26 febrero 2009

Cómo una pisha hizo historia de los videojuegos sórdidos

Tiempo de anécdotas. De hecho, tenía previsto que este post se llamara ‘Breve anecdotario sórdido: Cómo una pisha…’, pero tampoco es plan de que el título sea casi tan largo como el cuerpo del texto. Y, además, así podía escribir la línea anterior como introducción y volver a poner la palabra ‘pisha’.

Pisha.

Sí: sigo teniendo ese sentido del humor que se abandona más o menos al mismo tiempo que te salen pelillos alrededor de la pisha.

Vale. Ya. Basta.

A lo que iba:
Ralph Baer fue uno de los pioneros de la historia de los videojuegos, inventor de la primera videoconsola: la Magnavox Odyssey. Años más tarde, decidió que el futuro del medio estaba en poder personalizar los juegos. Porque sabía que si algo había cierto en cuanto a la personalidad del adolescente medio es el afán de protagonismo. Así que ideó una cámara en blanco y negro sincronizada con las máquinas recreativas que permitiría integrar la imagen de los jugadores en la partida y en las tablas de puntuación. Así, los freaks adictos a los arcades (palabro inglés para designar lugares que mi hermano y yo conocíamos cariñosamente como ‘tugurios’) podrían recorrerse la ciudad poniendo su careto en todas las máquinas, en una fútil cruzada por el reconocimiento y, por supuesto, la popularidad. La unidad de medida básica de la vida adolescente y parte esencial de la fórmula que todo nerd tiene en su mente:
Pop (popularidad) + Constante de Calentura = Fornicio.

Sin embargo, todos sabemos que la realidad es que:
Amoto x EB (estar bueno) elevado a n (siendo n=apariencia peligrosa pero que sí, tía, que tiene un lado tierno osea como el vampiro de ‘Crepúsculo’) = Fornicio

El caso es que la idea era buena. La compañía Midway instaló un prototipo en Chicago que utilizaría sólo la capacidad del aparato para insertar la foto en los high scores. El primer día fue un éxito. El segundo día, un ejecutivo le dijo a Baer que ya no estaban interesados. ¿Qué pasó? Muy sencillo. Esa mañana un tipo se subió a una silla y se bajó los pantalones delante de la cámara. Y así, señoras y señores, es como un producto con futuro se va a tomar por culo.

Pero ésta no sería una historia suficientemente sórdida como para aparecer en este blog. Necesitamos algo más. Como, por ejemplo, uno de nuestros iconos musicales. El grupo de AORterismo más importante de todos los tiempos, capaz de componer LA balada-prom de los 80 y de atraer el odio de todos los críticos gsánzicos del mundo.

En aquel tiempo, Journey era grande. Muy grande. Los Master Business & Administration (MBA), esa gentuza culpable de la mayor parte de los males de la humanidad, ya dirigían las compañías de videojuegos una vez los más relajados y divertidos primeros años jipiosos había pasado. Así que la cosa empezó a ir de franquicias. Y tenían un prototipo de cámara. ¿Qué mejor idea que utilizarla para insertar las caras de Steve Perry y sus colegas?

De esta manera, nació el primer juego con gráficos digitalizados. Sólo eran imágenes en B&N de las caras del los miembros de la banda. Pero el caso es que Journey, una vez más, puso su nombre y AOR en la historia del arte.
Baer relató así el evento:
"Rescatamos el dinero que gastamos en aquella máquina al digitalizar las caras de un grupo de rock que era bastante popular y usando las cabezas como personajes del juego. Ese fue el resultado, pero el concepto de una cámara en una máquina se desechó debido a ese suceso aislado”. De hecho, fue algo que se retomaría con el tiempo, en esas espantosas máquinas de punching ball. Pero la Wii y los editores de personajes del Fallout 3 nos han enseñado que la gente no quiere ver sus caras. Más bien desean presentar una versión cojonuda de sí mismos. ¿O acaso nadie se ha fijado que la creación de Miis no permite la opción esencial para los EEUU de hacer tu avatar extremadamente obeso? ¿O que en la beta del Home de PS3 todo el mundo está bueno?

El juego en sí no era especialmente innovador, pero los ejecutivos pensaron que sólo la imagen del grupo bastaba para hartarse de ganar dinero. La máquina reproducía versiones bib-bib de, entre otras, ‘Don’t Stop Believing’ y ‘Chain Reaction’, con el aliciente de incluir, además, un casete desde el que sonaba ‘Separe Ways’ cuando se conseguía alcanzar el objetivo de reunir todos los instrumentos del grupo.

Se equivocaron, por supuesto, y el producto fracasó. La imagen de los músicos en blanco y negro parecía un dibujo de South Park en cutre, y el juego era algo malo. El programador David Morofske piensa todavía que era mejor de lo que se dice, pero que la culpa fue de un mercado que se estaba estancando.

Estancando precisamente gracias a maniobras como esta. Cuando las compañías empezaron a reemplazar a los freaks perturbados que crearon el negocio por MBA’s, la mierda sin calidad comenzó a fluir como ataque de colitis. Una cadena de sinsentidos que incluyó a un imbécil que dio luz verde a un videojuego sobre el cubo de Rubik. Que se vendería a 40 $. El cubo en sí valía 4$. Todo se fue finalmente al garete con los desastres de Pac-Man y E.T., el primer videojuego-colonoscopia de dimensiones épicas.

Pero eso es otro tema. Lo importante aquí es que una pisha fue el origen de un juego sobre Journey.

Eso que es más propio de este blog. Pisha.

17 febrero 2009

Los 100 discos con valores: Episode 2

¡Lean aquí la inmejorable presentación de este post ÉPICO en cuatro partes! Y continúen sorprendiéndose con nuestra lista de los discos que representan los valores sórdidos y vicisitúdicos que defendemos en ente blós. Y con el hecho de que no nos apetecía escribir otra introducción:

75.- Hans Magnus Eszensberger: Por bulerías
Siempre hemos insistido: Si te llamas Hans Magnus Enzensberger, TIENES razón. Así que un disco que arranca al compás de bulerías con un Hans Magnus peleándose con el español antes de pasar a un recitado en alemán sólo puede contener la esencia de las verdades más absolutas. Y de la más completa depravación.
V.Cisitud


74.- Blackmore’s Night : Shadow of the Moon
¡Qué bonito es echarle cojones y actuar en contra de tus fans! Muchos son los que todavía se pasan por los conciertos de Blackmore’s Night con el único propósito de insultar a Ritchie Blackmore por haber abandonado el metal. En lugar de centrarse en lo más importante del grupo. O sea:

¿Acaso vosotros no habrías optado por lo medieval si con doscientos años de edad una rubia como ésta os arrastra a su mundo faérico? Como ya comenté en su momento al hablar de Ciruculs (grupo ausente de la lista por poco), ésta es la verdadera actitud punk: prestarse al escarnio de todo el mundo y hacer lo que te da la gana. Y si eso implica vestirse de mallas y tocar música medieval, pues mucho mejor.
P.Fox


73.- Chiquigrind: ¡Ninguno!
En esta época en que vivimos, con el cd felizmente muerto y desaparecido ¿Por qué no colocar los proyectos de Myspace al mismo nivel? Nos enorgullece que uno de nuestros visitantes haya creado una de las obras definitivas del nuevo milenio: Grindcore cantado por Chiquito de la Calzada. Después de su audición queda claro que todo solo de guitarra (así lo hagan Vai, Satriani, o mejor aún, Joey Tafolla) que no comience con un "Al ataqueeeeeer!!!" carece de épica y virtuosismo. Y que todo cambio brusco de ritmo que no se haga a la voz de "Quietoooorl!!!!" es pura cacofonía. Por no decir que los gorgoritos de Chiquito son la envidia de todas las metal queens desde Halford a Dickinson.
V.Cisitud


72: The Real Milli Vanilli: The Moment of Truth
Cuando Rob y Fab actuaron con sus verdaderas voces en el programa de Ángel Casas (sí, hijos míos, muchos veíamos eso de jóvenes haciendo tiempo para el strip tease) pudimos asistir al mejor intento fallido de cara de poker de la historia. ¡Pobre Ángel!. La patética actuación demostró por qué Mariano Ozores tenía razón: lo ideal era pillar modelos buenorras que se empelotasen recitando el padre nuestro, que luego ya le pondría alguna dobladora la voz. Lo que vale para la música, vale para el cine: no se puede tener todo. Pero aquí, preferimos the moment of TRUTH de the REAL Milli Vanilli, porque es un disco con una enseñanza fundamental: la verdad es fea, como esos dos freaks of nature demuestran, y su fracaso comercial sólo confirma que es superior la belleza física a la espiritual. A joderse.
V.Cisitud


71.- Rock Bitch: Bitchcraft DVD
De entre todas las cosas que puedes hacer subido a un escenario, sin duda alguna la mejor es follar. Adórnelo con reivindicación lésbica pussy rocker, insultos al cristianismo y a la Iglesia y gadgets varios que incluyen latigazos en el clítoris, fistfucking anal, orinar en la boca y, aluego, escupir el orín sobre el público, ser penetrada en pleno solo de guitarra por uno de los asistentes al concierto que porta un dildo adherido a un casco o pajearte con el poster desplegable de Cindy Crawford y tendrán el Dvd perfecto para poner de fondo a la hora del te mientras echan una partida a juegos de mesa como el Carcassone. O, por lo menos, es lo que nosotros hacemos. (Y mi Primo Porno, además, las ve en directo).
V.Cisitud


70: Camilo Sesto: Alma
Junto con Raphael, Camilo demostró que su reino no era de este mundo. Y mucho menos de los mediocres que no sabían aceptar su grandeza: Camilo es una star, es Jesucristo, vive así y muere de amor, y nosotros sólo podemos agachar la cabeza ante ello. Por eso, cuando su estrella comenzó a declinar, los mediocres del mundo se alegraron. Little did they know que Camilo haría lo que sólo los elegidos pueden hacer: VOLVER por la puerta grande gracias al comeback single definitivo con el que sueñan personas como Paul McCartney, REM o Silvio Berlusconi (por citar insignes "has been"). Me refiero, claro, a "Mola Mazo". Pero ni hacía falta decirlo. V.Cisitud


69.- Os Resentidos: Made in Galicia
Olvídense de cosas cuestionables que haya hecho en tiempos recientes: si el siglo XX español ha conocido un poeta, sin duda no es García Lorca (ni mucho menos Sabina). Ese onvre es Antón Reixa, capaz de cousas tan jloriosas como decir "Mira nena, son coma o sector naval/ jei, jei, resistirei" o "Unha media chepa é a metade de unha chepa/ Pero un medio pensionista non é o 50% dun pensionista". Por no hablar de "Lenin en Lalín" en medio de una versión de Proud Mary o de decir lo que todos ya sabíamos, que los marcianos son gallegos y que, en mucho local nocturno donde se llevan gafas de sol fai un sol de carallo. En definitiva, quien tenga claro que, si se destilan las cosas más vicisitúdica y sórdidamente aprovechables de Galicia (y son delirantemente numerosas), el resultado es Xosé Toxeiro, que sepan también que la banda sonora ideal de ese destilado son los grandes éxitos de Os Resentidos. Ostiaendioscristoenbiafra, ¡Abdul, vente pa europa!
V.Cisitud


68.- Three: To the Power of Three
El disco de Emerson y Palmer con el sórdido de Robert Berry, que incluye una obra maestra de la vicisitud: la épica ‘Desde la vida’ y, concretamente, el clímax ‘Sangre de toro’. G.Sanz habría dicho:
Escarmentado tras los periplos monumentales que sólo quedaron como mementos en sus Works y la parada de carretera del proyecto con Lake y Cozy Powell, Keith Emerson vuelve a viajar con Carl Palmer (reciente su estancia en Asia) y el nuevo compañero R. Berry. Y, dejando a un lado su pasado en la ortodoxia prog, plantea una visita más orientada a la laca sin olvidar los menús de sinfónico rebajado con casera. AOR pop, arena rock y, sí, una nota de sangría-prog a base de ‘Sagre de toro’ que sabe a albero prefabricado para turistas poco exigentes.
G.’Paco Fox’ Sanz


67.- Paquita la del barrio: ¿Me estás oyendo, inútil?
El cuero y el látigo son chorradillas para adolescentes; un verdadero adicto a la dominación femenina sabe que la reina de la humillación y la auténtica dominatrix de la música se llama Paquita la del Barrio. Este disco de catarsis que, según un acertado crítico, debería escucharse arrodillado sobre guijarros de río, no podía ser más claro en su título ni en temas como Qué poco hombre eres, Te parto el alma o Verdad que duele. Su cardado firme e implacable nos demuestra que Paquita va en serio, así que los no iniciados mejor que se abstengan y empiecen por cosas más suaves como dildos o cock rings.
D.Llinger


66.- Thomas Dolby: Aliens Ate My Buick
Según me comentaron, Thomas Dolby dijo una vez: “¿Soy un one hit wonder? Pues eso es un hit más que tú”. Éste NO es el disco que contiene aquel hit. Más bien es el más sórdido, con trompetas, bigotón, dominación femenina, novelas baratas y épicas sobre Budapest (¡Caramba! ¡Esto parece una enumeración gsánzica!). Incluso hay, en la edición en CD, una canción sobre una droga interestelar. Dolby no fue un ‘one hit wonder’. Yo prefiero recordarlo como un ‘multiple times sordid’.
P.Fox


65.- Runaways: The Runaways
"Hello Dad, Hello Mom, I'm your ch-ch-ch-ch-cherry bomb". Las Runaways, jóvenes, adolescentes y sin sujetador fueron el pistoletazo de salida a todo el ultraputerismo femenino rockero y, por ello, les estaremos eternamente agradecidos. ¡Basta ya de mujeres objeto! Ahora les tocaba a ellas darse la vida loca con putos comiéndoles en tralalá en su coche (aunque acabasen como Grace Kelly) y demostrando lo que siempre dijo Sammy Hagar "There's only one way to rock!"
V.Cisitud


64.- Sara Montiel: Purísima Sara
En estos tiempos en los que cada vez que las discográficas tienen que lanzar a una pedorrilla que ni canta ni vale para nada se dicen pues se la colamos a los tontos de los gays que siempre pican, conviene recordar a las pioneras que se curraron durante años, siendo decadentes ya en sus épocas de gloria, lo de convertirse en ídolo gay cuando tal concepto no existía. Poco antes de presentar Ven al paralelo difuminada en un flou de tal calibre que la hacía parecer surgida de la niebla o más bien de la ultratumba, Sara publicó este rotundo album en el que todo comentario sobra frente a letras tan demoledoras como: yo soy la que mando, lo tengo muy claro, tú a mí me sirves tan solo de esclavo, comprobarás que cuando muerdo dejo la señal, o macho en toda la extensión de la palabra, porque tiene lo que hay que tener. This is hardcore.
D.Llinger




63.- Rod Stewart: Blondes Have More Fun
Rod se da el lote con una morena en la portada. La rubia que se divertía más... ¡¡¡era él!!! Rod, un cock rocker de los buenos, buenos, de los caros, caros, se marcó el hit single definitivo con el que escandalizar a los aburridos puristas del rock: "Do You Think I'm Sexy". Como testimonio de su grandeza intemporal, decir que Sabrina Salerno se dejó caer con su propia versión. Y, no, no lo hizo con temas más antiguos de Rod como "Hot Legs" (aunque no nos hubiese importado). Con "Blondes Have More Fun", Rod logró el equilibrio perfecto entre su cock rock antiguo y su subsiguiente etapa de competente imitador de Julio Iglesias (sin llegar a alcanzar el nivel del original, claro) regalándonos, de paso, un tema con el que tocarle el tralalá y el dingdingdong a cualquiera. ¿Quién da más?
V.Cisitud

62.- Alice Cooper: Constrictor
Reivindique usted terror oscuro y de programa doble y será, en el mejor de los casos, un deleznable Tarantino era Grindhouse y, en el peor, un Jordi Costa. Reivindique cosas como "Viernes 13 IV" y será un perturbado. Eso sí, si hace una canción de hard Casio para dicha película, el resultado es pasar de perturbado a finstro de primera división. A partir de ahí, todo son escalones en tu camino a ser the gretatest ever: giras en las que te ahorcas y decapitas, cutremontajes fotográficos en la portada en la que te meriendas una boa constrictor, sonido pop metal ochentero (que tanto desprecian los gafapastas que prefieren al Alice Cooper más glam) gritar con pintorra de maricona maquillada "El mundo necesita más cojones"... Los 80 rara vez fueron mejores que esto.
V.Cisitud


61.- Hombres G: Esta es tu vida
De entre todos los pensadores políticos aquejados de diarrea crónica que ha producido España (desde el extremeño Rusell Crowe a Jiménz Losantos) pocos han sido tan fascinantes como David Summers. Inicialmente, disimulado entre intrascendencias plagiadas como "Marta tiene un marcapasos" y declaraciones de hiriente sinceridad como "Io sono un strozo di merda" en "Venezia", David nos regaló la sobrecogedora historia de una niñita cubana que "espera la ocasión de matar a Castro". Still, David Summers pasará a la historia por su hit de madurez-demencialmente-entendida: del facherío de juventud pasa a componer un himno... ¡a la reconciliación nacional española! La coplilla "Esta es tu vida" arranca con épicos arreglos orquestales que para sí quisieran Basil Poledouris o Luis Cobos y luego deriva a unas amenazadoras y pesadas guitarras hardrockeras. Mientras uno asimila la sorpresa y se pregunta si está ante algo realmente bueno, la pija y nasal voz de David Summers nos responde con versos que desembocan en un lírico "Y yo no sé por qué/ No nos abrazamos" como sentida solución a la Guerra Civil. El disco, lejos de pedir perdón, se cierra con un reprise del épico tema inicial. Claro que sí.
V.Cisitud


60.- Blondie – Blonde and beyond
La gente sin sangre en las venas prefiere a la pedorra de Patty Smith, cuyo prestigio se basa en ser un callo malayo, escribir poesía, que es lo peor que puede hacer un ser humano en su vida junto con escuchar la COPE, y retirarse joven para ejercer de marujón en lugar de seguir una vida disoluta de estrella del rock, pero yo tengo muy claro que la auténtica mejor cantanta pop-rock ever es Deborah Harry. Por si no fuera suficiente mérito el ser fuenorra, punkarrilla, conejito Playboy, rodearse de sórdidos del calibre de Giorgio Moroder, John Waters o Cronenberg, y no molestarse en teñirse la parte de atrás del pelo, Debbie y sus chicos nos ofrecen un anti-recopilatorio, Blonde and beyond, que incluye una versión de Call me en una lengua incomprensible; me empecé a plantear que pudiera ser castellano cuando me fijé que en el CD ponía Spanish version, pero sigo sin creérmelo.
D.Llinger



59.- Emerson, Lake and Palmer: Ex-aquo Tarkus y Love Beach
¿Tanques con forma de manticoras y (más chungo todavía) armadillos o foto sórdida despechugados en una playa como si fueran los primos californianos retrasados de los Bee Gees? Difícil elección. Así que nos quedamos con los dos. Que esta es nuestra lista y hacemos lo que nos da la gana. Que suele ser NO escuchar Emerson, Lake and Palmer. Claro que ayer mismo me puse el de 'Emerson Lake and Powell' mientras fregaba los platos. Y acabé rapidísimo. ¡Vaya retos masoquistas me autoimpogo en el quehacer diario!
P.Fox



58.- El Fary: La mandanga y otros éxitos
Dejemos que el Fary se explique:



Y ahora reflexionemos sobre la siguiente frase "aplástate aquí, que estoy muy a gusto". Si estás muy a gusto... ¿Por qué te vas? Si el Fary hubiese sido Jesucristo, esa frase ya hubiese sido analizada en mil tratados teológicos. Lamentablemente, el Fary no fue Jesucristo, lo cual no hace sino subrayar el patetismo de todos los que profesan el Cristianismo.
V.Cisitud


57.- Rhapsody: Symphony of Enchanted Lands Part II
Todo verdadero fan del metal clásico odia a Rhapsody. Lo cual es estúpido. Porque es el grupo que mejor transmite una sensación de ¡ÉPICA! medieval. (el razonamiento tras semejante afirmación tocapelotas se expuso ya en este post). Para este disco se propusieron tirar la casa por la ventana, conseguir una orquesta de verdad y, sobre todo, vestir a Christopher Lee con una capa de ‘Disfraces Paco’ y una corona de roscón de Reyes:

Ante la grandeza y vicisitud de esta imagen, sólo puedo exclamar: ¡Cristo cósmico! Además, temáticamente, la cosa da mucha risa. Tras haber cerrado su anterior tetralogía de fantasía heroica cutronga (que hace parecer buena hasta a Eragon) con un emotivo y, una vez más, ¡ÉPICO! final, decidieron seguir con la misma historia y hacer una secuela. Efectivamente: los tipos llevan todos sus discos contando lo mismo. Eso sí que es tener confianza en la propia visión artística. Digan lo que digan.
P.Fox


56.- Boney M: The Christmas album
Una encomiable coherencia ha llevado este grupo a una lógica evolución de reyes de la pista de baile setentera a carne de televisiones autonómicas donde Boney saca a bailar a las señoras para que le metan mano con gran deleite por ambas partes. Mucho habría que comentar sobre discos con letras dedicadas a personajes históricos tan variados como Rasputín, Ma Baker o El Lute, pero yo me quedo con su triunfo en el campo musical más cerrado e inaccesible, el villancico, donde sólo ellos, Raphael y Wham! han logrado hacer nuevas aportaciones.
D.Llinger


55.- Manowar: Fighting the World
El metal estaba hecho de viento negro, fuego y acero, hasta que llegó Manowar y añadió el ingrediente del aceite: sólo por eso, cualquier disco suyo merece estar aquí. Su coherencia con la estética Conan, el "death to false metal" o el fulminante "If you are not into metal you're not my friend" les reservarán un lugar en el olimpo de los elegidos forever. Pero yo apuesto por el que fue su primera apoteosis comercial – "Carry On"- y, sobre todo, EL tema que definirá para siempre la épica en el metal: "Defender". Tener a Orson Welles como narrador es un detalle de calidad sórdida al que ningún grupo heavy volverá a acercarse jamás (ni Rhapsody con Christopher Lee, y mira que ése era un buen intento).
V.Cisitud


54.- Giorgio Moroder: Metropolis OST.
Que Giorgio es un dios del bigotón es algo que nadie en su sano juicio discutiría porque seguro que ni se lo ha planteado. Pero lo decimos nosotros. De entre todos sus discos, hemos escogido éste. ¿Por qué? Pues por joder. Concretamente a los puristas del cine que defienden ver una película muda acompañada por música de organillo en versiones absurdamente largas (un tema que debería dar para un post futuro) en lugar de una más cortita con Freddie Mercury, Jon Anderson y, cómo no, el propio Moroder y su casio.
P.Fox


53.- Whitesnake: 1987
Desde que Paul Rodgers gritó "baby baby!" a finales de los 60, el camino del cock rock ha sido largo y tortuoso. Pero, en 1987, llegó a donde tenía que llegar. Todo, en el disco de Whitesnake es la perfección absoluta con aroma a Varón Dandy. ¿Alguien puede resistirse a un onvre que te diga "¿Qué se supone que debe hacer un señor como yo/ Cuando lo único que quiero hacer es follarte/ Así que no te vayas antes de que acabe la noche". Y eso es lo más delicado de un álbum con poder, laca, pellizcos en los pezones, cochazos descapotables, modelos de playboy, te rockearé por la mañana y te rollearé por la noche... Nunca cuajaron mejor todos esos ingredientes, ni volverán a hacerlo.
V.Cisitud


52.- Electric Light Orchestra: Xanadu
Ya lo dije en su momento: música pop y patinaje son una combinación que sólo puede arrojar dos resultados: vicisitud y dificultades para encontrar pareja. Por eso, en este blog tenemos en gran estima este flim protagonizado por la canija Olivia Newton John, un poeta del aerógrafo y un Gene Kelly tremendamente avergonzado. No porque sea bueno, dios me libre, sino por ese gran final en el que todo el mundo es feliz en un lugar donde puedes patinar bajo neones al ritmo de la ELO. Lo que para unos sería una resolución insoportablemente aterradora, para otros es una muestra de amor y la confirmación de un grave problema mental. ¿Y la música? ¡Que alguien tenga el valor de dudar de la jrandeza del tema principal! ¡La segunda mejor canción con ese título cantada en falsete por una mujer! Ah, no. Que Geddy Lee es un tío. Y yo toda la vida pensando que lo de Rush era la mujer más fea del progresivo…
P.Fox


51.- Pete Townshed: Psychodelerict
Existe un género artístico llamado "Me veo tanto mi propio orto que termino desapareciendo por él". Normalmente, estas obras egocéntricas suelen ser un coñazo resumible en la expresión "Me pica el chichi". Pero, si se realizan a lo grande – o sea, el más difícil todavía y con problemas de almorranas – el resultado suele ser una cumbre de la histeria más que disfrutable. "Psychoderelict" es su mejor ejemplo: Pete Townshend narra la historia de un rockero retirado que intenta un retorno. Lo original no es que lo haga en formato de ópera rock con actores que hagan diálogos entre las canciones. Y DURANTE las canciones. O que vaya de gira de ese disco con esos actores – recordemos que hay canciones que incluyen magníficas y gratuitas escenas de azotes en el culete. O que el rockero protagonista se vea acusado por pederastia un año ANTES de que Pete Townshend fuese acusado por el mismo motivo. O por que intente hacer una canción tecnológica sobre Internet que termine sonado a hippismo de misa sesentera (inspirada, por cierto, por el gurú indio con bigotón – y pinta de retrasado – de Pete: Meher Baba). O por que, en un momento, se termine follando el prota a la crítica musical que lo está poniendo a parir (ojo, G. Sanz, alguien que no te apetezca podría sodomizarte en su próximo disco). No, lo realmente maravilloso de esta empanada mental que es "Psychoderelict" es que, cada vez que oigo sus arreglos de instrumentos de viento pienso en un grupo de guardias civiles con bigotón que, tocando la trompeta, terminan por quitarse sus pantalones a lo Full Monty quedándose con la parte de arriba del uniforme, el tricornio, y un tanga de la bandera de... ¡ESPPPAÑA! Esa es la grandeza de este disco.
V.Cisitud


Postdata off-topic: El próximo domingo Paco Fox estará comentado los Oscar en un videochat de Plus.es. Por si alguien sequeda a ver la ceremonia y tiene un ordenador a mano:


http://www.plus.es/entrevistas/oscar/chatDirecto.html?encuentro=4878

16 febrero 2009

¡Dale tu dinero al Dr. Boll!

En este blog no solemos dar noticias. Preferimos concentrarnos en largos y ¡ÉPICOS! artículos. Pero hay dos excepciones: que se trate de algo referido a Uwe Boll y que nos dé concretamente la gana.

El amigo UBA es un referente de este blog. Protagonizó el primer post largo y nos regaló una foto suya firmada junto a los dobles de Bush y Osama. No solo. Ni con Jason Statham o Kristina Locken. Eso sería lo obvio. Él piensa de una forma más sórdida. Y, sí: está perturbado. Lo suficiente como para hacer un Marillion.

¿Y qué es ‘hacer un Marillion’? En el 2000, esta ultra-freak banda de la cual es fan talibán Vicisitud, andaba un poco cabreada con su discográfica. Así que decidió pedirle a sus seguidores vía internet que les financiaran el siguiente disco con precompras. La idea fue un éxito del que surgió esa jran ovra llamada ‘Anoraknophobia’, cuyo complejo título (algo así como ‘No odio a los nerds’) y génesis le habría garantizado un lugar en la lista de los 100 discos con valores si no fuera por ese inmenso descojone que fue todo el fenómeno de los singles del Marbles que explicamos en su momento.

Marillion abrió el camino de la financiación directa de los fans por internet para la música. Sólo otro visionario podía hacer lo mismo para el cine. Y sé que por visionario podría entenderse “productor desesperado porque las ayudas del estado alemán al cine ya no le dan para hacer las películas”. Pero no importa: de la desesperación nacen las más grandes ideas. O, en todo caso, las más divertidas.

Así que el doctor Boll está pidiendo el dinero de sus fans o, alternativamente, de gente con mucho sentido del humor y ganas de fundirse 33 euracos, para conseguir el capital necesario con el que cubrir el presupuesto de su película ‘Blackout’. Lo malo es que esto no es la producción de un CD. El buen señor necesita unos 18 millones y medio de dólares, y ha puesto un objetivo del 43% del presupuesto. Así que es necesario que alrededor de 162.350 personas se rasquen el bolsillo.

¡Con dos cojones! De lo que vaya la peli y quién salga en ella es lo de menos. Lo importante es la actitud. Este hombre tiene más moral que un disléxico en Pasapalabra. ¡Esto sí que es una historia de superación personal frente a la adversidad! Hasta Ernest Shackelton se mostraría impresionado. La gente admira el tesón de Ed Wood sólo porque está muerto y a Tim Burton se le ocurrió hacer una película sobre él. Pero no se dan cuenta de la jrandeza sórdida de un personaje contemporáneo. Boll se mantiene a flote a pesar de las mil nominaciones a los Razzies y, por qué no decirlo, de hacer épicas absurdas con Burt Reynolds con corona.

Yo voy a contribuir. A cambio, me darán una copia del DVD y entraré en la rifa para ir al rodaje y salir en la peli, amén de otro sorteo en el que ganaría dinero a partir de los posibles beneficios de la película. O sea: que voy a tirar la pasta a la basura como se hace con la lotería de Navidad. Sólo que, al menos, estaré participando en la historia del cine.

12 febrero 2009

Tercer aniversario

Andamos otra vez de celebraciones. Porque los blogs, en el fondo, son un asunto relacionado con los egos. Lo cual quiere decir que cualquier momento es bueno para desobedecer las sabias enseñanzas del Sr Lobo y darse palmaditas en la espalda. Y, sí: para comernos las pollitas.

Son tres años de escribir nuestras chorradas y compartir cada sordidez que descubrimos. Como, por ejemplo, las señales de peatones que me he encontrado en Berlín esta semana:

¡Una maravilla del diseño vicisitúdico que, además, venden en las tiendas de recuerdos! Entre llevarse a casa un oso de peluche del Festival de cine extraordinariamente caro o un señor con sombrero caminando empalmado como Pajolín, yo elijo, por supuesto, no comprar nada y ni siquiera entrar en ese tipo de locales. Que la acumulación de tópicos locales siempre me ha dado gran vicisitud.

*Nota: ¿Qué no saben quién es Pajolín? Pues claro: nunca hemos hablado de él. Y es que, aunque llevemos tres años, todavía nos quedan sordideces que descubriros. Esta creación de nuestro amigo ilustrador El Viti se asomará pronto a estas páginas e incluso podría hacer que nos flaguearan de una vez por todas.

Pero a lo que íbamos. En esta celebración vamos sólo a darnos autobombo y placer ególatra. Así que vamos a enlazar nuestro post favorito y el que más nos guste de otro autor del blog.

Paco Fox elige su artículo favorito de ese jran escritor que es Paco Fox:
Los que me conocen bien saben dos cosas de mi a ciencia cierta: que el dibujo animado que más me erotiza es la Jane del Tarzán de Phil Collins cuando se descoca en la escena final y que soy extraordinariamente autocrítico. Y sin el auto también. Que también soy muy cabrón con todas las pobres personas que se prestan a que les evalúe un texto periodístico (como el neojebi del cacaolat) o un guión (como mi pobre amiga Nuria). El caso es que puedo contar con los dedos de las manos, el cilindrín y un testículo el número de artículos con los que me he quedado más o menos satisfecho. De ellos, dos supusieron bastante reflexión y reescrituras. Puestos a elegir, y como me dedico al cine, selecciono ‘Qué es una mala película’ como mi post favorito de todos los que he escrito.

Paco Fox elige su artículo favorito del ilustre creador de este blog llamado Vicisitud:
Cualquiera que haya conocido a Vicisitud en persona sabe que él no usa el lenguaje. Más bien lo sodomiza sin siquiera un escupitajo previo de cortesía. Así que el inmenso post sobre el idioma mundial me parece realmente paradigmático.

Otros dignos de mención y descojones serían el primer gran post de fórmula 1, las aventuras del congreso de ecografía del escroto y, por supuesto, ese gran corto llamado Carlosaurio.

Paco Fox elige su artículo favorito del provisionalmente de vacaciones blogueras Dillinger:
De las absurdeces que se han contado por aquí, pocas pueden igualar en su capacidad whatthefuck a la gran historia del Santo prepucio.
Otros puntos Dillinger de referencia para todo lector despistado son su manual de cómo ligar por internet, su análisis del Hard Casio o, una vez más metidos en temas religiosos, la historia del Palmar de Troya.


Vicisitud elige su artículo favorito de José Ramón (O sea, de él mismo. Que en su DNI no pone ‘Vicisitud’. Que ya le gustaría):
Con algunas dudas, vota por su muy pensada solución del conflicto vasco. Sobre todo por esa calidad de instalación o performance. O, para que nos entendamos, de tocar las pelotil-lias.

Vicisitud elige su artículo favorito del petit suisse canoso (AKA Paco Fox):
Se decanta por la gran popularidad de "Las 10 rimas más gloriosas de Mecano".
Claro que seguido muy de cerca de "Aprenda a escribir críticas como G.Sanz". También reseña la épica entrevista a Uwe Boll por lo atchonburike de la experiencia, la muy estudiada Teoría de la Vicisitud Andaluza y las trece frases que deberían desaparecer de las canciones de amor.

Vicisitud elige su artículo favorito de Dillinger (AKA Jalop AKA “El amigo”. No, en serio. Por aquí no somos muy enrevesados con los motes):
El manual de cómo ligar en internet, un texto útil de verdad, vuelve a ser mencionado. Le siguen de cerca el amplio reportaje sobre el género Dillinger (como no podía ser de otra manera), la loa a Robert Altman y un oscuro pero sentido 'Ente onvre' dedicado a Blanco.


Dillinger elige dillingéricamente otra opción:
Nunca un onvre proclive a echarse flores, Dillinger propone una celebración que implica menos evidencia mutuo-felativa. Sabemos que una gran cantidad de nuestros lectores apareció por aquí gracias a la fórmula 1. Otros por el post de las masturbaciones (sí: no lo neguéis ahora). Varios por Mecano. Una inmensidad por Lost con actores españoles. Pero, ¿qué pasaba en este blog durante su primer año de vida?. Aquellos que no hayan buceado ya en el pasado pueden fundirse el cerebro con cosas como:

- La definición de 'vicisitud' (¡El primer post!)
- El peor chiste de la historia
- Cock Rock
- Geri Halliwell
- El Chimo Bayo... ¡dudó! (¡con comentarios del representante del ARTISTA!)
- Pussy Pop
- Slim Borgudd: miembro de ABBA, piloto de F1 y camionero. Top that!
- Literatura española de vanguardia: Corín Tellado
- Ente onvre 1 (¡El inicio de una serie mítica!)
- Las películas deberían ser en gallego.
- El topo que quería saber quién le había hecho aquello en la cabeza


Acabamos con esta onanística celebración. Pronto: la segunda parte de los 100 discos con valores. O eso esperamos.

02 febrero 2009

Cómo mejorar una secuela

Una de las mejores frases no incluidas en el montaje de "Carlosaurio" la pronunció ese jran bigotón que es Manuel Pérez Estremera: "Un dinosaurio mejora y empeora cualquier película". Sublime: me río yo de los haikus.


Aplicando esa sabiduría al siempre fascinante concepto de rodar una segunda parte, Paco Fox, lanavajaenelojo y un servidor lnos preguntamos ¿qué elementos son IMPRESCINDIBLES para mejorar a una secuela? Tras seis segundos de sesuda reflexión llegamos a la conclusión de que había dos elementos innegociables en una buena segunda parte:

1) Que apareciese Paul Rodgers en ésta (ya vimos en el post de los discos con valores que TODO mejora si le añades un "+Paul Rodgers).

2) Que la secuela tuviese el subtítulo "Electric Boogaloo". Creo que esto no necesita explicación. Y, si usted fuese del grupo de los que la necesita, hágaselo ver.

A continuación, la demostración inapelable – con carteles fechos en 5 min cada uno por un servidor, Lanavaja y Paco - de que estamos en lo cierto:

Basada en hechos reales que nunca ocurrieron, esta espectacular secuela narra la historia de dos veteranos de la revuelta del Potemkin (Paul Rodgers y Nicolas Cage) que reciben una visita de Leon Trotsky con una misión cuyo nombre en código es 'Electric Boogaloo': hacerse con el bigote de Stalin. Una empresa prácticamente imposible para la que sólo irán armados con una maleta de filtros y munición ilimitada de gafas de sol.
La bandera francesa adquiere un nuevo color en esta producción de Miramax en la que Irène Jacob se pregunta quién es ese sórdido que le restriega el ding ding dong a ritmo de boogaloo.
Víctor Shakapopulis (Paul Rodgers) tiene que embarcarse en una arriesgada misión a Colombia para recuperar la cocaína que Woody Allen lanzó por los aires en la primera parte. Diane Keaton se niega a ayudarle pero le dedica un breakdance tras cantar una versión rap de ‘Dos gardenias para ti’ en un bareto de L.A.
Holly Martins (Joseph Cotten) descubre, en las calles de Viena, que Charles Foster Kane en realidad estaba vivo e intentando relanzar la carrera de Paul Rodgers como cantante de boogaloo. Al final, se descubre que fue Paul el que le oyó decir "Rosebud" en la primera parte.

Alain Sarde produce una relectura intelectual de este clásico del cine español. En esta ocasión, Paul Rodgers es el propietario del cipote cuyo tiro parabólico es estudiado por Jean-Luc Godard con referencias a la obra literaria de Lenin y Corin Tellado.
Versión pirata para el mercado asiático de American Beauty dirigida por un Albert Pyun – again! – que roba la subvención y que deja la peli a medio hacer. ¿El resultado? Se remonta American Beauty cambiando las secuencias de Kevin Spacey por conciertos de Queen + Paul Rodgers a los que se les pone por encima música de boogaloo. Interesante.
Ilsa llega a París, conoce a un famoso cantante de cabaret (Paul Rodgers), se olvida de Rick y se dedica a correr por la playa con Paul durante toda la peli a cámara lenta, flou rosa y a ritmo de boogaloo. Claude Lelouch dirige completamente untado en crema inglesa.
La protagonista de La Soledad se mete al cine porno para darse alguna alegría en la vida. En una pantalla, vemos una antología de sus mejores escenas rodadas a través de una puerta y, en la otra, un concierto de Paul Rodgers vestido de lycra fucsia. Éxito en Cannes.Paul Rodgers echa del plató a Sofia Coppola y pone tras la cámara al siempre más interesante Ávaro Saenz de Heredia. Todos se lo agradecemos y nos bailamos un boogaloo a su salud.

Paul Rodgers grita "¡Respetad la polla!", y esta vez todos le hacen caso. Es entonces cuando entra en escena el enigmático Mr. Boogaloo, responsable de la lluvia de ranas en la primera parte, con una propuesta excepcional: sustituir todos las señales de tráfico por barras de chope.
Un grupo de personajes gilipollas enganchados a su Blackberry aprenden dos o tres cosas de la vida cuando Paul Rodgers les habla de su martillo del amor a ritmo de boogaloo. (Magnífico cartel "For Sale" obra de lanavaja)
Liv Ulmann intenta vampirizar a Paul, pero no contaba con su boogaloo. A pesar de todo, la peli sigue sin entenderse. El crédito del falso director Alan Smithee esconde en realidad a un coro de cosacos bajo la batuta de Manlio Sgalambro.
Atrevida reformulación de los hechos narrados en la primera parte, con una gemela malvada de April Wheeler (Kate Winslet) viviendo un tórrido romance con una foto troquelada de Paul Rodgers. Ambos se fugan a Miami, donde la protagonista pasa sus días desconsolada cada vez que intenta infructuosamente que su amante baile Boggie con ella.
Revisión del clásico de Kurosawa en clave futuristico-musical en el que Paul Rodgers retoma el papel de Toshiro Mifune. El ídolo del rock recluta a todo el grupo ‘El Consorcio’ para que le ayude a defender a la colonia de Épsilon 0 del ataque de un grupo de clones de Adolfo ‘Shaba Doo’ Quiñones. Superados en número, Paul ha de recurrir a su arma secreta: el poder de su golpe teabagging.
Paul Rodgers logra hace una escena de "la pajitaaaaa..." más larga que la original. Que luego haya o no boogaloo no tiene importancia.
Michael Bay dirige este thriller en el que Paul Rodgers mata a su mujer y se traviste para huir de la policía (en helicóptero). Luego, intenta pasar desapercibido, como cantaora de boogaloo, en un pueblo manchego que termina arrasado por múltiples y variadas explosiones. Los Transformers aparecen en el último minuto para salvar a Paul Rodgers, que termina tirándose a Megan Fox travestida de señor.


Postdata:
Faltaríamos a la verdad si no dijésemos que tanto Paco, como lanavaja como yo mismo, cada vez que vemos un cartel de una secuela - o ante cualquier cosa con un número, añadimos siempre la coletilla "Cádiz 0". A veces, es un resultado cabal, como en "Spiderman 3, Cádiz 0". En otros casos, la paliza es de escándalo como en "Madrid 2016, Cádiz 0". Es todo un homenaje a la época dorada del Cádiz con su mítico jugador apodado "el Beckenbauer de la Bahía" - aportación de nuestro lector Monolito Lunar. Sin embargo, es deber consignar unos momentos fugaces en los que el Cádiz logró empatar y hasta ganar: también son historia del cine.

Related Posts with Thumbnails