda dijo... 24 septiembre, 2008 12:07

El único que falta en esta serie será Kirk Cameron y su banana, ¿no?

El disfrute de artículos como este son inversamente proporcionales a la calidad de la serie analizada. Por tanto, esta serie es infecta.

El retraso en la entrevista con "el director alemán más internacional" es en parte culpa mía pero sobre todo del asombroso servicio postal alemán, que ha perdido DOS VECES SEGUIDAS el paquete en el que enviaba parte del metraje de las entrevistas a España. Voy a hacer un tercer envío por mensajería o algún medio más de fiar, y como esto ya no salga bien, es que cojo el avión y voy a llevar el material yo mismo.

owatona dijo... 24 septiembre, 2008 15:15

Hablando de iglesias, y de recomendar series de TV ¿¿alguien ha visto el primer capitulo de Californication??

http://www.youtube.com/watch?v=wy-zTgCW0es

" Sweet baby jesus, Hank is going to hell... "

Que mas se puede decir, esto son formas de empezar una serie :-D

Saludos

La navaja en el ojo dijo... 24 septiembre, 2008 16:13

Owatona: ese inicio de 'Californication' es un ejemplo perfecto de nadar y guardar la ropa. SPOILER: luego eso resulta ser un sueño, vaya mierda. FIN DEL SPOILER Y la serie a partir de ahí lo único que hace es dárselas de fuerte y rompedora, pero es todo tan artificial, que no mola nada. Eso sí, porque lo bueno lo reconozco: tiene diálogos muy bien escritos.

sebelo2 dijo... 25 septiembre, 2008 00:46

Paquito, no tienes remedio, en lugar de ver series "serias" como Fringe o Heroes (aunque más de uno podrá discutir lo de serias...y con razón), te dedicas a perder el tiempo (a parte de tocarte) en ver estas basuras. Lo que resulta más curioso (o alarmante)es que sin pensar mucho conozco a alguna persona a la que el mensaje ultracatólico de la seriecilla esta le molaría. En fin, hay gente pá tó.
Por cierto, si queréis ver una serie buena y MUY, MUY FREAK ya estáis tardando en bajaros The Big Bang Theory.
Saludetes
Sergio
Visitad
http://lecturasrecomicdadas.blogspot.com
El blog especializado en crítica de cómics

Paco Fox dijo... 25 septiembre, 2008 08:49

¡Ayer vi ya el primero de la segunda temporada de 'Big Bang Theory'! ¡Pero qué jrande es Sheldon!.
También me tragué el nuevo de Heroes... y me di cuen de que ya no me acordaba de milks de las temporadas anteriores.

sebelo2 dijo... 25 septiembre, 2008 10:50

Sheldon al poder...quiero un dobla camisetas como el que él tiene ;).
Saludetes
Sergio
Visitad
http://lecturasrecomicdadas.blogspot.com
El blog especializado en crítica de cómics

A fuerza de Carrillo dijo... 25 septiembre, 2008 10:56

¿Así que esta serie también tiene trisómicos adorables? Vamos, que la idea es mostrar que Dios no comete errores, sino que le gusta la variedad.

La navaja en el ojo dijo... 25 septiembre, 2008 11:01

El doblacamisetas lo venden en teletienda, que yo estuve viendo el anuncio. Pero no parece que te facilite nada porque mira el tiempo que hay que dedicar a colocarlas ;) Era genial cuando también doblaba los calcetines con ello, haciendo un gesto muy gay como de: "me estás molestando, rubia tonta".

Muy bueno el capítulo. Cuando empezó con Leonard y la rubia pensé que iba a ser un coñazo, pero mira cómo saben ellos lo que tienen y cómo lo trasladaron rápidamente a Sheldon.

También yo creo que no recuerdo nada de Héroes y que tendré que ver un resumen o lanzarme al capítulo para ir tratando de hacer memoria.

sebelo2 dijo... 25 septiembre, 2008 13:04

Sí, lo de los calcetines era genial. Y sí, el capítulo comienza muy flojo, pero después remonta de forma genial.
Y de Heroes sí que me acuerdo, aunque supongo que algo tendrá que ver el haberla visto hace nada por segunda vez con mi mujer ;P.
Saludetes
Sergio
Visitad
http://lecturasrecomicdadas.blogspot.com
El blog especializado en crítica de cómics

Milgrom dijo... 25 septiembre, 2008 14:59

A mí me gusta Raj...

Milgrom dijo... 25 septiembre, 2008 15:00

Es que Sheldon es muy como mi hermano...

padawan dijo... 25 septiembre, 2008 17:31

Supongo que al ser el primer episodio no ha dado tiempo a desarrollar otros temas de interés cristiano, como quemar clínicas abortistas, o el siempre apasionante tema de la evolución.

¿Ha de darse por supuesta la total carencia de humor en esta serie? Es decir, si obviamos la risa en los peores momentos, o la risa por vergüenza ajena... ¿qué queda?

Paco Fox dijo... 25 septiembre, 2008 18:26

Claro: La serie va totalmente en serio. Que son las condiciones para que la mayor de las hilaridades haga acto de presencia.

NtmeC dijo... 25 septiembre, 2008 22:05

Por lo que veo,ya solo falta que aparezcan los Jonas Brothers y sus anillos de la virginidad para ponerle la guinda al pastel ideológico (los artículos sobre G.Sanz me han marcado más de lo que yo mismo creía) de la serie.

Ciertamente no veo apenas la televisión, y desde que mi señora me regaló los deuvedeses del "Flying Circus" de los Python aún menos; curiosamente cuando la miro es con ella y veo, además de pelis, programas que jamás pensé que vería pero que he descubierto que son muy grandes: galas de Miss España, programas del corazón y teletienda de madrugada; el autobús que recorre E.E.U.U. vendiendo plantillas para los pies es de lo mejorcito que he visto.

NtmeC dijo... 25 septiembre, 2008 22:06

Por lo que veo,ya solo falta que aparezcan los Jonas Brothers y sus anillos de la virginidad para ponerle la guinda al pastel ideológico (los artículos sobre G.Sanz me han marcado más de lo que yo mismo creía) de la serie.

Ciertamente no veo apenas la televisión, y desde que mi señora me regaló los deuvedeses del "Flying Circus" de los Python aún menos; curiosamente cuando la miro es con ella y veo, además de pelis, programas que jamás pensé que vería pero que he descubierto que son muy grandes: galas de Miss España, programas del corazón y teletienda de madrugada; el autobús que recorre E.E.U.U. vendiendo plantillas para los pies es de lo mejorcito que he visto.

Anónimo dijo... 11 enero, 2011 16:44

yo he visto todos los capítulos y me encanta esta serie... creo que muestra la realidad de los adolescentes

 
Subir