Vicisitud & Sordidez

8
Lo peor de hacer un blog es cuando tienes una idea absolutamente idiota, pero no puedes refrenar el impulso de llevarla a cabo. Luchas por escribir cosas más serias. Intentas hablar del ritmo en el cine cultureta. Te planteas hacer una nueva entrega de ‘Hechos conocidos por todos que en realidad son mentira’ para demostrar que tienes más cultura de lo que parece. Feck, hasta te lees ‘El Lamento de Portnoy’ de Philip Roth para poder hablar de un autor respetado. Cierto es que el libro va sobre onanismo y estreñimiento y que tiene el mejor inicio de capítulo de la historia de la literatura:


“LOCO POR LOS COÑOS
¿He mencionado que cuando tenía quince años me la saqué de los pantalones y me la machaqué en el autobús 107 desde Nueva York?”


Sin embargo, y por muy adecuado que sea esta temática para el blog, un duende cabrón en tu cerebro se mea en tus neuronas y te impulsa a llevar hasta el final la idea idiota. Es como probar galletas para perro o contar tu experiencia de aquella vez que te pillaste el prepucio con la bragueta a esa chica guapa a la que acabas de conocer: sabes que está mal, pero no puedes parar el pedo mental.


Este nuevo concepto se me ocurrió un día hablando con una amiga que sobre un tema que retornará en la tercera parte de la serie. Era hacer una trilogía de posts que me convirtieran en el Héroe del No Follarás en la Vida (™). El miembro más importante de la comunidad NEVERFUCKER de toda la blogosfera. Una especie de performance escrita / experimento científico conmigo mismo como cobaya.


Empezamos esta serie de mini posts que acabarán con toda posibilidad de que una mujer me hable en cualquier evento público con lo más obvio: un plano mío sentado en el retrete.


Por si no lo recordáis, hace unas semanas hablé de Poo-Pourri, un producto maravilloso con el mejor anuncio de la historia de la publicidad. Aquí podéis verlo:


Los artículos que no se venden en tiendas siempre me han parecido sospechosos. Si son tan buenos, ¿por qué no son masivos? Pero tenía que probar para ver si esta cosa funcionaba. A pesar de que los gastos de envío desde EEUU fueron casi más caros que el botecito en sí, me lancé a gastar mi dinero en esto en vez de en cosas más prácticas como vinilos rayados de segunda mano de Samantha Fox que ya tienes en CD, pero que compras por tener la foto del inlay.


De entrada, la carta con la factura tenía todo el arte. Al lado de la cantidad y del precio, hay una nota que pone ‘Flush yeah!’, indicando que el humor forsale es internacional. Utilizan la Falacia Natural para describir su spray, pero hay que quererlos por la forma en que lo hacen: “La mayoría de los productos para el hogar son tan naturales como una rubia de Texas”.


Curiosamente, entre tanto humor y buenrollismo de marketing (me recuerdan a las facturas y mails que mandan los de CD Baby), no hablan del verdadero uso de este producto: A tí te da igual dejar tu casa apestada. Lo importante es por fin llegar al hogar de la persona que te has ligado y tener que plantar un muñeco tamaño Mazinger Z. La olor hace que bajen tus oportunidades de prespitación en un 75%. No lo reflejan en el folleto, pero el hecho de que manden una versión de bolsillo como prueba de otra de las fragancias hace que sospeche que conocen la cruda realidad.


Y ya está bien de escribir: aquí tenéis el vídeo de la prueba tras una buena cena en una hamburguesería de Lavapiés en la que le echan un kilo de humus a la carne. Pensé en ir a un hindú, pero mi devoción hacia este blog no lleva al suicidio estomacal:

“No es para tanto”, pensarán algunos. Con una imagen tuya cagando NO conseguirás ser el Héroe del No Follarás en la Vida. Aaah… pero es que quedan dos posts más progresivamente más denigrantes. Estad atentos. O mejor no.

Definitivamente, mejor no. Por favor.

Paradme.

Publicar un comentario en la entrada

tita hellen dijo... 31 agosto, 2014 17:49

Es la review de un producto más escatológica que he visto... bueno, despues de la Barbie a la que se le incendia el culo (2:40).

https://www.youtube.com/watch?v=mcDgOGC5Lcc&feature=player_embedded

Pero si tu eres capaz de incendiar tu culo, juro que será la más escatológica sin duda.

Casi me ingresan en el hospital de la risa con el momento Batman.

Un abrazo

redhead dijo... 31 agosto, 2014 21:13

Ah, las falacias! falta una, la falacia ad folledum: no la meto, soy cura, ergo lo que me hace no follar es archipoderoso y tu argumento no. Y su opuesto: soy un hippy de la escuela de meditación de la luz dorada y la cuelo el décuplo que tú, tu argumento si no la cuelas es... inválido.

Evenue dijo... 31 agosto, 2014 23:34

¿Qué se siente al cagar y que HUELA BIEN?

Ahora debes probar lo mismo pero con diarrea, a ver qué tan efectivo es.

Langas dijo... 01 septiembre, 2014 03:19

Denigrante. Maravilloso. Y lo mejor, la camiseta <3

Drissang dijo... 01 septiembre, 2014 18:10

¿Pero en serio eso funciona? ¿No hay efectos secundarios o algo?

Paquito dijo... 03 septiembre, 2014 12:28

Paco: hay días que me das mucho miedo (te juro que, según vi el video, pensé que iba a ser un paso más en tus vicisitudes estomacales, rozando la coprofilia :))

Afortunadamente ha sido una product review del Pou-pourrit: bien está saberlo, para esos días donde uno ha comido en un indio, o fritanga de la empresa, y sabe que el output va a poder provocar víctimas civiles.

jorx dijo... 03 septiembre, 2014 16:07

Necesitamos la opinión de la persona que te estaba grabando con la cámara.
Y ya de paso que le hagan un test psicológico por aceptar colaborar en este experimento. Dais miedito a veces

La navaja en el ojo dijo... 25 noviembre, 2014 20:14

Pensaba que no, pero también existe la versión femenina de "no follarás en la vida": unas tías que han estado seis meses sin lavarse ni arreglarse el pelo y también utilizan la palabra "poo" para el título de su experimento: http://ecoinventos.com/no-poo/

 
Subir