Vicisitud & Sordidez

36

José Viruete, pilar moral, intelectual, dórico, cojónico y corintio del universo conocido y varias realidades cuánticas paralelas en las que el mundo ha sido tomado por los borj, dijo una vez que le parecía muy mal el concepto de ‘placer culpable’. Según el ilustre pensador, denotaba complejo de inferioridad, el no aceptar con naturalidad los gustos propios. No seré yo quien le quite la razón.

Pero es que suelo ponerme 'La Amenaza Fantasma' al menos una vez al año.

Y ni siquiera me salto las partes de Jar Jar Binks.

Comprendo perfectamente el trasfondo de lo que quiso decir Viruete. No hay que avergonzarse de las propias depravaciones. ¡Feck!: en ente bloj hemos hablado de Pimpinela, Perales y Saurom Lamderth. Pero llevo ya muchos años dándole vueltas a todo esto del juicio de gusto para saber que la realidad es poliédrica, con 14 dimensiones espaciales, dos temporales y una en la que el ‘Cheers’ español dura siete temporadas. Para cualquiera, sería normal evaluar una obra objetivamente, concluir que es un truño, pero aceptar que le tienes cariño. Claro que este mundo no es normal. Y mucho menos la gente. Sobre todo porque vivimos en un lugar en el que hay personas capaces de decir que ‘No habrá paz para los malvados’ está bien montada. Pedir una comparativa de objetividad y subjetividad es casi imposible al hablar con cualquier ser humano. Y totalmente imposible al conversar con un crítico español de cine.

Así que sospecho que la mayor parte de las declaraciones de placer culpable no emanan de este tipo de disquisiciones comparativas de calidad y gusto. La realidad más usual suele pivotar en torno a la presión social. Esa tan capulla que crea las corrientes de opinión, las modas y, sobre todo, la posibilidad de ser aceptado en el entorno.


Y si ese entorno incluye ser popular por ir por la calle vestido de Riker, enhorabuena: has alcanzado el nerdvana.


Resumiendo: todo aquello que te gusta y te da vergüenza reconocer, más porque sea una mierda (algo problable), se convierte en placer culpable por el famoso ‘¿Qué dirán los demás?’

Obviamente, todos sabemos lo que nos importa a los autores de ente bloj esa máxima tan de pueblo. Estamos hablando de gente tan lamentable que, cuando una hermosa y escultural mujer rubia le comenta a uno "Soy fan tuyo de Cine Basura", sólo puede responder: "Hay gente para todo". Y que habla de sí misma en tercera persona. Eso sí que es para avergonzarse.

Sin embargo, incluso nosotros, que hemos hablado de nuestras costumbres a la hora de visitar el inodoro y de nuestra historia onanística, tenemos nuestros placeres culpables. Sé que es difícil de imaginar. Pero la clave de la cuestión es que muchas de las sordideces de las que ya hemos escrito son aceptables dentro del ámbito de los freaks. Que es el único importante, pues tarde o temprano conquistaremos el mundo. Quizir, CONQUISTARÉ el mundo.

Así que, en homenaje a Steve Jobs, ese hombre que demostró que se puede ser un genio creando aparatitos y un completo gilipollas a la hora de elegir tratamiento médico, hemos decidido revelar las cinco canciones que están en nuestros IPhones que más nos avergüenzan. Canciones que no sólo andan allí para hacer la broma, sino que escuchamos. A menudo. Y a escondidas. Y que nos gustan. Esto es lo que realmente me da vicisitud enseñar a mis amistades:

5.- Kylie Minogue: Confide in Me.


Ya lo dije hace un par de posts: No me interesa Kylie Minogue debido a mi pequeño defecto de no ser gay. Pero ahí está en mi teléfono esta canción para recordarme que a veces sacrifico la verdad en aras de hacer un chiste homófobo. Si bien sería de esperar por mis amistades encontrar cualquier cosa de la época de Stock Aitken & Waterman en mis mp3 en plan “mira qué graciosete es el Paco, que escucha Bananarama por pura nostalgia juvenil”, es más extraño hallar justo el disco en el que Kylie intentó ser gafapasta. Previo a su alzamiento como icono chuequil, éste fue el primer chingle de su intento de sacudirse de su pasado y convertirse en icono moen-no, justo desde la propia portada, en la que parece gritar “¡Soy seria y juarra al mismo tiempo! ¡Tomadme sólo a medias en serio!”. Lamentablemente para ella, los culturetas sólo se fijan en chicas lánguidas que garabatean poesías inspiradas en Boudelaire mientras observan una tarde de otoño por la ventana con una mirada que promete noches en las que no habrá ni una felación de por medio.

¿Os he dicho que también tengo el ‘Write About Love’ de Belle & Sebastian? A tomar por culo mi prestigio anti-gafapasta.

A todo esto, la canción me parece que no está mal. Cuando la escuché por primera vez, me encantó esa base de violines de fondo. Y ese ambiente un tanto amenaza…

Oh, cojones: fue por el video. El video me puso cachondo. Ya lo he dicho. Vergüenza debería darme.

4.-Elisa: God Only Knows.

Imaginaos que estoy pasando por las portadas de discos del IPerrins (mote copyright Vicisitud) para enseñarle algo a un amigo y, de repente, llego a ESTO:

Lo primero que pasaría por la mente de cualquiera es algo tan simple como HENTAI HOMOSEXUAL. Así que me he tirado los últimos tiempos intentando que nadie se diera cuenta de que tenía esto. Ni que durante una época escuchaba la canción hasta tres veces por día.


A mí el J-Pop me cae simpático, pero, como el strapon y las fustas, es algo que no practico. Esos ritmos chumba-chumba son un complemento demasiado chungo para un tío que siempre se define seriamente como amante del rock progresivo, el folk progresivo y la pérdida de vergüenza progresiva. Pero ahí que estaba viendo un video sobre sintonías de anime y apareció esto. Al principio, la misma cosa sonrojante de siempre. Y, de repente… ¡CLAVICORDIO! La cosa se pone épica y yo voy a buscar información de la canción. Y resulta que la cabecera de la serie sólo es una versión acortada de una composición de 10 minutos que se llama ‘God Only Knows Oratorio’. Y, a lo tonto, con las ganas de llegar a la parte sórdida barroca, me acabo tragando una y otra vez la suite enterita hasta que me gusta. A pesar de que eso de escribir letras en inglés no es lo de esta canción. Para los que tengan un dominio del inglés, escuchen sobre todo los lamentables énfasis de la pronunciación de las palabras. Pero qué más da. ¡CLAVICORDIO!



3.- Stix: Mr Roboto.


Dentro de los fans del progresivo hay un chiste que sobresale entre los demás. Bueno, no. Entre los fans del progresivo NO hay chistes. En general, son personas que se toman en serio hasta a Rick Wakeman. Por eso huí de sus foros como Mr. Satán ante una pelea con Freezer. Pero a la hora de señalar con el dedo con la misma actitud de desprecio que un cultureta en un concierto de Phil Collins, siempre eligen a Styx. ¡Hasta Kansas tiene más respeto en la comunidad progresiva que estos AORteras con pretensiones! Cosa que es del todo injusta: en Styx hay el mismo amor que en cualquier disco de Journey.

‘Killroy was here’ ha pasado a la historia como uno de los discos conceptuales más hilarantes jamás creados. Es el punchline del progresivo. Sigue la ley no escrita de que, cuando un grupo hace un disco futurista, la trama ha de ser siempre sobre una distopía en la que el rock está prohibido. El protagonista se llama Robert Orin Charles Killroy (¿Lo pilláis? ¿Lo pilláis? ¡Es ROCK!), y escapa de una prisión disfrazado de robot. Ahí es donde entra esa

espectacular chunguez que es Mr. Roboto. La obertura de la magna obra de Dennis DeYoung. Porque ente señor, como su propio nombre de heroína de Tennessee Williams indica, quería llevar al grupo por los caminos de la ¡¡¡¡ÉPICA!!! y del musical en plan Broadway. Ello produjo la ruptura con el otro miembro principal del grupo, un tal Tommy Shaw, que quería volver al hard rock. Pero DeYoung, para suerte de todos los sórdidos del mundo y vergüenza de mis amistades que no paran de escucharme cantar ‘Mr. Roboto’, se impuso para enta ovra. ¡Y qué ovra!

Desde ese inicio en japonés, pasando por gritillos de inmensa gaycidad hasta un final que suena a los pedos de un Commodore, todo en esta canción grita ¡Maaaarl! Especial impresión me causa esa parte de la letra que dice ‘With parts made in Japan / I am the modern man’, que haría que Nacho Cano se sentara y muy serio dijera con voz calmada: “Muy bien”.
Esta canción, una de las favoritas de Homer Simpson según algún guionista alcoholizado de la serie, es el hazmerreír no sólo de la parroquia progresiva, sino de todos los EE.UU. Durante la gira, el grupo interpretaba un teatrillo antes del concierto para ir metiendo a la gente en la historia, pero lo único que les metía era un par de hostias intelectuales que hacían que los fans más aguerridos quisieran cambiarse el cerebro por una alcachofa. Eso sí, al escenario salían con una bonita careta de robot diseñada por… ¡Stan Winston!:
Pero yo no puedo parar de escucharla. Y el tema fue un buen hit en su momento. Pero tanto robot chungo triunfante es algo que no puede volver a pasar en este mundo civilizado.

O no.


2.- Katy Perry: E.T.

En una actitud estúpida de superioridad mal entendida, suelo ir por la vida proclamando a quien me quiera escuchar que no compro pop posterior a los ochenta. El R&B me da grima, el autotune, asco y cualquier interludio rap en una canción con el objetivo de ‘eh-tío-molar-más-qué-juvenial-y-urban-que-soy’ ganas de arrancarme las vellosidades intestinales con un martillo pilón.

Así que tengo una canción de Katy Perry con Kanye West en el Iphone.

Obviamente, no me voy a meter con la Perry. Principalmente porque yo he crecido con Clara de Noche y Jennifer Connelly en Rocketeer y sé lo que me gusta una morena en plan pin-up. La primera vez que la vi, en el video de ‘I Kissed a Girl’, no pude parar de rascarme con la mano izquierda la cabeza extrañado ante lo obvia y descaradamente que proclamaba ser un producto de mercadotectia. Con la derecha TODOS sabéis lo que estaba haciendo.


Pero con el tiempo, me empezó a caer bien, porque al menos no iba de icono gay/”en el fondo soy una buena artista” como esa Lady Gaga, con tanta pinta de travelo que podría estar casada con Zapatero. ‘Fireworks’ era divertida, porque cualquier mujer que eche fuego por las tetas merece mi respeto. Lo de echar nata en ‘California Gurls’ me da más cosa, pero es por mi poca tolerancia a los lácteos.

Pero no puedo entender cómo la única canción que acabó en mi reproductor fue E.T. Posiblemente el peor single de todo el disco. Veamos:
- El ritmo es sástamente el de We Will Rock You.
- Básicamente, se dedica a repetir dos notas durante todas las estrofas.
- Es el ÚNICO video en el que Katy no está erótica.
- La letra va sobre follarse a un extraterrestre. No metafóricamente. De pedir a gritos un buen sondeo anal de esos en los que creía el Agente Mulder.
- La intervención de Kanye West. Ay, la intervención de Kanye West. Veamos uno ejemplos de lo mejor que puede dar este ídolo del rap:
I got a dirty mind
I got filthy ways
I'm trying to bathe my ape
In your milky way

Lo de ‘Bañar mi simio en tu vía láctea’ se puede interpretar como… joder, no sé cómo. Pero tiene que ser algo guarro. Con sus tetas. Espero.

Pero hay más:
Pockets on shrek, rockets on deck
Tell me what's next, alien sex

Sí: acaba de citar a Shrek en la letra. Y no: tampoco sé por qué. Ni qué tiene el ogro verde en los bolsillos. Ni qué tiene que ver con extraterrestres. Ni qué coño fuma West. Pero que rule.

Vamos, una mierda de canción. Si cuando dije que los placeres culpables tenían que existir hasta para mí no bromeaba. Claro que todo se puede superar. Hay una canción que lleva años en mi IPod y que es más lamentable que ésta. Mucho más. Señoras y señoras, vean cómo destrozo mi prestigio, oblitero mi ya deteriorada imagen y lanzo un holocausto nuclear sobre mis posibilidades de hacerme el interesante y poder follar. A no ser que sea con una extraterrestre. Una extraterrestre ciega. Y macho.
Ahí va el número uno:


1.- Lindsey Lohan: Drama Queen (That Girl)


No sé por dónde empezar.

Esta es una de esas cosas que, como las pajas furtivas con 12 años, sólo se pueden revelar en un confesionario a un cura que puede o no disfrutar con el relato. Yo lo voy a hacer en internet. Bueno, ya lo he hecho. Un día, guiado por mi amor por ‘Chicas Malas’ (una de las mejores comedias de los primeros 2000) y los bustos amplios, alquilé ‘Confessions of a Teenage Drama Queen’ en DVD. De la película apenas recuerdo nada. Pero por algún motivo que sólo El Monstruo Volante del Espagueti sabría si le interesara lo más mínimo, se me quedó en la cabeza el tema principal que sonaba en los créditos.

A ver: si os fijáis a lo largo de nuestra historia bloguera, yo he sido mucho de airear mis gustos lamentables en cine. Pero en música soy bastante quisquilloso. Siempre que he escrito algo, ha sido sobre tipos extraños, pero con talento. Sórdidos, pero geniales. Y me gustó una canción de Lindsey Lohan. Que tiene esta parte en plan rap, cantado por ella misma, que hace que se me ericen los pelos del escroto y se me metan avergonzados en la uretra:

Life is a work of art you gotta paint it colorful,
Can make it anything u want don't have to stick to any rules
You don't need a high IQ to succeed in what you do,
You just gotta have no doubt just believe in yourself.

Yo pensaba que lo de ‘I kissed a girl’ era una proclama de mercadotectia. Pero esta cosa no sólo se resume en el lema de una pegatina con menos profundidad todavía que un libro de Paulo Coelho. Es que ni siquiera rima. Al menos Kanye West se inventaba las palabras, pero rimaban. Esta bazofia de pernicioso mensaje hace que anvfsadhi afasjnsñfaf a

Perdón: es que me estaba dando cabezazos contra el teclado. Ahí os dejo el video. OS JODEIS:

Y éstas han sido las canciones cuya presencia en mi Iphone me da vergüenza confesar. Ahora sólo queda que Vicisitud recoja la toalla y haga su lista. Yo me voy a dar un paseo mientras escucho el tema principal de un musical israelí dirigido por Menahem Golan y el disco aquel de retorno de Take That. A ver si me encuentro con un extraterrestre y me dice qué coño tiene que ver Shrek con la exploración espacial.

Publicar un comentario en la entrada

Anónimo dijo... 19 octubre, 2011 20:56

Con Katy Perry a mi me pasó lo mismo. Cuando vi su videoclip por primera vez pensé "esta es la típica tía buena que quiere hacerse famosa con la táctica comercial de enseñar carne". Y luego de haber visto el video clip (y haber oído la de "I want to see your peacock...cock...cock") pensé: "Pues si que funciona la táctica, si".

Anónimo dijo... 19 octubre, 2011 21:04

Viruete eres el de Orgasmatrix, no es asi?
Simple y llana curiosidad.

Leo dijo... 19 octubre, 2011 21:10

Joer, qué grande lo del Kwayne West ese. Ahora recuerdo por qué nunca me ha gustado el rap, y menos aún el rap yanki: no es ya que no me entere de una puta mierda (entender el inglés mascapollas no se me da mucho mejor uqe entender la versión digamos "normal" del mismo), sino que con tamaña sarta de gilipolleces condensadas en cuatro versos se te quitan las ganas de tomar cualquier droja, Coca Cola incluída, con tal de no llegar a parecerte a estos adefesios musicales.

Quim Carro dijo... 19 octubre, 2011 21:12
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Quim Crimson dijo... 19 octubre, 2011 21:23

Pe...pero si la ilustración de "God only knows" es clavadita (arpa aparte, pero mola porque le da un aire al "Awaken" de Yes) a la portada del disco en solitario de Tino, el cantante de Parchís!!! En cuanto a Styx, jamás me cansaré de reivindicarlos y aunque "Kilroy was here" sea un álbum flojillo, "Domo Arigato..." es tan altamente contagioso que es un autentico parasito musical que te hace canturrearla orgullosamente 24 horas al día...

Paco Fox dijo... 19 octubre, 2011 21:42

¡Es cierto! ¡Es el disco de Tino!

A mí de Stix me gusta la canción The Grand Illusion. Y Mr Roboto, claro.

El Tipo de la Brocha dijo... 19 octubre, 2011 22:44

Yo, por vergüenza, llegué incluso a borrar muchos discos de mi reproductor. Cosas como la banda sonora de "Banjo-Kazooie", la casete de los Masters del Universo, el vinilo de "Barrio Sésamo" (Panadero soy, porque sé hacer pan...) u, ¡horror!, discos de Madonna.

Luego me arrepentí y recuperé todas estas canciones. Y a estas alturas de la vida, lo que piense la gente de mis gustos me la trae floja.

Reconozco, de todos modos, haber usado la expresión "placer culpable", aunque para mí solo significa "Será malo, pero tiene algo que me gusta". Es lo mismo que pienso de algunas mujeres.

Marlow dijo... 19 octubre, 2011 22:56

Muy bien, Paco. No se si conoces la obra de Half Man Half Biscuit, cuyo letrista es quizas the greatest living Englishman, pero tienen una cancion que utiliza el hecho de ser pillado por los amiogos saliendo de un concierto de Styx como simil para la cosa mas humillante imaginable:

Styx Gig (Seen by my Mates Coming out of a)

Petromás dijo... 20 octubre, 2011 00:09
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Petromás dijo... 20 octubre, 2011 00:10

Yo con "Mr. Roboto" no puedo, pero de Styx me encanta "Sail Away", con esa vocecilla y el estribillo y los sintes y todo.

Yo tengo unos cuantos horrores musicales ocultos, de esos que no te dan puntos freakies tipo "mira este, qué rarito": más bien te marcan como un indeseable. El último que se me ocurre es "Party in the USA" de Miley Cyrus, que escucho en la oscuridad y avergonzado de mí mismo. Ya ves, Paco, que es verdad lo que se dijo aquí alguna vez: en realidad, todos somos niñas de 13 años.

Angelus-Ruy dijo... 20 octubre, 2011 00:30

Mi experiencia:

Mi móvil lleno de death metal y Nordland de Bathory, que no me atrevo a definirlo con exactitud, pero entre esas canciones tenía...la versión de discoteca de "Dos gardeñas para ti", que salió hace 4 años creo. Pues bien, resulta que iba en un autobús de Sevilla llenetico de gente y yo escuchando esa mierda, y no sé que pasó que se salío el auricular del móvil y ahí estaba, a to trapo el estribillo: "Dos garedeñas para tiii" con el pitido de mierda de la canción.. Pasé tanta vergüenza propia y ajena (por empatía) que cuando conseguí poner el auricular lo primero que hice fue poner Stormlord y borrar la canción del móvil.

Por cierto, no conocia Styx, pero me han gustado. La última canción me parece horroroso

Danda dijo... 20 octubre, 2011 00:50

Hostias... La canción japonesa mola un montón, la canción de Kylie como de créditos finales de juego de Prince of Persia se le mete a uno en el cerebro y Mr. Roboto es más grande que la vida, pero esa tonadilla de la Lindsay Lohan es una auténtica gozada. Bravo por el productor.

En cambio la propia Lindsay se merece mil collejas por haber arruinado su carrera y su vida en tiempo récord. Da pena verla, con esa cara demacrada y ese triste destino de acabar en el trullo, en la morgue o en la cama de alguien a cambio de cuatro dólares.

A Katy Perry la boicoteo completamente hasta que no enseñe las tetas.

Jakapaka dijo... 20 octubre, 2011 01:06

Obviamente con la mano derecha se controla el ratón. Obviamente.

Villa dijo... 20 octubre, 2011 04:04

Petromás, a mí me pasa lo mismo con la de "Party in the USA"! De hecho, para no sentirme culpable, me bajé una versión punk del youtube, jaja.

Y confieso que en la intimidad de mi coche escucho a Kesha, porque me hacen recordar buenos momentos con una amiga, que me pongo ñoño con la canción "love song" de Sara Bareilles, y que tengo debilidad por Belén Arjona (a pesar de algunas canciones de temática muy jenni)! Ale, ya lo he soltao, jaja

PD: yo también me uno al club del boicot a la Perry hasta que enseñe! O, por lo menos, que deje de calentar a lo tonto al personal!!

Queco dijo... 20 octubre, 2011 08:58

Todo el mundo tenemos placeres culpables. También yo tengo alguna canción en el mp3 que me da un poquillo de vergüenza, pero que soy incapaz de borrar.

Por cierto, me uno a la apreciación de "Confide in me", lo mejor que ha hecho la Minogue en su vida (que tampoco es tanto decir). En su momento también fue el video lo que me enganchó, claro.

saddam dijo... 20 octubre, 2011 11:19

a la lohan le cabe el titanic derrapando

Milgrom dijo... 20 octubre, 2011 11:43

Katy Perry es Dios y la razón por la me levanto por las mañanas. Sus dos discos son tremendamente molones y sus videoclips son jloriosos. Aparte de que es una jachonda, coño si en su último vídeo a pillao a la Rebeca Black en un acto de saber reírse de todo Si enseña las bufas pierde la mística. Es como verle las peras a Hanna Minx, que ya te has pasao internet y ya puedes darte de baja de jazztel porque nada lo va a superar.

La nueva de Britney Spears es sencillamente brillante y me parece un temón dance genial.

http://youtu.be/qzU9OrZlKb8

The Grand Illusion es bello y Mr Roboto un temazo que me alegra muchos momentos de bajona haciendo el robot con mi muller. Como el vídeo de Heavy Metal Poisoning que es de lo más grande que hay.

El que si que, cuando lo escucho en el coche, lo bajo por vicisitud es a Reo Speedwagon y eso que me encantan

La navaja en el ojo dijo... 20 octubre, 2011 13:02
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La navaja en el ojo dijo... 20 octubre, 2011 14:23

No conozco ninguna de tus canciones, salvo Mr. Roboto.

Pero, con respecto a la entradilla del post, yo diría que hay cabida para ambos tipos de placer inconfesable: el que consideramos que es bueno, sin encontrarle ninguna ironía a esa afirmación, pero que el resto de la humanidad deplora y puede (a quien le dé) dar vergüenza confesar que gusta. Y el que gusta, pero del cual sabemos que no es bueno.

Al primero yo nunca lo llamaría "placer culpable" y su defensa hay que hacerla con todo el aplomo sin necesidad de sentirse mal al respecto o de pedir perdón. Sobre el segundo tampoco se pide perdón, pero cuando se confiesa que te gusta, se aclara que se entiende que bueno, bueno, no es y de ahí lo de "placer culpable". Probablemente Viruete englobe todos sus gustos en la primera categoría y por eso no considera que el término no tiene razón de ser, pero para mí sí tiene mucho sentido.

Y también Viru puede tener razón porque la mayoría de la gente quizá le acabe dando tanta vergüenza hablar de los que entran en el primer tipo, que los termina por calificar de "placeres culpables", amoldándose a los gustos mayoritarios, como explicas tú. Pero estas personas no utilizan la expresión con propiedad. Otros, en lugar de sentir vergüenza, se forman en hordas y elevan ese producto a cotas de obra maestra con furia desatada –no necesito decir a qué tipo de fans me refiero– para así conseguir, de nuevo, lo que tú comentas, poder formar parte de una mayoría.

Juls dijo... 20 octubre, 2011 14:23

Estimado señor Paco,

Ayer ví esto en el Fnac por 7€ y me acordé de usted:

http://www.amazon.com/Progressive-Rock-Trilogy-Various-Artists/dp/B004F69J5C

Lo cual me hizo sentir que era raro...
No voy a decir si me lo compré o no. Eso es algo entre la FNAC y yo.

Paco Fox dijo... 20 octubre, 2011 14:59

Yo también lo vi el otro día. Lo miré por encima para comprobar su chunguez. Me gusta que la gente se acuerde de mí al ver algo chungo. ¡Espera! No.

Amarok dijo... 20 octubre, 2011 16:31

Pues yo tengo que confesar que en el iphone tengo tanto de todo que no se estar orgulloso o esconderme para siempre. JUnto a Mike Oldfield (obvio por mi nick) y cosas similares/contemporaneas como Yes, Pink Floyd, Beatles o Supertramp, tengo desde Foo Fighters a Perales o Nino Bravo (lo juro) y Michael Nyman, o la banda sonora de Akira.

A ver quien gana...

Paco Fox dijo... 20 octubre, 2011 16:38

Yo tengo también a José Luis Perales (OBVIAMENTE) al ladico de... ¡Julian Lennon!, y justo después de... ¡Jon Lajoie! (Sí: el Show Me Your Genitals, pero yo soy más de 'alone in the Universe': busque usted en Youtube y descojónese).

Espero que, de lo de Akira, no tengas metido ese momento de cánticos tradicionales atonales que hizo que mi amigo del intituto que compró en su momento el CD gritara desamparado: ¡MI DINERO!

Herzeleid dijo... 20 octubre, 2011 19:23

En mi estúpida afición por encontrar un grupo decente de cada país europeo (va chungo) y en la mayor cantidad de idiomas posible (algo mejor) me he encontrado con demasiados placeres culpables. Aunque no lo son tanto porque, ¿quién cojones conoce a este lado del telón de acero a las Виа-гра? Si, Via-Gra. Sutiles que son las muchachas

- Виа-гра - Стоп Стоп Стоп ( http://www.youtube.com/watch?v=xLuTS9H2lQ0 )

Pero uno encuentra joyas:

- El vídeo que nunca pondrán los 40. Мумий Тролль, медведица ( http://www.youtube.com/watch?v=3uDFkM8FH_E )

otropaco dijo... 20 octubre, 2011 20:36

Este post me ha recordado lo que decía John Cusak en alta fidelidad..que si no recuerdo mal es algo así como que al final la sordidez musical es como la pornográfica... cada uno tiene sus perversiones, preferencias y debilidades..o algo
Yo también llevo a Jon Lahoie en el mp3, y a los Conchors, a los Boosh..y la banda sonora de Radioactive Dreams (de cuando albert pyum hacía musicales!!!)
y coincido con la mayoría: Styx es (son) muy Jrande(s) y Mr Roboto es patrimonio mundial del frikismo..

Tirs dijo... 20 octubre, 2011 21:16

Joer, me abrumáis... ¿Vale ABBA?

Paco Fox dijo... 20 octubre, 2011 21:54

Sólo si en tu entorno social está mal visto. Pero sospecho que si vienes a ente bloj, quizá no sea así. A TODO el mundo le gusta ABBA.

Langas dijo... 21 octubre, 2011 15:00

Herzeleid, eso es... no encuentro palabras. ¡Pepinos! ¡Pepinos! ¡Oso en llamaaaaaaaaaaaaaa!

José Fernández dijo... 21 octubre, 2011 20:07

Pues la de la Lohan tiene un gancho indudable. No digo que no sea la típica canción que casi todo el mundo califica como placer culpable, pero es un tema que con dejar los prejuicios sobre su interprete a un lado cualquiera que se tenga por un rockerillo debería gustarle.

Lo de Styx si que no tieen nombre. Por cierto, el señor de Young no tiene en su haber pelicula colonoscopica alguna? Con esa madera actoral que demuestra en el video de Heavy Metal Poisoning yo cereo que le daba para antagonista de Charles Bronson en alguna penicula ochentera.

Kei dijo... 21 octubre, 2011 21:00

He leido hasta que he llegado a la parte de que tienes un Iphone...tio, tú antes molabas XDDD

Cojonuda entrada!!

p.d. Lo de Styx me ha llegado, snif

yoyoucronia dijo... 03 noviembre, 2011 21:47

Impresionante Mr. Roboto, y aún más los anuncios que me saca youtube al final del vídeo. Una liquidación del robot de cocina LadyMaster y otro de Justin Bieber de cera.

yoyoucronia dijo... 03 noviembre, 2011 21:52

Y la de E.T. siempre había creído que eran las Tatu

krollian dijo... 12 noviembre, 2011 13:42

¡Ostras! Mr. Roboto.

Me sonaba remotamente y he confirmado que se trata de la misma canción que oía cuando era proyecto de adolescente en los 40 Principales.

De hecho la grabé junto a otra que se llamaba Run to the Hills y unas cuantas más.
En esa época fue cuando comencé a odiar a Los 40. Te ponían 2 minutos de canción. Mal...

Por cierto, aunque mi género favorito sea el metal, no reniego que haya comprado el Watermark de Enya.

Esto es como las películas. Las hay buenas y malas. Si son españolas, de kárate o de ciencia ficción es secundario.

Y aqui va una señal de mi musical evolución: la primera cinta que compré con mi propio dinero y con libertad absoluta fue Mecano. La segunda Killers de Iron Maiden. Ahí es nada...

Paco Fox dijo... 13 noviembre, 2011 11:03

¡Eh! ¡La primera casete que compré TAMBIÉN fue de Mecano! Luego, nada de Maiden: tiré directamente a Battito.

Lograi el Luciérnago dijo... 22 febrero, 2012 22:50

¡Feck! ¡Pues no sabía que Confide in me fuera de tal grado de chunguez! A mí es que me entró por los ojos, y claro...

Trastu dijo... 16 octubre, 2015 22:33

Styx siempre me han fascinado, en mi humlide opinión fueron unos incomprendidos igual que Toto ¿Para cuando un post de Toto? ;)

 
Subir