Vicisitud & Sordidez

26
Como el mundo anda caliente, a menudo se confunde Facebook con un sitio en el que ligar y conseguir follar. Sin embargo, todos sabemos que su verdadero cometido es ser un lugar de encuentro virtual en el que intentar ligar y NO conseguir follar.

Eso quiere decir que hay un ritual que es tan lugar común como un infiltrado en una manifestación del 15 M: conocer a una chica, ya sea real o virtualmente y comenzar la maniobra de acoso y derribo a través de la famosa web. Porque todos nos sabemos la mítica expresión de “deja de darle ‘me gusta’ a todo y pídele follar de una vez”, pero pocos se aplican el cuento. Internet está lleno de nerdos y nosotros, los pagafantas profesionales, estamos acostumbrados a un acercamiento al cortejo menos directo y con la misma posibilidad de triunfo que Mario Vaquerizo queriendo penetrar analmente al Increíble Hulk.

Y estos son los 8 pasos que suelen producirse:

Paso 1: Momento de arrebato.

Te dedicas a darle ‘me gusta’ a todo lo que publique tu objetivo. Aunque sea un dibujito con un logro en The Sims Social. Aunque sea una foto de un bizcocho carbonizado que acaba de cocinar. O, pero aún, aunque sea un comentario sobre cómo le ha gustado la última película de Javier Rebollo. Porque, reconócelo ya: a partir de ahora ya has abandonado a Manowar, a La Patrulla X, a tu dignidad y a tu orgullo. Prepárate a entrar en el mundo de, con suerte, Tim Burton o, si la has cagado profundamente, flamenquito canalla con un poquito de funky. Porque estás con un arrebato de calentura. Y sí: puede que compartáis vuestra pasión por la pintura de Kandinsky (¿alguien siente pasión por la pintura de Kandinsky y no se lo ha hecho mirar?), pero hay otra buena docena de cosas por las que vas a pasar. Digo que vas a pasar. Como un perrito amaestrado.


Paso 2: Pasando a la acción escrita.
Dado que no sabes cómo pedirle quedar a tomar algo porque tienes los huevos en la lavadora en ese momento o te los dejaste olvidados en la última partida de rol, has de intentar establecer conversación. El primer paso es, por supuesto, comentar en todo a lo que también le has dado ‘me gusta’. Pero intentas ser ocurrente. Sólo que ser simpático, seductor e inteligente en un comentario sobre un chiste que ha compartido de la página ‘Gandalf es poderoso porque lleva la batamanta’ es una gesta tan fútil como resistirse a la asimilación borg.

Así que has dejado tu maravillosa prosa en todas las actualizaciones de tu nuevo gran amor. Ahora, empieza a familiarizarte con esto:
F5: A partir de hoy, tu mejor y peor enemigo.
Esperas desesperado cualquier respuesta en la que la otra parte reconozca tu perspicacia natural. A la quincuagésima vez que le das a ‘recargar página’, aparece el deseado número 1 sobre el icono del globito. Que obviamente es una actualización de esa página absurda llamada ‘Tom Selleck’s Moustache’ a la que te apuntaste porque pareció una buena idea en el momento.

Hoy la odias.

Varios minutos más tarde, otra actualización. ¡Y en el hilo de esha! Por supuesto, no te ha contestado. Lo único que aparecen son comentarios de sus otras amistades.

A la que también odias desde ya. De hecho, es el momento de la gran duda:

¿Acaso tengo competidores?


Paso 3: A la caza de tus némesis

Mientras esperas alguna señal, aunque sea un puto ‘me gusta’ en tu respuesta, tienes tiempo para dejar tu autoestima un poco más baja. Es el momento en el que te das cuenta de que, en tres de los cuatro mensajes en los que has comentado, hay gente que se te ha adelantado. Y hay un par de nombres que se repiten. Al principio no te preocupas. Puede ser su hermano. Pero pronto llegas a la inevitable conclusión: Son tus enemigos. Y te metes a investigar quién demonios intenta tus mismos ardides con el objeto de tu babeo.

Si se trata de un conocido común, pondrás en marcha una cuidadosa y sutil campaña de desacreditación. Preferentemente relativa a antiguos y actuales amores. Un +10 de cabroncete es nombrar a la pareja actual del enemigo. O hablar de sus hábitos de limpieza. O enlazar fotos en las que se le vea con calzones blancos recién levantado. Todo vale. Total, luego se arregla con ‘era broma’, un ‘no sabía que a ti también te gustaba’ o, directamente, un ‘ya sabes lo que dijo El Kurgan: sólo puede quedar uno’.

Si se trata de un desconocido, te pasas un rato investigando en su perfil. Si lo tiene cerrado, puedes llegar incluso a solicitar su amistad en un arranque de mierdismo digno de encomio y, por qué no decirlo, denuncia ante las autoridades pertinentes.


Paso 4: Pasas a la acción 1: La orgía de actualizaciones
Efectivamente: ella o él… bueno, qué coño: ella. Que esto lo escribe un onvre con el asesoramiento de una munhé con experiencia en ser acosada. Y porque todos sabemos que en esto de ser espeluznante, los señores tenemos la medalla de oro.

Pero a lo que iba: ella te ha contestado poquito y demostrando un nivel de amor similar al de Putin por las Pussy Riot. Así que has de actuar. Por feck que tienes que llamar su atención. Demostrarle que existes y que eres interesante más allá de tu conversación constante el día que os conocisteis sobre Fórmula 1, Iron Maiden o, en el peor de los casos, Gran Hermano.


Así que inicias la orgía de actualizaciones del estado. Si anteriormente a lo máximo a lo que llegabas era a compartir un chiste de Manuel Fontdevilla cada tres días y las fotos de tu paso por Guarromán, ahora has de demostrar que tienes variadas inquietudes. Trazas un plan de contenidos que ni la escaleta de emisión de todos los canales de Canal+. Un 20% de chistes, un 30% de canciones para demostrar que eres sensible, un 10% de reflexiones emo sobre la vida, el universo y todo lo demás y un 40% de cosas tomadas de otros amigos. Porque ni César Vidal podría mantener ese ritmo de material nuevo.

Naturalmente, en el segundo acto de espía lamentable, has estado mirando toda la información posible de su muro para meter un cierto porcentaje de cosas que le pueda interesar. Así que si la chica está en el grupo ‘es maravilloso llevar un piercing en el genital’, pues ya sabes:

NO te pongas un piercing genital. Que estás tonto. Sólo tienes que hablar de ello un poquito.


Paso 5: Más opciones de perder el tiempo.

Mientras esperas a que la chica se dé cuenta de lo interesantísimo que eres, has de llenar tu tiempo entre F5 y F5. Así que desciendes a los abismos Cthulunianos de Facebook: apuntarte a los juegos sociales absurdos en los que está ella. ¿Que es uno de criar unicornios virtuales que eructan arcoíris? Pues allá vas. ¿Que es el apalabrados? Pues te compras un Smartphone y abandonas la cosa esa que llevas usando desde 2005 y cuya batería te duraba una semana.

Porque, a propósito: entrarás ahora en lo que los psicólogos llaman ‘El Complejo Teórico-Conductivista Android Mecagoensusmuertos’, consistente en gastarte toda la carga del móvil a las 4 de la tarde tras pasar toda la mañana comprobando si hay mensajes nuevos de la chavala. Te tiras horas moviendo el dedo, cagándote en la familia de ese amigo que pone ciento ochenta y tres enlaces a proclamas políticas que no te dejan encontrar el avatar que de verdad te interesa. Y entonces lo recuerdas. O lo descubres. El mejor amigo del acosador de Facebook. O, teniendo en cuenta cómo acaba esto siempre, el peor…


Paso 6: La opción “Mejores amigos”
Efectivamente. Esa opción de la red social que te avisa siempre que una persona ha actualizado su estado. Las mentes ilusas de Facebook lo crearon para que no nos perdiéramos nada de ese amigo que trabaja en Alabama y sólo comenta una vez por semana. Pero, como ya hizo con la división del átomo, el ser humano siempre encontrará un uso malicioso para todo invento.
Eso no quiere decir que vayas a dejar de estar todo el día mirando el Facebook. Sólo que ahora ya ni siquiera leerás lo que pone el resto de tus contactos. Enhorabuena: has dejado de socializar tanto en vivo como virtualmente.

Pero ella sigue sin hacerte demasiado caso. Hay que subir las apuestas, arremangarse el refajo, crujir los dedos y pasar a…


Paso 7: Pasa a la acción 2: mensajes privados.

Obviamente, la chica no te ha dado su correo personal. Básicamente porque no creo que entienda las palabras ‘Arfsd grrrfsss mail fssdaggg’ que le dijiste entre dientes mientras os despedíais. O porque no quiso. O porque le diste miedo cuando empezaste a ponerte rojo gritando que Picard siempre será mejor capitán que Kirk.

Sea como sea, has de buscar una excusa para hablarle. Cualquier cosa. Aunque sea, como decía Bridget Jones, la situación en Chechenia. Pero ahí llega el momento culminante de vicisitud en el que muchos freaks caen como chinos ante Chuck Norris. Dado que no sabes tratar a las mujeres, cometes el más lamentable de los errores. Para hacerte el gracioso, sensible e interesante al mismo tiempo…

Flirteas hablándole de ‘vos’ y ‘usted’.

Si te ha recorrido un escalofrío de vicisitud al leer esta frase, enhorabuena: eres mujer. Si no, enhorabuena: nunca más te tendrás que preocupar de enfermedades venéreas o embarazos no deseados. Porque aseguro que, si has llegado a este punto del acoso en internet, tus posibilidades de tocar teta han evolucionado al nivel Mewtwo del Héroe Del No Follarás En La Vida (tm).


Paso 8: Acoso visual, el gran dilema y Grand Finale.

La respuesta a tu privado fue corta como una canción de Stormtroopers of Death. Así que te dedicas a suspirar cual Tromeo pensando en Julieta y pasas por ese momento tan romántico y, por qué no decirlo, grimoso, de mirar todas las fotos en las que esté etiquetada. Tu ceguera amorosa te guiará por una bacanal de caras desencajadas en cumpleaños, fiestas de disfraces y, horror de los horrores, fotos de su viaje a Soria con su ex. Es entonces cuando ves una foto de hace tres años de la chica con un corpiño ajustado que realmente hace que te explote un testículo. ¿Qué hacer? Tienes un grave dilema por delante: si no pones nada, todo tu objetivo de llamar su atención se ha ido a tomar por culo. Pero, por supuesto, si llevas a cabo cualquier acción (en el navegador, no en tu pene, so guarro), ella se dará cuenta de que, sí: has estado mirando sus fotos viejas como el obsesivo compulsivo que eres. Así que, efectivamente: estás jodido. Personalmente, recomiendo dar un ‘me gusta’ porque, qué coño: has llegado al paso 9. Más hundido no puedes estar.

Hasta que ves que se acaba de dejar encendida la opción de chat que siempre tiene apagada para que tipos lamentables como tú no le den por saco mientras juega a ‘Cría tu propio gatito virtual’.

Entonces, desesperado, es posible (aunque más improbable que encontrarse un bosón de Higgs por la calle, te diga hola y te cante una de Dschininghis Khan), que acabes siendo demasiado obvio en tus mensajes. Momento en el que ella, invariablemente, te recordará algo esencial que no deberías haber olvidado:

Que esto no es el Meetic. Que si quieres follar, o te lo curras en vivo, o pagas por una web de contactos como todo freak desesperado. Así que ya sabes: deja de acosar virtualmente. Cúrratelo para quedar con la chica. Y, cuando estés mirándola a los ojos, dile…

¿Pero qué coño estás haciendo?

Ah, sí. Que estás buscando su usuario en Twitter. No se puede caer más bajo.
Tu otro nuevo mejor amigo.
...Y eso es todo. Ahora añadid vosotros vuestras experiencias lamentables. ¿Acaso cambiasteis el avatar en el que se os veía con Carmen de Mairena por una foto profesional tomada en el Museo Reina Sofía?  ¿O fuisteis una por una quitando las etiquetas de las fotos en las que estabais más lamentables? Sea como sea, ya lo sabéis: 

Los freaks damos vicisitud, and that's a fact.

Publicar un comentario en la entrada

Bolsapryca dijo... 01 octubre, 2012 09:29

Todo un compendio de grandes verdades por las que muchos han (hemos) pasado...

Anónimo dijo... 01 octubre, 2012 09:32

Leo:
"Flirteas hablándole de ‘vos’ y ‘usted’."
Sudor frio... tocado y hundido.


ro dijo... 01 octubre, 2012 09:53

Yo, por supuesto, como buen pagafantas, me identifico. Pero veo que tú también lo has sido, porque te sabes los pasos como si los hubieras estudiado para oposiciones.

Lo que pasa es que yo no he llegado a ser pagafantas con FB, ya soy muy mayor. Mi último acoso y derribo fue con SMS y Messenger (sí, ese programa del que ya nadie se acuerda), y ya tuvo resultados aceptables.

Anónimo dijo... 01 octubre, 2012 10:46

Maestro, con lo de gastar la batería mirando si hay actualizaciones (me han salido callos de tanto darle al dedito para ver si respondía) y especialmente con lo "‘vos’ y ‘usted’", me ha matado. Y yo que creí que quedaba bien y a ellas els gustaba esa cortesía elevada. Propongo este artículo para el Planeta pero ya y que haga vuecencia una segunda entrega que trate de lo mismo pero en el "Wachap" ese. ´Que levante la mano quien no se ha emocionado al escuchar el "tirirí" musical del Iphone, mira desesperado si es ELLA y se encuentra tristemente con una foto de Carmen de Mairena enviada por su hermano con el mensaje "¿Qué tal va el día mamón?".

Paco Fox dijo... 01 octubre, 2012 11:07

¡Yo! ¡Yo! Pero en mi caso era escuchar el tono de mensaje y darme cuenta de que se trataba de que alguien había hecho su puta jugada en el puto Apalabrados. :-)

hermanastrafea dijo... 01 octubre, 2012 11:32

¡Al final ha dado para ocho suculentos puntos, qué bien! :) Muy contenta de haber colaborado con mis experiencias desde el otro lado de la vicisitud. De enciclopedia. Besitos!!!!

Errepunto dijo... 01 octubre, 2012 11:34

Menos mal que conseguí "engañar" a mi moza antes de que existiera el facebook :D

Tiempos más tranquilos eran los del messenger, jeje.

Anónimo dijo... 01 octubre, 2012 12:50

- Yo he estado tentado de fotografiar el momento en el Iphone en que llega el mensaje de ELLA del WhatsApp para que pase a la posteridad por si no vuelve a haber otro: la pantalla, su nombre, el bocadillo en verde... y la sensación de qué habrá escrito, el temblor al abrirlo, y todo para encontrae con un lacónico: "jajajajaja", en respuesta al mensaje curradísimo que se le había enviado. Con esto Shakesperare no contaba.

HansHelm dijo... 01 octubre, 2012 13:05
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
HansHelm dijo... 01 octubre, 2012 13:07

El caso es que muchas de estas cosas son una sofisticación de lo que antaño se hiciere en el messenger, que si se piensa, podía ser aún más sórdido.

Moniruki dijo... 01 octubre, 2012 13:35

Al leerlo me he sentido identificada tanto como acosada como acosadora. No diré nada más...

Anónimo dijo... 01 octubre, 2012 13:49


Y a la entrada de Roma, en una pedra millar se podía leer: Porque, a propósito: entrarás ahora en lo que los psicólogos llaman ‘El Complejo Teórico-Conductivista Android Mecagoensusmuertos’, consistente en gastarte toda la carga del móvil a las 4 de la tarde tras pasar toda la mañana comprobando si hay mensajes nuevos de la chavala. Te tiras horas moviendo el dedo, cagándote en la familia de ese amigo que pone ciento ochenta y tres enlaces a proclamas políticas que no te dejan encontrar el avatar que de verdad te interesa.

Lara dijo... 01 octubre, 2012 13:56

Increible y genial análisis. Todo ello comprobado, verificado y testado por una servidora, tanto como sujeto experimental como siendo la acosadora. Sólo un pequeño matiz: Soria mola que te cagas. Eso es así. Cualquiera que se haya emborrachado con los chatos del Lázaro, haya hecho botellón en la Dehesa y estado en Sajuanes estará de acuerdo en que es uno de los mejores lugares del universo.
Y nada más, voy a mirar el FB que hace tres minutos que no actualizo!

Blackened dijo... 01 octubre, 2012 14:02

Lo de usted me ha matado, yo también lo usaba para hacerme el simpático y original xD. Anda que no cuesta decirle un ¿tienes algo que hacer este finde? Al menos con el punto de no pedirle salir nunca ha sido con lo que no me he sentido identificado.

Boadicea dijo... 01 octubre, 2012 15:03

Me acabáis de recordar por qué capé el FB... quiero decir, la privacidad de mi FB.
¿Para cuándo la segunda parte con los acosadores en Twitter?

Anónimo dijo... 01 octubre, 2012 15:49

Momento inolvidable, tras una semana de referencias sobre museos de arte moderno... llega la pseudo invitación, pseudo porque jamás fue directa: ¿Le gusta a vuecencia (rollo medieval, muy medieval, amor cortés, caballeros, damas, galantería) por ventura el arte moderno? Respuesta por privado: para ver un rato está bien. Fin del mensaje privado. Ahora lo intento con el cine en versión original, a ver si cuela. Estoy intentándolo con el usted.

El Tipo de la Brocha dijo... 01 octubre, 2012 21:11

Menos mal que Facebook no existía en mi adolescencia. A saber hasta dónde hubiera llegado.

Saúl dijo... 02 octubre, 2012 00:29

Vos sois un puto genio. Enrojezco de vicisitud leyendo tan verídico relato.

Anónimo dijo... 02 octubre, 2012 01:06

Visicitud y sordides.
Manual del spamer freak en Meneame: no se puede caer más bajo.

Te han pillado con el carrito de helados, que vergüenza. http://www.meneame.net/notame/1349074

Paco Fox dijo... 02 octubre, 2012 07:37

¡Yo no fui! ¡Soy inocente! Lo cual no quita que me parezca bien, claro.

Pácorer dijo... 02 octubre, 2012 14:36

Flirteas hablándole de ‘vos’ y ‘usted’.

Definitivamente debo ser una mujer. Eso, o que hace tiempo que me convertí en un nerdo con ración de pienso avalada por contrato matrimonial...

Kthulu dijo... 03 octubre, 2012 12:39

Tras leer esto, inmediatamente pego el enlace de esta sordidez en mi FB

Marlow dijo... 04 octubre, 2012 21:47

¿Que es feckbook?

mortiziia dijo... 06 octubre, 2012 05:06

Como diría Elaine, I'm speechless. I have no speech.

Anónimo dijo... 09 octubre, 2012 22:32

Juas!

Pues yo me acabé liando con uno que me llamaba de usted por mail :D

Claro que he de decir que los jugadores de rol me dan un poco de morbo... Así que supongo que lo mío no es normal.

Anónimo dijo... 17 octubre, 2012 13:19

Si o qué? Pues yo me hincho de follar usando el Fb, whatsapp y demas herramientas. Si es lo mejor que hay! antes uno conocía a una tía y para poder hablarle te la tenías que volver a encontrar en la discoteca. Ahora la buscas en FB y a correr!
Las cosas no son malas ni buenas, es el uso que se hace de ellas.
PS: yo intento evitar tratar a las tias de usted lo mas que puedo...

 
Subir