Vicisitud & Sordidez

13
Es normal pensar que toda la información que se requiera está en internet. ¿Que hay que hacer un post de schlager? Pues te documentas en youtube. ¿Que hay que hablar sobre los cocos en Abisinia? Recurres a Wikipedia y una pizca de desvergüenza. ¿Que alguien quiere un análisis de la discografía de Perales? Lees Vicisitud y Sordidez. Sin embargo, por primera vez en la historia de ente bloj, me he encontrado con un callejón sin salida. He estado a punto de instalarme el navegador Tor para investigar por la dark web buscando datos para este artículo y, ya de paso, destapar alguna red de tráfico de armas destinadas a amenizar el Congreso Refundador del PSOE.

Pero nada: no he sido capaz de saber quién es Pepe El Trompeta.

Yo me debo a mis lectores además de a la sonda anal de mi proctólogo. Así que cuando me revelaron la existencia de esta maravilla, tuve que prometer que escribiría sobre ella:


Sí. Es una versión de trompeta de ‘My Heart Will Go On’, la canción popular más repudiada por modernos de todo tipo. La sordidez de un James Horner desatado junto con el sonido del instrumento que sería el más cabrón jamás creado por el hombre si no existiera la corneta. La cual, además de recordar como su hermana mayor a cabras sobre taburetes minúsculos, evoca imágenes de cuarteles y por ahí yo no paso. A pesar de no haber hecho la mili por haber sido declarado “Gafotas”. O algo así ponía en el papel que me mandaron. No me acuerdo. Estaba borracho por la celebración.

El tema interpretado por Celine Dion es, como todos sabemos, bueno. Pero de esa polémica hablaré en otro artículo de próxima publicación. ¿Se puede mejorar sustituyendo la gaita irlandesa por la trompeta de pasodoble esppppañol? Yo digo que depende. Depende de si tus tímpanos han desarrollado cáncer tras pulsar en el enlace que he colgado arriba. Los míos, que están acostumbrados a mierda de todo tipo, no han enfermado. Simplemente han vomitado a eso de los 60 segundos de tan magna versión. Que es justo cuando la grabación de Spotify da error y deja de sonar.

Efectivamente: Pepe el Trompeta es tal portento de la sordidez que es capaz de romper Spotify. De hecho, los anuncios habituales de pachanga que interrumpen tu audición del último de Nightwish no han aparecido cuando me he puesto la inmensa suite de título “La Gran Fiesta de Pepe El Trompeta”. El habitual ‘Si te gusta el reguetón, dale’ que coloca la empresa para obligarnos a pagar la opción premium  ha huído avergonzado por no estar a la altura de chunguez necesaria.

Porque este disco de Pepe el Trompeta es, efectivamente, una gran suite non stop. Como el Amarok de Mike Oldfield. Pero con el importante detalle de que es imposible saber si has cambiado de canción cuando pulsas otra al azar. Todo el rato está con la misma instrumentación hard casio y el mismo tempo. Pepe: ganando a Kraftwerk en su propio terreno. Y mejorándolo. Por supuesto que querríamos que los alemanes hicieran un disco con versiones de ‘Y.M.C.A’ o‘Gimme Hope Jo’anna’ (escrito ‘Jo Anna’ porque en algún momento Pepe decidió que Johannesburgo no se merecía los suaves sonidos de su instrumento que suena como un culo almorránico después de comer Litoral), pero tampoco lo necesitamos ya. Tenemos esto:


Todo el disco es una fiesta de versiones casio de temas populares que podría decirse que pedían a gritos sustituir las interpretaciones vocales por trompeta. Podría. Es debatible. Pero nadie negará que es una opción absolutamente necesaria en el caso obvio de ‘Corazón Partío’. Alejandro Sanz mejoraría hasta siendo sustituido por un ejército de asnos a los que les están depilando los testículos con pinzas mientras arañan con las pezuñas una pizarra conectada a una gaita eléctrica.

La Grand Suite culmina, en una jugada inesperada y digna de un villano de DC, con lo que imagino que es un tema favorito de Pepe (por aparecer en varios discos): otra suite, pero esta vez de canciones infantiles. Porque los niños necesitan más trompeta en El Patio de Mi Casa, Dónde Están Las Llaves y El Cochecito Leré.
A tomar por culo el cencerro. NECESITO MÁS TROMPETA
¿Y quién es este tal Pepe El Trompeta?

Pues ni idea. Que ya lo he dicho al principio del artículo. Pensé haber alcanzado el momento eureka cuando encontré varias noticias sobre un señor apodado igual, relacionado con Yulio Iglesias, que hace unos años se sometió a un análisis de ADN para ver si era hijo de un Marqués de Larios. Porque en el siglo XXI todavía hay marqueses y, lo que es peor, todavía hay uno que se llama como una marca alcohólica cuyo nombre evoca copazos, bar con tragaperras y señores con tres botones de la camisa abiertos gritando en la puerta de Ferraz.

Disculpad por las dos referencias al PSOE, pero es que el nivel de manifestantes durante el pasado golpe de estado de La Pepona habría aterrorizado al mismísimo Pedro Vera.

Sin embargo, el tipo que aspiraba a ser noble a pesar de tocar la trompeta no se parecía en nada al que se puede ver en las portadas de los discos de Spotify. Observen qué jloria de bigotíns pederasta:
The Creep
El otro tipo, que también porta un orgulloso bigotón, acabó sin poder demostrar su sangre pitufa. En algún artículo sobre él aparece una foto de un disco, pero por mucho que se echara a perder nuestro héroe, no parece realmente ser la misma persona. Claro que, conociendo la sordidez general del lector medio de V&S, lo mismo alguien desentraña el misterio.
Por si tenéis curiosidad, es este hijo de Labordeta, Del Bosque y Krusty. ¡Uy! Perdonad el pleonasmo.
La discografía de Pepe El Trompeta Con Pintas de Secundario de Narcos tiene unos títulos que no sólo están a la altura del disco analizado: Lo superan. Aquí tenemos su momento más inspirado, Behold:

¡Trumpet Sevillanas & Pachanga in Spain! Porque echando una (sólo una) escucha a su discografía disponible en Spotify y Deezer (compleatada con ‘Pepe El Trompeta Let’s Dance’, ‘Souvenirs From Spain’, ‘Happy Trumpet’  y un disco homónimo), te das cuenta de dos cosas:

En primer lugar, que su amor real es la música espppppañola (que es la andaluza… lo siento, resto de regiones: para los guiris, andalucía es Esppppaña y por eso Susanita La Pepona nos quiere gobernar y la gestora le sigue la corriente porque no quiere que diga la gente que Susanita nos quiere gobernar). La mayor parte de sus discos son versiones de sevillanas y pasodobles, salpicadas por flamenco-latino chungo preparado para ser consumido en la feria de La Línea de la Concepción.


En segundo lugar, que ver tanto título en inglés me hizo sospechar que todo lo que está en Spotify son intentos de asaltar la categoría de World Music de cara a guiris inconscientes. Esos que piensan que todo disco que ponga ‘spanish’ es música tradicional peninsular. Como cuando temía que mi abuela pensara que The Kelly Family fuera un grupo de celta y me lo regalara por Reyes. En serio: sufría pesadillas con ello. Pero lo importante es que, viendo que esos CDs aparentan ser productos de exportación, concluí rápidamente que era segura apostar porque Pepe tuviera una larga carrera en las gasolineras de toda la península.

Una visita a Todocolección y, efectivamente:
Un viaje Madrid-Santa Pola con esto durante 4 horas: es con lo que amenazan en Guantánamo a los que se quejan por el waterboarding.
Bingo. El hábitat natural de nuestro héroe está en un mesón en la carretera Los Barrios-Jerez junto a nuestros adorados Camela. Un crossover entre ambos supondría la implosión del universo y, lo que es mejor, miles de modernos con barba saltando por sus balcones en el segundo piso de Malasaña ante esta clara señal del final de su reinado. Sin embargo, como está claramente petable, Pepe no ha acabado en recopilatorios de portadas de casetes cutres que suelen aparecer cada dos o tres meses en mi facebook (Ya sabéis: Murdock El Loco, Fat Esteban, Así cantan los laringotomizados…) Eso sí: en los servicios de música online disfruta de una saludable vida dentro de una serie extrañísima de compilaciones cuyo descubrimiento me ha hecho sentirme como un héroe en un relato de Lovecraft.

Al llegar a la parte baja de la discografía de cada artista, siempre aparecen los recopilatorios (esa especie en extinción) en los que figuran canciones del mismo autor. Lo cachondo es que Pepe está en un puñado gordo dedicado a… música para viejas de juerga. ¿A que es un subgénero que no sabíais que existía? ¿A que ahora deseáis volver a no saber que existía?

¿Y qué?, preguntaréis. Discos de pachanga. Pero hay algo más raro: todos no sólo tienen en común a Pepe El Trompeta, sino que además cada uno comienza con la misma canción: “La abuela fuma” de, atención, JUBILADOS QUARTET. Bajo este nombre de conjunto de jazz del infierno se esconde… ni puñetera idea. Un paseo por google sólo arroja como resultado la canción en cuestión. Y, eso sí, la nada despreciable cifra de OCHO recopilatorios con ella como cabeza de cartel. Es como enterarse que hay un festival musical de gira por España y que siempre lo abre Juan Camus cantando “Mi música es tu voz”. Efectivamente: miles de personas barbilampiñas acompañas a los modernos a tirarse por los balcones de Malasaña.

No me resisto a poner todos los títulos porque absolutamente nadie me lo impide:
“¡La Abuela Bebe en Benidorm! 50 Éxitos para Pensionistas” (Claro ejemplo de que hay que regular los viajes del Imserso, a ser posible usando collares explosivos)
“Disco Fiesta. ¡La Mejor Música para una Borrachera!” (Si la psicodelia servía para acompañar al consumo de psicotrópicos, los instrumentales con trompeta son los compañeros del exceso de tintorro peleón)
“La Abuela en la Fiesta de Navidad. ¡Las 50 Canciones para Año Nuevo!” (Falso: no es año nuevo sin canción de la Pantoja)
“La Abuela Fuma en Fin de Año. Música "Cachonda" Para la Fiesta del 31 de Diciembre” (¿Por qué poner cachonda entre comillas? ¿Están queriendo dar a entender algo inenarrable con las ancianas?)
“La Abuela. ¡50 Canciones de Juerga y Pachanga para Poner en una Fiesta y Bailar!” (Confirmado: lo de la obsesión por la tercera edad empieza a darme repelús y a recordarme portadas de VHSs alemanes de la parte de atrás del videoclub)
“¡Especial Nochevieja Pensionista! Los Éxitos de los Abuelos” (Claramente la tercera edad tiene su equivalente al ViñaRock el 31 de diciembre)
“¡La Abuela Fuma! La Mejor Musica de la Orquesta en Fiestas para Bailar y Cantar” (¡Pero qué obsesión con que la abuela le de a los puros! ¡Pa lo que le queda, dejadla que se divierta!¡No son monstruos de feria!¡Son seres humanos que NO merecen estos discos!)

Y, finalmente:

“Caspa Total. Música de Pachanga Casposa para Tus Fiestas Más Frikis”

Lo de usar ‘frikis’ para la sordidez siempre me ha dado asquito, pero hay que reconocer que ‘Caspa Total’ es un acierto de título que evoca la maravillosa serie de discos maquineros que hicieron de mis años 90 un puto infierno musical y la realidad de la música más tremenda que puede dar nuestro país. Porque aquí adoramos la sordidez, pero el mundo que rodea a Pepe El Trompeta puede que sea demasiado hasta para mí. Es terminar el artículo y tener ganas de ponerme un té, escuchar a The Divine Comedy, ver una de Nolan y terminar de invocar a los primigenios interpretando “In the Court of the Crimson King” con corneta y base de ritmos programada por Chimo Bayo.

No sé por qué, pero creo que Cthulhu perdería las ganas de vivir y acabaría haciendo cola para tirarse de una ventana en Malasaña.

Siga al autor de ESTO en Twitter:

Publicar un comentario en la entrada

Jorx dijo... 18 octubre, 2016 12:28

Ostia, agradezco que haya gente como tú, que se adentra en mundos siniestros y sacar a relucir la inmundicia más absoluta para echarnos unas risas. Yo no me atrevería.

Spacialace dijo... 18 octubre, 2016 14:41

A mí hay algo que me preocupa: El hecho de que subrayen en las portadas que es "El auténtico" Pepe El trompeta. ¿Qué quieren decir con eso? Vivimos una época de grupos tributo: AC/DC, Queen, Barricada, Bisbal... ¿También tiene Pepe ElTrompeta su imitador / homenajeador viviendo de las rentas? Y otra cosa: ¿Cuántos discos tiene este hombre? Sólo en las fotos de este artículo cuento alrededor de la media docena, que ya es más de lo que han grabado en toda su carrera luminarias como Jimi Hendrix o Carmen De Mairena

Spacialace dijo... 18 octubre, 2016 15:02

Dios mío... Creo que he encontrado al onvre que se esconde tras Pepe El Trompeta (El Auténtico). Por curiosidad, he metido el nombre en Google y me ha llevado a una página de la Biblioteca Nacional de Ep-paña (http://datos.bne.es/edicion/biso0000701379.html) donde se desglosan los datos de una de sus magnas obras y se menciona, como director musical y como participante (músico) a un tal José Miguel Álvarez. ¿Estamos ante la identidad oculta de uno de los iconos musicales del siglo XXI? Inquietante...

fer dijo... 18 octubre, 2016 15:19

Molaría que hubiera sido de este señor la música que se escuchaba al hundirse el Titanic.

Paco Fox dijo... 18 octubre, 2016 18:24

Spacialace: eso parece confirmar que el Pepe el Trompeta del marquesado NO es el mismo, puesto que ese se apellida Collado.

Ergo España es un país en el que caben dos PEPE EL TROMPETA. Tomémosnos unos minutos para reflexionar sobre ello.

Anónimo dijo... 19 octubre, 2016 12:06

Vale. Ha resultado perturbador. Pero de lo perturbante de verdad. De lo de "algo no está bien en todo esto". Hacía tiempo que un artículo suyo... estooo, pues eso, que ni acotarlo puedo en la cuestión que es el conceto de lo WTF?
Mal, como mínimo. Aunque no le puedo decir lo cualo.

Anónimo dijo... 19 octubre, 2016 12:09

- Notas cómo se te ha quedado el cuerpo?

- Pues ahora mismo no noto nada, la verdad. Creo que no me noto ni la neurona.

- Pues eso. Llámalo shock.

Anónimo dijo... 19 octubre, 2016 19:44

Pues si Pepe el trompeta os quita la ganas de vivir, no veáis esto: https://www.youtube.com/watch?v=bl5TUw7sUBs&feature=youtu.be
¡Dios! ¡Que patada en la boca le daba!

posesodegerasa dijo... 20 octubre, 2016 22:08

Pero, ¿en qué suerte de Universo cutre-entrópico habitamos, por el amor de Feck?

Anónimo dijo... 25 octubre, 2016 10:53

Magnífico, esto me recuerda a mis tiempos mozos, cuando de risas estuve "investigando" con varias amigas portadas de discos de gasolineras y descubrí a otro tan grande o más que el Pepe: Cecilio. También es digno de reseña, que conste.

Anónimo dijo... 26 octubre, 2016 03:50

Werner Herzog haría un documental y un par de películas de ficción con Pepe el Trompeta.

Caramillo dijo... 26 octubre, 2016 10:45

- Starring: Unax Ugalde as Pepe el Trompeta. La primera apuesta fue por Fran Perea pero al final Ugalde se impuso

Anónimo dijo... 27 octubre, 2016 09:30

Creo recordar que este señor era sevillano y en los mundiales de natación de Sevilla se encargaba de deleitar a la afición durante los partidos de waterpoloo de España. Si mi memoria no me traiciona puesto que en esa época adolescente mi cerebro andaba algo castigado por el alcohol, creo recordar también que a una comunión a la que tuve que asistir, el plato fuerte fue una actuación del susodicho trompetista, pero no confíen demasiado en mí. Soy mayor y estoy desgastao

Rafa

 
Subir