Vicisitud & Sordidez

2
Una extraña elección para Videofobia Z. De hecho, al principio quería hacer un artículo de 'Clásicos olvidados del cine colonoscopia' sobre esta curiosa película de William Friedkin. Hasta llegué a escribir el primer párrafo:

"A veces, ciertas películas despiertan un odio similar al de un ministro de cultura en los Goya por motivos totalmente extra cinematográficos. Otras, lo hace por eso y por ser un buen mojón. ¿Se daba en ‘A la caza’ esa tormenta perfecta de mierda que une película colonoscópica con polémica brutal?"

Pero ahí se quedó, como otras decenas de ideas de posts nunca publicados. Me informé mucho de la película. Pero llegué a la conclusión de que, en el fondo, lo que yo quería era poner la escena que me dejó con el culo abierto...

¡Un momento!. Teniendo en cuenta la temática de la película, creo que es la mejor comparación jamás hecha en el blog.

Sí: ésta es la famosa cinta de Al Pacino en la que persigue a un asesino de homosexuales y acaba en bares leather viendo fist fucking anales. Obviamente. No van a ser uretrales. Que estoy redundante.

En su época se llegó más o menos a ver en cines a pesar de ser totalmente confusa y que, en su afán de resultar moen-na y atrevida, no hubiera manera clara de saber quién era el asesino al final. Pero todo eso es irrelevante cuando nos enfrentamos al momento cumbre de la película. Salido de la nada. Tú estás viendo un flim de detectives sesentero al uso y de repente:



What the fuck. What the fucking fuck. La peli entera es... distinta. Pero ha quedado en el subconsciente colectivo como el momento en el que las drojas empezaron a pasarle demasiada factura a William Friedkin. Tanta es su popularidad por la polémica que generó que incluso la nombré en un pasado Videofobia largo. Eso sí, que no recuerdo. Será por el alcohol de las comidas navideñas. Si alguien se acuerda, que me lo diga y lo cuelgo aquí también para rememorar glorias pasadas.
ACTUALIZADO:
Samuel García SÍ se acordaba. Era en 'Adolescencia'. Manda cojones que no recuerde yo mis propios chistes:
Y en breve, nuestra lista de pelis favoritas y la porra necrológica. Permaneced atentos a ente insigne blog.

Siga al autor de ESTO en Twitter:

Publicar un comentario en la entrada

Duca Lamberti dijo... 30 diciembre, 2014 11:57

Es la única escena que consigo recordar de toda esa (indescriptible y abstrusa) película. Momentos gloriosos como esos no se ven hoy en día (a lo mejor porque no sé elegir el cine adecuado... aunque más bien me temo que puede y debe de haber otras razones).

La verdad es que un negro como ese, vestido con sombrero y coquillera/suspensorio, da algo de impresión. Desengáñense los fetichistas y mitómanos: en las comisarías españolas no se puede comprar esa mercancía, así que sean todos buenos y no se hagan detener más de lo justo y necesario.

Bendita sea esta página, templo del vicio para pecadores que no quieren redimirse y necesitan acogerse a sagrado ante tanto salvador impertinente.

Angie dijo... 30 diciembre, 2014 23:14

Pacou, me comienzas a dar miedito...cada vez el nivel sube más y más...porros...porrros...porrross!!!

 
Subir