Vicisitud & Sordidez

29
Durante la accidentada visita reciente al festival de Sitges… Un momento. No puedo pasar por alto este punto. Dejemos clara una cosa, con elegancia y templanza:

LA ORGANIZACIÓN DEL FESTIVAL DE SITGES ES UNA PUTA MIERDA

Tras un viaje ex profeso desde Madriz, correr como locos para coger el tren y llegar a la proyección de Carlosaurio… resulta que, a pesar de estar anunciado, habían decidido unilateralmente no proyectar el corto. Más cabreados que Hulk después de una depilación nasal, nos salimos de la sala sin ver la película de Miyazaki y mientras un pobre hombre presentaba la obra que había desplazado a la nuestra. Y digo lo de ‘pobre’ porque, encima, parece ser que tomó asiento, se apagaron las luces… y no pusieron su película.
Tras mucho insultar, accedieron a poner el Carlosaurio en el maratón de madrugada y pagarle un hotel a uno de los miembros de nuestro equipo (un gran onvre que firma sus realizaciones como ‘Günther’) que iba a volver el mismo día. El resto (Vicisitud, La Navaja en el Ojo, Snowymary y yo) tuvimos que apechugar con nuestro dinerito gastado y volvernos en el tren a Parchelona (nada de pagarnos un taxi). Vicisitud volvió (en transporte público la ida, claro) para la proyección nocturna. El resto decidimos quedarnos haciendo el gambitero con Milgrom, Portrait y varios amigos living Gafapastown la nuit. Mejor en compañía de blogueros potórricos (¡uno de ellos con bigotón!) que en ese festival-colonoscopia.

Así que vamos a ello otra vez:



Como ya comentaba, durante la accidentada visita a la mierda de festival de Sitges quedamos en Parchelona con los amigos Milgrom y Portrait, de los blogs ‘Con opinión de todo’ y ‘Pruebas de estupidez’. Al poco de conocernos, se puso en marcha dentro de mí ese complejo mecanismo que yo llamo ‘Automatismo de Ponerme Enorme y Totalmente en Evidencia y Causar Amplia Vicisitud (APETECAV)’ y que mi novia gusta en denominar ‘Ay, Paco, Dios Mio, Qué Hago Aquí’ (AKA ‘Quiero el Divorcio’). Sin necesidad de catalizador alcohólico, pues todavía no había ni tocado el mojito que había pedido (¿Qué bebida creían que iba a tomar yo? ¡Pues una cuyo nombre me recuerda a caca, por supuesto!), comencé a hablar de mis recuerdos más lamentables. Pero, claro: varios de los presentes eran lectores de este blog. Y no es plan de repetir batallitas. Así, me di cuenta de que hay dos anécdotas que todavía no he contado por aquí.
La primera es que, aunque soy blanco y pecoso, tengo la pisha extrañamente morena.

Ala, ya lo he soltado. Sí, ya sé que normalmente lo que cuelga es un poco más oscuro que el resto de la piel. Pero en mi caso era suficientemente llamativo como para otorgar munición a todos mis primos para cachondearse de mí cuando jugábamos al strip poker de niños. Sí: suena a una práctica muy perturbada y, por qué no decirlo, gilipolla, para pasar el rato con los parientes. Pero la infancia y primera adolescencia es así. O más bien no y es que el agua contaminada de las playas de Algeciras realmente nos había afectado mentalmente. Lo cierto es que ninguno de mis primos es homosexual y la primera vez que jugamos a eso continuamos la tarde acudiendo al Continente a robar tubigums y un póster de Samantha Fox.

Pero no ahondemos en este vergonzoso tema de autodestrucción pública, que, además, entra de lleno en las categorías de 'información innecesaria' e 'imagen mental que no queríamos tener'. Pasemos a la segunda y principal anécdota que relaté a los pobres amigos y residentes en Barcelona.

El departamento de cine porno del Canal Plus estaba en tiempos comandado por el recientemente fallecido y persona encantadora en general Carlos Aured, un onvre muy aficionado el cine fantástico y director de la épica (en el título) ‘El fontanero, su mujer y otras cosas de meter’. Cuando decidió retirarse, anunciaron que su plaza quedaba vacante. Y, automáticamente, todos mis conocidos me mandaron mails con el ‘¡Paco, tú deberías presentarte’. Entonces descubrí dos cosas: la primera es que tenía muchos amigos que pensaban en mi futuro laboral en una época en la que andaba algo aburrido como ayudante de producción. Y la segunda es que, aunque me querían, tenían la idea de mí como obseso sexual. Lo cual, bien pensado, tampoco está tan mal. Desde luego, mejor que la que tengo yo de cierto compañero de trabajo como sociópata en potencia cada vez que me habla de su fascinación por los asesinos en serie y la sodomía penitenciaria.

Acudí a la entrevista en el despacho de una chica de recursos humanos muy agradable y muy pijilla. Y, lógicamente, se desarrolló la mejor entrevista de trabajo que nunca he tenido. Muchas veces se califica una situación como ‘surrealista’. Este no es el caso. Aquí fue más bien ‘estupefaciente’ o, directamente, ‘descojonante’. Porque no me digáis que no es bonito estar en un ambiente laboral serio, en busca de un puesto mejor remunerado y con una chica joven y ligeramente tímida teniendo conversaciones como:

-¿Estaría usted dispuesto a ver cine de temática homosexual?
- Sí, en razonable medida. Tampoco es para arrancarse los ojos.
- ¿Consume cine extremo?
- ¿Extremo?
- Sado, lluvia dorada…
- Eeerrr… ya sabe… internet… la gente te manda mails…
- ¿Supondría un problema para usted visionar ese tipo de material?
- Si hay que hacerlo, se hace. No es que sea para hacerse pajillas. Pero, entiéndame, tampoco el resto.
- Claro, claro, que esto de ver siempre porno tiene cansar. Vamos, digo yo.

La conversación poco a poco se fue haciendo más distendida, con la chica soltando perlas sobre sus hábitos de consumo que tampoco voy a relatar aquí, so guarrillos. Pero siempre con un pie en todo tipo de porcalladas estilo:

-¿Consume usted cine porno?
- Mujer, cuando uno está aburrido… Yo me aburro mucho… Ya sabe… Concretamente… No. Bueno, de adolescente sobre todo.
- ¿La última vez?
- Ayer.

El caso es que pasé la primera criba y tuve una entrevista posterior con Carlos Aured. Como el puesto estaba básicamente dado antes de que saliera la convocatoria (estas cosas de empresa funcionan así), nos dedicamos principalmente a hablar un poco de sus experiencias en el mundillo del porno y, sobre todo, de cine. Que este hombre era un aficionado al fantástico de verdad. Como ya he dicho, un gran tipo.

De todas maneras, siempre pensé que tampoco era un trabajo que deseara con locura. Sí, te pasas el día viendo tetas. Pero tiene sus problemas. Como pensar constantemente en títulos (supongo que a los cinco años de hacer juegos de palabras con ‘culos’ y ‘mamadas’, la mente puede cerrar por defunción) o aquello que sospechaba y me confirmó una conversación que tuve con mi amigo Juan cuando se encargaba del Pay Per View de Ono:

- Qué, Juanito, ¿qué peli nos vemos hoy?
- Pues no sé, Paquillo. Podríamos ir al cine. O hacer sesión freak… ¡Un momento!... … … … Nada, que parecía que se le iba a cagar. Es que tengo puesta una peli de sado, que se vende bien y si cagaran no podría emitirla. Bueno que no sé
- ¿Fulci? Tengo varias películas de bárbaros bajadas de…
- ¡Ay ay ay ay ay ay! ¡Que se le cagó! Madre, que asquito. Ya no me vale ésta.

El mundo del audiovisual es duro.

Publicar un comentario en la entrada

La navaja en el ojo dijo... 15 octubre, 2008 09:25

No hay nada como estas reuniones para dar ideas de posts y suscitar temas. Qué gran foto la que os hice a los cuatro fistros, qué gran reunión. Deberías haber dicho eso de que cuando quedas con alguien por Internet te da miedo que sea un psicópata o una persona sumamente freak y que, en este caso, los freaks ¡¡¡¡éramos nosotros!!!!

Qué tran anécdota. Ésta también me sirve para un post que tenía pensado, ya que se ve que todo últimamente tiene su réplica. Era sobre esos trabajos que en teoría serían un sueño, ¿no? Eso de que te paguen por hacer lo que te gusta hacer por "oby" (como dijo Gabino Diego en El viaje a ninguna parte). Mi point, claro, será que al final son una mierda como cualquier otro trabajo. ¿Se nota que mi trabajo remunerado principal es escibrir un blog, no?

Paco Fox dijo... 15 octubre, 2008 09:36

¡Claro! Si quedas con un bloguero al que no conoces, no dejas de pensar en que se podría tratar de un tipo raro... pero leyendo los contenidos de ente blós, ¡lo lógico es que el resto se acojone con nosotros!

eulez dijo... 15 octubre, 2008 12:13

Ay Dios lo de la pisha morá... para que habré leído eso, voy a tener pesadillas...

Portrait dijo... 15 octubre, 2008 12:36

Reconozcamos que sois peculiares pero sin embargo teneis grandes habilidades sociales y destilais amor!!

Mi miedo es encontrarme con alguien que en Internet sea muy locuaz y en la vida real sea tan timido que no diga ni una puta palabra (¿Maelstrom?)

Y ustedes son de todo menos poco habladores. Lo de la inspiracion en los encuentros blogueros es más que cierto: nuestros blogs rebosan ideas esta semana!

Respecto al post mi mejor entrevista de trabajo fue una que hice en ingles. Por esa epoca no tenia ni puta idea, pero el entrevistador (catalan) tampoco iba muy suelto por lo que no me presto mucha atencion. A todas sus preguntas yo respondia con un balbuceante yes. Al final de la entrevista me dijo you have a good english! Y yo dije: yes.

El puesto fue mio.

Milgrom dijo... 15 octubre, 2008 12:37

Jis...yo ya sabía que los freaks érais vuzotroh. Lo del black penis fue mundial, al igual que la entrevista laboral. Espero que lo pasárais bien en la visita relámpago a Parchelona!!

Paco Fox dijo... 15 octubre, 2008 12:40

Sí: los dos hablamos mucho (Vicisitud más que yo), y eso que no entramos demasiado a fondo en temas cinematográficos ni de pelis-colonoscopia. No me queréis escuchar lanzado rajando sobre el tema. No lo recomiendo.

La navaja en el ojo dijo... 15 octubre, 2008 13:08

De hecho, como Vicisitud estuvo la mayor parte del tiempo en Sitges, Paquito se quedó afónico porque tuvo que dar él todo el espectáculo y normalmente habría hablado una décima parte, je, je, je...

A ese Maelstrom/Sheldon lo tenemos que conocer en la próxima visita.

Anónimo dijo... 15 octubre, 2008 13:16

¡Apoteósico!

kanif dijo... 15 octubre, 2008 14:11

En mi época de gimnasio me topé, quizá no es la mejor expresión, con un tipo blanco que también la calzaba muy oscura y he de añadir que increíblemente morcillona; ¡Vamos, parecía una morcilla de burgos!
Le envidé secretamente durante años.

Desternillante entrada, aunque creo que ya había leído aquí algo de esa entrevista.

Paco Fox dijo... 15 octubre, 2008 14:48

Kanif:

Efectivamente: fue en un comentario del post aquí linkado sobre 'Cómo titular una película porno', que a su vez originó, mediante el comentario de 'Porno homosexual: En cantidades razonables', el post sobre mi gaycidad. Me impresiona la fidelidad lectora cuando llega incluso a los comentarios.

Álex dijo... 15 octubre, 2008 17:27

Jran post, una vez más. Hablando de entrevistas de trabajo siempre recordaré con cariño una que hice para comercial de ONO, años ha. La oferta no me atraía lo más mínimo de inicio, pero cuando el entrevistador me empezó a contar los pormenores la cosa fue aún peor. Así que, cuando me preguntó "¿dónde te ves dentro de dos años?", en vez de tirar de tópicos, decidí ser sincero y responder "trabajando aquí, no".

Obvia decir que no me dieron el trabajo, pero la cara que se le quedó al tipo me regocijó más que una nómina.

Juan el del PPV dijo... 15 octubre, 2008 18:45

Cuanta razón tiene ud sr. Fox, que esto de trabajar viendo porno esta muy mitificado, cuando resulta que tienes 2 pelis de travestis, una de viejas y otra de peludas que revisar para ayer, pues como que la cosa pierde gracia. Además, estigmatiza en la ofi, aunque hagas otras cosas siempre serás "el del porno", aunque creo que esto puede tener efecto boomerang con las féminas del curro (se piensan que eres un viciosillo que te conoces todas las posturas y juguetes del mundo sesuá, y en verdad las conoces,pero no quiere decir que las sepas o puedas practicar)aunque no se me ha dado el caso

Personalmente, lo que más me aportado este trabajo, aparte de un tema de conversación grosero y sordido (o sea, de los buenos), es poderme hacer fotos con Silvia Saint y Belladonna, entre otras, lo cual, segun se mire, ya es mucho

Rubén dijo... 15 octubre, 2008 20:05

Le deseo de verdad que ningún psicoanalista se pasee por este blog :D. Usted grande, como siempre.

Saludos!

Dr. Elektro dijo... 16 octubre, 2008 01:30

Aunque ya conociera la anecdota final, no he podido evitar descojonarme again.
Ya me explicaras si se sabe por qué decidieron no emitir "Carlosaurio", que me he quedao patitieso. Cujons!!!

Danda dijo... 16 octubre, 2008 19:07

O sea que esperan a que lleguéis allí para deciros, "ah, no, que no ponemos el corto"... ¡Qué seriedad y buen hacer! Ahora me doy cuenta de la suerte que tuve cuando una vez pude presentar (y proyectar) un corto mío que no estaba anunciado en el festival de cine de Gijón. Y eso que era bien malo.

¿Los que llevan la organización actual del invento son los mismos que decidieron quitarle la etiqueta de "fantástico" al festival para hacerlo más comercial, y de paso eliminar todo rastro de identidad propia? Si John Carpenter y su guionista hacen referencia a Sitges en "El fin del mundo en 35 mm." no es por lo bonita que es la playa precisamente.

Paco Fox dijo... 16 octubre, 2008 20:12

Las excusas que nos pusieron fueron lamentables. En serio, no tenían sentido.

Con respecto a lo de 'fantástico', eso es lo malo del politiqueo. Se menten en todo y lo joden. Pero vamos, que se ve que la idea ha sido un fracaso: allí sólo había frikismo y cine de género. Eso sí, en el molesto doble subtitulado.

Auroro dijo... 17 octubre, 2008 00:59

Fue un placer conocerles en persona en Parchelona con Portrait.. como dicen antes su verborrea escrita hace justicia a la hablada en el momento!! Qué torrente de sabiduridas!

y después de lo de Sitges propondremos Carlosaurio a los Grammy, Eurovisión, AVN porno awards y a todos los concursos donde no venga a cuento!

Mike-Bell dijo... 17 octubre, 2008 13:51

Para Paco Fox; este comentario no tiene relación alguna con el contenido de la entrada. El motivo es que deseo enviarle un par de fotografias que creo serán de su agrado o al menos le sorprenderán. He estado buscando un correo donde poder remitírselas pero no he encontrado nada. Le agradecería que me dijese dónde puedo enviarlas.

Un saludo.

Paco Fox dijo... 17 octubre, 2008 23:02

Hola, Mike-Bell:

Puedes mandármelas a quietmanes (en) yahoo (punto) es.

Curiosidad tengo...

La navaja en el ojo dijo... 19 octubre, 2008 10:45

Qué bueno la mano con el dedo corazón del planeta Sitges.

Off topic: Carlton de pequeño enseña break-dance

La navaja en el ojo dijo... 19 octubre, 2008 10:49

Auroro: ¿cuál de ellos era usted? ¿El que tocaba el hand-piano?

2girls1cup dijo... 21 octubre, 2008 13:35

Solo queda decir una cosa:

2girls1cup

Anónimo dijo... 21 octubre, 2008 23:57

Pues quizá usted, señor Fox, diera lugar a un chiste de los extraordinarios Monteys y Fontdevila en 'Para ti que eres joven: Hoy, la pornografía'. Lamentaban que las guías de canal plus no informaran de las pelis porno como de las demás, lo que daba lugar a situaciones frustrantes como la descrita en una viñeta, donde un personajillo con cara de dormido exclama: '¡Mierda! Me quedo hasta las tres a ver la porno y resulta que es una de esas cutres que parecen un club de ex-yonkis... En fin, a ver si gana quitando el descodificador...'

Desde aquí, como afectado que fui/soy/quise ser, pregunto, ¿Por qué, por qué era así?

Paquito Amores dijo... 22 octubre, 2008 22:29

Una duda, ¿lo robabas en el Carrefour o en el Simago de la Plaza Andalucía que tendía más a ser saqueada?

Paco Fox dijo... 23 octubre, 2008 08:42

Anónimo: uy, pues no tengo ni idea. Voy a preguntarlo por aquí.

Paquito amores: En el Continente de Los Barrios. Era hace muuuchos años, y sólo tuvimos que pasarlo entre todos por debajo mientras la cajera tecleaba otras cosas. Sospecho que fue antes de los detectores y los códigos de barras. Qué viejo soy. En el Simago mangué algún disco con el universalmente conocido método de tirarlo al suelo, darle una patada y recogerlo luego en la zona de los carritos.

La navaja en el ojo dijo... 25 octubre, 2008 18:14

EL NEGRO QUE TENÍA LA POLLA BLANCA

Este comentario tiene título y todo, es como si fuese un post, que es lo que debería ser, pero ya que no tengo autoridad de editora en este blog (aunque lo fundé yo) pues lo pongo aquí en los comentarios. En realidad tampoco tengo autoridad para contarlo porque la anécdota no me pertenece a mí, por eso también está bien que no sea un post.

El caso es que el otro día hablaba con SnowyMary (la santa de Paco Fox y en su caso lo de "santa" viene más a cuento que nunca) sobre su posible despedida de soltera porque todos los años dicen que se van a casar y luego nunca lo hacen. Pues hablando de que organizaría una velada en un boys y todo eso, estaba yo a punto de decirle: "Y que un negro te plante el paquete delante", pero se me adelanta y dice: "que un tío me plante delante una polla BLANCA". Yo flipaba. "¿Cómo?", me preguntaba. Lo que quiere todo el mundo es que sea un negro. No entiendo por qué no ya sólo conformarse con algo inferior, sino encima solicitarlo. Pero entonces se comprendió cuál era el motivo: ni más ni menos que la confesión que hace Paco en este post: "tengo la pisha extrañamente morena."

Continuó la conversación tranquilamente y llegamos a la conclusión de que lo que de verdad deberíamos encontrar no es un blanco, sino un stripper negro que tenga la polla blanca. Y ya me veía yo llamando a todos los locales de boys haciendo quizá la única pregunta que nunca les habían hecho a las encargadas. Así que traté de librarme de la responsabilidad y encasquetársela a algún amigo común al que le diese menos corte hacer este tipo de preguntas. Ahí quedó la cosa. Como la boda no tiene fecha ni nada, por el momento me he librado de las pesquisas, pero qué marrón… ah, no, en este caso no sería marrón.

SnowyMary dijo... 25 octubre, 2008 20:48

Esto está sacado de contexto... y yo estaba borracha... yo lo que quería decir es que... ¡¡a la mierda!!

La navaja en el ojo dijo... 26 octubre, 2008 02:09

Jajaja. Es verdad. Está sacado de contexto y está muy exagerado. Soy muy mala y me aprovecho de las anécdotas ajenas para hacer un comentario gracioso.

Escort Burgos dijo... 26 abril, 2012 06:57
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
 
Subir