Vicisitud & Sordidez

0
El fin de semana de Bahrein arrancaba de una forma espectacular, sólo resumible con una frase “Fernando Alonso es más rápido... ¡que yo!”. Y es que, en muchos artículos escritos con un ánimo polemista (lo que en castellano se llama "por joder") un servidor de ustedes muchas veces había comentado que existían demasiados países ponzoñosos que organizaban GPs para lavar la cara a sus regímenes de mierda. Y añadía "como, por ejemplo, Bahrein, Malasia… Valencia". Por supuesto burradas como esta aparecían bien en la revista, bien en el blog, dirigidos a un público finstro que sabía bien lo que había. Pero hete aquí que Fernando Alonso ha largado esa misma andanada delante de las cámaras de televisión de medio mundo. Eso es someterme a una humillación como Marx manda, y por ello, se merece 15 puntazos por haber vomitado un ya clásico:



Por supuesto, no fue la única muestra de brillantez por parte del asturiano. Apuntándose a la reciente moda del Redbullying, Alonso decidió practicar un troleo de dimensiones épicas hacia la figura de Frigodedo. Su foto de cena romántica con Mark Weber es ya historia erótico-festiva de la fórmula uno, y se merece tres notorios puntos por ello.

Incluso un gilipollas tan poco creativo como Sebastian Vettel tuvo la necesidad de subir el nivel de su juego para intentar responder a Alonso. Para ello, decidió apuntarse a esta ola de erotismo que está invadiendo la F1 actual (desde La eyaculación acción precoz de Jacques vienes hasta la pintada del pollón en el circuito de Nurburgring). Su replica "sólo me hubiese interesado la foto de Weber y Alonso de haber estado desnudos" merece un punto. Como también merece tres puntos de comicidad taurina su trololó al periodista catalán que le preguntó por la Champions League. Sé que muchos pedirías más por ese desastre de relaciones públicas. peropor divertido que fuese lo que le dijo Vettel al redactor jefe de la revista F1 Racing, NUNCA hay que perder de vista que no existe nada más fácil en esta tierra que trolear a un catalán susceptible. Mientras que Alonso nos regaló una escena a lo dama y el vagabundo memorable, Vettel sigue echando mano de maridos repertorios en pos de una creatividad de troll que merezca buenos puntos en la liga fantástica. Eso sí, como nos demostró George Lucas, todo viaje comienza por un primer paso. Quién sabe, tal vez Vettel termine peleando por grandes cosas en esta liga.

Lo realmente inesperado, pues, de Bahrein, terminó siendo que, con esa ‘head start’ de 18 puntos, Alonso NO lograse ser la Star of the Race. Pero es precisamente así como nacen las leyendas. Ladies and gentlemen, den la bienvenida al olimpo de los escogidos al simpar...

¡GIEDO VAN DER GARDE!

 En pretemporada, un Jrande de la F1 como Taki Inoue predijo que Max Chilton - de momento, todo un bluff - iba a ser su digno sucesor. Poco después cambió de opinión: la pericia de Giedo era realmente lo que seducía a Inoue. Y esta vez sí que acertó.

En los libres, Giedo tuvo uno de esos momentos de iluminación de los que valen 3 puntos cuando dijo “¡Algo se mueve entre mis piernas!”. Y así pasó a llamarse “Giedo Van Der Glande”.



Pero fue en carrera cuando demostró que ese furor falócrata iba a darle grandes dividendos. Sin encomendarse a Marx ni al diablo, Giedo arrolló a Esteban Gutiérrez logrando, en el proceso, la carambola de darle a un Vergne al que había hecho trompear Valteri Bottas (2 puntos para el finlandés). La belleza del despropósito resultante, con us complemento de estilo, fueron 16 puntazos para Giedo. Junto con los 3 de las piernas son 19 y sus 10 puntos por la primera Star of the Race de la temporada. Me da que no será la última. Menos mal que los vientos “renovadores” para el Islam que soplan desde Arabia Saudí no han llegado aún a Bahrein. Me refiero, claro está al abandonar ese paternalismo hacia la mujer que hace que deba cubrirse para no excitar sexualmente al varón, pero que la considera inmune y asexuada hacia la provocación de los hombres. por ello, han expulsado de Arabia a unos occidentales que consideraban que estaban excesivamente buenorros y que ciclaban en demasía a sus señoras. ¡De pasar eso en Bahrein, el paquete de Giedo hubies supuesto su expulsión! ¡La carrera podría haber sido un duelo solitario entre Massa y Vettel (vale, y Maldonado) una vez expulsasen del país al resto, Mark el primero. Si es que dan ganas de graffitearles un pollón en esa cagada de Herman Tilke.
No podemos olvidarnos de otro de los protagonistas de Bahrein: Sergio Pérez respondió de forma autoritaria a Whitmarsh cuando éste le pidió que mostrase más agresividad. ¡Qué mejor forma de hacerlo que impactando, sacando de pista y creando todo un cisma con su propio compañero de equipo! Sólo por eso, se merece el complemento de 10 puntos que sumar a toda su agresión en pista (6 puntos en total por sus toques a Jenson y sus sacadas de pista a Button y Alonso).

Sin embargo, no puedo evitar decir que lo de Pérez - y lo de Webber con Rosberg - son sanciones canónicas según el reglamento. Y me jode no poderles poner 1 punto a cada uno por sanción de la FIA. En su lugar, tengo que darles -5 a cada uno. Si me preguntan mi preferencia, creo que para estas chorradas que apestan a mierdismo, casi sería mejor un ultraliberalismo Randiano en el que los pilotos tuviesen barra libre para hacer todas las animaladas que les apeteciese para ganar o defender la posición.

Jenson, por su parte, saca 4 puntos de todo el rifirrafe con Pérez, aunque no llega al nivel exhibido por Felipe Massa. El brasileño arrancó fuerte desgraciándose su alerón en el proceso de sacar de pista a Sutil (4 puntos). Pero fue la belleza de su contumaz doble pichazo lo que le regaló 6 puntos extra que no le vienen nada mal para mantener intactas sus aspiraciones en la liga. El resto de las migajas serían sendos puntos para Maldonado - su consabida excursión por fuera de pista - y otro para Kimi por vociferar (sin razón) un “¡¿Por qué hemos parado tan pronto?!”.

No me olvido, evidentemente de cinco puntos para el Mierda por haber excitado, junto con Almodóvar,  nuestras imaginaciones hasta lo indecible. ¿Cuál sería el mejor tema para que cantasen juntos? ¿”Quiero ser mamá”? ¿”Satanasa”? ¿”Gran ganga yo soy de En-gla-aaaaaaanndddd?”. Sueños y pesadillas para meses.

En el apartado de equipos Red Bull decidió tomarse un respiro tras su últimas y estelares actuaciones en la liga, dejando que Ferrari recuperase sus mejores y más dramáticas esencias. En una Scuderia donde se mantiene la calma y la continuidad técnica parece que han producido un buen coche. Sólo hay un elemento diferende de un año para otro y ese es...

De la Rosa.

De repente, un equipo que fue un modelo de fiabilidad en el 2012 se ha convertido en una antología de fallos delirantes resultos a leche limpia en los boxes. El psicodrama del doble fallo del DRS de Alonso son 15 puntos en total. Más que suficiente para una carrera que prometía mucho tras la Q3 pero que De la Rosa ha logrado gafar una forma tal que hasta Richrd Dawkins se convertiría en creyente. Si no lo ha hecho ya. Jrandes, dramáticos, incontestables y maravillosos Ferrari. Casi da vergüenza tener que comentar el chistecillo de Lotus con Chuck Norris a costa del endurecimiento de los Pirelli (1 punto) o su pit de mierdecilla en carrera (2 puntos).

La Scudería vuelve a la senda del D-R-A-M-A y los puestos de honor que le corresponden en la liga fantástica. ¿Qué maravilla nos depararán para Barcelona? ¿Cómo recibirán a Vettel los aficionados de Montmeló y los redacotres íntegramente catalanes de la revista F1 Racing, capitaneada por ese portento de los idiomas que le espetó el ‘No, sorry, I’m catalan’ a Friogodedo? Can’t wait!

Publicar un comentario en la entrada

 
Subir