Vicisitud & Sordidez

9
Todos sabéis que ente bloj va de amor. De transmitir los valores de la sordidez. Pero vivimos en una sociedad empeñada en entrar en tu alcoba hasta mientras duermes, extirparte un pelo del interior de la nariz y, aluego, violarte mentalmente. Y yo es que soy muy sensible. Ya me lo dijo mi psiquiatra con esa finura propia de quien ha estudiado medicina: ‘Déjate de explicaciones tontas, que lo que pasa es que tú lo que eres es muy sensible y ya está’. A continuación, me dio muchas drojas legales que tomo religiosamente todos los días con mi colacao de comercio justo porque me va mucho gastar dinero a lo loco.

De todas las cosas que me provocan ira homicida al atacar mi centro principal de sensibilidad (que pocos lo saben, pero no se encuentra en mis cojones, sino en mis pezones como memoria histórica de cuando me los retorcían para robarme el bocata en el cole), una de las que más me enerva es la de la religión empeñada en suprimir libertades y, sobre todo, en su constante misoginia y homofobia. Sí: sé que no soy mujer (creo) y que no soy homosexual (¿creo?), pero soy muy empático. Yo tengo sympathy for the débil y los oprimidos, como, por ejemplo, los Stark o el Atlético de Madrid.

Así que, rompiendo la serie de ‘ente onvre’, y para celebrar el orgullo gay, permitidme que me cague concretamente en todo lo que son las muelas de un pecador de la pradera: Scott Lively.
Hideputa y automáticamente eliminado por la ley de Godwin (efectivamente: dice que Hitler era gay)
Mientras que aquí tenemos a Gallardón practicando su jihad, en Estados Unidos hay muchos señores empeñados en legislar religiosamente. De ahí que no lleguen todavía a la mitad los estados que permiten el matrimonio de gaypermans u omelettewomans. Entre ellos, está este gilipollas muy peligroso, pero curiosamente no para su propio país. Pero como le suele decir el Doctor Who a Amy Pond…

… no adelantemos acontecimientos.

Yo descubrí a Lively gracias a una canción que patrocinaba. Su objetivo: reclamar el arcoiris para dios ahora que lo han raptado los malvados maricones como su símbolo. Su arma: una canción ñoña espectacular de esas de ‘esto lo tengo que compartir en el Facebook del blog’. Desgraciadamente, desapareció de Youtube no sé muy bien por qué, puesto que hay una cantidad de burradas religiosas peores que simplemente suprimen los comentarios. Gracias a peich, ese genio que es John Oliver puso un clip en su nuevo programa:
video

¡Arcoíris para dios, no manchado por el malvado deseo de placer anal o cunniliguico! La maravillosa técnica de power point se une a las tácticas de la narrativa del cine de terror para conseguir el objetivo: que Conchita Wurst se rape y parezca un geyperman en lugar de un gayperman. Porque esa barba que tiene haría que Chuck Norris se afeitara como derrota y ofreciera su culo como ofrenda al poder de la brat-wurst de Conchita.

Con todo, alguien debería avisar a Lively y sus colaboradores noruegos autores de la canción de que su campaña está condenada al fracaso. El arcoiris no pertenece a dios ni a los gays y ni siquiera a la refracción de la luz sobre las gotas de agua. Es del Nyan Cat y punto.
¿Símbolo gay o de que la humanidad tiene problemas mentales?
Pero, mirad qué suerte, de mucho buscar al final he conseguido encontrar el esquivo clip completo. Mi sorpresa es que… ¡está en dos partes! Su título es “The Rainbow Belongs to God Part I y Part II”. ¡Cuánto gozo! ¡Parece una canción de Genesis o, si ando sin mis pastillas, del ‘Love Beach’ de Emerson Lake & Palmer (la segunda portada más gay de la historia del prog después de la de ‘Two-Two’ de Fireballet que ya puse en este post).

Antes de ver el vídeo, comprobemos la opinión de G.Sanz:
Acuadillados por la mano divina de Scott Douglas Lively (Abiding Truth Misteries, Watchmen on the Walls), el duo noruego del reverendo del succarine pop Johny Noer y la seráfica Signe Walsoe elevan a los cielos un colorido canto de reafirmación de su ministerio. Y, henchidos del positivo espíritu de Jon Anderson, transitan por el plano superior del prog cristiano en una épica que comienza en declamación y culmina en enumeración. Hard electric piano, Progressive Without Opposition y, sí, un toque de Bubblegum de sus compatriotas Aqua para una canción que se alarga, pero que sabe al cristianismo de agua bendita y odio reconcentrado.

El vídeo completo, aquí (no lo incrusto por aquello de que no quiero que me denuncien el post y me lo retiren, que este tipo de gente es muy suya): http://vimeo.com/99499786

Personalmente, lo que más me fascina del tema no son sus sutiles referencias a los gays con lo de ‘Deseo’ dicho como al final de un tráiler de peli mala de terror o la muy hermosa y cristiana promesa del fuego eterno para los pecadores, sino la enumeración de colores como si fuera un tema del Conde Draco a la hora de describir el cromatismo del arcoíris. Sí: el rojo es el sacrificio de dios y de, paso ‘Su furiosa riada (diluvio)’, que evoca imágenes de un Todopoderoso con serios problemas de menstruación. El amarillo es la luz, claro, y el verde es la esperanza porque, no sé: ¿la esperanza es la Rana Gustavo? Pero mi momento favorito es cuando ya no le quedan comparaciones posibles y se ventila el púrpura, el violeta y el azul de un tirón. ¡Que hay que llegar al final de la canción, coño ya!

Pero aquí estábamos con Lively. Sólo ha promocionado un vídeo gilipollas. ¿Es suficiente como para llamarlo Ente Hijoputa?. Por supuesto que no. Si quiere su arcoíris, tiene el mismo derecho de reclamarlo como de que el resto de la humanidad se ría de él. El problema es que es uno de los mayores enemigos de los gays en todo el mundo y casi nadie lo conoce. Así que lo voy a sacar del armario. Del ese del desconocimiento general, no del de homosexual. Que todavía no hay fotos suyas con monaguillos. TODAVÍA.

Este imbécil preside una organización cristiana conservadora en, ATENCIÓN, Tamecula, California. Las capas de ironía que implican ese topónimo han dejado en este momento en ser simples capas y se han convertido en el traje de Spawn. El tipo ahora quiere ser gobernador de Massachussets, lo cual me jode porque se trata de uno de mis sitios favoritos del mundo mundial. Pero en su tiempo libre se dedica a ir a África.

Como Perales o Luis Cobos haciendo guiños al mercado iberoamericano cuando ven que su popularidad local se apaga, Lively ha comprobado que los fundamentalistas están poco a poco perdiendo en su país. Así que ha establecido una embajada en Uganda. Un país en el cual se ha pasado de considerarse la palabra ‘homosexual’ como una descripción positiva antes del colonialismo a ser delito hoy en día. Porque ellos eran felices dándose por el orto hasta que llegaron los ingleses a colonizarlos y declararon que eso era una ordinariez. Por su culpa, es un país homófobo que a nosotros nos da mucha risa por su vídeo de Da Poo Poo, pero en el que vivir es un infierno si decides como yo que entre Esperanza Aguirre y Jared Leto, mejor el que tiene un Oscar.
Ah: El video de DA POO POO para el que no lo conozca y quiera sentirse injustamente superior intelectualmente a todo un continente:

Por supuesto que esto no tiene mucha gracia cuando sabemos que Lively viajó a Uganda para asesorar al gobierno… y endurecer las leyes contra los homosexuales. Sus charlas inspiraron la Ley Anti Homosexual de 2014 que condena a cadena perpétua a los gays y lesbianas de ese país. Y menos mal que se armó la de cristo, porque la idea original cuando se presentó en 2013 era un poquito más cabrona: esto es, condenar a muerte. Incluso incluye penas para aquellos que apoyen a las organizaciones pro derechos gays.

Todo porque el hijoputa de Scott Lively no tiene nada mejor que hacer con su vida que andar por ahí sugiriendo que todos las lesbianas son violadoras de mujeres y la homosexualidad masculina es lo mismo que la pedofilia.

Y con esto no haré ningún chiste porque me he cabreado. Sólo le voy a dedicar una foto de hace unos años (se me ve más delgada) a Scott. Mira, hijoputa. Aquí estoy yo, hetero (aunque no rolero), restregándome purpurina contra el pecho de un amigo bujarra. Y SIENDO FELIZ. A ver si relajas un poquito tu ano. No para soltarte y vivir con alegría, sino para que mueras ahogado en tu propia mierda. Así, desde el cariño.
Putada que el cámara no captara el momento en el que estaba lamiéndole el pezón.

Siga al autor de ESTO en Twitter:

Publicar un comentario en la entrada

Alforte dijo... 04 julio, 2014 12:08

Bueno chicos, hoy voy a comer una ración doble de Poo Poo para celebrar el orgullo. Rainbow Kisses

Radius dijo... 04 julio, 2014 13:14

Estos necesitan una sesión continua de 2 girls 1 cup al estilo de Alex en la Naranja Mecánica, a ver si se les quita la tontería.

Anónimo dijo... 04 julio, 2014 15:39

Que G.Sanz mencione a Jon Anderson da una idea de la dimensión del problema

Anónimo dijo... 04 julio, 2014 20:59

Tío, tu colega está completamente fuera de tu alcance.

Angie dijo... 05 julio, 2014 00:10

para ser moreno esta bueno tu amigo purpurinoso.Besotes!

Anónimo dijo... 05 julio, 2014 02:39

Oia... Este tipejo parece Bastian Schweinsteiger pero con 30 kilos de mas...

Anónimo dijo... 07 julio, 2014 12:52

El símbolo gay no es exactamente un arco iris. Es una bandera con seis franjas de colores que originalmente representa la diversidad y la esperanza.
Por otro lado, en el capítulo del Génesis donde Noé se libra del diluvio, lo único que se menciona es un "arco". Dios pone un "arco" en el cielo para evitar sus problemas de memoria y acordarse de que debe cerrar el grifo las siguientes veces que mande lluvias. Parece justo pensar que se refiere al arco iris, pero estrictamente sólo menciona un "arco". Nada que ver con una bandera de seis franjas.
Así que esa reclamación de copyright de los fanáticos cristianos, además de estúpida, está mal hecha. XDDDD

Anónimo dijo... 08 julio, 2014 00:22

Ji Paco ji, sientes empatía con el débil y mencionas al Pateti. Salvo quw quieras decir débil mental, el Atbeti no encaja en la descripción ni de coña. Que me digas el Cádiz o el Alcoyano (sin premio) todavía, pero un equipo con títulos y que no sea el Irún... Llamarlo débil es el triunfo de la propaganda del De la Morena, para quien pido ejecución sumaria.

Anónimo dijo... 08 agosto, 2014 02:29

Yo no me opongo a que los homófobos puedan casarse, pero que no lo llamen matrimonio.

 
Subir