Vicisitud & Sordidez

31
Llevo años queriendo relatar una anécdota relacionada con la corrección política bienpensante. Pero la he escrito, reescrito, borrado, lavado, pulverizado con lanzallamas atómico y vuelto a escribir tantas veces que mi ordenador ya hasta reconoce el artículo cada vez que abro el documento. De hecho, estoy seguro de que la próxima vez que lo intente, me va a soltar una pedorreta y un corte de mangas con el ratón. El caso es que, como un Jack Nicholson de la vida encerrado en el Overlook Hotel viendo como el qwerty le habla, nunca quedo satisfecho con lo escrito. Claro que para eso están las navidades y la vagancia en general: para que, en lugar de dedicarme a perseguir con un hacha a mi familia, me ponga a rescatar borradores olvidados hace siglos. Que es un proceso esencial en Vicisitud y Sordidez tal y como expliqué aquí.

Supongo que el problema es que la anécdota no es demasiado potente. Pero, qué coño: la voy a colgar aprovechando las fiestas para que vosotros la juzguéis y la condenéis a muerte. De hecho, propongo una idea revolucionaria en internet: si el post os parece una idiotez, lo borraré y en su lugar colocaré un video de Vicisitud y mío cantando The Rime of the Ancient Mariner de Iron Maiden.

Lo cual no creo que mejore las cosas. Si acaso, hará que el mundo sea un lugar más aterrador.

Así que vamos allá.

La génesis de este artículo está en uno de mis profesores de instituto. Una época ¡¡¡¡ÉPICA!!!! para mí, si bien mi personalidad por aquellos entonces era un poco extraña. Por un motivo principal: si apareciera en una película adolescente americana, aparte de convertirme automáticamente en el tipo más feliz del mundo, sería difícil encajarme en algún arquetipo. Ni freak rolero, ni geek, ni deportista, ni gamberro... ni siquiera un in-betweener, porque, curiosamente, era bastante popular (la unidad de medida importante en la vida adolescente). Algo que, para mi desgracia, tampoco me servía para nada, pues no follaba. Mi cierta fama en el instituto hizo que me convirtiera en amigo de algunos profesores, mientras que para otros era un equivalente al anticristo. Cosa que puedo llegar a comprender, sobre todo si apruebas Física de 2º de BUP (estando en COU y con un 4 de nota) y tus amigos se dedican a llevarte a hombros por todo el edificio mientras escriben en las pizarras ‘Paco Fox ganó al instituto’ y cantan la Internacional y el himno del Barça. Esto último con un objetivo claro:

Por joder

Uno de los maestros con los que sí me hablaba ni siquiera me dio clases. Era el jran Pepe Juan Iborra, tipo interesante con el que aun hoy en día quedo cada vez que voy a Algeciras para reírnos un rato y, de paso, contarle cuánta gente del mundo de la televisión se rumoréa que es gay.

La cercanía con los profesores más interesantes me viene de familia, pues mi madre es maestra. Así que me gusta estar enterado de cómo va la educación en este país. Mi señora progenitora es bastante optimista: burros los ha habido siempre. Mi amigo Iborra, por el contrario, está más quemado que Darkman en un día de fallas. Fue él quien me contó una vez cómo una respuesta de examen de literatura de secundaria sobre Lorca contenía la frase:

Franco le dijo: Lorca, márchate. Y Lorca se fue’.

También quien me comentó que el día más desesperanzador de su vida fue aquel en el que le dijo a una alumna:

¿Pero tú no lees? ¿No vas al cine? ¿Y qué haces cuando llegas a casa?

A lo que la chica respondió con todo su aplomo poligonero: ‘¿Yo? ¡Po jincá el shosho en el escay!’.

Sin embargo, hace varios años me contó una anécdota más interesante, pues no trataba de la estulticia púber, sino de gente a la que se le presupone inteligencia. Porque, claro: ¿cuál es el mayor enemigo de las personas listas? Efectivamente: lo políticamente correcto.

Generalmente, la corrección política es algo mucho peor todavía que sentirse ofendido por algo que te han dicho. Más bien se trata de sentiste ofendido por algo que le pueden decir a OTRA persona. Esto es, una actitud que oculta tanto paternalismo del tonto como gilipollez extrema.

El tema de la corrección política comenzó a asolarnos hace más de dos décadas y últimamente está alcanzando niveles que son más difíciles de soportar que un concierto de Ke$ha al frente de un grupo de pandereteiras. Mis primeros recuerdos de esta corriente de anti-pensamiento están unidos, cómo no, a Estados Unidos (¡forsale involuntario!) y aquella noticia sobre una Biblia en la que cambiaban todos los ‘Él’ por ‘Él/Ella’. Discusión inútil, pues dios no es ni él ni ella. Se trata del monstruo volante del espagueti, el cual es hermafrodita, pues las albóndigas actúan como ovarios y testículos.

También recuerdo especialmente la popularización del término ‘Afro-americano’, sobre todo en esos programas estilo ‘Cops’. Muy pronto me di cuenta de lo gilipollas profundo del palabro, pues trataba a los negros como si no fueran realmente americanos: son sólo mitad. Aunque hayan nacido en Wichita Falls. Por la misma regla de tres, muchos blancos deberían ser ‘anglo-americanos’. Y Bob Esponja ‘Oceano-americano’. Además, ¡qué manía con lo negro! ¡Pero si es un color cojonudo! A mí que queda muy bien, sobre todo desde que conseguí quitarme la caspa. Además, ¿de qué iba Luke Skywalker en ‘El retorno del Jedi’? Pues de negro. Que, a propósito, era originariamente el estilo de uniforme de los caballeros jedi. Sólo que, para ‘La amenaza fantasma’, Lucas cambió de opinión y acabó vistiéndolos como Obi Wan. ¡Ala! Ya tenéis un nuevo dato idiota de ‘La guerra de las galaxias’ en la cabeza. Mi misión como escritor de blogs ya tiene un poco de más sentido.

Y luego, la imbecilidad comenzó a extenderse. Hasta hoy en día, una época en la que no es posible decir nada sin temor a herir sensibilidades. Verán ustedes: yo creo que lo de ‘sentirte herido en tu sensibilidad’ es de mentes débiles. El que un tipo me insulte o se meta con mis gustos me parece más irrelevante el personaje del Meronvingio en Matrix.

Pero tampoco nos desviemos. Que de lo que se trata esto es del siguiente paso a la constante preocupación por la corrección política: llevar ideas interesantes y necesarias al más absoluto absurdo con tal de resultar ecuánime. Como suele hacer G.Sanz, pero con temas sociales en lugar de críticas culturetas.

Efectivamente: una vez que basas todo tu esquema de pensamiento en convertirte en Maestro de las Llaves y Guardián de la Puerta (hermafroditismo mental: como el monstruo volante del espagueti) de todas las causas que no han pedido tu ayuda, comienzas a discurrir de manera extraña.

Y ahí entra la anécdota de mi amigo Pepe Juan, acontecida durante un congreso de educación en Jerez de la Frontera al que acudieron todas las autoridades relacionadas con la materia (que no ‘expertas en’) de la Junta de Anladucía. Una de las mesas redondas versaba sobre la Co-educación, tema que, junto a las competencias, se había convertido en uno de los clichés más socorridos para camuflar otros deficits más perentorios del sistema. De lo que allí se hablaba es que la mayor parte de los problemas de la educación en Esppppaña no vienen de los planes de estudio, de las actitudes en el aula o de la situación en el hogar. No. El origen de todos los males es la mala educación del papel de hombres y mujeres. En el debate intervinieron las responsables del proyecto de la Co-educación y Ángeles Caso, entre otras feministas. Y allí atacaron con su propuesta principal: lo que hay que hacer para que todo funcione perfectamente en los colegios es... re-escribir la historia. Hay que darle mayor protagonismo a la mujer, ya que no hay apenas señoras físicos ni señoras matemáticos en los libros de texto. Y ya está bien de programar una historia de la literatura española donde solamente fueran objeto de estudio figuras masculinas.

Aterrado, algún profesor preguntó: ¿Y quién sugiere que expliquemos en lugar de Quevedo y Lope de Vega?

Y alguien del panel (quizá la propia Caso, pero esto de esperar dos años para escribir un post hace que mi memoria me falle) contestó rápidamente: 'Pues, por supuesto, HILDEGARDA VON BINGEN'. Así se podrá equiparar el déficit co-educativo.

Es obvio que llamarse Hildegarda Von Bingen es ser la versión femenina de Hans Magnus Enzensberger. Digas lo que digas, TIENES RAZÓN. De hecho, estoy trabajando en crear una máquina del tiempo con el único objetivo de que Hans Magnus viaje al pasado, se beneficie a Hildegarda, y de la unión salga el ser supremo Hipermegatrón Von Lahostia, dios de la dialéctica y la única persona capaz de hacer cambiar de opinión al contrario en una conversación online.

Pero que un profesor de literatura te pregunte que a quién quita para hacerle un espacio a una mujer y a ti sólo se te ocurre enta munhé... es ganas de mantener tu postura por tus santos cojones y no atender a lógica ni razón alguna. Que la historia es la que es, y las mujeres siempre han estado puteadas.

No es que la pobre Hildegarda fuera una matada. De hecho, hace cosa de un año, buscando mis carpetas de MP3 me encontré un par de piezas suyas. Yo que no tengo prácticamente nada de música clásica. Porque por lo que pasó a la historia esta monja fue por sus cojonudas composiciones musicales. En el terreno literario sus contribuciones fueron principalmente sobre teología, un género que me causa el mismo respeto que las marchas militares en relación con lo musical. Eliminar de un temario obras maestras de la sordidez como El Libro de Buen Amor y sustituirlas por Liber Vitae Meritorum (que en ningún momento habla de ser violado por serranas unicejas como el libro del Arcipreste) sólo por no enfadar a las feministas me parece una propuesta que no haría ni un ferengi hasta arriba de cerveza romulana.

Claro que, para ser una ídola de ente bloj no vale con haber compuesto setenta y ocho obras musicales, tener un nombre ¡¡¡¡ÉPICO!!!! y ser mi representación referencial de la idiotez de lo políticamente correcto. Lo más importante es que Hildegarda fue la primera persona que era tan freak como para crear su propio idioma artificial. Su Lingua Ignota se adelantó al élfico y al Klingon en varios siglos. Era el idioma que utilizaba para describir sus éxtasis místico-psicotrópicos-orgásmicos. Nadie sabe muy bien por qué. Algunos estudiosos de la época lo llamaban en varios cónclaves algo así como ‘la frikada de la puñetera esa, que se ve que no anda muy bien’, o, en el alemán medieval original ‘Monjenfuerandeollenz’. Nada más que por eso casi empata en nuestros corazones con nuestra amada Santa Teresa de Jesús. Hay que ser muy grande para dedicarte a hacer tu propio alfabeto. O vivir en un convento en la Edad Media y aburrirte mucho. Que también puede que fuera eso.

Así que podéis sacar varias moralejas de este post: Que Hildegarda era una crack. Que los defensores de lo políticamente correcto están dispuestos a todos con tal de tener razón. Que las fechas cercanas a las navidades son un buen momento para los artícuolos con introducciones más largas que el meollo de la cuestión. Y que canto fatal The Rime of the Ancient Mariner. Porque no dudo que eso es lo que quedará después de este artículo.

Ahora os dejo, que me voy a poner la película sobre Hildegarda que acaba de salir en DVD. Porque las navidades también son fechas para hacer penitencia.

Publicar un comentario en la entrada

SuperSantiEgo dijo... 18 diciembre, 2010 09:36

Santa patrona que es de los esperantistas, por cierto.

¿Y cuál es el santo a cuya protección se acoge este santo blog? Lo digo por celebrar ese santo día con el fausto que se se merece.

Que si no lo tenéis, digo yo que podríais además hacer un referendo entre el público, y que cada cual proponga a su santo preferido según su sordidez.

Tirs dijo... 18 diciembre, 2010 09:48

¡DIOX! ¿Es que no se respeta nada en este blós, o qué? ¡Nada menos que Hildegard von Bingen, la de las once mil vírgenes!

Pacofóx ha caído unos cuantos peldaños hacia abajo en mi escala personal de valores. Cada día lo admiro más.

Deberes pa Fiestas: un post que relacione la música de esta buena dama (de origen noble y metida a monja por un ataque de vicisitud ante las miserias del mundo) con el Schlager. Historia musical de Alemania saltándose casi todo lo de enmedio. Venga, señor Fox, no se me duerma que se juega usted la evaluación de febrero.

Kike dijo... 18 diciembre, 2010 10:02

"Más quemado que Darkman en un día de fallas"

La humanidad ha alcanzado su punto álgido con esta frase.

Lo de las feminazis... pues ya se sabe. Y sobre lo de acogerse, nada de santos, en Vicisitud y Sordidez sólo deberían adorarse deidades paganas y preferiblemente, crueles.

Anónimo dijo... 18 diciembre, 2010 10:17

Pues yo quiero veros cantando el mariner con las mallas horteras de la epoca y poniendo la cara de marujita díaz que tiene harris ahora en todas las fotos

SuperSantiEgo dijo... 18 diciembre, 2010 10:17

Nada se dice en contra de hacer un sacrificio a Moloch de vez en cuando, pero me consta que en ente vló se conoce bien la refinada sordidez del santoral católico.

pepico wallace dijo... 18 diciembre, 2010 11:00

oís eso...?

Es el sonido de cientos de feministas corriendo a cortaros los mismísimos.

p.d. muy bueno el post.

Illuminatus dijo... 18 diciembre, 2010 11:47

Seguro que la hermana Hildegarda vivía cerca de un monasterio benedictino y de cuando en cuando iban a cambiarles botellitas de agua de almendras por huesos de santo o algo así. Claro, luego empezarían los calores, los roces entre las novicias...

Pena que tengo mi cuota navideña de cine germano la tengo copada con Fatherland y Feliz Navidad (la Guerra química, que me enternece).

Alforte dijo... 18 diciembre, 2010 12:33

La ínclita y desde ahora parte de mi santoral Hildegarda, es una de las muchas mamarachadas que tenemos que aguantar los docentes, pero si quieres más fuentes de inspiración el extinto-ministerio de igualdad proporcionó a todos los centros educativos una tirada (nada barata) de folletos con históricas personalidades femeninas ninguneadas por el yugo masculino, of course Hildegarda estaba entre ellas.

Paco Fox dijo... 18 diciembre, 2010 13:47

Sobre el santoral para ente bloj, pues hay para elegir. A mí me gusta lo de la Virgen de la Leche, porque, obviamente, es la hostia.

Orayo dijo... 18 diciembre, 2010 13:51

Pues yo he disfrutado el postio, prefiero ahorrarme los cánticos.

Digan no a la ultracorrección política.

Enlace a un artículo de Arturo Pérez Reverte de las yoyas sobre la palabra moro:
Los moros de la profesora, http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/566/los-moros-de-la-profesora/

Alberto dijo... 18 diciembre, 2010 14:20

Propongo, como patrón de esta sórdida casa, al jran San Genarín.

http://es.wikipedia.org/wiki/Genar%C3%ADn

Diego dijo... 18 diciembre, 2010 15:04

Que jran acierto su definición de la correción bienpensante.

Danda dijo... 18 diciembre, 2010 17:06

Qué raro que nadie haya dicho que esto es una idiotez para que colguéis el vídeo cantando a los Aironmaiden.

NO AL FEMINISMO IDIOTA.

Anónimo dijo... 18 diciembre, 2010 20:57

rime of the ancient mariner

Aloe dijo... 19 diciembre, 2010 11:30

Yo he creído hasta hace unos años en las inmarcesibles leyes de Cipolla sobre la idiotez (además llamándose así cómo no va a tener razón), pero cuanto más de cerca conozco el sector educativo más en duda voy poniendo la Segunda Ley.

El porcentaje de idiotas entre los asistentes de congresos educativos debe ser indiscutiblemente mucho más alto que el normal. Eso ya da qué pensar. ¿hay alguna selección anti-darwiniana que expulse de la burocracia educativa a cualquier persona con CI superior a 85? ¿Se trata de una conspiración de la secta de Fu-Manchú para extinguirnos y quedarse con la Costa del Sol y la patente del gazpacho?

Pero es que el profesorado en general da qué pensar igualmente. Si el individuo más admirable de la historia personal de uno es capaz de deprimirse por la frase citada, demuestra:
1. Que ese individuo es tonto de cojones.
2. Que el nivel de tontería de su centro estaba muy alto, si ese tio destaca por interesante.

Y lamentablemente esa evidencia, por anecdótica que sea, es confirmada cada día por el contacto con cualquier otro centro de secundaria español. La Segunda Ley se tambalea...

Adicionalmente, un motivo más sustancioso para deprimirse que la existencia de poligoneras escolarizadas (nominalmente) sería, si una no fuera incurablemente optimista, que un tontolhaba prepotente, ignorante y megalómano como Pérez-Reverte nunca falte en los comentarios cuando se traen autoridades sobre la lengua y temas como éste.

(Incidentalmente, en lo que respecta a los autores literarios antiguos cuyas vidas se deberían dar en secundaria, mi opinión es que lo mejor sería no dar ninguna y aprovechar la adolescencia para aprender algo útil o interesante. Pero eso es otra historia)

Mesalina dijo... 19 diciembre, 2010 17:40

Eso de los congresos de educadores y pedagogos desmientes aquello de que en España ya no caben más tontos. Yo trabajé en un centro de Algeciras (privado) y una de las píldoras-consejo que nos soltó el psicólogo fue que corrigiéramos los exámenes en verde para que los niños (adolescentes ya con pelos en las nalgas) no se traumatizaran.
Desde entonces, utilizo el rojo hasta para la lista de la compra.
Además, es el color de Alonso, coño.
Un abrazo desde el sur del sur.

Jesusito dijo... 19 diciembre, 2010 19:36

HOYGANOLECONSIENTO que se meta con la Santa Patrona de Irlanda, fantástica compositora, constructora de monasterios y tal, y cual...

PERO HIJUNDEMONIO, que sepa usted que Hildegarda es la directa responsable de la creación de la cerveza moderna, pues fue ella la que inició, y convenció de la necesidad de sustituir las plantas y mejunjes anteriores por el añadido del beneficioso y nunca bien ponderado lúpulo. Esto no sólo es verídico, sino que además es cierto, que uno de bebercio sabe un rato largo.

Exijo retracto y fustigamiento. No sé... hagan un videofobia con una de Angelopoulos, por ejemplo.

Toño dijo... 19 diciembre, 2010 20:27

SuperSantiEgo: El patrón de los esperantistas en San Enhof.
(vale, reconozco que es un chiste más malo que pegar a un cura, ¡pero no lo he podido resistir!)

Aloe dijo... 20 diciembre, 2010 00:51

"desde entonces, uso el rojo hasta para la lista de la compra".
Va a ser verdad que en España no hay más tontos porque no caben más profesores.

Sr. XX-Terror dijo... 20 diciembre, 2010 10:57

Santa Dominga de los Lactantes??

Rocco Sifredi dijo... 20 diciembre, 2010 13:42

Hablando de lo políticamente correcto y su puta madre en bicicleta sin sillín:

http://www.lavanguardia.es/sucesos/20101218/54091127885/un-profesor-de-secundaria-denunciado-por-hablar-de-jamones-ante-un-alumno-musulman.html

La realidad supera a la ficción o hay que tener los cojones del tamaño de dos cocos para no tomarse a cachondeo al morito ofendido y no invitarlo a un 5 jotas a ver si se le pasa la tontería. No sólo no hacen eso sino que aceptan a trámite la denuncia! Viva Espppppppppppppaña!

Paco Fox dijo... 20 diciembre, 2010 13:47

¡Y además fue al ladito de mi casa! ¡En La Linea de la Concepción!

No puedo esperar para llegar al sur por navidades y comentar la noticia con todos mis conocidos de la zona.

Anónimo dijo... 20 diciembre, 2010 19:05

Anecdota interesante. ¿Por casualidad el congreso ese fue en el 2004? Porque en el 2005 Angeles Caso publicó "Las olvidadas, una historia de mujeres creadoras", con capítulo especial para Hildegarda.

Aloe dijo... 21 diciembre, 2010 01:45

Una maestra de primaria de uno de mis hijos les dijo en clase que aquellos cuyos padres no estaban casados no querian a sus hijos, porque si no se casarían por ellos, y no les darían esa educación inmoral. Cuando hubo protestas dijo que se le había malinterpretado.
Otra hizo un grafico en clase, por lo visto llamado "sociograma", para dejar de manifiesto quien era popular y quien no tenía amigos, bien clarito en la pizarra y con risas incluidas. Luego también dijo que se le había malinterpretado.
Así que yo prefiero no tener opinión mientras no haya una grabación de lo que dijo el maestro, porque a saber lo que dijo de verdad, antes de que le malinterpretaran.

Igual está bien que los maestros no tengan consideración ninguna con los alumnos en clase, y asi les enseñan a ser políticamente incorrectos, y no andar de sensibles por la vida.

Lo que no entiendo es que despueś le caigan 3 años de cárcel a una madre (atropellar a alguien borracho sale más barato) por pegar a una maestra solo un poco.

O somos o no somos. Si el buen estilo es ese, luego no veo lo de quejarse porque todo el mundo lo practique y también con ellos.

Paco Fox dijo... 21 diciembre, 2010 13:09

Anónimo: las cifras cuadran...

Anónimo dijo... 21 diciembre, 2010 15:52

No suelo comentar casi nunca aquí, pero este artículo es cojonudo.

Después de todo, hay una cabeza bien amueblada bajo el peso del cine italiano y de la música alemana.

La corrección política es la peor basura que se ha impuesto en este nuevo siglo.

Yo si veo un sudamericano dando por culo con la música de su móvil en el metro, tengo todo el derecho a llamarlo sudaca de mierda, ¿acaso el no me ofende con su aspecto y el ruido que emite?

Basta ya de ser tan tontos todos, hombre.

Y el nivel de conocimientos de la masa de juventud española es culpa de muchas cosas, pero no creo que sea por dar clases de historia machistas.

Anónimo dijo... 22 diciembre, 2010 02:33

Tengo la impresión de que el inmarcesible G Sanz se ha hecho aloe entre nosotros y nos pretende guiar a su tierra de promisión progre... y yo aquí he venido a leer el post de V&S, coño!

Vaya usted a dar la barrila a casa de sus pobres familiares, con ocasión del solsticio de invierno, y déjenos a nosotros folgar con nuestras toteridas. Por cierto, no coloque el post en el menéame ese, que ya tuvimos por aquí cienes y cienes de ciber-santos-laicos con ocasión de otro post poco correcto, y la verdad, las doscientas primeras veces sus proclamas troqueladas divierten, pero superada esa cifra, cansan.

Mire, hasta el captcha que me ha tocado le ha calado: precharr, pesao, deje de predicarnos, que no nos interesa.

Aloe dijo... 23 diciembre, 2010 00:40

Anónimo de las 22.33:
Me parece muy bien que sea maestro y se pique: pero aguante el tirón como un hombre, o como una mujer, y no proteste tanto.
Si siendo maestro, y de los tan almidonados, todavía ningún políticamente incorrecto padre o madre ha ido a darle una manita de hostias, es porque tiene más suerte de la que merece, y porque en España somos unos cagaos. Aparte de muy correctitos.

Rece para que sigamos siéndolo, que le conviene.

Sus dijo... 23 diciembre, 2010 12:17

¿Por qué no, por aquello de la corrección política, un santo patrón y una santa patrona?
San Ganchao e Hildegarda

captcha: thessesu

angeld dijo... 24 diciembre, 2010 12:28

Estoy totalmente de acuerdo, lo políticamente correcto es uno de los peores males que asola este mundo. Sólo hay que ver un programa del hormiguero o similar para darse cuenta que la corrección política sólo genera gilipollas con miga de pan en vez de cerebro.

He dicho.

Gabriel dijo... 13 enero, 2011 16:16

¡Hay un onvre que cree a pies juntillas en Hildegarda!

"Lejos de ser ingenuas, las visiones de Hildegarda, representan el más detallado tratado de cosmología jamás escrito".

http://blogs.elcorreo.com/magonia/2011/1/10/un-geocentrista-y-creacionista-la-tierra-joven-las-aulas

 
Subir