junio 2013


Hace cosa de un año, uno de los principales responsables de deportes de la Cadena Ser – David Alonso – le preguntó a un integrante de la revista Grand Prix Actual – Jacobo Vega, ahora en las retransmisiones de la Sexta – "Ese José Ramón Lorenzo que escribe esas burradas en vuestra revista… ¿Es igual en persona?". Jacobo le respondió tranquilamente "¡Qué va, es mucho peor!". ¡Y David Alonso decidió que quería arriesgar su integridad mental y la existencia de su programa teniéndome entre los invitados de la retransmisión!


Por cuestiones varias, no fue posible en el 2012, pero… ¡esta vez sí! En ese mítico GP de Silverstone (en el que mi señor padre deseaba ver cómo el queroseno del Mierda hacía arder a 100.000 ingleses en las gradas) formaré pare del equipo de la Cadena Ser en la retransmisión de la carrera del domingo.

Quedo con ustedes el domingo a partir de las 14:00 en la Onda Media de la Cadena Ser, que pasará luego a la FM a partir de las 15:00. También se puede oír sin problemas en la web www.cadenaser.com

El sector etílico se preguntará "¿Y el Lobato Drinking Game?". ¡No se preocupen! Circunstancialmente, pueden cambiar las reglas: tocará beber cada vez que yo diga un sordidez. Y, créanme, sólo tardaré cinco minutos en acotar las burradas que no se pueden decir en horario infantil. A partir de ahí… ¡todo valdrá! Feck, que la radio está en Gran Vía 32, ese adifisio en el que tantas sordideces monté para el programa Red Infernal: desde Aznar haciendo oda a la pederastia hasta hablar con Joaquín Almunia en un ascensor diciéndole que había tergiversado una entrevista suya para hacerle hablar sobre Joe Rigoli.

 You can only go up from there!!!

Es cierto que hablar hoy en día de ‘El peor vídeo musical’ es absurdo. Porque, al igual que ocurre cuando dices que has visto ‘La peor película de la historia’, sabes que SIEMPRE existirá una bazofia mayor que no conoces y que superará todas tus expectativas de infamia.

(*Nota relacionada que corta el fluir del texto a apenas un párrafo del inicio: yo creo que sí que he tocado fondo en lo cinematográfico. Cuando José Viruete, Oso de Cine Cutre y yo mismo decimos que vemos difícil caer más bajo que con el ignoto film casero ‘Una familia con mucha marcha’, me planteo seriamente la veracidad de esa afirmación. Fin de la nota. A lo que iba):

Efectivamente, a lo largo de las décadas, esto de hacer música acompañada de imágenes ha alumbrado muchas ridiculeces. En la prehistoria del género tenemos momentos míticos como ‘La balada de Bilbo Bolsón’ de Leonard Nimoy o futuros memes de internet como Armi Ja Danny y su ‘I Want To Love You Tender’ (Dato: ella murió alcoholizada. Obviamente) En los primeros compases de los 80, la apocalíptica trinidad de literalidad mal entendida de los clips de Dire Straits para ‘Making Movies’ o uno de los pocos batacazos del mítico Steve Barron: esa jloria de niños extraterrestres, ninjas y cortinas vaporosas que fue ‘Total Eclipse of the Heart’.

Hoy en día, New Musical Express y otra gente sin criterio te nombrarán “Friday” de Rebecca Black como la cumbre de lo chungo, si bien la verdadera mierda está, al igual que en el cine, en la popularización de Youtube, de las cámaras baratas y la edición simplona. Bueno, a veces esto último de pegar planos ni siquiera es necesario:


Queda claro con esto que hacer una lista de videos cutres es imposible porque nunca estará completa. Pero existe otro criterio. Y el fenómeno de Rebecca Black da la clave. ‘Friday’ no sólo no da demasiada risa: es que además el video convirtió a la canción en un éxito. En un one hit wonder, sí, pero eso es un hit más que todos nosotros. ¿Existe un vídeo tan risible que, por el contrario, acabara con la carrera de un artista?

Por supuesto que sí. Si no fuera así, no haría la pregunta. Qué carajo esperabais.

En los inicios de la MTV lo que se ponía sobre todo eran clips ingleses, los verdaderos pioneros audiovisuales del medio. Con el tiempo, la sensibilidad americana se impuso a la gaycidad británica. Evidentemente, “sensibilidad americana” es el equivalente a decir “sutil colonoscopia”. Así que ya sabéis lo que fue eso: el domino del AORterismo del güeno. El reinado de Van Halen y sus seguidores. Cardados, paquetines marcados en ajustados pantalones de cuero y tías en bikini.

Entre esa gente había un chaval llamado Billy Squier. No entraré en su carrera porque tampoco es que sea especialmente fan. El caso es que era un músico prototípico del movimiento: Aortera y proyectando una imagen de babybay party tonight me las follo a todas.

Tras el éxito de su tercer disco, tocó hacer un vídeo de lanzamiento del cuarto. La discográfica cerró una fecha para el estreno en la MTV. En esa época, la cadena era la que marcaba el éxito de cualquier artista. Punto. Sin ella, no existías. Así que había que hacerlo. Pero Bog Giraldi y David Mallet, dos de los directores gordos del momento, se marcharon del proyecto. La fecha se echaba encima. Entonces, Squier entró en contacto con el coreógrafo Kenny Ortega. Posiblemente el más famoso de la profesión, que siempre había querido dirigir vídeos y películas en un claro afán por destruir a la humanidad. Cosa que casi consigue con los tres ‘High School Musical’.

Kenny le dijo: “Billy, te he visto en el escenario y te mueves muy bien. Vayamos a un plató, te quitamos la guitarra y te pones a hacer lo mismo que sobre el escenario” La idea era que la acción se desarrollara como en la famosa escena de Tom Cruise en ‘Risky Business’. Pero Squier era un macho. Eso era “demasiado pop”. Él quería que todo pareciera como ‘American Gigolo’ para que así las munheres quisieran follárselo. Que de eso iba el mundo del rock en los 80. Y hoy.

El cerebro profundamente gayzado de Ortega (parece ser que está casado, pero en ente blog hemos demostrado muchas veces que se puede ser hetero y muy maricón) entró en barrena creativa. E hizo ESTO:


Inmenso. Nada más llegar al plató, Squire vio las sábanas de satén y expresó sus dudas. Pero Ortega le convención de que todo quedaría muy Richard Gere. Así que se puso a ello. Esto es, a arrastrarse por el suelo tras ver una puerta con humo fucsia como si fuera Madonna en celo. Y luego, a dar saltitos en una demostración práctica de la escena de liberación homosexual por el baile que popularizó Kevin Kline en ‘In and Out’ años más tarde.

Claro que aquí la cosa no iba de coña.

La idea de arrancarse la camiseta para colocarse otra rosa de tirantas es el punto atchonburike de no retorno que hizo que los rockeros que veían la tele lloraran como nenazas ante el hundimiento de su ídolo y las chavalas buscaran consuelo acariciándose todo lo que es el centro reproductivo mientras miraban posters de David Lee Roth. Por desgracia, eran los tiempos anteriores a que Rob Halford nos demostrara que ser gay es parte esencial y maravillosa del poder del Metal.

Estaba claro que ‘Rock Me Tonite’ hacía que ‘Physical’ de Olivia Newton-John fuera el culmen de la heterosexualidad. Al verlo, Squire pidió que lo retiraran e hicieran otro. Sobre todo porque averiguó que Bruce Springsteen había conseguido lo propio con su primer video para ‘Dancing in the Dark’ (anda en Youtube y presenta sorprendentemente problemas similares). Era muy necesario, pues la gente estaba ya llamando a la canción ‘Cock Me Tonite’. Pero la discográfica le dijo que ya se habían gastado una pasta en el clip (presupuesto que no sé si se fue en vestuario, máquinas de humo, lonchas de coca o en planchar las puñeteras sábanas de satén) y que pasaban de rodar uno nuevo. Ante la insistencia del manager del artista de directamente quitarlo de emisión, la respuesta del presidente de la compañía fue que “Necesitamos apoyo visual óptimo”, que es el estilo neo lengua Cospedal de decir “Que te vayas a tomar por culo y que se joda la maricona esa”.

El single en sí (que tengo que reconocer que no me disgusta en absoluto) no fue mal. Pero el vídeo fue un desastre. Squier estaba de gira en ese momento con conciertos llenos y, cuando se empezó a emitir, comenzó poco a poco a tocar ante menos gente, culminando la gira con estadios medio vacíos. Y su carrera se rompió como la camiseta de tirantas que tan apasionadamente había desgarrado en el clip. Hoy en día sigue culpando al hortera de Ortega de su caída. Claro que el famoso autor de una de mis mayores indigestiones por el aburrimiento de toda mi vida (que me produjo ir al preestreno de su ‘This is it’ tras tomarme un gran bol de ramen) se defiende diciendo que se trataba de un vídeo de Squier al 100% y que la culpa es del propio cantante. O de las drogas. O de no darse cuenta de que un músico de rock tiene que tener mucho cuidado a la hora de meterse en sábanas de seda y ponerse una camiseta rosa.

La gente no sólo es irracional, sino que encima a veces va al “100 Montaditos” y se pide el de anchoa con leche condensada. ¿Temeridad? ¿Afán de aventura? No seré yo el que denuncie actos absurdos porque, en el fondo, la mayoría de mis textos están llenos de sin sentidos. Y no me he pedido nuca ese montadito por intolerancia a la lactosa. Que si no…

Aunque, claro, agarrar en plena crisis, con tu empresa hecha una mierda exigiendo bajar los salarios y prenderle fuego al convenio, y gastarse una pasta en ir un fin de semana a Londres a ver un concierto, es de esas acciones que pasan de lo irracional y se establecen firmemente en el territorio de la oligofrenia.

Y es que, encima fui a ver a The Enid.

Gran silencio en el 99% de los lectores.

Con suerte, un 1% se acordará de que ya hablé de este grupo en nuestra épica lista de 100 discos con valores. Unos tipos que ni son música de esa que se denomina erróneamente “clásica” ni rock de toda la vida. Vamos: gente que hace lo que le da la gana sin tener que complacer las expectativas de nadie. La verdadera actitud rebelde. En plena época punk, una loca barbuda inglesa llamada Robert John Godfrey y sus amigos perturbados demostraron que la verdadera actitud contestaría era hacer grandes épicas orquestales rock con citas a Mahler. Y tomárselo todo con una pizca de cachondeo. Por supuesto, el experimento estaba condenado al fracaso. Mientras un puñado de drogadictos absurdos gritaban que todo el mundo se jodiera, Robert John y su grupo iban hablando de caballeros medievales y sacando singles con versiones de canciones de los 30 recitadas a gritos, pero culminadas con un solo de guitarra con una melodía de la hostia:

Esa era la actitud contestataria que apoyamos aquí. El verdadero ir a contracorriente y sabiendo hacer bien las cosas. Una vez empezaron a no vender nada, tuvieron que retirarse a una granja con un estudio de grabación para poder ganarse la vida, trabajando con gente como Kim Wilde en el celebérrimo ‘Kids in America’ y, obviamente, Christian Death. Pero, mientras, crearon uno de los primeros ejemplos de crowdfunding para seguir sacando discos. Si, queridos sórdidos: si el primer caso de este tipo de financiación aplicada a la música fue de Marillion, la prehistoria fue The Enid. ¡El progresivo a la vanguardia del arte de sablear a los amigos!

Así que formaron un grupo de fans-comuna en lo más crudo (para bandas que hacen música sobre personajes victorianos al menos) de la mitad de los 80. Lo gracioso es que en aquel tiempo querían que EMI les devolvieran los derechos de sus primeros discos, con los cuales la compañía solía jugar a limpiarse el culo y a ver quién era el primero en cortarse el cerete. Pero la discográfica estaba involucrada en la financiación de misiles teledirigidos con cabezas nucleares (sus únicas armas de destrucción masiva no eran los discos de  Gary Glitter). Así que The Enid y sus fieles fans iniciaron una campaña de protestas para que el público supiera esto. Y sobre todo los demás artistas. Efectivamente: eso les convierte en profesionales del resentimiento. Ya que los estaban jodiendo, iban a intentar que el resto de músicos concienciados desde sus jacuzzis mandaran al carajo a la compañía. Eso se tradujo en lo mismo que las iniciativas de ‘rodear el congreso’: en nada. Pero al menos se las maravillaron para conseguir que ese año prohibieran a cualquier grupo EMI tocar en Glastonbury. El año siguiente y tras un par de llamadas, obviamente los baneados fueron ellos. Y, encima, consiguieron con sus heroicos actos ser investigados profundamente por el MI5, porque todos sabemos que un grupo de músicos de formación clásica cabreados puede hacer mucho daño con sus timbales.

Todo esto no lo hacían los Sex Pistols. Ni componer canciones que te hacen querer ir a caballo a matar doncellas y follarte dragones:

Luis Cobos se quitaría el sombrero, sobrecogido por no poder alcanzar este nivel de excelencia chunda chunda.

Pero volvamos a mi viaje. Que esto al fin y al cabo es una bitácora personal. De dos personas. O tres cuando se anima Marlow. Con colaboradores. Y eventos deportivos. Y con reseñas. Y lo que nos salga de ahí escribir. Si alguien sabe describir esta página, que por favor me lo diga.

Andando me fui a Camden, un barrio que creo que fue hipster, pero que a mí me pareció más bien de vender parafernalia cultureta y alten-nativa a turistas franceses ávidos de un camiseta de The Clash comprada en el barrio cool oseaosea de Londres. Pasado uno de los canales de la ciudad llegué al local: Barfly. Abro la puerta… y, efectivamente, era eso: un bar. Nada más. Un grupo de barrigudos bebiendo. Tened en cuenta que había viajado 1.700  kilómetros para eso. No veo escenario alguno. Abro otra puerta cutre y subo a los retretes. Y al lado, la habitación para el concierto.

Buena metáfora.

Porque eso era una habitación, no una sala. De hecho, Calipo A tocó este enero en un espacio cinco veces mayor y no exagero. Hacía que la Sala Caracol pareciera Wembley. Para eso había viajado. Cinco minutos para el comienzo oficial del concierto y NADIE. Tras esperar media hora, empezamos a llenar. Puntualidad inglesa mis cojones. Así, que, aburrido, me pasé por el mostrador de merchandising a comprar una camiseta.

- We only have sizes XL and XXL - Dijo la señora tras el minúsculo mostrador.

Miré a mi alrededor a la media de cincuentones cerveceros y contesté en español

- Claro. Si es que estoy tonta.
- Sorry?
- I meant, you DO know your audience.

Me volví a la primera fila, bien completita por nueve personas más o menos en línea. En ese escenario no iban a caber los 6 miembros del grupo. Sobre todo porque:
Así sí. Si hay timbales, hay paraíso. No entiendo por qué todos los grupos no los llevan de gira. Cualquier canción mejora con timbales y con campanas tubulares. Os aseguro que es exactamente lo que le faltaba a ‘Never Gonna Give You Up’. Y si pensáis que lo que estoy diciendo es una idiotez producto de una mente gravemente erosionada por tanto escuchar a Mike Oldfield, sólo os digo una cosa: Sí.

Después de los teloneros, llegó la banda atravesando toda la multitud (nada de backstage, que el espacio hay que aprovecharlo) y, como si fueran piezas de Tetris, se encajaron en sus lugares. Al líder Robert John Godfrey…
...Ente señor...
… lo tuvieron que aupar al escenario. Era como ver al hijo ilegítimo de Papá Pitufo y Oscar Wilde, pero con pajarita. Porque si bien la corbata es el complemento de vestir más gilipollas y despreciable del mundo, la pajarita da la vuelta 360 grados y se convierte en un elemento imprescindible de sordidez.

Lo mejor de todo fue ver cómo el bajista, responsable de los timbales al mismo tiempo, se colocaba allí detrás. Lugar del que no podría salir hasta el final del concierto a riesgo de que todo el escenario se convirtiera en un juego de Jenga. De hecho, cada vez que dejaba los timbales (claro), los crótalos (¡sí!) o EL CENCERRO (¡¡¡Oh sííííííí´!!!) y se ponía con el bajo, tenía que realizar una compleja operación de ingeniería para evitar que tan largo instrumento chocara con las percusiones. El método era elegantemente simple: coger una caja vacía de botellines de cerveza y subirse arriba.

¿Y la música? Una maravilla. Seis tíos sonando como si fuera una orquesta. El centro del escenario lo tomaba un chavalito joven que tocaba (¡¡¡¡Oh si, sí, SÍ!!) la flauta eléctrica. Snowymary miró al carismático joven. Yo la miré a ella. Rápidamente confirmé su pensamiento: hacía que Boris Izaguirre pareciera Khal Drogo. Esto podría interpretarse como una afirmación exagerada, pero no. La estupefacción cuando comenzó el primer tema no instrumental fue de época:
video

¡…CÓN! ¡DESPPPAÑA!

Que se muera de envidia la loca contratenor que salió en Eurovisión. Ésta sí que tenía poderío y, además, tocaba teclados y hasta cantaba con voz no-farinéllica en el resto de los temas. El setlist fue de esos que justifican 1.700 kilómetros de viaje, con todo el arranque del nuevo disco (como hizo Battiato en Madrid) y los grihits sobre leyendas artúricas:

(Sí: este vídeo demuestra que hace un par de años se gastaron SU pasta en grabar con orquesta como les hacía ilusión. Yo no fui a ese concierto. Mucho mejor una sala de mierda de 20 metros cuadrados)

Por desgracia, Robert John, aquejado de una enfermedad degenerativa, no tuvo a bien hacer su clásica y atroz versión de Wild Thing. Imaginad a Don Pimpón en plan roquero en lugar de su más habitual rol de pederasta. No. No hace falta. Que algún desaprensivo ha colgado el vídeo en Youtube (a partir del minuto 3:40... no os lo perdáis si sois fans del original y queréis LLORAR)

Eso sí, una vez acabado el evento, el señor se bajó a la salida (a la puertecilla al lado del retrete, que allí se produce un incendio y no lo contamos ni uno) y se dedicó, como si fuera un vicario anglicano, a saludar a todos los asistentes.

- I’ve come from Madrid just for the concert
- Well, my dear. Maaaarvellous. Marvellous indeed.

Y eso fue todo. Tras un fin de semana paseando por Londres, volví al aeropuerto. Subiendo unas escaleras mecánicas, miré atrás y vi unos escalones más abajo a un arbusto de pelo blanco inmenso.

- Mira, Snowymary, los pelos de ese t…joderhostiaesBRIAN MAY!!!.

Pero no paré a pedirle una foto a los pelos de unos de los guitarristas más míticos del rock. Porque yo había saludado dos noches antes a Robert John Godfrey. Con eso soy más feliz y más onvre.

Vamos a celebrar el 10º programa de Videofobia por un motivo: que es un número con un palito y un cero. Y con eso nos vale. Así que hemos hecho algo distinto: toca analizar una película famosa. Un clásico del cine-colonoscopia. Una cinta sobre la que había tanta información que se trata del capítulo en el que hemos cortado más material para mantener una duración decente, tanto del guión original como del primer montaje. Feck: hasta me he leído un par de libros para contrastar los datos de wikipedia (y, de paso, comprobar que todos esos datos estaban sacados tal cual de uno de los dos volúmenes)

'Campo de Batalla: La tierra' es para los odiosos Premios Razzies la peor putrícula de la década de los 2000. Obviamente, es mentira. Lo cual no quiere decir que no nos haya dolido.

Oh, sí.

Es terrible. Mucho. Disfrutad. O no:
Por el camino se ha quedado la historia de Travolta con la cienciología en el set de 'The Devil's Rain' o cómo el director Roger Christian consiguió el trabajo NO por haber sido segunda unidad en 'La amenaza fantasma', sino porque a Travolta le había gustado 'Nostradamus' y le habló a un famoso amigo sobre el director. Como era Tarantino, el loco al que le gusta TODO, le dijo que era el onvre ideal. Y muchas cosas más. Esta peli no daba para un Videofobia: es que daba para un largometraje entero sobre su producción.

¡Suscribíos a nuestra página de Youtube: https://www.youtube.com/user/TheVideofobia!

Como Jason Voorhees, Michael Myers o Aznar, hay horrores que no pueden quedarse muertos mucho tiempo. Así que, seis meses después de su cancelación, vamos a celebrar una edición especial de Cine Basura. Esto no significa que vuelva el programa regular (o, según la crítica especializada, mediocre). Pero sí que, si este evento funciona, tiene audiencia y las mujeres nos ofrecen sexo gratuito y desenfrenado por la calle, es probable que se repita en otro momento del 2013.

Los datos son estos:
Fecha: el JUEVES (cambiamos de día de la semana) 20 de junio a las 21:00 H. (cambiamos de hora). La cosa será emitir un maratón tanto en Canal+ Xtra como GRATIS por internet en la dirección de siempre www.canalplus.es/cinebasura. La primera y la última película NO irán con nuestras chorradas, pero sí la de en medio:

A las 19:28 h., “Las garras del tigre 2”, que en realidad es una basura directa a vídeo canadiense llamada “TC 2000”, pero que, como sale Bolo Yeung haciendo de Sr. Miyagi, pues alguien la hizo pasar por secuela de una película que casi nadie conoce. Decisiones comerciales tomadas con mucho alcohol: ese mundo tan interesante.

A las 21:00 h., el plato fuerte: “Destroyer, Brazo de acero”, comentada por José Viruete y un servidor y, de invitados especiales, Oso y Cacamán de Cine Cutre. Porque, qué cojones: esta ocasión especial se merece unos expertos. Como supongo que sabréis, la película es un clásico de videoclub indiscutible que no sólo es buena porque el prota se llame Paco (razón ya de peso por sí sola), sino porque que encima dio origen a la mejor foto de la historia:
Si Palomares no pudo conmigo, un cyborg de mierda no tiene nada que hacer.
A las 22:27 h., “El Trono de Fuego”, una de esas de bárbaros italianas que tanto me gustan. Del director de la espantosa “Gunan el guerrero” y con, como no, Sabrina Siani. Porque un clon de combate italiano sin ella es como un capítulo de El Equipo A sin un coche volcando en el aire.

Pero hay más: Esta vez no habrá presentación en directo. Los que queráis ver nuestros cuerpos cthulunianos tendrán otra opción…

¡Estaremos en vivo en la sala Artistic Metropol de Madrid comentando, como ya he dicho y para que quede bien claro, “Destroyer”!

Como no sé si sabréis, es un cine bien pequeñito. Así que estad atentos a mi Facebook, el de Viru o el de Canal+ Xtra para que os vayamos informando de cómo conseguir las muy muy muy escasas entradas.

Gracias a todos los que nos seguisteis durante la emisión (lo bueno es que fuisteis tantos que no puedo nombraros a todos), a Video Mercury por dejarnos proyectar la película en la sala y, por supuesto, gracias especiales a Yeray Pacheco y Juan Kerensky (ellos saben por qué). Habéis conseguido que volvamos al menos por un día.

ACTUALIZADO: Se sortean unas pocas entradas aquí. El resto todavía no lo sé... http://cinemania.es/actualidad/concursos/17474/concurso-cine-basura

Lean las dos primeras entregas aquí y aquí. Sigamos:

INTERLUDIO (Si, suena muy pretencioso, pero somos fans del rock progresivo) – OTRAS “VISIONES” DEL LIBRO DE TOLKIEN

Menos mal que los Beatles no hicieron su versión del “Señor de los Anillos” – bien sabido es que Ringo Starr es el PEOR actor del mundo, pero es el MEJOR actor de los “Fab Four”.

De hecho, Lennon hizo una película tan terroríficamente mala que ni Paco Fox tiene ganas de verla. Solo hace falta ver el póster para entender porque.

Los muy inútiles que escriben en internet basando sus artículos en otros “datos” de muy inútiles, siempre insisten que Stanley Kubrick quería hacer una peli de la onvra maestra de Tolkien con Paul McCartney, más famoso por ser la estrella y guionista de “Recuerdos a Broad Street,”como Frodo; John Lennon, más famoso por haber conseguida la paz mundial y abolir el materialismo y el egoísmo de la faz de la tierra después de hacer el vago con Yoko Ono en un hotel de superlujo durante un par de semanas en frente de los medios de comunicación de todo el mundo, como Gollum; George Harrison, más famoso por haber fundado el Partido de la Ley Natural y demonstrar que seria el perfecto mago porque el y los demás activistas hindúes tenían superpoderes - podían volar…



…como Gandalf; y Ringo Starr, más famoso por su amable y coherente forma de  rechazar pedidos de autógrafos...

...como Sam.

¡Bobadas! Ni siquiera hablaron con Kubrick de la posibilidad, como cuentan otros inútiles en internet. John Lennon sí que propusó a los tres otros la idea de hacer una versión de LOTR así, y con la esquelética modelo Twiggy (presumiblemente como la vara de Gandalf), e invitar a Kubrick ó David Lean a dirigirla, pero no entraron en contacto con ninguno de los dos directores míticos, cuyas reacciones habrían sido identicas:

Mucho más creible era su tercer candidato, el muy aburrido auteur italiano Michelangelo Antonioni, quizás más famoso por haber regalado al mundo un desnudo integral de Jane Birkin en “Blow Up.” Menos mal que no prosiguió con su primera idea, que era regalar al mundo un full frontal de Vanessa Redgrave – un regalo que el mundo habría devuelto a la tienda el día siguiente. Seguro que a la tercera protagonista femenina de la peli le hubiera encantado salir en pelotas: la MUY sórdida Sara Miles, más famosa por beber su propia orina para “mantenerse joven y guapa” (sic) y ser la mujer barba de viejos gays con miedo a salir del armario.

El engendro que nunca fue de the Beatles tuvo influencia, sin embargo: ha inspirado un sinfín de fan posters en lo que es ahora todo un meme de internet
Y hablando de nuestro santo Ringo, su inconfundible nariz, moptop de mediados de los 60 y voz de moñas para la eternidad recibieron su peculiar homenaje en un engendro que sí vio la luz: la versión del “Señor de los Anillos” de Ralph Bakshi:
Ringo Starrsagaz

Aunque tiene sus detractores, muchos detractores, millones de detractores, decenas de millones de detractores, personalmente doy las gracias a Bakshi por su peli (tan zumbada que, para EVITAR (sic)  la confusión, decidieron llamar a Saruman “Saruman” el 50% de las veces que es nombrado, y “Aruman” el otro 50%).

Con todos sus fallos, muchos fallos, miles de fallos, decenas de miles de fallos, el filme me salvó de una vida de drogas. Marlow es muy pervertido pero jamás ha probado ninguna droga ilegal. Hace unos 30 años un viejo hippy me dijo que “la de Bakshi” recreaba perfectamente las sensaciones de un viaje lisérgico, y como no tenia la mas mínima intención de experimentar otra vez el horror de ver el bodrio del jran Ralph, desde entonces siempre he huido de cualquier sustancia psicotrópica.

La mera mención de Boromir, su casco y sus hotpants es suficiente para provocar en mi un ataque de ansiedad (o ataque de gaycidad, no sé muy bien):
¿Peor casco ever?
Pero, a diferencia de George Harrison, los magos de Bakshi si tenían poderes mágicos de verdad sobre la gravedad: prueba de ello es que pueden mantenerse de pie durante todo el metraje a pesar de las toneladas de pelos que tienen que soportar:
Big Hair

Muy poca gente sabe que Baksheesh rodó las escenas aquí en España, precisamente en el Castillo de Belmonte en Cuenca, antes de pasarlas por su famoso (sic otra vez) proceso de Rotoscopio. Tal rodaje consistió en coger a los más inútiles actores del mundo de hacer una especie de Cosplay muy vergonzoso - es decir, AÚN más vergonzoso de lo (sub)normal –

Exhibit A
¿Actores de verdad o actores de vergüenza?

Mientras, los más inútiles especialistas del mundo montaron escenas de acción (sic again and again) con toda la emoción de una bisabuela miedica jugando a la espadas de madera con un niño de 4 años:

Exhibit B, desde el momento 1:13



Algunos perturbados defienden a Ralph Hashish por su valentía en el empleo radical del Rotoscopio. Básicamente tal logro consistió en convertir cada fotograma en una muy mala fotocopia en blanco y negro de una maquina  Xerox media rota de los años 50 que va sobrecargada de tóner.

Dicho esto, dos actores que más tarde serian muy conocidos, salieron en la peli en cameos aclamados:

Exhibit C
Hugo Weaving y Helena Bonham-Carter ANTES de pasar por el rotoscopio.

Solo hay dos cosa buenas de decir sobre la peli de Ralph Batshit: que no le dejaron rodar la segunda parte; y que no pudo contar con Led Zeppelin, el grupo más desagradable y sobrevalorado de la historia de la música rock (Let the hate mail begin), para hacer la banda sonora.

FIN DE INTERLUDIO


5.- Los Hombres

5.1.- Los Aragorn

Como es obligatorio en el mundo del cine desde hace 20 años, Daniel Day-Lewis, más famoso por “Sonrisas de Jersey” de 1987– un bodrio argentino (rodada en inglés) romcom sobre las “hilarantes” (sic) aventuras amorosas de un dentista peripatético irlandés en la Patagonia de principios del siglo 20, fue la primera elección para coger el papel protagonista y hacer de Aragorn.
Spaniel Day-Lewis es toda una leyenda viviente, en gran parte por ser el único hombre que ha ganado tres Oscars para la mejor sobreactuación masculina. Su estilo nada sutil impresiona a la gente que no tiene ni puta idea de lo que es un buen actor, la misma gente que pensaba que Laurence “geriátrico novio (ya sabéis: sic) de la joven pero nada guapa Sara Miles” Olivier era el mejor actor del mundo en su día.

La gente culta, sin embargo, conoce al flamante ganador de premio de la academia de Lincoln (vello facial absurda, voz malamente copiada del viejo actor de reparto de pelis del Oeste Walter Brennan) com DanYELL Day-Lewis:



Como a Vicisitud, Paco Fox y a mi nos ponen los bigotones, nuestra dos sobreactuaciones preferidas de Daniel son como Spaniel Plainview (vello facial absurdo, voz malamente copiada del jran John Huston) en “Pozos de Mierda”, y Bill El Carnicero (vello facial absurdo, voz malamente copiada de Humphrey Bogart) en “Gangnams of New York”.



Dichas sobreactuaciones son posteriores a la época cuando era el favorito de Jackson para hacer de Aragorn. El papel que le había colocó como frontrunner fue como protagonista de una superproducción de acción epica histórica – cuando hizo de Pocahontas en “El Ultimo Mohicano” de Michael Mann:
Uno de estos hermanos es adoptado.

Los imbéciles creen que Daniel Day-Loony es un loco perturbado por hablar con el fantasma de su propio padre cuando hacia de Hamlet en los escenarios, o por trabajar como zapatero en un pueblo rural italiano durante años. Quizás no son tan imbéciles after all. Pero nosotros sabemos que Daniel Day-Screwloose es un loco perturbado por otro motivo: el haber abandonado a Isabelle Adjani, una de las mujeres mas bellas del mundo. Lo cual, por fin en este post, me da una excusa de poner unas fotos que dan gusto:

Es TAN guapa, que he tragado  - y le he perdonado - un sinfín de pelis horribles que ha hecho en sus muchos intentos fallidos de conquistar el mundo anglosajón: “Ishtar,” “Diabolique” y la inefable (©Carlos Aguilar) “Posesion” con Sam Neill.

Por supuesto un hombre capaz de decir “¡Non!” a tal belleza sobrehumana, era capaz de decir “No thanks!” a Peter Jackson, y PJ tuvo que buscar otro Aragorn.

Sean Bean quería el papel, pero el resto de los candidatos constituyeron tal lista de balas esquivadas, que los fans de Tolkien fuimos tan afortunados como Jules en “Pulp Fiction” cuando el chaval falló con la pistola.

Le fue ofrecido a Russell Crowe, que no pudo aceptar por conflictos de fechas con otros rodajes. El guaperas Keanu Reeves hizo campaña para conseguir el papel tan codiciado:
Peor casco nunca,
Bala esquivada numero 6

Vin Diesel hizo una prueba, pero Jackson quería a alguien con pelo, aunque fuera solo un stringy mullet, y ofrecio un papel tan crucial a:

Peter – how could you? ¡¡¡¡¡NOOOOOOORRRR!!!!!

Doy gracias a Dios por ser ateo, y porque Cage rechazara la oferta por no querer llevar a su familia a Nueva Zelanda. A cambio, ahora es el poster boy de una iglesia católica:

Bala esquivada numero 7.

5.2.- Los Boromir

Hablando de gente con problemas de pelo, pocos saben que Bruce Willis, más famoso por secundar al repulsivo Danny Aeillo (toda una garantía que una peli será de mierda, véase “La Escalera de Jacob,” “Dos Dias en la Valle” ó básicamente toda su filmografía donde siempre hace de feos mafisosos gordos) en  “Hudson Hawk,” expresó su interés en el papel de Boromir. Hasta hizo una prueba de la escena mitica cuando persigue a Frodo para intentar quitarle el anillo:



Bala esquivada numero 8

Pero Jackson quería a alguien británico, aunque fuera sobriamente aburrido y tan físicamente torpe que sus dobles de acción tienen que ser filmadas en cámara lenta, y a Liam Neeson se envió una copia del guión, pero decidió pasar.

Bala esquivada numero 9

5.3.- Los Faramir

Durante unos meses antes del rodaje, el actor que estaba a punto de hacer del hermano pequeño (y soso) de Boromir era otro guaperas al nivel de Keanu Reeves,:

Sexy

El demente Hawke por lo menos si es un fan friki perdido de Tolkien: “Estaba convencido como niño que se trataba de otro mundo que si existió, y solía rezar a Dios para que pudiera volver a nacer en este mundo de la Tierra Media."

Hawke se marchó del proyecto cuando Jackson consiguió impregnar a su entonces mujer, Uma Thurman, que iba a hacer de Eowyn. Orlando Bloom audicionó para Faramir, pero, al final, el olvidable David Wenham recibió el papel dado que físicamente es convincente como hermano de Sean Bean, aunque, eso sí, hermano pesado, tedioso y mucho mas blando.

5.4.- Los Denethor

Jackson ofreció a su amigo y paisano Sam Neill, más famoso por estar devorado por un monstruo que sale del coño de la Adjani, or something like that, en “Posesión” el papel de Denethor. No se sabe muy bien por qué no lo hizo, y la verdad es que hubiera sido casi perfecto, muy capaz de transmitir la inteligencia, poder, desesperación y tragedia de la caída de tan noble figura. Pero, al declinar la oferta, Jackson entró en negociación con el único actor realmente perfecto para el papel: el inmenso Donald Sutherland.

Mi cita favorita de Sutherland viene de una entrevista para la BBC hace un par de años cuando le preguntaron por su devoción a su actual esposa  y, para demonstrar su amor, citó a James Joyce: “En una sala llena de pedos, puedo reconocer el aroma del pedo de mi mujer”. How romantic!

Me imagino que razones de presupuesto explicaron por qué, al final, Jackson dio el papel a John Noble, sin duda alguna el hombre que da la actuación mas penosa de toda la trilogía, mucho peor incluso que Hugo Weaving. Noble es inútil hasta en su forma de comer y llevar peluca:

Seguro que el momento cuando Gandalf le da una paliza con su vara no estaba en el guion, sino que fue improvisado por McKellen como muestra de su furia por tener que compartir escena con un actor tan inepto y exagerado.

5.5.- Lengua de Serpiente

Jeffrey Combs, la versión barata de Brad Dourif, y más famoso por rodar una peli de mierda con Santiago Segura y Elsa Pataky aquí en España, fue la primera opción de PJ, pero su acento Inglés no estaba a altura, y Dourif, la versión barata de Bruce Dern (que, a su vez, es la versión barata de Donald Sutherland) salió con el papel por ser capaz de imitar bien un acento británico, (aunque en toda su filmografía ha demostrado que es totalmente incapaz de imitar a una persona humana normal).

5.6.- Theoden

Kevin Conway, más famoso por….por….por…nada, fichó para hacer del Rey de Rohan. Pero, en un ataque de hubris, decidió que, para un actor dramático de su talla, el papel fue un insulto a su talento, after all, había hecho papeles de gran prestigio:

Prueba que Conway realizó para hacer de mago en "la de Bakshi"- pero faltaba pelo

Fue más allá y reprobaba a Jackson diciéndole que “incluso cualquier mero especialista de acción podría perfectamente hacer tal papel denigrante” (obviamente no conocía los especialistas que contrató Batshit para sus batallas) y se marchó.

Pena que un hombre tan culto como Conway olvidó que la diosa Némesis tiene una retribución horrible preparada para los mortales soberbios, y  el titulo de uno de sus filmes resume toda su carrera desde su berrinche en Nueva Zelanda: “Perdedor Americano: Mi Vida como un Idiota”

Helena Bonham-Carter dando consuelo a Kevin Conway
Bala esquivada Numero 10

Peter Jackson le dio el papel al brillante Bernard Hill por haber hecho el personaje mítico y bigotudo de Yosser Hughes en el deprimente drama de la BBC “Boys from the Blackstuff”. Yosser es un hiperagresivo esquizofrénico de Liverpool que va dando cabezazos a toda persona que cruza su camino hasta que conoce a su idolo  de la vida real, Graeme Souness, el entonces capitán del invencible equipo local (y vencible selección escocesa).

El momento cuando un perturbado violento sicópata conoce a un personaje interpretado por  Bernard Hill (A partir del 1:04):


Quizás los lectores jóvenes, o los que no son fans del fumbol, o que son simplemente buenas personas, no conocen al Escocés más jrande de todos los tiempos, aquí esta en acción (a partir del 5:40):


Mención especial merece el momento del 9:40, cuando nuestro Graeme plantó la enorme bandera del equipo Turco (capital mundial de bigotones guerreros) que entrenaba por entonces en el centro del campo de sus rivales feroces para provocar sus hinchas rabiosas. Justo después,  la policía turca le rodeaba para acompañarle fuera del estadio, y así, garantizar la seguridad de los 80.000 espectadores amenazados por el príncipe de las tinieblas (¡ y de Edimburgo!).

¿Qué tiene que ver todo esto con “El Señor de los Anillos”? Pues, cuando Souness era entrenador y capitán de Glasgow Rangers al final de su carrera como jugador, su infinita maldad, combinada con la fealdad de sus hooligans, dio como resultado que desde entonces el club sea conocido como “Mordor” por los demás escoceses, y los fans de Rangers como “los orcos”.


5.7.- Elrond

David Bowie expresó su interés en el papel, pero Jackson declaró: "Tener a un personaje muy querido interpretado por una estrella muy querida es un poco incómodo."

Hay dos fallos en la lógica de Jackson: 1) nadie “quiere” el personaje de Elrond. Ni siquiera la madre de Elrond; 2) es mucho mas incomodo tener a un insoportable y feo overactor como Hugo Weaving interpretando a un personaje que nos importa un bledo.

Todo el mundo con dos dedos de frente cree que Bowie es admirable por ser un cantante genial, compositor brillante, por haber hecho el mundo un lugar mejor al predicar la sexualidad polimórfica, y por haber rechazado salir en la cataclísmica ceremonia de clausura de los Juegos Olipicos de Londres. Hasta tiene gracia:



Pero la razón mas importante para admirar a Bowie es que desde hace 20 años está felizmente casado con la munher más guapa del mundo:

NO es de Glasgow

Pero no vamos a atacar a Escocia otra vez. No: un aplauso para el director Garry Marshall, que hizo la peli “Exit to Eden” basada en una novela pornográfica de Anne Rice sobre una isla paradisiaca donde van los sadomasoquistas ricos y guapos a hacer sus guarradas y fichó a Iman para hacer de Dominatrix. Según Marlow, literalmente no puede haber una base mas prometedora para una película. ¿Pero qué hizo? Una comedia sin gracia – ni sexo - centrada en Dan Akroyd y Rosie O’Donnell:


Pero hay otro Yankee tan idiota como Marshall: El “humorista y periodista”(sic) norteamericano PJ O´Rourke dice que Somalia es el infierno porque todas las munheres se parecen a Iman, pero todos los varones con mas de 12 años son muy violentos.

EXCUSE ME?

Yo nací y crecí en el infierno, pero no es un país del Cuerno de Africa (cuánto me gustaría poner los cuernos a David Bowie), sino en uno donde  toda la población – masculina y femenina, bébes hasta ancianos - es muy violenta; y donde las mujeres van desde el nivel Susan Boyle de atractivo hasta las realmente feas. Pero tampoco se llama Mordor.


Es un decir que seria la mejor adaptación posible, pero mirad que cerca estaba Jackson de hacer la peor versión posible:
Nicolas Cage como Aragorn

Sylvester McCoy como Bilbo

Bruce Willis como Boromir
Helena Bonham Carter como Arwen
Kevin Conway como el rey Theoden
Tom Baker como Gandalf


Esto es, que resumiendo: ¡Todo un arsenal de BULLETS DODGED!

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget