25 febrero 2008

Mis vicisitudes onanísticas

En los últimos meses, hemos visto por aquí cómo ha comenzado a bajar el número de visitas. Como eso no es bueno para el ego, hemos decidido aplicar un remedio infalible: Hablar de masturbaciones. De todas las chorr... quiero decir, artículos que hemos escrito, el único que sigue aportándonos desde hace más de un año decenas de visitas diarias es el clásico ‘Las catorce mejores masturbaciones de la historia’ Todo un campeón que, si bien no creo que atraiga a lectores regulares, hace que el contador suba y que nuestro infantil deseo de ser reconocidos se mantenga de manera un tanto ilusoria.


A partir de aquí, se plantea una duda: ¿quién de todos los colaboradores está más por la labor de ponerse en ridículo cual Paul Feig a la española? Obviamente yo, que ya tengo todo un currículo de exponer mi vicisitúdico pasado en público en cosas como ésta y ésta. De aquí a empelotarse, sólo queda un paso y algunas sustancias psicotrópicas. ¡Cualquier cosa por el entretenimiento de nuestros lectores!
De entrada, soy consciente que no puedo aspirar ni siquiera a llegarle a la altura del prepucio a Paul Feig en su libro ‘Superstud’. Aparte de lo de las visitas de pajilleros despistados gracias a Google, mis objetivos con este artículo son más humildes y discretos. Cuánto más, no lo sé. Principalmente porque no tengo del todo claro cuáles son ni por qué me rebajo de esta manera.

Comencemos por el principio. A partir de ahora, mamá, puedes parar de leer.

No, en serio.

Para.

Bien, sigamos. Todos nos pajeamos. No había (ni hay) nada más triste que escuchar a ese compañero de clase que proclamaba orgulloso que no se entregaba al onanismo de manera compulsiva. ¿A quién puñeta quería impresionar? Y, más importante, ¿para qué? En mi caso, tengo un amigo que a menudo me venía con esas. Lo cual no quita que fuera el encargado de comprar la primera película porno original que tuve (la muy cutre ‘Nunca había hecho esto antes’, con Nina Hartley en el interesante y dramático papel de ‘Señora Coño’). Pero no adelantemos acontecimientos.

Fue gracias a El Perich que descubrí que había un deporte mucho más divertido que el fútbol y, por mucho que los curas intentaran convencernos de lo contrario, menos peligroso que el potro. Se trataba de un chiste que aparecía en ‘De la nada a la miseria’ (uno de los mejores libros de humor la historia, a pesar en caer de vez en cuando en el forsalismo). En él aparecía un señor romántico apuntándose a la sien con un pistolón. “Ella no me ama. ¿Me mato o la mato a ella? O quizá podría hacerme una paja. Sí, sería lo mejor”. Yo entendía qué era el romanticismo y por qué se cachondeaba de los sentimientos exacerbados. Pero eso de la paja no sabía qué era. Efectivamente: el que tuviera conocimientos de historia del arte y no de la masturbación me data irremisible y vergonzosamente como pajillero tardío. Lo cual significó que no hubo ningún problema en recabar información, a pesar de no haber intertet (y, ahora que lo pienso, mucho mejor: no quiero ni pensar en el lío que me habría armado si llego a escribir ‘paja’ en google en aquella época de (más) idiotez y (más) apollardamiento sumo). Un compañero mío, Depeche, me informó convenientemente de qué hacer.

Y, a partir de ahí, se inició mi desenfrenado camino hacia el derroche de semilla compulsivo, ayudado por el hecho de que mi hermano desapareció de mi casa para marcharse a Sevilla y que tenía toda el hogar para mí. Los Interviús que dejó mi padre tras la separación en su mesilla de noche fueron unos interesantes compañeros de aventuras al principio. Hasta que llegaron las revistas guarras de verdad.

Este tipo de publicaciones, tan queridas por menores de edad, trabajadores de taller y, en tiempos, reclutas del servicio militar, entraron en mi vida por la puerta grande. La primera revista hardcore que vi fue un Private. Que no sólo ofrecía su usual ración de mascarilla facial léfica, sino que además incluía un par de fist-fuckings. “Pensé que eso no cabía”, decía yo en voz baja. Porque la primera vez que la vi fue en clase. De historia. Que impartía mi propia madre. Sé que en el futuro tendré que explicarle esto a un psicólogo.
Tras la clase, todos hicimos cola a la salida para echar un vistazo menos furtivo al producto. Luego circuló por turnos entre todos. A mí debió tocarme de los primeros, pues no recuerdo que ninguna página estuviera pegada. Ahí, madre mía, qué asquito.

Pronto deseé más. Y entraron en mi vida las maravillosas ‘Ratos de Cama’ (con unas historias hilarantes en su uso de los términos ‘chumino’ y ‘porra’) y ‘Gozo’, que era como el Private, pero en pobre. Pocas veces utilicé el famoso ‘Climax’, revista a la que Vicisitud llamó con gran acierto ‘la paja proletaria’.

El problema era esconderlas. Eso para mí era una gran obsesión, sobre todo desde aquella vez que mi madre llegó algo pronto a casa y tuve que guardar el Interviú que estaba utilizando debajo de su cama. Como había llegado pronto, nos fuimos al cine a ver ‘Wall Street’. Y yo me pasé toda la película pensando en un plan de acción para recuperar el cuerpo del delito que ni el Equipo A. La misión resultó un éxito. Pero, desde entonces, me di cuenta de que tenía que ser más cuidadoso. En mi ayuda llegó el mejor aliado de los pajilleros de la segunda mitad de los 80:

El nuevo formato del Micromanía.
Por algún motivo que se me escapa, la gente de Hobbypress decidió convertir el manejable tamaño A4 en una sábana de periódico que siempre acababa rompiéndose. Hasta se gastaron dinero en un anuncio de televisión (con una ‘Turbo girl’ real: sabían que sus lectores eran unos pajilleros). El resultado: no sólo un escondite cojonudo, sino que permitía mirar las guarreridas, aun las de amplio formato, con total tranquilidad ante visitas inesperadas. ¡Hasta podías llevártelas al retrete sin levantar sospechas! Lo dicho: el mejor invento de mi adolescencia.

Más tarde llegó el interés por las imágenes en movimiento. Con el abono al Plus un poco lejos todavía, al principio tuve que depender de mi amigo Depeche para el suministro de material. Naturalmente, era el más alto de los de clase, por lo que se trataba de el único que podía alquilarnos películas en el videoclub. Y como mi casa era bastante más solitaria que la suya o la de otros alumnos del colegio, solía plantarse allí para verlas. A mí, ese momento Amarcord de hacerse manolas en compañía nunca me ha gustado. Así que permitía ver un poquito y, luego, al baño. Sólo una vez mi amigo llegó especialmente caliente y no cejó en sacársela delante de mí a pesar de mis protestas. Aquello me traumatizó porque:
a) Tenía un buen pollón. Muy deprimente para mi pichulín.
b) Se la machacó alegre y rapidísimamente. A continuación, tiró de sus calzoncillos hacia arriba, se limpió su vileza, se levantó y se marchó a devolver el flim al videoclub y a hacer unos recados. No dudo de que, cuando llegó por fin a su casa, los gayumbos tenían que estar más duros que el diamante. No he vuelto a ver una guarrería mayor en toda mi vida. Y he vivido en un piso de estudiantes.

Mi casa se convirtió, por lo tanto, en todo un pajilleródromo. Esas tardes de soledad quitaron la urgencia y presión de ‘la paja de ya que estoy sólo’ (tan conocida y popular como ‘la paja tonta de estoy estudiando’) y, cuando me ponía a ello, lo hacía con gran parsimonia. Tanta que una vez andaba tan relajado, con la ventana abierta y el finstro enhiesto, cuando sonó que alguien entraba antes de tiempo. Rápidamente, pegué un bote para subirme los pantalones y quitar la película, momento en el que me golpeé (o mejor dicho, incrusté) todo lo que es concretamente el glande con el pico de aluminio de la ventana. Obvia decir que no sólo vi las estrellas: es que tuve un conocimiento profundo del universo que ni El Increíble Hombre Menguante al final de la película. Con todo, me dio tiempo a ocultar todas las pruebas incriminatorias y aparentar la más absoluta serenidad.

Y sí: las heridas profundas en el capullo pueden curarse y no dejar cicatriz.

Lo cierto es que nunca me pillaron. Ni a mí ni a ningún amigo que visitó mi pajilleródromo. Porque yo siempre he sido un buen tipo, y si algún compañero pedía asilo onanístico, yo me iba a jugar al ordenador mientras lo dejaba a su suerte. Era una alegría eso de tener una casa grande. Porque mi hogar constaba, en realidad, de dos pisos unidos. Y estaba en frente de un hotel. De hecho, desde varias zonas se podía ver bastante cerca la ventana del cuarto de baño de una de las habitaciones. Lo interesante del caso es que era semi translúcida, estaba justo en la ducha y llegaba hasta la cintura de una persona de altura normal. Lo cual quiere decir que me tiré media vida con espectáculo continuo y variado totalmente gratis. Es cierto que a menudo se trataba de señores gordos y señoras con tetas a la altura de las rodillas. Pero aprendías a abstraerte cuando aparecían esos huéspedes y a concentrarte cuando llegaban chicas jóvenes.
Una tarde de invierno, tenía a mi amigo Gamba visionando lo que probablemente fuera una escena lésbica mientras yo vagaba por la casa. El hombre se ve que no tenía intención de ponerse en faena. O bien la película era chunga. El caso es que me llamó para que contemplara el espectáculo del hotel. Había una figura de pelo corto magreándose los pezones. La duda existencial era si aquello era o no una mujer, pues la ventana se cortaba justo en el púbis. En el caso de ser fémina, aquello tenía menos pechos que Rosarillo. Pero ¿por qué esa afición por las propias tetillas? Yo marché en busca de mi cámara de vídeo para usar el zoom y aclarar tan intrigante misterio. Cuando estaba sacándola de estuche, Gamba comenzó a gritar como un descosido. Efectivamente: de las regiones inferiores había surgido cual serpiente marina una larguísima verga que estaba siendo acariciada con gran decisión. El hombre terminó en unos segundos. Tanto con su cometido como con mi espectáculo gratuito. Porque, desde entonces, siempre miré con pavor la ventana del hotel.

Hoy en día, ya con una edad, el onanismo no tiene tanta gracia como en la adolescencia. Se pueden conseguir ingentes cantidades de pornografía con sólo un click. Además, el fin del reinado de las hormonas, el estrés y mis continuos dolores de estómago le han quitado la gracia y la magia al momento pajillero. Porque yo ya no me masturbo. No tíos, en serio. Que soy fuerte. De verdad.

A quién pretendo engañar.

22 febrero 2008

Awesome!

Uno de nuestros próximos proyectos para el blog es un doble artículo Don Simpson / Jerry Bruckheimer. Yo me encargaría de Don y sus depravaciones sexuales y Vicisitud de Jerry y su amor por la televisión bien entendida (esto es: con filtros).
Lo malo es que ambos andamos muy atareados. Él montando tetas y yo quitándome trabajo a la espera de una bonita baja por operación estomacal (en la que, por desgracia, no me introducirán un tubo).
Todo esto viene al cuento debido a que un onvre del universo Bruckheimer (ahora poniéndole los cuernos con Spielberg) ha protagonizado el mejor anuncio de televisión que he visto en mucho tiempo. Casi tan bueno como el de los clicks que no pueden beber.
Él es Michael Bay. Un hombre que todo lo hace a lo grande. Incluso ha dirigido hace poco la película mala definitiva. Y esa personalidad se pone de manifiesto en esta maravilla audiovisual:



AWESOME!

Para los que tengan problemas para entender a este señor:

Michael Bay: Mm... de genio. Hola: soy Michael Bay, director de hits de Hollywood como 'Transformers'. Y exijo que las cosas sean impresionantes.
Gatito impresionante.
Barbacoa impresionante.
Piscina impresionante.
Por eso tengo Verizon FIOS. Con su impresionante (no tengo ni idea de lo que dice, pues Michael habla como monta), ¿no es verdad, impresionante tío de Verizon?

Nota de Verizon: Sí, señor. Machaca al cable.

Sr. Voz: Se pone a vender el producto.

Michael Bay: ¿Y sabes qué palabra describe eso?

Nota de Verizon: Impresionante.

Michael Bay: ¡Bingo!.

17 febrero 2008

La liga fantástica de F1 de Vicisitud y Sordidez

Recordemos la escena más turbadora de "Lío embarazoso". En ella, la mujer de un onvre que se escaquea de sus deberes conyugales sigue a su marido en una de sus escapadas nocturnas. A la que el onvre entra en una casa, la mujer baja al sótano con el temor de pillarlo con otra golfa. Lo que descubre es infinitamente peor: su marido está reunido con un grupo de freaks terminales jugando a (pido perdón por las duras palabaras que voy a decir)...

..."Fantasy league"

Y lo que es peor: el que organiza la reunión no es otro que.. ¡¡¡Paul Feig!!! (por si quedase un átomo de duda sobre lo terminal del frikismo)

Evidentemente, teníamos que hacer nuestra aportación al género: desde este nuestro blog, se os conmina a elegir a tres pilotos, una escudería, y participar en nuestra liga fantástica... de Fórmula 1.

Ni que decir tiene que no daremos puntos por acabar entre los ocho primeros. Para esas mediocridades ya está la FIA. Nosotros sólo damos puntos a aquellos que llevan su pilotaje "más allá". A aquellos que creen que la pista sólo es una cosa negra que limita la libertad de sus trazadas. A aquellos que creen que el espectáculo no está en adelantar, sino en crear una explosión digna de Jerry Bruckheimer en el intento. A aquellos que creen que el insulto y la falta de respeto son la verdadera etiqueta deportiva...

En definitiva: se trata de premiar a los verdaderos jrandes. A las gestas que separan a los hombres de los onvres. ¡Participad todos y todas!


__________________________________________________________
BASES:

1. Tienes 500 créditos para comprar tus tres pilotos y tu escudería. Inviértelos con cuidado.

2. Unos pocos días después de cada carrera, publicaremos nuestras puntuaciones del GP y las puntuaciones acumuladas del piloto/equipo. Como no sabemos ni sabremos html, cada uno tendrá que llevar la cuenta de sus puntos. Al final del campeonato, faremos chequeo entre quienes reivindiquen haberlo hecho bien. ¡Sean fieles a la cita! ¡Agréguennos a sus feeds!

3. Para apuntarse, hay que dejar las cuatro opciones – TRES pilotos y UN equipo – en la sección de comentarios, incluyendo los precios de cada item (y que así se vea que nadie se ha pasado de listo comprando más de lo que puede pagar...). Hay que firmar. Cualquier otra opción invalidaría la votación (sólo una apuesta por usuario).

4. Cada uno puede apuntarse en el momento que quiera: su puntuación contará a partir del GP correspondiente. Sean madrugadores... (y recuerden que el mundial comienza el 15 de marzo)

5. Nuestras decisiones sobre puntuación son inapelables – salvo que nos haya parecido cometer un error garrafal, pero eso no va a ocurrir. Absténganse de llorar para que demos más puntos a sus pilotos. Coñe.

6. El ganador recibirá, como premio, aparte del inmenso orgullo por haber ganado, el dvd exclusivo de la turbadora peli porno "Lewis Hamilton es un mierda" (actualmente en postproducción). Más información aquí.
___________________________________________________________

SISTEMA DE PUNTUACIÓN

Como ya dijimos, premiamos a quienes llevan su pilotaje "más allá". No esperen puntos por un gran adelantamiento hecho con pericia y deportividad. Esto es otra cosa. Allá van nuestros puntos (se evaluará todo el fin de semana, incluyendo entrenamientos y reclamaciones políticas posteriores de los equipos).
----------------------------------------------------------------------------------------


PUNTUACIONES PARA PILOTOS

Divididas en cuatro categorías, éstas son las formas en las que los 22 miembros de la parrilla pueden aspirar a triunfar en nuestra liga fantástica:

PIÑAS

- Salida de pista por error no forzado que suponga un notorio perjuicio para el piloto: 2 puntos. (Ésta y muchas otras posibilidades llevarán siempre un complemento de estilo que oscilará entre los 1 y 10 puntos)


- Colisión con otro vehículo (no en salida): Depende de quién sea el culpable. Si el culpable se jode él sólo, 6 puntos; si se joden los dos, 5 puntos; si jode al otro y se sale con la suya, 7 puntos. Again, hay complemento de estilo.

- Causar una colisión múltiple: 10 puntos (en salida - foto de Ralf - , 7 puntos) + estilo.

- Colisionar con el piloto que te va a doblar: 10 puntos

Por supuesto, las colisiones van acompañadas de los siguientes complementos:

- Extra "pabersematao": 10 puntos

- Causar la salida del safety car: 1 punto

- Colisionar con el safety car: 9 puntos


- Extra por colisionar con tu compañero de equipo: 5 puntos.

- Provocar el reinicio de la carrera: 8 puntos (no cuenta el calar el coche en la parrilla: 2 puntos.

- Provocar la cancelación de la carrera: 15 puntos



FALTA DE ÉTICA (Y ETIQUETA)

- Recibir un drive through: 1 punto

- Sacar la mano o el anular descortesmente desde el cockpit: 1 punto

- Zigzaguear o barrer la pista: 1 punto

- Brake testing (frenar inesperadamente para que el de atrás se joda o se empotre contra ti): 6 puntos


- Estorbar notoriamente cuando te van a doblar: 1 punto

- Ser descalificado de la carrera (bandera negra): 15 puntos + estilo

- Gañanerías en zona de boxes: 4 puntos (salvo calar el coche: 1 punto)

- Atropellar a tus mecánicos: 15 puntos

- Recibir una sanción de la FIA: 5 puntos (de ser una sanción claramente injusta, 0 puntos)

- Recibir una reprimenda merecida de la FIA: 1 punto

- Promover una sanción injusta hacia otro en propio beneficio: - 25 puntos (sí, todos pensamos en el mismo; y es que esas cosas son propias de los mierdas, no de los onvres)


- Obedecer órdenes de equipo: - 5 puntos (sí, hay puntuaciones negativas) - Desobedecer órdenes de equipo. 5 puntos (con complemento de estilo, claro)

- Ser despedido por tu equipo: 25 puntos (en caso de dejar de participar en el campeonato, cada jugador pasaría a seguir sumando los puntos del piloto que le sustituya)

- Ser expulsado del campeonato: 60 puntos

APOTEOSIS ESTÉTICA

- Dejarse bigotón: 20 puntos

- Dejarse mullet: 10 puntos

- Dejarse bigotón Y mullet: 40 puntos (Nick Heidfeld, en caso de mantener su actual mullet, sólo tiene que dar un pequeño paso y quitarse parte de la barba para llevarse 40 puntazos. Alemania, ya se sabe...)

- Desnudo frontal: 10 puntos

- Divorciarse de una fistra de cantante: 40 puntos

- Escándalos sórdidos de prensa rosa: 2 puntos

- Tener un apellido lamentable: 1 punto (voto único para el campeonato; pena que ya no corra Zsolt Baumgartner)

- Muestras homosexuales de afecto: 3 puntos
- Salir del armario: 25 puntos

- Salir del armario declarándose a Hamilton: -25 puntos (y, claro, las muestras homosexuales de afecto hacia Hamilton puntúan negativo: -3 puntos)

- (Sólo para Raicoñen) Conseguir realizar un gesto facial que suponga cierto trabajo para los músculos de la jeta: 1 punto.

NO SABER VIVIR EN DEMOCRACIA

- Provocar desastres de relaciones públicas: 3 puntos

- Provocarlos en rueda de prensa: 5 puntos

- Violencia verbal: 1 punto + estilo

- Violencia física con comisarios de pista: 2 puntos

- Violencia física con otros pilotos: 10 puntos
---------------------------------------------------------------------------------

Y, para terminar con el apartado de pilotos, hay que explicar algo fundamental: el "factor Hamilton". CUALQUIERA de las acciones que se han descrito, cuando suponga un perjuicio para el mierda del Lewis, valdrá EL DOBLE. Así, colisionar contra Hamilton provocando fuego, safety car y presencia de la ambulancia al piñarse los dos sería: 5 (colisión) + 9 (estilo) + 4 (safety) + 10 paberse matado = 28 x 2 (factor Hamilton) = 56 puntos. La hostia. Pero, ojo, si Hamilton se hubiese salido el solo de pista, o hubiese sido el causante, TAMBIÉN se llevaría el doble de los puntos, dado que está causando un perjuicio a... Hamilton. El ying y el yang, ya se sabe...

El piloto que consiga más puntos en una carrera será "Star of the race" y se llevará, además 10 puntos más. Hay que premiar las victorias.

__________________________________________________________

PUNTOS DE EQUIPO:

Desde que Alain Prost dijo "Para la mierda de Ferrari que conduzco, podría pilotar y camión, y no se notaría la diferencia", o desde que en Williams le dijeron a Montoya "Eres un mierda, Juan. ¡Y conduce por lo negro!" quedó claro que los equipos también aportan MUCHO a la acción. Estas son las categorías en la que otorgaremos puntos:

"¿ACABAR? ¿PARA QUÉ?"


- Rotura de motor: 5 puntos. De darse consecutividad, se multiplicaría por 2, 3... (así, la cuarta rotura de motor seguida en cuatro grandes premios valdría 20 puntos)

- Penalizaciones en parrilla: 1 punto

- Fallos eléctricos/ hidráulicos: 3 puntos

- Fallos aerodinámicos (ay, qué belleza la de los alerones volando...): 15 puntos

- Se darán 5 puntos extra si estos fallos suponen la colisión con otro piloto (aparte de los extras clásicos de safety car, reinicio, suspensión... el caso es saber si la culpa es del piloto o del equipo)

ATENTADOS ESTÉTICOS
- Decoración horrorosa (se dará sólo por cada cambio relevante de decoración): 10 puntos

- Sponsors ignominiosos (hablo de Hemoal pabajo; ya sabemos que los bancos y el tabaco son una mierda): 5 puntos

- Contratar a un piloto claramente "de pago": 10 puntos

- Gestos obscenos desde el pitwall: 2 puntos

- Aerodinámica plásticamente horrenda: 10 puntos (por cada actualización espantosa)

- Vestimentas ignominiosas de los mecánicos o de los pilotos por órdenes de equipo: 5 puntos (no me llaméis gay, es que este artículo ha sido coescrito con Lanavajaenelojo)

- Excusar a tu piloto: - 5 puntos

- Insultar a tu piloto: 5 puntos

- Violencia verbal: 1 punto + estilo


- Celebrar las desgracias del adversario: 3 puntos

-Idéntica puntuación que a los pilotos en las muestras homosexuales de afecto (Mclaren puede verse muy afectada por esto, mientras que tener a Flavio es siempre un plus de estilazo. La F1 es así, no la he inventado yo...)

"¡SEÑOR CUESTA, CHORIZO!"


- Ser llevado a juicio de la FIA: 10 puntos

- Ser declarado culpable: 10 puntos + estilo (de 1 a 15)

- Ser expulsado de una carrera: 10 puntos

- Ser expulsado del campeonato: 90 puntos

- No presentarse a una carrera: 20 puntos

- Escándalos de espionaje: 10 puntos

- Órdenes de equipo indecorosas: 5 puntos

- Instigar acciones contra otros equipos: 10 puntos.

- Echarle la culpa de tus corrupciones a un becario: 20 puntos


"ME SA OCURRÍO UNA IDEA"

- Estrategias de mierda: 5 puntos

- Dejar al piloto sin gasolina: 25 puntos

- Equivocarse en la elección de neumáticos: 3 puntos (+ estilo en caso de inclemencias meteorológicas)

- Incendio en el box: 10 puntos (+ estilo)

---------------------------------------------------------------------------

Al igual que con los pilotos, el "Team of the race" se lleva 10 puntos.

Por supuesto, el universo tiene catorce dimensiones espaciales y dos temporales, por lo que nos reservamos el derecho a ser sorprendidos por nuevas categorías que no hayamos agregado.
__________________________________________________________

Ahora, os toca elegir al equipo y a sus tres pilotos. Estos son los...

PRECIOS
---------------------------------------------------------------------------------
Equipos:

(Una cosa: que hayáis comprado a un piloto de un equipo no significa que os vayamos a dar puntos por lo que haga su escudería. Eso sólo se consigue si compráis al equipo)

Ferrari 200 créditos
(el equipo maquiavélico, de los follones políticos, de los empleados descontentos, del insulto a McLaren y lleno de.. italianos. ¿Creíais que iba a ser barato?)

McLaren 250 créditos
(el desastre de las relaciones públicas, los peores gestores de recursos humanos, los chorizos humillados, el paraíso del psicodrama, los niños odiados de la FIA. ¿Lo quieres? ¡Pagha!)

Renault 150 créditos
(el choricerío de Flavio, las trampas joviales, el puterismo, el desparpajo. Not cheap)

Williams 100 créditos
(Pocos se menean en la dictadura de Frank y Patrick, pero en ese equipo han tenido más de un movidón con sus pilotos. Insultos garantizados para una apuesta barata que puede sorprender: y su fiabilidad es lamentable)

Red Bull 100 créditos
(El equipo viejuno regala sordideces de vez en cuando, pero Coulthard, Webber y Newey no prometen una gran puntuación)

Toyota 150 créditos
(Cómo tirar millones a la basura para ser de los últimos en parrilla. Este año promete dosis ingentes de psicodrama si no logran, por fin, resultados decorosos. La cosa pinta mal)

Honda 150 créditos
(Muy floja pretemporada para un equipo que aspiraba a la grandeza. Comenzar diciendo "hombre, el coche no podía ser peor que el del año pasado" es garantía de equipo en el que saltarán chispas. ¡Pagha!)

Super Aguri 200 créditos
(No existe la certidumbre de que tengan dinero para disputar todas las carreras, como en la mejor tradición de los gañanes noventeros...)

Toro Rosso 100 créditos
(No se espera nada de ellos, salen baratos choriceándoselo todo a Red Bull, no hacen particularmente el ridículo... ¡Pero su decoración es horrenda1 ¡Y su nombre maravilloso!)

Force India 200 créditos
(El farolillo rojo, el cutrerío, el cambiar cada año de nombre según quién te compre. Esos son los equipos verdaderamente JRANDES. ¿Acabarán alguna carrera? ¿Lograrán que vuelva Karthikeyan? Lo caro sale caro...)

BMW 100 créditos
(Independientemente de los 20 puntos con los que ya parten por el bigotón de Mario Theissen, la escudería sigue siendo más suiza que alemana: esperemos que Kubica cree discordia en un equipo tan rápido como poco excitante)
------------------------------------------------------------------------------
PILOTOS:

Kimi Raicoñen 150
Felipe Massa 150

Lewis Hamilton 150 (se incluye al padre en el pack)
Heikki Kovalainen 100

Fernando Alonso 150
Nelsinho Piquet 100 (se incluye al padre en el pack)

Nico Rosberg 100 (se incluye al padre en el pack)
Kazuki Nakajima 150

Mark Webber 100
David Coulthard 50

Jarno Trulli 50
Timo Glock 100

Jenson Button 50
Rubens Barrichello 100

Takuma Sato 150
Anthony Davidson 50

Sebastien Bourdais 100
Sebastián Vettel 100

Adrian Sutil 50
Giancarlo Fisichella 100

Nick Heidfeld 50
Robert Kubica 100
__________________________________________________________

Seguro que el mundial indica que no he puesto el precio correcto a todos los pilotos. ¡Pero ahí está la belleza de los juegos de azar! Imagínense al ahora aburrido Coulthard volviendo por sus míticos fueros! ¡Imagínense que Kazuki Nakajima madura y ya no atropella a sus mecánicos! Esa es la belleza de la vida, que es impredecible.

Ahora, como decía el difunto Joaquín Prat ¡¡¡a jugar!!!

Aunque no esté Ralf, vale la pena.

PD: Mi más sincero recuerdo a la fallecida web f1rogues, ahora reconvertida a blog de menor fuste, cuya liga fantástica ha sido la gran inspiración de la de este blog. Imagínense sis sería sórdido aquel sitio que, en sus foros, descubrí que Ian Anderson era gay "Ha sido una locaza toda su vida, lo sé porque mi padre era su compañero de habitación", me decía el webmaster. F1, mariconez y rock sinfónico ¿Se puede pedir más?

12 febrero 2008

Breve etimología sórdida: El cine casposo

¿Por qué se le llama ‘cine casposo’ al cine cutre? ¿Por qué no ‘cine chungo’, ‘cine colonoscópico’, ‘cine vergonzoso’ o ‘cinéma de merde’? ¿De dónde surgió este término tan pintoresco?

Hace unos años trabajé a las órdenes de Don Manuel Pérez Estremera, uno de las grandes figuras en la sombra del audiovisual español. Este señor ha sido desde director de TVE y del festival de San Sebastián hasta profesor en la escuela de cine de Cuba. Sin embargo, su aportación más importante a nuestro cine ha sido su portentosa y bigotónica aparición en el reciente documental ‘Carlosaurio’.
A menudo teníamos largas conversaciones en el tren en la que ente onvre me iluminaba sobre la chunguez de la industria cinematográfica nacional y, especialmente, de sus recuerdos asociados con un determinado director bastante poco recomendable. Un día, me sorprendió con una información esencial: de dónde procede realmente la etiqueta de ‘cine casposo’. Al ser depositario de semejante porción de sabiduría freak, me sentí tan especial como un birmano superviviente al final de ‘John Rambo’. Ahora, cual maestro Miyagi de la cutrez, os hago ahora partícipes de esta indispensable información. Una expresión que, curiosamente, no tiene su origen en ningún crítico ni en ningún aficionado. Viene de la mismísima fuente de toda chunguez cinematográfica española: un productor rácano y uno de nuestros peores realizadores.

Toda esta larga introducción se debe a que la historia en sí es tan simple y cortita que hasta Lewis Hamilton podría entenderla. Por un lado, tenemos al temible Jesús Franco. Por otro, a un productor rácano con problemas de caspa. Unimos todo eso a unos trabajadores currando con un presupuesto de dos pesetas. Tras varias películas, el equipo (o quizá el propio Franco) empezaron a identificar sus films como ‘cine casposo’, en homenaje al chungo productor y su perenne nevada en los hombros.

Ahí lo tienen. A partir de ahora, toda la chavalería con blogs de cine cutre saben de dónde viene la palabra que, junto con ‘pajilla’, más utilizan al cabo del día. Perdón: más utilizaMOS.

05 febrero 2008

Ha llegado… “Carlosaurio: The mockumentary short”

¡Ya está aquí¡ Bueno, al menos en parte. Como ya comentamos hace unos días, Canal + ha financiado una versión corta de ‘Carlosaurio’ que ya está en emisión. Si alguien quiere verla en toda su gloria digital, los próximos pases serán:

jueves 7 de febrero, 07:52h. Canal + 2
viernes 8 de febrero, 06:50h. DCine Español
viernes 8 de febrero, 12:00h DCine Español
sábado 9 de febrero, 08:35h DCine Español
domingo 10 de febrero, 04:47h Canal + 2
domingo 10 de febrero, 11:21h. Canal +
domingo 10 de febrero, 11:51h Canal + ...30
domingo 10 de febrero, 15:20h. DCine Español
jueves 14 de febrero, 02:05h. DCine Español
viernes 15 de febrero, 15:20h. DCine Español
domingo 17 de febrero, 08:35h DCine Español
lunes 18 de febrero, 19:45h. DCine Español

Para el resto, aquí está la versión Vimeo (todo lo que se pueda vomitar sobre Youtube es poco):

Carlosaurio (w/ English subtitles) from vicisitud y sordidez on Vimeo.



Ha sido un trabajo muy duro, sobre todo para Vicisitud. El povre onvre casi sacrifica la felicidad de su maaaatrimooonio en aras del entretenimiento mundial, al conseguir compaginar el trabajo en el corto con el de ofrecer al mundo el mayor número de planos posibles de Amaia Salamanca y María Castro en plan erótico-festivo.

Tenemos que agradecer su indispensable labor a esos jrandes de España que son Nacholo, Dioni, Borja, Galocha, Israel y la gente de Sonodigi e Infinia. Como todas las buenas ovras audiovisuales, ésta es el resultado de la unión de varios talentos y la ingesta incontrolada de lacasitos.

Tampoco podemos olvidar a todos los entrevistados, cuya entrega en sus interpretaciones ha hecho que este aberrante concepto pase de parecer el producto de una alucinación por intoxicación de percebes a un reportaje verosímil. Más o menos.

Con todo, ya está en preproducción “Carlosaurio: The Mockumentary, the long and vicisitudic cut”, un épico documental que unirá lo ya visto con la investigación sobre el terreno, el misterio de los templarios, los bocadillos de chóped y la mejor banda sonora de la historia. Pronto.

Related Posts with Thumbnails