30 marzo 2010

Las diez despedidas más deshonrosas de la historia del cine

Como explicaba en este reciente y powerpóintico artículo, lo primero que hago cuando me decido a escribir un post es echar un vistazo a ideas viejas rechazadas. Tarde o temprano llega un periodo de sequía mental en el que lo mejor es rebuscar entre borradores que me parecieron una mierda en el pasado. Este artículo, sin embargo, no nace de un escrito abandonado por su extrema chunguez. Era el tema en sí el que no me convencía. El problema es que, en el fondo, era una idea un poco triste. Que no se alegraba ni añadiendo algún chiste de caca en la introducción. Pero me daba pena tirar lo ya escrito a la papelera, pues lo que se hace para un blog es el equivalente literario del cerdo: se aprovecha todo. Así que, allá vamos: Caca. Quiero decir...:

Hoy os voy a revelar un secreto: nadie planea palmarla. Si estuviésemos todo el día pensando que cualquier cosa que estés haciendo podría ser tu último acto en la tierra, probablemente no pararíamos de follar. Además, nunca nos hurgaríamos la nariz ni, por supuesto, escribiríamos sobre nuestros movimientos intestinales en un blog.

Por lo general, y a no ser que andes con un bonito cáncer terminal, los actores siempre piensan que todavía pueden aparecer en una obra más. Ahí tenéis a Patrick Swayze, largándose por la puerta grande con 'The Beast' a pesar de que se imaginaba que casi no podría terminar ni el episodio piloto. O John Wayne, en estado terminal cuando interpretó a un vaquero en estado terminal. Sin olvidar a Massimo Troisi, que palmó justo el día después de acabar con gran esfuerzo ‘El Cartero y Pablo Neruda’.

Henry Fonda se despidió con un Oscar y Edward G. Robinson justo después de rodar la algo hortera pero muy emotiva muerte de su personaje en ‘Cuando el destino nos alcance’. Pero no estáis en este blog para leer sobre estos momentos. No. Aquí venís a por la vicisitud. Y no todas las estrellas tuvieron la suerte de las antes mencionadas. Otras se marcharon dejando como último testimonio tremendas odas a la palmada en la cara. Éstas son las 10 más chungas.
*Nota cutre: Varios de los actores de esta lista trabajaron en películas para televisión después de estos fiascos. Pero sólo voy a considerar sus últimos trabajos para la pantalla grande. ¿Por qué? Muy sencillo. Podría decir que es porque soy de los que todavía separa el cine de la tele. Pero la realidad es otra: lo he hecho porque me convenía. Y ya está.


Menciones espaciales
Muchos freaks dirían que la despedida más deshonrosa de la historia sería la de Paco Rabal en ‘Dagon’. Pero estarían totalmente equivocados. De entrada, porque la película tampoco está tan mal. De hecho, cualquier flim en el que salga Raquel Meroño desnuda y, además, sea devorada por un bicho gigante, tiene algo de atractivo. Pero ver a uno de los actores favoritos de Buñuel despedirse del cine con una escena en la que le arrancan la piel de la cara tiene un cierto hálito surrealista y metalingüístico que le habría encantado al propio director aragonés.

Por su parte, Frank Sinatra se dejó convencer por su amigo Sammy Davis Jr. para salir de su retiro y hacer una aparición en 'Los Locos de Cannonball 2'. Pero, al menos terminó su carrera en el cine en una película en la que sale Burt Reynolds con bigotón. Y eso es muy jrande.

Finalmente, Gene Kelly. Uno de los grandes del Hollywood clásico se salva por un tecnicismo. Tecnicismo que, en realidad, me viene bien: así no tendré que hablar otra vez de ‘Xanadu’ en este blog. ¡Patinaje! ¡Aerógrafo! ¡La ELO! ¡Mi gaycidad! Ya está bien, leñe. Realmente, su última película para la gran pantalla fue el recopilatorio de números musicales ‘That’s Entertaintment III’. Que queda un poco cutre en su filmografía, pero al menos no avergüenza a toda tu descendencia.

Así que, pasemos al verdadero top ten:

10.- Mae West
Es difícil ser un sex symbol y envejecer sin conseguir un mayor reconocimiento por tu trabajo. ¡Que me lo digan a mí! En los años del Hollywood clásico, muchos optaban por retirarse. Hoy en día, por desgracia para nuestras pupilas, más bien le dan al colágeno y al bótox. Todavía se me forma un estrangulamiento hernial cada vez que pienso en la primera película de Meg Ryan con su nueva cara. Por no hablar del ¡¡¡¡ÉPICO!!!! estallido de risa en el cine cuando, en los créditos de ‘The Women’, aparecía como ella misma respondiendo a la comprésica pregunta ‘¿Qué es ser mujer?’ con un profundamente cínico ‘Pues ser natural’. ¡Y lo dijo sin descojonarse y, lo que es más difícil, sin que se le reventaran los puntos de la operación de inflado de labios!

Pero antes la cosa era distinta. Algunas estrellas consiguieron regresar como secundarias de lujo. Otras volvieron con un motivo más loable: ponerse en ridículo para que todos quisiéramos morir de vicisitud. Ese fue el caso de, por ejemplo, la mini-actriz Veronica Lake, que no vio mejor vehículo para retornar a las pantallas que una película en la que interpretaba a una científica loca judía que se vengaba de un Hitler todavía vivo haciendo que unos bichos le devoraran la cara. Pero no es esa la despedida más vicisitúdica de una vieja gloria volviendo a las pantallas por un motivo principal: da mucha pena, pero le falta el punto de desvergüenza y atchonburikismo del adios al cine de Mae West.

West fue una estrella inmensa en los años 30. Mucho más que lo que nunca llegó a ser Lake. Sus películas salvaron de la quiebra a la Paramount en aquella década. Hasta Dalí era fan. Además, era guionista, y la influencia de sus diálogos se ha extendido a lo largo de los años. Leñe, tanto ‘¿Llevas una pistola en el bolsillo o es que te alegras de verme?’ como ‘Cuando soy buena, soy muy buena; pero cuando soy mala, soy mejor’ son frases suyas. Nada más que por estas maggggníficas empalma-citas ya tendría que tener una plaza a su nombre en todas las ciudades del mundo. Una de las grandes no sólo en la historia del cine, sino también en la del movimiento feminista.

Que decidió culminar su retorno al cine haciendo de una estrella de gran apetito sexual, y recién casada con el joven Timothy Dalton, la cual es cortejada por otros galanes. Era 1978. West tenía unos lozanos 85 años.


El dantesco espectáculo resultante se tituló ‘Sextette ‘. Se trataba de una adaptación de la obra homónima de West, y fue dirigida por el realizador de ‘Chitty Chitty Bang Bang’. Esto es, que ya tenía experiencia en el cine fantástico. A lo largo del metraje de este musical con más filtros difuminadores que un especial Sara Montiel rodado por Just Jaeckin, la West se dedica a soltar sugerentes dobles sentidos sexuales. Que en 1930 hubieran podido ser muy ocurrentes, pero que dichos aquí quedan bastante siniestros. Imaginaos una obra de revista con Marujita Díaz casada con Hugo Silva haciendo constantes referencias a la noche de bodas y seguro que llegáis a la conclusión que eso de imaginar mejor dejarlo para otro momento y que estaría bien sacarse lobotomizarse con una pinza para la ropa por vía nasal.

Claro que, en un arranque de genialidad, los productores desearon rodear a la octogenaria de un casting jlorioso que incluía a Ringo Starr (el miembro sórdido de los Beatles y, por lo tanto, referente de este blog), George Hamilton (esa cosa de plástico recubierta de cuero curtido metida a actor), el mito de la chunguez Keith Moon (a ver si Amistoso Vecino se arranca pronto con su post invitado dedicado a su figura) y Alice Cooper. De esmoquin:


Se cuenta que Mae West se sometía todas las mañanas a un satisfactorio enema para mantener su belleza. O para prepararse para esta inmenso ejemplo de lo que los gays llaman ‘cine camp’ y yo, por supuesto y con mucha más coherencia, cine-colonoscopia.


9.- Peter Sellers
El comportamiento de la carrera de Peter Sellers tuvo unos altibajos de calidad y popularidad tan grandes e imprevistos que debería ser estudiada sólo por expertos en física cuántica. Como muestra, sus últimas dos películas. Después de haber conseguido una nominación al Oscar por la mítica ‘Bienvenido Mr Chance’, decidió volver al terreno de la parodia que tan tristemente había visitado en su anterior ‘El estrafalario prisionero de Zenda’ interpretando el doble papel de detective y villano en ‘El diabólico plan del Doctor Fu Man Chú’. Con ello, consiguió que su despedida del cine fuera esto:

Y poco más se puede añadir.


8.- Joan Crawford
Tanto Bette Davis como su eterna rival Joan Crawford llegaron al final de los años sesenta con un problema: la edad. Cada una se enfrentó a ello de distinta manera. Davis se dedicó a alternar papeles de secundaria de lujo con varias mediocridades, además de estar ocupada molándose mucho. Crawford, sin embargo, se conformó con aparecer en una bazofia tan ridícula que hizo que lo mandara todo al carajo y abandonara el cine.

El flim en cuestión se tituló ‘Trog’, una producción inglesa de tres pesetas sobre una especie de troglodita congelado que arma la grande. Y que resulta tremendamente aburrida. La propia actriz resumió sus impresiones sobre esta obra de arte confesando que consideró suicidarse por la vergüenza que le produjo verla. Incluso mintió en su autobiografía diciendo que el presupuesto era tan cutre que tenía que cambiarse de ropa en su propio coche.

Teniendo en cuenta que era millonaria porque se había casado con un jefazo de Pepsi, no hay quien entienda por qué eligió esta cosa como despedida. Posiblemente pensara que siempre podría regresar para un último gran papel. Pero no. En sus días finales se dedicó a alternar pepeles en televisión con cagarse en los muertos de su hija, a la que desheredó. La chica se vengó con un libro (que originaría por su parte otra jran película-colonoscopia) en el que denunciaba los malos tratos a los que la sometía su madre. Algunos amigos de Crawford declararon que todo era mentira. Bette Davis, por su parte, se dedicó a promocionar la publicación en los ratos en los que no estaba siendo la hostia. Y esperaba su propio final vicisitúdico.


7.- Bela Lugosi
El caso más famoso de despedida vicisitúdica de la historia del cine no entra en el top cinco por un motivo claro: que Lugosi, en el fondo, hizo su carrera a base de películas cutres (algo que también deja fuera a gente como Karloff o Rathbone, y en una dimensión paralela de chunguez extrema a John Carradine).

Pero la última peli de Bela sigue representando un final tremendamente poderoso: tras arrastrarse por los estudios más cutres de Hollywood (el lógicamente llamado Poverty Row), terminó sus días en compañía de Ed Wood (el obviamente llamado Extreme Vicisitud Row). Esto es, al menos no se despidió protagonizado una cutrez cualquiera, sino LA CUTREZ más mítica de la historia. ¡Y una vez muerto!

Por lo tanto, por mucho que Lugosi no fuera la estrella más respetada de la historia del cine, este adiós sigue siendo muy vergonzoso. Y no: no pienso hablar de una película de la que todo el mundo ha escrito ya.


6.- Orson Welles
¡Ah, Orson Welles! Al igual que John Huston, pasó sus últimos años siguiendo la máxima del cheque. Con tal de que le pagaran, salían en cualquier cosa: el segundo se dejaba ver en finstros como ‘El diabólico triángulo de las Bermudas’ o ‘Myra Breckinridge’, ese mítico desastre de taquilla clasificado X con un cameo de Mae West y una escena de Raquel Welch petándole el cacas a un señor con un strapon. Welles, por su parte, llegó a trabajar con artesanos de la chunguez como Bert I Gordon o Humberto Lenzi. O con Manowar. Pero eso es otra historia.

Sin embargo, mientras que Huston tuvo la suerte de cerrar su filmografía con una reputada película como director (‘Dublineses’), Orson pasó a la historia al despedirse del cine poniendo su voz a una película de animación. Lo cual tampoco es tan grave. El último papel de James Stewart fue como perro pistolero en ‘Fievel va al Oeste’, película que me gustó más de lo que hoy en día se dice.

Lo que le pasó a Huston es que la suya no era una producción Spielberg o Disney precisamente.

Fue ‘Transformers’.

Una continuación para cines de esa serie de televisión que nunca vi. De hecho, aunque parezca mentira por mi obvio friquismo, no supe la trama que justifica la existencia de unos juguetes que se convierten en vehículos hasta que se anunció el rodaje de la peli de Michael Bay. Y no vean ustedes lo que me reí cuando me la contaron.

El personaje que interpretaba Welles era concretamente, a un plagio de Galactus devorador de planetas, clara metáfora de lo que realmente le importaba al orondo genio en aquellos momentos y en qué se gastaba su dinero.


5.- Ray Milland
¿Se acuerdan que comentaba al principio que algunas de estas estrellas realmente se despidieron con alguna cosa para la televisión? Bien. Pues Milland no llegó ni a eso. Su verdadera despedida delante de las cámaras fue un VHS que parece ser que era una especie de video-concurso-elige tu propia aventura. Todo un ganador del Oscar. Es como si Cuba Gooding Jr confirmara su declive haciendo de Amo del calabozo en ‘Atmosfear 23: Me sigo cagando en tus muertos’.

Pero no temáis: no me saltaré mi propia regla. Sé que os daría igual, pero uno tiene su orgullo. No como Milland, claro. Que para nuestro regocijo se despidió de la pantalla grande con ‘Serpiente de mar’, la que iba a ser la gran película americanizada de Armando de Ossorio, y que se quedó en cutrez hecha con un muñeco con pelotas de ping pong en los ojos. Porque el póster (que me encantaba de pequeño porque me recordaba a la portada de un tebeo de El Capitán Trueno) era esto:

Y la película, esto:

En 1984. Lo que es un productor cutre.

Milland ya llevaba varios años en declive, habiéndose puesto en ridículo en cosas como, valga la redundancia, ‘La cosa con dos cabezas’. Que aparece en algunas listas de las peores películas de la historia, pero que al menos tenía un par de chistes buenos y coches chocándose en plan ‘Los caraduras’. Pero ‘Serpiente de Mar’ tiene el problema de ser más aburrida que un maratón con los monjes de ‘La noche del terror ciego’ como corredores.


4.- Raul Julia
Muchas veces, los actores que se consideran muy cultos e importantes justifican su aparición en películas de género con un ‘a mi hijo le hacía ilusión’. Viggo Mortensen lo hizo cuando aceptó de un día para otro convertirse en Aragorn y convertir en erótico el eterno concepto de ‘seguro que se quita la chaqueta y da una olor que echa pa’trás’. Raúl Julia también culpó a su retoño por haberse enfundado la gorra de Bison en ‘Street Fighter’. Dejando claro de paso que hay niños con más visión que otros. O con más mala leche.

El pobre hombre estaba ya un poco pachucho cuando protagonizó este clásico de cine malostálgico. Sí: ese tipo de películas que los post-adolescentes de la época ponían como ejemplo de lo peor jamás filmado y que hoy en día es uno de esas cutreces nostálgicas con las que los post-adolescentes de hoy pueden llenar blog para meterse con la nueva versión. Porque, por mucho que ahora se ponga como ejemplo de chorrada con gracia en comparación con la idiotez simplemente mala de ‘Street Fighter: La leyenda de Chun Li’, cerrar de esta manera una carrera tan seriota como la de Julia fue un tanto triste. Es como si Jeremy Irons hubiera estirado la pata justo después de ‘Dragones y Mazmorras’. O ‘Eragon’. O ‘La pantera rosa 2’

Jeremy, te la estás jugando.



3.- Groucho Marx
Ya vimos en este artículo cómo los hermanos Marx culminaron su legado cinematográfico como trío con una película hecha un poco a salto de mata. Sin embargo, años más tarde, aparecieron en la mega-épica-colonoscópica ‘The Story of Mankind’. Claro que sin compartir plano en ningún momento. Supongo que debido a una imposición del propio grupo. Aunque, teniendo en cuenta la película resultante, no descarto que fuera decisión del realizador Irwin Allen, quizá aconsejado por un equipo creativo de expertos asesores encabezado por Paquirrín.

Esta película, que acabó formando parte del mítico libro de 1978 "The Fifty Worst Films of All Time (and how they got that way)", puso fin a la carrera de Harpo y Chico en el cine. Pero Groucho siempre fue el mejor. Y como tal, tenía que despedirse de una manera mucho más sórdida:

Interpretando a “Dios” en una película sobre el LSD de Otto Premminger.

La idea de Groucho haciendo de Dios es, de entrada, magnífica. Sólo podría mejorarse si se considerase la divinidad cristiana y pusiéramos también a Antonio Ozores como el Hijo y a Chiquito como el Espíritu Santo.

¿Cómo podía ir mal? De entrada, y por desgracias, el personaje no es EL Dios. Simplemente se trata de un gangster muy poderoso con un mote poco sutil. Y si esa fuera la única decepción, todo seguiría bien. Pero estamos hablando de una película que no ha tenido todavía edición en DVD (o, por lo que creo, en VHS) debido a que los herederos de Premminger se avergüenzan tanto de ella que niegan el permiso.

Para que entendáis cómo es esta cosa, pondré otro ejemplo patrio bastante clarito: es como si José Luís Garci dirigiera una película sobre la cultura hip hop mezclándolo con una trama de presidiarios protagonizada por Arévalo, pusiera a José Luís López Vázquez como gran hampón y contratara a Miguel Ángel Muñoz para hacer de émulo de El Chojin.

Traduciendo: un director viejuno, no especialmente conocido por su sentido del humor, pretende hacerse el moen-no realizando un esperpento sobre los hippies y las drogas contratando a un chavalito joven erótico (John Philip Law) para representar a toda una generación, pero haciendo una historia propia de películas de 30 años antes con reparto plagado de viejas glorias, que son los verdaderos protagonistas.

Claro que el peor crimen de todos es tener a Groucho durante más de 20 minutos y no conseguir ni un sólo momento gracioso. Además de, según dicen, tratarle mal. Eso sí: los créditos de la película son cantados. No me refiero a que vayan con una canción. Es que la letra son los propios créditos:

Sin duda lo mejor de lo que fue la última y chunga despedida del mejor cómico de todos los tiempos. Eah.


2.- Errol Flynn
En los últimos días de su vida, el mayor héroe de acción del Hollywood clásico acabó dándole al güisqui cosa mala. Junto a Fidel Castro. Lo cual hace que la cosa pase de ‘Típica caída en desgracia para biografía cutre del canal E! a ‘Totalmente la hostia’.

Tras pasar unos años siendo uno de los actores más taquilleros del momento, Errol y su bigotillo cayeron en desgracia. El problema es que se le veía como un hipócrita por hacer de héroe en películas bélicas sin haber ido a matar a gente de verdad como hacen los jombres de pelo en pesho. La realidad es que este mítico sórdido, además de generar leyendas urbanas sobre su polla y un piano, también tenía serios problemas de salud, los cuales le impidieron alistarse y le facilitaron una vida de adicción a las drogas.

Pero quien tuvo, retuvo, y, a pesar de su aspecto de borracho con la cara hinchada, se las maravilló para tener un arranque de pederastia tardía y, con más o menos cincuenta años, ligarse a una muchacha de quince. Y para ella planeó una película que supondría la confirmación del retorno del galán tras su breve éxito en ‘The Sun Also Rises’ y el lanzamiento al estrellato de la chica.

Claro que primero pensó en hacer un documental hagiográfico sobre Fidel Castro y la revolución cubana. En plena contienda, y con la colaboración de los propios rebeldes, Flynn realizó esta ignota obra que casi nadie ha visto. Una vez terminada, sumó dos y dos y pensó: ‘¡Cinco! ¡Haré una peli partiendo de esto con mi novia de protagonista!’. Y todos los que lleven un tiempo leyendo este blog saben que ‘aprovechar un material ya rodado’ suele ser el equivalente cinematográfico a las albóndigas de comedor universitario. Sí: esas cuyo interior era más o menos del color de una pantera rosa que llevara abierta tres días y que tenían una extraña capa gelatinosa que parecía un dibujo de una sección trasversal de la corteza terrestre. Todavía tengo pesadillas. Y creo que aun hay parte de eso en algún lugar de mi organismo.

La película resultante (en ese link se la pueden tragar enterita... ustedes sabrán lo que hacen) se tituló ‘Cuban Rebel Girls’, ‘Cuban Rebel Girl’, ‘Assault of the Rebel Girl’ o, según algunas fuentes, ‘Ay, madre mía, qué cosa más chunga’. Y, como suele ser normal en estos casos, hay un claro motivo para que sea casi desconocida: la vergüenza. La cosa es una combinación de voz en off (pero mucha, mucha, mucha), una trama sobre una joven americana que decide dejar para otro día pintarse la uñas y se une a la revolución y apariciones esporádicas de un Flynn en el estilo de interpretación de ‘no me jodas, que mi hígado ya apenas funciona como un Windows 1.0’. No, en serio. Meses más tarde, cuando la estrella murió, el forense declaró que el órgano estaba prácticamente desintegrado.

Fidel, por su parte, sigue con su chándal viviendo en La Habana. Pero muchos apostantes en la porra necrológica piensan que pronto hará un mutis por el foro para irse de copas con su antiguo amigo estrella de cine.


1.- Bette Davis
Bette no se marchó con la película más chunga de la lista. Pero hay una serie de consideraciones que me han hecho ponerla la primera:
- Esta mujer era muy grande. Mítica. Quizá una de las mejores actrices de la historia.
- Su última película estuvo dirigida por Larry Cohen , señor al que le tenemos cariño en ente bloj por su atchonburikesca carrera.
- Parecía que Bette si iría por la puerta grande. Premio en San Sebastián. Perfecta interpretación crepuscular en ‘Las Ballenas de Agosto’...

Y va y se mete a protagonizar una comedia del director de 'The Stuff' e 'It's Alive III'. De la que se marchó una vez comenzado del rodaje.

A partir de aquí, las versiones de los hechos difieren. Según Bette, en uno de sus conocidos actos de molarse, comentó que se fue porque el guión era una mierda y no le hicieron caso a sus exigencias de reescrituras. ¡Cómo iba a palmarla después de hacer una bazofia y quedar tan mal como Joan Crawford!

Luego está la versión del director. Bastante más creíble. Según él, se fue porque estaba mal de salud, y alegó lo del guión (que, al fin y al cabo, habría leído) para que no se corriera la voz y pudiera seguir consiguiendo papeles. Algo lógico conociendo cómo funcionan las aseguradoras.

Por un motivo o por otro, la película resultante fue una cosa de gran vicisitud. Porque Cohen, quizá oliéndose en un ataque de edwoodismo que se podría convertir en el último papel de la estrella, en lugar de volver a rodar sus escenas (primero pensó en otras viejas glorias como Lucille Ball), hizo un cutre trucaje, cambió el guión y explicó la desaparición del personaje como una transformación mágica en una tiarraca buena. El resultado no tenía mucho sentido (o al menos esa sensación tuve cuando la vi en su momento) lo cual se unió a un humor poco afortunado y a que Davis estaba tan mal que parecía el monstruo de ‘Tales from the Crypt’ para formar un conjunto de vicisitud que da bastante pena.



Y eso es todo. Reconozco que es un post un poco triste. Grandes actores poniéndose en ridículo. Claro que siempre podría haber sido peor. Mucho peor. Al fin y al cabo, sólo eran unos últimos papeles. Otros se fueron de manera mucho más sórdida y divertida. Pero tampoco es plan de meterse en temas estilo Hollywood Babylonia. Que ya he demostrado otra vez demasiada gaycidad con tantos datos sobre Joan Crawford.

*Nota: Vicisitud tardará un poco más de lo normal en hacer el artículo sobre la próxima carrera de F1. Está atareado con su colección de cascarrias de personajes famosos. Noooo. Que es broma. Es una colección de recreaciones de carreras de F1 con bastoncillos para las orejas usados.

28 marzo 2010

La liga fantástica de F1 2010. Round 2: Australia

Ahora sí que sí: ¡INVÍTENME A UNAS CAÑAS! (Uséase, pinchen en los anuncios Google de ente vlog, porque esta épica carrera, jracias a la lluvia, sí que ha repartido los puntos que Bahrein racaneó,. Y me ha fecho trabajar).

El ambiente se iba caldeando en todos los momentos previos al Gran Premio de Australia. Sin duda, los dos principales protagonistas de esos momentos iniciales fueron el Mierda y el equipo Virgin.

Del Mierda, todos os habréis visto en loop ente vídeo. Pero no pasa nada por darle al play una vez más:



Un niño al que han pillado en plena travesura y cuyo equipo ha redactado una predecible nota de disculpa. Confieso que tengo una tendencia a gritar "¡Mierdismo!" ante todo lo que haga este señor pero, qué quieren, al final me ha podido más la risa: estamos ante una catástrofe de relaciones públicas en plena regla (3+2 de estilo por la magnífica realización televisiva) que, además, aporta otros 5 puntos a McLaren por insulto tácito, elegante e inglés al piloto (Whitmarsh diciendo que la lamentable actuación del Mierda en la Q2 obedecía a que no había pasado una buena noche: parece que las multas de la policía australiana consisten en décimas en vez de dólares).

Still, el triunfador del GP es, de calle, el señor Richard Branson. La súplica de Virgin para poder modificar su monocasco homologado porque "No cabía la suficiente gasolina para acabar un GP" es tal catástrofe de diseño y de imagen de marca que no puedo menos que darles 10 puntos (a los que sumar 2 por modificaciones hechas en los monoplazas en el parc fermé y que hicieron que éstos tuviesen que arrancar desde boxes). Pero, además, añado 10 de estilo porque, a la que Richard Branson – from the "Fuck you Richard Branson Hall of Fame" - supo la noticia, exclamó ante la prensa:


Que quiere decir, como todos ya sabéis: "Fuck Me!". Mike Oldfield aún debe estar alucinando por el hecho de que el mensaje que le dejó en Morse en el Amarok haya sido captado por Branson exactamente 20 años después.

Furthermore, 10 puntos a repartir (5 y 5) entre Virgin y Lotus por la apuesta entre Branson y Tony Fernándes: el que acabe peor el año tendrá que ir vestido ¡de azafata! en la línea aérea del rival. Como explicaré en un próximo artículo de la GPA - ¡cómprenla, perrilleiros! – ya no echamos en falta a Flavio.

La brillante carrera estuvo plagada de múltiples y memorables momentos que no voy a entrar a describir en detalle, pero sí aclarar ciertas puntuaciones:

La colisión entre Alonso y Button fue un lance de carrera: los 7 puntos (colisión múltiple en carrera, con 1 punto de estilo) se reparten a la par entre ambos. Siguiendo con Alonso, también se lleva un punto por su sonreída maldad final de "He quedado delante de mis rivales por el título". Que es lo mismo que decir que Button y Massa no valen ni para tomar por saco.

Still, esta carrera ha supuesto una gran apuesta estratégica de Button: parar temprano, pese a la salida de pista (1) al ir con slicks por la pista húmeda le ha valido la victoria. Sin embargo, parte de la prensa inglesa postrada a los pies del Mierda ha despellejado a McLaren por haber hecho parar dos veces a su niño mimado: se llegó al extremo de decir que Button paró a por slicks no por decisión suya ¡sino porque tenía destrozados sus intermedios. Y yo me digo ¿Destrozados después de seis vueltas, cinco de ellas tras el safety car? Hasta Pedro J. llamaría conspiranoicos a esos periodistas. De todas formas, el momento del Mierda en la radio diciendo "Whose call was it. It's frickin' terrible!" merece 3 puntos y 3 de estilo por lenguaje malsonante en horario infantil.

Furthermore, el ansiado psicodrama en McLaren comienza a desarrollarse ¡en la segunda carrera! Si Button queda por delante en Malasia, que se prepare Virgin en la liga fantástica... ¡McLaren al ataquerrrrl! Pobrecillo Mierda, tantos años teniendo barra libre en la escudería de Woking, tantos años diciendo que era el equipo en el que terminaría su carrera... ¡y qué poco le cuesta ponerse a insultarlos! Nos encanta. Eso sí, ya nos parece peor que, a los cinco minutos, se deshaga en estudiados elogios al equipo que merecen un -3 por mierdismo. Así no se puede ser star of the race.

video

Para ese privilegio, lucharon denodadamente Webber y Kobayashi. El australiano tenía en su haber una salida de pista (1) y un maravilloso piñazo contra el Mierda cuando éste intentaba pasar a Alonso. Los 6 puntos tienen un merecido x2 y otro puntillo más merced a la reprimenda de la FIA. 14 en total. Kobayahsi, por su parte, tiene 7 puntos por el piñazo en la salida a los que se añaden 7 de estilo por espectacularidad destructiva (Hulkenberg y Buemi) y 1 punto por Safety car. 15 en total que, unidos a los 10 de star of the race quedan en 25. Por fin Kamui justifica su valor en bolsa.

video

Quien no lo hace, de momento, es Schumacher. De este GP se lleva sólo un punto por su queja respecto a Alonso bloqueándole al que añadir otro de estilo por no esperar a que el asturiano saliese de su Ferrari para comenzar a darle la chapa. La cara de Alonso era todo un poema. Como lo debió ser la de Alguersuari cuando un candidato a la presidencia del Barça le insultó por periquito. Alonso, desde su madridismo, le ignoró debidamente, pero Jaime se explayó en una carta que merece un punto por muestra de indignación.


Respecto a los equipos, subrayar que los puntos multiplicados por consecutividad se dan por rotura de motor. No habrá consecutividad – aunque sí 5 puntos – en los problemas hidráulicos. Así, Virgin lleva 10 puntos gracias a Glock y Di Grassi; Hisp-p-p-ania lleva 5 por el abandono de Senna (aplausos para Chandokán por haber terminado la carrera) Red Bull 5 por la tuerca que destrozó el freno de Vettel (+1 de estilo por volverle a joder una victoria) y 4 por estrategia lamentable (Webber entró tardísimo a por slicks); Mercedes se lleva 4 puntos por el cochambroso cambio de neumáticos de Schumi; Lotus 5, por dejar hidráulicamente plantado a Trulli en la parrilla; Force India, 5 por el abandono – esta vez por motor – de Sutil y no puedo menos que dar 2 puntos a McLaren por su bello y antideportivo aplauso a la salida de pista de Vettel. ¡Hooligans!

Antes de las puntuaciones, un aplauso para Tootsie:


(se incluye la corrección de la multa a Petrov)





18 marzo 2010

Aprenda a escribir artículos como Vicisitud y Sordidez

Muchas veces hemos basado artículos de ente bloj en cachondearnos con la sutileza de una exploración uretral de los esfuerzos periodísticos o artit-ticos de otras personas. De hecho, hasta creamos una página paralela para descojonarnos de los críticos culturetas.

Muchos, por supuesto, han saltado cuales caballeros andantes defensores de la gilipollez con la típica falacia de ‘si es tan fácil, hazlo tú’. Lo cual, como hemos comentado en varias ocasiones, es una tontería. Otros salen con la acusación de ‘seguro que no te gustaría que te lo hicieran a tí’. Y como quizá tengan razón, he puesto en marcha un mecanismo de auto defensa que ya me funcionó cuando estaba en el instituto.

En tiempos de colegial, todo el mundo tiene motes. Sí: hasta tú que piensas que te libraste, lo tenías. Seguro. Sólo que era tan cabrón que nunca te lo decían a la cara. Yo no conocí todos, pero durante una época fui ‘el buzo’, simplemente por ser un gafotas. Un apelativo que no me gustaba por un motivo: que tampoco era insultante ni especialmente relevante. ¡Y yo quiero ser famoso! Así que cuando llegué al instituto ejecuté un complejo plan diseñado para crear y popularizar mi propio sobrenombre. Contra todo pronóstico, años de investigación con antiguos compañeros me han confirmado que la cosa funcionó. Y, desde entonces, soy Paco Fox. O ‘El gilipollas de Paco Fox’. O ‘El pesao enano de Paco Fox’. O, durante un breve y dulce periodo de tiempo, ‘El subnormal ese de nosequéfox que va a clase con gorra y una gabardina tres tallas más grande’.

El caso es intentar adelantarse al escarnio público. Así que, antes de que alguien que se sienta ofendido por cualquier cosa que se escriba aquí (una probabilidad más alta que ver un bigote en Túnez), vamos a ofrecer nosotros un desglose de cómo se escriben realmente los artículos en este blog. Un esquema hecho en Power Point que sirve para un propósito doble: para haber perdido el tiempo con el estúpido programa este y, en general, para absolutamente nada más.

http://www.flickr.com/photos/48495847@N05/4442803345/ o bien:

http://1.bp.blogspot.com/_oO2CQs957oo/S6JPHTkffxI/AAAAAAAAC20/ADm--NADLjg/

http://www.flickr.com/photos/48495847@N05/4442803393/ o bien:

http://3.bp.blogspot.com/_oO2CQs957oo/S6JPHlOwdAI/AAAAAAAAC28/8j9H1EwLTN8/

16 marzo 2010

La liga fantástica de F1 2010. Round 1: Bahrein


"Hace tiempo que no saboreo el champán" decía un desinformado Fernando Alonso antes del GP de Bahrein. Por momentos, debió ignorar que un país islámico, aparte de alegrar menos la vista cárnicamente (no me llamen machista, tanto aquí como en la GPA he reivindicado azafatos aceitados en tangazo) tampoco permite un Moët Chandon como Marx manda. Así que ducharse copiosamente con aquel zumo de frutas (1) fue, sin duda, la mejor opción para conmemorar un triunfo histórico que he celebrado convenientemente con sidrina y cabrales. Pensé en hacer una pizza de cabrales por aquello del crossover con Ferrari, pero el sentido común se terminó imponiendo. Por cierto, la foto de inicio del post – obra de Manuel Powers – ilustra el hecho de que Alonso SÍ que hizo una imitación al acabar la carrera: la más adecuada para un equipo que hacía la sordidez de bautizar sus coches.


¿La carrera? Las he visto mejores y peores. De momento, creo que todos están muy acojonados con lo de los neumáticos pero, conforme el mundial avance, deberíamos ver estrategias más salvaxes. Por ejemplo, si Alonso hubiese parado tres vueltas antes, es posible que hubiese adelantado a Vettel en boxes. Pero tendría un segundo relevo más largo ¿Aguantaría hasta el final? La respuesta, en Melbourne. Por supuesto, si yo fuese Ecclestone, amenazaría mafiosamente a todos los cagaos de Bridgestone para que hiciesen MUCHO más blandos los neumáticos. Ahí es donde estará el espectáculo. Y las audiencias. Y el dinerito. Y Bernie sabe que hay que ser serio con según que cosas.

Lo de "obligar" a dos repostajes que ahora proponen los retrasados de McLaren, Red Bull y Mercedes es una estupidez que sólo empeorará las carreras, y que ni siquiera merece puntos de la liga, por la sosería con la que se ha planteado: si se quiere estrategia de neumáticos "diversa"... ¿Qué es eso de obligar a parar dos veces? Si acaso, eliminaría la obligatoriedad de usar dos gomas y plantearía la posibilidad de jugársela a un único relevo con el duro (aquel Raicoñen que aún perdura en la memoria...). Eso, u ofertar ocho tipos distintos de neumático, para que exista la posibilidad de ir a saco con tres paradas. Lo de ahora es un camino de enmedio absurdo.


Porque, aparte de la alegría del triunfo de Alonso – y su felicitación maravillosamente condescendiente al Mierda – poco ha habido en el ámbito del pilotaje en esta carrera: Sutil, patinando sobre el aceite – ajeno, curiosamente – se llevó puesto a Kubica y, con ello, la star of the race. Nico Hulkenberg – maravilloso apellido – nos deleitó con un elegantísimo trompo que, por muy poco, no logró la carambola de llevarse otros coches puestos. Paco y himself lo celebramos por plasticidad, pero con cierta frustración. Como la agresividad de Massa para con el Mierda: hizo que Rosberg le adelantase, pero preferiríamos ver a Lewis contra los muros d
e Bahrein, si existiesen (by the way... ¿Comparten la sensación de Paco y lanavaja, que lo encontraron más blanco à la Michael Jackson? Ahí queda la pregunta). Petrov, por su parte, fue suficientemente honrado como para admitir que era él el que había jodido la suspensión de su Renault. Mientras, Chandhok – al que Paco propone llamar Koothrappali a partir de ahora – decidió que, antes que usar las carreras como test para familiarizarse con el coche, era mejor ser un piloto de pura raza y tratar a las carreras como CARRERAS. A las dos vueltas, pilló un bache y estampó debidamente su Hispania al que los mecánico habían logrado llevar milagrosamente a la parrilla. Claro que sí.


Lo cual nos lleva a los equipos. Todos teníamos high hopes para Hispania (cuyas siglas HRT causan hilaridad en el Reino Unido: el "Hormone replacement treatment" va tan asociado a la menopausia como la Cannon a la colonoscopia) y no quedamos decepcionandos. Las declaraciones de Campos – "Es probable que hagan el ridículo" – caldearon el ambiente pero, in classic S P-P-P-P-anish fashion, lograron el prodigio de arrancar los dos coches en tiempo récord. Y, como buena épica española, todo fue para nada: Senna rompió en 18 vueltas y Chand... Koothrappali mostró maneras de jrandeza. Redondéenlo con un cambio de neumáticos marca "¿Correr pa qué? ¿Pa cagarla?" que duró el doble que el de los demás (9 segundazos) y con el bigotón del dueño del equipo (Carabante) y tenemos un equipo llamado a la historia. Fans de Minardi, olvídense de ese sucedáneo falaz de Toro Rosso o de los cantos de sirena de Virgin (buen doble
a
bandono de sus pilotos, nos darán muchas alegrías este año) o Lotus. Hispania es el equipo a seguir, aunque el bigotón del CEO de Daimler (Dieter Hetzsche) puede ser considerado mucho más espectacular que el de Carabante, pero sin esa sobriedad plena de valores patrios. En fin, todo va en gustos.

Aclamación también para el doble abandono de Sauber que a punto estuvo de dar puntos a De la Rosa si hubiese echado esas lagrimitas que tan a punto estaban (como Alonso en el podium). Pedro corrió a saco y sin miedo a llevarse puesto a Kobayashi: nos dará mucho espectáculo esta temporada.


Needless to say, Red Bull nos regaló el momento mecánicamente dramático de la carrera y Renault la decoración dramático-barcelonesa de la misma, pero es muy difícil competir con la combinación de factores que han hecho de Hispania el team of the race. El apodo de su coche "La morcilla atómica" ha dado pie a un club de fans en Facebook que sólo puede crecer indefinidamente.

Lo de Bahrein ha sido un arranque soso camuflado por Fernando Alonso pero, a la que las estrategias comiencen a desfasarse – y las amenazas de muerte de Ecclestone surjan efecto sobre los accionistas de Bridgestone – podemos estar ante un mundial histórico. "Con la prohibición de repostajes todo será más aburrido, especialmente las salidas". Señores, así eran las cosas cuando Prost, Senna, Piquet y Mansell. Ahora, díganme que aquello era aburrido. Sí, lo será si conduces como el cagao de Jenson Button, pero cuando veamos a Hispania cambiar a duros en la vuelta 2 y ser el coche más rápido de la parrilla en ese momento...

Tos.

Risa nerviosa.

Se me cae la pastilla de jabón en la ducha.

Carabante se me acerca.


Aquí quedan las tablas corregidas, con la revisión de las sanciones de la FIA a De la Rosa y Alguersuari. Lo del "Luscious Liz" de Vettel es una repetición/variación cutronga del muy superior "Kate's dirty sister". Respecto a prohibiciones de difusor, apelaciones del magggnífico alerón de McLaren etc, esperemos a Australia.



14 marzo 2010

Post de puntuaciones de la liga fantástica 2010

Abu Dhabi, 14 de noviembre de 2010:



Brasil, 7 de noviembre de 2010:



Corea, 24 de octubre de 2010:



Japón, 10 de octubre de 2010:




Singapur, 27 de septiembre de 2010:



Monza, Italia, 12 de septiembre de 2010:





Spa, Bélgica, 29 de agosto de 2010:




























Hungría, 1 de agosto de 2010:




Alemania, 24 de julio de 2010:


Gran Bretaña, 10 de julio de 2010:



Canadá, 13 de junio de 2010:




Turquía, 30 de mayo de 2010:









Mónaco, 16 de mayo de 2010:



España, 9 de mayo de 2010:






China, 18-abril-2010




Malasia, 4-abril-2010




Australia, 28-marzo-2010

(En plazo breve, las aclaraciones)




Bahrein, 14-marzo-2010




Me consta que muchos de usarcedes hacen sufrir en exceso la tecla F5 los lunes por la mañana. También me consta que se me avecinan muchos proyectos que me impiden hacer un comentario excelso de la carrera el día que toque (encima, tengo que tener un artículo para la GPA listo antes de cada domingo). Así pues, a partir de ahora, se pondrá, lo más rápido posible, la PUNTUACIÓN de pilotos y escuderías en la liga fantástica en este post que irá actualizándose con cada tabla. Para acceder a él sólo habrá que pulsar en el banner que aparece a la derecha del blog. Cada vez que se actualicen puntuaciones, se hará saber con un texto en el propio banner.

¡Ventajas para todos! Vuecencias sabrán la puntuación bien rápido y un servidor podrá escribir, cuando buenamente pueda, y para las carreras que lo merezcan, los "análisis" debidos. Sería bello que una persona joven, en el futuro, quisiese saber cómo fue una temporada y se encontrase con ESTO. Auguramos muchos fans de Alguersuari & cía para nuestros nietos.

Así que, en orden cronológico inverso, estas son las puntuaciones de las carreras disputadas:

Related Posts with Thumbnails