Vicisitud & Sordidez

84
Generalmente, cuando conozco a una chica y quiero parecer interesante, tiendo a decirle que soy un tipo que desprecia la moral, pero que se preocupa por la ética. Esto podría parecer que no tiene sentido. Y no sólo no lo tiene, sino que además no sirve ni siquiera para que me acepten en Facebook.

Dicho esto, sí que tengo más o menos claros los valores que rigen mi vida. Por supuesto, hay uno que se impone sobre los demás: comprar discos de progresivo cutre. Y, a continuación, analizar absolutamente todo y no creerme nada porque sí. Esta máxima me lleva a pensar que existen conceptos vitales que, con sólo nombrarse, se espera que se entiendan automáticamente como algo positivo. Ideales a los que intenta aspirar cualquier persona moral de bien.

Claro que yo no soy una persona de bien. Y, según algunos que me han visto en fiestas de Halloween disfrazado de hada diabólica, ni siquiera persona.
Pues sí: sé hacer trenzas.
Así que voy a presentar esos valores en principio buenos, cojonudos y chachipirulis que aquí en Vicisitud y Sordidez consideramos simplemente una puta mierda.


5.- Patriotismo
a) ¿Qué es?
Ya hemos dejado claro en alguna ocasión lo que nos parece el concepto del nacionalismo: algo que está bien para pasárselo bien en un partido de fútbol o aburrirte un poquito menos en una carrera de fórmula 1. Pero el nacionalismo, definido como ‘apego a la nación’, se relaciona más con temas políticos. Así que cuando se dice que alguien “es nacionalista”, automáticamente se piensa en una determinada posición a la hora de meter tu papeleta en una urna. Y esa posición es a cuatro patas y con ganas de que te den por culo aprovechándose de que eres lo suficientemente corto de luces como para darte cuenta de que la NACIÓN siempre es invocada por los políticos cuando quieren practicarte un tracto rectal a traición.

El patriotismo, sin embargo, siempre es algo que se presenta como positivo. Es bonito amar a la patria. Aunque es mucho más amar a una pelirroja de grandes pechos o a un macizorro tipo gladiador de ‘Spartacus’. Elija la opción que más le guste. O las dos.

Hasta quienes niegan el derecho a la gente a ser nacionalista reconocen que la palabra ‘patriota’ es algo positivo. Sin embargo, yo digo que no. Que qué coño de base racional hay para amar una puñetera delimitación territorial. Mi nación es Esppppaña como podría serlo Inglaterra, que tiene música mucho mejor, o Invernalia, en el que todo el mundo es tan pupas como yo. De la tierra no emana ninguna fuerza mística que cause mi apego instantáneo. Nada surge de los campos que me dé ganas de meter la polla en un agujero en el suelo y hacer el amor con mi país.

Madre mía: tengo que limitar mis metáforas repugnantes.

Sentir orgullo de haber nacido en un sitio determinado es tan idiota como sentir que eres distinto de los demás porque posees unas orejas más larga de la media o tienes un lunar en forma de gato chino de la suerte a la altura del escroto. Aunque bien pensado, eso sería la hostia. La hostia, pero un accidente de nacimiento al fin y al cabo. Nada que te haga diferente al resto de la humanidad en lo que importa. Esto es: tanto tú como tu vecino del quinto quiere tener comida en el plato, porno en internet y jabón en la ducha. Espero.

b) ¿Por qué es el mal?
Algunos podrían decir que sentirse unidos a los de tu tribu es un rasgo evolutivo. Pero, en la sociedad actual, la tribu es todo el mundo que comparte contigo valores positivos de defensa de los derechos humanos y de no ser un capullo en general. La delimitación territorial es arbitraria. Por dios: si hasta la Sociedad Tolkien de Madrid se dividió en dos grupos. ¡Si no hay comunidad de vecinos que se ponga de acuerdo en algo! ¿Cómo coño esperan que me sienta más unido a Esperanza Aguirre por ser de aquí que a mi amigo italiano Daniele, que se comió un chuletón para tres personas de primer plato y un solomillo de ternera de segundo?

Así, esa creencia de que la patria es lo mejor del globo no hay que tomársela muy en serio. Claro que hay gente que, como no tiene aficiones, escoge precisamente el patriotismo como su hobby. Y todos sabemos que, dado que la identidad de la patria no tiene ningún sentido más allá de cuatro tópicos mal contados, a lo que lleva al final es a definirse por oposición. Nojotro zemo menjore que los del otro lado de la frontera. Eso conduce a lo de siempre: odio, guerras y, lo peor de todo, chistes de ‘un francés, un inglés, un alemán y un español’.

Todos queremos evitar ese mal.

c) ¿Pero puede aportar algo bueno?
Pues lo dicho: ayuda enormemente al disfrute de los deportes. O a ver ‘Skyfall’ y sentirse de puta madre porque el malo es un tipo que ni te hablaría si te lo encontraras en la cola de los cines Ideal, pero que cómo mola que un español sea el segundo malo Bond gay de la historia y probablemente el mejor.


4.- Guardián de las tradiciones
a) ¿Qué es?
Se dice que alguien “respeta y guarda las tradiciones” cuando coge lo que debería ser arqueología y lo convierte en dogma de fe (palabreja a la que volveré en un par de puntos).

Lo de ‘respetar las tradiciones’ es algo que tiene mucho que ver con la falacia lógica del “argumento a la antigüedad”, también conocida por sus amigos como “apelar a la tradición” y por mí como “búscate una excusa mejor para no dejarme atravesar la procesión de vuelta del videoclub, vieja, porque mi casa está al otro lado de la calle”. El que algo sea viejo y se haya hecho durante años no quiere decir que sea necesariamente bueno o que valga la pena ser conservado. Excepto la receta de las croquetas de mi abuela.

Pero el caso es que siempre se ve como alguien digno de respeto todo aquel que defiende mantener tradiciones en vías de extinción o francamente discutibles, casi siempre unidas a cierto tufillo patriótico.

b) ¿Por qué es el mal?
Esos pesados que se nombran guardianes de la tradición suelen pensar que algo es bueno simplemente porque lleva años haciéndose. Si quieren perder su tiempo en rescatar del olvido tradiciones (o, si su afición los lleva a ser patriotas, lenguas) que se abandonaron o están cayendo en desuso, pues que se lo pasen bien. Pero lo malo es que no suelen contentarse en celebrarlas en su puñetera casa. No. Hay que imponérselas a todo el mundo.

Así que, si hay que tirar una cabra del campanario, eso mola porque siempre se ha hecho. Si hay que cortar el prepucio a todos los bebés para que de mayores tengan menos placer sexual, pues adelante. ¿Ablaciones? Genial. ¿Arrancar cabezas de pollos? Cojonudo. ¿Hacer una nueva temporada de Gran Hermano? Apocalíptico.

Pues no. Esas son gilipolleces. Si una cosa es una bestialidad, hay que abandonarla y punto. Que por algo hemos avanzado como sociedad a nivel general, con la excepción de los países teocráticos y ciertas zonas de Valencia. Y si algo empieza a dejar de ser popular, pues que se muera. Para eso están los libros de historia. ¿Es que nadie piensa en los pobres historiadores? ¡Tantos años de estudios en las facultades tienen que servir para algo más que para aprender a jugar al mus!

c) ¿Pero puede aportar algo bueno?
Pues sí. De hecho, bastante. Dos cosas claras: la juerga y la zampa. Si me quitan la fiesta de Reyes, me da un patatús. Pero bueno: si ha de morir por falta de popularidad, pues que palme. Ya me buscaré otra excusa para hacer regalos.

Eso sí: como desaparezca la receta de la croquetas de mi abuela, la humanidad será un lugar tan triste como un libro sin dibujos en Gandía Shore.


3.- Abstinencia
a) ¿Qué es?
En algún momento de la historia, alguien que probablemente follaba poco decidió que NO follar era una virtud. Que aclaraba la mente. Que hacía que no descendieras a una orgía de hedonismo.

Pero, al contrario que la gula o la avaricia, que pueden tener serias consecuencias para sus practicantes (ataques al corazón en un caso, convertirte en un banquero en el otro), follar lo que quieras, o en el caso de lectores y redactores de este blog, lo que puedas, no supone necesariamente ningún problema para la salud. A no ser que estés tan loco como para intentar echar seis polvos seguidos. Pero eso no es lujuria. Eso es chulería. Follar, lo que se dice echar un polvo, es bueno.

Sin embargo, la abstinencia puede ser muy mala. Si lo haces porque ni te apetece ni quieres perder el tiempo y necesitas muchas horas del día para escribir artículos innecesariamente largos en tu blog, pues me parece genial. Pero si te dedicas a no follar porque se supone que tu educación generalmente religiosa te ha dicho que es bueno suprimir lo que te pide el cuerpo, puedes acabar con un grave caso de bolas azules.

Porque lo importante aquí es preguntarse: ¿Para qué? ¿Por qué no follar? Es como esa etapa juvenil que ya comentaba en este artículo en la que siempre había un compañero de clase que presumía de no machacársela.

¿Y?

Anda ya y folla. O machácatela cuando te lo pida el cuerpo. Nunca llegarás a ser un asceta encerrado en una cueva rehuyendo de los placeres terrenales y meditando sobre la vida. Una vida de mierda, claro. Porque te aseguro que no quieres ser ese tipo. Que de todas maneras, también se la machacaría de vez en cuando.

b) ¿Por qué es el mal?
Los casos de bolas azules son un grave problema psicológico a la altura de disfrutar secretamente el programa de los niños chistosos de Juan y Medio en Canal Zur. Aguantarse las ganas de folgar o, en su defecto, de tener un bonito orgasmo de vez en cuando, convierte a la gente en amargados y los encamina a una vida de mal y perdición. Esto es, a dedicar todas sus fuerzas a evitar que el resto de la gente sea feliz con su sexualidad. Y, como le dijo la sonda anal a la uretra, yo por ahí no paso.

c) ¿Pero puede aportar algo bueno?
No. La abstinencia no es tan mala como otros falsos valores positivos de esta lista, porque los casos de bolas azules no tienen porqué acabar necesariamente en persona cabrona o explosión testicular. Pero desde luego, de no orgasmar nunca sale nada bueno.

Y ahora toca hacer un comentario graciosete e idiota sobre las cosas que sí salen del cuerpo cuando se orgasma. O poner una foto de Cytherea. Pero no perdamos el tiempo, porque hay que pasar a uno de mis infra valores más odiados.
Qué coño. La pongo de todas maneras. ¡Qué chorros más monos echa!

2.- Fe
a) ¿Qué es?
En un momento de la película, el protagonista lo ha perdido todo. Y, en su hora más oscura, una mano amiga le dice:

“Ten fe”.

Y él se levanta, mata el malo, salva el mundo y consuma su matrimonio con la cabra de su vecino que siempre le miraba picaronamente.

En la realidad, la frase sólo sirve para deprimirte más, crear la falsa expectativa de que las cosas se solucionan por arte de magia o, peor aun, con sólo pensar mucho en que todo saldrá bien. Pero mucho mucho mucho. Como en el mojón ese de ‘El Secreto’.

Yo, al idiota de turno que le toca decir lo de ‘ten fe’, le preguntaría si no sería mejor que le pasara unos euros o le ayudara un poco con su problema. Pero eso soy yo. Siempre un escéptico materialista de mierda.

La fe, por otra parte, es uno de los aspectos más repugnantes de la supuestamente positiva cultura judeocristiana, especialmente representada en el texto más estúpido de la Biblia (el libro de Job) y la película fantástica más aburrida de los últimos años ('Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspa'). Por no hablar de la gran superproducción de cine gitano evangélico logronés ‘Mis quejas hacia Dios’, en la que un orondo señor descubre, gracias a un ángel, que hay que confiar en el Todopoderoso. Pero al final, el banco le embarga la casa de todas maneras.


b) ¿Por qué es el mal?
Tomada por el lado laico, es una actitud pasiva sólo superada en su inutilidad con leer ‘Cincuenta sombras de Grey’.

Pero por el lado religioso es otra cosa.

Uy, qué cosa.

El origen de un buen puñado de males de la historia. El creer porque sí y sin pensamiento racional en textos sagrados puede llevar a que el candidato a la presidencia de Estados Unidos lleve calzoncillos mágicos y crea que dios es un extraterrestre del planeta Kolob. Claro que ese señor es un imbécil independientemente de su fe.

Pero hay creencias irracionales mucho más peligrosas. De esas que piensan que hay que matar a infieles o condenar a los homosexuales a la hoguera no questions asked. Miedito, vamos.


c) ¿Pero puede aportar algo bueno?
Puede servir como placebo a la hora de tener alguna enfermedad, lo cual no está nada mal y sale la mar de barato a la Seguridad Social. Pero no lo digamos muy alto, que son capaces de aplicar el copago sanitario cada vez que alguien diga que tiene fe en que se encuentre una curación definitiva a sus almorranas crónicas.


1.-Honor
a) ¿Qué es?
¿Qué coño es el honor? No, en serio. Cuando se dice ‘Es un tipo de honor’, ¿a qué se refieren?

Según la RAE, no hay manera de ponerse de acuerdo. Puede ser “Cualidad moral (moral: ya vamos mal) que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y uno mismo”. ¿Qué deberes? ¿Quién dice cuáles son? ¿Por qué me pongo deberes a mí mismo si no soy capaz ni de hacer más de dos artículos al mes?

Otra acepción es “Gloria o buena reputación que sigue a la virtud, al mérito o a las acciones heroicas, la cual trasciende a las familias, personas y acciones mismas de quien se la granjea.” Pero, ¿para qué se quiere la gloria? Está claro: para que te hagan la pelota y puedas ligar.

Pero lo peor es eso de que se contagia a las familias. Algo muy bonito cuando se conviene que apagar un incendio es heroico. O sufrir un maratón de pelis de James Ivory. Pero entramos en terrenos cenagosos cuando lo heroico se entiende como ponerse un simpático cinturón de explosivos. O cuando la virtud o el mérito es que no te vea nadie sacándote una teta en público. Entonces puede resultar que, porque un buen día se te rompió el tirante del sujetador, toda tu familia podrá ser escupida cuando vaya a comprar el pan.

Veamos la tercera acepción de la RAE, que pone las cosas un poco más chungas todavía: “Honestidad y recato en las mujeres, y buena opinión que se granjean con estas virtudes”.

Efectivamente. Confirma lo anterior.

Que si te sacas una teta, eres una guarra.

Así que esto del honor depende de quién lo utilice. Pero, a nivel general y sin mirar ningún diccionario, al final lo que significa es más o menos ‘orgullo’. Y eso sí que todos sabemos que es algo negativo. Pero, encima, es un orgullo que se pega como un tofee a los empastes. Que se transmite como una candidiasis a tu glande.

El honor, siempre que se utiliza en la sociedad actual, se entiende como si todos fuéramos raperos: “Yo soy la leche”. Y si alguien dice o piensa algo feo de mí, tengo que cabrearme. Es la acepción general que se acepta en esas chorradas conocidas como ‘atentado contra el honor’. Incluso hay leyes que protegen a la gente de que alguien diga que NO es la leche y que, en realidad es gilipollas. Se llaman ‘delito de injurias’.

Y son una soberana soplapollez.

Si alguien te insulta, la única reacción lógica y racional es decir: “¿Y qué coño importa?” Si alguien te dice que eres imbécil en público, hay dos opciones:

-Analizar tus actos y darte cuenta de que, efectivamente, eres imbécil (sería más fácil encontrar una ardilla cabalgada por chewacca luchando contra tropas del III Reich renacido)

O sea, esto.
-Analizar tus actos y concluir que es mentira. Sólo tienes que decirle al resto del mundo por qué no eres imbécil.

Si es que te importara lo que pensaran, claro. Porque no somos ingleses y no necesitamos vivir con el sambenito de estar todo el día ponderando qué pensarán los vecinos.


b) ¿Por qué es el mal?
El honor, además de crímenes de honor, duelos por honor, lapidaciones por honor, millones de soldados muertos por salvaguardar el honor de la nación (eso vale doble puntuación) y, en general, guerras por honor, nos ha dado algo mucho peor. Algo más terrible:

La peli acaba con un tío con espada de madera contra 100 samurais. Y no le hacen nada ni le dan una patada en las partes. Y luego resulta que es una obra maestra.
c) ¿Pero puede aportar algo bueno?
No. En serio. No.


Y así se acaba un nuevo artículo polémico de ente bloj. Ojalá se cumpla la tradición y acabe en algunos foros fuera del círculo habitual de nuestros lectores para que empiecen a llegar comentarios atentando contra mi honor. Tengo fe en que ocurrirá para regocijo de nuestros lectores. Por España, que ojalá puedan leer decenas de veces en los comentarios las expresiones ‘graciosillo’ y ‘¿quién se ha creído este idiota que es para decir lo que está bien y lo que está mal?’.

Publicar un comentario en la entrada

Jaime dijo... 05 noviembre, 2012 10:29

La mejor definición de honor estaba en el juego de Rol "Pendragón", basado en leyendas artúricas...

Me explico. Resulta que en el juego existían una cosa llamada Pasiones que se invocaban cuando uno quería tener bonificadores para diferentes cosas. Cosas como Amor, Valentía, Odio (había negativas también como Temor)... Por ejemplo, si había que defender a tu Amada frente a una horda de bárbaros con intenciones poco claras hacía las mujeres y el ganado de la aldea, uno invocaba Amor (Amada) para tener una bonificación en la pelea.
Una de ellas era Honor, y lo que venía a decir era... cuando no haya otra que aplique mejor, pues usa Honor, hombre, que cuadra con todo.
¿Que la gente se ría de tus afeminados colores en la justa? Invoca Honor. ¿Que la mesonera de grandes pechos flirtea con todos menos contigo? Invoca honor ¿Que la peste negra te ha dejado el cutis fatal? Invoca Honor ¿Que se han comido la última pieza de jabalí del banquete y sólo te han tocado dos trozos? Invoca Honor. ¿Que se ha acabado el papel de váter del castillo? INVOCA HONOR.

eltiodelacabra dijo... 05 noviembre, 2012 10:30

De dónde coño has sacado la foto de Chewbacca, ¿realmente existe alguien tan perturbado como dibujar eso?

ro dijo... 05 noviembre, 2012 10:34

"con la excepción de los países teocráticos y ciertas zonas de Valencia"

Y yo que pensaba que los más beatos eran los vallilo... los vallito... los de Valladolid.

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 10:42

Feck, y yo que pensaba que era el único innormal que andaba leyendo estas visicidutes a horas tan tempranas...

Juanjo Ironforge dijo... 05 noviembre, 2012 10:42

Estoy de acuerdo contigo respecto al patriotismo, guardián de las tradiciones, y abstinencia, ya que, el patriotismo no es más que una excusa para matarnos los unos a los otros, guardar las tradiciones otra para no avanzar, y la abstinencia, es un peligro para la vida sexual del individuo y un atentado al hedonismo.

Pero la fe... bueno, supongo que serás ateo, y lo respeto. Yo soy pagano, y la vida me enseñó que tener fe en algo puede ayudarme en los peores momentos.

Y respecto al honor, a palabras propias me remito: es una de las 9 nobles virtudes, solo que yo definiría el honor más bien como el amor propio y el renombre, es decir, dejar mi nombre en buen lugar como individuo, no dejar que nadie me pisotee, y lo considero bastante importante en mi vida diaria.

Por lo demás, buen artículo.

imor dijo... 05 noviembre, 2012 10:43

"...fuera del círculo habitual de nuestros lectores para que empiecen a llegar comentarios atentando contra mi honor": te digo que soy de fuera del círculo ese y es para mí un honor estar de acuerdo con tu post, siento decepcionarte.

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 11:05

Muy a cuento la foto de "The Duellists"

Kaneda dijo... 05 noviembre, 2012 11:08
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kaneda dijo... 05 noviembre, 2012 11:09
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kaneda dijo... 05 noviembre, 2012 11:10

Muy bueno. Pues si, valores de mierda. Aunque haría un inciso en la fe. No en la religiosa, que me da nauseas, si en la fe personal en uno mismo, y por que no, en los demás. Y cuando hablo de los de mas, no me refiero a una fe suicida.

Voy a concretar: Cualquier creencia, comenzando desde que estamos aquí, se basa en la fe, por una sencilla razón, y es que nada puede demostrarse. Cuando quieres demostrar algo siempre quedará un camino interminable de "porques". Por lo tanto, partiendo desde una base tan sencilla, toda creencia tiene su base en la fe en uno mismo de estar en lo correcto. En todo lo demás te doy la razón, mas o menos. Soy tan apátrida como agnóstico e hyper escéptico y jamas entenderé la fe en quien dice hablar en nombre de dios, por que no digo que no exista un dios, de lo que estoy seguro, es de que si existe, nadie puede hablar por el. Pero la fe como sugestivo, no solo creo que es buena, sino necesaria. La gente debería tener mas fe en si misma y menos en las fantasías en las que creé. Saludos.

Paco Fox dijo... 05 noviembre, 2012 11:11

Juanjo Ironforge: Contemplo justo ese efecto de la fe como especie de placebo en la parte de lo que tiene positivo. Sigue siendo algo incorrecto para mí, que soy racional y la fe es por deficinición irracional. Pero tienes razón en que es muy útil en los peores momentos. Ya me gustaría a mí tener fe cuando ando con depresión, pero simplemente no puedo porque me parece un concepto equivocado.

Con respecto al honor, es justo el problema que planteo en el post: cómo definirlo. 'No dejar que me pisoteen' es algo bueno, pero no es todo lo que suele entenderse por honor.

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 11:18

Honor = 1. defensa de los valores de las clases dirigentes. 2. Aureola de reputación y veracidad que usan quienes lo enarbolan para engañar sin ser cuestionados.

Gerardo dijo... 05 noviembre, 2012 11:22
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paco Fox dijo... 05 noviembre, 2012 11:23

¿Es que nadie va a comentar lo guapa que estoy con peluca de Targaryen?

Dicho esto, en menéame ha propuesto tres más para una secuela. Muy buenos:
6. Trabajo duro (esclavismo)
7. Sacrificio (muerte)
8. Obediencia (sumisión)

Gerardo dijo... 05 noviembre, 2012 11:23

Yo sigo distinguiendo entre honor y honra, como en los tiempos de las comedias de Lope. Honor es una estimación personal basada en vivir según unos unos principios, algo íntimo, y la honra es pública, una fama idealmente adquirida por vivir conduciéndose con honor. Se puede perder la honra sin haber perdido el honor, y se recupera matando gente.

Quizás se reduce todo a saber hacer trenzas, yo también sé. Los moños son mi gran asignatura pendiente.

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 11:27

Me encanta este artículo… tiene mas sentido que el código Da Vinci y mas sensatez que una Biblia. Por cierto… con respecto a la abstinencia involuntaria, como la de mi tía Merche que se hizo monja… no por vocación sino que por fea, ya que el única manera de ser novia de alguien ósea de dios, no comentas nada y solo haces referencia a la abstinencia masculina. Aun así, el artículo es maravilloso.

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 11:32

Muy interesante.

Sobre las "blue balls" en realidad se refiere a "pelotas tristes", no azules. Lo que pasa es que en la imagen que pusiste juegan con que la palabra también significa azul.

Supongo que lo sabrás, pero para el que no lo sepa, ya que no a todo el mundo le ha pasado (a mí dos veces en más de 30 años), se debe a un calentón del 15 que no ha terminado en faena, corrida y pañuelos blancos. Mientras llegas a casa y demás, te duelen porque se inflaman. Es decir, literalmente se te hinchan las pelotas. xD

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 11:42

Honor = ¿algo a medio camino entre dignidad y arrogancia?

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 11:44

Ya lo dijo el filósofo, La virtud se encuentra entre el mérito y el defecto (como eran algo gayers, supongo que esta reflexión fue después de una sesión de sexo anal.

¿es el miedo algo negativo? Cuando te salva la vida no xD

¿Tiene el valor algo bueno? Si por Honor, salvas a quien lleva tu código genético -tus hijos- pues no es malo.

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 11:54

Es peculiar que casi todo lo comentado tenga que ver con el accidente geográfico de tu nacimiento.

Según donde nazcas puedes caer en un país muy patriótico, donde haya una religión más o menos influyente en la sociedad, que puede ir ligada a la abstinencia, y donde el concepto de honor vaya variando, y ante todo, según como te hayan educado, lo que hayas visto a tu alrededor, y tu capacidad una vez llegada a la madurez mental de replantearte las cosas.

Personalmente creo que no haya de malo en que alguien quiera ser patriótico, religioso u honorable. Para mí tiene la misma consideración que si le gustara jugar al curling o ver cine basura.
Es una necesidad humana buscar la identificación y definición personal mediante una serie de afiliaciones sociales; las hay más facilitas y naturales, como amar la tierra que te crió o el dios que dicen te creó, o más enrevesadas como ver cine de la Cannon. Per Se no es bueno ni malo, todo depende de como se lo tome el individuo y la afección a su grado de gilipollez, ya que todos somos un poco gilipollitas según qué cosas.

La abstinencia no puede ser buena en ninguna manifestación.

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 11:58

Totalmente de acuerdo.

Y añado sobre la fe. Tengo un profundo respeto por los místicos y sus experiencias, pero por eso mismo entiendo todavía menos a los de la fe. Si te interesa eso de "Dios", vete a verlo tú mismo, usa esta o la otra técnica, ponte hasta el culo de enteógenos, etcétera, y míralo tú mismo. La fe es la forma en la que el cobarde se acerca a lo "divino" creyendo a pues juntillas lo que le cuenta un sacerdote palurdo que no ha leído sobre los dioses otra cosa que lo que dice en la Biblia, un libro escrito para que pastores de hace 2000 años no se follaran a sus cabras, porque lo decía Dios.

A raíz de haber buscado ese tipo de experiencias, prefiero a un ateo racional que a un religioso con fe. Si yo fuera Dios preferiría al ateo, porque al menos ha pensado algo y no es un puto descerebrado que aceptó sin cuestionar lo que le contaba la Biblia.

Jaime dijo... 05 noviembre, 2012 12:00

Pues a mí me parece que la Fe(s) es una PUTA MIERDA.

Recordemos que la Fe significa creer algo a pesar de que todos los signos sean contrarios (lo que, tócate los huevos, la refuerza). Es pensar que Angelina Jolie está enamorada de tí a pesar de que te ha puesto dos órdenes de alejamiento y llora histéricamente de terror cuando se le enseña una foto tuya.

Tener confianza en uno mismo o tus amigos es distinto. Ahí tienes ciertas "pistas" de que lo que piensas puede tener algo de sentido. Hay elementos externos que te dicen que no eres un desecho absoluto porque, oye, después de todo te duchas una vez al mes, haga falta o no. De vez en cuando, alguien te ríe las gracias, aunque sea un troll de Internet. Y una vez hasta estuviste hablando cinco minutos con una muhé sin que echase mano al spray antiviolación... No quiero entrar en depresiones (que es algo muy serio), pero todo el mundo se siente como una mierda de vez en cuando. Y nuestra CONFIANZA en uno mismo nos ayuda a superarlo, sobre todo porque el mundo exterior te da algún caramelito que otro. Especialmente en esos momentos, si sólo creyésemos lo que sale de dentro (es decir, nuestra Fe), terminaríamos fatal.
Vale que se use la expresión "fé en uno mismo" como algo inquebrantable y demás, pero ese tipo de Fe (irracional, ajena a todo) es la que tienen los impresentables que no se plantean nunca si lo que han hecho está mal... y eso es peligrosísimo...

Francesc dijo... 05 noviembre, 2012 12:00

No puedo aportar nada...estoy totalmente de acuerdo
Aunque francamente si defiendes (defendemos) el cine de Albert Pyun..tan racionales no podemos ser...

Por cierto me gusta mucho la estructura a lo cracked del articulo

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 12:09

La verdad es que casi todo lo que dices está bastante cogido por los pelos y sólo coges lo que te interesa y obvias ciertas porque demostrarían que lo que dices es una chorrada.
1) Patriotismo, es cierto que en un mundo global como el de hoy, el patriotismo parece una tontería, lo que quizás falta es definir patria.
2)Defensa de las tradiciones, pues mira aqui ya metes bastante la gamba, en el momento en que empiezas a llamar a algo "bestialidad" y decir que si algo deja de ser popular, pues que se muera. A lo primero decirte que muchas cosas pueden ser bestialidades desde fuera, pero ciertamente tener una utilidad, el mejor ejemplo que se me ocurre es "a rapa das bestas" una fiesta tradicional gallega en la que la gente sube al monte y "acorrala" a todos los caballos, los separa uno por uno y entre 3 o 4 personas los cogen y les cortan las crines y parte del pelo de la cola. Algunas asociaciones "pro-animales" dicen que es un salvajismo, cuando realmente lo que pasa es que evita que algunos parasitos se agarren a las crines más largas del caballo. Y lo de que algo deje de ser popular que se mande a la mierda, pues hombre seguro que asi no avanzamos hacia ninguna parte y se volverían a cometer los errores de antaño.
3)Aqui ya te equivocas en la definición de la palabra, tu te centras sólo en la abstinencia sexual, pero la abstinencia es la virtud de no dejarse llevar por los instintos, de ponerte un límite a ti mismo.
4)Fe, aqui te pasa lo mismo que lo anterior, que hablas sólo de la fe religiosa, pero tener fe es creer en algo que no puedes medir, yo tengo fe en mis amigos.
5)Honor, para mi gusto te cuelas un montón, ¿lo del derecho al honor?, yo no tengo ganas de que hablen de mi en TeleCinco porque haya coincidido en una fiesta con un futbolista o porque tenga una amiga que sea famosa. Hace poco a un tio se le acuso de "matar a su hija", y mientras la investigación se llevaba a cabo, los "periodistas" ya incitaban a la gente capciosamente a gritarle y a decir que él mató a la niña (despúes resulta que realmente se había caído por unas escaleras y tenía daños internos). Desde luego a mi me parece que es importante tener honor. Como decía Pacino en Scarface, un hombre tiene dos cosas, su palabra y sus cojones

Adso dijo... 05 noviembre, 2012 12:15

La verdad es que prefiero los artículos sobre Franco Battiato, porque los temas que comentas son tan complejos que es inútil tratar de rebatirlos o comentarlos en un post de 20 líneas. Se han escrito decenas de libros sobre cada uno de ellos (sobre la abstinencia o el honor quizá no tantos), que despacharlos con unas líneas sería tan injusto como definir el rock progresivo como "aburrido y pretencioso". Aunque estoy de acuerdo en algunos planteamientos que comentas, en general, lo que diría es que muchas de las personas que admiras, muchos de los libros, discos, películas que disfrutas no hubieran sido posibles sin alguno o todos de esos valores de mierda. Puede que no Uwe Boll, pero sí Tolkien, Lucas o Emerson, Lake and Palmer, por ejemplo.

Paco Fox dijo... 05 noviembre, 2012 12:19

Anónimo:
2) El punto del artículo no es que A rapa das bestas sea o no una bestialidad. Es que se considere positivo que alguien se empeñe en mantener tradiciones por el hecho de ser antigüas si la evolución social las condena a la desaparición.
3) Claro que me refiero a abstinencia sexual. No estoy hablando de otra cosa ni lo sugiero. Si te fijas, nombro los pecados capitales de pasada, para centrarme en éste en su acepción sexual, que es la que se aplica a nivel social generalmente. Estás rebatiendo algo que no se ha escrito.
4)No hablo sólo de la fe religiosa. Lee el artículo con atención antes de comentar, pues precisamente ese punto comienza hablando de algo totalmente distinto a la religión. Tener fe en lo que sea es irracional. En tus amigos puedes confiar basándote en tu experiencia con ellos. En datos. Sugún actuaciones pasadas, puedes evaluar racionalmente si puedes o no confiar en alguien. Eso no es fe. La fe es irracional y no se basa en nada.
5) No confundas el derecho al honor con el delito de calumnias. Acusar falsamente a alguien no es lo mismo que decirle 'gilipollas'. Eso es delito, porque puede tener consecuencias graves.

Filentropo dijo... 05 noviembre, 2012 12:20

La mejor entrada ever.

Pero, para empezar por el principio, ¿se han dado cuenta de la mirada enamorada que le dedica la munhé de las trenzas? ¿no se ha usado fotosó? ¿no era el autor un paladín del "no follarás en la vida"? Algo no cuadra.

Suscribo punto por punto lo dicho en esta entrada. Acaso cambiaría el orden de los valores cojochungos.

El problema es que, cuando somos niños, los adultos nos intentan proteger de las drogas y de los señores con gabardina y piruleta (sin más atuendos) pero no sólo no nos protegen de estos cutrovalores sino que nos los inoculan.

Si es que nos han timado con la educación judeocristiana ¿qué decir de las llamadas virtudes teologales (fe, esperanza y caridad)? Por cierto ¿para cuando una entrada sobre la otra fuente de valores buenos y no tanto de nuestra niñez? Esto es, los westerns que veíamos en las sobremesas de los fines de semana.

El análisis sobre el patriotismo me parece muy brillante, una vuelta de tuerca más sobre su teoría de la vicisitud andaluza. Y es que cuando se piña Alonso, la carrera pierde mucho interés, no porque Alonso sea el mejor (¿me estoy pasando de patriota?) sino porque es espppañol.

Echo en falta, no obstante, un paralelismo que se da entre fe y patriotismo respecto a la ubicación geográfica: si un honorable católico que escucha intereconomía, folla poco, se echa a la calle indignado porque quieren quitar un crucifijo del aula de su hijo y reniega más de los ateos que de los musulmanes; si este buen hombre, digo, en vez de nacer en Zamora hubiera nacido en Ammán podría muy bien ser el heroico mártir que propaga su fe a través de las ondas (expansivas, no hertzianas).

Resumiendo, señor Fox, grandísima entrada, se merece usted ser felado. Hable con la de las trenzas.

Moniruki dijo... 05 noviembre, 2012 12:20

BRILLANTE!!!!

P.D. soy fan de Daniele

Paco Fox dijo... 05 noviembre, 2012 12:22

Adso: sin la muerte, la maldad, el asesinato, la mentira y tantas otras cosas tampoco habrían sido posibles todas esas obras que nombras. Yo disfruto de los discursos de valor y honor de 'El Señor de los Anillos' del mismo modo que de Charles Bronson matando a gente con bazoca y no salgo a la calle a liarme a tiros con los drogadictos de Embajadores.

Jesus Zamora Bonilla dijo... 05 noviembre, 2012 12:40

Genial.
Me ha recordado este argumento mío contra la existencia de dios:
http://abordodelottoneurath.blogspot.com.es/2009/04/creen-en-dios-los-creyentes-reposicion.html

Adso dijo... 05 noviembre, 2012 12:58

No hablo tanto de los personajes sino de los autores, Paco. No creo que Tolkien fuera un malvado y un violento, pero sí era un hombre de fe que conocía bien las tradiciones. Si a él no le hubieran importado esos valores, "El señor de los anillos" sí que sería una mierda.

Pero sólo es un ejemplo torpe, ya digo que son temas complejos que necesitarían más espacio y tiempo de debate.

Paco Fox dijo... 05 noviembre, 2012 12:59

Moniruki: Daniele es la hostia. Lo mejor de todo es que NO ESTÁ GORDO. Básicamente tiene mi mismo tamaño, con la tripa un tanto más hinchada. Y le encantan los chistes de caca.

Filentropo: Uy, no creo que la munhé de las trenzas tenga mucho interés en mi personas. Es que a las muchachas les hago cierta gracia. Pero siempre en la friendzone.
Yo también cambiaría el orden. Pero una vez me puse a escribir... pues lo dejé como estaba.

Y por supuesto, la religión que profesa es obviamente algo accidental según donde naciste. Es una de las primeras cosas que me hizo ser, primero vagamente deísta o panteista de pequeño, luego ateo perdido de mayor.

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 13:16

¿Te importaría quitar la foto de la cabra? Recuerdo que ya hace unos años que no se hace, no me parece bien seguir insisitendo contra ese pueblo (por favor, no lo nombremos) cuando ya hicieron lo que debían hacer.

Peores son otros blogs que ponen el nombre abiertamente, algo que no es bueno, puesto que buscando el nombre del pueblo en Internet da la impresión de que siguieran esa tradición, y salvo que se haga una lectura pormenorizada del artículo mucha gente podría creerse que siguen haciéndolo y podrían cancelar una posible visita turística.

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 13:24

Echa un ojo a esta entrada creo que lo que dice en relación a la fe, el trabajo duro y la obediencia te va a interesar

¿Se relaciona la prosperidad económica de un país con las cualidades que se inculcan en los niños?

Filéntropo dijo... 05 noviembre, 2012 13:31

Sr Paco Fox: esperaré impaciente la secuela.

Y puede que tenga razón, puede que haya confundido una mirada del tipo "vaya macho, estoy tardando en llevármelo al catre" con una del tipo "mira que gracioso es el friki éste, voy a probarlo en la cama". Nunca he sido un genio en la interpretación del lenguaje no verbal femenino.

Mapache Procyon Lotor dijo... 05 noviembre, 2012 13:33

Si tanta ilusión te hace he de reconocer que de rubia das para paja.

Roberto dijo... 05 noviembre, 2012 13:41

La verdad es que estoy casi completamente de acuerdo.

El problema es que son valores interrelacionados, por lo que el desarrollo de uno implica que crezcan los otros. Y está muy bien haber puesto el honor en el primer lugar, porque probablemente sea el origen de todo.

Justifiquemos entonces el honor. A una persona le acusan de asesinar a un menor, la encarcelan preventivamente y el populacho le escupe e insulta durante años, yéndose su vida al traste. Y luego resulta que se demuestra que no ha hecho nada de eso y sale libre. Hay que restituír su honor.

Aquí se ve claramente la interrelación: populacho crédulo, iracundo, celebrador de la tradición de la lapidación pública, favorables a la prohibición de follar aplicada a los menores porque "luego pasa esto" (no es lo mismo tener 17 años y 364 días que 18 años recién cumplidos, cualquiera lo ve), patriotas defensores de la tradicional "gente de bien", que tiene fe cristiana y que defienden el "no matarás", aunque lo de robar esté bien solo si se defrauda a Hacienda, que somos todos, pero al final se lo quedan los mismos, en los que no tego fe, como sí la tengo en una deidad a elección, en la que también tienen fe esos manguis y actúan inspirados por ella, pero no es lo mismo porque lo suyo no es de verdad y lo mío sí, aunque no pueda probarlo, pero tú no puedes probar tampoco que no exista mi divinidad adorada porque eso implica probar que existe absolutamente todo lo que sí existe, ergo déjame con mi fe que lo tuyo no vale y solo quieres acabar con nuestra patria, nuestras tradiciones y nuestro honor de personas de bien para ver si por fin le molas a alguien que a ti te mole y folláis, ¡guarros, que no lo hacéis para tener hijos!

Asterios Polyp dijo... 05 noviembre, 2012 14:22

Me has alegrado el día. E imposible no estar de acuerdo en todo.
Con respecto a la patria, todo iría bastante mejor si más gente pensara como Rilke ("La verdadera patria del hombre es la infancia") o Jules Renard ("La patria es todos los paseos que puedas dar a pie alrededor de tu pueblo").

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 14:34

Soy catalán, estoy a favor de un estado para Catalunya, y a fe del inexistente Dios que no odio a España; me caeis igual de bien que los otros catalanes y las andaluzas están más buenas que las catalanas. Bien, una vez expresadas estas obviedades (extrapolables al 90% de Catalunya) quiero que se entienda que en Catalunya existe un sentimiento de pertenecer a una nación diferente. Igual que el autor afirma que su nación es España, yo afirmo que mi nación es Cataluña. Las naciones incordian y son rescoldos del pasado, sí, pero también existen indudablemente, son parte de nuestras raíces, y cuando dejan de existir es porque otra más grande las ha engullido.

Así las cosas, sabed que yo tengo unas grandes ansias de que Cataluña sea una nación con estado para poder dejar de ser nacionalista. Es un nacionalismo puramente reivindicativo, jamás ofensivo, y cada vez me aburre más la estelada.

Soy catalán, no soy español; España es un país tan bueno como el mío, todos somos iguales en tanto que todos somos humanos.

Petonets barcelonins

Juls dijo... 05 noviembre, 2012 14:38

Hay gente que confunde Honor y Fe con "amor propio", madre mía.

Y eso lo consigues precisamente "folgando". Cuantos más casquetes, más amor propio. No se necesita Fe en uno mismo ni mantener el Honor.

Menos Prozac, menos Platón y más FOLLAR!!!!

A mí me levanta mucho más el animo que defender mi honor ante uno que me llama imbécil en público (lo cual pasa muy amenudo... demasiado).

Lo del nacionalismo me recuerda a George Carlin hablando del orgullo:

"Being irish isn't a skill, it's a fucking genetic accident".

Juls dijo... 05 noviembre, 2012 14:45

Ah, aprovecho para decir que yo soy catalán y opino que todos los nacionalistas son gilipollas.

Sin excepción.

Muchos catalanes estamos cansados de oír "sentimientos" y "nación" en la misma frase.

Como bien ha dicho Paco, no la metería en un agujero en el hormigón de la Plaza Cataluña aunque me diesen mucho dinero (es mentira, todo es negociable).

Paco Fox dijo... 05 noviembre, 2012 14:56

Anónimo de las 13:16:
Si pongo la foto de la cabra es precisamente porque se trata de una tradición eliminada que muchos defendían y probablemente sigan defendiendo. Ilustra bien el concepto, si bien es verdad que no entro a tratar el caso en sí porque tampoco es el objetivo del post.

Marxista dijo... 05 noviembre, 2012 15:07

Bravísimo!!

Lo mejor: los puntos sobre honor, patriotismo y fe.

Nunca he creido en ese cuento del honor pese a tener amigos que parece que les va la vida en ello. Ya les recomendaré tu artículo jeje.

Sobre el patriotismo, hay una frase que resume francamente bien lo que pienso sobre el tema: "El patriotismo es el último refugio de los canallas." [Samuel Johnson]

Y sobre la fe, que decir, soy ateo y materialista (filosóficamente hablando).

Saludos!!

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 15:35

Harakiri no va del "honor" ni mucho menos. Va sobre la venganza. La venganza de un hombre desahuciado porque lo ha perdido todo en la vida. O no has visto la película o no te has enterado de la misa la mitad (en cuyo caso cuestiono tu capacidad para darle consejos a nadie, incluso estando de acuerdo con todos ellos).

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 15:41

Excremento, caca, mierda, defecación y hez. Cinco sustantivos que definen perfectamente a este blog.

War_lothar dijo... 05 noviembre, 2012 15:55

Con el honor no tiene razón porque es según se interprete. La honestidad y el mantenerse fiel a lo que consideras correcto es honor, y no creo que la sinceridad y mantenerse fiel a tu sistema de valores, a tu ética o a tu moral sea algo malo. Otra cosa es que tu moralidad y tu sistema de valores sea una mierda que consiste en reprimir a los demás o a ti mismo sin más motivo que absurdas fantasías como la religión. Que como se interpreta hoy en día el honor o como lo interpreta en el artículo es una mierda, estoy de acuerdo, pero no creo que sea así. Claro que es una palabra un poco ambigua.

Paco Fox dijo... 05 noviembre, 2012 15:56

Anónimo de las 15:41: ¡Sin duda! En ente bloj cuando no sabemos qué decir, siempre hablamos de caca.

Anónimo de las 15:35: Hombre, va del cabreo del señor, pero no me negarás que el honor es uno de los temas esenciales de la película, (probablemente denunciándolo). Feck: lo del seppuku es una ceremonia básicamente relacionada con el honor. ¡Si la peli se llama Hara Kiri! Digo yo que el suicidio por honor tendrá que ver con la trama. El planteamiento es que el chaval al que obligan a suicidarse al principio simula el querer quitarse la vida para mendigar sin perder el honor. Y se mata para conservar no su honor, sino para no manchar el de su familia. No me digas que no tiene nada que ver con la peli.

Paco Fox dijo... 05 noviembre, 2012 15:58

War_Lothar: Pues claro que es una palabra ambigua. ¡Si es precisamente con lo que empiezo el punto! Por eso me voy a la RAE.

Manuel Cruz dijo... 05 noviembre, 2012 16:12

Anda, pues al final va a resultar que lo que decía el tío del "The Righteous Mind" tiene su fundamento, y que cuanto más "de izquierdas" es un individuo, mayor desprecio por los valores que unen a las personas.

http://www.redstate.com/bs/2012/03/28/liberals-conservatives-values-and-how-we-perceive-each-other/

Leedlo, porque viene a decir lo mismo que esta entrada. En si, esta conducta es contraproducente, porque al ser valores necesarios para la cohesión de grupos, está condenada a estar dividida y peleada consigo misma, como en la torre de Babel.

Yo personalmente creo que no es un rasgo definitorio de la izquierda, sino una característica pasajera provocada por una crisis de valores auto-inculcada y retroalimentada. La gente desprecia lo que no entiende, y la gente de izquierdas de estas generaciones no entiende la importancia que tienen esos valores para vivir en una sociedad sana, feliz, y exitosa.

War_lothar dijo... 05 noviembre, 2012 16:18

Primero que la RAE no tiene la potestad para definir el honor en toda su sustancia, puesto que además es una palabra que se usa en muchas culturas, la prueba es que además usas un ejemplo japonés. Segundo que la definición.

“Cualidad moral (moral: ya vamos mal) que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y uno mismo”.

La palabra moral no tiene porque ser algo malo porque tu moral puede ser perfectamente la consecuencia de tu ética, lo que tu consideras el bien y el mal, las normas que tu te pones a ti mismo, no tiene que realmente ver con costumbres pasadas.

Segundo que cumplir con los deberes respecto al prójimo y a ti mismo, es algo mirándolo desde cualquier punto bueno para uno mismo. Porque son los deberes que tu mismo te impones, ser fiel a uno mismo. Si tu eres alguien que no está de acuerdo con la pena de muerte no caer ante tus más bajos instintos sobre algo que te afecta a ti por ejemplo y dejar que el criminal en concreto vaya a la cárcel. Eso sería honor tal y como yo lo veo.

También si eres un político y crees que te debes ganar la vida honradamente y no de un sueldo vitalicio, devolverlo y vivir de tu trabajo, eso también es honor. Pese a que legalmente te beneficiaría y que tengas derecho a ello. No veo porque eso debe ser algo malo.

War_lothar dijo... 05 noviembre, 2012 16:21

Vamos que para resumir el honor en sus definiciones también es una mezcla de las cualidades como la voluntad y la honradez. No tiene porque ser algo malo, y menos porque haya gente que haga algo pernicioso usando esa palabra.

Manuel Cruz dijo... 05 noviembre, 2012 16:23

Y aquí dejo otra entrevista con el autor, un psicólogo que confesó abandonar sus posturas de izquierdas a mitad de escribir el libro, tras darse cuenta de su ceguera política.

http://atheistuniverse.net/group/books/forum/topics/the-righteous-mind-why-good-people-are-divided-by-politics-and

War_lothar dijo... 05 noviembre, 2012 16:35

Bueno y un matiz sobre la abstinencia. En esta época no tiene sentido pero hay en culturas donde se entiende que la lujuria fuera un factor negativo porque afectaba a la vida diaria descuidando otras tareas para la supervivencia (de ahí que se potenciara su contrario), aparte de tener cantidad de hijos de los cuales no te ibas a poder ocupar y se morían en las calles o en sus primeros meses de vida. Hoy en día no lo entendemos porque tenemos métodos anticonceptivos y términos nuevos como la adicción al sexo para esos problemas.

Vamos que no es que a alguien se le ocurriera, es que hay en culturas que realmente la lujuria llego a ser un problema, y adoptar valores como el de la abstinencia como tenía su sentido. Aunque en si misma la abstinencia no sea una virtud. Hoy en día no, eso sí.

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 18:11

Una entrada gloriosa.

Manuel Cruz, no todos los no fascistas somos de izquierdas.

El ser humano evoluciona (no todos) y ya no nos vale con patria, dios y toros.

Esto nos ocurre por tener cerebro y ser inteligentes (no de izquierdas).

Un saludo.

Anónimo dijo... 05 noviembre, 2012 21:28

cómo se nota que eres hombre, como para ser capaz de comparar la circuncisión con la ablación, y encima referirte a ella como una tradición destinada a disminuir el placer sexual de los varones...
sinceramente, no creo que en todo el mundo exista NINGUNA práctica destinada a tal fin.

la circuncisión previene problemas futuros en muchos hombres, especialmente hace años, cuando la higiene era deficiente, y no incapacita en absoluto para sentir placer.
Sin embargo la ablación tiene como fin la total anulación del placer sexual en la mujer como una de tantísimas formas de control a las que hemos sido sometidas durante siglos.
Así que me parece ahí te has colado

Buen artículo por lo demás.

Paco Fox dijo... 05 noviembre, 2012 21:40

No comparo. Simplemente enumero tradiciones absurdas. No digo que una cosa sea igual de mala que la otra en ningún sitio.

Dicho esto, la circuncisión a infantes (hecha por tradición y no como medida para solucionar la fimosis) sí que es es una práctica que elimina placer sexual, dado que el glande pierde sensibilidad.

Lo de posibles problemas de higiene futuras es un bulo fácilmente contestable: sólo hay que lavarse todos los días. El problema de limpieza viene de la fimosis, pero no en un glande normal.

Más información aquí: http://www.youtube.com/watch?v=vLGcqPE7xu0 y aquí
http://www.youtube.com/watch?v=jI3oa4Mx9hs

Render dijo... 05 noviembre, 2012 21:43

Completamente de acuerdo con todo, especialmente con lo referido a las tradiciones.

Soy de los que piensan que una tradición sólo suele ser una tontería que ha durado el tiempo suficiente, por lo que espero que a nadie se le ocurra inventar el "día de la margarita plantada en el ojete".

Aunque sí que recuperaría alguna de las más entrañables, como la ejecución en la plaza pública de más de un hijoputa.

Míriam dijo... 05 noviembre, 2012 21:48

Yo te lo iba a decir: la foto es magnífica. Y estoy de acuerdo con los temas para un próximo artículo.

Illuminatus dijo... 05 noviembre, 2012 21:54

Una entrada estupenda y llega de verdades contadas con humor, para demostrar que lo didáctico no tiene que ser rancio. Al que se pique que se lo haga mirar.

Eduardo S. dijo... 05 noviembre, 2012 22:10

Acabo de recuperar la fé en el ser humano. D'oh!

Vamos que ya me caeis bien. Ojalá lo leyese mucha mucha gente.

Oscar Gardiazabal dijo... 05 noviembre, 2012 22:50

Una entrada demasiado buena para unos comentarios tan mediocres.

no crees?

Marlow dijo... 05 noviembre, 2012 23:05

¡Magnifico post, Paco! Y por fin alguien desvela la estupidez de supuestos valores como fé y honor.

Strangelove dijo... 06 noviembre, 2012 10:12

Realmente un post impresionante. A otro que le has alegrado la mañana.

Y te lo dice un catalán que esta harto de que se lo quieran llevar al huerto a hacerle el amor a la tierra. Que no, coño, que como bien dices, los políticos nos invocan a la patria para seguir con su colonoscopia y la gente no hable ni de recortes ni de corrupción: "¡Mirad como agito la banderita!" Pero mejor dejo el tema que me caliento.

Ps: Tírale los tejos YA a la de las trenzas. No hace falta tener fe en que te la follaras, solo confianza, ya que ha quedado retratada mirándote con ojos de cordera degollada cachonda.

Marisa dijo... 06 noviembre, 2012 10:57

Seguro que el autor de este artículo es homosexual, gordo, feo y con la espalda peluda. Generalmente son éstos los que gustan derribar de forma nihilista los valores del honor.

Paco Fox dijo... 06 noviembre, 2012 11:21

Strangelove: Que una mujer me mire así cuando llevo una peluca, los labios pintados, rimmel y faldita hace que me cueste creer que son ojos de deseo. Lo mío es ser el bufón de la humanidad.

Marisa: Por partes.
Homosexual: ¡Lo dices como si fuera malo! ¡Ya me gustaría, pues ser mariconcete iría la mar de bien con mi gaycidad galopante! El problema es que me gustan demasiado las munheres.
Gordo: Pues querría ganar un poco de peso, pero mis vicisitudes estomacales me mantienen con cuerpo de efebo.
Feo: Mi mamá dice que soy mono. Pero creo que miente. ¡Un punto!
Espalda peluda: La espalda no, pero el escroto y la zona alrededor de las tetillas...

Con todo, puedes comprobarlo con las ¡DOS! fotos mías que hay en el post.

Aloe dijo... 06 noviembre, 2012 13:28

De la tierra no emana ninguna fuerza mística que cause mi apego instantáneo

Solo en Mundodisco.
Yo quería ir a pasar las vacaciones a Ankh-Morpork y las Montañas del carnero, entre otras cosas para ver tamaño fenómeno.
Pero no he encontrado vuelos lo bastante baratos.

Anónimo dijo... 06 noviembre, 2012 14:52

Estoy de acuerdo con tu enfoque en el artículo. El que dice lo de la rapa das bestas (o la subnormalada de marear a caballos para cortarles el pelo) dice sandeces.

Rae de mierda. dijo... 06 noviembre, 2012 16:27

Es candidiasis no cadidiasis. Borra mi comentario cuando lo corrijas :)

Paco Fox dijo... 06 noviembre, 2012 16:37

¡Corregido! ¡Gracias por apuntar la errata! Que quede tu comentario como muestra de que has leído el texto con total atención. :-)

Rafael Ascanio García dijo... 06 noviembre, 2012 16:47

Siento trolear, pero a mi esta entrada no me parece tan brillante. Obviamente estoy en contra del patriotismo y del nacionalismo exacerbado que incita al odio, de tener fe porque sí en las cosas, de la abstinencia sexual, etc. Pero hacer una crítica a través de la ridiculización gratuita es criticar sin fundamento.

Yo, por ejemplo, sin ser nacionalista independentista ni creerme superior a otra identidad nacional, soy amante de la cultura en que nací. Y esto no quiere decir que piense que mi tierra tiene efluvios místicos, ni que mataría a todas las culturas distintas a las mías, ni que haría un agujero en ninguna plaza y me la follaría, ni que piense que las tradiciones hay que mantenerlas hasta el fin. Se puede tener sentimiento nacionalista y ser una persona abierta a toda la diversidad que hay en el mundo.

Paco Fox dijo... 06 noviembre, 2012 20:24

Hombre, Rafael, expresar una opinión contraria no sólo no es trolear, sino que se agradece.

Lo cual no quiere decir que esté de acuerdo :-)

Ser amante de la cultura en la que naces es normal. Personalmente, no lo soy mucho de gran parte de lo que se considera 'cultura andaluza', pero sí de ciertas idiosincrasias.

Pero eso no es a lo que me refiero con 'patriota'. Ser amante de la cultura es... ser amante de la cultura. Te pueden gustar cientos de expresiones culturales, ya sean de tu región o del Perú. Tú mismo lo dices: ser una persona abierta al mundo. Pero no hay que pensar que toda expresión cultural de la patria es buena ni tiene que gustarte. El patriotismo es un sentimiento irracional que nace de la delimitación de las naciones. Y las delimitaciones son arbitrarias. Me encanta 'El Mundo es Nuestro' por su retrato de Andalucía, pero también me encanta tomarme un té a las cinco en Cornualles y ver la caída de la hoja en Maine.

Ninguna delimitación arbitraria dicta mi identidad ni lo que me ha de gustar.

Marlow dijo... 06 noviembre, 2012 20:54

¡Vivan los homosexuales gordos, feos y con la espalda peluda!

La navaja en el ojo dijo... 06 noviembre, 2012 20:55

Qué razón tienes. He echado de menos el valor de "ser un héroe" o la heroicidad o como se le quiera llamar. Qué cansadita me tiene.

Enhorabuena por el éxito del post.

Sacha dijo... 07 noviembre, 2012 00:37

Muy buen post.

Anónimo dijo... 09 noviembre, 2012 02:06

Juas!

Llop de Ferro dijo... 09 noviembre, 2012 18:04

Estaba yo reconcentrado en el anál-isis del articulo, estudiando la sutilezas expresadas por el texto, intentando no distraerme mucho con las afotos (te queda muy bien la peluca, guapo), hasta el momento en que mis ojos se han estrellado contra la imagen de la ardilla cabalgada por Chewacca luchando contra tropas del III Reich renacido.

Triste es la vida del hombre que ve como sus héroes, los pilares de su educación, aquellos que han servido de guía y ejemplo para hacer de uno un adulto responsable, acaban cabalgando ardillas.

Dicho esto, y antes de saltar de lo alto de un puente por la desesperación, he de meter cucharada: cualquier valor, por positivo que parezca, usado como excusa para no analizar nuestros actos o los de las personas que elegimos que nos representen (curas, políticos, deportistas, escritores, músicos, etc...) se transforma en un lastre. Y así nos va como nos va.

Adioooooos!!! CRONCH!!!

Carla dijo... 10 noviembre, 2012 04:00

No estaría mal abandonar el patriotismo, siempre y cuando los paises que te rodean también lo abandonen al mismo tiempo que tu, para no dar ventaja, no sea cosa que a algun pais le de un ataque de patriotismo (y reivindicación de territorio) justo en el momento en que el patriotismo en tu pais es nulo.
El honor no está mal y fé es imprescindible para vivir.
Y ni siquiera hablo de una fé religiosa, sino de una fe en que las cosas pueden mejorar a nivel personal.
Sin fé la cosa se puede poner desmoralizante, creo yo que la fe es un atributo necesario para encarar la vida y salir a hacer todo lo que tenemos que hacer todos los dias. Esa frase: "todo va a estar bien" la necesitamos creer porque sino hay muchas situaciones en la vida que son complicadas y que podrían hacer bajar los brazos.

luis javier moreno baez dijo... 12 noviembre, 2012 01:26

Deje de leer los comentarios a la mitad perdón si repito.
Yo entiendo como honor el ser honesto con uno. La fe es irracional pero sin ella no podemos buscar algo mas de nuestros limites, la verdad si fueramos totalmente racionales no se hubiera matado tanta gente con la electricidad, hubieran abandonado el intento (la electricidad es peligrosa) antes de llegar a entenderla así como muchas otras cosas que racionalmente nadie se pondria a jugar con ellas, pero que gracias a eso temos internet y otras chivas que nos sirven. El patriotismo es solo la sumisión de haber sido conquistados, las tradiciones en sus origenes fueron algo nuevo en su momento algo que estaba fuera de las tradiciones y la abstinencia tiene que ser racional no porque una muchacha este muy buena me voy a meter con ella.

Il Gattopardo dijo... 12 noviembre, 2012 03:09

Hitchcock se imaginaba escenas y luego le escribían un guión en torno a ellas como excusa. Tú, Paco, sientes la necesidad de enseñar tus fotos de Halloween y te inventas un artículo en torno a ellas como excusa. Resultado magistral en ambos casos :)

Mario Angel Baracus dijo... 17 noviembre, 2012 05:00

Muy buen artículo, aunque la verdad es un error creer que la Fe es algo exclusivamente religioso, los bolcheviques tenían fe en el Comunismo, los neoliberales tienen fe en la Economía, muchos "intelectuales" de principios de siglo tenían fe en la Ciencia y el Progreso... Y al final terminaron de la misma forma... Como sea, incluso peor que la fe es la esperanza, que es un sentimiento que casi parece un mecanismo de defensa del cerebro, un mecanismo animal que se niega a aceptar la fatalidad porque evolucionó para no rendirse jamás... Y ahí esta algo que creo que es uno de los principales problemas del ser humano, su especie salió del planeta pero su cerebro se quedó en la estepa y sigue reaccionando ante instintos que fueron útiles hace milenios pero ahora están desfasados (por dar un ejemplo, los australopitecos jamás tendrían oportunidad de llegar a ser ancianos en un mundo lleno de depredadores y enfermedades, ¿Porqué habrían de preocuparse entonces por las consecuencias a largo plazo de sus actos?)... Y por otro lado no hay que confundir patriotismo con nacionalismo, el nacionalismo se inventó allá por el siglo XVIII con las revoluciones americana y francesa, el patriotismo es más antiguo, es el "amor a la tierra de los padres"; hace mil años tenía sentido, porque la patria de un andaluz era Andalucía, donde vivían todas las personas que conocía y quería y donde probablemente pasaría toda su vida; pero cuando los Estados crecieron y la patria se volvió un concepto abstracto ligado a la política todo se fue a la mierda; en The Fight Club el personaje de Brad Pitt decía que los humanos no están diseñados para llegar a viejos, yo agregaría que tampoco están diseñados para vivir en países de millones de personas ni para relacionarse instantáneamente con gente que está al otro lado del planeta, son magnitudes que nuestro cerebro es simplemente incapaz de manejar a un nivel profundo... Ya sabes, ese nivel donde las cosas que sabemos (que son sólo datos y da lo mismo si son reales o ficticias) se separan de las cosas de las que somos conscientes (esa información que realmente influye en nuestra toma de decisiones y de cuya veracidad nos resulta innegable).

Faé dijo... 25 noviembre, 2012 19:40

Es increible la tercera acepción de la RAE de honor: "Honestidad y recato en las mujeres, y buena opinión que se granjean con estas virtudes". ¿Pero qué se piensan los académicos de la RAE todavía?. ¿En qué época creen que viven?. Hace falta ser antiguo. Qué carca

Miguel-Anxo Varela Diaz dijo... 18 marzo, 2013 12:24

P'tak!

Has perdido a un klingon con este post.

jose alberto Garcia dijo... 04 junio, 2013 06:42



Estoy de acuerdo en mucho de lo que dices solo apunto al Patriotismo
como lo definió un poeta mexicano

Alta Traición
de José Emilio Pacheco

No amo mi patria.
Su fulgor abstracto
es inasible.
Pero (aunque suene mal)
daría la vida
por diez lugares suyos,
cierta gente,
puertos, bosques de pinos,
fortalezas,
una ciudad deshecha,
gris, monstruosa,
varias figuras de su historia,
montañas
-y tres o cuatro ríos.

 
Subir