febrero 2015

Seguimos en un impasse del blog (uy, he dicho una palabra en francés: ¡tengo ehztudioh!). Vicisitud está preparando tanto la nueva Liga Fantástica de Fórmula 1 como una estupenda reedición de su libro sobre el tema. Eso quizá le haga parecer un ansiao que quiere nuestro dinero, pero es falso por dos motivos. El primero es que la literatura NO da pelas. Si  quisiera aumentar sus ingresos, se metería a hacer cosas más provechosas como montar otra vez porno. Lo cual TAMPOCO da casi dinero. No, si entre nuestras habilidades no hay nada que nos permita hacernos ricos. ¿Por qué no estudiaríamos algo respetable como la arquitectura! Lo sé: porque la mayoría de los arquitectos, bien están en el paro, bien gastan su sueldo en sus sectas de adoradores al maligno.

Por mi parte, ya sabéis que no paro con lo de pedir dinero para 'Cine Basura: La película'. Salgo a entrevista por día. De hecho, atiendo a absolutamente todas las solicitudes, de tal manera que no discrimino. Así que cuando me contactaron para un medio llamado 'Vice', obviamente pensé que era un blog normalito de alguien buena gente que quería colaborar e hice un artículo muy rápido y del que no me siento nada orgulloso sobre mis diez pelis colonoscópicas favoritas. Como daba por hecho que era de algún fan del blog, pues me dediqué a hacer referencias a Videofobia sin ningún problema.

Sólo que la tal 'Vice' es como que la revista de referencia cultureta del país. Muy bien, Paco. Muy bien. Enterado de la realidad. Al menos sí sabía en dónde me metía cuando me entrevistaron en Radio 3, pero me dio igual: conseguí decir 'pezón', 'porno' y 'colonoscopia' en directo en un programa matinal gafapasta. Y de algo sirvió: que yo sepa, al menos dos personas pusieron 6 euros al escucharme en esa retransmisión.
Y la presentadora se rió conmigo
Así que me tomé como un descanso el que Ángel Codón me llamara para hacer un Tiempo de Culto, su nuevo podcast que hereda el espíritu corrupto y vergonzoso de su vieja web homónima. El tema: amores de nuestra infancia. Aunque acabó convirtiéndose en una charla de absolutamente todo: Cannon, vicisitud para hablar con famosos y, por supuesto, pajas. También hubo momento para la traición y, sí: volví a instancias de Ángel y un poco a regañadientes a promocionar el crowdfunding porque, joder, nos faltan apenas 3.500 euros para alcanzar el objetivo.

El modelo de podcast de tiempo de culto es ese que descubrí en 'Carne de Videoclub' y que tanto me fascina. No se trata de un programa de radio normal (para eso ya he estado en los estimables Shomer Shabbat y Amor de Robot), sino de una charla de freaks sin ningún tipo de estructura. Dos perturbados grabando una conversación errática que podría haber empezado diez minutos antes y haber acabado media hora después (porque justo al terminar estuvimos dos horas hablando de videojuegos con vistas a un libro a punto de publicarse en el que ambos hemos colaborado y que está coordinado por nada menos que El Ciudadano Soberano)

Pues nada: que os dejo con esta larga conversación nerd de dos tíos sin ninguna vergüenza, en la que el ritmo, el tiempo y el espacio desaparecen como en el cine de Albert Pyun. Y son sustituidos por pura y dura CALENTURA. Y un poco de pederastia. Pero digamos esto último bajito:


Los blogs nacieron como diarios exhibicionistas. En otra época, la gente escribía sus tontadas en libritos con ridículas cerraduras para que luego fueran encontrados por sus parejas y supieran que eran personas desquiciadas en el mejor de los casos y depravados sexuales en el mucho mejor de los casos. Que con esto de ‘50 Sombras de Grey’ ahora lo que mola es ser un cerdo.

Sólo si estás cuadrado, claro.

Si no tienes tableta y no pareces sacado de la serie ‘Vikingos’ o, peor aún, eres pobre, no puedes permitirte decirle a tu pareja que te gusta que te escupan en el ojete. O escupir en el ojete. O lo que sea con el ojete. Por dios, que obsesión mundial con el ojete. Después de los bombones de orto, creo que la humanidad ha dado el siguiente salto evolutivo. Desde un edificio de 100 plantas hacia un campo de espinos y en pelotas. Esto es, con el ojete al aire.

Pero a lo que iba. Que se está notando que esto es un post para rellenar la actualización debida del blog tras días de silencia. Tras los diarios que algunos guardaban en su mesilla de noche como Toxeiro su dinero y que, sólo si vivías en una película americana de los 80, te los leía tu hermano en su casa del árbol, llegaron los blogs. Que era lo mismo, pero para exhibir tus idiosincrasias menos simpáticas de lo que tú creías al mundo. Que si tu vida como taxista. Que si tu vida como mujer liberada sexualmente. Que si tu día a día como jugador de rol de nivel 50 con una armadura que no le prestarías ni a Iron Man si se le estropeara la suya.

Eso duró poco.

Al final, acabaron siendo webs normales, pero más fáciles de actualizar sin tener que matarse con el HTML. O sea: cómics, fútbol, porno, cine. Nosotros llegamos in media res de esta moda, así que empezamos directamente escribiendo más bien en plan columna de opinión. Esto es, lo que nos salía concretamente de todo lo que es NO los cojones, sino, efectivamente, el ojete.

Así que rara vez lo hemos usado como bitácora personal. Hoy lo voy a hacer.

Y ahora tendría gracia que acabara el post dejando esta larga introducción y poniendo una frase corta en plan ‘llevo dos semanas de mierda’. No creáis que no lo he pensado en plan performance o, como dijo Antonio Trashorras en la poco vista pero excelsa película ‘Faraday’, ¡POSTHUMOR!

Pero no. Voy a contaros lo que ha sido mi vida desde que acabaron las navidades. En una palabra: Pedir. Y odio pedir. Mucho. No me gusta reclamar favores ni rogar que me den dinero. Lo otro ha sido decir que lo que estoy haciendo es la hostia y que todo es maravilloso. Vamos: que llevo más de tres semanas actuando en contra de mi propia naturaleza, consistente en cachondearme de mí mismo y de avergonzarme hasta para pedirle a alguien que me haga una foto y no tener rebajarme a hacerme selfies.

Inciso: hasta yo me meto con los selfies. Incluso he hecho chistes cachondeándome de los palos de selfies. Pero llevo un tiempo pensando que es una actitud tonta. Una moda. Al igual que la riñonera, el palo tiene su uso, y al igual que esa vez que le ví a mi hermano el pene erecto, tiene una explicación sencilla. Antes, le dabas tu cámara a la gente para que te hiciera la foto. Efectivamente, tal y como ocurre en esa jran ovra que es ‘Las vacaciones europeas de una loca familia americana’, podía salir corriendo con la cámara. Perdías un objeto valioso, pero no el puto móvil, donde tienes todos tus contactos, tus grupos de whatsapp al que tu padre te manda chistes malos y las fotos desnudo que le mandaste borracho a esa chica tan mona que desde entonces huye despavorida cuando te ve.

Fin del inciso.

Lo de los selfies lo digo porque lo primero que hice tras las vacaciones fue irme a París por trabajo. Como estaba solo, tuve que hacerme las fotos de aquesta manera. En la capital gabacha hice tres cosas: reunirme mucho (para que me vendieran películas baratas, que mira lo agradable que soy, que soy un chaval de fiar), pedir dinero para la película de Cine Basura (que no conseguí) y bailar como un loco en la fiesta fin de mercado. Básicamente yo solo con tres mujeres un par de lustros mayores que yo. Todas peninsulares. A lo sumo se unió una joven uruguaya. El resto de franceses se contentaba con mirarnos siendo cool, imposibilitados para moverse debido a los palos que tenían metidos en, claro, obviamente, lógicamente, EL OJETE. Al final, llegó la organizadora del mercado en general, una señora guapísima de unos 50 años con la que había tenido el año anterior un momento de vicisitud que hizo que me extrañara que me volviera a invitar:

Esha (póngase ligero acento francés): ¿Paco, qué peli te ha gustado más por ahora?
Paco: La de Sophie Marceau. Dios mío, qué buenas está para tener 54 años.
Esha: Es verdad. Es una cougar. No sé cómo se dice en español…
Paco: Una MILF
Esha: ¿Qué es MILF?
El HIJO adolescente de Esha: Eso es de American Pie. “Mother I’d Like to Fuck”.
Paco: Eso, ‘Madre que me follaría’, mujer de mediana edad que está muy bien. Vamos, como tú.
Esha: (Silencio)
EL HIJO: (Silencio)
Esha: ¡Paco! ¡Joder Paco! ¡CÓRTATE!

Pues nada, que a pesar de todo, me invitó otra vez a París. Y fue la única francesa en subir al escenario esa noche (porque era un escenario, lo cual puede explicar las reticencias de la gente con algo de vergüenza y que no bailan con el modo gay ON como yo). Sus tres o cuatro copazos hablaron por ella y me dijeron algo así como “¡Paco! ¡El año que viene no te invito como comprador de películas! ¡Te invito como animador!

Y ahí tenéis mi prestigio profesional, bien resumidito en dos frases.

Tras mi periplo gabacho (que incluye una sorpresa para un futuro post en preparación), comprobé que me había quitado mi helicobacter pyloris el día que me mandaban el muy caro presupuesto de “Cine Basura: La película”. Pero decidimos sacar el crowdfunding con dos cojones y una meta muy complicada de obtener. Mi razonamiento: Feck: si sólo 1000 lectores del blog ponen al menos 5 euros, ya tenemos una cuarta parte. Eso es wishful thinking y no  ver a Javier Gutiérrez subido a un taburete intentando entrarle a Charlize Theron.

Así que pusimos en marcha grandes planes de promoción en los que estoy sumido. Algunos bien pensados, como tener nuestro propio jefe de prensa del proyecto. Otros, algo menos, como prometer bajarme los pantalones en la presentación del proyecto de la CutreCon si alguien ponía pelas mientras hablaba. Obviamente, fue contraproducente, excepto por mi amigo Ángel Codón, del podcast ‘Carne de Videoclub’, que fue el primero en donar in situ. Pero no vale: él ya me ve los gayumbos en la intimidad.

En vista de ese fracaso, recurrí al apoyo de viejos amigos. Como no tengo el teléfono de G. Sanz, llamé a otro jrande de ente bloj:


El tío es la leche: en menos de cuatro horas ya tenía el selfie en mi correo. Fue mi primer post para la Vicisitud y Sordidez y le debo lealtad. Sabiendo que era para algo sobre cine malo (aunque le expliqué que no era una peli mala a propósito, sino una comedia freak), el tío… ¡Lo hizo! Acojonante. Y demuestra sentido del humor. Es que Uwe hará pelis violentas, pero a él lo que le va es el cachondeo y el rock progresivo. Y cualquiera que haya escuchado el 'Love Beach' de ELP sabe que esta última frase es un pleonasmo.

Otro de esos planes consistía en pedir ayuda a mi amiga Vera Montessori, que conoce a muchos cómicos, para que me hicieran cositas online de promoción. Así que quedé con ella en un japonés y, de paso, con unos compañeros suyos de un doctorado de educación. Además de una gallega con pecas (por lo que, obviamente, me tiré todo el rato llamando la atención y haciéndome el gracioso), había una rubia bastante llamativa con sus generosa delantera y de buen ver. Bien simpática, además. Obviamente, surgió el tema de ‘Vicisitud y sordidez’. La chica abrió los ojos y gritó: “¡No jodas! ¡Yo soy de Satán es mi Señor!”

Aquello me hizo mucha ilusión.

Dos minutos más tarde, soltó así casualmente: “Pues un sumiso mío me ha dicho que se va a Buenos Aires”. Curiosamente, en ese momento mi sushi se cayó sobre la salsa de soja.

Efectivamente: era una intelectual dominatrix.

Aquello me hizo MÁS ilusión todavía.

Y es que, ¿a quién no le haría de ilusión tener de lectora a una simpática experta en pedagogía aficionada a la dominación femenina y dar leches en el culete? A mí, mucho.

Esto es, que mi vida es profundamente interesante hasta cuando quedo a almorzar con una amiga para idear planes de promoción. De los que no se hablaron, porque obviamente llevé la conversación momentáneamente a lo bonito que es que te revienten el (SÍ) ojete con un strapon, pero que no es algo para mí porque desde hace unos meses tengo una almorrana a la que hasta le voy a poner nombre.

La campaña va bien, pero todavía no hemos llegado a la mitad de lo necesario (os invito a colaborar, que han sido ocho años de blog y chistes gratuitos y es la primera vez que pedimos algo a cambio). Sin embargo, me quedo con la ilusión que produce la colaboración de los amigos apoyando no sólo monetariamente. Desde Monigotorium, que ha hecho dibujos en los que parezco un pederasta en la puerta de un colegio:
La gota de sudor es lo que le da la calidad


...Hasta el mismo Vicisitud, que me mandó este vídeo:


...O José Luís Moro, de Un Pingüino en mi Ascensor, que ya me asesoró para el crowdfunding y me envió esto:


Y, por supuesto, dentro de la ofensiva de humoristas, Juan Pérez, que se curró esta serie de llamadas de atención:




El resto del tiempo ha sido ocupado por entrevistas con gente que se lo ha currado para dar a conocer el proyecto, otros que se han hecho eco de la nota de prensa y que reclaman una película conmigo de protagonista (insensatos) e incluso un viaje a Berlín para ver cine y, sí: pedir más dinero.

Nada sórdido aconteció en la capital Alemana, más allá del hecho de que con -5 grados mis testículos casi se me salen por la uretra. En mi visita al European Film Market me ví algunas peliculitas muy freaks apropiadas para ente vlog, como ‘Wyrmwood’ y la tremenda ‘Turbo Kid’. Pero de ellas hablaré en otro momento, que este diario personal se me está yendo de extensión.

Obviamente, debería de haber sido un video blog, que es el formato que ha retomado este tipo de confesiones y exhibicionismo en general. Pero ya estáis hartos de ver mis pecas. Además, conociéndome, con tal de pedir dinero habría sido capaz de acabar el diario de la manera que todos sospecháis:

Enseñando el ojete.

Ojete.

Oooooorto.

(PD: Ay, payo, ponme unos eurillos en el cronfrundin ese aquí: http://www.verkami.com/projects/11044-cinebasura-la-pelicula)
Siga al autor de ESTO en Twitter:

Es conocido que las mejores ideas se nos ocurren en el váter. Otra verdad menos difundida es que las más absurdas acontecen cuando se está en el mismo lugar, pero con diarrea, sin lectura y con todas las vidas del Candy Crush gastadas.

Eso me pasó hace más de un año en algún lugar de Castilla. Tras grabar un día un Videofobia, Miguel Ángel Viruete me dijo: “Llevas la bragueta abierta”. A continuación, no dudó en reclamar mi atención con un “Creo que lo que molaría sería hacer una peli de Videofobia, en plan ‘Permanezca en Sintonía”. Yo no dije CHALLENGE ACCEPTED porque estaba preocupado con que todo el mundo hubiera visto mis calzoncillos de ratoncitos comiendo queso. Pero algo se me quedó en el fondo de la mente, justo detrás del lugar en el que guardo la información sobre discos extraños de progresivo de los 90 y otras muestras de sabiduría que nunca me ayudarán a follar.

Así que ese día castellano en el que era víctima de mi colon irritable pensé en la idea. Como nunca me han gustado demasiado las películas malas ‘a propósito’ en plan ‘Grindhouse’ o los ‘Iron Sky’ de turno y tampoco quería rodar una especie de Videofobia largo como ya hicieron los de Mystery Science Theatre 3000 en su aventura cinematográfica, expulsé el concepto tonto: sería un guión de comedia normal, pero con un giro novedoso. No se sabe muy bien por qué, pero el mundo es invadido por el cine malo a través de portales interdimensionales. Así, todo estaría lleno de monstruos, el raccord sería una molestia y la gente no vería mal por la miopía, sino porque su plano subjetivo está rodado en Súper 8.

Tras realizar un tratamiento bastante detallado entre Miguel Ángel Viruete, José Viruete et moi que fue recibido por los que lo leyeron (el productor principal y su pareja) como “Tú estás muy mal y no he entendido nada”, contacté con mi amigo Fernando Hugo Rodrigo para que lo convirtiera en algo que no parecieran delirios de un anormal. Fernando es un antiguo compañero de facultad. De los pocos de mi clase de Comunicación Audivisual de Sevilla a los que, paradójicamente, le gustaba mucho el cine. Con él llegué a un acuerdo: si alguna vez intentaba hacer una peli, le llamaba.

Y lo llamé. Y la escribió. Y, la verdad, me gustó mucho el resultado. Que va ya por la quinta versión. Pero es que todo se puede pulir menos tu glande. Nunca os echéis pulidor de metales en el pene. En serio.

Así que hemos decidido hacer un crowdfunding. La primera medida fue cambiarle el título. No sería un Videofobia. ‘Cine Basura’ transmite el concepto con la facilidad de una candidiasis en un urinario público. A continuación, decidimos rodar una escena cualquiera del guión para tener algo que poner en la web de Verkami. Así que pillamos una secuencia que más o menos explicaba la trama. Una que consigue el objetivo de dejar a quien la ve con el orto torcido. Decidí protagonizarla yo porque tengo un pelazo que te cagas y nos fuimos a un bar quemado de Alcalá de Henares con un equipo joven, entusiasta y, lo más importante: GRATUITO. Era una chorrada con un grupo de terroristas falsos sacados de una peli cutre.

Terroristas islámicos.

Así que ahora aquí estamos, menos de un mes después de lo de Charlie Hebdo haciéndonos los graciosos con una escena de islamistas. La vicisitud en mí no es una opción. Es un modo de vida.

Aquí os presento a Miguel Ángel y mi pidiendo vuestro dinero y la escena ésta loca y fuera de contexto que sólo es un avance de la PERTURBACIÓN y EL CACHONDEO MÁXIMO del resto del guión:


Id al Verkami, mirad los regalos y dadnos vuestro dinero. Os aseguro que lo escrito tiene de todo. De todo lo que podamos conseguir con tan poca pasta. Pero tenemos una ventaja: cualquier cosa que se haga cutrongamente porque no nos llegue el dinero, automáticamente se convierte en un chiste. ¿Que hay que destruir la Cibeles y es un CGI propio de Microsoft Paint? ¡Pues vale! (Y sí: se destruye La Cibeles en el guión). ¿Que hay que poner tetas para llamar la atención del público y no se fije en que no pudimos rodar en localizaciones reales y estamos en un croma? ¡Pues se ponen tetas! (Efectivamente: hay tetas)

http://www.verkami.com/projects/11044-cinebasura-la-pelicula

O, simplemente:
www.cinebasura.com

Visitad el enlace. Si sacamos las pelas, será una locura de rodaje, pero no veas la risa luego con la película terminada y nuestras madres constatando que ellas no nos educaron para acabar así.

La cutrez va a conquistar el mundo. Y vosotros seréis cómplices.

ACTUALIZADO:
Nuestro amigo el Exclmo Dr. Don Mr UWE BOLL nos apoya. ¿Qué otra razón queréis?

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget