marzo 2015

Aquí Paco Fox: Marlow vuelve con lo que mejor se le da. Esto es, cachondearse de su país. Esta vez una extraña mezcla entre alcohol y fútbol que producirá los mismos efectos que beberse diez cubatas de Irn Bru con whisky. Que no digo que eso sea un combinado que exista. Pero vamos, a la próxima que me agencie un poco de licor, lo invento yo. Mientras, os dejo con nuestro corresponsal escocés:


La muerte hoy por la mañana a sus 59 años de Archibald Campbell de Aberdeen, ahogado en su propio vomito después de beber 30 pintas de Tartan Special en una sola noche, significa que Hamish McAllister, de 55 años, oriundo de Edimburgo, hereda el titulo del Escocés vivo más longevo.

El funeral de Archibald se celebrara mañana según el rito solemne ancestral del país: con todos sus conocidos reunidos en un pub para maldecirle por tacaño entre ellos mientras aceptan la barra libre pagada por su viuda. Estarán acompañados por las otras figuras imprescindibles en todo funeral escocés: los muchos desconocidos que disfrutaran de la barra libre a cargo de sus herederos. Son fáciles de distinguir de los demás presentes porque serán los únicos con algo bueno de decir del difunto.

Vengadores escoceses
El acto culminará a la medianoche en punto en una reyerta colosal por culpa de un comentario, por otra parte inocuo, sobre el fumbol y las tradicionales palabras de clausura de los representantes de la policía: "Y'er 'a lifted." ('Quedáis todos bajo arresto,' en castellano.)
Funeral tradicional
Pero hasta los mismos polis tienen fama de ser unos 'alcohólicos mundiales' (o 'escoceses' en castellano). Prueba de ello llegó en la ceremonia de apertura del Mundial del 74.

Hoy en día dichos eventos consisten en actuaciones en directo en riguroso playback de malas, pero sexys, cantantes latinas en minifaldas para lucir sus estupendos culos - Shakira, Jennifer Lopez o, qué sé yo, Wendy Sulca.

Lo del 74 tuvo bastante menos glamour, y peor música (todo un logro). Los organizadores teutones escondieron a la banda de gaiteros de la policía de Glasgow - "músicos" celtas en faldas escocesas para lucir sus estupendas barrigas de cerveza - en un gigantesco balón para salir "tocando" en directo, eso si, en el momento oportuno. Los inocentes responsables pensaron que, como los pipers eran polis, no había problema en dejarles sin control en la zona de hospitalidad. Craso error.

El orgullo de Glasgow dejó seca la barra libre para pasar directamente a su escondite el en jran balón sin tiempo para visitar los aseos. Cuando se abrió su pelota, los muy borrachos, pero muy profesionales, gaiteros salieron salpicando un inmenso charco amarillo.
Lluvia dorada
¡Que tiempos mas felices cuando Escocia contaba con jugadores capaces de llegar al mundial cada cuatro años! De hecho, la selección del 74 fue el primer equipo invicto en la historia de la Copa del Mundo que no ganó el torneo. Tres de los jugadores fueron elegidos para el "11 ideal" de la competición, y los 22 de la convocatoria fueron aclamados de forma unánime como "la selección mas fea" del planeta.

¿Su arma secreta? El alcohol, por supuesto.

Liderados por el entrenador bajito, feo y alcohólico Willie (que significa "polla" en escocés) Ormond, y capitaneado por el centrocampista enano, feo, alcohólico, psicópata y pelirrojo (es decir, mito erótico del enano buenorro y pacifico Paco Fox) - ¡y de Stirling! - Billy (que significa "polla" en escocés) Bremner...
Dulces sueños, Paco
...quienes garantizaron que los jugadores tuvieran todo lo que quisieran durante la concentración: whisky escocés de pura malta para el desayuno, comida, merienda, cena y las juergas nocturnas.
Whisky Cooler
Es que, mientras los futbolistas de las demás selecciones usan sus concentraciones para evitar distracciones como la tentación de mantener relaciones con sus esposas guapas, o disfrutar de una copa de vez en cuando, los fumbolistas escoceses de los 70 las celebraron porque dejaron sus igualmente feas munheres en casa para así dedicarse al trabajo importante: emborracharse a coste de la Federación Escocesa del Fúmbol.

Pero los chicos eran también unos profesionales serios de verdad: aprovecharon las sesiones de entrenamiento por las mañanas para curar sus resacas. ¿Que mas opción tenían? El problema era que el diminuto seleccionador ¡había olvidado el Irn-Bru!

Me explico: La primera vez que Paco y Snowy Mary fueron a Escocia, observaron que el Irn-Bru es la bebida mas popular del país por la cantidad de botellas y latas vacías tiradas por el suelo en todas partes. Me preguntaron por la razón de tal nivel de éxito del "Brebaje de Hierro" entre mis paisanos. Les dije que es porque el Irn-Bru es - de verdad - el remedio perfecto para las resacas.

Justo después, mis queridos amigos españoles me pidieron una explicación del igual nivel de popularidad entre los niños de mi país natal. Y les dije es porque el Irn-Bru es -en serio - el remedio perfecto para las resacas.
Bebe ocho litros de Irn-Bru al dia y insiste que no le hace daño. Tiene 16 años
La formación etílica de nuestros peques es aún mas rigurosa de la creación de los Unsullied: para forzarles a recurrir a la cerveza y el whisky desde una edad temprana, todas las abuelas obligan a sus nietos y nietas a beber un espanto casero bautizado Ginger Wine ("vino de jengibre" en castellano) a partir los 6 meses. Tal veneno, que, por supuesto, no tiene nada de jengibre ni de uva (nuestra cultura prohibe todo ingrediente sano en nuestra dieta) ...
Platos preparados a los escoces
... tiene literalmente el sabor mas repugnante conocido por la humanidad e incluso por mis paisanos.

El Ginger Wine siempre funciona, y desde los 7 meses nuestras cervezas agrias y calientes llenan todos los biberones de la vieja nación como un gusto infinitamente preferible para los paladares de nuestros críos.
Abuela escocesa recomienda Ginger Wine
(Tan horripilante es el sabor del mal denominado vino de jengibre que hasta un servidor braveheart solo teme dos cosas en este mundo: Ginger Wine, y la frase "whimsical prog rock".)
Da MUCHO miedo
Para los extranjeros, el mero hecho de la existencia de bebés escoceses es un jran misterio. Una vez más, me explico:

Mucha gente de bien me ha felicitado por ser hijo del primer país del mundo en legalizar el matrimonio entre hombres hace siglos. Con paciencia y tacto, siempre tengo que defraudarles, sin embargo, y decir que las antiguas fotos y retratos de bodas escocesas que les han dado aquella impresión tan positiva mostraban parejas heterosexuales (que explica que los barbudos guerreros enanos feos de las pelis de Peter Jackson tengan acentos escoceses y sean interpretados tanto por munheres como por onvres de mi país, sin maquillaje ni nada. Y los orcos por aficionados y aficionadas de Glasgow Rangers.)
Yanqui conoce a su abuelo de Glasgow
Tan feos somos todos y todas que la única forma de mantener relaciones conyugales es cuando estamos borrachos. Es decir, por lo menos somos potencialmente capaces de practicar el sexo las 24 horas del día. Los ingleses tienen una frase hecha, "brewer's droop," para nombrar el efecto anti-afrodisiaco de demasiado alcohol y la consecuente incapacidad de sostener una erección. Pero los escoceses posemos un gen que nos hace inmunes a tal fenómeno. Menos mal.
Dos escocesas y un escoces
Por eso tenemos mucha paciencia con los bebes: les entendemos - como los niños se conciben cuando las parejas están borrachas, es por eso que nacen sin poder caminar ni hablar, se mean, se cagan y vomitan en todas partes.
Scottish babies
Como la supervivencia de nuestro pueblo depende de ingerir mucho alcohol cada día, ello ha contribuido a la falsa creencia que somos tacaños. Si alguna vez has visitado el hogar de un escocés, es muy posible que has interpretado mal una disculpa profundamente genuina:

"Siento no poder ofrecerte una cerveza - solo me queda una caja de seis botellas en el frigorífico."

La gravedad del asunto también explica por qué en Escocia es un insulto imperdonable rechazar cualquiera invitación o oferta a tomar algo, y no, como piensan los extranjeros, una excusa obvia para pegar o rajar a la gente. (Jamas necesitamos mas justificación para nuestros ataques que "no me gusta tu cara".)

Dos pioneras empresas escocesas se dieron cuenta de la importancia del alcohol para la vida sexual nacional. Tennents y Sweetheart Stout animaron a sus clientes a follar a través de poner fotos de munheres guapas en sus botellas y latas. Claro que, en los 50 años de tal practica, no hubo ni una sola escocesa entre las modelos seleccionadas.

http://home.swipnet.se/~w-58487/tennpics.htm

De hecho, Alan Rough, el inepto portero de la selección en dos mundiales, fue la envidia del país cuando empezó a salir con una de la bellezas foráneas a pesar de tener esta pinta terrorífica:
Payaso de McDonalds que da pesadillas a los niños
La campaña de Escocia en el Mundial de Argentina en el 78 fue tan apocalíptica que seria digna de una peli de Herzog y Kinski.

Nuestro alto, feo, cachondo y alcohólico seleccionador Ally McLeod prometió a la nación que íbamos a ganar la Copa... y la nación lo creyó. Era del viejo estilo de entrenador: pensaba que la forma física era una "ñoñería," y que estudiar los rivales era una "mariconada". Y si los chicos querían salir por la noche a pelearse con los polis fascistas de la Junta, era algo natural.

Fueron los tres aspectos únicos de su reinado sobre los cuales Ally tenia razón.

Lo imperdonable, sin embargo, fue su nula planificación: al llegar al hotel de la concentración, sus pobres jugadores descubrieron que no había whisky y que tendrían que conformarse con la débil cerveza local para sus comidas, entrenamientos y juergas. Tan desesperado estaba Willie (que, nunca lo olvidemos, sigue significando "polla" en escocés) Johnson, héroe nacional por ser el jugador de la historia de todo el Reino Unido que mas tarjetas rojas ha recibido, que recurrió a la droga. Al ser pillado en una prueba de doping, McLeod salió a su defensa en una rueda de prensa y dijo: "El chico me ha prometido que no tomó ninguna sustancia ilegal y estimulante, y le creo - jugó como un inútil en el partido de Peru."
McLeod dixit.
Pero no sirvió para nada, y Johnson fue expulsado del torneo.

No ganamos el torneo, y, otra vez, el único consuelo fue ser nombrada la selección mas fea del mundo.

Rodaron cabezas, y cuatro años mas tarde, fuimos al Mundial de España con un equipo técnico totalmente profesional y moderno, es decir, aburrido, que no dejó a los jugadores beber. Y vimos el nacimiento del nuestro legendario sistema "doble bigote" con los altos, guapos y satánicos psicópatas bigotones (es decir, mitos eróticos de Onvre Vicisitud) Willie - que, SÍ, significa "polla" en escocés - Miller y Graeme Souness de libero y pivote respectivamente.
Will I kill him, or will you?
El equipo jugó muy bien, pero no podían con el calor de Andalucía (y unos errores espantosos de Alan Rough, Alan Hansen y Alan Evans; en escoces, “Alan” significa algo como: “hijo de puta inútil y cobarde que nos dejó eliminados de OTRO mundial, me cago en la leche…etc, etc”). Pero el clima agotador fue su salvación como bebedores: no había manera de convencer a su abstemio seleccionador Jock Stein para relajar su prohibición digna de los intocables de Elliot Ness, pero descubrieron que la F.I.F.A. regalaba cerveza en las pruebas de doping para facilitar las muestras de orina necesarias.

Los jugadores estaban de enhorabuena, y, después de cada partido la selección al completo se ofreció a los encargados de las tomas. Los afortunados escogidos serian devueltos al hotel de concentración borrachos en taxis, en el mejor de los casos, o en ambulancias a las urgencias de hospitales Sevilla y Malaga en los peores casos de intoxicación etílica.

A pesar de contar con una nueva (de)generación de jugadores deformes como John Robertson y John Wark (en escoces, “John” significa “preservativo”) perdimos el titulo de equipo mas feo por los pelos (de los bigotes de Souness y Miller), pero el orgullo nacional recibió una compensa igual de grata cuando ganamos la lucha titánica contra la Unión Soviética para ver qué fumbolistas podían beber mas.
Escocia 1 – U.R.S.S. 0
Y allí seguimos en la cima como el país del mundo que mas alcohol consume por persona, con los indices mas altos de enfermedades relacionadas con la bebida, y mas crímenes perpetrados bajo la influencia per capita.

Y podemos presumir de mas logros impresionantes: los albañiles del mundo pueden dar las gracias a nosotros por la invención del nivel electrónico - necesario porque los obreros escoceses bebían el alcohol puro de las burbujas del modelo tradicional nada mas recibir sus herramientas.
Intente beberlo
Mas importante aún: gracias a nuestra empresa Brewmeister, posemos la marca mundial de cerveza mas potente: Armageddon - 65% alcohol.
Carrera armamentista entre Alemania y Escocia
But that's not all, la anterior plusmarquista también es escocesa y es, sin duda alguna, la bebida mas sórdida del universo: The End of History, aunque con un contenido alcohólico de solo 55 %, es la birra mas cara del mundo y vienen embotellada dentro de pequeños mamíferos adorables y muertos. Uno de los cuales sirve como escudo del clan Marlow.
Clan Marlow
Mamiferos de Escocia
Efectivamente: Escocia, EPIC WIN.


No hace falta ser George Lucas para no saber dejar nada como definitivo. En mi caso, con ser montador me llega y me sobra. Si, además, eres fan del bigotón de Stalin, las ganas de dar mil y una vueltas a las cosas se mezcla con la pasión por reescribir la historia y mandar a la gente a Siberia.

Por ese motivo, cuando me llamaron de la editorial para proponerme una nueva edición de mi libro demencial sobre F1, ahora que Alonso comenzaba un nuevo ciclo en McLaren, la conversación fue algo así:

- Con los libros de deportes, una cosa que hacemos para que no caduquen es cambiar el diseño de la portada y actualizar con unas pocas páginas al final…
- ¡Estupendo! Ya tenía un dibujo de portada para la Liga Fantástica, y algunos textos que pueden actualizar del 2013 a esta parte…
- Ah, muy bien… ¿Cuántas página nuevas serían… cinco o seis?
- Estooo… Cien.

No podía ser de otra forma. Si la primera edición del libro se publicaba concluido el mundial 2012 (el mejor pilotaje que jamás haya visto un servidor de ustedes a lo largo de una temporada: y me he tragado los títulos de Prost, Senna, Mansell y Schumacher) y el engañoso principio del 2013 nos regalaba un par de victorias de Alonso… Ya saben como sigue ¿no?

En ese sentido, el libro queda ahora como un “full circle” de la derrota y la vicisitud muy superior a la primera edición: toda la tragedia de Ferrari en la que a Fernando y la Scuderia  se les gasta el amor de tanto usarlo tiene el broche de oro en volver con una ex novia tóxica como Ron Dennis. Ese es el D-R-A-M-A que a mí me gusta de verdad, y espero que a usarcedes también.

Si no lo compraron en su día ¿A qué esperan para ir a por esta ‘Extended Version’ con extra de sordidez disponible en librerías o en Amazon? ¿O para regalar la copia manoseada que ya tienen a su cuñado e ir a por la nueva, con artículos tan bellos como ‘F1 porno’ o ‘Diez consejos de Cosmopolitan para Fernando Alonso ahora que vuelve con su ex Dennis? ¿O para mandarme alegremente al carallo (que también)?

En cualquier caso, aquí les dejo con el spot promocional. Sin duda alguna, lo más atchonburike que he hecho en MUCHO tiempo. Pero que responde a una duda existencial que debería plantearse todo sórdido de bien: “¿Qué ocurre dentro del bigotón de Nigel Mansell?”.




Y mañana, espero estrenar la liga fantástica. No falten.

Le pedí a Alonso que me hiciese promoción y se lo tomó muy en serio.

El único consuelo para que un andaluz como Paco no viva eternamente avergonzado por el resultado de las elecciones del pasado domingo es pensar que, meses después, en su ciudad de adopción - Madrid, que hay que decíroslo todo - la cosa puede dar todavía más vergüenza. Existe, por supuesto, otro consuelo igual de lamentable y es que el auge la la marca blanca del PP - Ciudadanos, que hay que seguir explicándooslo todo - trae consigo una nueva forma de tontería propia de estos tiempos 2.0. Como jovial muestra, un tuit (no podía ser de otra forma) de ese catalán con alma - o por lo menos, corbata - de pijo sevillano que es Albert Rivera:




¡Si, sórdidos de pro, Albert es fan de Ayn Rand (big fuckin' surprise)! ¡Ciudadanos nos ofrece un futuro Randiano para esta EsP-P-Paña nuestra! A los que, en su día, os leísteis el mamotrético post sobre la "filósofa" liberal no hace falta que os explique nada. Podéis ilusionaros con un futuro para este país en el que se comiencen a producir panfletos de superhéroes dibujados por un Frank Miller patrio en los que se haga épica de la privatización de la sanidad. O con discos de rock progresivo que reivindiquen la figura del terrateniente explotador frente a los parásitos sindicalistas. O tal vez no...

Para los que estabais más ocupados como para haberos leído aquella demencialidad sobre Ayn Rand, aquí os dejamos un conciso vídeo explicativo sobre la musa de Albert, Fedeggico y cualquier otro nombre de la vida pública española que esté bien poco preocupado por el bienestar de tu recto:



Avisados quedan.

No es secreto para un verdadero conocedor de la historia de ente bloj que adoro el cine de bárbaros. Fueron los primero artículos que escribí aquí. He tenido tres Cine Basuras protagonizados por clones de Conan (Tunka, La Espada Salvaje de Krotar y La Conquista de la Tierra Perdida). Si le tengo que poner una imagen a mi infancia, sería un póster de Samantha Fox. Pero la segunda opción sería un collage confeccionado con pegamento de barra y carteles de pelis de bárbaros. Es un misterio digno de estudio científico que, con tanta fascinación por hombres musculados y mujeres con gasas en lugar de ropa, no acabara siendo fan del Power Metal.

Así que estaba deseoso de aplicar toda mi absurda cantidad de conocimientos sobre el tema al formato podcast. Por lo tanto, he regresado a Tiempo de Culto, el programa de Ángel Codón Ramos en el que ya he estado en las ediciones pares (sólo lleva cuatro episodios, claro) para soltar datos. DATOS. TANTOS DATOS. De hecho, ¡DOS HORAS CUARENTA Y CINCO DE DATOS!
...Y me faltó tiempo para hablar de La Gran Superproducción. Podría haber sido más largo.
Así que aquí os dejo el programa:


Y por si alguien lo ha escuchado entero, habrá notado que hago mención a la relación de 'Batman y Robin' con la saga, pero luego no resuelvo el cliffhanger. Pues ahí va: Como decimos, 'Kull el conquistador" iba a ser 'Conan 3'... pero incluso con el propio Chuarchenaguer. Sin embargo, el buen hombre decidió hacer 'Batman y Robin' y, en lugar de participar en una secuela mediocre (aunque el presupuesto se habría aumentado y habría sido menos serie B), entró por la puerta grande en el panteón del JRAN CINE COLONOSCOPIA. ¿Eligió bien o mal? Eso es muy debatible. Quizá para otro podcast...

En ente bloj somos de hablar de HAMOR. Y de arremeter tres veces contra el diccionario en la primera frase de un artículo. Pero no empecemos ya a desviarnos. Ni a hablar de mi mismo en plural mayestático.

Decía que a Vicisitud ni a mí nos gusta hablar de las cosas que nos dan alegría. De lo que amamos. Desde Battiato hasta los chistes de caca. Desde el cine de bárbaros hasta el escepticismo. Sin embargo, varias veces nos salimos de ese camino y le damos a la denuncia. Porque también somos humanos (aunque parezca mentira cuando se nos conoce en vivo y se nos ve restregarnos contra las piernas de la gente cuales conejos en celo). Y todos tenemos un hater dentro. Lo bueno es que nosotros intentamos darle un sentido a lo que denunciamos. Si me da por meterme con el patriotismo, no cejo en mi empeño de justificar de mil maneras mi postura aunque sea recurriendo a chistes de olor. Si me meto con el vvvvino, me río de él aportando datos y, en el fondo, con cierto sentido de hermandad con aquellos a los que sí les gusta y sin ánimo de ofender porque sí.

La paradoja: En contra de los haters

He de reconocer que lo que viene a continuación, sin embargo, es una paradoja. Una denuncia escrita con cierto odio hacia… el odio. Dicho de otra manera, con cierta repulsión hacia actitudes de desprecio gratuito. A mí me cuesta trabajo aborrecer con toda mi alma a todo aquello que tampoco haga daño a nadie. Opiniones, películas o análisis proctológicos son cosas que pueden resultar desagradables, pero a las que aplicarles la palabra ‘odio’ es un poco exagerado. Esa la dejo para el momento en el que veo en el cine tres anuncios seguidos de promoción de la Comunidad de Madrid pagados como propaganda electoral encubierta con nuestros impuestos. O cualquier cosa que diga o haga el Estado Islámico… Y ahora sería muy muy sencillo y tentador poner un chiste en plan ‘O lo que sea que vea cuando pongo Telecinco’. O, como cuando se critica una peli mala, acompañarlo con cualquier salida a algo que está de moda odiar. En plan “Chappie es más mala que comprarle a tu madre un palo de selfie”. Es sencillo y tentador. Coger cualquier cosa que el zeitgeist ha declarado odiable y meterlo al final del chiste. Todos lo hemos hecho. Y es inocente, pero erróneo.

Hoy vengo a denunciar dos cosas: el haterismo porque sí de cosas que no tiene sentido odiar, pero que muchos se suben al carro de insultar para sentirse superiores. Y, por extensión, el tipo de personaje que está proliferando por internet cada vez más. Siempre han estado presentes, pero en los últimos tiempos, gracias a las redes sociales, no puedo parar de encontrármelos:

Los Frikispters.

Los frikispters son, como los hipsters, haters profesionales. El hipsterismo de toda la vida (llamado simplemente 'cultureta' antes de que todos fuéramos tan versados en todo término que se hace internacional y que por lo tanto mola más) genera oposición porque es elitista y condescendiente. Tú eres un mierda porque no te gusta lo mismo que a mi. O, peor todavía, porque no lo conoces. O peor peor todavía, porque lo conoces mucho después que YO. Pero no hay que confundir la actitud con el producto. No hay que denunciar a un gafapasta por lo que le gusta. ¿Que tu amigo de larga barba se corre viendo un coñazo de planos interminables con Viggo Mortensen recorriendo el desierto durante una hora llamado ‘Jauja’? Pues bien. Si es feliz con ello, ole sus cojones. Además, será un coñazo, pero los planos son bonitos. ¿Que escucha Bon Iver? Pues igual te mola a ti también. Dale una oportunidad. Yo no tengo ni puta idea de a lo que suena. Sólo sé que hace poco me compré dos discos de Belle and Sebastian y son la mar de agradables para escuchar una tarde tonta, gilipollas, estúpida y de derechas. Pero claro, ese grupo ya no es cool porque es viejo. Aunque ese es otro tema. Aquí no estamos para echar otra perorata sobre el culturetismo. Hoy nos toca a nuestras propias filas.

Hace años, antes de la existencia de ente bloj, yo ya solía distinguir entre dos tipos de freaks. Sólo que, en un alarde de originalidad comparada a una partida de ‘¡Sí Señor Oscuro!’ con Belén Esteva y Mariló Montero, yo los llamaba ‘Verdaderos Freaks’ y ‘Falsos Freaks’. El verdadero era aquel que quería compartir su frikismo. El que te llevaba a su casa y te daba una bolsa llena de tebeos. “¿Cómo que no conoces ‘Fábulas’? ¡Toma los cinco primeros, que lo vas a flipar!”. “Espera, que te paso en un pincho toda la discografía de Rush. Ya sé que a tí te gusta el pop soviético de los 80. ¡Pero esto es orgásmico!”.

El falso freak (conocido también en aquella época entre mis amigos como “el jordicóstico”) era el que no compartía su amor, sino que te miraba por encima por no saber lo mismo que él. Algo así como “¡Ah! ¿Que no has visto nunca Saturday Night Live? Pues no tienes ni puta idea de comedia, chaval”.

Vamos, que son hipsters de la cultura popular. Algunos pasaron directamente al culturetismo básicamente porque, si te dedicas a escribir, sea en periódicos o internet, aparentar ser cuuuuurto es más provechoso y con mejores perspectivas económicas. Otros, sin embargo, buscaron distintos objetivos. Con la popularidad del frikismo en las redes sociales y todo Marvel asaltando los multicines, hay que distinguirse de la masa que rápidamente puede rastrear ese mismo tebeo que tú no prestabas a nadie o ese VHS que guardas en tu casa, no sea que si lo ve todo el mundo tu pequeña y miserable parcela de importancia en el inframundo nerd se pierda.

Ejemplo inocente

Pongamos algunos ejemplos, volvío a decir Paco creyéndose Julio César:

Empecemos con uno muy tonto. El palo de selfie. Al igual que ya dije en el post de objetos injustamente denostados al referirme a la riñonera, hay en los últimos meses una convención social de que son lo peor que le ha pasado al mundo desde el sistema de ligas de naciones previo a la I Guerra Mundial o el acceso de Melendi a un estudio de grabación…

¿Veis lo fácil que es ser un hater a la hora de hacer un chiste y que ni yo mismo estoy a salvo de ello?

Bueno, sigamos. El palo de selfie. No es algo freak, pero vale de ejemplo de partida.

¿Me puede explicar alguien qué tiene de malo? El aparato surge por una necesidad. Una cosa es confiar a un extraño nuestra cámara cutre de fotos. Sí: jode que la coja y salga corriendo. Pero jode más que se lleve tu puto teléfono con tus contactos y las fotos de tu pene erecto que mandabas a esa chica que conociste en un pub. Luego el palo es práctico. Sobre todo para enanos bracicortos como yo. Vicisitud, con sus metro noventa y brazos capaces de hacerle un fisfucking profundo a un rinoceronte y que le de las gracias y le regale flores, puede hacer autorretratos aceptables. Pero yo no. Tampoco me voy a gastar el dinero en ello, porque no soy muy aficionado a hacer fotos cada vez que estoy con los amigos. Pero, feck, si me lo dan, pues cojonudo. No veo la necesidad de odiarlo.

Y con este ejemplo tan banal, podemos extrapolar a cosas más polémicas y que sí tienen que ver con la cultura popular. Por ejemplo, el odio a los monologuistas.

Los monologuistas no son necesariamente mongologuistas

Creo que todo empezó con el insulto indiscriminado a Eva Hache. Que te puede caer peor o mejor. Me da igual. Mi amigo Dr Elektro decía que se la follaba. A mí me la refonfinfla . Pero poco a poco se extendió a todo lo que salía de El Club de la Comedia. Sí se llama ‘stand up comedian’ y sale en Comedy Central mola todo, pero si es de Algeciras y sale en Paramount Comedy es un plasta. La clave no era la calidad de los monólogos. Como todo, algunos son mejores, otros son peores y la mayoría sólo reflejan a unos tíos cuya única intención es hacer reír. Y yo con eso puedo empatizar MUCHO.

Lo importante, entonces, no era si te reías. Era que había muchos. Y ya sabemos qué opina el hipster de lo popular: que osea osea qué pesados. Esa actitud se filtró al mundo freak con la rapidez de una venérea transportada por Scarlett Johnasson desnuda en una Comic Con. Y sólo veía artículos y estados de facebook insultando el monologuismo. Porque es fácil decir que es en realidad mongolinismo. ¿Qué esconde esa actitud? Pues qué va a ser: envidia. En internet, mucho freak nos consideramos graciosillos. Pero como aprendió Will Smith en el capítulo de ‘El Príncipe de Bel Air’ cuando se metió a hacer stand up, una cosa es hacer reír a los colegas y otra es enfrentarse a un público. Así que hay muchos a los que les fastidia que otros estén con los focos mientras que ellos se contentan con tweets graciosos de vez en cuando. El verdadero freak no tiene esa actitud. El buen nerd vive en su mundo de frikismo rodeado de ganchitos de queso. Está demasiado concentrado en jugar al Diablo 2 como para pensar que quiere ser un famosillo. Y cuando pone la tele, si le hace gracia lo que ve, pues mire usted que bien. Si cree que esas historias de ‘es gracioso porque es verdad’ no le resultan interesantes porque su vida de ermitaño le impide conocer la realidad, pasará a reírse con otros freaks que le cuenten historias sobre sus primeras partidas al Zelda o que se cachondee de cuando intentó ligar con una tía llevándola a ver ‘Corazón Salvaje’.

Cosa que yo he hecho. No follé, claro. Pero ni siquiera un piquito.

¡A por los Youtubers famosos!

Una expresión similar de frustración de la que se tiene con los cómicos es reírse de los Youtubers. Por mi parte, no tengo ni pajolera idea de este mundo. Sólo me llega ODIO hacia ellos. Pero nunca a idiotas como yo que hacen un Videofobia currado durante dos meses y sólo lo ven 2.000 personas. El haterismo va, por supuesto, a los famosos. Que no dudo que algunos sean buenos y otros malos. Se trata, por supuesto de que son POPULARES. Y eso es una ordinariez. Es mucho más guay conocer un Youtuber freak que parece subnormal y hace reseñas de cine fantástico. La clave es que no es necesario odiar a unos para amar a otros. Se puede amar al crítico retarded o al idiota que se graba probando un ambientador de baño y, al mismo tiempo, a uno popular. O, como yo, no ver a ninguno popular que no sea John Green. Porque si no véis la serie de vídeos de John Green sobre historia, es mi deber freak compartirla con vosotros. Compartir el amor. Que de eso se trata:


'Mitoplastismo': ese término elitista

Pero la cumbre del frikipsterismo hater es últimamente un término que he llegado a odiar. El mitoplastismo. Hasta gente que admiro y amigos lo han utilizado. ¡Qué pesados están los fans de Firefly! ¡Qué horror la gente que escribe artículos o hace podcasts sobre Los Goonies!

Yo añadiría, traduciéndolo al culturetismo: “OSEA, es que es taaaan retro hablar de lo retro”

Simplemente, no puedo entenderlo. Dejemos que la gente ejerza su derecho a ser nostálgicos. Algunos lo harán mejor, otros lo harán con menos interés. Pero dar la brasa con lo que nos gustaba de pequeños es esencial en la cultura freak. Es lo que somos. Es en lo que se fundamentaron páginas muy populares en internet al inicio de la revolución nerd. ¿Es que ahora de repente ya sólo vale hablar de películas oscuras de terror de los 80 y no hacer una loa a tu amor por ‘La Princesa Prometida’? Pues mirad: dejadme ver por décima vez la peli de Rob Reiner antes que tragarme otra cosa que estén poniendo por la tele. O ambas. No son incompatibles si tenemos el tiempo suficiente.

Es importante mantener vivos los mitos. Si algunos ya somos muy sabihondos y conocemos al dedillo la trama de ‘La historia interminable’, pues miramos a otro lado y leemos o vemos otra cosa en internet. Que hay donde elegir. Dejemos que gente que no la conozca debido a la edad o a avatares del destino sí disfruten con la exaltación del amor hacia la película que ofrecen algunos.

La clave es no sentirte superior. No odiar porque sí. No ser un snob del frikismo. Ya tenemos suficientes snobs en  la alta cultura y la alta sociedad que te miran por encima del hombro como para envenenar un pozo tan bonito como el del nerdismo. Vivimos una época dorada. Estamos de moda. Disfrutémoslo en lugar de lamentarnos precisamente por ser mainstream.

Juntos de la mano hacia un mundo panfreak interconectados en los que todos expongamos a los cuatro vientos nuestro frikismo y, en mi caso, mi pene cada vez que voy a Tarifa en verano. Pero eso es otro tema que puede que os cuente en otra ocasión en un artículo sin duda plagado de chistes fáciles en los que, sin darme cuenta, me reiré de lo que esté de moda insultar el día que lo escriba. Todo ello, claro está, si este post no genera demasiados haters. Lo cual es más posible que aquella vez que escribí sobre Nolan.

Aquí Paco Fox: Una colaboradora que repite. Cava Baja vuelve, tras repasar la carrera de David Summers, con un grupo que sólo puede rivalizar con Mecano en su capacidad para hacer ripios épicamente lamentables.


Mucha gente de mi generación habla de los ochenta como una época dorada. Para algunos, puede que eso sea una sandez; para otros, simplemente es una moda, un ejercicio de nostalgia… pero qué va, amigos. Hablar de los ochenta es la prueba irrefutable de que somos viejos. Porque ahora la gente se está volviendo medio merilota con los años noventa, sobre todo en el tema de las camisas de cuadros, los botines, los vaqueros de talle alto, etc. Así pues, no está de más recordar a un grupo musical que quizá fuera ídolo de algunos de nuestros lectores, y que directamente son mina de pasatiempos y cuna de sordideces sin fin.

Si ya en un post anterior me dediqué a analizar la carrera en solitario de David Summers –cuyo grupo lo petaba en los ochenta-, digno es recordar a otro que hizo lo propio en los noventa. Aunque en este caso no puedo basarme únicamente en una poétika miérder, porque el culebrón es tan intenso que da para más, para mucho más. Hablemos de Amistades Peligrosas.

Puede que mucha gente no se lo planteara en su momento como novedad, pero yo, que descubrí a estos entes con unos diez u once años, fui cayendo en la cuenta de algunas cosas con el paso del tiempo: 1. Que sus canciones hablaban de guarreridas sexuales. 2. Que quería vestir como Cristina del Valle. 3. Que las canciones que no hablaban de guarreridas no se entendían. 4. Que en realidad quería vestir como Alberto Comesaña. A esa edad todo es complicado…

El caso es que, en la actualidad y con el escepticismo que dan los años, hace ya unos meses desempolvé de mi estantería un par de CD’s de los pornopopeiros del momento. Y no se me ocurrió otra cosa que ponerlos en el coche como parte de la desquiciante banda sonora de un tremendo viaje a Navarra. Mi cerebro entones hizo dos cosas: sufrió un derrame y tuvo una idea. Escribir un post sobre el dúo. Es obvio que ninguna de las dos fue buena.

De todos es conocido que la parejita formada por Alberto Comesaña y Cristina del Valle saca su primer disco –Relatos de una intriga- en 1991. Dicho álbum contiene el que será su gran éxito hasta día de hoy, “Estoy por ti”, que sirvió de fondo hasta de la publicidad de Televisión Española. A partir de ahí, su popularidad se traduce en millones de discos vendidos, conciertos como churros, videoclips dolorosos, coreografías vergonzantes y propagación del horterismo como modo de vida. Es decir, la filosofía basada en auténticos valores que este blog defiende a capa y espada.

Cuando te paras a escuchar detenidamente los discos de Amistades Peligrosas te das cuenta de algo que sí que resulta peligroso para tus neuronas: la coherencia no existe. Me explico. Una cosa es que dentro de un mismo LP puedas hablar de distintos temas, faltaría más; el problema es que entre todo el disco debería existir una coherencia interna, o temática o instrumental. Y eso a nuestros amigos debe ser que les costaba un poco.

En el caso de Relatos de una intriga, encontramos ya lo que será un rasgo definitorio de casi toda su producción: el chis-pún electrónico con casiotone de baratillo, muy apreciado y moderno en los noventa, pero que con el tiempo, y cada vez más cerca de los dosmiles, se irá haciendo insoportable. Cierto es que este álbum me parece el más lógico de todos, puesto que el ritmillo es el mismo en casi todas las canciones, y la mayor parte de su temática es amorosa o erótica, con claros ejemplos como “Hágase tu voluntad” o “Muy peligroso”, tema en el que el recurso de la Lolita está bastante bien explotado.

Andando el tiempo, nos trasladamos de un salto a 1993. En este año el dúo saca al mercado 'La última tentación', en cuya portada se representan simbolitos de tratado medieval combinados con el que será su logo a partir de ese momento: una mezcla de una cruz y un tridente. Además, los ropajes nebulosos y neorrománticos –estos últimos del tipo de Spandau Ballet- serán también marcas de la casa.

En primer lugar, el disco en sí resulta desquiciante, por los temas que se mezclan y quedan metidos con calzador, diseminados aquí y allá. Comienza el asunto con “Me haces tanto bien”, un nuevo tema erótico del estilo de “Estoy por ti”, que sabían que era lo que daba pasta y aportaba continuidad con el disco anterior. También continúa la denuncia social con temas como “Lágrimas de metal” sobre el aborto, y “¿Está Yayo?” sobre la droja. A partir de aquí, digamos que todo se descontrola. En primer lugar, por una versión sórdida donde las haya de un tema del “Tell it to my heart” de Taylor Dayne, donde cambiamos la temática de amor de jamelga pechugona con labios morcillones a “no te metas drojas en el colacao y cuéntamelo, porque yo te quiero y eso”. Denuncia social a ritmo de chuda chunda, sensibilidad sórdida a manos llenas.


Además, hay por ahí un par de baladas tristes muy bonitas (“Casi nunca bailáis” y “Di qué haré”), y ahora llegamos a la chicha magra. Resulta que nuestro vicisitúdico dúo era, además, pretencioso, y decidió basarse en nada más y nada menos que la Biblia –no, mejor, EL ANTIGUO TESTAMENTO- para crear una serie de canciones de temática religiosa mezclada con ideologías variopintas que he dado en llamar LA BIBLIA SÓRDIDA PORNOPOPEIRA. Sin saberlo, estaban llevando a cabo la maravillosa misión de dar ÉPICA a todos los temas de sus canciones. La primera es “Génesis”, y no se acuerden del grupo de Pil Collins, porque se arrancaría los pocos pelos que le quedan en la cabeza y el dedo gordo del pie para compensar. En este tema, Amistades Peligrosas relata la creación del mundo por parte de Dios, y la de Adán y Eva, en lo que a mi entender es un alegato por la igualdad: “Y creó al hombre/ también a la mujer […]/ Los dos por igual”, aunque ya aviso de que no las tengo todas conmigo y sólo lo hicieran por hacer el pedante.

La segunda entrega de esta Biblia contada a los sórdidos, “Adán y Eva”, narra la historia de la tentación y la caída en el pecado original. Todo en tono claramente pornopopeiro, mezclado con el ingenioso juego de palabras de “Sí AH down down/ cayó en la tentación comió de la manzana./ Sí AH down down/ cayó en la tentación UH AH AH” y los sutiles y delicados gestos que acompañan el “Cómela así…” que repite la serpiente.

¡Porque la Biblia es divertida si sabes ponerle intención erótica y chispunes! ¡Dejad a un lado las homilías pesadas del cura de vuestra parroquia, y entregadle el disco de Amistades Peligrosas! ¡Alberto y Cristina han sentado las bases de una nueva religión! ¡Vistamos chaquetas anchas y vestidos con corpiño y sigamos al Casiotone!

La tercera en discordia es mi favorita. Guitarreo, casiotone (again), música llena de fuerza y vigor para contar la historia de Caín y Abel. Así, sin dobles juegos, sentidos implícitos ni leches en vinagre.
Sólo una cosa nos hace tirar cordura en este caso. La canción se llama “A mala idea”, y el estribillo es una auténtica delicatesen de la vicisitud: “Existe Dios/ Tú y yo somos dos/ Somos testigos de tu mala fe/ A mala idea/ Lo hiciste a mala idea/ A mala idea/ y a ti te ha castigado Dios”. Hombre… teniendo en cuenta el tema de la canción, ¿qué querían que dijera Caín? “Es verdad, agarré un pedrolo o una quijada de burro y le arreé a mi hermano una leche que le partí la crisma por cuatro sitios porque le tenía celos pero desde el cariño, ¿eh?”. Gestas épicas con tono pueril. Mejor que Antonio Machado y Miguel de Unamuno, y con más ritmillo.
Finalizado el repaso por estos tres hitos del Antiguo Testamento, llega el momento cumbre: las dos canciones sobre el Apocalipsis. Porque si hay un libro críptico, que nadie entiende pero que da mucho juego –que se lo pregunten a los frikis de youtube y a Iker Jiménez- ésa es la profecía de San Juan. El Fin de los Tiempos. Algo tan terrorífico que sólo podía ser anunciado por Amistades Peligrosas.

Tanto en “La voz de un ángel” como en “La última tentación” vemos niños a los que les pelan la piel, escenas de canibalismo, ángeles que cantan, los últimos y los primeros, la desesperanza, el infierno desatado en la tierra, etc. Musicalmente, no están mal, pero no entiendo qué narices pinta todo esto junto, en un mismo disco, separado por temas eróticos, denuncias a favor del aborto… y una canción dedicada a Satán. Sí amiguitos, es que ESO es lo más heavy del asunto. La cuarta canción del disco se llama “Satán te invade” y es de clara intención erótica, pero vamos, que va de lo que va, de hamor entre especies, tema que, desde este blog, no tenemos más remedio que aplaudir.

El siguiente disco, La profecía, llega dos años después. La portada representa las caras de los integrantes añadidas con potochó a un lienzo antiguo, y el título de nuevo es otra pretenciosidad que enlaza con lo anterior.

Por un lado tenemos canciones de amor (“Me quedaré solo”, “Será” o “Estrella”), las que hablan de temas sociales (“Pasos en el túnel”, “Hermanos de sangre”) y alguna con el asunto del folgar, como es “Sacrifícate”, a favor de los homosexuales y de la libertad sexual en general. Aparte, continúan con su gesta de hacer llegar las Sagradas Escrituras a los sórdidos de bien. “Ángelus” es un tema sobre la salvación del amor, “Eloi, Eloi” trata sobre la eutanasia a partir de la famosa cita bíblica “Elohim, Elohim, lamasabactani” (Dios mío, ¿por qué me has abandonado?), y “Bendita seas” es otro de los temas de fornicio, cada vez más escasos, porque la evolución del grupo fue derivando del simple folgar en la ÉPICA pura y dura.

¿Dónde apreciamos esa epicidad en este disco? Se supone que, musicalmente, es el mejor y más maduro del grupo, aunque los casiotones modernuquis van a seguir por ahí, pero menos, porque Cristina del Valle ya había conocido al que sería su siguiente pareja, Hevia, y comienzan las colaboraciones introduciendo del instrumento sórdido por excelencia: las gaitas.

De cualquier lector de este blog es sabido que las gaitas son una representación infernal del bien. El problema es mezclarlas con una historia que remite al medievalismo para hacer una descafeinada denuncia por la paz, donde se insertan bellos versos como “Sumisión, sumisión./ Soldado insumisión./ Dirigente delincuente/ y volverán/ mañana volverán/ a darnos por detrás”, todo ello entremezclado con frases a favor del anarquismo y alguna que otra alusión a la corrupción, el dinero negro, y la familia real. Estamos hablando del tema “El príncipe valiente”. Escuchen y vean la mezcla de elementos sórdidos para llevarnos de la mano (y de la gaita) a la descarnada realidad social.

Si creían que esto era el colmo del desquicie y la diversión sin inhibiciones, aún quedaban malos ratos por pasar. Sí, amigos, Cristina y Alberto habían decidido poner fin a su relación, y se notaba que sus inquietudes artísticas (aka idas de olla sin control) iban por derroteros completamente distintos. ¿Cómo terminaría nuestro grupo favorito? Su siguiente disco nos indica claramente –y para gran regocijo- que en la más pura esquizofrenia.

Nueva Era es un auténtico despropósito en el que, prácticamente, cada intérprete llevó sus propios temas sin que el otro supiera de su existencia y los grabó a su modo y en un estilo completamente distinto. Esto dio pie a que el disco fuera una puta locura, un auténtico monstruo de Frankenstein donde se reconoce a la legua de quién es cada tema. Las canciones con ritmos étnicos y la llamada “música de raíz” unida a las gaitas son de Cristina, y las electrónicas de ritmo chispunero casiotónico con remezclas imposibles son las de Alberto. En este sentido, cabe destacar que las canciones de Cristina suenan medio aceptables, aunque su lucha por los derechos de la mujer la lleva al peligroso terreno del molarse mucho a sí misma, que irá desarrollando con los años. Por su parte, Alberto Comesaña nos regala piezas de poso electrónico cercanas al dosmilerismo mal entendido –muy mal entendido, de verdad- en las que mezcla voces de fondo, y el mismo ritmo de casi todas las canciones de sus últimos discos. Lo que hace especial los temas del onvre del grupo es, sin embargo, lo que yo creo que es una reacción contra la saturación de gaitas del chorbo de Cristina. ¿Podía un gallego de pro no meter cosas gallegas en un disco donde su compañera se hinchaba a gaitazos? ¡Por supuesto que no! Y la respuesta fue simple: Galleguismo extreme lyrics.

A ver, cierto es que estas letras se ven sólo en dos canciones, pero ambas son suficientes para cortarnos las venas con la cucharilla del café y aplaudir desaforadamente con las orejas mientras bailamos La Lambada. La primera es “Haberlas, haylas” y habla, cómo no, de meigas y futurólogos y demás en lo que pretende ser un alegato a favor de la razón humana y el descreimiento positivista. El resultado, una reflexión en el váter después de ver la tele una noche de insomnio, pero con ÉPICA, que es lo que aportan los coritos vergonzantes de fondo.

El segundo tema galego power es “Los restos de Santiago”. Dejo la versión en directo, que es mucho más divertida y digna de una versión de rock progresivo. No comento nada, juzgad vosotros, y no uséis la cucharilla de las venas para arrancaros los tímpanos. Haceos mejor una queimada y brindad a la salud de Alberto y Cristina, reyes de la vicisitud patria y guías de los sórdidos que en el mundo hay.

Es aquí cuando hice mi gran descubrimiento. Amistades Peligrosas era un grupo sórdido, pero ¿quién de los dos es el más sórdido?  A partir de ese momento de sus vidas, la competición se había desatado. El que realmente fue su último disco –La larga espera- no aportaba nada del otro jueves, y fue más que nada un intento fallido de ser lo que tanto habíamos admirado en el pasado, amén de que además resulta tardío con respecto al resto de su producción. Lo bueno viene cuando cada uno de ellos decidió que la sordidez era algo que llevar con orgullo por montera, llenando de vicisitud todas las facetas de su vida. Nosotros, como gente que reconoce en ellos los auténticos VALORES, hemos preparado una lista para votar al ganador del premio a La Amistad más Peligrosa. Dejo aquí los logros de cada uno, que hemos votado con el cariño que merecen después de las horas de placer que nos han proporcionado.

CRISTINA:

Comenzó llamándose Cris y sacando discos con canciones tipo Lolita.

PUNTOS DE VICISITUD: 4

Canta con Paloma San Basilio, en un concierto donde la artitta se homenajeaba a sí misma con JRANDES cantantes como Juan Pardo, El consorcio o Gloria Lasso.

PUNTOS DE VICISITUD: 8
Saca el disco 'El dios de las pequeñas cosas', donde aparece el tema “Llega el dos mil”, que tuvisteis la oportunidad de escuchar aquí. Sigue la línea de su disco anterior con Apuntes generales del mundo. Discos con valores sociales donde Cristina sigue con su línea de automolonez.
PUNTOS DE VICISITUD: 3

Presidenta de la Asociación de Mujeres Artistas contra la Violencia de Género.
PUNTOS DE VICISITUD: 2
Pero mujer: ¡al menos pon algo en la pancarta!
Tiene una calle en Viso del Alcor, Sevilla.
PUNTOS DE VICISITUD: 9

Forma de nuevo Amistades Peligrosas reversionando temas antiguos con un señor con colgante y un tatuaje chungo que da grima.
PUNTOS DE VICISITUD: 5
          
Graba videoclips de temas pseudoreligiosos en parques públicos.

PUNTOS DE VICISITUD: 7,5
Versión de Seven Seconds.

PUNTOS DE VICISITUD: 10
Canta a favor de los saharauis y se va a Gaza. Activista por los derechos de los animales.
PUNTOS DE VICISITUD: 2
Sale en Telemadrid y Antena 3 (en el programa Los viernes al show con el señor del colgante), interpretando los temas de su nuevo disco.
PUNTOS DE VICISITUD: 3
Tras la retención de su excompañero en Chile, Cristina, en un acto de íntegra solidaridad y savoir faire vicisitúdico, se apresuró a publicar un comunicado aclarando que ELLA no formaba parte de la formación que actuaba en América, y que la marca Amistades Peligrosas le pertenecía, siendo suyo el derecho de utilizarla en España.
PUNTOS DE VICISITUD: 5 Plus por mierdismo ilustrado: 5. TOTAL: 10.

ALBERTO:

Fue cantante de Semen-Up, el grupo que introdujo el pornopop en ¡Essssssssppppppaña! Con temazos atemporales como “Lo estás haciendo muy bien” y… Bueno, ya son más de los que he hecho yo.
PUNTOS DE VICISITUD: 7

Compone el disco Jacobsland un año Jacobeo, con música chill out y temas como este, en el que colabora mucha gente, incluido… ¡Sí! ¡Ya sabéis quién!... Una pista…

PUNTOS DE VICISITUD: 7,5

Saca el disco Perversiones, que tiene forma de caja de profilácticos, y versiona “Your woman” de White Town.

PUNTOS DE VICISITUD: 8,5

Participa en La isla de los FamoS.O.S y se retira a las pocas semanas.
Lo estás haciendo muy mal...
PUNTOS DE VICISITUD: 5

Participa como jurado del programa Los 7 magníficos de televisión de Murcia.
PUNTOS DE VICISITUD: 4

Crea el espectáculo Monólogos chillout de autoayuda, con coreografías y voz femenina.
PUNTOS DE VICISITUD: 8,5

Se junta con Hevia (unión de “ex”) para apoyar a Yolanda Yone en su candidatura para representar a España en Eurovisión, en 2008. También graban su videoclip en parques, pero además sientan las bases del idioma mundial.

PUNTOS DE VICISITUD: 9,5

Gira con La Edad de Oro del Pop Español y el musical 'Escuela de calor'. Se junta con viejas glorias como los cantantes de TENNESSE, la rubia de EBS y unos cuantos más. Hace nada han sido retenidos en Chile por no llevar el permiso de trabajo en regla.
PUNTOS DE VICISITUD: 8


El cinco de marzo saca un disco nuevo, Eros i Thanatos, de portada regulera y con un primer single cuya rima “Maribel, me has sido fiel” da mucho hamor berdadero.
PUNTOS DE VICISITUD: 6

Se afilió al PP, alegando que se ha convertido en un anarco-capitalista. Si habéis leído el artículo anterior, no hay mucho más que explicar.
PUNTOS DE VICISITUD: 6 Plus por Barcenasismo y descubrimiento de los valores del PP (de los que ya hablamos) 4. TOTAL: 10.

CRISTINA: 63,5 PUNTOS                                                      ALBERTO: 74 PUNTOS

¡Aquí lo tenemos! El ganador moral de este duelo de sordidez a La Amistad más Peligrosa es Alberto Comesaña. Desde aquí le damos la enhorabuena, y le deseamos que tenga suerte con el próximo lanzamiento de su disco, que de seguro nos dará múltiples alegrías y experiencias vicisitúdicas y galleguísticas sin parangón.

¡Hasta otra!

Ya sabéis que no somos de hacer artículos apresurados sobre la actualidad. Tiene que ocurrir algo muy gordo y que nos afecte personalmente para que, en lugar de jugar a la Playtation, echarnos una siesta o acercarnos aviesamente a mujeres en la cola de la Muestra SyFy nos dediquemos a escribir. El tema de hacer obituarios tampoco nos fascina. Pero en algunas ocasiones nos hemos tenido que saltar esa regla. Pasó con El Fary, Anna Nicole Smith o, en un alarde de atchonburikismo, David Bedford.

Podríamos haber escrito sobre alguien al que queríamos tanto como Leonard Nimoy. Pero no es lo que esperáis de ente bloj. Nadie me llamó cuando palmó Spock. Pero este medio día mi teléfono y mi facebook echaban más humo que el culo de un hamster siendo penetrado violentamente por un elefante. Hoy, el Diario de Ferrol anunciaba la muerte de alguien no sólo importante para esta página, sino para el amor que nos profesamos Vicisitud y yo y que no es del tipo del que se procesan el hamster y el elefante:

Ha muerto José Tojeiro. O Xosé Toxeiro. O el amo y señor de la sordidez gallega.

Hoy, España es un lugar menos sórdido. Aunque parezca increíble.
Hay uniones muy importantes entre personajes sórdidos y medios de humor. Bárcenas y El Intermedio. Aznar y La Razón. En nuestro caso, Tojeiro siempre ha estado muy presente en la historia de Vicisitud y Sordidez. No en vano su apolíneo perfil adornó el fondo del blog durante años hasta el cambio a la nueva, más moderna y menos aterradora imagen que intenta ocultar que apenas hablamos únicamente de caca. Pero la presencia de Xosé en nuestras vidas viene de un tiempo atrás. Unos años en los que nuestra admiración hacia la sordidez estaba en fase embrionaria y no se había volcado en internet.

Al poco de mudarme a Madrid para estudiar en ese pozo de puñaladas traperas, falsas sonrisas, drojaína y buenas amistades que era la ECAM, conocí a Vicisitud y José (sin relación: es que en España todo el mundo se llama como el mayor cornudo de la historia) Tito. Ambos eran de montaje, la rama de la Escuela con la que tenía más relación porque era, con excepciones, una de las que tenían menos artít-tas en sus filas. Tito conocía a un publicista de la agencia Remo. En aquel tiempo pre-redes sociales, circulaba por varias oficinas de publicidad una cinta enigmática. De ella no salía ninguna china con el pelo sucio a matarte, sino que se veía a un gallego hablando. Con un jersey de tonos marrones aterrador, eso sí.

La cinta fue de Tito a Vicisitud, quien fue el primero en cantar las maravillas de esa ovra. No paraba de repetir la palabra 'prespitutas', y comentaba que era la cumbre de la sordidez gallega. Por mi parte, yo tenía toda una pared del pasillo de mi casa de alquiler cubierta con El Museo de la Sordidez, cinta de Carlos Jesús incluida, junto a flyers de barras americanas. Así que un día, nuestro común interés por la chunguez nos reunió, junto a otros amigos, en el cuarto de Vicisitud para ver el vídeo. Y surgió el amor.

Llegado este punto, hay que señalar tres cosas:
a) Que vimos el vídeo entero. No lo que se popularizó con los mejores momentos luego en Youtube. Para apreciar la figura de Tojeiro más allá del Olimpo del one liner hay que conocer toda la historia.
b) Que la frase 'Droja en el colacao' no era tan conocida. Estaba en la etiqueta de la terrible copia VHS, pero el gran efecto era mucho mayor cuando te pilla casi desprevenido.
c) Que yo rara vez me río hasta caerme al suelo por algún chiste que no sea de caca.

Y me caí. Vaya si me caí.

Había nacido un nuevo héroe.



Tanto es así que nos hicimos con un U-Matic del programa completo. La cosa había salido del reality Codigo Rojo, el cual consiguió que Arturo Pérez Reverte abandonara definitivamente la televisión en pos de una carrera en el noble arte de MOLARSE y creer, erróneamente, que tiene más razón que Hans Magnus Enzensberger. Estoy convencido de que justo fue al segundo de ver el final del vídeo este y decir, con cara de circunstancias más propias de un cura heterosexual en un cónclave vaticano, "Manuel Jiménez: Era un complot", cuando el renombrado escritor decidió que ya le podían ir dando mucho por el culo a TVE.

Bien. Pues el U-Matic, formato caduco de corta vida en el que se almacenaban ciertas cosas en los 80, llegó a mis manos y me dediqué a copiar VHSs de mejor calidad cuando entré a currar de becario en el Plus. Tan contento y orgulloso de mi copia en Betacam Digital estaba que, a los tres años aproximadamente cuando por fin apareció el vídeo cortado en 'Lo Más Plus'. me acerqué a uno de los redactores y le dije que, si querían volver a usarlo, que me lo pidieran, que el mío se veía mejor que el de internet y que encima estaba completo.

Él me miró con desprecio de arriba abajo, se dio la vuelta y no me contestó. Porque en aquella época los de un programa osea tan guay osea no se mezclaban con la escoria de un canal de pelis como Cinemanía. Hoy en día sigo a veces preguntando por él y le deseo que lleve un lustro en el paro y enganchado al jaco.

Pero lo importante de esta historia no son mis traumas con ex-compañeros, sino que la jrandeza de Tojeiro estaba en su historia completa, la cual varios años más tarde sí se colgó por fin en Youtube. José no era un putero al que le habían robado y que hablaba con acento de las Rías Baixas (de ahí viene el convertir la 'g' en 'j') a pesar de ser de Cariño, La Coruña. Era algo más.

Era un hijoputa. Pero un pedazo de cabrón desvergonzado y perturbado.



El famoso dinero que le habían mangado era un efectivo que había ahorrado tras emigrar y que escondía para no dárselo a la mujer. Y, en un alarde de idiosincrasia gallega, lo decía en TVE. A todo el mundo le sorprendía que declarara que "Ah, naturalmente yo les pagaba por eso... sin ser una cantidad excesiva... yo les pagaba... lo normal". Pero a mí lo que me daba más vicisitud era que tampoco tuviera reparo en que todo el pueblo supiera que era un rata que le ocultaba dinero a la ex mujer.

La magia del vídeo de Tojeiro, pues, era el valor del tío de ponerse en ridículo y aparentemente no darse cuenta de ello. No como hoy en día, que la gente busca hacer el tonto en cualquier reality. Xose era un sórdido DE VERDAD, que no buscaba la fama sino... ¡JUSTICIA! Era de tal calidad la realización y montaje del reportaje que al poco de conseguirlo tuvimos una clase con el crítico Antonio Weirichter. Un señor muy cultureta, pero también muy inteligente y amable. Nosotros, como un trío (incluyo a Vicisitud y Tito) de hijoputas, le dijimos que teníamos un corto que usaba el formato de falso reportaje para hacer una comedia. Que narrativamente tenía una estructura de crescendo sublime, administrando con maestría los chistes para llegar a un gran final.

Y se lo tragó. Vaya que si se lo tragó.

Cuando le dijimos que le habíamos tomado el pelo, se rió y nos dio las gracias, pasando a hablar de 'La Verdadera Historia del Cine' de Peter Jackson. Antonio: otro jrande de España.

Años más tarde, en un viaje a Buenos Aires, descubrí que el culto a Tojeiro seguía vivo. Juanjo, un gallego que encontré en el hotel, me pasó una foto del señor en aquella época, e incluso me mandó una camiseta que tuve que regalar a Vicisitud por no ser talla Hobbit:


Con ello sólo quiero decir que Tojeiro no sólo fue objeto de un latrocionio por parte de prespetutas buscando domicilios para hacer la prespitación, pero no por prespitación, sino por robar. Ha sido alguien que ha unido a sórdidos como Juanjo y yo en cerca de la Casa Rosada y que fue, justo a la apreciación hacia Ian Anderson, los primeros pasos de la historia de amor entre Vicisitud y yo. Y sólo por eso, le saludamos. Quizá esté en un lugar mejor tomando colacao con muchas prespetutas y dinero que nunca gastará. Y, como ateos que somos, sabemos que ese lugar es nuestro recuerdo.



UPDATE:

Un gallego de pro como Vicisitud estaba muy ocupado para hacer nada aquí, entre trabajos publicitarios y preparaciones de la liga fantástica y una reedición de su libro de F1. Sin embargo, le pudo el sentido del honor y ha manufacturado una conferencia de prensa de Rod Dennis. El esquivo y complejo 'Ronspeak' del jefe de McLaren era, lo supiese Ron o no, todo un tributo a la misteriosa expresión de Tojeiro, que seguirá generando interpretaciones cabalísticas en el futuro. Desde Ferrol y Woking, otro adiós a José:


video

Una de mis mayores preocupaciones, cuando abandono la confortabilidad de mi bello hogar de mierda, es: "si me pilla un apretón ¿dónde podré encontrar un buen water para echar mi pequeña dosis diaria de abono?". Sí, así soy yo, una mente simple, preparada simplemente para dos funciones básicas, andar y cagar. Ando para ir a cagar, principalmente. El problema no es tanto el dónde sino el cómo. Para mí cagar, sobre todo teniendo que como fuera de casa 5 días a la semana, se convierte en un asunto prioritario en ese momento del día en el que la fibra que has consumido, misteriosamente, en vez de convertirse en un fabuloso jersey, se acaba convirtiendo en mierda.

FELICITÀ!
Normalmente cuando llega el apretón suelo buscar, primeramente, algo para leer. No concibo la evacuación sin la lectura, así que siempre, entre la bolsa que me llevo al curro incluyo: un libro, un cómic, una revista o el periódico. He leído grandes obras en el cuarto de baño, Crimen y Castigo, De lo Espiritual en el Arte, La Biblia, El Juicio de Galactus, 23 números de Jara y Sedal, los apuntes de Historia del Cine de la Facultad, los botes de los champús, las etiquetas de las lengüetas de las bambas. Necesito leer mientras cago. Es más, si no encuentro lectura no cago igual. Los días que me he dejado el material para leer se me suele reconocer porque suelo ir por el curro en busca de algún periódico, cual ente hiperactivo mientras ando apretando el culete para que no se me escape un zurullo ansioso. Esto se ha solventado en gran medida con los smartphones y las tablets y ahora es bastante común ir a hacer caca con estos aparatos y escuchar, por ejemplo, a tu compañero de cagadero viendo el youporn o jugar al Candy Crush mientras se oye el constante gotear del agua al ser golpeada por los zurulletes.

Una vez seleccionado el material lector empiezo a seleccionar el water idoneo para depositar mis nalgas. La tarea más ardua de todas. Como persona escrupulosa e hipocondríaca que suelo ser no me vale cualquier taza. A la que veo un pelo rizado, agua amarilla, gotas salpicadas, o frenazo marrón, lo desecho y busco otro. Recorro en tiempo récord todos los lavabos de las tres plantas del edificio en el que curro, cual bedel de instituto buscando adolescentes fumadores o niñas felatrices a las cuales meter bronca.

Una vez seleccionado el WC adecuado (es decir el que tiene trazas azules de Pato WC cayendo desde arriba y formando un bello charco de limpieza en el agüilla del fondo) procedo a colocar el denominado "Safety Paper". Porque sí amigos, por muy limpio que pueda parecer un baño, nunca está tan limpio como el de tu casa. Bajo esa apariencia azul de limpieza e higiene, se esconden 200.000 millones de bacterias que cual ejército nazi ante Polonia, esperan el momento para atacar y provocarte un herpes, una infección de hongos, o una enorme diarrea (aunque mi razón principal es el asco que me da depositar mi lindo culo en donde algún desconocido pudo haberlo aposentado previamente). Así que cojo trozos de papel de water (nunca el primero) y después de doblarlo lo voy colocando en sucesivas capas en el borde de la taza. Luego, para evitar la incomoda explosión salpicadora que hace la hez al caer en el charquito, coloco más papel en el hueco de la taza. Así el water parece más una extraña momia egipcia, o un huevo kinder, que una taza. El problema es que la porosidad del papel de culo no evita que los gérmenes lo transpasen, ergo es una operación totalmente absurda más allá del mero efecto placebo-homeopático. Aún así lo hago, más que nada para evitar el frío contacto de la cerámica en los muslámenes.

Bueno, ya hemos colocado el Safety Paper. Cerramos la puerta, con pestillo of course, y saco de la bolsa mi lectura. Me bajo los pantalones y me siento. Si lo hago cuidadosamente empiezo el proceso, pero a veces por culpa del estrecho habitáculo donde ponen los putos cagaderos, al girarme golpeo con el cinturón o con el pantalón, parte del Safety y hala a volver a empezar. De verdad, qué coño piensan los arquitectos que diseñan lavabos, ¿que somos sílfides? Hijos de puta, así muráis todos envueltos en guano. Bueno a lo que íbamos. Más o menos ya hemos establecido el proceso caguil, y podemos dedicarle unos buenos 10 minutos de lectura fecal. Ahora mismo estoy releyendo a Susan Sontag, una delicia, mucho mejor que el Allbran. Pero a veces surgen inconvenientes, ¡ay amigos! rezad por que no os alcancen.

1er Incoveniente: No hay baños limpios.

Ante esta dura realidad hay métodos alternativos de cagar con una cierta seguridad. Yo suelo coger las toallas desechables que hay en el lavabo para secarse las manos, y con un cuidado extremo de que mi piel no entre en contacto con la superficie (unos guantes de látex son de puta madre, pero creo que si fuera con guantes a trabajar me darían baja psiquiátrica: coño, voy a probar a ver si me la dan), limpio la parte manchada y vuelvo a empezar, el proceso anterior. Aunque meto capa doble de Safety y previamente tiro 6 veces de la cadena (bien por la sequía, a mí me mola la sequía, los desiertos molan)


2do Inconveniente: No hay Papel
Este tiene varias variantes:

-Que no haya papel suficiente para hacer el Safety, por lo que yo opto por reservar el papel suficiente para la limpieza y adoptar dos posturas cagonas. Una es la de hacer equilibrio en postura clásica del caganer del pesebre con el subsiguiente cargamiento de las piernas, que, si la cagada es larga, acaban pareciendo las prótesis de Long John Silver (o las del marinero de Padre de Familia, para los que no leen). La otra postura es más extrema y supone alzarse con bastante equilibrio eso sí, sobre la tapa del water (no la que cierra, sino la tapa de cagar) y adecuar el culo en la postura del caganer. Decir que si alguien abre la puerta en ese momento puede ser víctima de uno de los momentos más absurdos de su vida, al contemplar al cagón circense.

-Que no haya papel: Es posible dependiendo del sitio donde se jiñe (¿con j o con g?, ah, esas grandes cuestiones) que el servicio de limpieza sea tan pésimo como los preparadores físicos del Barça, por lo que el papel del culo sea algo visto como un objeto legendario. Si el apretón es chungo y no podemos evitarlos, y en caso de no llevar kleenex (el 90% de los tios no llevamos, a no ser que estemos resfriados), procuraremos agenciarnos algún tipo de papel alternativo. Periódicos deportivos suelen ser un buen material, ya que absorben bastante. Tambien funciona de puta madre el One More Day de Spiderman, o cualquier cosa editada por Quesada.Eso sí, no podremos librarnos de un incómodo enrojecimiento anal, que en caso de tener almorranas podrá derivar en un doloroso escozor e incluso en un sangrado, que hará que al salir del baño, si no hemos limpiado o tirado de la cadena, se pregunten por nuestra verdadera sexualidad.


3er Incoveniente: Cagar con alguien esperando fuera
A veces los apretones se multiplican y no somos nosotros solos las víctimas de la necesidad evacuatoria, por lo que alcanzar un lavabo a veces es una tarea de superviviencia, como las carreras de los ñús delante de los leones. Es divertido ver a varios tíos con un periódico bajo el brazo, andar apretando el culo y el paso con el ánimo de llegar antes que nadie al cuarto de baño. Si tienes la suerte de haber sido el primero y ya has ocupado tu plaza, no hay nadie que incordie más que cagar con alguien golpeando la puerta para entrar o esperando a que se desocupe el baño. Depende del tipo de incordio que te provoque yo recomiendo dos tipos de actuación:

-Dejar el baño lo más guarro posible para que el pesao que entre detrás tuyo, sienta la misma sensación de asco, asfixia y angustia, que Andreíta al darse cuenta de que sus padres eran la Esteban y Jesulín de Ubrique. Normalmente esto sólo se lo reservo al típico pesao que cada dos por tres te va dando toquecitos y gritándote:- ¡"Enga, ques pahoy!"-. El problema es que a veces el tío pesao puede ser tu jefe y entonces pronto va a dejar de serlo, tu su subordinado digo, ya que seguramente empieces una odisea en busca de otro jefe que te de trabajo.

-Si el tio es educado, recomiendo que lo dejes de la mejor manera posible, lo arregles, tires varias veces de la cadena, recojas los posibles papeles que se te hayan caído y al salir musites incómodo un "lo siento" con la cabeza gacha en gesto de humildad. Ya que nunca puedes saber a ciencia cierta si tu jefe es el que está con el ansia.
El verdadero uso de la TARDIS
Bueno queridos cagones, ya sabéis que como en casa no se defeca, pero espero que estos pequeños consejos os sirvan para poder dejar la plasta en el curro o en el bar donde soléis ir a comer, de manera más cómoda y elegante. Al menos a mí me sirven. Y, sobre todo, no le deis la mano a alguien que acaba de salir del baño.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget