29 septiembre 2010

El post ¡¡¡¡¡ÉPICO!!!! sobre las falacias lógicas, parte 1: No hay cojones de insultar a Mahoma

A veces, Vicisitud me lanza retos. No en plan ‘eres un gallina McFly, a ver si atracas un banco’, sino más bien cosas como ‘¿a que no describes una carrera de fórmula 1 como si fuera una crítica de G.Sanz?’ o ‘¿a que no te cantas a voz en grito conmigo The Rime of the Ancient Mariner entera delante de nuestras mujeres con el objetivo de que nos abandonen para siempre?’.

A veces, el pique se orienta hacia ideas para artículos. Hablando recientemente de gilipolleces como la quiropráctica o la acupuntura, llegamos finalmente al escepticismo en general. Y me animó a escribir sobre falacias lógicas. Yo alegué que era un tema demasiado conocido como para poder aportar algo. Pero más tarde pensé en los dos objetivos que se plantea toda persona cuando trata este tema:
En primer lugar, ayudar a la gente a ser unos sabelotodos insufribles en cualquier debate. En segundo, poner una foto de Christina Hendricks. Porque nunca es mal momento para poner fotos de Christina Hendricks.

¿Dos falacias o sendas ovras maestras de la naturaleza? Nueve de cada diez hombres encuestados no lo dudan.

Así que me dije: ¡qué coño! Y, acojonado por el hecho de empezar tan joven a hablar conmigo mismo, me puse dedos a las teclas y redacté esta lista de los argumentos torticeros más usuales que se pueden dar en cualquier discusión y, sobre todo, en internet. Claro que tampoco es que sirva para mucho. Porque encontrar a alguien cuya postura haya cambiado tras una discusión en la red es más difícil de hallar un oso amoroso en un pájaro de guerra klingon. En internet, no vale la pena discutir racionalmente.
A éste se lo habrían merendado los trolls.

Así que, además de poner la respuesta lógica a cada pensamiento achaparrado, redactaré una bonita frase para cabrear al contrario. Ya sé que no hay que alimentar a los trolls, pero… ¡son tan moninos!
La mayor parte de esta lista la he cogido vergonzosamente de una sola fuente: el podcast Skeptoid, que es la leshe en verso, y que recomiendo a todos. Así que, en orden alfabético:

Acojonamientum ad Mahoma
Empezamos con una nueva falacia que me acabo de inventar. Porque yo lo valgo. Cualquiera que haya escrito con un poco de cachondeo sobre la religión se ha encontrado con algún comentario como este.

Ejemplo práctico:
Onvre que argumenta: ‘Parece comprobado que muchos curas se han aprovechado del poder de la iglesia para tocar el tralalá a chavales de manera impune.’
Visitante casual del blog: ‘Ya estoy harto de los rojetes que se meten con los curas. A ver si tienes cojones de insultar a Mahoma, listillo’
Razonamiento oligofrénico: ‘Tu ataque contra la religión no es digno de atención porque no tienes valor para meterte con el Islam’.
Estilo sibilino: 0/5. Se trata de una manera totalmente gilipollas y demasiado obvia de eludir un tema. El temer por tu cabeza, que tan a gusto se encuentra encima de tus hombros, no tiene nada que ver con lo que se argumenta. Demos un (-1) de in-estilo al bienpensantismo cuando, encima, el que ataque empieza por ‘Yo no soy cristiano, pero...’.
Respuesta deseable: ‘Lo que tú digas, pero eso no tiene que ver con la veracidad del dato expuesto’.
Respuesta de bloguero cabreado: ‘Me cago en los curas, me cago en el Cristo de Burgos y me cago en Mahoma.’


Ad Hominem
Latinajo que describe a los ataques dirigidos a supuestas faltas personales en el argumentador que no tienen por qué tener nada que ver con lo argumentado. Esto es: toda discusión de internet.

Ejemplo práctico:
Onvre que argumenta: ''El rap, en general, tiende a las letras pueriles, al exceso del culto a uno mismo y a los lugares comunes'.
Hoygan rapero: 'Tú sólo eres un popero que escucha a Alejandro Sanz, y el rap es la VERDADERA poesía de la calle'.
Razonamiento oligofrénico: 'Aunque no conozco a ese tío, seguro que lo que le gusta es los Cuarenta Subnormales y, por lo tanto, es incapaz de opinar sobre otro estilo de música'.
Estilo sibilino: 1/5. Ataque facilón a la persona que puede ir de un ejemplo como éste al más refinado ‘pues tú no tienes ni puta idea porque eres gilipollas’.
Respuesta deseable: 'El que a mi me guste o no el pop no tiene nada que ver con que pueda analizar las bondades o faltas de muchas letras de rap'.
Respuesta de bloguero cabreado: Atacar con una falacia de exclusión del término medio con un bonus de insulto: ‘Claro, claro: por eso el Tito MC es un poeta que, como tú, habla musho, so capusho’.


Alegato especial
Consiste en poner la justificación de un hecho en un nivel de entendimiento al que el contrario no puede acceder. Básicamente, el punto y final de toda conversación sobre religión, hadas, acupuntura, homeopatía o las bondades del cine de Angelopoulus. Esto es, se trata de un recurso muy querido para toda seudo ciencia. Basta con soltar un ‘tú no eres un experto en numerología astrológica árabe’ para vencer en cualquier conversación sobre numerología astrológica árabe y, automáticamente, ganarse un par de hostias por dedicar tu vida a la numerología astrológica árabe. Si es que eso existe.

Ejemplo que no es de seudo ciencias para variar un poco:
Onvre: 'En mi opinión, la plaza nueva de Santo Domingo en Madrid es poco práctica, los bancos están al sol, está elevada quitando así lo que podría haber sido una gran vista y, encima, es una invitación a que todo dios se mee en las escaleras'.
Estudiante de arquitectura: 'Tú no puedes hablar de parques y edificios, porque no has estudiado arquitectura'.
Razonamiento oligofrénico: 'No voy a rebajarme a hablar con este tipo que claramente no es mi igual. Así que lo desacredito de un plumazo y me dedico a mi verdadera afición de masturbarme mirando documentales de Le Corbusier'.
Estilo sibilino: 3/5. Es una táctica para terminar una discusión porque sí. Y como tal, pone un muro delante de ti contra el que sólo puedes darte cabezazos o, alternativamente, hacer una pintada que rece algo así como ‘estás baneado de por vida’.
Respuesta deseable: ‘No he estudiado arquitectura, pero sigues sin decirme por qué los bancos con Wi Fi están al sol sin un puto árbol’.
Respuesta del bloguero cabreado: ‘Yo he estudiado en la universidad de Chuck Norris, con Master en partirle la cara a los arquitectos lobotomizados’.


Argumento de anomalía
Cuando se da un suceso que es anómalo y no puede identificarse con facilidad, rapidez y exactitud, siempre saltará el iluminado de turno que reclamará lo acontecido para la causa parasubnormal.

Ejemplo práctico:
Señor confundido: 'He visto un objeto en el cielo que se paraba, bailaba al ritmo de la canción de Naruto y luego desaparecía'.
Respuesta de iluminado: '¡Ya están aquí! ¡Esos eran extraterrestres! ¡I want to believe!'
Razonamiento oligofrénico: 'No sé lo que es, luego es un fenómeno paranormal'.
Estilo sibilino: 3/5. La gente lleva muy mal lo de no tener ni idea de cualquier evento que le llama la atención. Porque no es lo mismo el saber sobrellevar el no tener ni idea de cómo demonios se conjugan los verbos en alemán que el desconocer el porqué ciertas luces se apagan solas en tu casa. Así que es fácil tender a coger un atajo irracional y convencerse de que haberlas, haylas.
Respuesta deseable: 'El que no sepas lo que es esa cosa extraña no quiere decir que sean automáticamente visitantes de otras galaxias. O, como en el tebeo aquel de Blake & Mortimer, de la Atlántida'. (Sí. Leo a Edgar P. Jacobs. ¡Otra muestra de literatura masoquista, próximamente en ente bloj!)
Respuesta del bloguero cabreado: '¡No, espera!¡No son extraterrestres!¡Es en realidad Lord Pepo que ha sido expulsado a velocidad sideral por el peo de un pokémon que previamente lo había absorbido en vía anal cuando se convirtió en metal líquido gracias a la mutación a la que se sometió al viajar al futuro! Seguro.'


Argumento del hombre de paja
Una de las más comunes. Muy querida por los ultra-liberales y emparentada (en el estilo ‘hijo de matrimonio entre hermanos’) con la falacia ‘Falta del término medio’, consiste en atacar una versión exagerada y fácilmente hostiable del argumento del contrario.

Ejemplo práctico:
Onvre que argumenta: 'Dentro del cine cultureta, también hay bazofia risible como Canino, que es igual de mala que Batman y Robin'.
Usuario medio de los foros de la IMBD: '¡Eso! ¡Que no se haga cine difícil! Tú lo que quieres es que sólo se produzcan blockbusters veraniegos con guiones estúpidos'.
Razonamiento oligofrénico: 'Este tipo está atacando una sóla película de un tipo de cine que me parece esencial. Por lo tanto, me pongo corporativista y lo amplío a absolutamente todas las películas de los Renoir, con lo cual su postura es indefendible. ¡Soy un genio del mal!'.
Estilo sibilino: 1/5. Fácil de pillar, se suele hacer más para ganarse al público que para intentar convencer al argumentador. Claro que, como ya he dicho en la introducción, NINGUNA conversación en internet tiene por objetivo convencer al contrario.
Respuesta deseable: ‘Es que yo no he dicho eso’.
Respuesta de bloguero cabreado: ‘¡Tienes razón! ¡El fin del cine! ¡Los océanos se evaporan! ¡Perros y gatos cohabitando!’


Apelar a la autoridad
Básicamente, una versión discursiva de que aparezca un tío con bata de médico. Muy querida por la teletienda, esta técnica dio hijos tan clásicos de la televisión de los 90 como las plantillas del Doctor Metz (¡Lo dice un tío con bigote y bata: TIENEN que adelgazar por cojones!) o las maravillosas plantillas del Doctor Ming-Wo, que anunciaba un chino de Moratalaz que, por algún motivo, gritaba su nombre al final del anuncio como si fuera Bruce Lee. Sí: veía mucha tele de madrugada cuando era joven. Algo tendría que hacer mientras empezaba la porno del Plus.

Ejemplo práctico:
Argumentador extrañado: 'Pues yo no veo que me vaya bien meterme una aspiradora por el culo para corregir mis problemas de colon'.
Aficionado a todo lo alternativo: ¡Pues que sepas que siete de cada diez médicos naturópatas lo recomiendan!
Razonamiento: Me lo dice un tipo que dice ser una autoridad en la materia, luego será verdad.
Estilo sibilino: 5/5. Difícil de rebatir en una conversación casual. Casi todo nuestro conocimiento viene de fuentes en las que confiamos. La mayor parte de la gente ni hace pruebas científicas ni se lee un par de estudios contrastados para comprobar si algo es cierto. Más bien dedica su tiempo a lo normal: a hacerse pajas.
Respuesta deseable: 'Desconozco esos estudios. Dame, por favor, las pruebas que sustentan tal afirmación'.
Respuesta modelo de Vicisitud y sordidez: 'Pues uno de cada mil blogueros cabreados te recomiendan que te la metas por un lacrimal y te la saques por todo lo que es la uretra. Y no lo digo yo, que lo dice Hans Magnus Enzensberger'.

Existe un reverso idiota del anterior: el apelar a la falta de autoridad. Esto es, lo mismo, pero, en vez de ir con bata, va vestido con boina y faja en la cintura. Se trata de una de las falacias más queridas por todos los teóricos de las conspiraciones: cualquier alto cargo en cualquier área de poder es alguien a sueldo de la conspiración judeo-illuminati-masónica. Todo lo que digan es mentira.
La respuesta a este razonamiento es sencilla. El que tú no sepas nada sobre el tema y pienses que todo lo que puedas leer sobre ello forma parte de una conspiración no hace que tengas razón. Hace que seas gilipollas.


Apelar a la física cuántica
Una nueva moda. Un recurso tan en boga últimamente que hasta pillé el otro día a mi hermano, un oponente temible en cualquier discusión, utilizándolo en lugar de su más habitual recurso al Alegato Especial. De hecho, es una variación de esta última falacia, pero he decidido darle su propia entrada por aquello de que en ente bloj se utiliza a mansalva la teoría de cuerdas como sustituto a la frase ‘No sé qué decir al respecto’. Se trata de nombrar a la física cuántica cada vez que no se pueden dar explicaciones científicas de cualquier cosa. Básicamente porque se trata de una teoría científica que hasta Sheldon Cooper tiene problemas para explicar. Así que, si quieres anunciar que la pulsera magnética te arregla hasta la halitosis, pero no tienes pruebas científicas, puedes decir la palabra mágica ‘cuántico’et, regardez la gilipollez, ya nadie puede discutirte porque nadie tiene ni idea. Y el que ha leído algo, como yo, únicamente le suena el hecho de que el estado cuántico sólo se puede describir más o menos como ‘¡Atchonburike!’.

Ejemplo práctico:
Argumentador: 'Pero hay que dilucidar si Jesucristo existió o no. O una cosa o la otra'.
Respuesta soberana: 'Pues el existir o no existir es algo que no está tan claro, como está demostrando la física cuántica'.
Razonamiento oligofrénico: 'Me están acorralando. Voy a hacer una tirada de tres dados de diez caras y voy a añadir un +50 de hechizo cuántico para finiquitar el combate'.
Estilo sibilino: 3/5. Si bien te deja desarmado al principio, una vez estás avisado gracias a entradas de blogueros listillos, la misma palabra ‘cuántica’ hace que salten más alarmas que en el Enterprise cada vez que se meten en la Zona Neutral (y eso hacen ya tres chistes de Star Trek en un solo post: ¡empiezo a estar falto de ideas!)
Respuesta deseable: 'Vamos, hombre, responde a la pregunta con otro razonamiento, como el que el personaje podría ser mezcla de aspectos reales y mitológicos, y no salgas por peteneras con cosas sobre las que ni tú ni yo tenemos ni idea'.
Respuesta de Vicisitud y Sordidez: '¡Claro! ¡Y el universo tiene catorce dimensiones espaciales y dos temporales, y en ninguna de ellas ponen programas de televisión decente en horario de tarde!'


Apelar a los cojones
Pues eso. Que por mis cojones que sí. ¿Acaso hay que explicar más? ¡Por mis cojones que no!


Argumento de ignorancia
En una frase: es afirmar que algo es necesariamente falso porque no se ha podido probar que es verdadero o viceversa. Carl Sagan, que molaba más que vosotros, que yo e incluso que Mr.T o, en general, que el universo mismo, lo expresó con la frase Ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia.

Ejemplo práctico 1:
Argumentador: 'Manda cojones lo difícil que es explicar y comprobar empíricamente cómo surgió la vida en el universo'.
Fanático: 'No tienes pruebas concretas al 100% de ello, luego las teorías sobre la formación de los primeros seres vivos son una gilipollez, Dios existe, creó el universo y no sólo te ama, sino que además te va a mandar a que te torturen eternamente por hereje de mierda'.
Ejemplo práctico 2 (el viceversa ese):
Argumentador: 'Pues me da a mí que las hadas como que no existen'.
Tipo raro: 'Pero no puedes probar lo contrario. Luego yo me fío de mi instinto y afirmo que realmente existen, tienen las orejas puntiagudas y grandes pechos que desafían las leyes de aerodinámica'.
Razonamiento oligofrénico: 'No estás seguro de lo que piensas, así que mi opinión, que me he sacado del culo y de la que no tengo tampoco pruebas, es la correcta'.
Estilo sibilino: 5/5. La versión ‘esto es verdadero porque no puedes probar que es falso’ es más fácil de identificar y contraatacar, pero de todas maneras siempre se encuentra con el problema de toda mente científica: que nunca puede afirmar que está al 100% seguro de absolutamente nada. Y ahí ya, hijo mío, la has cagado frente a tu atacante.
Respuesta deseable: Pues lo que dijo el Sagan. Que era más listo y más chulo que tú y yo.
Respuesta del bloguero cabreado: 'Claro que existen las hadas. Ahora mismo hay un travesti faérico dándote por culo, lo cual explica en parte el que las idioteces que dices parezcan escritas con la polla golpeando el teclado'.


Dar pena
Se trata de directamente pasar de argumentar y, simplemente, dar pena. El equivalente en una conversación a hacer esto:
O a no darle dinero a un pedigüeño y que te suelte el es triste de pedir, pero más triste es de robar.

Ejemplo práctico:
Argumentador: 'No creo que exista la vida después de la muerte'.
Gato con botas: 'Pero entonces me deprimiré, me endrojaré y me suicidaré. Tiene que existir vida después de la muerte'.
Razonamiento oligofrénico: 'Voy a convencer al otro mientras le doy un paquete de kleenex'.
Estilo sibilino:0/5. Es posible que la palabra ‘patetismo’ se inventara para describir esta salida discursiva. O para describirme a mí en calzoncillos. Una de las dos.
Respuesta deseable: 'El que tú desees algo no significa que tenga que existir'.
Respuesta del bloguero cabreado: Estooo... es que me pone unos ojitos... siento que el sarcasmo me abandona...


Envenenar el pozo
A menudo, se trata del hermano más inteligente y con más mala leche del ad hominem de toda la vida. Es la técnica de soltar, como quien no quiere la cosa, algo insultante sobre el oponente o sobre su posición antes de empezar tu argumentación. Por lo tanto, no es estrictamente una falacia lógica, pero suele encontrarse en este tipo de listas. Una de las teorías sobre el origen del término es que procede de esa broma que solían gastar los ejércitos cuando envenenaban las fuentes de agua potable antes de invadir una ciudad. Ocupa un lugar preferente en ente bloj, porque esto de ‘sutilmente comenzar con una palabra que deje mal al adversario’ es una técnica que solemos utilizar mucho por aquí. Sólo que sustituyendo lo de ‘sutil’ por ‘a lo bruto y con dos cojones’.

Ejemplo práctico:
Vicisitud: 'Hamilton, que es un tipo bastante falso, ha comentado que la culpa de estamparse contra el muro fue de los mecánicos. Sospecho que eso no es así'.
Lector que no sabe en qué blog está: 'Pero el vídeo muestra claramente que el mecánico colocó el tornillo de la rueda con un mondadientes’.
Estilo sibilino: 5/5 Es, por definición, un ad hominem sutil. Así que su característica principal es infiltrarse en la conversación como un Solid Snake. Prepárate para que te rompan el cuello.
Respuesta deseable: ‘Pues tienes razón’.
Respuesta de Vicisitud: 'Hamilton es un mierda'.


Exclusión del término medio
Es una falacia común y muy querida por cualquier jefecillo de empresa, los cuales sólo quieren las cosas simplitas, machacadas, luego pasadas por la minipimer y suministradas con pajita. Se trata de considerar sólo dos posibilidades extremas, sin tener en cuenta las miles de posibles permutaciones intermedias. Esto es, que si una afirmación no puede ser falsa, por fuerza ha de ser verdadera.

Ejemplo práctico:
Argumentador: 'Mecano tiene unas rimas risibles, pero me gustan otras letras y más que nada, la música'.
Fan fatal: 'Tú odias a Mecano. A los que les gusta de verdad, les gusta todo'.
Razonamiento oligofrénico: 'O estás conmingo o sin mí. Las cosas son como son'.
Estilo sibilino: 2/5.
Respuesta deseable: 'No. Generalmente las cosas no son blanco o negro. Hay un término medio. En mi caso, está más cercano a ‘me gusta’ que a ‘lo odio’.
Respuesta del bloguero cabreado: 'Tú el único término medio que has conocido es aquella vez que hiciste el trenecito en el cuarto oscuro de un club de transexuales'.

Existe un reverso tenebroso de esta falacia que se resume en una palabra: Galicia. Es la que podríamos llamar ‘exclusión de los extremos’. Porque, a veces, sí que hay cosas que son blanco o negro. Pero NUNCA para un buen gallego. O, bueno, puede que nunca o puede que siempre. O quizá sí, o quizá no, o algo por en medio…


Evidencia anecdótica
Resumiendo: cualquier argumento basado en las frases ‘pues a mi me funciona’ o ‘pues a una amiga de mi madre le ha ido de maravilla la terapia que le recetó el Baba Poya de llevar un palo metido por el orto para corregir la desviación de columna ’.

Ejemplo práctico:
Onvre: 'Tengo unos ataques de gases capaces de dar suficiente energía como para que funcione un Airbus'.
Conocido preocupado: 'Pues no sé por qué no vas a un homeópata. Yo, desde que sigo el tratamiento, me encuentro mejor'.
Razonamiento oligofrénico: 'A mi me funciona'
Estilo sibilino: 3/5. Fácil de identificar, pero difícil de rebatir sin que el otro se ponga a la defensiva.
Respuesta deseable: 'Puede funcionarte como placebo, pero las pruebas científicas demuestran que la homeopatía entra de lleno en lo que los expertos denominan ‘chorrada’.
Respuesta de bloguero cabreado: 'No. Voy a ir a un experto en magia de hadas, que me han dicho que hay un duende que me besa el culo y se traga todo el gas'.


Hasta aquí la primera parte de este post ¡¡¡¡ÉPICO!!!! Sean buenos conmigo, que no soy un experto en estas cosas de ser un onvre de ciencia o de filosofía. Ni, por supuesto, de sensatez en general. Que yo leo a Thomas Covenant, escucho a Saurom (Lamderth) y veo pelis de Tim Kincaid. Impresionantes credenciales para ponerse a escribir de lógica Pero una apuesta es una apuesta.

Permanezcan atentos a la segunda parte, con el protagonismo de la Ley de Godwin y also starring los non sequitur y muchos más latinajos que harás que recuerdes las clases de ese idioma, luego la tortura de estudiar las declinaciones y finalmente acabes odiándome por hacerte revivir algunos de tus peores momentos del instituto.

27 septiembre 2010

La liga fantástica de F1. Round 16: Singapur


El equipo Ferrari escribió ya, por mí, la palabra que define la calidad de este GP y de la monumental victoria de Fernando Alonso:


1 punto para ellos, por estética. Posiblemente, la que no tuvimos nosotros a la hora de decidir ir al Friday's, vernos la carrera en su pantalla gigante - aunque esperaron hasta 10 segundos antes del semáforo para cambiar de canal, privando a alguien de apasionantes carreras de caballos en Teledeporte, y dándonos a nostros un cuasi infarto - e ir apuntando las puntuaciones (no pocas) en el mantel de papel. Así que, es posible que una buena mancha de salsa Jack Daniels haya confundido las puntuaciones. Pero, en un GP nocturno, como Dinio nos enseñó, eso es algo que forma parte indisoluble del juego.

La lucha por la star of the race fue más reñida que la maniobra de empotramiento contra el muro ™ que Alonso (1) practicó sobre Vettel en la salida. Varios pilotos hicieron numerosos méritos para llevarsela. Sólo uno lo logró, pero todos merecen nuestro aplauso.

En primer lugar, Nick Heidfeld tuvo a bien el regalarnos un cochambroso retorno a la competición para dejar, así, en buen lugar a Pedro de la Rosa. Su impacto contra Liuzzi, en el que perdió su alerón le supuso 6 encomiables puntos que complementó con otro por provocar un safety car cuando el Force India de Vitantonio se paró en medio de la pista con la suspensión destrozada. Con 7 puntos ha habido Star of the race. Pero, en Singapur, hubo quien hizo más...

Como Bruno Senna, quien, no contento con su trompo en la Q1 (1) y su multa por exceso de velocidad en boxes (1) decidió ser el único torpe carente por completo de reflejos a la hora de empotrar (5) su Hisp-p-p-pania contra los restos del Sauber de Kobayashi (2 puntos para el japo más un puntillo por el safety car subsiguiente). La comicidad taurina del choque del brasileño – convenientemente humillado por Christian Klien en su retorno a la F1 – tiene, evidentemente 3 puntos de estilo. En total 10 merecidos puntos para Bruno. Pero hubo quien hizo más...

Michael Schumacher demuestra que, cuando se trata de la estética de la destrucción, pocos pueden igualarle. Si su intento de asesinato de Barrichello es, de momento, el momento estelar de esta liga fantástica para el que esto firma, su embestida desesperada a Nick Heidfeld (6) lleva 4 puntos de complemento estético por la belleza de las chispas de su dañado alerón en la noche de Singapur. Pero hubo quien hizo más...

Heikki Kovalainen le dio pleno sentido a la expresión "Cojones de acero" cuando decidió que, lejos de entrar directamente a boxes tras su colisión con Buemi (7 puntos para el suizo), prefería regar la pista de aceite e incendiar su coche en medio de la pista. En otras circunstancias, el Fuegooooooorl deberían haber sido 10 puntos para Lotus. ¡Pero esta vez Heikki se lo apropió! La tranquilidad con la que le pidió el extintor a un mecánico de Williams con la sana intención de que "El equipo me suba el sueldo, pues ahora soy piloto y bombero" merece 3 puntos que añadir a los 10. Pena que Tony Fernández no le respondiese "Sí, un bombero torero". 13 puntazos estetas para Kovalainen. Pero hubo quien hizo más.

Y ya sabéis quién.

Estética, tuvo la justa (el Mierda se lleva él sólo su puntito por el cabreo a la hora de salir del coche arrojando el volante) pero, feck, siete puntos con el x2 del factor Mierda son 14 puntos. Lo justo para ser la star of the race. Lo justo para hacer podium cuado alguien no daba un duro por ti y, encima, dejar fuera de la carrera a tu principal rival. Alguien dirá: ¿No le das un -5 por haberse librado de una más que merecida sanción? La respuesta es NO. Si se analiza detenidamente la maniobra, se ve que, cuando comienzan a frenar, el Mierda – por el EXTERIOR, recordemos – sólo le saca una rueda de ventaja. Otra cosa distinta es que, por fuera se pueda ir más rápido. Como me comentó el compañeiro Barazal, una vez los pilotos comienzan a frenar, es el punto de no retorno. Webber se subió al arcén, lo cual indica que el Mierda debería haber sido listo y dejarle algo más de sitio. Después de todo, la siguiente curva era hacia la derecha y hubiese terminado de adelantar a un lento Webber. Pero, afortunadamente, la historia no fue así. En el Friday's, la gente no aplaudió la heroica resistencia de Alonso frente a Vettel cuando, finalmente, Fernando cruzó la meta. Sin embargo, todo el mundo aplaudió cuando Mark se cargó al Mierda. Los españoles somos así.

Por si alguien no lo sabe, hay una moda chorra en internez llamada Webber Bombing que, a diferencia de otras, sí que me seduce:



Humildemente, aporto mi granito de arena:


En el terreno de los equipos, no hubo tanta espectacularidad como con los pilotos: Williams y Ferrari arruinaron la posición en parrilla de Hulkenberg y Massa respectivamente (1 point each). Mejor lo hizo, sin embargo, Toro Rosso, que convirtió una meritoria undécima plaza de Alguersuari en una salida desde boxes merced a un radiador escacharrado (5). Hispania, Lotus y Virgin, por su parte continuaron sumando puntos merced a su lamentable fiabilidad (5 each) a los que Hispania añade, además, 4 puntos por un pitstop de mierda. Su especialidad. Afortunadamente, esta vez no mataron a nadie.

Sin embargo, es tan sólo un bello gesto el que hace ganar la star of the race: la bella y entregada forma en la que los mecánicos de Red Bull jalearon la cipótica maniobra de Webber sobre el Mierda fue tan insultante que sus cinco puntos se benefician de un x2. Claro que sí. (De rebote, Ferrari se lleva un puntillo por cómo uno de sus mecánicos celebró la desgracia ajena).

En éxtasis tras la carrera, una visita al wc del Fridays nos regaló este bello diálogo madre-hijo: "¡Hala, pero qué caca más grande has hecho! ¡Esa caca tiene nombre! A ver... ¿Sabes qué nombre tiene?" El niño duda y la madre responde "¡Alien! ¡Tu caca se llama Alien! ¡Anda, ve a decirle a tu padre cómo se llama tu caca!". Por Peich juro que esto es real: Lewis inspira a la gente, I guess.

No es de extrañar que lo celebrásemos tomándonos unas cañas en un Satán.


Voici las puntuaciones.




...Y tan magna carrera quiero cerrarla con el mejor epílogo de la historia del cine. Usando la frase de Travolta en 'Stayin´Alive'. "¿Qué te apetece hacer ahora?".

"Fardar"


14 septiembre 2010

La liga fantástica de F1 2010. Round 15: Monza.

Una vez Alonso cruzó la meta en primera posición, sonó mi teléfono móvil. Mi señor padre, lejos de la alegría serena por la victoria de Fernando – le queda sólo un motor para las cinco últimas carreras – soltó, lo primero de todo "Montezemolo es un saco de mierda. Cualquier persona con un poco de cerebro ya hubiese fusilado al anormal de Massa". Mientras, en mi lista mental, añadía los brasileños a la "to-kill-list" de mi señor padre, no dejaba de pensar que la maniobra de Felipe en la salida tuvo su buena dosis de brillantez: aprovechando la sentencia sobre las órdenes de equipo que dejaba a Ferrari en el ojo del huracán, aprovechó para atacar a Alonso cual descerebreitor, toquecillo al coche incluido (2 puntos + 5 de estilo por su gran timing post-juicio). No me cabe duda de que Felipe buscaba recuperar el liderato que Vettel le arrebató en Bélgica (Sebastien sólo se lleva un puntillo por su histeria cuando el motor Renault tuvo un bajón en el rendimiento). Lo que Massa no suponía es que, en su ataque a Alonso, iba a regalarle al Mierda la que creo que es su primera - ¡por fin! – star of the race del año.

Todo empezó muy bien el sábado: el Mierda tomaba una decisión estratégica delirante a la hora de correr sin el F-Duct (tío, si eres el líder NO ARRIESGUES, copia: eso sí, has ganado 2x2 puntos) ¿El resultado? Ser vapuleado por Jenson en entrenamientos. Así pues, ni la presencia de Ron Dennis en los boxes pudo evitar que el pobre Mierda comenzase a comerse el tarro, como hace ante cualquier situación que le sobrepasa intelectualmente (en su colegio aún se recuerda el día aquel en el que pintó un Pollock en la pizarra con la ayuda de su nabo untado en salsa Perrins cuando un profesor le preguntó el teorema de Arquímedes). Lewis arrastró dicho estado mental a la primera vuelta cuando intentó adelantar a Massa de una forma que un inglés definiría como "optimista" y que alguien de otro país describiría como "Pffffffffrgssssjuasjuas..." seguido de un ataque de tos bronquítica. Los 5x2 puntos llevan un complemento de estilo de 8 tanto por la comicidad taurina de su rotura de dirección como por el desfile de su destrozado McLaren por entre los tifosi que celebraban el triunfo de Ferrari. Con los 10 de star of the race, son 32 merecidos puntos para el Mierda, al que los favoritismos de la FIA habían mantenido muy bajo en nuestra liga fantástica. ¡Y Lewis ha venido aquí a luchar por la victoria, joer!


Espero, eso sí, que Jenson haya tomado nota y apueste – como todos esperábamos desde el inicio del campeonato – por el mindfuck como mejor forma de vencer a su compañero de equipo. Así, antes de cada carrera, Jenson sólo tendría que challengear intelectualmente al Mierda y sentarse a esperar a los fuegos artificiales. Una opción sería colgar uno de aquellos odiosos cuadros en 3D, mirarlo fijamente y decir "¡Hey, Lewis! Estos cabrones han colocado una foto de Ron pinchándose a tu madre en el box!". Tres horas después de intentar desenfocar la mirada para percibir un 3D lo mínimo que haría el Mierda sería dar la vuelta de formación en dirección contraria. Otra opción para Button sería llamar a mi padre para que éste, a su vez, le dijese al Mierda: "Tú no eres negro, eres inglés". Posiblemente el resultado sería el haber atropellado a todo el equipo de mecánicos antes de salir a dar la vuelta de formación. En sentido contrario, of course.

Y, ya que estamos hablando de homicidios, el equipo Hispania es, una vez más, el ganador autoritario de este GP. Como muestra, este vídeo de su repostaje asesino (4 puntos + 10 por arrollar mecánico + 10 "pabersematao" por su show ambulancieiro).



Los 20.000 $ de multa de la FIA (1) me parecen poco al lado de lo que podría pedir el mecánico si aspira a tener una vida más plena de lujos asiáticos – aunque, desde luego, más aburrida respecto a los placeres del equipo Hispania – pero redondean una quincena en la que aplaudo las declaraciones de Carabante insultando a Yamamoto (5 puntos por no decir lo típico de "Nos sorprende su evolución y valoramos positivamente su aportación al desarrollo del equipo" sino un claro "Es un piloto de pago" ¡Para qué andarnos con hostias!) y al moroso gobierno de Murcia (1 punto de esponsor ignominioso). Si añadimos 5 por el abandono de Senna quedan 46 puntazos para el equipo Hispania, que se despega en su duelo con Ferrari.

Y eso que la Scudería se lleva 10 puntos por su magnífico argumentario en el ridículo juicio ante el consejo mundial: básicamente dicen que TODOS usan frases para dar órdenes de equipo y les gustaría saber qué tiene su frase – "faster than you" - que tan poco gusta a la FIA frente al "Save fuel" de McLaren que seduce y atrapa y te hace comprar el detergente Micolor. Ergo, si decidimos que "Faster than you" es algo punible, ya pueden irle dando el mundial del 2008 a Massa, tras la descalificación del Mierda por órdenes de equipo en Alemania. Brillante.

Por supuesto, hay otra persona que se lleva sus buenos puntos, aunque no le arrebata el cetro al Mierda. Nos referimos a Pedro de la Rosa y su cantado despido de Sauber. Los 25 puntazos – los últimos de Pedro en esta liga, en la que ahora le sustituye el sosainas de Heidfeld – son mitigados en 5 por la clásica ecuanimidad de de La Rosa a la hora de NO cagarse en su ex equipo. Eso sí, los 3 de psicodrama se los damos a Sauber: a pocos pilotos puede dar más placer sádico humillar. No está mal si lo sumamos a los 5 puntos por dejar tirado a Kobayashi antes de la salida.

Balance negativo también para la acutación de Hulkenberg: aunque lleve 3 puntos por sus reiteradas salidas en la chicane, también cosecha -5 por salvarse de una sanción de libro. Máxime cuando esa sanción sí le cayó, por segunda carrera conseutiva, a Alguersuari (1+2 de estilo por contumacia).

Para redondear puntuaciones en una carrera que ha tenido pocos eventos – pero todos ellos buenos – no podemos negar sendos puntitos a Button y Webber por sus gestos soeces desde el habitáculo o dos puntos a Alonso por el destrozo aerodinámico que le produjo a Jenson nada más arrancar. Respecto a las escuderías, 5 puntos para Lotus y Virgin por los abandonos respectivos de Trulli y Di Grassi así como un punto a Force India por el fiasco de Liuzzi en la Q1.

Et regardez la gilipolluá:



06 septiembre 2010

Las 12 frases que mejor definen a una persona

A menudo, conoces a una persona y piensas: 'yo a esa me la follaría'. Otras veces, ya más sereno, lo primero que te viene a la cabeza es ‘¿tendré la bragueta desabrochada?’. Pero después de estas dos comunes preocupaciones, lo que se suele hacer principalmente es clasificar automáticamente al prójimo por su apariencia. Una actitud que no puede evitarse por muy errónea que sea.

Por supuesto, a medida que pasa el tiempo, se produce un fenómeno curioso: las personas hablan. Y un buen discurso puede hacer que pases por alto muchas cosas, desde que el otro ande con un polo de Lacoste o incluso que lleve rastas en el pelo. Con tal de que no te toque con ellas, claro. Que cada vez que veo esos tallos de cabello sólo pienso en la civilización de mugre que tiene que vivir allí como si el cuero cabelludo fuera una comunidad de rascacielos satánicos. Muchos me han dicho que hay champús que penetran en las rastas. También me han comentado que hay detergentes del futuro que quitan todas las manchas o que la acupuntura es una ciencia. De fantasías está llena la vida cotidiana.

Para llegar a conocer a una persona, lo lógico es pasar un buen rato escuchándola. Sin embargo, hay veces que, con una frase, ya te puedes hacer una idea total y absolutamente clara de con quién estás hablando. El equivalente fonético a, por ejemplo, enseñar una foto como ésta:

Ésta es mi lista de las doce frases que mejor definen a una persona. ¿Por qué doce? Porque había dos que más o menos eran la misma, pero que no me ha dado la gana de quitar. Casi todas, por muy atchonburikantes que parezcan, son reales, y varias fueron soltadas delante de mí o de Vicisitud en algún momento. Y, sí: eso significa que tienes que tener cuidado con lo que dices en mi presencia. Es lo malo de tener de amigo a alguien que escribe en un blog. Joer, hasta yo mismo tengo que tener cuidado de hablar en mi presencia: una es mía.

12.- Nunca veo la tele, y digo sin soberbia que no tengo el mínimo interés por ello.
Lo que crees que dice de ti: Soy un tipo inteligente que, de forma natural, no se deja llevar por la corriente principal.
Lo que realmente dice de ti: Te digo, con total soberbia, que no veo la tele, porque yo soy culto y eso es para las masas. ¿Te he dicho que soy cuuuuulto?

11.- Aquí hemos venido a trabajar, no a divertirnos
Lo que crees que dice de ti: Soy un superior serio. Algún día dirigiré esta empresa.
Lo que realmente dice de ti: Soy un amargado que no puede comprender que los demás bromeen y se lo pasen bien en el trabajo. En un curso de management me dijeron que había que tener a la gente acojonada. Algún día me echarán de esta empresa a pesar de lo bien que he sabido lamer culos. No follo. Nunca.

10.- Me parece muy mal que te rías de alguien por llamarse Apichatpong.
Lo que crees que dice de ti: Soy una persona sensible que se preocupa por las susceptibilidades ajenas.
Lo que realmente dice de ti: Tengo el mismo sentido del humor que una alcachofa, y nunca le he visto la gracia a Chiquito de la Calzada. Siempre me estoy metiendo en lo que no me llaman y soy un fundamentalista de lo políticamente correcto. Considero que lo más sacrosanto de la vida son las sensibilidades, sin darme cuenta de que ‘sentirse herido en la sensibilidad’ equivale más o menos a ‘ser un inmaduro de cojones’. De mayor quiero ser palo de fregona para meterme por el culo de Apichatpong Weerasethakul.

9.- Yo te puedo decir toda la filmografía de Dario Argento, pero no tengo ni idea de quién es Colate
Lo que crees que dice de ti: Soy un freak amable con mis idiosincrasias.
Lo que realmente dice de ti: Estoy por encima de todos vosotros, masa de descerebrados. Yo soy un genio del cine, arte de verdad, y no la mierda esa de la telerrealidad. Soy, por lo tanto, un tipo insoportable que no sabe vivir en democracia y mi capacidad de hablar de temas que no son los que a MÍ me interesan es nula.
8.- Ex-aequo: Toda forma de expresión cultural es igualmente respetable / El burka será un atentado contra la dignidad de la mujer, pero aquí en occidente tienen que llevar tacones y bikini.
Lo que crees que dice de ti: Soy ecuánime.
Lo que realmente dice de ti: Soy un bienpensante de la peor especie. Probablemente pase mis días comiendo en hindús en Lavapiés. Mi cerebro entraría en barrena y necesitaría un buen Ctrl+Alt+Supr si se me planteara la dicotomía entre el trato humanitario a animales y el derecho islámico al ritual para carne halal. Las falacias lógicas son mi pan de cada día. Mi expresión favorita es ‘rollito fusión’. A Paco Fox le acaba de dar un síncope al escribir esa última frase.

7.- (Dicho por un señor de treinta y pico años) ¿Qué es un escaño?
Lo que crees que dice de ti: Vivo en mi propio mundo fuera de toda influencia externa que no sea mi frikismo.
Lo que realmente dice de ti: Vivo en mi propio mundo fuera de toda influencia externa que no sea mi frikismo. Debería ser objeto de estudio antropológico.

6.- Yo nunca me hago pajas
Lo que crees que dice de ti: Soy una persona con autocontrol, que no se deja llevar por las bajas pasiones. Soy un ejemplo de continencia que haría que un maestro yogi se suicidara de envidia comiendo un chuletón de Ávila.
Lo que realmente dice de ti: Soy un mentiroso. Un mentiroso triste. Busco que me vean como un tipo que está por encima de las pasiones del mundo, pero he utilizado un ejemplo de hazaña de adolescente opusino que, concretamente, a nadie le interesa lo más mínimo.

5- Vamos a mi casa y te enseño mi colección de cartas con imágenes de asesinos psicópatas famosos.
Lo que crees que dice de ti: Ehm… esto… ah…
Lo que realmente dice de ti: SAL CORRIENDO AHORA MISMO.

4.- (Hombre, dicho a una mujer): Pues yo también me disfrazo; normalmente de Spock
Lo que crees que dice de ti: Muestro alegremente mi frikismo en busca de mi alma gemela con la que pasar noches locas de sexo tras cuantiosas ingestas de cerverza romulana.
Lo que realmente dice de ti: Vivo feliz en mi frikismo sin darme cuenta de que eso me convierte en un Héroe Del No Follarás En La Vida (tm). Busco mi alma gemela a la que, en el improbable caso de que la encuentre, dejaré inmediatamente, alegando diferencias irreconciliables cuando me diga que Voyager, en el fondo, estaba bien. A veces he limpiado mi casa.

3.- Yo soy de izquierdas en lo social y liberal en lo económico.
Lo que crees que dice de ti: Soy un avispado comentarista político, progresista pero pragmático, que sabe aplicar mi intelecto a la realidad del entorno social.
Lo que realmente dice de ti: Soy gilipollas. Profundo.

2.- Te comería hasta el hilillo del támpax
Lo que crees que dice de ti: Tíotíotío yo melafollo tío que soy la hostia tío que soy un mákina que molo, ¿que no?
Lo que realmente dice de ti: Soy más bruto que un támpax de esparto. Tengo la misma madurez emotiva que un tubigum de fresa. Mi vida es el polígano y tener un coche tuneado. Mi única aspiración en cuanto a relaciones sociales pasa necesariamente por borrachas que puede que me vomiten encima antes de follar. De mayor seré putero. Bueno, en realidad YA soy putero.

1.- Usted no sabe con quién está hablando.
Lo que crees que dice de ti: Soy capaz de acojonar a todo el que se me ponga por delante. Soy IMPORTANTE.
Lo que realmente dice de ti: Como Walter Peck, soy un tocapelotas sin pelotas. Mi vida social es una mierda y sólo me relaciono con la gente por interés. Me acompleja que la minona no me cuelgue por debajo del escroto, así que seré un chungo que mira a los demás por encima del hombro, si bien se trata de un hombro lleno de caspa rancia. Sin duda, pienso que me peo más alto que el culo. Háganle un favor a la sociedad y celebren conmigo el Ritual del Olvido de la Reina Bavmorda para que nunca vuelva a pisar la Tierra.

03 septiembre 2010

La liga fantástica de F1 2010. Round 13: Spa. ¡Por la gloria de mi padrer!

¿Hago alguna otra cosa que no sea escribir que Hamilton es un Mierda? Me pregunto mientras escribo que Hamilton es un Mierda.

El resultado del GP de Bélgica - no la carrera, que siempre está a la altura de las circunstancias - deja el ánimo más alicaído que mi recién desenyesado codo (roto a principios de agosto y ahora en proceso de rehabilitación). Por eso, ante mi falta de energía para teclear y cagarme en todo, en esta ocasión he decidido cederle el testigo a mi enérgico señor progenitor - autor de la frase "Jack Bauer es un poco afeminado" - y a su señor padre, uséase mi abuelo.

Quien lo conoce, suele decir "Ahora entiendo cómo eres tú. Pero estás a siglos luz de su furor homicida y su épica gallega. Por no hablar de su bigotón". Paco es uno de sus fans. Ahora les ofrezco a usarcedes la posibilidad de serlo. Si no lo logran, no han entendido los valores de ente vlog.



Ya ven: no puede ocultar uno que las raíces son las raíces. Por si quieren más vídeos, aquí incluyo también el del bigotón del padre de Kovalainen, por el que se lleva 10 merecidos puntos.



Y aquí las puntuaciones. Esta vez, en vez de gritar "¡Invítenme a unas cañas!" toca un "¡Ayúdenme a pagar a la fisioterapeuta!"


Related Posts with Thumbnails