Vicisitud & Sordidez

5
Aquí Paco Fox: seguimos con colaboradores. Esta vez, el habitual (y escocés) Marlow con uno de nuestros temas más queridos. El género musical freak por excelencia. O al menos el de los freaks sórdidos. Ese estilo que en el pasado fue popular, moenno y estiloso y luego se convirtió en el cachondeo de hipsters, roqueros e incluso personas de bien en general. Pero nosotros no somos personas de bien. Así que... hablemos de PROG:

Primer Movimiento (de vientre): Yes - Don't Kill the Whale


El 77 había sido un año estupendo para Yes.

Por fin despidieron al caniche suizo, Patrick "Poodle" Moraz por haber sido lo suficiente imbécil como para felizmente tocar las horrendas (des)composiciones hippies de "Tales of Topographic Oceans" en directo (canciones tan malas que hasta daban vergüenza a Rick Wakeman) y, lo que es aun peor, ayudarles a perpetrar la feísima fusión del Jazz Rock y el Prog Sinfónico que son las tres piezas inaguantables de "Relayer".
Caniche suizo con Patrick Moraz debajo
Así que convencieron a Rick Wakeman para que volviera al grupo. Algo que resultó bastante fácil dado el fracaso de su demente disco conceptual "No Earthly Connection", donde presumía de estar en contacto con extraterrestres fans del rock progresivo que nos iban a salvar or something like that. Y también por el desastre de sus bandas sonoras para perturbadas pelis sobre compositores clásicos - siempre interpretados por Roger Daltrey con unos pelos absurdos - que son atacados por pollas gigantes mientras Wakeman ataca la música de Lizst con su gran órgano or something like that, a las órdenes de Ken "Geriátrico enfant terrible" Russell.
Cock Rocker y Thormato

Sacaron un disco realmente cojonudo, aunque muy mal producido, "Going for the One" con cinco canciones entre muy buenas y Ovras Maentras: magnificas melodías y harmonías, arreglos de buen gusto, energía y, incluso unas letras de Jon Anderson riéndose de si mismo.

Encargaron la portado del disco al genio Storm Thorgerson de Hipgnosis, que, a su vez, encargó la portada a los genios Onvre Vicisitud y Paco Fox, que explica su fusión radical del satanismo y la gaycidad.


Por supuesto, vendieron millones de copias del vinilo.

El 78 fue otra historia

No tuvieron una sola idea musical mínimamente buena en el horripilante y hortera - y mal producido - disco "Tormato".

Wakeman empezó su época de mal gusto con los teclados, etapa que, por supuesto, aun perdura, y decidió a basar su sonido en un engendro nuevo, el Birotron, de cuya empresa de fabricación era el accionista principal. Dicho artilugio sonaba como unas avispas furiosas, aunque algo amaneradas, atrapadas en una botella vacía de whisky que el alcohólico virtuoso había dejado al lado de la carretera después de mear en ella.
Birotron
Anderson volvió a "escribir" sus temidas letras whimsical (única palabra de la lengua inglesa que asusta a un servidor Braveheart escocés) en bodrios como "Circus of Heaven" - donde dejo cantar a su propio hijo pequeño, que casi era tan ñoño como su papa.

Para la portada, el genial Thorgerson fue sobornado por unos envidiosos Pink Floyd para garantizar que Yes saliera como tontos. La foto principal es un batería decapitado - ¿un comentario sobre la falta de talento del legendario Alan Shite? - con unos tomates. La contraportada es aun peor, los peaceniks del grupo fingiendo ser unos rockeros duros con sus nuevas chupas de cuero y gafas de sol.

THORmato
Los de Hipgnosis también dirigieron el videoclip del primer sencillo, "Don't Kill the Whale". Seria la primera canción de Yes con un mensaje político-sosiá, todo un alegato a favor de la protección de los nobles leviatanes de los océanos. Una causa muy querida tanto para Chris Squire, baja+ista de Yes, como Ken Russell, dado que los dos habían sido alcanzados varias veces por arpones mientras se bañaban en el mar en sus vacaciones:
Ballena Blanca...
...y Moby Dick
El resultado del estreno mundial del videoclip fue, como había que esperar, fue cataclísmico:



A pesar de incluir la primera versión de la mítica fusión de calvicie y mullet que es el peinado de Alan Shite, la retransmisión de tal videoclip inepto para tal canción incompetente tuvo efectos no deseados: millones de socios de Greenpeace dimitieron de la organización por la vergüenza de ser asociados con tal crimen audiovisual.

A día de hoy, los gobiernos de Japón y Noruega siguen contestado a todos las protestas en contra de su política de masacrar las ballenas para fabricar las velas que se venden como "ecológicas" en tiendas New Age de todo el mundo con la emisión del videoclip.

Las consecuencias para Yes fueron devastadoras:

Wakeman tuvo que abandonar el grupo y volver a cometer sacrilegios con la música culta para pelis dementes de Ken "enfant terrible mas geriátrico todavía"  Russell con Kathleen Turner interpretando prostitutas sadomasoquistas de lujo con unas pelucas absurdas, y dando masajes prostáticos a policías con sus propios porras (es decir, que el cine de Russell había mejorado mucho en un par de años):
Mientras tanto, la Turner está amenazada por Anthony Perkins armado con un dildo metálico grande mientras Wakeman amenazaba la música de Dvorak con su gran órgano.

Insertar Exprimidor de platanos
Anderson tuvo que abandonar el grupo y aceptar unos encargos aun mas humillantes que los trabajos de Wakeman para Russell - tuvo que cantar como vocalista invitado en los discos conceptuales en solitario de.... Rick Wakeman.

Si cabe, el destino de Yes fue mas terrible todavía de los de Anderson y Wakeman:

Alan Shite no tuvo que abandonar el grupo.

Al menos reclutaron a Trevor Horn como nuevo cantante y productor. Un genio de tal magnitud que ha sido capaz de hacer tres discos muy buenos con Yes, incluso con Alan White tocando los tambores, y uno con Tony “Monstruo de Frankenstein con pelo blanco” Kaye tocando su órgano con una sola mano.
¿Alan White y Yes-sica Rabbit?
Kathleen Turner es Yes-sica rabbit

Publicar un comentario en la entrada

Risingson Carlos dijo... 15 octubre, 2014 09:15

1.- "China Blue" es maravillosa.
2.- Trevor Horn es mi Dios y yo soy su profeta.

Anónimo dijo... 15 octubre, 2014 20:07

A mi me pone a mil Kathleen Turner en"China Blue"

Tomato es mi disco preferido de Yes.

Anónimo dijo... 21 diciembre, 2014 21:12

Y con todo esto que escribes te quieres hacer el gracioso, seguro.

Pues es más digno el vídeo de "Don´t kill the whale" que no es más que unos músicos tocando una gran canción y unas imágenes del mar de fondo, que la inmensa mayoría de vídeos de mierda pretenciosos con "artistas" ególatras y su egolatría que se hacen ahora.

Pero bueno, seguro que lo más importante de todo es el peinado y que Alan White estuviera medio calvo. Con lo super fashion que son los chicos en los vídeos de ahora.

Anónimo dijo... 06 marzo, 2015 20:33

Me parece un tanto bobo el artículo... Yes sigue siendo una enorme banda, y el hecho de que no vendan tantos discos como antes, no quita nada. Hoy Shakira o Kanye West venden discos... prefiero que Yes jamás se parezca a esta gentuza.

Juro que intenté leerlo para reírme de mí mismo (como fan del rock clásico) pero nada... poca chispa, los lugares comunes de siempre... da vergüenza ajena cuando alguien quiere hacerse el gracioso y no lo logra.

PD: por cierto, Alan White fue también el batero de John Lennon. Y algo sabía John de música.

Anónimo dijo... 12 marzo, 2016 17:50

Relayer es un disco excepcional, único en su época. Y Patrick Moraz un teclista impresionante. Tormato baja un poquito respecto a Going for the one, pero tiene temas muy buenos como ON THE SILENT WINGS ON FREEDOM

 
Subir