Vicisitud & Sordidez

31
Mi primera afición vital fue llorar. Más bien, berrear como una oveja a la que están circuncidando sin anestesia. O eso cuenta mi madre.

La segunda, coleccionar pitufos. Mis iguales: bajitos y siempre con el rabito al aire.

La tercera, fantasear con toda chica que conocía. Pero todas. Ya en la primera comunión maniobré para emparejarme con la que más me gustaba. Finalmente, ya en esa etapa entre los siete años y la pubertad en la que todos los niños son insoportables, jugar al Spectrum. Me volví un experto. Devoraba el Micro Mania y sabía quiénes eran Jon Ritman, Raffaele Cecco y, por supuesto, Paco Pastor.

El director de la distribuidora Erbe. Este tío:



Me encantaba que el señor más poderoso de la industria en España fuera un cantante de pop sórdido más happy happy que toda la discografía de Roxette.

Al poco tiempo empecé a interesarme por el cine, el cual, peli a peli, fue desplazando a los videojuegos en el top de ‘cosas que me robaban más tiempo’. Hasta que llegaron las pajas, claro. El inicio de un gran periodo sin videojuegos en mi vida comenzó cuando mi Spectrum + implosionó de tanto jugar al 'Decathlon'. Eso y que la ‘o’ y la ‘p’ dejaron de hacerme caso. Pues tal eran siempre mi configuración preferida para ‘izquierda’ y ‘derecha’ y nunca me gustó demasiado jugar con joystick (insertar segundo comentario de pajas aquí)

Fue una travesía en el desierto sólo salteada por un periodo de PC, sus aventuras gráficas y sus 'Civilization' hasta que me reenganché al tema con la Playstation. Por lo tanto, mi pasión actual retro se circunscribe casi siempre a los 8 bits y, por supuesto, el MAME. Porque no tener forma de jugar en casa no quería decir que no me escapara del instituto a echarme un 'Metal Slug'. Pero lo mío es el culto al Spectrum por dos motivos: porque soy VIEJO y porque me va que me fustiguen.

Y es que los juegos de la máquina infernal de Sinclair se usan todavía en las sesiones de las dominatrix más selectas de Londres como sustituto más cruel al spanking.

El porqué es muy simple y se resume en tres puntos: En primer lugar, la velocidad de reacción de la mayoría de los juegos era parecida a la de tu madre cuando le intentas explicar qué botón del mando del IPlus ha de usar para grabar ‘El Secreto de Puente Viejo’. En segundo lugar, la mayoría de juegos estaban programados por chavales en su casa y no tenían probadores. En tercer lugar, la mayoría de juegos estaban programados por chavales en su casa con un gran odio a la humanidad. Bueno: esto se refiere sobre todo a los españoles.

Mi frustración con los juegos imposibles ya fue glosada en parte en uno de mis artículos favoritos de este blog: Mi historia sórdida de Spectrum. Pero vuelvo a ello por un motivo: estas navidades me regalaron un Spectrum Vega. Que es una máquina cutre, de precio excesivo y que lo único que hace es permitir jugar un número irrisorio de juegos... ¡pero en tu tele gigante!.
Sacacuartos para nostálgicos como yo

Por lo tanto, he pasado más horas con el 'Manic Miner' que terminando el 'Witcher 3'. Feck: tengo el 'Fallout 4' sin abrir desde enero. Por lo que he podido comprobar, el porcentaje de juegos que REALMENTE siguen siendo jugables hoy en día es muy muy reducido. Sea por la dificultad demencial, sea porque cada vez que pulsas una tecla te da tiempo a prepararte un té bien cargado hasta que se mueve el monigote, sea porque no tienes ni idea ni paciencia para saber qué hacer. Cuando el otro día conseguí volver a terminar el que fue mi juego favorito de la época ('Robocop'), pensé que era una pena no haber podido grabar la partida. Así que me lancé sobre el portátil, con su micro incorporado y sin ánimo de hacer nada especial. Sólo reflejar lo que era intentar jugar a algo que no tocabas desde hace lustros y grabar el primer intento.

Primero jugué al ‘Profanation’ de Dinamic. Por aquello del show business: Sé que escuchar a alguien frustrarse es DIVERTIDO:


Conclusión: mejor enterrar esta aberración a los ojos de yaveh en el pasado

Luego decidí recordar otro de mis favoritos de la época, pero que nunca acabé. El ‘Nebulus’.

Conclusión: Me lo voy a cargar en el Vega porque merece la pena

En vista de lo entretenido que era esto, decidí pillar un micro barato y cutre, conectarlo mal y seguir. ¿Cómo decidir qué juego pillar? Pues ni idea. Sólo que recordé el 'Manic Miner' y que su programador tenía un programa anterior. El ‘Styx’. Nada relacionado con ‘Mr Roboto’. Es más cutre todavía:


Conclusión: ésto no llega ni al nivel de juego de reloj de pulsera con juego. Que había de esas cosas, lo juro. Y molaban.

Como me había quedado confundido ante el hecho de haber acabado un juego en un minuto y en otro más sin siquiera disparar, decidí volver al mundo del SUFRIMIENTO. Regresar al videojuego español. Ese que siempre nos quejábamos en la Micro Manía de que recibía malas críticas en la Your Sinclair o la Crash mientras nos envolvíamos en la bandera de ESPPPAÑA sin darnos cuenta de que los ingleses tenían razón. Y cargué uno que no tuve en su momento. Tan legendaria era su dificultad.


Conclusión: Su puta madre. Es para aplaudirle la cara al programador.

Exhausto, recordé que Dinamic tenía un juego que SÍ había conseguido acabarme en los 80. El ‘Phantis’. Pero mi emulador no se lo comía. Quería que SUFRIERA y buscara otro. Pero no: descubrí una versión inglesa del mismo, titulada ‘Game Over 2’ (que alguien quisiera aprovechar la marca de un juego de tan infausto recuerdo como la primera parte es como hacer una película y retitularla “Campo de Batalla: La Tierra 2” para conseguir vender más entradas). La cargué y… se me grabó mal de imagen y audio. Pero si veis el vídeo entenderéis por qué no repetí la grabación. No porque se saltara mi principal regla de esta serie de ‘la primera partida tras años sin jugar’. Norl. Sino porque…


Sí: ME LO ACABÉ A LA PRIMERA (si bien recordaba vagamente el camino a seguir). No me sentía tan bien desde que una joven de ojos claros me llamó ‘Madurito interesante’.

Porque de eso se trataba jugar al Spectrum. No de que subiera tu atractivo para las mujeres hermosas, válgame peich. Era porque, cuando por fin lograbas dominar un juego, la sensación de gratificación era orgásmica. Más o menos la misma que cuando comprabas uno y resultaba que NO era una puñetera mierda. Eran tiempos de jugar a la ruleta rusa con tus pocos fondos pecuniarios. Y, si comprabas un programa español, era como tener cargadas cinco balas de un tambor de séis. El ‘Phantis’, además de tener una portada de Azpiri de jamelga marcando pezón, encima era jugable. Qué bonito.
Labyrinth 2: In Space
Así que aquí lo dejo por ahora. Si los vídeos tienen suficientes reproducciones, seguiré con ellos en mi canal de Youtube. Ese que tenía por ahora sólo para mis vídeos en los que hablo con la noviarraca de Eli Roth, mi diario de rodaje o ponía mis canciones hard ñoñas. Qué cojones: voy a dejaros con uno de mis temas ñoños. Quizá mi empresa audiovisual de mayor fracaso desde mis vídeos de stop motion con figuras de Star Wars, pero no tanto como cuando se estrene ‘Cine Basura: La película’ y no superemos los 200 espectadores.

Siga al autor de ESTO en Twitter:

Publicar un comentario en la entrada

Dars_Veider dijo... 08 mayo, 2016 14:47

Mi juego preferido de los varios cientos que tuve del Spectrum -la gran mayoría pira... subvencionados, claro- fue el gran HIGHWAY ENCOUNTER.
Me gustó tanto que hasta llegué a acabarlo, cosa que ocurrió en contadísimas ocasiones...

Anónimo dijo... 08 mayo, 2016 14:52

Que puta maravilla el Nebulus.

Nachop dijo... 08 mayo, 2016 15:59

Prueba a grabarte con el dark souls... empieza por el tercero para que no te tires por la ventana...

Iván dijo... 08 mayo, 2016 17:24

Yo no tuve Spectrum pero si un MSX, donde si ya era una puta odisea encontrar juegos, que luego funcionaran era la repanocha.
Luego se repetia lo mismo que aqui, excepto un par de cartuchos que tenia, los de cinta eran rollo Spectrum, morias y morias y morias y, bueno ya sabeis.
Curiosamente, el unico que recuerdo haber terminado, con sensacion orgasmica incluida, fue el Lorna, con jamelga de Azpiri en portada.

Anónimo dijo... 08 mayo, 2016 17:37

Mmmm... Me faltan los míticos (yo era de Amstrad)
- Fernando Martín (por aquello de Martinsa)
- Freddy Hardest
- After the war
- AMC (astro marine corps). Este lo recuerdo como un juegazo y
...
- Que rulen los petas. Este lo tiene todo: español, aventura conversacional, racismo, drojas ...

Paco Fox dijo... 08 mayo, 2016 18:04

Dars: Highway Encounter estaba bien. Pero es que creo que casi todo lo de Costa Panayi sería jugable hoy en día.

Alberto Mazarro dijo... 08 mayo, 2016 19:29

Ainsss... cienes y cienes de horas perdidas jugando al Jet Set Willy... Por qué jugaba al Spectrum teniendo un Commodore?!?!?

Anónimo dijo... 08 mayo, 2016 19:36

Te recomiendo probar Scumm, junto con MAME es sin duda el emulador que mejor funciona y para las aventuras gráficas va de lujo: Guía para usar ScummVM

Santiago Bergantinhos dijo... 08 mayo, 2016 20:09

Yo también vicié como un cabrón con mi ZX que me habían traído mis parientes de Inglaterra. Lo que tenía mucho mérito, porque el manual de programación estaba en inglés, así que terminar aprendiendo BASIC cutrongo puntuaba doble.

E irrisorio no significa un güevo.

Juanjo (bowie) dijo... 08 mayo, 2016 20:49

En defensa del muñeco-testículo del Abu Simbel Profanation, hay que decir que en la contraportada del juego explicaban que Johny Jones había sufrido una maldición que lo había transformado en un ser horripilante.

Eye dijo... 08 mayo, 2016 22:19

Qué horror, Abu Simbel Profanation y Camelot Warriors. Traumas enterrados vuelven desde el fondo de mi ser.

En el segundo caso sí logré llegar bastante lejos, no sé si a la tercera fase o algo así. Pero esa jugabilidad consistente en memorizar las pautas de los enemigos y esquivarlos con precisión matemática y aprender a base de repetir, repetir y repetir siempre los mismos movimientos... ¿Por qué encontrábamos esto divertido en 1988?

Ahora, sí que es verdad que la sensación de triunfo cuando, por algún cúmulo afortunado de circunstancias, te pasabas uno de estos juegos era muy auténtica. Me ocurrió con el primer Army Moves. Pero insisto: recordándolo hoy, ¿por qué jugué a eso durante semanas con determinación soviética? ¿Por qué?

Juan dijo... 08 mayo, 2016 22:48

No quiero asustarte, pero yo me pasé el Abu Simbel Profanation..... había un premio al primero que lo acabara.... Cuando llamé a Dynamic me dijeron que había sido el tercero..... :-(

Con el "Camelot Warrior" nunca puede....

Que Grandes juegos.... el Knight Lore, el Sir Fred.... que tiempos... :-)

Windle Poons dijo... 08 mayo, 2016 22:54

En mi casa entró un amstrad bastante pronto así que de spectrum sólo recuerdo cosas de cuando iba a gorrear a casa de algún vecino. Recuerdo un juego que se llamaba Oh mummy y otro sobre unas absurdas plantas, un absurdo aerosol insecticida y unos absurdos mosquitos. O al menos así lo recuerda mi depauperada neurona.

Paco Fox dijo... 08 mayo, 2016 23:43

El absurdo del insecticida ha de ser el 'Pssst' de Ultimate. Muy parecido al Cookie y pariente del 'Jet Pac'. Juegos bastante entretenidos hoy en día todavía.

Windle Poons dijo... 08 mayo, 2016 23:51

Y el Barbarian! Y sus horrendos efectos sonoros!

Es posible que el Pssst fuera entrenido, yo me viciaba a cualquier cosa así que mi criterio no sirve

peregiloide dijo... 09 mayo, 2016 00:19

¿Nadie va a hablar del Ghosts'n'Goblins o el Commando?

Langas dijo... 09 mayo, 2016 00:27

Mi juego favorito de spectrum, que he podido pasarme gracias a emuladores, es el gran "skool daze", y su continuación, "back to skool". Un juego en el que puedes (¡y DEBES!) pegar al empollón de clasr, soltar ratones en el cole de las niñas, atizar a los profes con el tirachinas... Y no tienes "vidas" como tal, sino que te van mandando copiar como castigo y cuando llegas a las 10.000 líneas te expulsan. Una jodida maravilla. Además tenía una jugabilidad muy avanzada para la época, lo considero una aventura gráfica en miniatura.

Adri dijo... 09 mayo, 2016 00:30

Pareces nuevo ¿qué te pensabas que te ibas a encontrar con el Vega? ¿De verdad pensabas que iba a ser lo mismo que experimentabas hace 30 años?

Chisme caro hecho para gente que le falta visión y le sobra dinero. Si te lo regalaron lo mejor que puedes hacer es revenderlo y comprarte algo realmente útil,

Gabriel Chova Blasco dijo... 09 mayo, 2016 01:05

Yo recuerdo haberme terminado el Manic Miner ...3 veces, hasta que se hizo la hora de ir a entrenar con mi equipo de fútbol
O haber ganado el Match Point ¡en la final! 6-0 6-0 al ordenador (había jugado tanto que ya sabía antes de devolverme la pelota la dirección del tiro)

Anónimo dijo... 09 mayo, 2016 09:53

Yo me pasé el Arkanoid...
Rafa

Paco Fox dijo... 09 mayo, 2016 11:02

¡Yo también! Lo que me fascina es que me puse con la Vega hace unas semanas y no pasaba de la cuarta. No es que haya perdido reflejos. He hablado con un programador y todo tiene que ver con los tiempos de reacción. Estamos acostumbrados a más velocidad y ahora el cerebro como que no se acostumbra a tiempos más lentos.

Leo dijo... 09 mayo, 2016 15:33

Yo el Arkanoid me lo pasé... con pokes.

Y también soy otro afortunado poseedor de un VeRga, también regalado, al que aproveché para poner a caldo en El Spectrum Hoy. Como está mandado, antes de ponerme a jugar con él. Que por cierto, todos lo ponemos a parir, pero resulta que ha lanzado una moda: al inminente VeRga+ auspiciado por el mismo Sir Clive que ya tuvo a bien obsequiarnos con el VeRga, se unirán próximamente varios grupos de aguerridos hemprendedoreh para lanzar, entre este año y el próximo, otros cacharros por el estilo, incluyendo nuevas versiones del Commodore 64. Eso sin contar con el ya existente Recreated Spectrum, que es un teclado bluethoot tan caro como el VeRga pero no es más que eso: un teclado con las formas del Spectrum.

Y como muestra de cómo han cambiado los tiempos en materia de videojuegos (y la gente que los juega), basta comparar cuánta gente se enganchó con cosas como Everyone´s a Wally y cuánta se engancharía hoy. Del Profanation recuerdo a uno de mis hermanos mayores estudiando detalladamente una pantalla mientras yo me iba a no sé dónde. Al volver como media hora después, ahí seguía el tío, estudiando la pantalla y qué secuencia de movimientos hacer para pasársela. ¿Se imagina alguien haciéndo una cosa así hoy día? Les aseguro que yo no. Encuentro más diversión leyendo la Guía Fiscal de la OCU.

Titus dijo... 09 mayo, 2016 16:58

¿Alguien recuerda el Saboteur y el Saboteur 2? Eran de lo mejorcito en la época. Aquí podéis jugar sin necesidad de descargas: http://torinak.com/qaop#!saboteur

Daniel dijo... 10 mayo, 2016 13:57

Tiré muchas horas de mi vida con el Spectrum (también esperando a que se cargaran los juegos, siempre con el miedo al "R tape loading error" metido en el cuerpo).

Pero pocos juegos llegue a completar sin pokes, me faltaba paciencia. ANT ATTACK, DEATCHASE, CODENAME MAT y algunos más. Realmente, tenía debilidad por las 3D.

Pero el que más me gustaba era ELITE. Nunca entenderé como consiguieron con tan poco hacer un juego tan realista.

eltiomolonio dijo... 11 mayo, 2016 12:28

Paco, me lees la mente, yo estuve la semana pasada echándome unas partidas al Mad Mix Game (que sigue siendo muy entretenido), y ahora me encuentro este artículo.
El Abu Simbel siempre ha sido un infierno, y el Camelot Warriors parecido. De los más entretenidos que recuerdo (de hacer cosas, no sólo pasar pantallas), el Three Weeks in Paradise (de Wally Week), el Firelord, y por supuesto el Great Escape y La Abadía del Crímen, aunque nunca tuve la suficiente paciencia para acabarlo ni con el mapa de la Micro Manía.

Enterado dijo... 11 mayo, 2016 16:00

Uno de los que mas me flipaba era la armadura sagrada de anti-riad,de Palace software ,ademas era facilito y pasable.

Ringmaster dijo... 13 mayo, 2016 14:34

Debe ser que a mí también me gustaba que me fustiguen... llegué a acabarme casi la mitad de los 150 juegos (de lo mejorcito) que cayó en mis manos, ¡hasta el más difícil de todos los tiempos, el Camelot Warriors! (no sin la ayuda inestimable de Jose Antonio, un vecino... qué caña, y todo para una simple frase final que ni recuerdo... y tienes razón que era muy reconfortante acabarlos, difíciles que eran.
Nunca he vuelto a sentir la misma sensación de "vicio" con un videojuego... ¿será la edad?

Carolina dijo... 14 mayo, 2016 20:57

Entro a decir que hice lo mismo que tu en la comunión y me voy.

Juls dijo... 15 mayo, 2016 13:10

Spectrum y dolor son dos palabras que van unidas.
Desde el momento en el que ponías LOAD "" y le dabas al PLAY, hasta cuando cargaba el juego y veías que ibas a sufrir como un hijoputa.
Uno que disfruté mucho fué el COSA NOSTRA, de OperaSoft, juegazo que sigue siendo muy jugable hoy en día. Lo recomiendo.
Otros que me gustaban eran los jueguecicos pequeños que venían en las revistas, que muchos eran una mierda pero había otros con los que pasaba muchas horas, como el Solador, que encontré en una MicroHobby.

Daniel dijo... 25 mayo, 2016 15:16

Maldita la hora que leí este post. Me dio un ataque de nostalgia y se me ocurrió buscar alguna versión de ELITE para rememorar viejos tiempos.
Entre ALITE, la versión de para ANDROID, y OOLITE para el ordenata, me tienen tan absorbido que solamente me falta el acné para volver a mi adolescencia.

AAAAAARG!

Luis dijo... 16 julio, 2016 17:08

... Y nadie se acuerda de los grandes juegos de Ultimate Play the Game (alguien ha mencionado el Psst y el Jet Pac, cierto): Atic Atac, Underwurlde, Knight Lore, Alien 8, ...

Otros muy divertidos eran los arcades de tiros, como Tiger Shark, Zynaps, Moon Cresta, Spy Hunter y -mi favorito- Terra Kresta.

Aquellos de scroll lateral, como el recordado Robocop (con su voz sintetizada al principio: "serve public trust, protect the innocent... uphold the laaaw"): Green Beret, Cobra, Karpov...

Ahora, si he de quedarme con solo uno, al que aun juego en sus reencarnaciones en Android o remake de PC, es la joya: Chaos, battle of wizards. Unico y magistral.

Voy a ventilar, que esto huele a meo de viejo.

 
Subir