21 diciembre 2010

Premio "Onvre del año 2010". ¡¡¡RESULTADOS!!!

Estupefacto, veo que la revista Time decide dar su premio “Hombre del año” a Mark Zuckerberg (lo siento, sé que se llama "Person of the year", lo cual es ético y correcto, pero hacerlo ¡para que la única nominada mujer sea Lady Gaga! me parece todavía más machista y ofensivo que llamarlo "Man of the Year"). Un premio a Zuckerberg... ¡Como si el Facebook hubiese sido inventado en el 2010! Hubiese tenido más lógica dárselo al retrasado de Jesse Eisenberg, puestos a que el único objetivo fuese no tener a Assange en la portada.

Ante esta pérdida de papeles, y a la espera de que, en Esp-p-p-paña le den un merecido “Hombre del año” a todos los valores contenidos en el bigotón de Don Vicente del Bosque, en ente vlog instauramos – ya iba siendo hora… - el premio “Onvre del año”, en el cual les animamos a todos usarcedes que ¡¡¡VOTEN!!! masivamente. Para ello, deben usar la ENCUESTA que aparece al final de esta entrada (UPDATE: ENCUESTA FINALIZADA). Les damos catorce – obviosuly… – opciones y les recomendamos que lean el porqué de cada una antes de regalar con alegría su voto. No es tan fácil como parece…



Añado, eso sí, que, pese a que la copetición fuese dura, damos el premio munhé del año a la viguesa que decidió tomar posesión notarial del Sol, enfrentándose por ello a un coruñés que se había autoproclamado dueño de todo el universo. Lo logra en dura pugna con Hildegarda Von Bingen y, sobre todo, la ya mítica "Anónima de la 1:22", cuya corrección política nos propició uno de los momentos más delirantemente histéricos que hayamos vivido en ente vlog.

Vamos ya con los candidatos:


Damon Lindelof
Pocas personas pueden presumir de haber realizado la mayor colonoscopia colectiva del mundo. Con el final de ‘Perdidos’, su guionista, Damon Lindelof, lo consiguió. Pero si hay algo que merezca todavía más el aplauso es la apuesta de Damon por convertir “la serie revolucionaria definitiva” en “la serie sórdida definitiva”, adelantando a ‘Los Serrano’ por la derecha y obligando a los que malgastaron su vida defendiendo ‘Perdidos’ a capa y espada a buscar falacias lógicas que salven a "su" serie de la quema para las que hasta Paco se animaría a hacer una tercera parte de su épico post. Lo cierto es que, pasado el cabreo inicial, el colonoscópico final de la serie no es que acreciente su leyenda, sino que la destruye construyendo, en su lugar, otra más sórdida y maravillosa.

Dúo cómico: Rubalcaba y el portavoz de los controladores


Rubalcaba se lleva YA el premio especial Jack Bauer del año al momento de derechismo bien entendido que favorece la halción. Su presencia acojonante de ‘no me toquéis los pelos del escroto, que me cabreo’ se complementa con el pijo que todas se follarían, pero que durante los últimos días se ha gastado todo el dinero de sus horas extras en Almax. Defender lo indefendible tiene un plus de instinto suicida que se lleva puntos de estilo de belleza ultraterrena desde el momento que el señor, encima, declaró que él no va a tener problemas con la justicia porque, mire usted qué casualidad, tenía los días libres. Entre la izquierda más derechona de la historia y el onvre con la jeta más inmensa del año, tenemos el dúo cómico-taurino que ya querrían ser Faemino y Cansado.

Apichatpong WeerasethakulPuedo afirmar con orgullo y satisfacción que Cultureta Watch fue el primer sitio en proclamar una verdad evidente que, en todos los demás foros cinematográficos, se ha pasado por alto: que ‘Uncle Boonme…’o ‘Syndromes and a Century’ sean buenas o malas películas es algo totalmente irrelevante. Lo realmente crucial es que el director de estas ovras se llama Apichatpong. Y, una vez establecido este punto, ya no nada hay más de lo que hablar. Feck, ese nombre tiene mérito hasta para ser de un país cuya princesa se llama Siripa Chutaporn. En serio: ¡quiero que Apichatpong ruede su biopic! Y es que aunque Paco y yo no hayamos soportado más de cuarenta minutos de sus películas, NO podemos enfadarnos con alguien que se llame Apichatpong. Y que, por cierto, ha logrado que nuestro idolatrado Jordi escriba su crítica más enajenada recurriendo a… ¡la mecánica cuántica! para defender a nuestro héroe Tailandés.

Jorge Sanz
Hay comebacks y luego hay comebacks cósmicos tamaño king size con vida extra y tirada con cinco dados. Jorge Sanz ha vuelto convertido en todo un onvre. Su serie ‘Qué fue de Jorge Sanz’ es la cumbre de la vicisitud extrema televisiva. Hay que ser muy jrande para tener la capacidad de cachondearse de uno mismo de la manera que lo hace nuestro nuevo ídolo. La cumbre de la televisión de este año no es el piloto de 'The Walking Dead'. Son escenas de vergüenza ajena harcore como el final del primer capítulo o el momento en el que Juan Diego Botto le regaña por no estar en las manifestaciones pro-Aiminatou (que parece el nombre de un personaje de Karl May, by the way). Jorge Sanz: pequeño, pero onvre.

Yonni Barrios
Después de haberse pasado meses enterrados – para mi total hastío y desinterés, lo reconozco – por fin comienzan a salir a la superficie los dichosos mineros chilenos. El espectáculo, en sus primeros compases, es lamentable: la mayoría de los pobres iletrados se dedica a medio pasar de su familia y a arrodillarse con los brazos extendidos al cielo mientras unas camisetas – cutres hasta para un partido de casados contra solteros organizado por Mauricio Colmenero – rezan “Gracias, Señor”. Uno piensa: Qué de puta madre ser Dios. Te llevas todo el mérito de un rescate que ha sido estrictamente una cuestión de ciencia e ingeniería y, a la vez, nadie te echa la culpa del accidente inicial. Intentando redimir a esa pobre gente, quise pensar que, durante su cautiverio, algunos se liaron entre sí y, por ese motivo, no sabían cómo contárselo a sus señoras. Y entonces llegó el momento mágico: en un alarde de coherencia y VALORES, los organizadores del rescate trajeron tanto a la mujer como a la amante de uno de los mineros, Yonni Barrios. El momento atchonburike televisivo del año, sin duda alguna. Y con una bella conclusión: el culebronerío es la verdadera esencia del ser humano. Sólo que muchos no terminan de aceptarlo y tienen que disfrazarlo de ‘Mad Men’ o ‘In Treatment’. ¡En vez de gozar con una noticia tan bien relatada como la de este vídeo!


Juanjo Puigcorbé
Hay interpretaciones y, aluego, hay HINTENPRETANCIONES. Juanjo Puigcorbé consiguió que, por fin, toda Esppppaña se diera cuenta de que lo que mejor hace el Rey es darnos mucha risa. Lo cual es bueno. Denme cien reyes hilarantes antes que un presidente de República bajito y con mala leche.

Pero el onvre del año es, sin duda, un actor que hizo su trabajo lo mejor que pudo. Y si eso se vio más como una parodia que como una interpretación, qué quiere que les diga. Bueno sí. Les digo: ¿de verdad han oído discursos del rey y no se han descojonado? Pues eso.

Er Chato de Huévar

Un pilar ideológico de ente vlog es NEGAR vehementemente el derecho del ser humano a sentirse ofendido o herido en su sensibilidad. Si una creación artística te ha molestado, pues te jodes. Y si quieres responder, hazlo con otra creación tuya (en el mejor de los casos tendríamos duelos épicos como el ‘Southern Man’ de Neil Young contra el ‘Sweet Home Alabama’). Por ello, no puedo dejar de aplaudir al Charo de Huévar, un onvre que, molesto por esa actitud de muchas mujeres que se resume en un “¿Follas? – Sí, pero contigo no”, decide grabar una canción en vez de violarlas o agredirlas con el grito de guerra “Es que van provocando”. El resultado, “Perras de la noche” es un tema descomunal, donde ningún verso tiene desperdicio. El estribillo “Perras de la noche/ Calientapollas maleducadas/ No le baileis sessi a la peña” se ha enquistado forever en algún lugar de mi pobre – y sufrido – cerebelo.



Christopher LeeQue lo primero que sugiera Google si pones ‘Christopher’ sea ‘Christopher Nolan’ es una desgracia para la comunidad sórdida. El día que Nolan monte un grupo de metal con 88 años, retiraré lo dicho. Mientras tanto, Christopher Lee es el único que merece nuestro apoyo total y absoluto. Porque puede que su disco ‘Charlemagne, by the Sword and the Cross’ sea más un musical de Broadway que un verdadero CD de metal, pero cuando grita enajenado en el tercer acto eso de ‘Derramé la sangre de cuatro mil sajones’ al ritmo de guitarras heavy con esa voz que es el equivalente sónico a una frase del hijo de Hans Magnus Enzensberger y Hildegarda Von Bingen, a ver quién es el guapo que no se levanta y derrama la sangre de cuatro mil sajones. Yo lo haría. Y tú también.

La gloria de mi padre/La gloria de mi abuelo
¿Qué decir? Su comentario del GP de Bélgica de F1 fue un tributo a la onvría y valores de mis señores progenitores. Fue un vídeo efímero que ya no está, pero frases como “Ojo, que Hamilton no es negro. Que es inglés” ya son parte del imaginario colectivo de ente vlog. Y eso sin olvidar toda la sabiduría que, a lo largo de sus 91 años ha sabido desarrollar mi señor abuelo sobre la colonoscopia y otras hierbas. Christopher Lee podrá derramar la sangre de 4000 sajones… ¡Pero mi padre también! No será éste el post en el que los ingleses puedan sentirse seguros…

Lech Kaczynski

Un capillitas homófobo de mierda. ¿Qué hace aquí? Pues porque es divertido creer en teorías conspiratorias. Un avión presidencial. Un piloto al que le dicen que no puede aterrizar. El tipo desoye las repetidas advertencias y le da por meterse tremenda hostia. ¿Cuál es la explicación más lógica? ¿Que al piloto le dolía el culo y tenía ganas de aterrizar de una puñetera vez? ¿O que el señor con más poder a bordo del avión dijo que se aterrizaba por sus santos cojones? Ahí tenemos a un capullo en vida que se despidió del mundo con una decisión de ‘por mis huevos que no nos damos la vuelta, hombre ya’. La satisfacción de saber esto da mucho gustirrinín. Muchos pensarán que no hay pruebas concretas de que esto fuera así. A eso contesto: blanco y en botella... un litro de semen.


John Cobra

Cuando el bigotón de Íñigo recriminó a John Cobra le dijo que un contrato que asume el artista con su público es que este último pueda decidir abuchearlo. Sin embargo, John Cobra mostró la otra cara de la moneda: cuando las eurolocas quieren apropiarse en exclusiva del hortereo eurovisivo, también hay otro contrato que se firma. Y ese contrato es que tú puedes sentirte el doble de legitimado para abuchear a los que osan pisar el césped de tu jardín, pero la otra parte también tiene derecho a colocarte el nardo en la boca si fuere menester. ¡Cultura democrática!


Labordeta

Nombrar onvre del año a una persona por morirse suena a “mierda: me he acordado ahora que era la hostia, mientras que en vida pasaba de él”. Pero la nominación a Labordeta, autor de las más sabias palabras jamás dichas en el Congreso, tiene su sentido luctuoso en el hecho de que él mismo se cachondeó de su logro: en esta entrevista, reclamaba que en su epitafio pusiera ‘A la mierda’.
Dudo que la familia respetara tan loable deseo. Pero deberían haberlo hecho, coñe.

Richard Branson
No voy a ser yo quien diga que Richard vestido de azafata derrote a los tangas de Briatore. O que propuestas como que los doblados no tengan por qué ceder la posición - ¡acción! – no palidezcan ante cosas como pedirle a Nelsinho que se piñe aposta. Pero algo que todavía no ha logrado Flavio es que Mike Oldfield le diga “Fuck You” en Morse. Por eso, su momento “Fuck Me!” cuando se enteró que los depósitos de gasolina de los Virgin no estaban diseñados para durar toda la carrera ha sido una apoteosis de amol cósmico y rock sinfónico que justifica su nominación a “Onvre del año”.

El de rojo del video del Tito MC

Alabar a los grandes secundarios es un tópico en esto del audiovisual, sobre todo cuando se hace cualquier tipo con cara simpática que saliera en películas de Mariano Ozores. Pero nosotros miramos un paso más allá. Concretamente, ese que se queda al filo de perder definitivamente la cabeza. Reclamamos un lugar en el imaginario colectivo para los jrandes figurantes. Y este año hemos descubierto un ejemplo de tal entidad que no podemos creer que sea sólo una cara (y actitud) en la multitud. Para nosotros, es un cameo. Ya sabemos que para adquirir ese estatus, el tipo tenía que haber sido famoso antes de hacer la aparición. Pero la portentosa presencia de El Onvre De Rojo del video del Tito MC nos hace pensar que viajó en el tiempo después de leer esta entrada para que así pudiera considerarse su interpretación como un cameo, creando de paso una paradoja que podría destruir el universo o, a lo sumo, el servidor de esta página.
En toda la historia de la humanidad, nunca nadie estuvo tan fuera de lugar y, al mismo tiempo ganó la partida con la misma rotundidad que Rubalcaba en batalla dialéctica con Chuck Norris. Y hacer eso al lado de un señor que dice ‘el que te foca, el que te parte la boca’ y ‘hablas musho so capusho’ es, en una palabra, ¡¡¡¡ÉPICO!!!!.


En breve, los resultados. ¡Dense prisa votando en la encuesta que aparece al final del todo del post (justo después de los comentarios)! Éste es un galardón mucho más serio que el de la revista Time.

18 diciembre 2010

Enta Munhé: Hildegarda Von Bingen o La Corrección Bienpensante

Llevo años queriendo relatar una anécdota relacionada con la corrección política bienpensante. Pero la he escrito, reescrito, borrado, lavado, pulverizado con lanzallamas atómico y vuelto a escribir tantas veces que mi ordenador ya hasta reconoce el artículo cada vez que abro el documento. De hecho, estoy seguro de que la próxima vez que lo intente, me va a soltar una pedorreta y un corte de mangas con el ratón. El caso es que, como un Jack Nicholson de la vida encerrado en el Overlook Hotel viendo como el qwerty le habla, nunca quedo satisfecho con lo escrito. Claro que para eso están las navidades y la vagancia en general: para que, en lugar de dedicarme a perseguir con un hacha a mi familia, me ponga a rescatar borradores olvidados hace siglos. Que es un proceso esencial en Vicisitud y Sordidez tal y como expliqué aquí.

Supongo que el problema es que la anécdota no es demasiado potente. Pero, qué coño: la voy a colgar aprovechando las fiestas para que vosotros la juzguéis y la condenéis a muerte. De hecho, propongo una idea revolucionaria en internet: si el post os parece una idiotez, lo borraré y en su lugar colocaré un video de Vicisitud y mío cantando The Rime of the Ancient Mariner de Iron Maiden.

Lo cual no creo que mejore las cosas. Si acaso, hará que el mundo sea un lugar más aterrador.

Así que vamos allá.

La génesis de este artículo está en uno de mis profesores de instituto. Una época ¡¡¡¡ÉPICA!!!! para mí, si bien mi personalidad por aquellos entonces era un poco extraña. Por un motivo principal: si apareciera en una película adolescente americana, aparte de convertirme automáticamente en el tipo más feliz del mundo, sería difícil encajarme en algún arquetipo. Ni freak rolero, ni geek, ni deportista, ni gamberro... ni siquiera un in-betweener, porque, curiosamente, era bastante popular (la unidad de medida importante en la vida adolescente). Algo que, para mi desgracia, tampoco me servía para nada, pues no follaba. Mi cierta fama en el instituto hizo que me convirtiera en amigo de algunos profesores, mientras que para otros era un equivalente al anticristo. Cosa que puedo llegar a comprender, sobre todo si apruebas Física de 2º de BUP (estando en COU y con un 4 de nota) y tus amigos se dedican a llevarte a hombros por todo el edificio mientras escriben en las pizarras ‘Paco Fox ganó al instituto’ y cantan la Internacional y el himno del Barça. Esto último con un objetivo claro:

Por joder

Uno de los maestros con los que sí me hablaba ni siquiera me dio clases. Era el jran Pepe Juan Iborra, tipo interesante con el que aun hoy en día quedo cada vez que voy a Algeciras para reírnos un rato y, de paso, contarle cuánta gente del mundo de la televisión se rumoréa que es gay.

La cercanía con los profesores más interesantes me viene de familia, pues mi madre es maestra. Así que me gusta estar enterado de cómo va la educación en este país. Mi señora progenitora es bastante optimista: burros los ha habido siempre. Mi amigo Iborra, por el contrario, está más quemado que Darkman en un día de fallas. Fue él quien me contó una vez cómo una respuesta de examen de literatura de secundaria sobre Lorca contenía la frase:

Franco le dijo: Lorca, márchate. Y Lorca se fue’.

También quien me comentó que el día más desesperanzador de su vida fue aquel en el que le dijo a una alumna:

¿Pero tú no lees? ¿No vas al cine? ¿Y qué haces cuando llegas a casa?

A lo que la chica respondió con todo su aplomo poligonero: ‘¿Yo? ¡Po jincá el shosho en el escay!’.

Sin embargo, hace varios años me contó una anécdota más interesante, pues no trataba de la estulticia púber, sino de gente a la que se le presupone inteligencia. Porque, claro: ¿cuál es el mayor enemigo de las personas listas? Efectivamente: lo políticamente correcto.

Generalmente, la corrección política es algo mucho peor todavía que sentirse ofendido por algo que te han dicho. Más bien se trata de sentiste ofendido por algo que le pueden decir a OTRA persona. Esto es, una actitud que oculta tanto paternalismo del tonto como gilipollez extrema.

El tema de la corrección política comenzó a asolarnos hace más de dos décadas y últimamente está alcanzando niveles que son más difíciles de soportar que un concierto de Ke$ha al frente de un grupo de pandereteiras. Mis primeros recuerdos de esta corriente de anti-pensamiento están unidos, cómo no, a Estados Unidos (¡forsale involuntario!) y aquella noticia sobre una Biblia en la que cambiaban todos los ‘Él’ por ‘Él/Ella’. Discusión inútil, pues dios no es ni él ni ella. Se trata del monstruo volante del espagueti, el cual es hermafrodita, pues las albóndigas actúan como ovarios y testículos.

También recuerdo especialmente la popularización del término ‘Afro-americano’, sobre todo en esos programas estilo ‘Cops’. Muy pronto me di cuenta de lo gilipollas profundo del palabro, pues trataba a los negros como si no fueran realmente americanos: son sólo mitad. Aunque hayan nacido en Wichita Falls. Por la misma regla de tres, muchos blancos deberían ser ‘anglo-americanos’. Y Bob Esponja ‘Oceano-americano’. Además, ¡qué manía con lo negro! ¡Pero si es un color cojonudo! A mí que queda muy bien, sobre todo desde que conseguí quitarme la caspa. Además, ¿de qué iba Luke Skywalker en ‘El retorno del Jedi’? Pues de negro. Que, a propósito, era originariamente el estilo de uniforme de los caballeros jedi. Sólo que, para ‘La amenaza fantasma’, Lucas cambió de opinión y acabó vistiéndolos como Obi Wan. ¡Ala! Ya tenéis un nuevo dato idiota de ‘La guerra de las galaxias’ en la cabeza. Mi misión como escritor de blogs ya tiene un poco de más sentido.

Y luego, la imbecilidad comenzó a extenderse. Hasta hoy en día, una época en la que no es posible decir nada sin temor a herir sensibilidades. Verán ustedes: yo creo que lo de ‘sentirte herido en tu sensibilidad’ es de mentes débiles. El que un tipo me insulte o se meta con mis gustos me parece más irrelevante el personaje del Meronvingio en Matrix.

Pero tampoco nos desviemos. Que de lo que se trata esto es del siguiente paso a la constante preocupación por la corrección política: llevar ideas interesantes y necesarias al más absoluto absurdo con tal de resultar ecuánime. Como suele hacer G.Sanz, pero con temas sociales en lugar de críticas culturetas.

Efectivamente: una vez que basas todo tu esquema de pensamiento en convertirte en Maestro de las Llaves y Guardián de la Puerta (hermafroditismo mental: como el monstruo volante del espagueti) de todas las causas que no han pedido tu ayuda, comienzas a discurrir de manera extraña.

Y ahí entra la anécdota de mi amigo Pepe Juan, acontecida durante un congreso de educación en Jerez de la Frontera al que acudieron todas las autoridades relacionadas con la materia (que no ‘expertas en’) de la Junta de Anladucía. Una de las mesas redondas versaba sobre la Co-educación, tema que, junto a las competencias, se había convertido en uno de los clichés más socorridos para camuflar otros deficits más perentorios del sistema. De lo que allí se hablaba es que la mayor parte de los problemas de la educación en Esppppaña no vienen de los planes de estudio, de las actitudes en el aula o de la situación en el hogar. No. El origen de todos los males es la mala educación del papel de hombres y mujeres. En el debate intervinieron las responsables del proyecto de la Co-educación y Ángeles Caso, entre otras feministas. Y allí atacaron con su propuesta principal: lo que hay que hacer para que todo funcione perfectamente en los colegios es... re-escribir la historia. Hay que darle mayor protagonismo a la mujer, ya que no hay apenas señoras físicos ni señoras matemáticos en los libros de texto. Y ya está bien de programar una historia de la literatura española donde solamente fueran objeto de estudio figuras masculinas.

Aterrado, algún profesor preguntó: ¿Y quién sugiere que expliquemos en lugar de Quevedo y Lope de Vega?

Y alguien del panel (quizá la propia Caso, pero esto de esperar dos años para escribir un post hace que mi memoria me falle) contestó rápidamente: 'Pues, por supuesto, HILDEGARDA VON BINGEN'. Así se podrá equiparar el déficit co-educativo.

Es obvio que llamarse Hildegarda Von Bingen es ser la versión femenina de Hans Magnus Enzensberger. Digas lo que digas, TIENES RAZÓN. De hecho, estoy trabajando en crear una máquina del tiempo con el único objetivo de que Hans Magnus viaje al pasado, se beneficie a Hildegarda, y de la unión salga el ser supremo Hipermegatrón Von Lahostia, dios de la dialéctica y la única persona capaz de hacer cambiar de opinión al contrario en una conversación online.

Pero que un profesor de literatura te pregunte que a quién quita para hacerle un espacio a una mujer y a ti sólo se te ocurre enta munhé... es ganas de mantener tu postura por tus santos cojones y no atender a lógica ni razón alguna. Que la historia es la que es, y las mujeres siempre han estado puteadas.

No es que la pobre Hildegarda fuera una matada. De hecho, hace cosa de un año, buscando mis carpetas de MP3 me encontré un par de piezas suyas. Yo que no tengo prácticamente nada de música clásica. Porque por lo que pasó a la historia esta monja fue por sus cojonudas composiciones musicales. En el terreno literario sus contribuciones fueron principalmente sobre teología, un género que me causa el mismo respeto que las marchas militares en relación con lo musical. Eliminar de un temario obras maestras de la sordidez como El Libro de Buen Amor y sustituirlas por Liber Vitae Meritorum (que en ningún momento habla de ser violado por serranas unicejas como el libro del Arcipreste) sólo por no enfadar a las feministas me parece una propuesta que no haría ni un ferengi hasta arriba de cerveza romulana.

Claro que, para ser una ídola de ente bloj no vale con haber compuesto setenta y ocho obras musicales, tener un nombre ¡¡¡¡ÉPICO!!!! y ser mi representación referencial de la idiotez de lo políticamente correcto. Lo más importante es que Hildegarda fue la primera persona que era tan freak como para crear su propio idioma artificial. Su Lingua Ignota se adelantó al élfico y al Klingon en varios siglos. Era el idioma que utilizaba para describir sus éxtasis místico-psicotrópicos-orgásmicos. Nadie sabe muy bien por qué. Algunos estudiosos de la época lo llamaban en varios cónclaves algo así como ‘la frikada de la puñetera esa, que se ve que no anda muy bien’, o, en el alemán medieval original ‘Monjenfuerandeollenz’. Nada más que por eso casi empata en nuestros corazones con nuestra amada Santa Teresa de Jesús. Hay que ser muy grande para dedicarte a hacer tu propio alfabeto. O vivir en un convento en la Edad Media y aburrirte mucho. Que también puede que fuera eso.

Así que podéis sacar varias moralejas de este post: Que Hildegarda era una crack. Que los defensores de lo políticamente correcto están dispuestos a todos con tal de tener razón. Que las fechas cercanas a las navidades son un buen momento para los artícuolos con introducciones más largas que el meollo de la cuestión. Y que canto fatal The Rime of the Ancient Mariner. Porque no dudo que eso es lo que quedará después de este artículo.

Ahora os dejo, que me voy a poner la película sobre Hildegarda que acaba de salir en DVD. Porque las navidades también son fechas para hacer penitencia.

16 diciembre 2010

Cine Basura parte 2: Megatiburón os necesita

El viernes a las 23:20 h., en Canal+ Xtra, segunda edición del Cine Basura, el primer programa de la televisión patria sobre cine-colonoscopia. José Viruete y el menda comentamos una nueva película, con un Special Guest Star: Borja Cobeaga, director de 'Pagafantas', una de las más jrandes odas a la vicisitud que ha visto el cine esppppañol.

El bodrio en cuestión es Megatiburón contra Pulpo Gigante, de nuestros viejos conocidos expertos en clones de combate, la productora The Asylum. Y protagonizada por el mismísimo Rey de las Camas, Lorenzo Lamas.
Como hicimos con Postal, los comentarios podrán seguirse en internet en un videochat a partir de las once y pico (EDITADO: El link es http://www.canalplus.es/Cine-Basura) o por el canal dual para aquellos abonados al Xtra. Y los que no tenéis el canal, ya estáis consiguiendo como sea la peli, que yo avisaré cuándo darle al play.

Apoyad esta iniciativa, leñe, que si todo sale bien y tenemos otra oportunidad en enero, habrá sorpresas. No puedo confirmar la película, pero es altamente probable que TODOS la podráis ver al mismo tiempo en internet. Pero sólo si esta edición va bien.

Y algunos diréis: Yo tengo cosas mejores que hacer un viernes. Y yo respondo: ¡Pero que mierda de freaks sois! El buen nerdo se queda en casita enfricándose. Después de haber ido a ver Tron Legacy, claro. Que es lo que yo pienso hacer.

07 diciembre 2010

Videofobia 4: Adolescencia


Tras la jachonda presentación con público de una copia de trabajo en la Monstrua de Cine Chungo (aquellos que la vieron allí descubrirán varias mejoras), llega el montaje definitivo del cuarto capítulo de Videofobia. Ha sido muy duro. En algunos momentos, creíamos que no lo sacaríamos adelante. Porque estamos ante una película extremadamente coñazo. Pero que esconde una sorpresa.

Una jran sorpresa.

Por eso esta vez no pongo el póster. Ya veréis, ya...

Videofobia 4 - Adolescencia from videofobia on Vimeo.



Y no olviden que el viernes 17 de diciembre a las 23:20 h. tendremos la segunda edición de Cine Basura en Canal+ Xtra con un servidor, José Viruete y un invitado especial: Borja Cobeaga, director de esa épica de la vicisitud que es 'Pagafantas'. La película: Megatiburón Contra Pulpo Gigante. Las neuronas: mal, gracias.

Una vez más tendremos un videochat en directo. Y si todo va bien en esta segunda entrega, ya hay preparada una sorpresa para la tercera.

Related Posts with Thumbnails