Vicisitud & Sordidez

11
Con los documentales del Superman de Tim Burton y, sobre todo, ese peliculón que es ‘Jodorwsky’s Dune’, el tema de grandes proyectos nunca realizados vuelve a estar de moda. Pero en este blog queremos recordaros que ninguna de esas dos películas nonatas son las más importantes de la historia. Ni siquiera el ‘Napoleón’ de Kubrick. ¿’Ronnie Rocket’ de Lynch? Nah. ¿’The Defective Detective’ de Terry Gilliam? Po fale. ¿’El Código Aparinci’ de Esteso y Pajares? Quizá.

No, amigos. El mejor proyecto no rodado de la historia es otro y ya es hora de que más gente lo conozca. Que ya se ha hablado suficiente de las greñas y el traje de de Nicolas Cage como Superman o de la música de Pink Floyd y Magma para ‘Dune’. Pero nadie se acuerda de la mejor idea surgida en la historia de Hollywood:

La película de ‘Dazzler’.

¿La película de quién? - Se preguntarán los afortunados que no compran tebeos de superhéroes mutantes y que, por lo tanto, tienen una vida sexual plena.

Dazzler fue un invento de Marvel junto con la discográfica Casablanca Records para realizar… ¡La superheroína de la música disco! ¡Con grandes superpoderes! ¡La única rubia del mundo capaz de convertir las ondas de sonido en espectáculos de luz de discoteca! ¡Lo cual es sólo ligeramente más útil para luchar contra los malos que echarles escupitajos!

La cosa fue creada en 1979, esto es, con el movimiento en estado de supernova, y su serie propia vio la luz (chiste malo) en 1980, cuando el fenómeno ya se convirtió en agujero negro gracias en parte a los batacazos populares de las pelis ‘Can’t Stop the Music’ y ‘Xanadú’, ambas, como ya he hablado en otras ocasiones, responsables de lanzar la moda de adoración del cine-colonoscopia.

El co-responsable de la idea fue Jim Shooter, por entonces director de Marvel, junto a sus subalternos Tom DeFalco y John Romita Jr. Claro que yo no sé nada de esta gente, porque nunca fui mucho de leer tebeos de superhéroes excepto uno que tenía la portada de Medusa agarrando a Spiderman con su pelambrera pelirroja, lo cual me daba de pequeño mucho morbo y explica muchas cosas de mis depravaciones sexuales.

Así que acudí a Vicisitud para que me explicara quién era el tal Shooter, porque sospechaba que un señor al que se le ocurre firmar un contrato para una superheroína disco no podía ser trigo limpio ni pañales inmaculados.

Y, efectivamente, Shooter fue el creador del éxito cutre de las Secret Wars, una cosa hecha, una vez más, junto con otra compañía (en este caso, Mattel, por aquello de ganar dinero con muñecos). Sobre todo a partir de las Secret Wars 2 (¡dibujada por Al Milgrom, el ilustrador más cutre de la historia de los tebeos y del que, obviamente, somos fans en ente bloj!), se entra de pleno en lo que los más sesudos estudiosos conocen como ‘La Edad Mierda de los cómics de superhéroes’. El motivo fue que la base de ambas Secret Wars era hacer crossovers a tutitplén con todas las demás series. De esta manera, los arcos argumentales cultivados hasta el momento se interrumpían abruptamente como cuando tu madre llegaba a casa y tu estabas sólo haciéndote una paja. Los guionistas perdieron así poder y el mundo del tebeo entró en barrena creativa. De hecho, el jran John Byrne estaba tan cabreado con Shooter que le ponía su cara a cada malo que dibujaba.

Pues bien: ese fue el tío que creó Dazzler. Pero no fue él quien tuvo la idea de hacer una película. Los ejecutivos de Casablanca no sólo querían un disco con la cantante virtual: albergaban la esperanza de lanzar también un especial de animación. Para él, contarían con las voces de artistas que tenían bajo contrato y que no desvelaré todavía, porque ahí está toda la gracia de este desaguisado.
Total: una vez leído el guión podrían haberlo hecho con muñecos en plan Los Aurones.
Shooter hizo un tratamiento que ya se ha convertido en leyenda de internet. Básicamente porque la gente habla de él dejando de lado un dato importante: que como especial de animación cutre de los 70 habría sido adorable como un gatito. Como un gatito esnifando cocaína. Leyéndolo con ese estilo en mente, puede verse con claridad lo que estaba haciendo Shooter: efectivamente, el tonto. Pero la leyenda ha pasado a ser que ese era el tratamiento de… una película de imagen real.

Que lo era.

A ver. No nos liemos. Me explico: una vez Shooter entregó su trabajo, los ejecutivos lo leyeron y decidieron que eso era tan brillante que no eran dibujos para la tele. Se trataba sin duda del tratamiento de… ¡una película!

Para ella se puede suponer que mantendrían a las mismas estrellas que aparecen nombradas en el argumento de Shooter el cual, desde luego, no da para un largometraje. Ni para un tebeo. Ni para una invocación a Cthulhu. Aunque dudo sobre lo último.
Veamos lo que escribió:

La primera página lleva el título: “New York, New York or a Tale of Two Cities: A Marvel Comics / Casablanca Records and Filmworks Extravaganza”. Demasiado tonto para ser pretencioso y demasiado pretencioso para ser tonto. Vamos, que Shooter sabía que estaba escribiendo una chorrada garabateada en apenas cuatro días y, según él, gratis.

La trama comienza con Disco Dazzler (me encanta llamarla así, porque más tarde le cambiaron sus aficiones musicales cuando entró en las series de los X-Men, pero nunca debemos olvidar los orígenes sórdidos del personaje). La chica está haciendo su espectáculo de luz y desaparece. A continuación, llega la primera sorpresa: pasamos a la guarida de Los Vengadores. Sí: antes de Joss Whedon se iban a montar sin preparación ni vaselina ni un mero escupitajo en los ojetes colectivos de los espectadores una peli de Los Vengadores al servicio de una tía que hace espectáculos de luz.

Damas, caballeros y lectores habituales: les presento el frikismo de los primeros 80. No sabéis la suerte que tenemos hoy en día de que exista ‘Guardianes de la Galaxia’.

Pues bien. Los Vengadores en este caso no tienen ningunos problemas de derechos con otras productoras, así que son los que andaban en ese momento: Iron Man, El Halcon, La Bruja Escarlata, Bestia y Avispa. Todos ellos, al igual que nuestra protagonista, se desvanecen. Lo mismo le ocurre en el metro a… ¡Spiderman! Porque sí: ya que existía una serie cutre de películas para televisión, ¿por qué no meter también al personaje más popular? The more, the merrier and the shittier.
El la primera TvMovie se enfrentaba a karatekas. Y en la tercera. Los karatekas GUSTABAN en los 70.
Todos son transportados a Nueva York. Pero uno más cutre que el de esa época (os recuerdo que eran los tiempos en los que lo mejor que te podía pasar si ibas por la calle 42 era que te robaran hasta los gayumbos). Llegaban a un Nueva York… ¡Postapocalíptico!

Efectivamente, esta peli se adelantaba en un par de años a la moda de leather de Mad Max y todos sus clones de combate. ¿Habéis mojado ya la ropa interior? ¿Puede mejorar más todavía? Sí: queda mucho vicisitud y gaycidad. Sobre todo de lo primero. Y, qué cojones: de lo segundo también.

Todos juntitos se enfrentan a unos ejércitos que están intentando atrapar a una especie de abogado. Un abogado postapocalíptico. Que estaría encarnado por Rodney Dangerfield.

Es posible que algún lector no esté familiarizado con el que era el Antonio Garisa americano. Un cómico pertinazmente grimoso que nos legó grandes películas como ‘Regreso a la Escuela’ (que en su momento era como hacer una comedia juvenil protagonizada por Arévalo) y aquella perturbadora en la que un niño de viste de chica para jugar al fútbol dirigida por el tío que hizo ‘Superman IV’. Calidad.
Con esa mirada conseguiría el amor incondicional de Fernando Trueba
¿Qué ha pasado? ¿Por qué el futuro es distópico? Dangerfield les explica lo ocurrido: que hubo un gran cataclismo que parece ser que tuvo que ver con, y cito textualmente, “apuestas de casino y yogur helado”.

¿Podéis escucharlo? Efectivamente: es el sonido de la cocaína convirtiéndose en palabras.

El tipo continúa explicándoles que Manhattan está dividido en dos zonas comandadas por sendas gobernantas/magas/dominatrix: la Reina de Fuego y la Reina Bruja. Ambas buscan a un apuesto joven. Recalquemos apuesto. Y con todo el dolor de mi corazón por lo chungo de su muerte os presento al candidato a interpretar al galán de la función:
Efectivamente: sé cocinar metanfetaminas

Robin Williams. Que gracia tenía, no lo dudo, pero como latin lover no lo veo. Claro que eso es lo que tiene tener a cómicos bajo contrato de tu discográfica y no a actores eróticos. De todas maneras, siempre se ha dicho que las mujeres se vuelven locas por los tíos con gracia. Con gracia y altos. Y guapos. Y un poco cachas. Y ricos. Vamos, que pueden ser siesos y con la gracia de un maratón de ‘El hormiguero’.

Bien. Pues no sabemos qué papel juega Williams en todo esto. El caso es que Dangerfield les dice a los superhéroes que los habrá teletransportado El Señor del Caos, porque está escrito que la Reina del Sol vendrá a unir los dos Manhattans. Así lo explica el guión:

“¿Quién escribió esta profecía?”, pregunta Iron Man. “El Señor del Caos,por supuesto”, responde (Dangerfield). “Nadie más sabe escribir”.

¿Humor? ¿Estupefacientes? ¡Vosotros decidís!

Pero las explicaciones no duran mucho. En ese mismo momento, quizá teletransportados por el poder de la gaycidad extrema, llegan lanceros leather montados en carros hechos con coches viejos y, atención, guerreros cabalgando unicornios. Lo cual nos demuestra lo que siempre hemos temido: que la comunidad BRONY sobrevivirá al apocalípsis.

Robin Williams y Dangerfield le meten un meco en la cabeza a Dazzler y se la llevan mientras que los extras del remake porno gay de Mad Max capturan al resto en dos grupos: unos se llevan a Spidey, Iron Man y La Bruja Escarlata, mientras que los otros se llevan al resto que no nos importan porque o no han salido o sólo han sido secundarios en las pelis de Marvel. A continuación, llegan dos escenas especulares:

El equipo A es llevado a la sala del trono de la Reina Bruja, que tiene esta cara y estoy seguro que ya puestos esta pinta:
Menos mal que ayer me hice las ingles brasileñas, que los matojos de los 70 no se entienden con los bikinis de guerrera

Cher. Antes de parecer que estaba hecha por un mono al mando de un potochop, tiene de consejero a un tipo exactamente igual que Rodney Dangerfield, pero con gafas. Esto es, como Superman, pero con pinta de sudar más y estar siempre viendo porno zoofílico.
Sí, nena, sí, haz disfrutar a ese aramadillo.
El trono está en una de las Torres Gemelas, lo cual hubiera habría hecho la peli más incómoda de lo que ya era si no fuera porque comienza ahora el verdadero festival de la vicisitud. Ya teníamos a Cher de diosa guerrera en la portada de un disco. ¿Qué otro grupo siempre se vendieron como superhéroes? ¿Quiénes tenía ya una serie de cómics de Marvel?

Efectivamente: el equipo A de Vengadores se enfrenta a los guardias de Cher, que son Kiss.
¿Comprar Tintín o ésto? La gran duda homosexual de mi infancia.
Uno de los grupos favoritos de este blog demostrando una vez más que Gene Simmons haría cualquier cosa por dinero y que a nadie le importa lo que haga Peter Criss. Porque Simmons escupe fuego, Paul Stanley echa rayos en plan cíclope y Ace Freely se teletransporta, pero Criss sólo tiene ‘poderes de gato’. Esto es, pasar de tí, arañar si le no le pones comida y hacer que los héroes estornuden. En un arranque de falta de visión, no lo ponen a tocar el piano, pero Youtube estaba todavía muy en el futuro cuando se escribió esto.

Mientras tanto, en el Metropolitan, Bestia, El Halcón y La Avispa (esto es, el Equipo de Serie B que sólo tendrán su propia película cuando Marvel esté escarbando en la basura), sucede lo mismo, pero con la Reina de Fuego.

Obviamente, la cantante sin la que NO puedes hacer una peli sobre música disco: Donna Summer
¡Bú!
Ella también tiene su propio Dangerfield y más o menos viene  a pasar lo mismo. Sólo que ahora no salen Kiss. Noooo. Como la música de los 70 sólo tenía un grupo capaz de venderse por lo que fuera y salir en tebeos, había que recurrir a la siguiente formación más carismática y, sí: Más gay. Los guardias de la Summer son… Los Village People
In the Marvel, yes you can be utterly gay / In the Marvel, yes you can dock your cock at bay
Lo espectacular del tema es que el guión no les cambia la ropa. Por el amor de peich: si vuestro cerebro puede manejar la información sin tener que reiniciarse, imaginad una pelea entre tres Vengadores y el siguiente festival de gaycidad desbocada:

- El Policía, con una porra cargada de energía. ¡Cuida de tus orificios más queridos!
- El obrero, con un martillo pilón que crea terremotos. ¡A eso le digo yo una herramienta potente!

Vale, como decía Graham Chapman, esto se está poniendo un poco tonto. Y demasiado homosexual hasta para una peli de John Waters. Recordemos que esto se inició como un especial para niños y luego mutó en una película para todos los públicos. Pero sigamos:

- El cowboy, con un lazo irrompible. ¡Espero que no le salga de la bragueta!
- El indio, con un tomahawk que corta. Como todos los tomahaks, vamos. Supongo que será especialmente cortante en plan los cuchillos jinsu.
- El militar, con un tercer brazo que dispara… ¡Venga joder, que esto ya sería demasiado hasta para un espectáculo de Chueca! ¿Es que esta gente no va a tener ningún poder que permita chiste fálico?

No.

Porque llega:
- THE LEATHERMAN. Nuestro Village People favorito tiene una cadena irrompible. Esto es, como si fuera un Motorista Fantasma con bigotón y con la capacidad de sodomizarte para absorberte el alma. O lo que sea que haya que absorber.

Vale. Después de este festival del Orgullo que haría que Ralph König dijera: “Illo, Shooter, tú tienes temas en el armario… conozco a un obrero llamado Ramón que te puede ayudar”, pasamos a Dazzler. Porque ella es la protagonista, aunque toda la HALSIÓN se la estén llevando otros. Con sus poderes de seducción, Robin Williams se la beneficia en un bar. Una frase que es como decir “Javier Cansado se folla a Charlize Theron mientras usa su atractivo erótico de imitar a Ian Anderson”.
Separados al nacer

Su destino es liarse la salvadora de Manhattan, la Reina del Sol de la profecía. Dado que Dazzler le pone palote, pues ella es la Reina. ¡Toma silogismo!. Por su parte, Rodney Dangerfield 1 saca de las mazmorras a los dos grupos de los Vengadores porque los mayores superhéroes de la tierra no tenían nada que hacer contra Kiss y Los Village People. En eso estoy de acuerdo con el guión, fijaté.

Aconsejadas por Rodney 2 y Rodney 3, las dos reinas preparan la confrontación final. Viajan a un descampado en el que se desarrolla la Batalla de los Tres Ejércitos, mientras que junto a los tres Rodneys aparece flotando por fin El Señor del Caos.
I get no respect
Que es Dangerfield otra vez. No por economía de producción. Es que son una especie de Santísima Trinidad sórdida de abogados. Efectivamente: el mal es una firma de abogados trillizos que son la esencia del Caos. Con lo cual, una vez más, estoy de acuerdo.

En la batalla, cada uno hace su duro trabajo mientras que Dazzler, por aquello de tener poderes de Féber, se dedica a sus espectáculos de luz para ‘desorientar a los ejércitos’. Esto es: básicamente el poder mutante de esta mujer es trolear. Al menos Júbilo podía explotar sus petardos. Como todo esto no lleva a nada, las tres contendientes se paran a hacer lo que a ningún personaje de Perdidos se le ocurrió hacer en tropocientas temporadas: hablar y aclarar las cosas:
- Dazzler lucha porque se ha tragado lo de la profecía y porque se quiere calzar a Robin Williams
- Cher lucha porque se quiere tirar a Robin Williams
- Donna Summer lucha porque quiere el dulce néctar de Robin Williams.

Esto, claramente, es el mayor elemento de fantasía de todo el guión.

Cada una piensa que la otra ha robado a su novio, así que empiezan la pelea de gatas en plan ‘Manos: The Hands of Fate’, pero con rayos de colores. El Señor del Caos se alimenta de tanto odio como si fuera Palpatine. Todo está perdido. Hasta que Dazzler hace un espectáculo de luz new age tan relajante y bonito que todo el mundo deja sus armas y El Señor del Caos es derrotado.

Es importante aclarar en este punto que a veces las drogas son buenas para inspirarse a la hora de escribir. Poe, Coleridge, Morrison… y ahora Shooter, mostrándonos lo que puede hacerse con una máquina de escribir, un fin de semana, una bolsa de polvo blanco y dejarlo todo para una hora antes de entregar el tratamiento.

Los buenos ganan y los abogados son puestos a trabajar en un jardín de infancia para que aprendan lo que es el caos de verdad (¿a que es difícil distinguir lo que escribo en plan broma y lo que es el guión de verdad?). Robin Williams salva el pellejo e intenta volver a ligarse a Dazzler, pero ésta se teletransporta a buscar un novio que esté más bueno en el Studio 54 . Él se vuelve con una flor en la mano para follarse a Cher antes de que todo el pellejo de la cara que le van a estirar en el futuro acabe arremetido dentro de la vagina de tal manera que impida cualquier acto sexual.

Y fin. Menos mal. Porque ya no se me ocurrían más maneras de escribir la frase “esto parece producto de las drogas”.

Como decía, los ejecutivos de Casablanca vieron que aquí había material para una gran superproducción. Porque sí, ya lo sabéis: Lo he dicho en el párrafo anterior.

Así que se fueron al festival de Cannes con el tratamiento. Ya tenían a varias estrellas bajo contrato, pero faltaba cerrar a la propia Dazzler. Para el papel se eligió a la estrella femenina del momento y sueño pajillero de una generación: Bo Derek. Ella se leyó el tratamiento y accedió a realizar el papel porque, una vez más y todos juntos: ¡DROJA EN EL COLACAO! La implicación de la protagonista de ‘10, la mujer perfecta’ hizo que todos los estudios se interesaran en la película y comenzara por lo tanto una guerra de ofertas. La cosa había tomado ya dimensiones de ‘Superman’. Así que alguien con dos dedos de frente decidió que era mucho mejor encargarle el guión definitivo a otra persona y hacer con la trama de la película escrita por el jefe de Marvel lo mismo que Ana Mato con la sanidad pública. El elegido fue Leslie Stevens. Un oscuro guionista y realizador, conocido por haber dirigido ‘Incubus’, una película de terror protagonizada por William Shatner y hablada totalmente en esperanto…¡UN MOMENTO, JODER, NO CORRÁIS YA A THE PIRATE BAY A POR ESA MARAVILLA QUE ESTO ESTÁ A PUNTO DE TERMINAR!

Decía que, según relata Jim Shooter, Stevens pasó de su guión e hizo algo totalmente distinto, incluso cambiando los poderes de Dazzler por algo, qué sé yo, PRÁCTICO. (La wikipedia no acredita a Stevens con este borrador, sino a Gary Goddard, lo cual no baja el coeficiente sórdido del proyecto, pues estamos hablando del director de ‘Masters del Universo’ y amigo de bacanales gays de Bryan Singer). Shooter se quejaba en internet de que la visión de Stevens era tonta y camp.

No como la suya, claro. Noooo. Su epopeya apocalíptica habría hecho llorar a Nolan de envidia.

Sin embargo, la cordura se impuso al final para desgracia de todos los sórdidos de hoy en día. Bo puso como condición que el director fuera su marido John Derek, antiguo ídolo juvenil convertido en vanidoso director mediocre. Todos los estudios se echaron atrás, lo cual fue una decisión acertada habida cuenta de que lo siguiente que hizo Derek fue ‘Tarzán, el hombre mono’, una de las grandes debacles de principios de los 80 con guión del antes nombrado Gary Goddard y protagonismo del mismísimo Ator el Poderoso, Miles O’Keefe, aportando su gran expresividad a las escenas de agarrarle las tetas a Bo. Luego la armó con ‘Bo-Lero’, película que hizo que la Cannon cortara relaciones con MGM cuando, tras el pase en las oficinas de la compañía del león, los ejecutivos empezaran a reírse y a enviar faxes con chistes sobre la peli. Tras ‘Los Fantasmas No Pueden Hacer-Bo’, Derek se retiró de la dirección por el bien de la humanidad.

El guión de Leslie intentó volver a realizarse en un poco más tarde con Daryl Hannah, pero a estas alturas ya no se trataba de la gran superproducción de la música disco con los Village People, por lo que habría sido simplemente un desastre en lugar del desastre jlorioso del que nos privaron. Y que ahora todos conocéis con el máximo detalle. A ver quién es el guapo que dice que que hubiera preferido ver el Dune de Jodorowski a esta maravilla. A esa persona sólo puedo decirle:

Coño, léete El Incal, que viene a ser lo mismo. Y, de paso, un tebeo de Dazzler. Yo voy a dedicarme a algo más interesante: ver la última peli inconclusa de Jesús Franco. Sí: cada momento de mi vida es una agonía.
Siga al autor de ESTO en Twitter:

Publicar un comentario en la entrada

Pedrin dijo... 15 septiembre, 2014 10:32

O sea, que al poco tiempo, Chris Claremont y Louise Simonson cogieron el guión de Shooter y lo convirtieron en "Inferno", probablemente el crossover mas delirante que han tenido los mutantes. Todavía se tienen que estar riendo.

Elric dijo... 15 septiembre, 2014 12:21

¿Es que ya nadie se acuerda de Nightcat?

http://wac.450f.edgecastcdn.net/80450F/comicsalliance.com/files/2011/07/nightcat.jpg

Spacialace dijo... 15 septiembre, 2014 12:23

El otro día comentaba con un amigo el sorprendente parecido entre el actual Ian Anderson, Javier Cansado y el astor que hace de Antonio Recio en "La que se avecina". ¿Estamos seguros de que no son la misma persona?
Y otro parecido razonable: A la primera foto de R. Dangerfield sólo le falta una gorra de piloto de línea aérea y un fondo músical de "Viaje con nosotros" para ser clavadito a Gurrutxaga!

El Gato Insensato dijo... 15 septiembre, 2014 12:41

Al Milgrom era malo pero tuvo que competir muy duramente con Dave Cockrum...

Jaime dijo... 15 septiembre, 2014 13:14

Ojo cuidao, que en Marvel hicieron incluso una miniserie compartiendo protagonista con La Bestia que se llamaba "Beauty and the Beast" (toma toma, flipa, flipa) que fue de los primeros tomos que sacó Fórum, en plan "novela gráfica to seria/prestigio quetecagas"

Portadas de Chinchivis de ese que hacía mucho rallajos y todo

No me acuerdo de cómo era la historia, pero fue uno de los primeros cómics que recuerdo haberme comprado (creo que los perdí/cambié hace mucho tiempo...)

Anónimo dijo... 15 septiembre, 2014 13:37

Lo curioso del caso es que ¡Marvel sacó una novela gráfica de "Dazzler: la película" con guión de Shooter... pero que no tenía ese argumento, sino que iba de cómo Dazzler se enrollaba con una antigua estrella del cine para estrenar ambos una película con la que remontar sus carreras!:
http://www.comics.org/issue/250972/

Al final va a resultar que Shooter se guardaba lo mejor para la propia Marvel y a las demás empresas les dejaba lo más flipado que se le ocurría "a ver si colaba" XD. Total, si pagaban...


Teniendo en cuenta, además, que si por un lado quería controlar los guiones de superhéroes, pero por otro también fue bajo Shooter que se creó en Marvel la línea Epic, con cómics (que intentaban ser) más maduros/experimentales donde los autores tenían todos los derechos de su obra (algo impensable en la industria con las grandes editoriales)... pues igual hay algo de bipolaridad ahí, eh.

DavidV dijo... 15 septiembre, 2014 15:28

Joer Jaime, me has recordado uno de mis traumas de la infancia, los garabatos de Sienkiewicz, menos mal que en este caso era sólo la portada ---- yo también me compré la "Bella y la Bestia" y era infumable, como la novela gráfica.

[URL]http://pictures2.todocoleccion.net/tc/2011/12/15/29693958.jpg[/URL]

Y por cierto, Shooter fue el que lanzó la cagada del "Nuevo Universo".... no comments

Jesus Pedrosa dijo... 16 septiembre, 2014 18:03

Dónde va a parar... en "Dune" veríamos a Dalí como Emperador, a Orson Welles comiendo (su mejor faceta) y a... Rogelio Inodoros.

Jodorowski wins!

Danii dijo... 29 septiembre, 2014 11:59

Lo de Dazzler siempre sono un poco a broma, pero esta en mi equipo favorito de ls x-men junto con longshot, lobezno, rondador, coloso, picara, tormenta y mariposa mental.

Rodi dijo... 20 octubre, 2014 11:45

No utilizo mucho la palabra "épico", pero este post lo es (eso y un descojone total). De vuestros mejores posts de los últimos años.

Grande Paco Fox.

Saludos.

 
Subir