28 septiembre 2009

La liga fantástica de F1 2009. Round 14: Singapur (la vida sin Flavio...)

Ente vlog no es un estandarte de la incultura, sino un azote de los culturetas. Que no es lo mismo. Como prueba, mi estancia este domingo en Segovia, donde pude ver al escritor que, posiblemente, sea mi favorito en lo que a “estilo literario” se refiere (junto con Cervantes, claro, que siempre me llena la boca de ESPAÑA). Me refiero al gigantesco Martin Amis. Si todavía no han puesto sus manos sobre libros como “Dinero” o “Campos de Londres”, por favor, fáganlo: la sordidez nunca será mejor escrita. De hecho, después de haber oído a ente onvre da una vergüenza más allá de lo sobrehumano poner las manos sobre el teclado.

Pero, feck, como la vergüenza es esa cosa que aquí solemos perder sin mayor problema, vuelvo a dejar caer mi pezuña sobre el teclado para dar puntos a una carrera que me he visto en diferido por internez y que he oído en directo por la radio cuando, durante una parte de la conferencia de Amis, lanavajaenelojo juzgó que era muy aburrido oír a Martin rajar del 11 de Septiembre y que tampoco estaría tan mal que yo oyese como iba el GP por unos auriculares. Como quien escucha el fútbol en misa: una bella tradición española.

Al final, que Amis hablase de “el síndrome del mierdecilla” resultó ser profético para el resultado de la prueba. Pero prefiero centrarme en el podium de Alonso. No tanto por su magnífico saber estar a la hora de evitar dirigir la mirada al Mierda (1) como por redondear su declaración de agradecimiento al equipo dedicando su tercer puesto “especialmente a Flavio”. Así de minimalista y genial para llevarse 10 puntazos: no dice que Briatore fuese inocente o la sentencia injusta ni polleces de esas que, realmente, NO interesan a nadie. Simplemente, le dedica la victoria al más grande, al más chorizo y al ser más genial que ha conocido la F1 moderna. Y que le critiquen los mediocres.

Sobre Flavio va mi último artículo de la Grand Prix Actual. Como viene siendo costumbre, reproduzco un fragmento y recomiendo su compra:

No puedo entender que muchos hayan decidido volverse locos diciendo que el GP de Singapur de 2008 es “lo más grave e infame de la historia de la F1” en un mundo en el que Berlusconi sale elegido presidente y ciertos políticos españoles siguen sin perder votos, a pesar de sus corrupciones. Se olvidan de que Senna o Schumacher ganaron títulos estrellándose deliberadamente contra otros pilotos. O de que el mundial de John Surtees de 1964 debe mucho a que Bandini – su compañero en Ferrari – se piñase “fortuitamente” contra Graham Hill, el gran favorito para el título. ¿Acaso vemos sentencias que prohíban participar a Ferrari de por vida o que reivindiquen la exhumación de los restos de Bandini para su posterior traslado a una fosa común donde ser convenientemente humillado? Bueno, hoy en día, que en todo somos más mojigatos, a lo mejor sí se animarían los de la FIA.

Si la gente fuese sincera, a nadie le parecería peligroso pedirle a Nelsinho que se estrellase contra un muro. No porque esos coches aguanten cualquier impacto (que le pregunten a Kubica), sino porque Nelsinho, después de 17 piñas, ya está vacunado contra cualquier colisión. De hecho, sí que tiene futuro en la F1: todos los equipos están dispuestos a contratarlo como “dummy" para los test de impacto de pretemporada. Más que peligroso, lo de Nelsinho fue un milagro. Porque vivo convencido de que Symonds los tenía de corbata cuando pensaba “¿Se acordará de que era la curva 17 en la vuelta 14 o será TAN imbécil de estrellarse en la curva 14 de la vuelta 17?”.


No se engañen, el único pecado de Flavio fue llevarse mal con Mosley y atacar algo sagrado para los ingleses: las apuestas sobre los resultados de Singapur. Y, qué quieren, a las personas que se dedican a jugarse su dinero y el de su familia en juegos de azar sólo les puedo desear que Hamilton quiera ser su mejor amigo. Como le acaba de suceder a Nelsinho.


De esta manera, paso a otorgar los últimos puntos del Nelsinhogate, que quedarían así:

Renault pierde los 10 puntos que antes le asigné por no haberse atrevido a llevar a los Piquet a juicio, e incluso se llevan 5 negativos por no saber mentir (Symonds), eso sin contar otros 10 negativos por tener un mierdecilla dentro que se atrevió a denunciarles anónimamente. Sin embargo, al haber sido declarados culpables tanto Flavio como Pat, se llevan 20 puntos, con 5 de estilo por parte de Flavio por declarar no sólo que volverá, sino que montará una fiesta para celebrarlo. ¿Resultado? Queda a cero, pero ganan 4 puntos por los problemas de frenos que hicieron abandonar a Grosjean en la carrera, y, además, 6 puntos por perder a dos sponsor de golpe. Por cierto, Romain se lleva 2+6 de estilo por ser el primero en piñarse – y en ese sitio... – durante el fin de semana.

Por su parte, Nelsinho y su padre sólo pueden llevarse los puntos del mierdismo más absoluto. A partir de esta frase pasaremos a llamarle, como ya se dijo en los comentarios, Mierdinho. Seguro que hasta Martin Amis lo suscribiría. Tanto los -25 puntos por promover una sanción injusta hacia Renault (me remito a lo dicho en mi artículo de la GPA) como -5 a Piquet padre por tirar la piedra y luego esconder la mano diciendo que “Alonso lo sabía”. Joder, si te dedicas a la insidia, se coherente hasta el final. Me esperaba más de Nelson, la verdad, pero no puedo evitar reconocer que es un genio del mal.

Sobre el resto de declaraciones del Mierdinhogate, rescato la magnífica vehemencia de Kubica al decir que exculpar a Nelsinho es como decir “he matado a alguien, pero como denuncio a otro que ha matado a tres, salgo impune”. 1 punto del insulto y 6 de estilazo. Webber, por su parte, también ha respaldado sin fisuras a Flavio (“no dejaré que me represente ningún otro”) por lo que gana dos puntos. En sentido contrario, por supuesto, está el Mierda, que ya profesó su falso apoyo a Nelsinho, por lo que gana -5. Esperable.

Descendiendo ya a la carrera, y pese a la que lió Sutil (6+4 de estilo +1 por el safety car y +1 por la multa de la FIA), la star of the race va a ser española. ¡Qué magnífico repostaje de Alguersuari! Cierto, no llega al nivel del de Massa, pero es un señor homenaje al del GP de Singapur del 2008 que se merece los 15 puntacos de agresión a los mecánicos.

Rosberg también tuvo una buena carrera, con salidilla de pista (1) y rocecillo con el muro (1) pero, lo que más destacó fue su estulta salida de boxes (4) que le supuso un drive through (1). Vettel también se unió a Nico en esa aversión por estar en el podium y su drive through (1), esta vez, se lo curró por exceso de velocidad en el pitlane (4), eso, por no citar otra excursioncilla fuera de la trazada (1).

Su compañero Webber, también tuvo su momento con Alonso (1) lo cual implicó que le obligasen a ceder posición y ser adelantado no solo por Fernando sino también por Glock (1). Barrichello, por su parte, se contentó con su estrelle en la Q3 (2) y la subsiguiente bandera roja (1).

Las puntuaciones de pilotos las redondean los restos de monoplaza depositados por Glock (1) y los insultos de Heidfeld a Sutil (“a ver si se encuentra ya el cerebro”) por los que le doy 2 puntos.

Respecto a los equipos, además de los frenos de Grosjean, también sufrieron los de Webber (4+3 de estilo por la forma tan cutronga en la que fueron chequeados en boxes y 2 por la piña de Webber) y, sobre todo, los de Toro Rosso, cuyos coches tuvieron que abandonar... ¡a la vez! 4, 4 y 6 de estilo por lo patético del abandono colectivo. Redondeando las puntuaciones, está la caja de cambios de Barrichello (5) que le supuso una penalización en parilla (1).


27 septiembre 2009

Las hijas de ZP tienen TODO nuestro apoyo

¡Orden, calma y cordura! La imagen de las hijas de ZP, vestidas épicamente de góticas, con el matrimonio Obama es cierto que merece ser comentada. Pero sólo para loar, aplaudir, jalear y, acto seguido, llevarlas a la Cibeles para que, junto con la selección de baloncesto - ¡un respeto! – se den el baño de multitudes que merecen. Y todo aquel que se dedique a hacer chanza de su atuendo que sepa que, para nosotros, queda plenamente descalificado como ser humano.

Y esto es así por varias razones:

- Porque sabemos que el “protocolo” es una puta mierda para estirados que, como dijo el Sr. Fox, viven con un palo de escoba metido en el culo y no tienen, por lo menos, la decencia de compartirlo. ¿Desde cuándo dejó la palabra “encorbatado” de ser sinónimo de “escoria”?
- Porque sólo un anormal muy profundo puede usar la palabra “elegante” para referirse a una señora que se gasta ingentes cantidades del erario público en trapitos para ir a recepciones donde ser peloteada por fotógrafos del “¡Hola!”.
- Porque sólo un lobotomizado cree que puede haber un “duelo de elegancia” entre Leticia Ortiz y Carla Bruni. Mientras que, alguien de bien, sabe que, sólo con las fotos de la señora de Sarkozy sin ningún trapito encima, el partido ya está ganado sin bajar del autobús.
- Porque, cuando todos visteis a Richmond en “The IT Crowd” regalarle un cd de Cradle of Filth a una viuda en un entierro os pareció que eso era el no va más de comportarse en sociedad y vivir en democracia.

Así que... en el momento en el que un matrimonio, siguiendo las enseñanzas de Encarna Sánchez, “confunde el progresismo con la chabacanería y la desvergüenza” y decide no reprimir a sus hijas y dejar que se vistan de góticas en una recepción en la Casa Blanca ¿ALGUIEN PUEDE DECIRME DÓNDE ESTÁ EL PUTO PROBLEMA?

Sí, es cierto, los hombres solemos exigirles a unas tías que se presenten a la luz pública que estén buenísimas, asín de chungos somos. Pero, quien haya decidido salir a la calle en vez de pasarse la mitad del día encerrado en una sala viendo imágenes de “Sin tetas no hay paraíso” sabe que la mayoría de la gente no estamos así de buenos. Feck, mi vida es eso y, así y todo, no espero una foto de este tipo, aunque me gustase:


Sin embargo, si ZP hubiese tenido hijos, decidme que no aplaudiríais todos si se hubiesen presentado así a la Casa Blanca:


¡Por supuesto! ¡One of us, one of us! Es que, vamos, votaríais vitaliciamente a José Luis aunque un coágulo cerebral le hiciese apuntarse a Alternativa Española.

Así que reflexionen: ¿Cómo queda el que se mete con dos chicas por hacer una reivindicación TAN épica del frikismo como ir vestidas de góticas a la Casa Blanca? Pues cuatro grados por debajo de Hamilton, no cabe duda. Y es que, si usted es habitual lector de este blog, resulta harto improbable que, en su adolescencia, estuviese en el grupo de los pijines que hacían chanza de los que nos gustaba Helloween. Y, tampoco se engañe, por mucho que haya crecido y se haya puesto corbata o trajecito de ejecutiva, siempre va a seguir siendo un/una friki al que jamás aceptarán los encorbatados de toda la vida. ¡Siempre será un freak como estas dos chicas que acaban de salirse con la suya! Si yo intentase lo mismo acabaría en la cárcel.

Para esta nueva generación, el goticismo, con Within Temptation y Lacuna Coil a la cabeza, es una de las mejores opciones vitales posibles: no me cabe la menor duda de que las hijas de ZP estuvieron entre el grupo de las chicas que pedían autógrafos a Cristina Scabbia. Y, créanme, la Scabbia no tiene precisamente tendencia a la delgadez. ¿Quién les asegura que, con doce años, no estaba más bien rellenita? ¿Y quién les asegura que, cuando las hijas de de ZP cumplan los trentaitantos que tiene ahora Cristina no van a montar un maggggggnífico grupo neogótico que sea el orgullo de este país? Comparen esa persepectiva ilusionante con el vómito real que produjo ver la boda de Ana Aznar y Alejandro Agag y comprenderán que la adhesión a las hijas de ZP es un deber para toda persona de bien.

Sobre todo porque yo NO puedo entender esto como un intento de ridiculizar a nadie...

...cuando en mis ratos libres, liando a unos amigos, me dedicaba a hacer esto otro:

Actualización: ahora no sólo las apoyamos, estamos orgullosos de ellas:

23 septiembre 2009

Anecdotario vicisitúdico: cómo NO plantear una película

Andaba con Snowymary y un amigo montador comiendo en un popular (por los precios) restaurante japonés madrileño, en una calle a medio camino entre Ópera y Callao. Y todos sabemos lo que eso significa: la probabilidad de estar rodeado de guays o, peor todavía, actores y artit-tas haciendo gala de su capacidad para hacer croché con los palillos es mayor que en un concierto privado de Anthony and the Johnsons and Johnsons en el mercado de Fuencarral.

Al lado nuestro había lo que yo creía que era una pareja compuesta por un chico y una chica, aunque más tearde se me informó de que, en realidad, se trataba de dos mujeres. Digo que ‘se me informó’ porque no me lo creo. O, mejor dicho, no me lo quiero creer. Que todavía me da un vuelvo el estómago cuando pienso en ello.

La pareja estaba hablando de sus proyectos cinematográficos. Por lo tanto, ¡eran ARTIT-TAS! Así que, como no podía ser menos en dos porteras como mi amigo y yo, pegamos la oreja.

Al principio, creí que estaban charlando sobre alguna película extremadamente aburrida que habían visto en los cines Golem. Hablaban de planos largos en carreteras desiertas recién sacadas de un empacho de cine independiente americano. Pero no: según parecía, estaban pensando en conseguir subvención para su propia producción.

- Pues, sabes, planos de paisajes así como áridos. Que el paso del tiempo se note.
- Como en Soria, ¿sabes? Se puede hacer donde fuimos de vacaciones.
- ¡Ah sí! Un sitio perfecto.
- Y con personajes, no sé, profundos. Complejos.


Y ahora viene lo bueno. Atención. Que no me lo he inventado. En serio:

- Y, ¿DE QUÉ PODRÍA IR LA PELÍCULA?
- Pues, no sé, podría ir de una camarera.
(...) Trozo de la conversación que no escuchamos, pues el cerebro había empezado a procesar la frase recién captada y estaba ocupado con un complejo ataque de descojone que dejó mi CPU como si me hubieran instalado un Windows Vista (...)
- Pero eso sería demasiado sórdido, ¿no?

Estaban planteando hacer la pelí. Hablando de los planos. Hablando de financiación. Y no sabían de qué iba. Ni puta idea de la historia que querían contar. Eso sí, con personajes profundos y planos generales largos en paisajes áridos.

- Pues lo peor de todo – me dijo mi amigo, realizador de un programa de actualidad de cine – es que me veo entrevistando a uno de estos gilipollas dentro de un par de años y aguantándome las ganas de reirme en su cara.

Y es que cada vez me llama más la atención el hecho de que la génesis de muchas películas no sea el querer contar una historia, sino más bien imitar los géneros que te gustan grosso modo y meter una trama a posteriori. Muchos gritarían ‘¡Posmodernidad!’. Yo diría: ‘¡Eso no me lo dices en la calle!’. Pero mientras que a la gente se le llena la boca de ‘Kill Bill’ al hablar de este fenómeno aplicado al cine, creo que se olvidan de que cierto tipo de películas sin tiros ni espadas pueden ser malos ejemplos de flims construidos a base de referencias.

Sabesosea, Tokyo es, osea, lo más. Porque Lost In Translation es, ¿sabes tú?, la hostia. Así que, voy a hacer una película sobre Tokyo, porque, es como, osea, el símbolo de la alienación, tú.

Y así, sale lo que sale. ¿Que te gusta las road movies en plan Jarmusch? Pues te marcas una peli de planos largos en Soria. Con un personaje tan español como el de ‘La Camarera en Fuga’(tm). Si al menos fuera a ver al Cristo de Medinaceli, pues tendía un pase. Pero sospecho que más bien estamos hablando de una chica con falda corta y delantal replanteándose su vida mientras fuma un pitillo en una carretera por la que no pasa nadie. Lo cual tiene su lógica, especialmente si andas por Quintana Redonda. Claro que, ya puestos, una vez allí podría liarse con con jebi de fuertes convicciones judías que le enseña el poder del metal y de follar como conejos para que, juntos, repueblen la provincia con un ejército de niños con chupa de cuero que 100 años en el futuro acaben conquistando Alfa Centauri.

Pero, por desgracia, sospecho que no sería ese tipo de película. Gracias a dios.

Ese cine que algunos llaman ‘culto’, otros ‘cultureta’, yo ‘de los Renegríos’ y muchos más ‘me cago en su puta madre yo mejor me salgo y me tomo una cerveza’ no suele evaluarse desde este punto de vista. O se hace, curiosamente, en positivo. Como lo normal es que presenten dramas en apariencia sesudos, la mayoría no ve el elefante bailando sevillanas en la habitación: la falta de historia derivada de ser sólo un homenaje a los autores favoritos del director. A veces, sus génesis son iguales de equivocadas que las de las películas de género cuyas influencias son más obvias. Porque siempre hemos sabido que en el mundo del cine de fantástico o de acción hay muchísimo de esto. Probablemente más que en el cultureta. Y, si no lo sabéis, despertad. Que los directos a DVD están llenos de películas cuyo nacimiento fue algo así como:

- Tío, vamos a hacer una película de zombis.
- Sí, tío, así con chistes pero con mucho gore y eso.
- Sí, así con una escena en la que un zombi le extirpa el bazo a una tía por el ojete.
- Mola, tío. Así, como Jackson en Braindead.
- Sí, pero con un toque Romero de crítica.
- ¿Y de qué iría?
- Pues no sé. De una camarera. El resto ya lo pillaremos de ‘La noche de los muertos vivientes’.


En ambos campos hay ejemplos de flims cuya concepción es obviamente tan errónea como esta. ¡Estad atentos! Freaks y culturetas, como muchas veces he dicho, están más cerca de lo que les gustaría. Con la posible excepción de un über-nerd al ladito de Cat Power o Cristina Ronsenvinge. A ese sí que le gustaría estar más pegadito de lo que indica el decoro.

No es una musa cultureta, pero acabo de darme cuenta de los grande que tiene las...

15 septiembre 2009

La liga fantástica de F1 2009. Round 13: Monza

A la gente de la F1 les gustan los desafíos. El Nelsinhogate había decidido que tanto el star of the race como el team of the race ya estaban más que adjudicados. Sin embargo, y a pesar de ello, muchos pilotos dieron el do de pecho en una carrera ciertamente memorable.

A bote pronto, viene a la mente esa maravillosa piña del Mierda (2x2) ¡en la última vuelta y regalando un podium a Ferrari en Monza! Eso es lo que, comúnmente, se llama 8 puntos de estilo. Tampoco podemos olvidar el incidente de Kubica con Webber en la salida (se reparten los 6 puntos, 3 cada uno) que terminó con el abandono del australiano y con un bello momento didáctico para el polaco. Por didáctico me refiero a que todos aprendimos el significado de la bandera negra y naranja. ¡5 puntos! ¿Y qué decir del lamentable intento de adelantamiento de Trulli a Nakijima 5 puntos a los que se suman 4 de estilo por haber dicho “me lancé de cualquier manera al primer hueco que vi porque ya estaba aburrido”. Encima, en la salida que se produjo tras ese intento, tuvo lugar un patético duelo con su compañero que terminó en salida de pista (2+5 de estilo). Rosberg también hizo un buen trabajo destrozando su alerón delantero (5).

Por supuesto, la acción en los boxes fue de gran nivel: el duelo Raicoñen-Sutil se decidió con la técnica ancestral de “El menos inútil e los dos, gana”. Por ello, pese a que Kimi caló el coche (2), el atropello de Sutil al mecánico termina triunfando (15).

Los equipos también se esmeraron en esta carrera. Como buen circuito ávido de motores que Monza es, varias fueron las escuderías que se ganaron sus buenos puntillos por problemas mecánicos diversos. Aplauso para BMW por haber logrado joder los DOS coches, eso sí. Y cinco puntillos para Toro Rosso y Force India (pobre Vitantonio... eso sí, no le perdono haberse cortado su magggnífico mullet).

Pero basta ya de lamentar mullets perdidos y vayamos YA al momento histórico de la F1 en los últimos meses. Me refiero, claro está, a que uno nunca pensó que llegaría a otorgar los puntos de salida del armario. Pero así ha sido: ante la magnitud del evento, a uno le da igual que la salida sea voluntaria o a la fuerza. Tanto Flavio como Nelsinho (ahora metamorfoseado en Grosjean a efectos de puntuación) se llevan 25 puntos cada uno merced a una guerra sucia que empezó con altas dosis de mierdismo pero que coge fuerza y calidad cada día que pasa.



Flavio, en un alarde de papiroflexia verbal inédito desde los tiempos de Mayra Gómez Kemp leyendo las tarjetitas en la subasta del Un Dos Tres (en los que era capaz de empezar hablando de alcachofas y acabar regalando un apartamento en Torrevieja, Alicante) logró hacer derivar una denuncia por obligar a estrellarse a un piloto a un “Encima, Nelsinho dice que le he hecho perder un amigo...”. El resto, es historia de la F1 que ya conocéis. 25 puntos para Flavio Portu “sacada” más 10 de estilo. Redondéenlo con 3 puntillos por llamar “hijo de papá” a Nelsinho y 10 por llevar a jucio criminal a los Piquet por difamaciones. Así me gusta, sin sutilezas.

Pero Nelsinho también tiene lo suyo. En el Grand Prix Actual de esta semana hago una loa al “placer intelectual” que este piloto siempre ha aportado. Y, ahora, vuelve a reivindicarse: cuando, vistas sus bajas puntuaciones, todos queríais cambiar a Nelsinho por Paul Rodgers, el brasileño contraataca desde fuera de las pistas y amenaza con quitarle el primer puesto a Massa. A sus 25 puntos por ser sacado del armario (y con señor de 50 años, eso es calidad...) hay que sumar el llevar a Renault a jucio de la FIA (10) y el empezar a insidiar para meter a Fernando Alonso en el fregado (3). ¡Cómo sabíamos que Nelson padre estaba reservando su ataque!

De todas formas, la manera de iniciar el proceso, filtrando a la prensa, sin ir de cara, y reservándose claramente el temita para cuando echasen a Nelsinho por incapaz tiene un tufo tan canónico de mierdismo que no puedo evitar calzarle un -10. Otra cosa es que, luego, ese -10 se mitigue en 3 puntos por todo el psicodrama en el que está envuelta la historia (“acepté porque estaba anímicamente vulnerable”, decía Nelsinho).

En todo caso, éste es un culebrón que va a seguir deparando puntos, especialmente después de ver cómo Nelson padre quiere destruir a Flavio y de cómo Pat Symonds era tan incapaz de responder a las preguntas sobre Singapur como Aznar a las preguntas del 11-M. Como la sanción a Renault sea la expulsión a perpetuidad de la competición ya me imagino a algunos ingleses instando a investigar el choque de Bandini con Graham Hill para hacer lo mismo con Ferrari. Putos revisionistas históricos... No les extrañe que, algún día, el Mierda acabe ganado un título por sanciones con efectos retroactivos.


14 septiembre 2009

¡El Carlosaurio gana en Estepona!

Efectivamente: Estepona, después de premiar a Uwe Boll y a gente como Lamberto Bava y Dolph Lundgren, demuestra que es un festival de sordidez otorgando dos galardones a enta ovra audiovisual llamada Carlosaurio. Así se presentó el corto cuando se proyectó, justo después de decir que 'el director no ha podido venir porque está montando Las Tetas' (que nadie me diga que no sé captar la atención de la audiencia):
video
Con el primer premio, sin embargo, sólo me dediqué a hacer gestos chorras (y correr hacia el escenario haciendo aspavientos de triunfo estilo Rocky en otro momento vicisitúdico gracias a dios no recogido en cámara) y a hacerle un poco la pelota a mis jefes del Plus, que para eso me dan de comer:
video
Y aquí está la foto del jurado y los galardonados en la que ya me encargué de poner cara de gilipollas en un vano intento de atraer la atención hacia los relegados a los lados del encuadre:
Hacedmecasohacedmecasohacedmecaso

Así pues, ha sido un festival la mar de agradable. No sólo porque nos hayan premiado, sino sobre todo por lo simpaticotes que son tanto el director como nuestro heraldo Pedro Mérida. Además, se produjo una buena reunión de amiguetes, algunos de los cuales ya había conocido en la reciente Monstrua. Diversos freaks venidos ex-profeso para realizar sordideces tales como visitar la calle (callejón) Paul Naschy o hacer preguntas de obvio cariz nérdico a Dolph Lundgren.
El amigo Viruete hace ostentación de su frikismo.

Y, para celebrar lo ¡ÉPICO! de la ocasión, vamos a regalar un DVD edición especial del festival de 'El día de los muertos' a quien deje en comentarios la crítica más desaforadamente G.Sánzica del Carlosaurio. ¡Anímense a participar! Y si no os gustan los muertos vivientes, no olvidemos que una película que incluye a un zombi escuchando un walkman y a un tipo que ve cómo le sacan los intestinos es el regalo perfecto para amigos invisibles y novias a las que se quiere acojonar.

08 septiembre 2009

¡El Carlosaurio en Estepona! Actualizado

El Carlosaurio, esa ovra audiovisual, ha sido seleccionada para participar en la Semana de Cine Fantástico de Estepona. Un certamen que se conoce extraoficialmente por 'Semana de Olecondoscojones'. Bueno, la conozco yo así. Porque hay que ser muy jrande para ser el único festival que ha premiado a nuestro querido Uwe Boll. Y no sólo eso: este año, además de demostrar su onvría al invitar al Carlosaurio, ha tenido los santos huevos bien puestos de premiar a Richard Lynch (de 'Cromwell, rey de los bárbaros' y conocido por todos los fans de la Cannon por ser el malo de 'Invasión USA'), Lamberto Bava y a... ¡Dolph Lundgren! Se puede criticar esta selección de premiados. Pero nadie negará una coherencia que emociona y les honra como unos sórdidos ÉPICOS.

El corto dirigido por Vicisitud y producido ejecutivamente (whatever that means) por un servidor (*NO! se proyectará el Jueves 10 en la sala 2 del festival (Centro Cultural Padre Manuel), acompañando a 'El día de los muertos' y un documental sobre la película que, mire usted por donde, es la que más me gusta de Romero. ¿Por qué? Pues está claro: Por joder).

ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE: Al final, el corto se emitirá en la sala 1 (Palacio de Congresos) entre la película Cyborg She (¿Cómo mejorar una peli romántica? ¡Con cyborgs, por supuesto!) y Laid to Rest. No quito el párrafo anterior porque tiene que constar mi apoyo alcoyánico a la menos reconocida película de la trilogía original de Romero. Eah.)
Snowymary y Pedro Mérida, lector del blog, heraldo del Carlosaurio y jefe de prensa del festival.

La presentación del festival fue muy simpática, con unos estupendos videos de presentación y un puñado de shavalines haciendo de zombis, así como un Richard Lynch bastante feliz. En un ataque de atchonburikismo, no me hice yo una foto con él (andaba alicaído debido a uno de mis habituales ataque de colitis), pero sí mi señora madre. No sé por qué, pero me parece de mayor sordidez que publicar la mía propia.

03 septiembre 2009

Cinco formas vicisitúdicas de abusar de las estrellas de cine

Como decía Oscar Ladoire en el doloroso drama ultrarrealista ‘Pagafantas’, yo no soy de dar consejos. Ahora bien, os voy a decir una cosa: nunca os lieis con una actriz o un actor. A no ser que esté de muy buen ver, claro. Pero, en ese caso, que sea sólo para vacilar frente a todos tus conocidos.

Muchos de los actores con los que me he encontrado a lo largo de mi vida son seres cuya actitud vital y moral se define con una frase:

Hazmecasohazmecasohazmecaso.

Claro que, como ocurre con todas las generalizaciones chorra, mis problemas con esta profesión son en el fondo superficiales. Y, por si acaso algún conocido lee esto, reconozco que algunos me caen bien. Algunos. Por eso, tampoco me parece adecuado cuando los productores sin escrúpulos (no haré el chiste de que eso es una redundancia: reconozco que hay algunos que tienen pocos escrúpulos) abusan de la presencia de un intérprete famoso para sacar unas perrillas.

Veamos las cinco formas en las que se puede explotar la aparición de actor en una película con el lícito objetivo de que el pobre acabe avergonzado de su participación y que el productor tenga más dinero para invertirlo en tejemanejes inmobiliarios


5.- Engañando al personal:
- ¡Necesitamos un actor de nombre para la película!
- Perfecto: contratémosle para un par de días de rodaje y digamos luego que es el protagonista.
- ¿Pero la gente no se sentirá estafada?
- ¡Pero YA habrán pagado!


La forma más leve de desvergüenza productora y a la que dedicaré menos espacio es esta de contratar a una estrella para una breve aparición y luego anunciar la película como si su presencia durara más que una ventosidad silenciosa. Que es exáctamente a lo que olía, por ejemplo, la publicidad de ‘Killer Barbys’, con Jesús Franco y los productores (creo que, horror, gente de Subterfuge) aprovechando la buena fe de Santiago Segura y zampando su cara en todos posters. ¡Cuántos despistados que esperaban un nuevo ‘El día de la bestia’ se encontraron con esta caspa!

Los casos son muy, muy, numerosos: Roger Corman lo hizo con Boris Karloff aprovechando dos días de sobra en un rodaje para meterlo en otro; Raymond Burr se prestó a americanizar unos cuantos interludios de Godzila para el mercado americano poniendo cara de sorprendido; y John Carradine se pasó media vida haciendo breves apariciones a cambio de una botella de bebercio por las que solía tener crédito principal. Hasta la temible directora española Luna se marcó unos breves rodajes con Daryl Hannah y Denise Richards para luego estirar el material a lo largo de todo ese despropósito titulado ‘Yo, Puta’.

Aunque mi momento favorito de ‘tipo en el poster que casi no sale en la película’ es el de Steven Seagal en el cartel español de ‘Decisión crítica’. No es un buen ejemplo, porque supongo que el actor era consciente del truco. Pero tengo que contaros mi visita a un cine de Sevilla para ver esta magnífica ovra. Detrás teníamos dos canis de esos a los que les gusta retrasmitir la película. Durante los primeros 10 minutos:
- Quillo, el Seagal les va a repartir leña
- ¡Se van a cagá!
- ¡Por la cara!
El equipo asalta el avión. Seagal se queda atrás y claramente fallece.
- ¿No ve tú el esplotío? Pero que no ha muerto. Que es el Seagal.
Silencio.
- Ahora va vení el Seagal y les va da por culo a tos. Ya verá'.
Silencio. La película avanza.
- ¿Novetú? ¿A ve si va a haberla palmao?
La película llega a su clímax.
- ¡Ahora viene el Seagal!
Los buenos ganan.
- Pero... pero... pero... ¡Ay, ay, ay, que estaba muerto!
- Qué bastinazo...
Créditos.
- ¡Tío!¡Que estaba muerto de verdad!¡Y pa eso te lo ponen en el poster!

Sí, amigo. Luego me fijé bien: la imagen de Seagal en el poster era claramente un dibujiño cutre comparada con la de Kurt Russell. Y es que hay que estar atentos.


4.- Desvergüenza de último minuto:
Más lamentable todavía que glorificar un cameo es rodar a una estrella a la desesperada para salvar un proyecto desastroso. Un caso un tanto complicado de explicar fue el de ‘Más Caraduras’ (o sea, ‘Smokey and the Bandit 3’).

Las secuelas de éxitos sin la estrella principal suelen generar truños vicisitúdicos de importancia, tal y como nos demostró recientemente ‘El hijo de la máscara’. Pero ya a principios de los ochenta se produjo este notorio caso de intento de sacar unos billetes a pesar de no contar con el protagonista original. Si bien no está claro si sólo se consideró como proyecto o se llegó a rodar, parece ser que se planteó una secuela de ‘Los Caraduras’ con el título de ‘Smokey IS the Bandit’, con Jackie Gleason, el señor gordo que hacía de sheriff, interpretando también el papel de contrabandista al estilo Burt Reynolds. Cuando se dieron cuenta de que el concepto era un tanto lioso, contrataron al tipo que hacía de compañero de nuestro dios del bigotón favorito en las otras partes. Pero, aun así, la cosa quedó bien rara. Así que los productores tiraron de chequera y se aseguraron un lamentable cameo de la gran estrella del bigotón con el fin de darle un poco de legitimidad a la cosa. Que no consiguió, por supuesto.

Un ejemplo algo más triste es el de ‘Amor en conserva’, debido a que unos productores con canguelo convirtieron lo que iba a ser un vehículo para Harpo Marx (algunos aseguran que Chico se incluía en el pack y que la película se hacía para aliviar las deudas que tenía éste) en el último film de los hermanos en equipo. Así que en tuvieron que darle una vuelta al guión y básicamente obligaron a Groucho a aparecer en unas escenas de la película. Supongo que lo convencieron con razonamientos claros y fríos como ‘Malhermano’ y ‘Endevé, Julius, que ya te vale, que qué más te da’.

Algo que no puede alegar como eximente Eddie Murphy por su participación en ‘La mejor defensa es el ataque’. Porque él lo hizo por un motivo claro. La conversación, según comentó el actor, fue tal que así:

- Este guión es una puta mierda, tío.
- Ya, pero te damos (cantidad de dinero no declarada, pero de esas que consiguen erecciones masivas)
- ¿Ah, ESE dinero? ¡Vamos a ello!

Lo que pasaba es que los productores se encontraron con una película, escrita y dirigida por los que dos años más tarde serían los responsables de ‘Howard el Pato’, que era lo que normalmente se conoce en el mundillo como ‘un mal dolor de huevos’. En los pases previos descubrieron que la gente prefería una exploración gástrica a tener que seguir viendo la cinta. Se habían gastado dinero en una comedia con Dudley Moore que no hacía nada de gracia, y decidieron que había que hacer cualquier cosa con tal de tapar el desaguisado, quizá en un ataque de vicisitudo al considerar qué iban a pensar sus madres del hecho de que a) no se hubieran leído el guión porque estaban ocupados metiendose lonchas o b) se hubieran leído el guión mientras se estaban metiendo lonchas.

Así que escribieron todo un nuevo papel para Eddie Murphy, estrella protagonista de ‘Superdetective en Hollywood’ y sospechoso de crímenes contra la humanidad por ‘Atrapado en un pirado’, en una trama paralela que no se entrecruza con la principal en ningún momento. Principalmente porque ni siquiera comparten línea temporal. La cosa va tal que así: Dudley Moore tiene que construir un tanque, pero hace una mierda. Que alguien considerara que ahí había un material de peso significa que, claramente, en los ochenta no pedían el graduado escolar para entrar en Hollywood. La idea para arreglar el desastre fue poner a Eddie Murphy paralelamente conduciendo, unos años más tarde (curiosamente, durante una invasión de Iraq a Kuwait), el tanque que el tipo ha creado. Repito: en montaje paralelo. Al mismo tiempo. Efectivamente: sería como mejorar ‘María Antonieta’ añadiendo una trama paralela en la que Bill Murray, encarnando a un pozero real, monta una liga de fútbol con la cabeza decapitada de Kristen Dunst. Un momento... bien pensado...


3.- Sacando provecho de éxitos posteriores:
El tercer puesto va para la práctica más común y que más cabreos ha generado en los videoclubes de todo el mundo: relanzar películas en las que aparecían estrellas establecidas haciendo papelillos antes de ser famosos. Prácticamente todas las estrellas han sufrido la ignominia de ver cómo sus primeros e indudablemente lamentables pasos delante de las cámaras eran lanzados en video con su foto en primer término, generalmente sacada de un momento posterior en su carrera cuando los expertos esteticistas de Jolibú ya habían cambiado el estilo del actor. Como, por ejemplo, cuando le quitaron a George Clooney el maggggnífico mullet que exhibía sin pudor en ‘El retorno de los tomates asesinos’ y que, si el guionista hubiera tenido visión, habría sido el arma con la que derrotar a las plantas mutantes.

Como todo el mundo tiene su oscuro pasado (en mi caso, el hecho de haber intentado ser catequista con el muy desesperado objetivo de ligar con chavalas), no vamos a glosar las miles de películas que aparecieron en los videoclubes haciendo hincapié en la presencia más o menos larga de una estrella ulterior. De esas, mi ejemplo favorito siempre ha sido el de ‘Sizzle Beach USA’, una bazofia de 1976 que Troma (palabra que suele evocar más imágenes de desastres que un maratón de Roland Emmerich) que se lanzó en los 80 con una foto de Kevin Costner en la portada a pesar de que sólo aparecía cinco minutos. Y que una vez pillé en televisión, mientras me preguntaba quién había sido tan perturbado como para comprarle una peli a la Troma y qué hacía yo viendo esa película un sábado de madrugada en lugar de intentar follar.

Sin embargo, hay un par de casos que merecen algo más que una mención. El primero es el muy conocido debú cinematográfico de Stallone. Se trataba de una cosa chunga porno-pretenciosa titulada ‘The Party at Kitty and Stud’s’ que, en un alarde de desvergüenza, se reestrenó tras el éxito de ‘Rocky’ en una versión blandiporni llamada ‘El potro italiano’. El pobre onvre tuvo que aguantar ver en los cines una guarrerida por la que le pagaron unos 200 dólares y un bocata de chope. Pero, leñe: hay que sentirse orgulloso de ser el único actor procedente del porno que ha conseguido realizar una película con Jet Li, Jason Statham, Dolph Lundgren, Bruce Willis y Arnold Schwarzennegger.

Pero, al menos, Stallone era el protagonista de aquella cosa. Los productores de ‘Monaco Forever’ le echaron mucha más cara al distribuir masivamente en video este mediometraje (¿Quién los hace? ¿Para qué sirven?) que incluía una escena de menos de tres minutos en la que aparecía Jean Claude Van Damme. Algo que de por sí no es notable. Como ya he comentado, se trata de una práctica vergonzoso-habitual con ilustres antecedentes, los más famosos de los cuales son los de la promoción de ‘La pequeña tienda de los horrores’ basada en la aparición de Jack Nicholson o la de ‘Amor en conserva’ con una Marylin Monroe pre-retoques que sólo salía en una escena. Sin embargo, este caso es especial. No creo que Van Damme se avergüence de la película por haber sido explotada como si fuera guarrilla basándose sólo en que su personaje aparece en los créditos como ‘Gay Karate Man’ (muchos gays han buscado esta película con la creencia en plan leyenda urbana de que el actor enseñaba sus cositas). Tampoco es tan grave como cuando Xuxa tuvo que ver por todas partes una peli suya del 82 en la que salía en bolas seduciendo a un niño de 12 años. El problema y causa de la vergüenza es lo terrible de su interpretación como seductor y lo profundamente ridículo de la escena:


Buscar una película de hostias y encontrarse con esto tuvo que haber sido toda una experiencia para algún cliente de videoclub. Concretamente, de esas que se resumen en la frase ‘Ya te’ssstás metiendo esta cinta por el culo y me dejas alquilar otra por la cara, ¿vale, tron?’. Es como si en plena fiebre de ‘Blanco Humano’, hubiera aparecido una edición de ‘Breakin’ con esta portada:


Yo la habría alquilado.



2.- Actores estafados (o ‘El asunto Richard Harrison’):
Un paso más allá es publicitar la presencia de un actor que nunca rodó escenas para la película, pero que milagrosamente aparece en ella. Sin saberlo, claro. Es algo que pasa con directores aficionados a rodar ‘películas carrefour’: págale al equipo una y rueda dos. Si bien hay algunos ejemplos menores, como es el caso de Lou Ferrigno apareciendo sin saberlo en una secula de su ‘Hércules’ de Luigi Cozzi para la Cannon, hay un señor cuya historia (que desconocía, pero sobre la que me llamó la atención Viruete en una conversación) es suficientemente ¡¡¡¡ÉPICA!!!! como para dar nombre a este apartado.

En los 60 había un actor americano de esos que emigró a Europa a hacer peplums y westerns. Su nombre era Richard Harrison. El tipo llegó a ser bastante popular. De hecho, fue la primera opción de Sergio Leone para ‘Por un puñado de dólares’, aunque rechazó el papel. Lo que me lleva a pensar en que su rutina matutina a día de hoy sigue consistiendo en levantarse todas las mañanas y golpearse repetidamente la cabeza contra el lavabo.


Cuando la moda del cine de género europeo empezó a menguar, se dejó bigotón y siguió actuado a destajo, normalmente sin mirar mucho el guión. En la última etapa de su carrera, viajó a Hong Kong para realizar un par de películas de ninjas. O tres. Quien sabe. En aquel momento de su carrera, su método de seleccionar proyectos era básicamente viajar al sitio donde le pagaran mejor y pudiera ir a la playa. Y lo que pasó, en sus propias palabras, fue esto:

- Las historias eran siempre difíciles de entender. Normalmente, sólo me daban hojas sueltas con las que trabajar, por lo que nunca sabía cuál era la trama. En la última película, me hicieron rodar diferentes escenas, y luego las pusieron en más o menos nueve películas. No lo supe hasta que fue demasiado tarde. Cuando intenté pararles [al productor Joseph Lai y al director Godfrey Ho, un señor que rodó 90 películas, 40 de las cuales llevan la palabra ‘ninja’ en el título], me denunciaron a la Hacienda de Hong Kong, y tuve que pagar varios miles de dólares en impuestos, aunque en mi contrato se especificaba que recibiría mi salario libre de impuestos.

Esto es, que el tipo tuvo que ver su ya devaluado nombre en carátulas de video por toda Europa en películas en las que apenas salía y que utilizaban siempre sus mismos planos hablando por teléfono con actores distintos. Y, encima, se vio obligado a soltar dinero. Su prestigio, que ya estaba más o menos al nivel del de un redactor de 'Sálvame', cayó tanto que prácticamente abandonó el cine. Dejando tras de sí una enorme cantidad de películas de ninja. Que ya le gustaría a él que hubieran sido nueve. Según la Imbd, el tal Godfrey Ho lo utilizó en un total de veinticuatro títulos. Repitámoslo: veinticuatro. A eso le digo yo montaje creativo y amortización de recursos.


1.- Puteando a los muertos:
Llegamos al final y al tema que motivó originariamente este post. ¿De qué manera se puede aprovechar un productor de un actor de forma más lamentable que las expuestas con anterioridad? Muy sencillo: ¿qué es para muchos lo más bajo moralmente en lo que puede caer un hombre para ganar dinero? Y no vale decir ‘abogado’ o ‘detective de la SGAE’. Efectivamente: comerciar con los muertos. Esto es, hacer que la estrella protagonice tu película cuando ya ha palmado. Algunos podrían pensar que lo de no estar vivo supone un problema para actuar delante de las cámaras. Pero eso nunca ha detenido a Keanu Reeves en su camino al estrellato.

Después de este extremadamente obvio chiste, pasamos a los ejemplos más sonados de esta necrofílica práctica. No me refiero a esfuerzos legítimos como intentar acabar una película que tu actor te ha dejado a medio hacer (generalmente por desmedidas aficiones a barbitúricos; a veces, por olvidarse de tomar la pastilla de la tensión). Tampoco a las ocasiones en las que la intención era hacer un homenaje, en plan la aparición de un por otra parte irreconocible Laurence Olivier cutre-digital en ‘Sky Captain’. Aquí, el obvio propósito es forrarse a costa de la fama de un cadáver que todavía huele.

El ejemplo más famoso de esta práctica por su salchichería y cutrez es el de Ed Wood aprovechando un material casero que grabó con Bela Lugosi para vender a los productores una nueva película. He de suponer que todo perturbado que ha llegado a esta altura del artículo conoce la historia de ‘Plan 9 from Outer Space’: Bela sale en dos o tres planos al principio y un par de patéticas tomas vestido de vampiro que se repiten varias veces. En el resto de la película lo dobla un tipo que utiliza la compleja técnica de maquillaje de ponerse una capa tapándo la cara para simular que es el fallecido actor. Una solución magnífica sólo un poco más sutil que ponerle una careta de cartón o pintar el negativo con rotuladores carioca.

Algo menos conocido, pero ligeramente más lamentable es el caso de Bruce Lee. No me refiero a las miles de películas que protagonizaron sus clones de pintorescos nombres (ya sabéis: Bruce Li, Bruce Lai, Dragon Lee...), a menudo incluso poniendo el nombre de Lee en el título. Más bien a utilizar un par de planos de descartes para montarse varias películas completamente nuevas: Las distintas ‘Game of Death’

El primer ‘Game of Death’ era un flim incompleto que Lee dejó a medias cuando le llamaron para protagonizar ‘Operación Dragón’. El director de ésta, Robert Clouse, se hizo con el material unos años después y la terminó usando dobles con gigantescas gafas de sol (y, a veces, ¡fotos impresas en cartón a tamaño natural!) y algunos planos de otras películas (incluyendo algunos con Chuck Norris, al cual no le hizo ninguna gracia aparecer sin saberlo en esta producción). No es la más limpia de las jugadas, pero, al menos, se partía de media hora de material que incluía casi todas las escenas de acción (que, seamos sinceros, es para lo único que se le necesitaba). Dependendo de lo magnánimo que tenga uno el día, puede interpretar que es un homenaje o una poca vergüenza, sobre todo por la escena en la que el personaje de Lee finje su muerte y posterior funeral para el que se utilizaron planos... ¡de las verdaderas exequias del actor!

Sí: ‘Game of Death’ es más o menos es una operación lamentable. Sin embargo, muchos agradecen que el filme se terminara, pues el resultado ha dejado algunas escenas icónicas del cine de acción. Y cualquier película que ha dado origen a un juego de maquinitas (el ‘Kung Fu Master’, por supuesto) y que ha conseguido que un chándal amarillo sea icónico en lugar de evocar imágenes de tráfico de drogas en un polígono de Algeciras es digna de encomio. Claro que otras cosas como ‘The True Game of Death’ o ‘Tower of Death (AKA Game of Death 2)’ no lo son.


La primera, cuyo título sería reverenciado como dogma de fe si el cinismo fuera una religión, utiliza algunas tomas de Lee mangadas de otras películas (principalmente de ‘Operación Dragón’) e incluso planos de ruedas de prensa para justificar el poner su nombre en los créditos junto al del correspondiento clon protagonista. La película plagia el concepto de ‘Game of Death’: parte del funeral de Lee y pone luego a un clon imbuído del espíritu del actor mediante planos oníricos de la estrella (también mangados) viviendo aventuras similares. Más o menos como la segunda película, ‘Game of Death 2’, sino que ésta sustituye lo del espiritu por el hecho de que el protagonista sea un hermano buscando venganza. Aquí, además de agenciarse alguna escena descartada de ‘Operación Dragón’, se utilizó sobre todo la táctica de ‘todos los chinos son iguales’, poniendo a dobles en plano entero y cortando a veces a brevísimos primeros planos sacados de otras películas:

Pero este no es mi caso favorito. Al fin y al cabo, Lee tampoco es que fuera uno de los mejores actores de todos los tiempos. Y los directores de sus películas no es que hayan sido candidatos al Oscar.

Premio que sí tiene Blake Edwards.

Tras haber resucitado la carrera de Peter Sellers con el retorno del personaje del Inspector Clouseau en, obviamente, ‘El retorno de la Pantera Rosa’, Edwards rodó un par de entregas más de la serie con similar éxito de taquilla. Lo malo es que se le murió el protagonista. ¿Por qué no resucitarlo otra vez?

Lo malo es que esta ocasión, la palabra no era una metáfora. Pero eso no detuvo al director de ‘Una cana al aire’ (su comedia más infravalorada, que todos tenéis que ver YA). Cogió unas cinco escenas descartadas de otras partes de la serie y decidió utilizarlas para montarse una película que pudiera ser la introducción de nuevas secuelas con otro actor.

La vergüenza ajena resultante, titulada 'Tras la pista de la Pantera Rosa', comienza con una nueva e irrelevante escena del robo de La Pantera Rosa, que casi no tiene nada que ver con el resto de la pélicula. Lego pasa a unos créditos animados que, extrañamente, están inspirados en el comecocos. En el momento de anunciar el crédito de los guionistas, aparece el dibujo de Clouseau y forma las letras meando. Sutil, Blake. Sutil.


A partir de ahí se suceden las escenas eliminadas de las otras películas, algunas espantosas, otras simpáticas. Que no tienen absolutamente nada que ver entre sí. Pero al rato, Blake se queda sin material. Se inventa que Clouseau desaparece (off-screen, obviamente) y que una reportera habla con sus conocidos. Momento que aprovecha para poner escenas de la saga que ni siquiera eran descartes. Como media película de greatests hits. Finalmente, un doble de Sellers aparece en un acantilado y, en una aguda metáfora de la intención de los creadores de esta película, recibe una cagada de gaviota. Fin.

Y todos gritando: ‘¡Mi dinero!’

El resultado: la viuda de Sellers denunció a los responsables de la película por haber insultado la memoria de su marido. Obviamente, acabó recibiendo una compensación de casi un millón y medio de dólares. Una mierda si tenemos en cuenta que la película, que probablemente costó el equivalente a dos meriendas de tigretón, recaudó casi 10 millones en Estados Unidos. Suficiente para lanzar la secuela ‘La maldición de la Pantera Rosa’, rodada al mismo tiempo, pero sin planos lamentables de Sellers. En su lugar, pusieron al padre de Blosson y un cameo al final de Roger Moore como Clouseau que, miren ustedes por donde, estaba la mar de bien en el papel. Pero claro, el resultado fue una taquilla de la mitad de dinero que la de la anterior película. Moraleja: si vas a continuar una saga anti natura, no te molestes en buscar un nuevo actor: cágate con alegría en la memoria del fallecido, que así sacarás más dinero.

Related Posts with Thumbnails