31 diciembre 2009

Porra necrológica 2010. Hagan sus apuestas


Durante el año que hoy termina, la parca no ha sido parca y se ha cobrado más vidas de famosos de lo que parece habitual en el transcurso de 12 meses. Muchos de ustedes acertaron con alguna de las predicciones que colocaron en este post.

Andrés Guerrero apostó por Patrick Swazy y Antonio Vega, es decir, hizo doblete. Pero también tuvo dos aciertos Monolito Lunar y con más originalidad: Jennifer Jones y Karl Malden. Por tanto, Monolito recibirá el sórdido regalo. Sólo si alguien reivindica tres aciertos o dos vaticinios más originales en los próximos días, se revocará el fallo del jurado.

Y, ¿cómo no?, como buenos seguidores de Satán, se les invita a que lo vuelvan a intentar. En este tipo de juegos, hay quien tiene muy claro qué personajes tienen los días contados y juega a ganar y hay quien más que vaticinios, se dedica a colocar deseos... como una carta macabra a los Reyes Magos. Todo nos vale.

Instrucciones: Anoten sus predicciones en un comentario a este post. Tienen hasta el 10 de enero para predecir y sólo contarán los fallecimientos que acontezcan durante el 2010 y, por supuesto, después de que su comentario haya sido escito. El máximo de personajes que puede poner cada participante es de tres. Si en un comentario hay más de tres nombres, se descartarán todos ellos. Todos los comentarios tendrán que ir firmados. Se darán más puntos a quien acierte con personas por las que nadie más haya apostado. Así que traten de ser originales.

29 diciembre 2009

El visitante 999.999

Permítanme compartir con usarcedes un tubo de una canción que marcó mi infancia:



"El turista 1.999.999/ Cuando llegó, se lamentó/ Por bajar tan deprisa del avión/ con su mini pantalón/ Se ha perdido la ocasión/ De tener las atenciones/ Que por suerte le brindaron al turista dos millones/ Pero es igual/ Se conformó/ Y en Mallorca fue feliz como el que más". Comprendan mi frustaración cuando veía a un onvre que, con toda su calidad, lucía un mini pantalón... ¡y que, empero, no lograba ser cubierto de los agasajos y atenciones que merecía!

Por ello, en otro de esos momentos que producen vértigo - el hecho de que ente sórdido vlog vaya a llegar a la visita un millón - no se me ocurre mejor forma de conmemorar tal evento que quitándome la espina que me dejó esa canción.

A lo largo del día, se producirá la visita un millón, pero no queremos tirar del sitemeter para averiguar que dicho visitante es un fistro que llegó aquí buscando cosas tipo "Fotos de Amaia Salamanca desnuda" o, como casi la inmensa mayoría, "masturbaciones". Si bien no condenamos - sino que jaleamos - dichas actitudes erótico festivas, preferimos que los agasajos sean para alguien "de la casa".

SO...

Comenten ustedes - aunque sólo sea para decir que Hamilton es un mierda: eso nunca dejará de ser verdadero - y, el que efectúe el comentario en el momento en el que se produzca la visita 999.999 recibirá unos reghalos de calidad y valores éticos incuestionables (que, además, sirvan para algo y hagan feliz al receptor, eso ya es otra historia).

¡La carrera empieza YA!

PD: Bueno, la verdad es que sí hay una forma en la que Hamilton dejará de ser un mierda: si se descubre que su hermano, en realidad, es un figurante contratado para darle un punto de telefilm salchicheiro a las carreras. Y, de paso, 500 puntos para la liga fantástica.


*Editado: Ganó Rifle. Congratulations. A ver qué le mandamos. En breve: vuelve, tras un año de descanso, nuestra lista de películas favoritas del año.

22 diciembre 2009

Feliz satánica navidad

Hace un par de años, decidimos disfrazarnos y hacer el imbécil para desear a todos los lectores una feliz navidad.

Esta vez, ni siquiera nos hemos disfrazado. A cara descubierta, pero con guantes, nos hemos paseado por varios edificios satánicos de Madrid. Y, claro está, nuestra desvergüenza empieza a preocuparme. Porque estamos en la era de gente temerosa de poner sus fotos en el facebú por si la CIA les está investigando. De las noticias alarmistas sobre departamentos de RRHH investigando a los candidatos a becario o trabajador temporal con sueldo de mierda buscando imágenes comprometidas en Google. Y aquí estamos nosotros dos: dejando constancia de nuestra facilidad para conseguir que nuestras madres se arrepientan de haberle dado a sus amistades la dirección del blog de su niño. Si es así, ¿qué pensarán nuestros superiores si ven esto! Pues una cosa muy simple: que esperan con impaciencia la segunda entrega de 'Satán es mi señor'. Porque el que seamos unos sórdidos ya es una realidad que tienen bien asumida. Creo. Espero. Por San Feck, que así sea.


video

Vídeo realizado por La navaja en el ojo.

20 diciembre 2009

Sordidez ególatra: esta noche

Mientras vivo inmerso en el mundo de Satán – y con Satán tendrá que ver también nuestra felicitación navideña – aprovecho para un par de momentos de vicisitúdica egolatría.

El primero, es mi participación en Radio 3 hablando, esta vez, de “Placeres culpables musicales”. Por ir tanteando formatos, esta vez los responsables del programa decidieron que hubiese una sola voz en vez de tres. Hay buenos momentos, pero uno no es un animal de radio y, más de mil veces hubiese agradecido tener a Paco o lanavaja al lado para que saltasen al ruedo y salvarme de mis hundimientos cerebrales. O que, simplemente, lo hiciesen mucho mejor que yo. Especialmente cuando, para suavizar esa sodomización a la audiencia que es hacerles vivir en Rick Wakeman o Julio Iglesias, me preguntan cosas sobre artit-tas sobre los que no sé ni me interesa saber NADA como Nick Cave (pese a su bigotín) o Norah Jones (¿Es que alguien que protagoniza una peli de Kar Wai no merece un par de meses de tortura ininterrumpida?). He aquí el podcast:



La otra cita de la agenda es para este domingo 20 por la noche. Telecinco emite el final de la tercera temporada de “Sin tetas no hay paraíso” y, en medio de todo el dramón, sufrimiento y marimba de tiros que se va a organizar (amén de los corpiños ceñidos, but you knew that already) pues todo el mundo ha decidido soltarse la melena en este “fin de era”: el pasaporte falso de Catalina lleva el nombre de la montadora, el jefe de prensa hace de CSI de la vida y... Sí, un servidor sale ¡y con frase!


La idea era que Paco también viniese pero, en esta temporada, los dos intentos por que él estuviese al lado de María se saldaron con sendos problemas estomacales justo antes del rodaje. Un clásico. Cuando, al final del rodaje, le puse con María al teléfono, un acabado Paco no podía reconocerla ni a la que éste le interpretó el clásico “¡Catalina ya se ha ido, Rafa! ¡¿Por qué no puedes quererme a mí?!”. Luego, ella le dijo “¡Que soy la Jessi!” a lo que Paco respondió sobriamente “No, tú eres la mujer del chope”. What is worse: María lo comprendió. Días después, en un magnífico ámbito brutalista – Serrano 41: Satán es su señor – le conté a María, para gran vicisitud de lanavaja que estaba a mi lado, que “Paco se quedó tan frustrado por no poder ir al rodaje que, ayer, soñó que estaba condigo en un coche ¡pero sólo hablando!”. Ante lo cual María, en vez de poner una orden de alejamiento contra nosotros, dijo “Si no soñó con la Jessi y sí con María Castro ¡tenía que estar hablando, porque no paro!”.

Así que ya saben, si ven hoy el capítulo verán una escena en la que llamo “Tío sórdido” a Ivan, rompo una copa de coñac – no podía ser de otra forma – en una pelea y, para redondearlo, puede que se oigan ciertos comentarios sobre cierto piloto de F1, who knows. Si lo ven, pasarán tanta vicisitud como la pobre Cris Baby que se quedó completamente empanada, en la primera toma, al vernos pelear. Nos vemos.


Y aquí un tubo (actualización 21-12-2009):


video

15 diciembre 2009

Vicisitud amorosa

Ahora que Vicisitud y yo nos hemos acostumbrado a los posts gigantescos, no paramos de rememorar, cada vez que quedamos para tocarnos el tralalá ante el disgusto y resignación de nuestras respectivas, aquellos tiempos en los que había entradas de dos o tres párrafos en las que sólo contábamos una simple chorrada de rápida lectura.

No como ahora, que son simples chorradas pero que se tardan media mañana en leer.

Así que voy a relataros una breve vicisitud que me aconteció recientemente. Muchos dicen que la frase con más verdad de la historia del pensamiento humano es ‘el romanticismo muere al primer pedo’. No seré yo el que lo niegue. Tanta sabiduría concentrada en tan poco espacio me sobrecoge como a Belén Esteban la existencia de las ecuaciones de segundo grado. Pero yo voy un paso más allá. Recientemente, experimenté una epifanía en la que descubrí, no el momento en el que muere el romanticismo, sino aquel en el que el romanticismo decide beberse un tarro de lejía, cortarse las venas con sierra mecánica y entrar en el Mercado de Fuencarral diciendo que los Smiths son una mierda y que Kenny G es Dios. Porque, para algunos, el romanticismo no se acaba totalmente cuando te das cuenta de que el cuerpo no es un conjunto que se reduce a unas espléndidas tetas (o pectorales) y una mirada arrebatadora, sino que principalmente se trata de una máquina de facer cochinadas. No podemos olvidar esa épica oda al guarrindonguismo romántico-monárquico de ‘quiero ser tu támpax’ o ‘A mí de mi novia me gusta hasta cómo huele su regla’. Esto último juro que lo dijo un conocido mío cuyo nombre no revelaré por el bien de la salud pública. Esto es, para evitar que, a partir de ahora, no pueda andar por la calle sin que todo el que lo reconozca explote en un ataque de vicisitud.

Así que esto es lo que pasó: Andábamos Snowymary y yo celebrando nuestro aniversario con un viaje por las fermosas sierras de Las Hurdes. Yo, como siempre, había pasado un mal viaje debido a mis vicisitudes estomacales. Nos despertamos en la suite de un acogedor hotel y fuimos a tomar un agradable desayuno con vistas a las montañas cubiertas de niebla. Sólo faltaba un personaje de Emily Brontë bajando la ladera, Friedrich pintando un cuadro en el recibidor y dos fans de Crepúsculo NO follando en el bosque para que aquello fuera más idealmente romántico.

Así que, sin hablar, y embriagados por la belleza del momento, nos sentamos en la mesa con vistas al bosque. Y las primeras palabras que surgieron de Snowymary fueron:

- ¿Has hecho caca?

En ese momento, escuché cómo el romanticismo se bajaba los pantalones, gritaba ‘¡A tomar por culo!’ y se ponía un chándal fucsia antes de lanzarse por la ventana. ¡Qué se le va a hacer!. Pues, ahora que lo pienso, lo normal después de contar estas intimidades en público: prepararme para dormir esta noche en el sofá.

09 diciembre 2009

Cine colonoscopia: Rayos X

Cual reflujo gástrico traidor tras empacho de salmorejo, hay cosas que siempre vuelven. En el caso de este blog, principalmente el tema de la gaycidad de sus autores.

Hoy no vamos a hablar de ello. Porque ya está bien de cachondearnos de nosotros mismos. ¡Que mi madre lee esto! Así que retomaremos otro tema que llevaba un tiempo desaparecido en combate. Muchos lo habréis acertado. Otros no sólo lo habrán averiguado, sino que, a continuación, habrán pinchado en favoritos para ver una página menos peligrosa para la salud (esto es, en el 72’6% de los casos, pornotube) Ciertos lectores, como nuestra amiga Araceli, incluso se habrán planteado volver a coger los libros de la oposición antes que someter a su cerebro a más cine-colonoscopia. Porque, efectivamente, hoy hablaré de una peli de la Cannon.

Algunos recordaréis el post ¡¡¡¡ÉPICO!!!! en dos partes que le dediqué a tan simpática compañía cinematográfica. En él glosaba las aventuras de Menahem Golan y Yoram Globus, dos primos israelíes enamorados del cine, pero prácticamente incapaces de producir una película decente pues, casi como la medusa, convertían todo proyecto que llamaba su atención en estatuas con forma de boñiga.

A lo largo de sus breves años en la retaguardia (concretamente, en el orto) de los grandes estudios de Jolibú, Cannon produjo todo tipo de películas: comedias juveniles, dramas, cine de artes marciales, fantasía, aventuras, thrillers, bazofia indiscriminada, atentados contra la salud pública... pero, extrañamente, el género más popular dentro del cine de bajo presupuesto quedó casi inmaculado. Menahem sólo lanzó cuatro películas puramente de terror. Las tres primeras fueron producidas durante su primer año en Estados Unidos: un clon de combate tardío de ‘La profecía’ titulado ‘The Godsend’y un par de slashers de difuso recuerdo. Lo cual quiere decir que nadie quiere acordarse de ellos. Una afirmación que, en el contexto de los fans del género y teniendo en cuenta sus bajas expectativas, da una idea certera del pozo de aburrimiento que tienen que ser.

Se puede inferir que Menahem no era especial fan del terror, pues tardó dos años en sacar una nueva película. Esta vez, fue un proyecto más cercano a la maquinaria de la compañía, pues estaba dirigido por Boaz Davidson, realizador importado por los primos directamente de Israel y que hoy es director de esa especie de versión corregida de la Cannon llamada Nu Image. Es, por lo tanto, responsable de ‘John Rambo’ o ‘The Expendables’ y decididamente culpable y digno de ser desterrado al planeta prisión Rura Penthe por cosas como ‘Shark Attack 3’

En mi costoso empeño por verme la mayor parte de las películas de la Cannon, había ido dejando apartado este título. Su escaso renombre, incluso entre los aficionados al cine casposo, y la total ausencia de la barba de Chuck Norris, habían conseguido que casi no le prestara atención.

Pero estaba equivocado. No era consciente de lo que me esperaba la otra noche cuando Snowymary bajó a la reunión de la comunidad y yo, que me niego a acudir a esos encuentros por miedo a que empiece a llamar gilipollas oligofrénicos a la mitad de los asistentes, conecté el disco duro para ver esta cosa. Era la película que consiguió que la Cannon diera por imposible el género de terror. Un título que es posible que Menahem considerara que tan chungo que no valía la pena seguir intentándolo con un estilo que, de todas maneras, tampoco le gustaba.

Paremos un rato, queridos hermanos, para considerar el peso específico de esas palabras.

Sí: es como contemplar la inmensidad del universo y darte cuenta de que, además, llevas todo el día con la bragueta abierta.

La película se llama ‘Hospital Massacre’, aunque fue estrenada en otros lugares (España figura en esta lista de damnificados) en una versión recortada llamada ‘X-Rays’. Gracias a internet he conseguido ver una copia en la que se puede comprobar claramente cuáles son las escenas eliminadas mediante el curioso proceso de apuntar aquellas que están en alemán. ¡Qué maravilla el mundo de aquellos que se dedican a montar copias foráneas con audios de un VHS patrio! El que pilló un original en alemán para esto permitió que una película mala de terror mutara cada diez minutos en un pornoazo germano. Porque yo veo tetas, enfermeras y bigotes hablando en ese idioma e inmediatamente pienso en porno. Pues, como su nombre indica, la película se desarrolla en un hospital. Y, como su productora, año de producción y género indican, hay tetas.

El flim se abre con la usual escena del slasher ochentero de trauma infantil. Todo preparado para ser explicado cuando se revele la identidad del asesino. Un niño y una niña rubitos están jugando cuando la chica recibe una carta de San Valentín (un título alternativo del título alternativo de la película era ‘Be My Valentine Or Else’). Como es del freak moreno del colegio, se descojonan de él. Error. Al pobre rubito le cuelgan de la percha por el ojo, algo que ha tenido que suponer un esfuerzo tremendo para el chaval moreno y, por qué no decirlo, muy buena puntería. Antes de eso, sin embargo, hemos asistido a la primera muestra de la aguda técnica que utiliza Boaz Davidson para sugerir terror:

Todo. Se. Hace. Muy. Lentamente.

Esto es, la chica corta un pastel con la misma velocidad de un Luca Badoer conduciendo un triciclo hasta arriba de maría. Ese será el método básico de interpretación de todos los secundarios durante toda la película. Tarkovsky estaría orgulloso.

Flashfordward varios años después y la niña, ahora milagrosamente morena y sin pinta de que haya sido con la ayuda de L’Oreal, entra en un hospital para recoger unas pruebas. Allí presenciamos la segunda técnica Davidson para las películas de miedo:

Todos los señores actúan como si fueran el doctor maligno. En este caso, un limpiador que, de todas formas, será el segundo en caer. ¡Qué genio del cine de terror!

Los primero intentos de ¡HUMOR! aparecen a continuación. Un tipo que parece dormido en el ascensor está apoyado en la pared opuesta a la prota con lo que parece sangre en la boca, la cual se derrama en los zapatos de la chica no se sabe muy bien gracias a qué ley física. Naturalmente, es ketchup, pues el tipo sólo estaba echando una cabezadita mientras se comía una hamburguesa. Lógicamente. Lo normal.

El malo detiene el ascensor, dejando a la protagonista atrapada. Su plan es hacerse con el fichero de la buena mujer simplemente cargándose a su doctora de cabecera. Para ello, llama a esta última por los altavoces más descontrolados a este lado de ‘Los locos del bisturí’ a una planta que están fumigando. Lo cual permite a Davidson hacer los planos más terroríficos y atmosféricos de la película. Esto es, la señora va por un sitio nebuloso y se asusta con… un esqueleto de clase de ciencias. Y yo que creía que eso ya era se tomaba como un chiste en las comedias de Abbot y Costello. Pero qué sabré yo. A lo mejor era… ¡HUMOR! La doctora es despachada con saña y comienza más o menos la trama, pues el malandrín ha aprovechado para cambiar las radiografías de la protagonista y poner otras de un tipo con menos futuro que Vicisitud decidiendo caprichosamente arrancarle a Chuck Norris un pelo del escroto.

Sí, he hecho un chiquitismo. Acaba de empezar la película y ya estoy desesperado por buscarle un poco de humor.

Así que aligeremos la cosa. Como ya decía, el malo, que siempre va vestido con máscara y gorro de quirófano, se carga al limpiador al ritmo de una música de coros en plan 'La Profecía' que va de perlas con la ambientación de hospital. A partir de aquí, pasamos por varias escenas de supuesto ambiente ominoso que intentan ser David Lynch, pero que se quedan en evocar al asilo de Los Simpson. Planos que, a propósito, son los primeros que veo que no aparecían en la versión corta de la película.

Pero no se preocupen: no me dedicaré a glosar todas las diferencias entre ambos montajes. Por un motivo claro: tengo que hacer la tortilla para cenar y quiero acabar esto pronto. Que si no, tampoco lo haría. Ni de coña.

A esta altura, la película presenta a tres médicos. Un calvo con bigotón que casi no sale y que está empeñado en internar a la mushasha, uno más joven que parece preocupado por ella y que presentan como su aliado y otro que actúa siempre de manera sospechosa. Eso lo sabemos porque, efectivamente, lo hace. Todo. Muy. Lento. Y porque es un borde. Pero todos los que somos habituales en los hospitales sabemos que esto último no es ninguna novedad.

Así que... ¡momento del concurso! ¿Quién es el asesino?

El que no lo haya acertado se lleva una galleta y diez puntos de estilo por ser el lector de este blog que más folla, pues su ignorancia significa que NO ha visto sienes y sienes de flims de terror ochenteros como yo.

El doctor ominoso pide a la chica que se desnude para hacerle el examen físico más lento y lascivo de la historia del cine. Para ello, la mujer pasa detrás de un biombo que, como todos los que se suelen encontrar en los hospitales, tiene un foco justo detrás. Así, la escena se convierte en una especie de strip tease blandiporni de los momentos más cutres (por pretendidamente elegantes) del Un, Dos, Tres tardío. Claro que, a continuación, pasa al terreno Ángel Casas con la muestra de los pezones 3D (de esos con la corona en relieve) de la protagonista. Y no es que yo sea un salido que sólo se fija en las tetas. Es que soy un salido que se aburrió mucho y no le quedó más entretenimiento que mirar tetas mientras el. Médico. La. Examinaba. Con, Tremenda. Y.

Excesiva.



Lentitud.


Cuando compruebas que lo mejor de la película es una actriz ex-modelo de Playboy, te empiezas a replantear tu afición al cine


El asesino se dedica durante los siguientes minutos simplemente a pasearse por ahí siendo un cabrón. Esto es, a cargarse a gente para que no sepan que la chica 3D está en realidad sana. Uno de los asesinatos, curiosamente, no estaba en la versión corta.

Vale. No lo haré más. Es la última. Que se me hace tarde y de verdad que tengo que hacer la cena. Pero es un dato relevante no por lo extraño de quitar violencia en un slasher de la época, sino porque el que entra luego en el lugar del crimen, ahora vacío, preguntando sin que nadie le escuche por la muerta es precisamente (spoiler, claro) el asesino. ¿Doble personalidad? ¿Esquizofrenia? Me temo que se trata más bien un caso típico de guionista con poca vergüenza unido a remontador con un poco de orgullo.

El novio de 3D (creo que, ahora que la hemos visto en pelota picada, ya podemos tomarnos las confianzas de llamarla por un mote) va a verla y a sacarla de allí. Naturalmente pasa por la planta en fumigación en la que, en otro momento de David Lynch de mercadillo, se encuentra con un grupo de viejas paseando no se sabe muy bien por qué. Tras caminar un rato con una lentitud humanamente imposible, es convenientemente eliminado tras un biombo con foco detrás. Ya os dije que la iluminación de este hospital era de lo más imaginativa. Instalaciones que, además, son las más vacías que nunca he visto. Cuando estuve en planta tras mi operación gástrica aquello parecía más bien Malasaña un fin de semana: misma cantidad de gente, mismo número de vomitonas.

Tras el usual “te voy a poner la cabeza de tu novio en una caja y luego la cambio por un pastel para que todo el mundo piense que estás loca”, la cosa se acelera un poco. Lo cual significa que viene un festival de videos. No sólo tenemos este gran momento de idiotez con tres vendados que parecen sacados de una película del Inspector Clouseau:


video

Además, el malo demuestra en esta escena su total incompetencia sensorial al no ver a la chica a diez centímetros de distancia:



video
Pero claro, es porque ese biombo no tenía un foco detrás. Que así no hay manera.

Pero lo mejor ocurre a continuación. La escena de terror más fascinante (esto es, vicisitúdica) que he visto en mi vida. Sé que es mucho decir. Pero hay algo de atchonburikismo que hizo que superase a grandes clásicos de la ridiculez como el ‘Thery’re going to eat ME. Nooooo!’ de Troll 2 o al momento de ‘Il Bosco’ (AKA Evil Clutch) en el que una bruja saca una garra mortal de su entrepierna y le arranca los cataplines al chaval con el que se estaba enrollando.

En este caso… Vale, sé que queréis ver esta última escena. Está aquí.

Volviendo a Rayos-X, que es de lo que se trata, os ofrezco a continuación lo más grande jamás filmado en un slasher:



video
¿Por qué lleva la sábana, si de todas maneras sigue disfrazado con la máscara?
¿Por qué la doctora corre como su tuviera artritis (y, ya puestos, parálisis cerebral)?
¿Por qué es necesario enrollar a una víctima con una sábana para inyectarle alquitrán en el cuello?
¿Por qué el director pensó que una tipa con una sábana en la cabeza tambaleándose como un Chiquito de la Calzada borracho por el pasillo era un momento que perduraría en la mente de los espectadores? Muy sencillo: porque tenía razón. Yo nunca voy a olvidarlo.

Una vez eliminado al Doctor Bigotón y al Doctor Ominoso, el malo (que ya prácticamente sólo puede ser una persona) se lleva a nuestra amiga 3D a la planta de la fumigación para arrancarle el corazón. Es que, en el fondo, es un romántico.

Al final (Spoiler! Spoiler! Spoiler!) la película resulta ser una puta mierda. Da un poco que igual si la chica se salva o no. A esa altura sólo podía pensar en la magggggnífica escena de la sábana y en cómo iba a romper una vez más mi regla de no analizar en el blog una película suelta. Porque, además, ya iba siendo hora de que retomara el proyecto Cannon. Grandes sorpresas esperan en algún momento del futuro.


(*Nota: Jracias a Carlitos por el jodido trabajo de sacar los videos)

Related Posts with Thumbnails