Vicisitud & Sordidez

1
¿Y qué cojones es Faraday? Pues podría decir que la primera y penúltima película en la que salgo, aunque brevemente. Podría decir que es una de las cosas más curiosas dentro del panorama del cine de guerrilla nacional (me gusta más el término que ese de ‘low cost’, porque suena más a tener que matar a gente… que es lo que te dan ganas de hacer cuando no tienes dinero). Podría decir que es una peli dirigida por el único realizador español fan del rock progresivo y, por lo tanto, Héroe del No Follarás en la Vida. Incluso podría recalcar el hecho de que está escrita por dos amigos míos (Pablo y Jimina)

Sí: es en parte un post de lamer pollitas a los colegas.

Pero no: lo que la hace relevante para este blog es que, gracias a mi corta aparición en la película, parece ser que me han llamado en una reseña “Andaluz pseudointelectual impulsor y líder del movimiento de los frikiguayis”. Y por ahí no paso. Pseudointelectual sí. Pero no soy líder ni impulsor de nada. ¡Si ni siquiera consigo alguien que enseñe las tetas en mi película! (vale: Amarna Miller ya lo ha hecho, pero necesito otra… si alguna quiere ser ‘Líder Punk’, por favor que me mande un email: sólo son unas protuberancias mamarias. No pasa nada. Es algo bonito y que hay que mostrar al mundo)

Como decía, creo que lo de  “pseudointelectual” sí podría ser acertado. Lo malo es que no sé lo que significa la palabra. A ver: sé que es falso intelectual. Que tengo eztudioh. Pero desconozco el significado de ‘intelectual’. ¿Se refiere a gente que sale en tertulias de televisión? ¿Personas que publican estudios en revistas universitarias? Cierto es que una vez hice uno para cierta publicación de este tipo argumentando por qué ‘La Comunidad del Anillo’ era un triunfo de las adaptaciones literarias. Pero no me volvieron a llamar. Cierto es también que he dado dos conferencias sobre televisión. Pero en ambas dije la palabra ‘tetas’. ¿Será porque los pseudointelectuales tendemos a epatar? En mi caso no: yo lo hago porque tengo la líbido por encima de mis posibilidades. Pseudointelectual, salidorro y frikiguay.

Frikiguay.

Tampoco tengo claro lo que significa, pero me gusta ser friki. Llevo siéndolo desde que me compré el primer libro de la Dragonlance y abandoné toda posibilidad de tener una vida cultural rica y provechosa. Y en el instituto era popular o ‘guay’ porque tenía una red clandestina de tráfico de VHS piratas. De hecho, una vez me llevaron a hombros por todo el edificio mientras cantábamos La Internacional y el Himno del Barça. Pero eso es otra historia que no me sirvió para follar y que no tiene que ver con ‘Faraday’.

‘Faraday’ es una de esas películas rodadas con tres pesetas. Algo que admiro. Porque, y hablo por la experiencia, hay que estar muy mal para ponerse a hacer esas cosas. Total: para no ver luego un duro y, debido a las limitaciones presupuestarias, ninguna sea una obra maestra. Al menos, en este caso, es un despropósito en el que hasta salen citas a Platón.

No: los guionistas tampoco son pseudointelectuales. Platón el grupo. Éste:
Yo no lo tenía. Era más de Bros
Ahora toca el momento de que yo haga una reseña de la película. Pero, habiendo presentado esta actualización breve como una comida de pollas, sería ridículo. Sabéis que mi opinión tiene la misma objetividad que toda la prensa escrita española hablando del gobierno. Sólo os puedo aconsejar que le echéis un vistazo y, si eso, la compréis. Porque el DVD, además de tener la mejor película del mundo en la que sale Cacaman con careta y ese onvre llamado Antonio Trashorras gritando ‘¡Post Humor!’, ofrece más extras de lo normal en toda la producción española de este formato que muere poco a poco. Y esa muerte del DVD me da más pena que ver en bucle el inicio de “Up” (la de Russ Meyer, claro). A mí me gusta tener físicamente las cosas que me gustan. Soy viejuno y me encanta poder manipular el objeto en sí. Lo virtual está muy bien para el sexting, pero a la hora de la verdad, prefiero algo que se pueda sobar.

La sobable edición de Faraday es doble. No sólo tiene la peli y un librillo con críticas y textos de los participantes, sino que además va otro DVD con todas las chorradas en las que ha estado envuelto Norberto Ramos además de en celofán untando de mantequilla. Por un lado, está ‘Pepón es guay’, posiblemente el único documental rodado en un día en el que lo mejor es una canción sobre un gato subnormal que ni siquiera canta el protagonista. Por otro lado, está la webserie Obi que, como buen amigo que soy, todavía no he visto. No por nada en especial. Es que va de un gato, y a mí me dan alergia.
Algún día escribiré sobre las fans de los gatos y los cimientos de internet temblarán.
Finalmente, está el videoblog que rodó con Alba Messa y Ana Rujas, que tiene bastante gracia, pero que sé que veréis por puro vicio. So cochinos. Aunque he de reconocer que, por guapas que sean ambas, a mí me realmente me erotiza Diana Gómez, protagonista de, sí: la propia ‘Faraday’. Que es de lo que se trata esta actualización. Porque los extras en una película son como las tetas talla 95B en una mujer: son de agradecer, pero no son lo principal a la hora de la adquisición.

Así que, a la espera de que se estrene la segunda película de guerrilla más lamentable de Esppppaña que estamos haciendo Miguel Ángel Viruete y yo (con Vicisitud de montador), apoyad a los que nos antecedieron y quemaron todas las naves de manera que ya casi nadie se aviene a participar gratis en estos proyectos. Investigad en internet las decenas de blogs y periódicos que ya hablaron de la peli. Y luego, si eso, compradla para tener horas de entretenimiento altamente chorra. Pero muy chorra. Lo cual, por supuesto, es bueno.
Siga al autor de ESTO en Twitter:

Publicar un comentario en la entrada

Anónimo dijo... 24 julio, 2015 16:53

Yo la ví en la muestra SyFy del ¿año pasado? y me lo pasé muy bien. Es una gilipollez de película, pero es muy divertida y se ve que está hecha con amol. Una peli sobre una tía que tiene un blog sobre madalenas (¿qué cupcakes ni qué pollas?) hay que pillarla sí o sí.
Cosas muuuuuuuuuuucho más espantosas me he tragado en el SyFy...

 
Subir