31 octubre 2008

La hescena (ou pourquoi Paco Fox ne serait-il jamais un icône sexuel)

Para los que no pudieron ver "Sin tetas no hay paraíso" ayer, o para los que se negaron, o, lo que es aún peor, para los que la vieron y hayan sido tan depravados de tener ganas de repetir, allá va la hescena (he incluido el principio de la secuencia siguiente, en el cual sale el Moreno, un muchacho guapo – para tod@s aquell@s a los que les gusten los onvres - haciéndose un chino en un montaje pletórico de "janders". Sí, así los bauticé y así se llaman from now on en varias productoras)
video

Pero vayamos a lo esencial de la cuestión: el día del rodaje se demostró por qué Paco Fox no podrá ser jamás – mal que le pese – un icono sexual.

Aquella tarde le llamé para proponerle hacer un cameo en las tetas. Sólo tuve que decirle "Va a salir María Castro" para que Paco llamase a su señora Snowymary para decirle "Hoy voy a llegar tarde a casa porque voy a estar en un sitio lleno de chicas guapas muy ligeras de ropa". Mientras el director nos sentaba en una mesa donde se nos viese bien yo le iba poniendo a Paquito al corriente de las tramas de la serie en las que se veían envueltas las muchachas que nos circundaban. En un momento dado, Xenia – la Vane – dijo en voz alta "¿Pero quién es ese enterao?" para, a la décima de segundo, añadir "¡Ay, perdona, si eres el montador!" y derivar a una conversación en la que demostró ser conocedora... ¡de Rush! Algún día aportaré prueba gráfica porque, dado la ropa que llevaba puesta aquel día (un minipantalón malva con tacones a juego que hicieron exclamar a Paco "¡Qué maravilloso estilismo!") la perspectiva de que la Vane se hubiese visto el Dvd de "Rush in Rio" suena a fantasía de adolescente MUY caliente después de haber jugado durante 7 días y 7 noches sin interrupción al "Mutantes en la sombra". Pero es un hecho completamente cierto.

Poco antes de rodar, Paco comentaba lo gratamente que le sorprendió Iris Lezcano (Paula) y, aluego, asignaba una chica a cada uno de nuestros amigos: "Para mi, Paula; para el Viti, la Vane; y para el Dr. Elektro, la Cris Baby, que es la que está puesta más de Choni". Declaración a la que el Dr. Elektro respondió. "¡Sois unos cabrones! ¡Yo no soy tan de polígano!" sólo para añadir, a la que vio a Cris Baby en la tele "Bueno, pero esa es la mía... ¡y la de todo el mundo! ¿no?". Still, después de haberlas repartido, Paco terminó por caer en el "¡Qué buenas están todas!".

La escena comenzó y un servidor hizo una labor verdaderamente mala, alzando la voz de más y enzarzándose en eternas discusiones con el camarero sobre el hecho de que, si bien el bocata de panceta era muy barato, sólo era 50 céntimos más idem que el de lomo ibérico, con lo cual la competencia era desleal. (Respondo así a las preguntas sobre la carta en la mesa y aclaro el por qué estoy casi toda la hescena hablando con el camarero). Still, como yo era el montador, procedí con la edición igual que Alfredo Landa hacía con la proyección del western en el que hacía de extra en "Vente a ligar al oeste". Que nadie me hable de chorradas como "Extras": en el Landismo es donde está la verdad.

And then came María Castro. La primera reacción de Paco fue decir "¡Pero qué muller máis jrande! Por debajo de esas piernas podría pasar sin agacharme... ¡Pero sin mirar arriba, que uno es un caballero!". Ello empero, no fue óbice para que, a la que hablamos con María al final del rodaje, Paco perdiese un poco la compostura y se pusiese a hablar de cuando le desapareció su picha tras bañarse en las gélidas aguas de las Islas Cíes. O sobre lo feo que fue el hecho de que, a la que Diez Minutos hizo un reportaje fotográfico de María... ¡le borrase las pecas! Still, el momento que causó absoluta turbación en Paco fue cuando María dijo, a la que le preguntaron de que quería el bocata (con el que sale en la foto con Paco) "Pues dame algo sencillo, ninguna historia rara como butifarra con... pues... chopped". La sola mención del chope (alimento de los dioses) por una pelirroja fue suficiente para tener a Paquito completamente ido durante el resto del día.

Semanas después, cuando estuve en la premiere de la segunda temporada aproveché para comentarle a Iris que, si bien Paquito fue al rodaje por María, terminó gratamente sorprendido por su belleza. A ello, Iris sólo pudo responder "¡Ay, qué mono!". Aprovecho para decir que Iris es una chica muy sencilla y encantadora, pero ello no obvia el hecho de que "¡Ay, qué mono!" no es precisamente lo mejor – sensualmente hablando – que puede decir de ti una mujer. Vale, no es tan chungo como "Es muy majo" pero sí que es suficiente para que Paquito tornase a su discurso de "Nunca podré ser un icono sexual. ¡Y yo quiero serlo! ¡Quiero que la gente llegue al blog buscando "Fotos Paco Fox desnudo"!". Una reivindicación que, para qué negallo, me parece tan noble, que no puedo menos que sostenella con un par de imágenes ad hoc. Y es que Paco necesita pocas excusas para empelotarse. De hecho, no son pocas las veces en las que me abre la puerta de su casa llevando algo más que un delantal o que aprovecha una salida rural para empelotarse entre la hierba.
Sobre el siempre espinoso debate del erotismo de Paquito, lanavajaenelojo decía "Es que así, ligero de ropa, está tan blanco..." a lo que Portrait, después de haber oído lo que Paquito comentó en la noche barcelonesa dijo "Hombre, blanco... todo no". So far, ahí quedan esas fotos sobre las que edificar un club de fans en facebook y otra afoto de María Castro en la premiere de las tetas en la que sale notoriamente mejor que en la foto de rodaje. Y es que aquella era una escena de mucho drama, sufrimiento y corrimiento de rimel, detalles estéticos que Paco no lleva muy a bien desde "Nunca digas no a Rocco". Curiosamente, después del rodaje de la hescena, María no ha interpuesto ninguna orden de alejamiento contra mi persona sino que, antes bien, me felicitó efusivamente por la épica y sentida oda a su personaje montada en el capítulo 17. La verdad, no me quejo de mi trabajo.

Y, de bonus track, otro cameo a su manera todavía más sórdido y de más calidad: el de nuestro querido Gepunto Panadero en "El caso Wanninkof" de Pedro Costa. En él, hace de imponente guardia civil de paisano que arresta al asesino de la niña prorrumpiendo en sonoros "¡Cabrón!" o "¡Hijo de puta!" pronunciados en una voz treinta octavas por debajo de la del común de los mortales. Porque todos vivimos en el Landismo.

video

30 octubre 2008

Retrato de dos freaks con pelirroja al fondo

Hoy jueves, a la peregrina hora a la que Telecinco tenga a bien emplazarnos (y que puede oscilar desde las 22:15 hasta las 22:50), a quien se le ocurra asomarse al capítulo 20 de "Sin tetas no hay paraíso" y que, además, tenga la templanza de resistir hasta la escena número 5 (o sea, bien al principio del episodio), podrá ver, en épico papel de figuración a un servidor de ustedes y a don Paco Fox.


La escena tiene su duración y, además, el director nos colocó en un sitio donde se nos pudiese ver bien. Así que la vicisitud está asegurada durante unos dos minutos y medio en los que Paco Fox, además de hablar con el camarero sobre el precio de la panceta, se dedicó a repetir incesantemente "El sentido de la vida, el universo y todo lo demás es 42". ¡Cultura para los espectadores sordomudos que empleen su tiempo en leer los labios! ¡Para que luego digan que no hay valores en las tetas! A su vez, también seguimos las instrucciones del director consistentes en "Cuando llegue María Castro, tú le haces una seña a él tipo 'mira qué culo', y los dos os quedáis mirandola". No fue tan difícil.

Siéntanse libres de apagar la tele afterwards, pero es posible que les pase lo que a uno de nuestros lectores, Amistoso Vecino (foto de la derecha, haciendo gala de su frikismo), que comenzó a ojear la serie por la coña y, al cabo de 10 minutos estaba sumamente caliente. Y no tuvo más remedio que seguir. En esta hescena nuestra, con la Jessi, la Vane, la Paula y la Cris Baby me parece que sufrir la misma vicisitud que tuviera el Amistoso Vecino es algo más que seguro.

La opción de calentura para quienes prefieran a los onvres también existe, como todo el mundo sabe, con imágenes como la de la izquierda. Si están pensando que no deberíamos ponerla en el mismo post que las nuestras por aquello de las comparaciones, mañana hablaremos del tema en una bella hentrada de ghran vicisitud.


Más información, fotos y la hescena, mañana.


22 octubre 2008

El ataque de los clones de combate 6: Miscelánea mortal


Esto se acaba. No porque no se puedan llenar hasta cinco posts más sobre el tema, sino porque he llegado a ese punto conocido por las sagas ochenteras de terror en el que sólo tienes dos soluciones: o abandonar el barco o hacer una secuela en el espacio. Como el tema estelar ya lo toqué por aquí, sólo me queda cerrar la serie. Al menos hasta que toque resucitarla. Que fuimos muchos los que nos sentimos confundidos cuando, después de ‘Viernes 13: Capítulo final’ llegó ‘Viernes 13 V: Un nuevo comienzo’. ¡Qué inocentes y, por qué no decirlo, gilipollas éramos!

Así que damos paso a un batiburrillo de clones que, más o menos, podría llamarse ‘Lo que queda’, ‘las que se me olvidaban’ o, directamente, ‘A las que tenía menos cariño de pequeño porque no salían bárbaros’.


Bengadores Gusticieros:

Los lectores habituales de este blós sabréis ya que, si bien no se nos puede acusar de conservadores, sí que sabemos reconocer que el derechismo bien entendido favorece la acción. Por eso, somos fans de las películas en las que un a buen señor le da por tomarse la justicia por los huevos y repartir sopapos y partidas defunción forzosas a

todo tipo de malos malosos despreciables, repulsivos y posiblemente hasta votantes de Esperanza Aguirre. Sin remordimientos ni problemas morales. Por eso alabamos la desvergüenza de ‘Venganza (Taken)’ y nos aburrimos con la chorrada de ‘La extraña que hay en tí’.


Una película mítica del subgénero fue ‘El justiciero de la ciudad’, proyecto que se le ofreció a medio Hollywood (Steve McQueen, Frank Sinatra, Clint Eastwood e incluso Jack Lemmon) y que finalmente ganó en presencia y bigotón al acabar en manos de Charles Bronson. Aunque Lemmon como vigilante habría tenido gracia. No. Borrad eso. Habría sido muy triste. Aunque si hubiera llevado bigote…

Me reafirmo. No.


El flim tuvo bastante éxito, y los derechos de la secuela, por avatares del destino, acabaron en manos de Menahem Golan, que produjo hasta cuatro entregas más, una historia bien detallada en el libro ‘Bronson’s Loose’ que plagiaré inmisericordemente para la ‘Historia de la Cannon’ que llevo años preparando. Es posible que el taquillazo de Bronson permitiera que le dejaran hacer a Scorsese ‘Taxi Driver’ un año más tarde. Pero aquí no estamos por eso. Lo que queremos es recordar los plagios baratos. Y el más famoso de todos fue de 1980 y se titulaba ‘El Exterminador’.


Conocida por tener en el cartel a un tipo con casco y lanzallamas, la película no tiene ninguna escena de un tipo con casco y lanzallamas.Aunque sí un soplete ido de madre. Claro que, a estas alturas no vamos a esperar que los posters de las cutreces de aquella época se correspondan al 100% con la verdad. Eran más bien algo así como las fotos de usuarios del Meetic, pero con paisajes postapocalípticos de fondo.


Esta cosa, dirigida por un tipo con el sonoro nombre de James Glickenhaus, también se apuntaba a la moda de veteranos de Vietnam con problemas mentales que surgió a raíz de la peli de Scorsese y DeNiro y que incluyó títulos como ‘Joe’, ‘Deathdream’ y mi favorita, ‘El Ex Preso de Corea’. No porque la haya visto, sino por la poca vergüenza del distribuidor español de probar a ver si alguien se confundía con aquel éxito de título similar sobre los placeres de las prisiones turcas con música de Moroder.


De la secuela (esta vez, sí, con lanzallamas) se encargó, cómo no, la Cannon. Probablemente como parte de un malvado plan de hacerse con el monopolio del cine de vigilantes (y es que nadie ha dicho que todos los planes maquiavélicos tengan que tener sentido). Más adelante aparecieron dos partes más que, curiosa y vicisitúdicamente, no lo eran. Lo que pasó fue que, en nuestro país, un par de distribuidoras cutres se hicieron con dos películas del protagonista de ‘Exterminador’ y le cascaron el ‘3’ y el ‘4’ detrás para confusión del respetable. O sea, de mí. Pues no creo que muchos por ahí siguieran con interés el devenir de esta saga en la que nada parecía ser verdad.


En el 82 llegaron ‘Vigilante’ y ‘Fighting Back’, en las que se cambiaba la figura del ‘vigilante solitario’ por la más práctica de ‘asociación de vecinos con mala leche’. Se produjeron otras películas a lo largo de los 80 (entre ellas ‘Calles Salvajes’, de 1984, en la que Linda Blair lucía cara de muñeca repollo y le hacía pupita a una panda de gamberros), pero prefiero quedarme con, cómo no, el plagio turco del original que se perpetró en el 75. Que esto es internet y no hay blog que no hable de los plagios turcos. Además, era la cinematografía destinada a hacer el clon más descarado. No en vano se trata del único país que puede entender la verdadera esencia del original: el cine de venganza es mucho mejor con bigotón. Y estoy convencido que Turquía podría triplicar su PIB si los bigotes fueran mercancía explortable.


Festines selváticos:

Aquí tenemos una serie de clones que siempre me dieron concretamente que igual. Bueno, más bien un miedo atroz. Porque es gracioso que hoy en día la portada de ‘Holocausto caníbal’ se vea censurada cuando durante toda mi infancia pude contemplar esa persona en plan pincho moruno a lo bestia durante todas mis visitas al videoclub, verdaderas antesalas de los traumas que hoy asolan mi mente.


El caso es que esta película fue un hito. Un motivo fue su estilo de falso documental , muy de moda últimamente con el añadido supermoderno de contratar a un cámara con parkinson. Pero principalmente triunfó por ser más desagradable que un disco de rumba country progresiva. Un género que acabo de inventarme, pero que YA protagoniza mis pesadillas. Tan guarra era la cosa, que al pobre Ruggero Deodato, el director, lo llevaron ante la justicia por pensar que se trataba de una grabación real. Que, a propósito, era en parte. Porque es verdad que los actores no estaban muertos, pero los pobres bichos que despellejaban sí que acabaron convertidos en catering. Pero no hay duda de que habría sido extremadamente divertido ver a los actores presentarse ante el juez y declarar: ‘Sí señoría: que yo sepa, no he sido devorado por una tribu de caníbales”.


De todas maneras, ‘Holocausto Caníbal’ no fue la primera de la serie. Ese honor corresponde a ‘Mondo Cannibale’, que era una respuesta de ficción a la moda de películas ‘Mondo’, documentales falseados de casquería selvática. Pero la que realmente generó los clones, que es lo que nos interesa aquí, fue la película de Deodato. Luego llegaron ‘Comidos vivos’, ‘Caníbal Feroz’, ‘Sexo Caníbal’, ‘Terror Caníbal’ e incluso una de Jesús Franco llamada, qué original, ‘El caníbal’. Dos de las más interesantes por motivos (por supuesto) no cinematográficos son ‘Schiave Bianche: Violenza in Amazzonia’ y ‘La montaña del Dios Caníbal’. La primera porque los distribuidores españoles tuvieron a bien llamarla directamente ‘Holocausto caníbal 2’. La segunda porque, engañados por el hecho de que estaba protagonizada por Ursula Andress y parecía de aventuras, Televisión Española la zampó sin problemas un sábado por la tarde de septiembre hace varios lustros. Y, como tenía sus buenas escenas de gorrinadas culinarias, se armó la grande. Yo recuerdo perfectamente que me reí bastante tras la estupefacción inicial, pero también que me dio bastante pena por el pobre responsable de programación. Claro que seguro que hoy en día habrá algún chaval que se acuerde de mí y tema por mi futuro laboral cuando se programe en el Canal+ Acción ‘Masters del Universo’.


Como toda fiebre italiana, la producción cesó tan rápido como había surgido. Muchos años más tarde, nuestro viejo amigo Bruno Mattei realizó un plagio escena por escena de ‘Holocausto Caníbal’. Pero de esa estapa de este triste personaje hablaré más adelante.


Miscelanea mortal:


Películas de todos los tipos han tenido clones de combate. Sólo era necesario alcanzar una buena taquilla. Incluso si eran cosas seriotas y extremadamente lentas como ‘Deliverance’. Una película censurable por mostrar una violación a Ned Beatty y a Burt Reynolds sin bigote. Pero la gente la vio. Y los clonadores pensaron: ¡la peli es artit-tica, pero en el fondo es un tema en plan casposo! ¡Hagamos lo mismo, pero sin ser un rollo!.


Así, tuvimos ‘La presa’, quizá el mejor clon que se haya realizado. Dirigida por Walter Hill, seguía siendo interesante y agobiante, pero sin bostezos. Otras cosas fueron ‘Rituals’, ‘Hunter’s Blood’ o, por lo que he leído, una tal ‘Just Before Dawn’. Todas avisando de los peligros de irse al bosque y encontrarse con retrasados mentales. Como si eso no pudiera pasar en cualquier polígono industrial un sábado por la noche.

Más sorprendente es la existencia de un clon de otra película de Burt Reynolds: ‘Los caraduras’ (Smokey and the Bandit). Cierto es que ya se estilaba un subgénero de caspilla de camioneros. Hasta Sam Peckinpah hizo ‘Convoy’. Curiosamente su peli de más éxito, pero que rodó borracho (claro que eso no era una novedad). Pero hay que tener poca vergüenza para sacar tu propia peli de catetos sureños en la carretera y titularla ‘Smokey and the Hotwire Gang’, uno de los clones menos conocidos de los que he hablado aquí.


Dentro de este grupo de plagios aislados muy poco conocido está ‘Encuentros en el abismo’, un clon de ‘Encuentros en la tercera fase’, pero con Manolo Zarzo en lugar de François Truffaut. Que no he visto, pero cuya premisa suena extrañamente similar a ‘Abyss’. ¿Quizá debería buscarla? La respuesta está clara: por supuesto que no. Pues sospecho que tiene que ser de esas cuyo visionado devora poco a poco tu alma.


Más famosas en su momento fueron las copias de ‘Loca academia de policía’. La mayoría llegaron de los propios Estados Unidos: ‘Patrulla de Noche’, ‘Academia Antivicio’ (¡con Ginger Lynn!), ‘Loca academia de maleantes 1’ (supongo que nunca existió la 2), ‘Loca academia de combate’ (de los propios creadores de la serie, clonándose a sí mismos en una muestra imprescindible de poca vergüenza)… También estaba involucrado uno de los guionistas de la original en ‘Locademia de conductores’. Una muy recordada tanto porque tuvo su publicidad (no en vano era de la Fox) como por lo lamentable de su título: ¿Qué clase de palabro es ese? ¿Es que estaban recortando presupuestos y quitaron letras? Si vas a crear nuevas palabras, que sean tan jrandes como ‘jarl’ o ‘finstro’. No ‘Locademia’. Incluso de pequeño me daba vergüenza ver el póster.


Vicisitud que también me asolaba cuando examinaba las carátulas de la saga ‘Karate Kimura’, un plagio italiano de ‘Karate Kid’ de un descaro extremo que forma parte de la leyenda del frikismo actual. No por nostalgia o por su falta de valores cinematográficos, sino por una duda que ronda muchas conversaciones de ese tipo de gente que pasa sus momentos de asueto social hablando de directores como Luigio Cozzi: ¿Pero cuántas secuelas tuvo esto? En los tiempos de videoclub, sólo recuerdo tres partes. Pero más tarde, algunos juran que llegarn a ver hasta ocho en el Telecinco glorioso de las mamachicho. En la IMDB sólo aparecen 6. ¿Cúal es la realidad? Y ¿a quién le interesa la respuesta?


Otras chorradas en las que no voy a entrar son los clones de ‘La última casa a la izquierda’, todo el pifostio que se montó alrededor del ‘King Kong’ de Laurentiis o el lío extremo de las falsas secuelas de ‘Posesión infernal’ mezcladas con ‘House’ en Italia. No por nada en especial. Sólo que nunca se sabe cuándo será necesario resucitar una franquicia. Hasta en un blog.


La clonación actual:


Con las excepciones de las películas de The Asylum y los plagios brasileños de animación, toda esta serie ha estado centrada la mayor parte del tiempo en la época gloriosa de esa poca vergüenza fílmica que fueron los 70 y 80. Y, sobre todo, en Italia. La desaparición de la industria de cine de género de ese país a finales de los 80 supuso el final de los clones más interesantes. Y, por interesantes quise decir ‘hilarantes’. Pues hay algo de poca vergüenza, alegría y sordidez en la cutrez italiana que no encuentras en otras partes.


Por supuesto que hay muchos más clones en la actualidad. Y no sólo los últimos que realizó Bruno Mattei antes de morir. Esos son más bien como si Herbert West le hubiera inyectado blandiblub verde al cine chungo italiano y se hubiera mantenido

vivo de manera espeluznante para poder ofrecer esputos de la talla del clon de ‘House of the Dead’, el de ‘Holocausto caníbal’ antes comentado y uno de ‘The Mummy’ que llega al punto de descaro (o, en términos científicos, de ‘me la suda todo’) de plagiar un plano de ‘El ejército de las tinieblas’ de Raimi:

La prueba de que hacer copias sigue siendo un buen negocio es que ‘Turistas’, ese clon de ‘Hostel’, incluso se estrenó en cines. Pero, para ser sinceros, la cosa está sobre todo confinada a los video clubes. Si es que todavía existen. La última vez que fui hasta vi una portada igualita que la de ‘Silencio desde el mal’… ¡y eso que fue un fracaso!. Por supuesto, hay un ‘Curse of Pirate Death’, millones de pelis de fantasmas de pelos largos y las cosas de The Asylum, que son principalmente material de emule. Pero todo a un nivel mucho menor que antaño. La chavalería no está tan curtida en bazofia. Y creo que es algo esencial en la educación cinematográfica.


Sin embargo, sí que hay una película que ha generado hoy en día sus buenos hijos ilegítimos (estilo ‘entre familiares cercanos’): El señor de los anillos. Dado que el libro ya engendró sus propios clones (más información sobre mi favorito aquí), las películas también han facilitado una avalancha de finstros. Movimiento que ha supuesto todo un flash-back a la época gloriosa que he cubierto en esta serie. Incluso hay, como en el caso de los clones de Indiana Jones, una gran posibilidad de encontrarte con John Rhys Davies en el reparto: Dragon Storm (¡con el prota de ‘Los Colby’!), In the Name of the King (¡De UBA!), Fire and Ice (¡Producción rumana!)…

Como es normal, dado que esta serie comenzó con Ator y su pandilla, son pelis que sigo viendo. Sí: pagué por tragarme ‘Eragon’ y acabo de ver un avance de ‘Legend of the Seeker’, serie producida por Sam Raimi y, cómo no, rodada en Nueva Zelanda. Claro que, sin la óptica de ‘veamos esta cutrez de cuando era niño’, hasta yo tengo un límite. Como con esa bazofia mortalmente aburrida para televisión de ‘El anillo de los Nibelungos’, que abandoné a los veinte minutos. Ni siquiera por la coña de que el director de esta miniserie familiar fuera el mismo que la épica sobre la drogadicción más chunga ‘Cristina F.’ y la oda a la violación múltiple de ‘Última salida: Brooklyn’.


Pero supongo que me encargaré de eso dentro de varios años, cuando esta bazofia deje de ser cine-colonoscopia y se convierta en cine-colonoscopia nostálgico. Que ya no se tratará de lo mismo. Será algo mejor. Y, con suerte, podré decir lo de que ‘ya no se hacen películas de bajo presupuesto como las de antes’. Si es que hay todavía una blogosfera. Y si es así, al menos tendremos la certeza de que no existe un dios justo y misericordioso.


Terminando:


¿De qué cosas no he hablado? Por supuesto, de los clones de ‘Zombi’ de Romero. Pero eso ya lo avisé en el primer artículo que era en realidad el tercero. Se trata de un subgénero taaaan amplio, que no pienso entrar en ello. Lo mismo puede decirse de los de ‘La Noche de Halloween’. Respecto a los de Rambo, no sé qué más puedo añadir al inmenso artículo de Viruete al respecto. Y las películas de moteros que proliferaron tras ‘Easy Rider’ y ‘The Wild Angels’ me dan un poco que igual. Excepto una. Esta maravilla que será mi último ragalo. Por ahora. Hasta la próxima. Que ocurrirá. Lo sé.

21 octubre 2008

La liga fantástica de F1. Round 17: China. (Nostalgia de Bandini...)

Si un buen aficionado taurino comparase un disco de Ronnie James Dio con uno de Blind Guardian, no le quedaría más remedio que decir "Los de antes sí que eran dragones".

Pues, como orgulloso poseedor de los cds originales (en esta época del mp3 emuleiro) del "Holy Diver" y del "Last in Line" no me queda más remedio que decir, a la vista del lamentable y aburrido espectáculo del Gp de China, que la de antes sí que era F1.

Déjenme hablarle de una carrera de las de verdad: Méjico 1964. Y también de un piloto que, aquel 25 de octubre logro alcanzar las más elevadas cotas de la onvría: Lorenzo Bandini.

Básicamente, Bandini era un piloto correcto que, si todo le venía de cara, podía cuajar alguna actuación decente. Un Massa de la vida, vamos. Pero había algo que le convertía en el tercer mejor piloto de Ferrari ever (tras Alberto Ascari y Michele Alboreto) y es que, efectivamente, era italiano. De haber tenido bigotón hubiese sido el mejor, pero eso es otra historia.

Su italianismo le hacía sentir los colores de Ferrari de tal forma que, en la última carrera del mundial, hizo todo lo posible para que John Surtees (digan lo que digan los moteros, un piloto MUY inferior a sus rivales Hill y Clark) ganase el título. Así que, en una época donde lo raro era el no matarse por una colisioncilla de nada, en bueno de Lorenzo no dudó en estampar su coche contra el de Graham Hill. Como lo de Massa en Japón, pero con más cojones. Encima, pese al pollastre organizado, logró quedar por delante de Surtees, aunque luego le cedió su posición y, gracias a tan noble labor de equipo, John ganó el campeonato.

Sí, por supuesto que, tres años después, Bandini se acabó matando en el Gp de Mónaco, básicamente porque en aquella época las asistencias sanitarias se dedicaban a tomarse un bocata en el pueblo de al lado mientras se disputaba el gran premio. Y, claro, tantas horas con quemaduras de tercer grado no sientan bien. Still, es un destino más honroso que la descafeinada actuación de Massa y Raicoñen el pasado domingo. En serio ¿Alguno de nosotros se llegó a creer REALMENTE a Massa como material de World Champiñónship?

Sólo espero que Raicoñen, si de verdad se siente Ferrarista, le rinda, en el GP de Brasil, el tributo que Lorenzo Bandini se merece. Prometo que, de facello, ganará los suficientes puntos como para imponerse en una liga fantástica que el Mierda está ganando de calle. Sí, hoy también ha logrado ser star of the race (fuera de la pista, of course ¿Es que acaso aconteció algo en el circuito?). ¿Qué cómo es eso? He aquí los resultados.

PILOTOS

Star of the race: 1. El Mierda: 23 puntos

Abro mi email y veo que mi Primo Porno me remite el siguiente link.

Se lo reenvío a Paco Fox y su respuesta es:
"JAJAJJAJAJAJAJAJAJJRARASRAARRRGGGJAJAJAJAJAJJAAJDADASDAFASDFasdg!!!!!!!!!!!!"

Lo confieso: mi sistema de valores va recibiendo un palo sí y otro también. Por un lado está el hecho, inequívocamente probado con la crudeza de los números, de que el Mierda aporta más alción, cristos y polémicas que ningún otro piloto. También la evidencia de que, de momento, no se ha logrado nada más bello en pista que el pitstop de Canada. Pero ahora... ¿Uri Geller?

Admitámoslo, Pajares podría decir que es votante de Esperanza Aguirre y no por ello dejaríamos de admirar "Cristóbal Colón, de oficio descubridor". Por ese mismo motivo, que Uri Geller sea fans del Mierda no le quita el haber sido uno de los máximos estandartes y confalones de la sordidez. Y, sí, el discurso de "pensar en positivo" es la clásica cháchara vomitiva de la familia Hamilton. ¡Pero recurrir a Uri Geller para pensar en positivo hace que tenga que cambiar mi percepción sobre el Mierda!

Cuando Vettel dijo que era fans de Jenna Jameson muchos pensamos "¡Eso no tiene mérito! ¡Todos lo somos!", por mucho merecimiento que tuviese el decirlo en público en este planeta cada vez más meapilas. Pero confesar en público que Uri Geller puede ser tu guía espiritual son 3 puntos por la declaración épica y 10 de estilazo sórdido.

Prometo solemnemente que, si Hamilton dice que quiere ser padre y criar a su niño en el catolicismo para que Father "Feck" Jack le dé la primera comunión, pasaré a considerarle el más grande piloto de todos los tiempos. El primer paso, de momento, ya lo ha dado.

Mientras tanto, seguiré viviendo in denial, porque dos años de insultos a ese Mierda son difíciles de olvidar. Pero confieso que, con Uri, el Mierda ha ido, como diría Coverdale "Straight for the Heart".

2. Nick Heidfeld: 12 puntos

Sí señor, la perfecta ilustración del GP de China es que el piloto más aburrido de la parrilla haya estado a punto de ser star of the race. A su sanción de la FIA por obstaculizar a Coulthard en la Q1 (5) se le añanden 2 puntos de estilo por su surrealismo: ¡¡¿Una penalización de 3 puestos en parrilla?!! ¿Desde cuándo existe eso? ¡O 10 o 5 puestos, coñe, pero basta ya de inventarse las reglas sobre la marcha! ¡Ese tipo de cosas sólo pasan en Vicisitud y Sordidez!

Y, como homenaje a ZP y su memoria histórica, aprovecho para darle 5 puntos que se me olvidaron por análoga penalización en Japón.

3. Sebastien Bourdais: 7 puntos

Uno de los pilotos revelación de final de temporada logró, con un elegante y chic toque de neumático, sacar a Jarno Trulli en la primera curva mientras él proseguía su carrera sin despeinarse. Gourmand.

4. David Coulthard: 5 puntos

Instigó, con éxito, la denuncia a Heidfeld. El bueno de David quiere morir matando.

5. Nelsinho: 4 puntos

Fue el único que estuvo a punto de quedarse enganchado en la mítica puzolana. Al punto de la salida de pista hay que sumarle tres por la psicodramática comicidad taurina. Nelsinho sigue siendo, de largo, el piloto que nos propone los goces más intelectuales. La F1 lo necesita más que los culturetas "Los Soprano" y "A dos metros bajo tierra". Con la ventaja de que Nelsinho es mucho menos aburrido.

5. Heiki Kovalainen: 4 puntos

Hizo una variación, todavía más intelectual, sobre el tema planteado por Nelsinho. En su caso, se trataba de demostrar que, con un neumático totalmente destrozado (1) se puede entrar SIN PROBLEMAS en boxes y sin necesidad de engancharse en la puzolana. (Mira tú, con Gonzalo Serrano ocurre lo contrario que con Uri Geller: pudo haber tenido un momento inspirado, pero nadie le perdona lo sostenidamente nauseabundo de su persona). 3 puntos de estilo para un Kovalainen que despierta tarde.

Y que debería pagar para que le dejasen pilotar un McLaren.

7. Giancarlo Fisichella: 3 puntos

Estorbó hasta el delirio a Raicoñen y a Glock a la hora de ser doblado. Añádase un punto de estilo por la reincidencia.

7. Fernando Alonso: 3 puntos

¿Cómo arreglar lo del "Ayudaré a Massa"? Pues añadiendo un épico "Pero no soy sólo yo. Ningún piloto quiere que gane Hamilton". ¿Será cierto, entonces, aquello que se comentaba de que, en realidad, era Kimi el que ponía a cien a Tootsie? ¿Y que Tootsie sólo usaba al Mierda para darle celos? Preguntas...

9. Mark Webber: 1 punto

Mark presumía de saber "ir por lo negro", pero su excursión por las escapatorias fue tan larga como digna de Nakajima.

9.Timo Glock: 1 punto

Le sacó una manita a Fisi. Pienso que, algún día, deberían permitir un claxon dominguero en los F1. Y conductores vigueses. Juro por Peich que se pondrían a tocar la bocina nada más se pusiese en verde el semáforo. Y llamarían "¡Paragüero!" a Fisi, sin duda.

9. Raicoñen: 1 punto

Repite conmigo Kimi, "Lorenzo Bandini, Lorenzo Bandini..." y, así, procura no tener una salida tan cochambrosa como la de China.

Normalmente, Kimi debería llevarse 5 puntos negativos por obedecer órdenes de equipo, pero estos se quedan en -2 al ser divididos por el factor Hamilton. A su vez, son anulados por dos puntos de estilo a la hora de escenificar, tan cutremente, el adelantamiento de Massa. Añádase un feo gesto que le hizo a Fisi a la hora de doblarlo y el resultado es que el Mierda no sólo ganará el mundial de la FIA, sino uno mucho más importante: ESTE.

Salvo que Kimi se acuerde de Bandini, claro. De momento, Raicoñen no nos ha comentado nada al respecto. Amaia Salamanca, tampoco.

EQUIPOS

Team of the race: 1.McLaren-Mercedes: 25 puntos

Una vez más, vuelvo a encontrarme con categorías que no sé cómo puntuar. ¿Qué darle a "Colocar el neumático izquierdo en el lugar del derecho y viceversa para, luego, cambiar los reglajes aerodinámicos en la primera parada en boxes, para luego darse cuenta que esos nuevos reglajes no sirven con los neumáticos adecuadamente colocados para luego..."?

Incluso si fuese mentira, sigue siendo glorioso que McLaren no lo desmienta ¿Qué pretenden con ello? ¿Demostrar que Kovalainen no es tan mal piloto? ¿Qué, cuando parecía que saboteaban el coche de Alonso, es que, en realidad, eran unos gañanes sin mala intención? Se pille por donde se pille, les doy 15 puntos y los 10 de team of the race. Por sórdidos.

2.Ferrari: 10 puntos

En la segunda parada en boxes, parecía que sus sorprendentes estrategias de neumáticos estaban encaminadas a "justificar" que Massa pudiese adelantar a Raicoñen sin sospechas de órdenes de equipo. Sea como sea, las decisiones adoptadas fueron la perfecta ilustración del hundimiento cerebral absoluto. Al igual que el Mierda hará con el de pilotos y la liga fantástica de este blog, Ferrari va a hacer un doblete de constructores.

¿Se acordará el señor Montezemolo de Lorenzo Bandini?

2.Force India: 10 puntos

Por fin, vuelven a lograr, gracias al abandono de Tootsie, la consecutividad de la que hacían gala a principios del mundial. 5x2 para Force India.

2.Red Bull: 10 puntos

La rotura de motor de Webber supuso una penalización en parrilla. Y una carrera sin puntos.

5.Renault: 3 puntos

Una vez más, jrande Flavio cuando dijo "Lewis volverá a cagarla" (traducción libérrima pero fiel al espíritu). Y, si bien la impecable carrera de Hamilton parece contradecir las predicciones de Flavio... ¿Cómo coño iba a saber Briatore de la positiva influencia de Uri Geller en el Mierda?

Still, un triste día y una aburrida carrera. Sólo espero que la velita que le he puesto a San Lorenzo Bandini surta efecto en Brasil. Y, si Kimi no tiene los cojones de estamparse contra el Mierda... ¡que los tenga Alonso!

15 octubre 2008

Mis vicisitudes personales: ¡La mejor entrevista de trabajo ever!

Durante la accidentada visita reciente al festival de Sitges… Un momento. No puedo pasar por alto este punto. Dejemos clara una cosa, con elegancia y templanza:

LA ORGANIZACIÓN DEL FESTIVAL DE SITGES ES UNA PUTA MIERDA

Tras un viaje ex profeso desde Madriz, correr como locos para coger el tren y llegar a la proyección de Carlosaurio… resulta que, a pesar de estar anunciado, habían decidido unilateralmente no proyectar el corto. Más cabreados que Hulk después de una depilación nasal, nos salimos de la sala sin ver la película de Miyazaki y mientras un pobre hombre presentaba la obra que había desplazado a la nuestra. Y digo lo de ‘pobre’ porque, encima, parece ser que tomó asiento, se apagaron las luces… y no pusieron su película.
Tras mucho insultar, accedieron a poner el Carlosaurio en el maratón de madrugada y pagarle un hotel a uno de los miembros de nuestro equipo (un gran onvre que firma sus realizaciones como ‘Günther’) que iba a volver el mismo día. El resto (Vicisitud, La Navaja en el Ojo, Snowymary y yo) tuvimos que apechugar con nuestro dinerito gastado y volvernos en el tren a Parchelona (nada de pagarnos un taxi). Vicisitud volvió (en transporte público la ida, claro) para la proyección nocturna. El resto decidimos quedarnos haciendo el gambitero con Milgrom, Portrait y varios amigos living Gafapastown la nuit. Mejor en compañía de blogueros potórricos (¡uno de ellos con bigotón!) que en ese festival-colonoscopia.

Así que vamos a ello otra vez:

Como ya comentaba, durante la accidentada visita a la mierda de festival de Sitges quedamos en Parchelona con los amigos Milgrom y Portrait, de los blogs ‘Con opinión de todo’ y ‘Pruebas de estupidez’. Al poco de conocernos, se puso en marcha dentro de mí ese complejo mecanismo que yo llamo ‘Automatismo de Ponerme Enorme y Totalmente en Evidencia y Causar Amplia Vicisitud (APETECAV)’ y que mi novia gusta en denominar ‘Ay, Paco, Dios Mio, Qué Hago Aquí’ (AKA ‘Quiero el Divorcio’). Sin necesidad de catalizador alcohólico, pues todavía no había ni tocado el mojito que había pedido (¿Qué bebida creían que iba a tomar yo? ¡Pues una cuyo nombre me recuerda a caca, por supuesto!), comencé a hablar de mis recuerdos más lamentables. Pero, claro: varios de los presentes eran lectores de este blog. Y no es plan de repetir batallitas. Así, me di cuenta de que hay dos anécdotas que todavía no he contado por aquí.

La primera es que, aunque soy blanco y pecoso, tengo la pisha extrañamente morena.

Ala, ya lo he soltado. Sí, ya sé que normalmente lo que cuelga es un poco más oscuro que el resto de la piel. Pero en mi caso era suficientemente llamativo como para otorgar munición a todos mis primos para cachondearse de mí cuando jugábamos al strip poker de niños. Sí: suena a una práctica muy perturbada y, por qué no decirlo, gilipolla, para pasar el rato con los parientes. Pero la infancia y primera adolescencia es así. O más bien no y es que el agua contaminada de las playas de Algeciras realmente nos había afectado mentalmente. Lo cierto es que ninguno de mis primos es homosexual y la primera vez que jugamos a eso continuamos la tarde acudiendo al Continente a robar tubigums y un póster de Samantha Fox.

Pero no ahondemos en este vergonzoso tema de autodestrucción pública, que, además, entra de lleno en las categorías de 'información innecesaria' e 'imagen mental que no queríamos tener'. Pasemos a la segunda y principal anécdota que relaté a los pobres amigos y residentes en Barcelona.

El departamento de cine porno del Canal Plus estaba en tiempos comandado por el recientemente fallecido y persona encantadora en general Carlos Aured, un onvre muy aficionado el cine fantástico y director de la épica (en el título) ‘El fontanero, su mujer y otras cosas de meter’. Cuando decidió retirarse, anunciaron que su plaza quedaba vacante. Y, automáticamente, todos mis conocidos me mandaron mails con el ‘¡Paco, tú deberías presentarte’. Entonces descubrí dos cosas: la primera es que tenía muchos amigos que pensaban en mi futuro laboral en una época en la que andaba algo aburrido como ayudante de producción. Y la segunda es que, aunque me querían, tenían la idea de mí como obseso sexual. Lo cual, bien pensado, tampoco está tan mal. Desde luego, mejor que la que tengo yo de cierto compañero de trabajo como sociópata en potencia cada vez que me habla de su fascinación por los asesinos en serie y la sodomía penitenciaria.

Acudí a la entrevista en el despacho de una chica de recursos humanos muy agradable y muy pijilla. Y, lógicamente, se desarrolló la mejor entrevista de trabajo que nunca he tenido. Muchas veces se califica una situación como ‘surrealista’. Este no es el caso. Aquí fue más bien ‘estupefaciente’ o, directamente, ‘descojonante’. Porque no me digáis que no es bonito estar en un ambiente laboral serio, en busca de un puesto mejor remunerado y con una chica joven y ligeramente tímida teniendo conversaciones como:

-¿Estaría usted dispuesto a ver cine de temática homosexual?
- Sí, en razonable medida. Tampoco es para arrancarse los ojos.
- ¿Consume cine extremo?
- ¿Extremo?
- Sado, lluvia dorada…
- Eeerrr… ya sabe… internet… la gente te manda mails…
- ¿Supondría un problema para usted visionar ese tipo de material?
- Si hay que hacerlo, se hace. No es que sea para hacerse pajillas. Pero, entiéndame, tampoco el resto.
- Claro, claro, que esto de ver siempre porno tiene cansar. Vamos, digo yo.

La conversación poco a poco se fue haciendo más distendida, con la chica soltando perlas sobre sus hábitos de consumo que tampoco voy a relatar aquí, so guarrillos. Pero siempre con un pie en todo tipo de porcalladas estilo:

-¿Consume usted cine porno?
- Mujer, cuando uno está aburrido… Yo me aburro mucho… Ya sabe… Concretamente… No. Bueno, de adolescente sobre todo.
- ¿La última vez?
- Ayer.

El caso es que pasé la primera criba y tuve una entrevista posterior con Carlos Aured. Como el puesto estaba básicamente dado antes de que saliera la convocatoria (estas cosas de empresa funcionan así), nos dedicamos principalmente a hablar un poco de sus experiencias en el mundillo del porno y, sobre todo, de cine. Que este hombre era un aficionado al fantástico de verdad. Como ya he dicho, un gran tipo.

De todas maneras, siempre pensé que tampoco era un trabajo que deseara con locura. Sí, te pasas el día viendo tetas. Pero tiene sus problemas. Como pensar constantemente en títulos (supongo que a los cinco años de hacer juegos de palabras con ‘culos’ y ‘mamadas’, la mente puede cerrar por defunción) o aquello que sospechaba y me confirmó una conversación que tuve con mi amigo Juan cuando se encargaba del Pay Per View de Ono:

- Qué, Juanito, ¿qué peli nos vemos hoy?
- Pues no sé, Paquillo. Podríamos ir al cine. O hacer sesión freak… ¡Un momento!... … … … Nada, que parecía que se le iba a cagar. Es que tengo puesta una peli de sado, que se vende bien y si cagaran no podría emitirla. Bueno que no sé
- ¿Fulci? Tengo varias películas de bárbaros bajadas de…
- ¡Ay ay ay ay ay ay! ¡Que se le cagó! Madre, que asquito. Ya no me vale ésta.

El mundo del audiovisual es duro.

Related Posts with Thumbnails