Ente hanimá: Jeremy el caracol zurdo

Aquí Paco Fox: En ente bloj no olvidamos nuestra propia cosmología colonoscópica. Por lo tanto, hay series que pueden haber empezado hace más de un lustro y obtener una secuela ahora. Como Tron Legazpi, vamos. Por lo tanto, tras las aventuras del Mono Paco, volvemos con animales peculiares. Guille Stardust of presenta a... ¡El caracol Jeremy!

Esto es un caracol de izquierdas y de derechas.
Hace tan solo unos días murió Jeremy, el caracol levógiro más famoso del mundo entero. Quizá vosotros, desde vuestras torres de marfil no hayáis hecho caso a algo tan mundano como un caracol que tiene la concha al revés, pero yo sí y vengo a iluminaros.

Todos sabemos que los caracoles son hermafroditas, es decir, que tienen potorro y cimbel (fun fact: a las figuras con forma de pato que se usan como reclamo para cazar se les llama cimbeles). Es decir, son un poco como ese amigo salido que cuando le preguntas si prefiere hombres o mujeres te contesta destapando un vial de burundanga “¡Sí! ¡Sí!”. Pero al igual que tu amigo el salido, no pueden autofornicarse, por la endogamia y esas cosas que hacen que te salgan los hijos borbones.
No todas las fotos van a ser chistes.

Además, los caracoles, al igual que los votantes de UPyD, son de izquierdas y de derechas. Esto es, que la espiral de su concha puede formarse hacia la derecha o hacia la izquierda, aunque solo uno entre un millón lo hace hacia la izquierda, como los votantes de UPyD. El problema viene cuando los genitales dependen de hacia dónde cargue el cargue el caracol, esto es, si la puntita está del lado derecho o del izquierdo. En los toreros es igual de fácil de ver.

Y aquí es donde llega este culebrón gasterópodo. Jeremy era uno de estos raros especímenes de caracol levógiro, y el animal guía de los lectores de este blog como podréis comprobar. Debido a estas rarezas, el investigador/madame de Jeremy, hace unos meses hizo un llamamiento al mundo: necesitaba una pareja levógira para Jeremy ya que los genitales de los dextrógiros no se podían alinear con los suyos y, por ende, no podían copular. Las razones de este investigador, al que llamaremos Angus Davidson (no por hacer un chiste sino porque es su nombre real), pueden ser dos; por motivos científicos, al ser un gen recesivo, las probabilidades de que se expresen son mayores si se le empareja con otro recesivo (amén de la ya señalada alineación genital), y por motivos fetichistas, que digo yo, que a alguien le pondrá ver a dos caracoles enrollándose.
Regla 34. No exceptions.
Pues el bueno de Angus, logró que otros dos caracoles levógiros llegaran desde los rincones más recónditos del mundo, Ipswich y Mallorca. Angus, que lo que tiene de buena persona lo tiene de sátiro no se conformaba con ver el típico aburrido sex show de una pareja de caracoles levógiros y apostó por el trío. El resultado, como en la mayoría de tríos son dos que se lo pasan de puta madre y uno que se queda mirando, y efectivamente, nuestro neverfucker es el gran Jeremy. Sabiendo que uno de los caracoles venía de Mallorca no podemos descartar que fuese oriundo de Magaluf y por eso fuese un poco guarrille y pasase de Jeremy para montárselo con su amige (el neutro en ‘e’ no es un rollo feminista, es por pura neutralidad con el hermafroditismo y defender el neutro ‘almeriense’).

Jeremy y Tomeu: A New Hope
Pero no todo iban a ser lágrimas, si hay algo que caracterice al Dr. Angus es ser un pervertido y la testarudez. Pero sobre todo el ser un pervertido. Así que, tras una búsqueda incesante, cual madame de un burdel victoriano, logró encontrar a Tomeu y lo que pasó a continuación solo se pude describir como un frenético maratón de sexo a una velocidad de infarto de 0’047km por hora y con más baba que Rajoy diciendo ‘sexo susurrado’. Finalmente Jeremy, a diferencia que vosotros, oh queridos lectores, copuló y fue padre. Por desgracia para la ciencia y el fetichista de Angus, los caracoles salieron todos dextrógiros, o sea, de derechas, como los votantes de Ciudadanos.

Jeremy murió el 23 de octubre pero nos deja una valiosa lección sobre el fornicio:
Vendo tazas y camisetas
Por su historia de superación le quiero nominar como ‘Ente hanimá’ al premio de Persono del Año. Porque todos somos Jeremy, bueno… sois, que yo tengo una vida sexual plena. Es más, le propongo como la mascota del blog, porque al final, da igual que seas de izquierdas o de derechas, siembre habrá un señor inglés que está dispuesto a pagar para verte follar.
Siga al autor de ESTO en Twitter:

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Su inspiradora historia me ha dado ánimos para seguir viviendo, gracias

Una historia que sólo los Weinstein pueden llevar a la gran pantalla.

El por qué del trío está claro: Un caracol para perder la virginidad masculina y otro para perder la femenina. Todo a la vez, que los científicos son gente ocupada y los caracoles... pues no, pero pero como les lleva todo la hostia de tiempo, como si lo fuesen.

O sea, los caracoles zurdos sufren el peor tipo de discriminación posible: la discriminación sexual. Menos mal que existe gente como Angus, sean cuales sean sus motivaciones. Y también Rosa Díez, sean cuales sean sus motivaciones.

Porn fact: la cópula del caracol dura entre 4 y 7 horas (gracias wikipedia).

Porn task: la regla 34 aplicada a UPyD. ¿Es demasiado pedir?

Guille Stardust

El porn task no es demasiado pedir, solo es una aberración. ¿De verdad queremos ver a Rosa Díez vestida de dominatrix? No cometáis el error que yo he cometido buscando "rosa diez porn" en google imágenes.

En cualquier caso, a UPyD le han hecho un fist fucking gang bang los votantes en tantas ocasiones que ya no tiene morbo.

PD: sabéis que vais a buscar "rosa diez porn" porque os pone lo prohibido... y os arrepentiréis.

¡Cielos! Pero, ¿cuántas Rosa Díez (de la otra) hay en esa Rosa Díez?

[blogger]

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget