febrero 2016

Hay gente que emplea sus sábados en ir al cine. Otros leen libros. Otros juegan al 'Witcher 3'. Otros follan. Yo soy de todas esas cosas. ¿O acaso os pensabais que iba a hacer un chiste de no prespitar como siempre? No: desde que me proclamé como Héroe del No follarás en la vida con mis tres artículos al respecto (1, 2 y 3) y desde que los guionistas de 'El Intermedio' me pisan todos los chistes de neverfuckerismo, creo que voy a cambiar de personaje.

Aunque nadie se lo crea.

Sobre todo porque es muy, muy neverfucker emplear casi cuatro horas de un sábado, día de diversión e ir a cazar hembras (o hembros, según el gusto) en grabar un podcast de tres señores de cierta edad hablando sin parar de Indiana Jones. Y no sólo del Dr. Henry Jones Jr. y sus películas. También de los tebeos, los videojuegos y, por supuesto, los clones de combate. ¿Que se quedaron cosas en el tintero? No. Nadie tiene ya tintero. Joder, en realidad creo que nadie tiene ya bolígrafos. A ver si actualizamos nuestras frases hechas.
Gano un +5 de tocapelotismo en el podcast defendiendo que ésta es BUENA película.
El caso es que la saga de Lucas-Spielberg (pongo a Lucas primero básicamente por joder) daría para hablar hasta cinco o seis horas. Pero decidimos parar en las tres y cuarto cuando se me acabó el litro y medio de Aquarius que estaba bebiendo. Y porque no nos parecía decoroso levantarnos más de dos veces a orinar durante la ininterrumpida grabación. Vosotros podéis escucharlo por etapas. Si algún valiente llega al final, que me lo diga. Iré personalmente a felicitarle. Y postrarme a sus pies.

Si el embed de abajo no se reproduce en tu navegador, aquí está el link a Ivoox: http://www.ivoox.com/tdc-podcast-18-especial-universo-indiana-audios-mp3_rf_10597658_1.html


Siga al autor de ESTO en Twitter:

En contra de lo que normalmente se cree, el alcohol no mata neuronas. Lo que sí hace seguro es secuestrar aquellas que controlan la vergüenza a la hora de hablar con mujeres. Dado que nunca me he emborrachado, me aferro a esa falsa teoría como la mejor explicación para el lamentable hecho de que me tiré virgen hasta los 21 años. Lo cual tampoco está tan mal y demuestra que incluso sin alcohol, un tipo que se sabe toda la filmografía de Lucio Fulci de memoria puede follar eventualmente. Y sin tinder. O grinder, que tampoco estamos para ponernos exquisitos.

Sin embargo, al contrario que otras drogas como la cocaína, las anfetaminas o el Irn Bru, el alcohol genera un tipo de afectado que, por algún motivo, se asocia a nivel social con la alegría y la risa. Porque no hay nada más divertido que ir a prespitar y que, con el traqueteo, te vomite encima esa chica que te ligaste en Halloween, la cual iba vestida de enfermera putilla. O de proctóloga putilla. O de obrero de la construcción putilla. Los matices se perdieron en una nube de jaggermeister.

El borracho es una figura clásica de la historia de la humanidad cuya dimensión nunca podrá sustituir drogas tan lamentables como la coca. Esto es así porque no hay nada más horrible que ir de fiesta con alguien encocao. Son muy pesados. Se ponen violentos. Irascibles. Como algunos alcohólicos, todo sea dicho. Pero mira: no me veo el día que legalicen las drogas duras y a una marca en plan Gambrinus le de por poner un Albert Rivera cualquiera con los ojos inyectados en sangre como mascota en lugar de un orondo beodo. O sí. Que el mundo, como demuestra el hecho de que (*INSERT BLANCO FÁCIL DE MODA EN 2016 HERE) siga publicando discos, se está yendo a la mierda.

Pero no nos pongamos de humor metalingüístico. Sea como fuere, los borrachos, que más a menudo son de exaltación de la amistad y de decir tonterías que de liarse a hostias, son esenciales para entender este mundo. Nunca escribiría un artículo sobre el mayor pastillero de Valencia (aunque, dada la situación de la Comunidad Autónoma, creo que endrojarse es la opción más inteligente antes que afrontar la realidad de vivir con una mayoría de conciudadanos que votaron al PP sabiendo que eran una organización criminal o, en el peor de los casos, sin saberlo). Pero sí estoy haciendo un artículo sobre el mayor borracho de la historia. Porque la tolerancia o falta de ella a la bebida es divertida.
...Y van dos posts seguidos con la misma imagen de Manolo de Xaniño
No: no voy a hablar del Tojeiro digievolucionado que se ha popularizado en mi muro de facebook. Me lo reservo para la votación de Persono del Año 2016. Hoy tratamos el curioso caso de Mike “Duradero” Malloy, que, como su propio nombre indica, no era de Alpedrete.
De aquí. Y lo sabíais.
Además de cinéfilo, anglófilo, videojuegófilo, rockprogresivófilo y tetófilo, soy muy irlandófilo. Desde pequeño. Siempre consideré a los irlandeses como los andaluces del norte. Es lo que causa en una mente impresionable ver ‘El Hombre Tranquilo’ tres veces de pequeño. Menos mal que no me volví un machista empedernido. Sí: la peli es maravillosa, pero machista. Las cosas como son. Pero ha de ser así. Refleja otro tiempo. Un tiempo en el que las señoras dan una vara para pegar a la mujer y eso es un chiste hilarante. Pero decir que es mala por ello sería como no ver Mad Men porque tratan a las secretarias como objetos sexuales. No. Mad Men no hay que verla, pero porque está llena de episodios y tramas de relleno. Que ni Christina Hendricks consiguió que pasara de la tercera temporada.
También pelirrojófilo.
Irlanda me gusta. Si hacéis conmigo un test de estos inútiles de ‘la primera cosa que se te viene a la cabeza’, al nombrarme este país yo diría “Verde”, “Duendes”, “Chieftains” o “Celta”

La gente con sentido común diría “BORRACHOS”.

Porque es cierto que los rusos tienen la sangre inflamable. Estoy convencido que las matronas moscovitas echan alcohol metílico por la teta. De hecho, la ciencia ha probado que se requiere una temperatura de -150º para que la sangre de un ruso empiece a considerar si congelarse o mejor tomarse otro vodka.

Sin embargo, los irlandeses son los que se llevan la fama porque están dentro del mundo angloparlante, son más simpáticos y cuentan en sus filas con la leyenda de Mike Malloy. Un onvre con nombre de gaitero. De gaitero boxeador. De gaitero boxeador pelirrojo. De gaitero boxeador pelirrojo con el que no hay que bromear.

Lo de pelirrojo no se aprecia en la foto. Pero lo de ‘no me toques los cojones’ queda claro.

Molloy era un ex bombero que había emigrado de Donegal en los años 20. Y le tocó vivir en plena Depresión y, lo que es peor: en la época de la Prohibición de Alcohol. Es como pillar a un gamer japonés y ponerle en medio de un pueblo de La Mancha sin conexión a internet y obligarlo a hablar con mujeres para poder comer.

Molloy acabó como un sin techo, vagando de curro de mierda en curro de mierda y gastándose todo su dinero en bares ilegales, donde su presencia suponía el 75% de los ingresos de la noche hasta que acababa desmayándose tras ingestas que harían que Ozzy Osborne se asustara y se pasara al Trinaranjus.

En vista de las aficiones Barney Gamblicas de Mike, sus amigos equivalentes a Lenny, Carl, Homer, Sam y Larry (efectivamente: el de las gafas y el de los tres pelos de la taberna de Moe TAMBIÉN tienen nombre) decidieron que algún día le iba a dar, bien una intoxicación alcohólica nivel joven finlandés en el Viña Rock, bien un caso de hígado saliendo corriendo por la boca mientras se desintegra emitiendo aullidos de horror.

Obviamente, conocían a pocos irlandeses.

De todas maneras, tramaron un plan: comprarían tres pólizas de seguro de vida por un buen puñado de dólares a nombre del bueno de Mike. Ganarían un equivalente a 61.000 dólares de hoy en día, con lo cual les daba para hacer una película de mierda, comprar 6100 entradas para ver el día del espectador la última de Clark Gable o, qué se yo… no morir de hambre. Que la Depresión era una cosa muy fea. Que se lo pregunten a Steinbeck. Que nunca pasó hambre a pesar de ser escritor. ¡Qué divertido es comprobar cómo cambian los tiempos!

Las pólizas, conseguidas recurriendo a un agente de seguros corrupto, fueron fáciles. Darle a su amigo de bar crédito ilimitado de alcohol gratis estaba chupado, porque uno de ellos tenía un garito. Acabar con Molloy era otro tema.

Los cinco conspiradores lo tenían claro: ningún ser humano podía aguantar el tipo de alcohol marca ‘Veleno Puro’ que se fabricaba durante la Prohibición. Era una mierda que no es que diera resaca: es que podías hacer funcionar un DeLorean con una botella y viajar en el tiempo. Dos veces.

Mike no era un ser humano. Era irlandés.

Cada noche caía redondo y regresaba al día siguiente a por más.

Así que decidieron alegrar la fiesta echándole anticongelante. El cual parecía que le gustaba bastante, porque lo engullía como yo el Aquarius el día antes de una colonoscopia. Así que probaron con aguarrás. linimento y, en una jugada desesperada y poco imaginativa, veneno para ratas.

Mike se desmayaba y volvía al día siguiente. Total, era bebida gratis. Sabría fatal, pero por lo que costaba… Quizá su verdadero nombre era Mike Malloy Puig.

Una vez tuvieron claro que su estómago estaba hecho de adamantium y que sus hígado y riñones estaban protegidos por un hechizo de mago nivel 99 con una tirada de dado de 100 caras, decidieron cambiar de método. Porque habían apostado contra la persona más borracha de la historia. Pero una cosa es la tolerancia a los líquidos y otra a los sólidos. Así que le dieron ostras con alcohol a ver si le daba cagalera, sandwiches de sardinas podridas y, en un momento de desesperación que ni Pierre Nodoyuna, clavos. De los de metal. De los de ‘No te los comas o harás agujeros en los calzoncillos si te tiras un pedo’.

Y Mike estaba feliz y hasta ganó peso.

Maricón
Así que, al mes, ya pasaron a la acción. Esto es, a asesinarlo directamente y que pareciera un accidente. En pleno invierno, con -26 grados, y una vez se hubo desmayado, lo sacaron a la calle, le echaron agua fría por si acaso y lo tiraron en la Nieve.

“¡No os váis a creer lo que me ha pasado!”, dijo Mike Molloy al día siguiente. La historia dice que lo encontró un policía a tiempo. A mí me gusta creer que a esas alturas su sangre era ya anticongelante.

Así que le pagaron una pasta a un conductor de taxis para que le atropellara. ¿Qué pasó tres semanas después? Efectivamente: Mike volvió del hospital muy contrariado porque llevaba mucho tiempo sin beber y eso de estar sobrio no era de su escuela de pensamiento metafísico.

Por lo tanto, totalmente desesperados, los conspiradores esperaron a que cayera redondo otra vez, lo llevaron a una habitación, le enchufaron una manguera con gas y, ya sí, ese fue el fin de Mike “Durable’ Molloy. El alcohol no pudo con él, pero la ingesta masiva monóxido de carbono afectó al incontestable gen X de Lobezno que tenía. Mike habría sido el primer superhéroe real de la historia si los asesinos no hubieran hecho trampa.

Pero, claro: un buen borracho es el material del que se hacen las leyendas. Y la de nuestro súper héroe se extendió tanto por Nueva York que la policía tuvo que investigar. Exhumación, autopsia, detenciones y silla eléctrica.

Así que brindemos por Michael Molloy. Nunca habrá un borracho más legendario. Mostrad vuestro respeto. Dejad lo que estéis haciendo, id a una colina, alzad una botella al sol y poneos ciegos con la mierda de vuestra elección. Pero que no sea anís. Ni cartojal. Creo que ni Mike habría podido con ese brebaje infernal malagueño.


Siga al autor de ESTO en Twitter:

Buena Hente
¡Otra vez Paco hablando de Amarna! - clamarán algunos. ¡Ya está bien! - gritarán muchos.

¡Pues no porque yo lo decidiera, carallo! Porque en la votación a Onvre del Año (de ahora en adelante, ‘Persono del Año’ por aquello de la corrección política y de que llevemos tres munheres seguidas) habéis sido vosotros los que habéis elegido a la musa del blog.

Lo cual, obviamente, me alegra.

Si la habéis votado porque os lo ordenó vuestro órgano de recreación sexual, estoy orgulloso. No puedo sino mostrar admiración por quienes piensan con la posha. O con el coño. Que muchas habrá a quienes les ponga Amarna. Desde luego está claro que un buen puñado que votó al segundo puesto, Varoufucker, también lo hizo porque algo entre sus piernas dirigió el ratón.

Si, por otra parte, la habéis votado por su posición como NO BULLSHIT y defensora de hacer lo que te de la real gana si no le causas daño a nadie, es que habéis entendido los VALORS de ente bloj. Lo cual también me llena de emoción y me hace confiar en un futuro de hipanoparlantes que no denuncian a gente por decir ‘coño’ en una poesía feminista que parodia el Padre Nuestro. Hay esperanza para la humanidad.

Así han quedado las votaciones:
1.- Amarna, 2.- Varoufucker, 3.- Isaac Nabwana... 14.- El Papa. Poco amor por el Rock Progresivo

Como veréis, finalmente Amarna se impuso por poco a Varoufucker. Está claro que adoráis a quienes son fermosos por fuera y por dentro.

También me emociona la medalla de bronce para mi querido Isaac Nabwana, el héroe del cine ugandés suburbial. ¡Qué digo cine ugandés! ¡Del cine mundial Otro modelo a seguir de alegría de vivir y pasión. Pasión por el arte, que no por el hedonismo. Porque varios sabréis ya, sobre todo si seguís el facebook del blog, que la lucha por el año que viene se ha puesto muy dura debido a Manolo de Xaniño, ese Toxeiro digievolucionado que se cayó en un lavabo tras tomar garrafón con unas prespetutas. Pero no adelantemos acontecimientos para un onvre que merece su propia entrada.

Aquí tenéis, por primera vez, al ganador del premio haciendo su discurso de aceptación. Que haya accedido a ello es una nueva muestra de la munheridad de mi musa:


Dado que ha dicho que soy buena gente, eso me coloca en una posición envidiada por todos vosotros. Una gran mayoría de lectores del blog son, obviamente, pagafantas profesionales. Estáis más acostumbrados a la friendzone que la secretaria de la sede del PP a ver aparecer investigadores judiciales (estoy convencido que la situación es algo tal que así:
- Disculpe, vengo por el caso de corrupción
- ¿Gürtel, Financiación, Valencia, Pagos en B, Canal de Isabel Segunda, Púnica o Borrados de discos duros?
- Comunidad de Madrid en general
- Segundo piso a la derecha al lado de la máquina trituradora de papeles)

Perdón por el inciso. Decía que sois expertos en la friendzone. Bien. ¡Pues yo os gano! Yo estoy en la friendzone de una ESTRELLA INTERNACIONAL DEL PORNO. Soy como un monstruo de los Power Rangers tras un rayo de Rita Repulsa. Soy... ¡el ÜBERPAGAFANTAS!
Diversos estudios han demostrado que así ven a Paco Fox sus amigas cuando intenta hacerse el interesante
Naturalmente, le he dicho a Amarna que cuando a vuelva a Madrid, le invitaré a unas fantas. O mejor a un té. Que nosotros somos más de té. Ella por jipi y yo por anglófilo. Porque cada uno tiene sus parafilias, y la mía es el britanismo. Sí: incluso el Irn Bru y la olor a mantequilla de sus restaurantes. No me juzguéis. Yo no le hago daño a nadie con mi debilidad por Beatrix Potter o el folk británico. Dejad que cada uno viva su vida con alegría, sea escuchado Génesis, leyendo el Génesis o soñando con ser penetrado con un strapon por Génesis Rodríguez. Aunque, de las tres cosas, lo mío pueda estar peor visto. Y como estoy de buen humor, os dejo una canción de un grupo de prog inglés. No hay absolutamente ningún motivo para ello. Pero este es mi blog en un 33% y le pago las fantas como quiero. En eso consisten los VALORS: en hacer lo que te de felicidad y compartirlo con los demás.


Siga al autor de ESTO en Twitter:




Un artículo a cuatro manos de Marlow y Mark Novoa (nuevo en esta plaza)

Como soy muy vago, llegar al numero mágico de 14 películas de mis ídolos en este post me sobrepasaba. Así que tuve que recurrir a la ayuda de un joven colega mio, el jran sórdido Mark Novoa. Nos hicimos amigos, a pesar de que el es de Aragón y yo soy mucho mas de Boromir, por nuestro hamor mutua: el trabajo de los dos actores mas magníficos de la historia de la Fantaterror (del Latín: "odio a toda bebida refrescante que no sea Irn-Bru"). Mi generosidad escocesa ganó la lealtad eterna de Mark cuando le regale un libro hurtado por mi sobre los dos actorazos.

Para este experimento se ha decidido ir más lejos de lo habitual. Más aún que ese mundo situado en el quinto pino cerca de la estrella Beta Sirius Omega, hogar de la raza Nietzscheana de Andrómeda llamado “The Fountainhead”. Esta vez se ha unido a un escocés con un aragonés.

Aunque todos sabemos que los escoceses tienen cierta fama gracias a Willie el encargado de mantenimiento de los Simpson, me esperaba convertirme en su enemigo como los ingleses con los escoceses, los galeses con los escoceses y... bueno podéis fijaros en lo que digo en el siguiente enlace:


Pero si algo puede unir a un aragonés y un escocés es su hamor por el buen cine. Y con ello me refiero a admirar a las semi deidades británicas Christopher Lee y Peter Cushing. Si hubiese una ley para casarse con alguno de sus personajes, o con sus interpretaciones, al menos me habría dado por pedirles rollo . Queda patente que ambos ilustran con sus trabajos todas las características del arquetipo de caballero británico, las buenas y las malas, desde la apreciable pomposidad y el buen saber estar hasta la moderación excesivamente clasista (con permiso de otros actores como Alec Guinness). Lo que esta lista os va a dar es verdadero dolor anal, pero suavizado por la presencia de estos jrandes entre los jrandes. Eso no quiere decir que, ya que estamos, os vayamos a introducir un brazo de culturista por el culo.

BONUS TRACK: SHOCK WAVES. (1977)



Quizá cuando visteis Zombies Nazis, creísteis que era una historia original y la puta hostia en vinagre. ERROR, Peter Cushing lo hizo en el 77.  Esta fue la Ópera prima de Ken Wiederhorn, y el creador del supuesto guion también, algo que hizo en la gran mayoría de sus películas. Parece ser que a este elemento le debemos cintas como 'Los ojos de un extraño', 'La divertida noche de los zombies', 'Dark tower', o 'La casa de la colina'. A día de hoy sigue esperando alguna nominación al Oscar. Pero ni a los Razzies ha llegado.

Una brigada de soldados nazis zombies y submarinos atacan a un grupo de turistas que han quedado varados en una isla, regenteada por Peter Cushing, un ex comandante nazi con una buena raja en la cara.

Aún siendo una cinta de bajo presupuesto cuenta con la presencia de dos mitos eróticos del cine de terror. El otro es John Carradine, al cual eliminan rapidamente porque ALCOHOLISMO. Eso sí, aún viviría diez años mas donde no pararía de rodar cine de mierda. Cushing y Carradine están acompañados de una joven Brooke Adams, vista posteriormente en 'La invasión de los ultracuerpos' o 'La zona muerta' y Luke Halpin, alias un inútil.

¿Que pinta Peter Cushing en este desastre? Pues darle caché. Aquí aporta su porte aristocrático y su buen hacer a un papel que valía menos que el guano del murciélago. Me creo lo que sea que hiciese este actor, Podría haber hecho de Batman y me lo hubiese tragado.

Así de Jrande era ente Onvre.

LAS 14 DE LA GLORIA:

14. KUNG FU CONTRA LOS SIETE VAMPIROS DE ORO. (1974)

Por Mark

¿Un delirio diarreico sobre Vampiros y Kung fu juntos y bastante revueltos? ¡Por supuesto que sí! Y protagonizado por Peter Cushing además. Hubo una época en que las películas de Bruce Lee y la serie “Kung Fu” de David Carradine estaban en el top, así que un par de famosas productoras de cine del momento se les ocurre copiarlas, que bucólico. Ya lo dice una de las frases promocionales: “Terror de la Hammer y Emociones del Dragón en la primera y espectacular película de Kung-Fu y terror.” ¡Callaos y tomad todo mi dinero! ¡Atracadme si queréis! La productora Hammer y la Shaw Brothers de Hong Kong, unieron sus esfuerzos para realizar una película siguiendo la estela anteriormente mencionada para acabar haciendo una blasfema unión entre una película de chupasangres y ahostiadores chinos farmer. Todo un atrevimiento por parte de la Hammer que da su buen resultado. Peter Cushing interpreta OTRA VEZ al cazavampiros más famoso de la literatura mundial (su último papel como Van Helsing), que se une a su vez a un puñado de orientales expertos en artes marciales, un Conde Drácula interpretado en esta ocasión por John Forbes-Robertson (el reparto hubiese sido redondo si Christopher Lee hubiese encarnado a Drácula, pero rechazó el papel porque no es más que un personaje secundario que aparece al principio y al final de la película) y cuanta gente de relleno os podáis imaginar. Los de la Hammer sabían que ningún actor del mundo podía re-emplazar a Lee como Dracula en sus pelis, y Forbes-Robertson  fue el candidato perfecto (porque no era ningún actor).

Po’ Zí: John Forbes-Robertson como Bette Davis como Christopher Lee como Dracula

Añadid a la formula seis vampiros más, muy diferentes a los vistos hasta ese momento,  con caras de yonkis de jaco y caballo de toda la vida, con ropas de Karatekas de cinturón blanco-amarillo, y a un ejército de muertos vivientes que parecen salidos de una película de Ed Wood de MÁS bajo presupuesto de lo que solía manejar.  La cinta empieza con un monje -o sabediosqué- chino que deja de farmear oro en el WOW para hacerle un pim pam en el culete al Drácula de la Transilvania en 1804 porque el muy pérfido quiere despertar porque si a los Vampiros de oro (¿motivación real del personaje? Ni pajolera idea). A este despropósito se unen siete chinos random de Humor Amarillo que son maestros del kung-fu y aun así tienen que ir a buscar a Van Helsing porque no pueden acabar con los vampiros cuando lo único -o casi- que hace Van Helsing es menear (¿blowjob up?) una antorcha de un lado a otro para que no se le acerquen, cual Viggo Mortensen con los temidos (sic) Nazgul en ESDLA. Aparte de la necesidad británica de reírse de los chinos (hasta el nombre del legendario productor de la peli - Run Run Shaw – significa “diarrea” en la jerga inglesa) tienen otro objetivo y es meter a calzador a una mujer occidental en el guión para que haya una historia erótico festiva, que apesta bastante: Una sueca o finlandesa, o algo así, con más dinero que el tío Gilito y el Batman de Mongolan juntos (Vanessa Buren) que, escapando de Alfredo Landa y su grito de que vienen las suecas, va a parar a  la China profunda donde conoce a Van Helsing que, curiosamente, es pobre como el Doctor Zoidberg. Yo financio el viaje con una condición,” dice la sueca. “Y, ¿cuál es, señora?”, pregunta Van Helsing. “Que me lleven con ustedes. Creo que una caza de vampiros ha de ser emocionante“, responde Vanessa. Y se queda tan a gusto como un arbusto. (Pero no tan a gusto como sus paisanos cuando dejó el cine para trabajar como enfermera en su Noruega natal en el mismo - y era compañera de una novia de Marlow.)

Parece que tienes la temperatura muy alta

La película destinada desde el principio a la categoría de vergüenza ajena debido a sus efectos especiales de baja estofa, unido a la desidia que reina por el set de rodaje, con escenarios acartonados, el maquillaje a lo señorita Pepis (parece mentira que los hermanos Shaw fuesen billonarios) y el desastre generalizado que impera por la cinta, mejora ostensiblemente con la simple presencia física de Peter Cushing.  El pletórico de Peter hace suyo un papel que puede interpretar hasta cagando, con la novedad de que esta vez se ve rodeado de Charlies y claro, no sabe muy bien cómo solucionar esas escenas.  Un caramelito jugoso que os recomiendo ver.


13. THE WICKER MAN – EL ONVRE DE MIMBRE (1973)

Por Marlow

¡Together at last – Christopher Lee y las munheres de Escocia!

Documental de camera oculta sobre una comunidad normal en una isla cualquiera escocesa. El director se cargó, sin embargo, toda su credibilidad cuando lo convirtió en un docudrama al incluir escenas de la bellísima sueca Britt Ekland haciendo de paisana mía.

Literalmente increíble.

Dado su inmenso talento como actor, el Sr Lee fue mucho más convincente como escocesa:

Sir Christopher celebra su victoria en el certamen Miss Escocia 1973

De todas formas, recomiendo a mis lectores visitar a las islas de Escocia.  Puedes conocer a nuestros entrañables birdwatchers (¡zumbados! como mi hermano más mayor), aunque suelen ser asesinos en serie en potencia (véase a mi hermano más mayor). También, están los adorables hillwalkers, aunque son todos nacionalistas escoceses (especialmente los que no son escoceses), hablan muy alto y escuchan música folk. El colmo es que llevan jerséis de cuello alto que pican mucho.

Sí, a mí me gustan las Islas Hébridas y las Orcadas: no hay nadie; tienen unos paisajes raros pero bellos y sublimes, playas perfectas, círculos de standing stones a granel, y, cuando te aburres, te quemamos vivo en el gigante de mimbre.


12. CAPTAIN AMERICA II: DEATH TOO SOON. (AKA, DEATH'S TOO GOOD PARA LOS RESPONSABLES) (1979)

Por Mark

Hasta un tío tan jrande y versátil como Christopher Lee tenía que comer, y con ello me refiero a por lo menos tres comidas al día que no incluyese  la sangre de las compresas como hacia el payaso de Lestat de Lioncourt. Durante una época se dedicó a aceptar cuanto papel le ofrecían a cambio del consiguiente cheque con varios ceros, uno detrás de otro.

Todo un mercenario.

Por aquel entonces el viejoven de Excelsior Lee se fue a los Ángeles para producir lo que fuese que tuviese que ver con la Marvel. Por supuesto también tenía que comer, lo malo era que solía usar lo que le salía del recto como material a realizar. En este esperpento fílmico el Capitán América está interpretado (sic) por Reb Brown, recordado por haber pisado 'Robowar' de Bruno Mattei en el 88 (y porque HE IS THE MAN). Por estos lares le toca interpretar a la representación física de los Estados obesos Unidos donde se puede comprobar que esta preocupantemente ciclado. Me deshuevo del cuerpo Chris Evans en comparación. Y del de Matt Salinger.

Capitán América: el Primer Vergonzoso “Llevo paquete urgente pa’ Paco Fox” 

Pero lo importante es la profundidad del personaje, que en este caso es bastante menos fascista de lo habitual. Aquí se nos presenta como un amigo de los recogecartones con rastas de Podemos, va de un lado a otro con una furgoneta con una gaviota del PP pintada, y se saca un sobresueldo haciendo retratos a lo Cecilia del Ecce Homo a cuanto jubilado se le acerca. Todo esto con un uniforme super pedorro, casco de “a moto” y un escudo de plástico del chino (Hasta aquí llegan referencias a  'Kung Fu y los siete Vampiros de oro') consiguiendo que todos agradezcamos al director todas escenas en las que no aparece vestido como el fanático héroe americano que interpreta:



Tampoco es que salga desnudo. Lo siento chicas, lo único que veréis desnudo es el gatito que cuida en su casa bajo el puente de los gitanos.

También sale Connie Selleca, la versión en femenina del actor que hace de Trinity en las pelis “Matrix”

A todo esto, ¿qué puñetas pinta Christopher Lee en todo esto? Después de una época autoparodiandose por Italia como Dracula y haciendo lo que le ofrecían, pues no le pareció nada mal un papel que a priori era nada intenso. Aquí toma el rol de Miguel, y como no tienen apellido para él, directamente le ponen “terrorista Internacional”.  A este villano de chicha y nabo le da por secuestrar a un científico homeopático random con la intención de que cree un arma que pueda envejecer a la peña en horas y así chantajear a los gobiernos del mundo mundial.  Las escenas de Lee, que tienen pinta de haber sido rodadas todas en un rato, consisten en él mismo hablando por teléfono desde la misma habitación y poco más. Un trabajo realmente cómodo pero que gracias a la potente pose de Lee, de su magnetismo personal y de su amenazadora presencia consigue dejar su impronta por el film y darle algo de nivel. Por cierto Lee muere de una manera similar a la de Drácula en alguna de las películas de la Hammer Films. Eso sí, en la pelea final ni siquiera Lee se atreve a aparecer ya que se nota que es un doble descarado. Solo sale en su evocadora escena de muerte.

(intentó quitarse de los créditos, pero al final acabo en su filmografia “selecta”.)


11. BIGGLES, EL VIAJERO DEL TIEMPO (1985)

Por Marlow

¡Together at last – Peter Cushing y Mötley Crue!



A mediados de los 80, los responsables del cine británico decidieron plantar cara a Hollywood y crear su propia franquicia de aventuras históricas  para rivalizar con la saga de Indiana Jones.

El primer problema fue que no se les ocurrió otra cosa que trasladar a la pantalla grande Biggles - aviador bobo, pijo, racista y asexual de la Primera Guerra Mundial en una serie de novelas populares (es decir, “malas”) exclusivamente entre las clases pijas, racistas, tontas y asexuales de Inglaterra de la época de su imperio - no sería precisamente garantía de éxito en el mundo de los años 80.

De asexual, nada

Dotaron el proyecto abyecto con todos los elementos necesarios para asegurar un bodrio, por si acaso: presupuesto tacaño, director mediocre (en sus mejores momentos), efectos de risa, guion sin sentido alguno, desconocidos jóvenes actores ineptos.

Por supuesto que Peter Cushing da la talla dando vida a un señor centenario que vive dentro de Tower Bridge en un piso secreto guay. La verdad es que, con sus 75 años, parecía que tenía 200, pero su actuación es muy digna, hasta conmovedora en momentos.

Pero sería la última peli para uno de mis actores favoritos, que murió poco después.

No fueron los antes mencionados elementos desastrosos que precipitaron su muerte – el jran profesional había sobrevivido a otros truños – sino la catastrófica banda sonora a cargo de Jon Anderson de Yes y el depravado marido bien dotado (“Well hung”) de Pamela Anderson,



También estaban John Deacon de Queen (en su primera y última grabación fuera del grupo) y una aparición especial de la mítica oda de Deep Purple al sexo anal (en una peli muy ñoña para niños) “Knocking at Your Back Door”.

Dejad mís Biggles y paz, Tommy, o jamás podras volver a knock at my back door.

Behold the horror:

Jon Anderson canta el horrendo tema principal:


Peor todavía videoclip oficial de la canción de John Deacon para la peli:



El videojuego oficial para el ZX Smegtrum tenía los mejores gráficos y sonido del 81. Una pena que saliera en el 86:




10. HOUSE OF THE LONG SHADOWS. (1983) Cannon Films. SI, CANNON FILMS.

Por Mark

Por aquel entonces nuestra amadísima Cannon Films se había infiltrado hasta la braga faja de la Reina Madre, y claro ya tocaba hacer algo serio. Menahem Golan como gran conocedor del sector que era, pidió explícitamente que esta película tenía que estar protagonizada por los grandes del terror que según su mente eran Boris Karloff, Bela Lugosi y demás gente de bien. Pero claro algún valiente de la productora alzo la voz y le explico en Israelita que efectivamente habían palmado. No le quedo otra que buscar a otros actores de entre la chavalada de entonces y el deshonor acabo recayendo en nuestros actores fetiche y un Vincent Price que no tenía nada mejor que hacer. John Carradine directamente le estaba enseñando a David como recibir placer sexual ahogándose con pañuelitos y esas chorradas, así que estaba bastante libre.

John y David Carradine en su escena compartida de la peli

Decir que es mala, que es un peñazo del quince y demás es bastante previsible. Así que me inventare una palabra para ir de guay: Putovomitomasturbatoriojoooooooder.

El escritor Kenneth Magee se apuesta los dineros del bingo con su editor a que es capaz de escribir una novela de terror en 24 horas y para ello se traslada a la mas que típica y achacosa mansión ubicada en un set de Londres. Pero al llegar, descubre que no está solo en la casa, que hay una pareja de abuelos que dicen ser los encargados de la mansión. Al rato verá que no es que sólo tengan que contarse batallitas los unos a los otros, si no que además su vida corre peligro. Lo que no sé es si el motivo es que no se tome las pastillitas para los achaques o qué. La Cannon vuelve a desaprovechar ABSOLUTAMENTE a todos los actores para que vayan hablando y hablando, que por muy bien que lo hagan está claro que acción a sus edades poca harán (Christopher Lee llega a levantar un hacha). Que es un experimento nostálgico que llego tarde en el tiempo, esta más que claro, pero es realmente perturbador este aquelarre de viejas glorias.

¿Que pintan Christopher Lee y Peter Cushing en todo esto? Pues recibir un cheque en guineas y protagonizar su ÚLTIMA película juntos, lo cual directamente me da ganas de coger un Desert Eagle y dispararme al glande, a ver si así dejo de pensar en este Putovomitomasturbatoriojoooooooder. Pero me la trae floja y pendulona, porque tengo el pene en estado comatoso desde que vi el banano azul tamaño Duracell de Manhattan en Watchmen, y como soy gilipollas voy y me la veo el otro día otra vez. Sí, soy gilipollas.


9. EL ONVRE DE LA PISTOLA DE ORO (1975)

Por Marlow

¡Together at last – Christopher Lee y Felipe Gonzalez!

Prueba empírica (¿vampírica?) de la jrandeza de Christopher Lee es que es uno de los mejores malos de la saga 007 – Francisco Scaramanga, “El Onvre con el Pezón de Oro,” - a pesar de salir en una de las peores pelis de la saga. Por supuesto, la culpa no la tiene Sir Follar Más, sin duda el mejor Bond de todos los tiempos, sino una norma de EON Productions que dice que todo director tiene que hacer de su ultima peli para la serie la peor de todas las suyas. Y Guy Hamilton tuvo el listón muy bajo porque su “Diamantes para la Estreñidad” (1971) había sido MUY mala.

Guy contó con la ayuda inestimable del jran John Barry que compuso su peor canción de la serie, y el jran Don Black, que escribió las letras más vergonzosas de su larga carrera. Para redondear la cagada, contrataron a la enana pelirroja cantante de las salas de bingo de Glasgow, Lulu, para “cantar” el tema. Los productores añadieron el sheriff gordo, feo, paleto y racista de la peli anterior otra vez, e instruyeron a los guionistas con una orden clave: que no había que escribir para su personaje ninguna frase graciosa. Los mismos guionistas humillaron a Britt Ekland con hacer de su personaje la chica más airhead de toda la saga. Con artes marciales, ropa hortera, artilugios cutres, solo un verdadero gigante como Lee pudo haber salido con dignidad.

But that’s not all: como empleado del personaje de Scaramanga, “The Man with the Golden Gun,” el mejor asesino a sueldo del mundo, salió un aún joven Felipe González, antes de convertirse en “The Man with the GALden Gun”. Y Felipe tuvo el honor de salir en la escena más erótica de la historia de Bond cuando rodó una escena de trió con un Sir Roger Moore drogado y una persona obesa digna de Calígula o Roman Polanski, (o incluso un vídeo casero de un director de periódico nacional):

¿Qué quieres pactar con Pokemons?


8. GREMLINS 2. (1990)

Por Mark

Joe Dante, ese director familiar que según la IMBD va a hacer una película sobre el Polybius, decide usar el oportunismo tan típico de los ochenta y noventa para seguir sacando pasta con el Gizmo de las narices, y va y se embarca en una segunda parte con mas muñecajos que la primera. Si fuese Joe Dante, me deprimiría saber que Critters tiene más partes que Gremlins. Y que contó con la presencia de Leonardo DiCaprio.

El enorme éxito de público que supuso Gremlins, para sorpresa de sus propios creadores, llevó a la Warner  a intentar rentabilizar de nuevo el universo y la mitología de los bichillos. Aunque el director Joe Dante se negó en un principio, por considerar esta segunda película como un saca dineros, la falta de empuje de los que llevaron el proyecto, hicieron inevitable su participación final (también quería pillar su trozo del pastel). ¿Cual fue la solución? Pues pasar la acción de un pueblacho dejado de la mano de Dios en la América Profunda, a la ciudad. Si, un Gizmo se va de farra por Nueva York y se encuentra en una de las secuelas de Tarzan localizadas en la ciudad.

Aquí todo vale.

Por aquí no solo esta Gizmo con hilos chuscos y los gremlins de belleza distraída de más allá de las doce de la noche de relleno, no señor. Aquí ya te salen directamente mozos tan profundos y super chachis como Gremlins eléctricos, gremlins travelos, gremlins yonkis, gremlins homeless, gremlins prostitutos  o incluso gremlins que hablan con la voz del fucking Constantino Romero. Una obra de muñecos de felpa que bien podría haberse hecho con calcetines y manos.

(Ya veis a que me refiero con profundidad - Belén Esteban como Poison Ivy)

Sin ningún tipo de vergüenza podemos encontrarnos por el film al falso abuelo de los Monster haciendo de presentador de televisión, A Hulk Hogan  antes de reventar su carrera en Suburban Comando y a Phoebe Cates participando en un consentido y glorioso gang bang dentro de un ascensor con unos cuantos muñecos de peluche. Todos cobraron por lo visto.

Los peluches también.

¿Que pinta en todo esto Christopher Lee? Pues ser un mercenario. La leyenda cuenta que Joe Dante se lo encontró en la tasca del Tío Sebas de Nueva York tomándose un té y que le dijo de meterse en la película porque si. Al principio se hizo de rogar hasta que le deslizaron el pertinente cheque que le convenció definitivamente.  Menos mal que un actor de increíble talento como él se dedica a canibalizar a quien sea en pantalla, sea actor acartonado o muñequito de látex que interactúa con él. Por cierto los muñecos son de látex porque directamente SE LOS FOLLA con su interpretación. Que tío más jrande.

(¿Que me tiene que morder ese muñecajo? ¿Y cual es mi motivación?)

Christopher Lee cumplió años durante el rodaje

7 CIRCULO DE HIERRO (1978)

Por Marlow

¡Together at last – Christopher Lee y David Carradine, aquel Onvre que se ahorcó dentro de un armario en Bangkok mientras hacía pajas (“Not well hung”)!

¿Qué piensas que “Zardoz” es mala? You ain’t seen nothin’ yet.

¿Qué te da pena que Jodorowsky no hiciera su epopeya absurda pretenciosa sórdida “Dune” con David “Kung Fu” Carradine? “Circulo de Hierro” (AKA, “The Silent Flute” AKA “The Silent Fart”) es tu peli.



Concebida por Bruce Lee y James Coburn durante un viaje lisérgico para convertir a las masas del mundo occidental a su filosofía Zen por vía de la película más grande jamás rodada, este bodrio tiene todo: ¡Big Hair! ¡Gaycidad! ¡¡Bigotones postizos! ¡Peores actores del mundo!

Kung Fu Manchu

¡Las escenas de artes marciales más torpes de la historia! ¡Las escenas de sexo menos eróticas de la historia! ¡Racismo casual! ¡Misoginia! ¡Cameos vergonzosos! ¡Muerte de la carrera antes prometedora de su director en tiempo real! ¡Peluca que cae de Carradine durante un combate sin que nada se diese cuenta!”

TAN mala es que es mejor que Bruce Lee sea recordado por su muerte misterioso y no por este engendro.

TAN mala es que es mejor que David “Hung Ful” Carradine sea recordado por su muerte ridícula y depravada y no por este truño.

TAN mala es que a Quentin Tarantino le gusta.

Watch out, too, para:
Eli Wallach como un sobreactuado señor que pasa 10 años dentro de un barril de aceite para disolver “aquella cosa horrible de mi entrepierna”:




6 y 5 (ex aqueo) STAR WARS EL ATAQUE DE LOS CLONES Y LA VERGÜENZA DE LOS SHIT. (2002 Y 2005)

Por Mark

Ahora que está de moda que las plumas mas eruditas y dicharacheras de la Blogosfera suban a los altares de los dildos a la nueva de Star Wars, que actúa como pino puente de las películas de los Ewoks de después del Retorno del Jedi, vengo aquí y os recuerdo que Christopher Lee estuvo por Star Wars desperdiciando su talento. Tras el desastre de la primera parte del tratante de blancas de George Lucas con Jar Jar del bar y un reparto coral que es mejor olvidar para siempre, llega la tan ansiada segunda parte precedida de cegueras temporales y pelos en la palma de las manos. Aquí directamente el bueno de George hace todo de manera errática y sin ningún sentido. Coge y les da a los actores el papel higiénico que ha usado para limpiarse el glande o la mierda que se limpia del recto para que interpreten lo que puedan. Que sí que es muy potita visualmente, pero más allá de eso da pereza. Mientras se limpia el culo se acuerda de que ya tuvo dos leyendas británicas de la interpretación en la saga original, que era Peter Cushing y Alec Guiness. Pero como no se ve usando una Ouija para que vuelvan a interpretar sus papeles, recurre directamente a un personaje que no pinta nada: El conde Dooku de Olivares. Ya sabemos que Lee interpreto durante años a Dracula autoparodiandose en el cine Italiano y por muy poco en Condemor, pero aquí llega al límite de ponerse el burka para que no te reconozcan por la calle. Los méritos del personaje son ir en una especie de moto sidecar en plan jubilado mientras huye de la batalla, hacer de Nerón mientras señala al nigger de turno por eso de que es el único de la galaxia en ese momento, ahostiarse con un CGI de Yoda o palmarla en la siguiente en un combate contra el peor actor de la saga, que encima es un meapilas.


(Si, hablo de este titán de la canción protesta)


 (George Lucas, te has pasado: nadie se mete con Christopher Lee.)

¿Qué hace Christopher Lee en todo esto? Pues hacer las cosas que mejor sabía hacer: Interpretar y cobrar. Se le ve completamente desubicado haciendo de Dracula en una galaxia muy muy lejana, pero como siempre, le pisotea los órganos sexuales al que comparte plano con él. Da igual que sea un CGI, es tan poderoso como actor que también se lo hace a los CGI.



4. EL CABALLERO VERDE (1984). Cannon Films AGAIN!

Por Marlow

¡Together at last – Peter Cushing y Ator el Poderoso!


Segunda parte de la santísima trinidad de películas fantásticas del viejo aliado del Clan Marlow, Schir Sean Connery, “El Caballero Verde” actúa como puente-engendro entre el truño prog-psicodélico “Zardoz” y el bodrio ochentero-hortero “Los Inmortales.”

No hay una munhé cañón para acompañar al viejo 007 esta vez, pero si un onvre Cannon, Miles O’Keeffe, más famoso por ser el “Tarzan, el hombre mono(tono)” que es rechazado como pretendiente por Bo Derek a favor de un Orangután.

En “El Caballero Verde,” Miles hace de Sir Gaywain,

¡Por el poder de Gayskull!

Quien tiene que librar una feroz batalla con Connery para decidir cuál de los dos tiene la pinta más vergonzosa.

50 Shades of Graycidad

Underball



En medio de tanta locura, nuestro querido Peter tiene que conformarse con un cameo discreto.
Watch out, too, para:

1) el viejo alcohólico actor feo inglés Trevor Howard como “el Rey” - cuyo notable delirium tremens roba muchos planos.

2) la horrible banda sonora de otro Escocés sórdido, Ron Geesin, que perpetró “El Cuerpo” con Rogelio Inodoros y su música concrete a base de de pedos, eructos y eyaculaciones, o “Atom Fart Mother" con Pink Floyd (con la famosa portada de Hipgnosis con imagen de Helena Bonham-Vaca).


3. CHARLIE Y LA FABRICA DE CHOCOLATE (AKA, CHARLIE Y LA FABRICA DE MIERDA) (2005)

Por Mark

No sé a vosotros pero Tim Burton me da asco. Estoy hasta las narices de su estilo Dark y angustioso que a estas alturas da vergüenza ajena. También Danny Elfman. Un día mientras dormía cabeza abajo dentro de su armario, el confundido sexualmente de Tim va y decide meterle el pene a la obra más conocida de Roald Dahl. Una pena que no estuviese Roald vivo para arrancárselo de un mordisco y así se muriese desangrado de una puñetera vez.

Usando DE NUEVO a su actor fetiche Johnny Depp...

Willy Wanker y Timo Burton

... se embarca en un desastroso viaje a ninguna parte, lleno de pichicolorines provocados por el LSD y con un montón de enanos multiplicados por CGI porque en el lugar que fue a buscarse unos cuantos para humillarlos en pantalla (bares irlandeses), no hacían en primavera las tan famosas competiciones de lanzamiento de enanos borrachos. Encontró uno y de coña. La historia nos la conocemos porque todos nos hemos visto el episodio de Fry y la fábrica de Slurm pero vamos, que aquí os dejo un resumen:

(tampoco hay mucho más que contar)

¿Que pinta Christopher Lee en este tinglado? Pues hacer del padre de Willy Wonka a lo Dracula dentista, un personaje que ni sale en la novela original y que da hasta ganas de llorar de la vergüenza. Pero claro Christopher muy acostumbrado a nadar entre caspa movediza, ya sabe cómo manejarse por estos lares y deja en la película una actuación memorable. No sé si sabéis que el señor Dahl odiaba a los niños, más que odiarlos era a los maleducados específicamente. No entiendo por qué Christopher Lee, al verse inmerso en esto, no aprovecho y la metió una paliza con navajas de negrata al niñato maleducado de “nido de murciélagos” Burton.

Una pena.

Pero esta no fue la única vez que Lee trabajo con Burton. En 'La Novia Cadáver' le pone la voz a no sé quién y en 'Alicia en el País del Role Playing' directamente hace del Jabberwocky. Por supuesto con su voz en un estudio, doblado con techo encima de su cabeza y con tranquilidad deja completamente estériles al resto de personajes de esas películas. No me extraña.


2. MISTERIO EN LA ISLA DE LOS MONSTRUOS (1981)

Por Marlow

¡Together at last – Peter Cushing y Ana Obregón!



Muchos amigos me advirtieron que no la viera porque el notorio Piquer Simón (nada que ver con el ídolo de este vlog, el mejor actor catalán-escocés de todos los tiempos, Gary “¡WATSON!” Piquer) era un estafador que había vendido el bodrio como una peli familiar interpretada por Peter Cushing, Terence Stamp y mi viejo amigo Paul Naschy. Pero Peter sale solo unos diez minutos, como Stamp, y el pequeño y combativo, pero jran Paul sale unos cinco. Leí que Piquer quería contar con James Stewart y Paco Rabal, también, y hay que aplaudir su ambición, aunque será el único aplauso para un engendro grotesco.

Mis amigos, también me avisaron que Piquer era un inútil director casposo muy dispuesto a recurrir a ridículas criaturas cutres de plástico en sus pelis, pero les dije que a mí no me dan miedo los pechos de Anita Obregón.

Tardaba mucho tiempo en darme cuenta que la morena guapa y natural que hacía de la sobrina de nuestro admirado actorazo inglés era, de hecho, Ana, y era un mito masturbatorio para los onvres de la época:

30 años después, espero que la cosa no siga así, porque me repugna pensar que haya personas perturbadas dispuestas a follar a un cadáver podrido…o a Adolfo Suarez.

Lo que no entendía es como la francamente atractiva Ana joven acabó decidiendo pasar por el quirófano tantas veces y con tan poca fortuna, hasta que me di cuenta que quizás fuera su forma de method acting con Peter Cushing para hacer un remake en la vida real de uno de sus títulos de la Hammer:




Watch out, too, para:
1) La canción del grupo infantil Regaliz – muy superior a las que Jon Anderson y John Deacon hicieron para “Biggles”.

2) La actuación de un tal David Hatton, sin duda el peor actor británico de todos los tiempos. Que sí, aún peor que Sylvester McCoy. A su lado nuestra Ana parece Helen Mirren:


Hatton es una figura de la vicisitud. En una biografía de Cushing que tengo, hay una larga entrevista con él. Entre otras perlas, presume de haber salvado la pelicula con su magnifica actuación; que el técnico de defectos especiales era un inepto que causó un incendio forestal en Asturias durante el rodaje que duró semanas. Que Piquer Simón ordenó que extirparan la mandíbula de un pulpo que iba a servir como uno de los monstruos para que no le mordiera a Hatton en una escena - el bicho murió pero el jran Piquer Simón tenia fe en el jran Hatton, que no sabia nadar, y le convenció a saltar debajo del Mar Cantábrico y fingir que estaba vivo pegado a su cabeza. Y que Hatton no entiende por qué, a día de hoy, Piquer Simón es objecto de burlas en España.

Hatton también cuenta que se llevaba muy bien con Ana Obregón, "una chica muy inteligente," y que Piquer Simón solo perdió los nervios una vez - cuando un chimpancé intentó follar a nuestra bióloga en una escena. Y el simio ya es invitado habitual de "Salvame Deluxe".



1. STAR WARS (AKA, LA GARBAGE DE LAS GALAXIAS) 1977

Por Marlow

¡Together at last – Peter Cushing y aquel cretino ruin con la barba!

Peli norteamericana del 77 que tuvo cierto éxito entre los niños por ser un compendio de buenas ideas plagiadas del jran Jack Kirby.

Hasta Sir Alec Guinness está visiblemente aburrido en “Star Wars” entre tanto actor malo  – Harrison Bored, Mark Jamónenfermo y Carrie Pisher - pero el genio de Peter Cushing está en plena forma haciendo del bastardo más cruel y frió del universo.

Señor Tarkin ¿debemos ejecutar Orden 66?



Así lo dejamos. Con TROLEO de alto nivel. Nivel legendario. Nivel Peter Cushing y Christopher Lee.

Quienes me tengáis a mí, a Carlos Palencia, a Pedro Mérida o al director de ‘A Room Full of Spoons’ (todo es posible) en redes sociales, ya estaréis hastiados con tanta foto y tanta chupada de polla con respecto a la CutreCon. Pero... permitidme que insista.

Porque lo que ha distinguido esta edición de la de otros años y de cualquier otro encuentro sobre cine-colonoscopia (repito: el que te da todo el dolor anal, pero nada del placer prostático) no ha sido el dinero perdido. Se ha tratado de que absolutamente nadie se ha cabreado con nadie y que todo el mundo ha sido feliz. Y desde que mis padres me reían las gracietas en carnavales, tengo la sensación en el ojete de que a mí el azar me colocó en la Tierra para hacer que la gente se riera. Por eso escribo. Por eso hago vídeos. Por eso intento ligar con mujeres. Ergo el último fin de semana me sentí realizado. Más que la primera vez que me vestí de señora en los carnavales. ¡Qué bien me sentaba el lápiz de labios! ¡Qué mono estoy con peluca a lo Mathew Karedas!
Quiero su pelassso. Y su mirada inquisitiva.
Algunos han criticado que la CutreCon se cachondee del CINE (dígase mientras se hace una reverencia y NO se comen palomitas) y que, encima, invitáramos a personas para que nos riéramos de ellos. Algunos, evidentemente, prejuzgaban y no estuvieron en ninguna de las sesiones. Algunos gustan más de criticar que de disfrutar del palo que tienen metido siempre por el culo.

Porque os puedo asegurar que los espectadores y los invitados han estado felices. Y no sólo eso: la visita a Madrid les ha servido para algo a los segundos. Ha supuesto un punto importante en sus vidas. Todo ello se resume en esta foto:
Alcohoool… alcohoool… / hemos venido/ a emborracharnos / y el cine cutre nos da iguaaal
Empezaré por el orden en los que yo me los fui encontrando. Debido a que tengo que trabajar para poder comer, que a continuación la comida me siente mal y luego lo expulse todo como una tormenta anal, no pude ir a recibir a Mathew Karedas, el primero en llegar, al ser en horario de oficina. Sí que quedé más tarde en el piso que le habíamos reservado a Sam Finstroberg. Nada más verme, Sam demostró que es de los que se mete en tarea sin pensárselo dos veces. Vamos, que va directo al agujero. Dos frases y ya estábamos hablando de la Cannon y las primeras películas de Menahem Golan. Con acento en la ‘a’, porque su nombre artístico es una celebración de la conquista de los altos del ídem.

Finstenberg dirigió esta película:
Featuring Paul Rodgers
Sólo eso lo coloca en el Olimpo de los dioses de ente bloj. Nació en Polonia, pero de niño se fue a Israel. Y en cuanto Menahem se fue a América, él le siguió. De hecho, todavía conserva su fuerte acento israelí. Lo cual le da cierta gracia a toda conversación con él.

A Sam no le importa hablar de la Cannon. Ni reconocer que ha hecho mucha peli lamentable. Pero odia la situación del cine actual en la que los productos de presupuesto medio como los que producía la Cannon casi han desaparecido. Los días de Golan-Globus, Glickenhaus o Carolco se han ido al garete. Y eso le jode. Porque sus pelis serán una locura, pero están hechas con profesionalidad y sus 12 semanas de rodaje. No como las mierdacas de hoy en día de bajo presupuesto rodadas en 4 semanas como ‘Gatorshark vs Zombie Cheerleaders’ o  ‘Cine Basura: La película’.

Durante toda la CutreCon, Sam no es que se comportara como un señor. Es que todo el mundo ha acabado amándole. Feck: yo quiero que sea mi abuelo. Y mi padre. Y mi hijo. Firstenberg es una de las personas más amables que he podido encontrarme en el mundo del cine. Cada vez que le expresaba mi preocupación porque viniera poca gente a la sesión de sus películas al ser una matinal, él era el que me calmaba. Con una copa en la mano y a las 2 de la mañana en un bar detrás de Gran Vía. Porque la fuerza ninja de este sexagenario nos dejó a todos acojonados
Yo le reté a una pelea en el escenario, pero él me aprecia demasiado como para dejarme más en ridículo.
El buen señor se tragó casi todas las sesiones y no tuvo problemas en subirse al escenario cuando durante un VHZ se hizo chanza de una escena de una de sus películas de los 90. El tío, como un campeón, hasta se tragó media película india con subtítulos en español. No es que estuviera comprometido: es que creo que llegó a casarse, acostarse con el festival y pronto tendrán hijos.

¿Y qué se llevó Sam de esta visita? Pues, según me dijo, su mejor experiencia en un evento de este tipo. Y, según dijo a Carlos Palencia, que el cariño del público y tanto hablar de cine había tenido como consecuencia que le había picado el gusanillo de intentar dirigir otra vez.

Apenas 10 minutos después de conocer a Sam, apareció para un paseo por Madrid el mítico SAMURAI COP. Mathew Karedas. Nacido Hanon, pero se cambió el nombre porque en Hollywood más te vale pertenecer a una minoría. Y como le decían que tenía cara de griego, pues se puso legalmente oro apellido. ¿Quizá para ligarse a Jennifer Aniston? ¡Ya quisiera ella! Porque Mat es, efectivamente, otro pedazo de pan.
Hasta los jrandes de Espppaña son bajitos a su lado.
Como argonath en pleno Sol, no había que ser Rodrigo de Triana para divisarle a lo lejos. Llegó con su novia desde el piso de Letras que le habíamos pagado (dinero que nunca volveré a ver) para unirse a nosotros. Al principio se le veía retraído. Pero a medida que avanzaba la tarde se soltaba. Tened en cuenta su historia: es un tipo que fue guardaespaldas de Stallone, que intentó ser actor sin éxito y que ahora se dedica a montar stands de convenciones. Y que nunca había salido de EEUU. De Los Ángeles a un bareto del Madrid de los Austrias y a presentar su clásico de la mierda en pleno centro de la ciudad.

Pero la sorpresa de ese día fue que no quiso venir con el resto a cenar mientras se proyectaba la primera parte de ‘Samurai Cop’. Quería quedarse a ver la reacción del público. Estaba… ¡nervioso! Y, a continuación, contento. ¿Es posible que durante la proyección alcanzara una epifanía que le  reveló que su interpretación ha hecho feliz a mucha gente? ¿Aceptó su pasado? Durante anteriores entrevistas nos comentó que aceptó hacer la secuela para intentar probar que podía actuar mejor. Pero que el director le exhortaba a sobreactuar porque la cosa era una parodia. Eso pudo haber sido frustrante. Pero antes de irse nos comentó que lo que le haría ilusión ahora es hacer un audiocomentario de coña como Cine Basura con su putrícula. Y, según su novia, que toda esta experiencia le había servido para superar su poca predisposición a viajar. Esto es: Mathew Karedas salió de Madrid como un hombre más feliz.

Baja esa mano, que como me toques la teta, te endiño, enano.
Rick Harper fue una de las dos visitas sorpresa. No es que sea un señor conocido. Feck: se presentaba en el festival su primera película documental, ‘A Room Full of Spoons’. Pero pronto se hizo amigo de los otros invitados. Básicamente porque es todo un ONVRE: uno de sus filmes favoritos es, efectivamente, “Breakin’ 2: Electric Boogaloo’, y el señor, con su adorable mujer, se apuntaba a cada quedada con Sam para poder escuchar sus anécdotas de su amigo Michael Dudikoff (con el que sigue saliendo a pasear de vez en cuando) o de cómo se rodó la escena de baile en el techo de la nombrada famosa secuela. Por supuesto, también cayó en gracia con Karedas, debido a que a ambos les une Tommy Wiseau. El loco director de origen europeo (tendréis que ver el espléndido documental para saber de qué país es exactamente) hace de malo en ‘Samurai Cop 2’ y comparte una larga y absurda escena de parloteo y lucha con el protagonista.
"Si aparece por la proyección de la peli de Rick, ya me encargo yo de él", me dijo Karedas con toda la jracia.
Rick, que ya había estado antes en Madrid, sacó por supuesto de España varias cosas especiales: la comida, un buen puñado de whiskys con hielo y uno de los días mejores de su vida. Y no lo digo yo, ni Hans Magnus Enzensberger. Que lo puso en su facebook: “Today was definitely in the top 5 days of my life. Room Full of Spoons was EXTREMELY well received in Spain. Thanks to the wonderful people of CutreCon, Carlos, Paco, Pedro, David, Toni, Matt Karedas, Sam Firstenberg, Alan Ssali and to all the new friends I've made so far on this amazing adventure.”

Obsérvese que se muestra contento por la recepción de la peli, pero también, y esto es de lo que va este post de autofelación, con la gente. Organización e invitados.

Rick volverá a España. Entre otras cosas porque la mujer dice que en Madrid se vive de puta madre. Yo, por el contrario, muero de alergia con las arizónicas en invierno. Jamás te perdonaré mi alergia ni los títeres, Manuela Carmena. Jamás.

He dejado para el final al invitado más curioso de todos: Alan Hoffmanis.
Sentido del humor: definición gráfica
Sí: quiero que Sam sea mi padre. Pero con Alan me une otra cosa especial. Alguno quizá se acuerde de mi extrañeza cuando escribí sobre Isaac Nabwana, el director de las películas de Wakaliwood, y comenté que había averiguado por mi avatar en twitter que mi cinta favorita era ‘Local Hero’. Pero el caso es que Isaac es autodidacta. Nunca ha visto ‘La guerra de las galaxias’. Nunca ha visto ‘En busca del arca perdida’. Básicamente porque el sistema clasista en Uganda le impide entrar en salas a un tipo pobre como él.

Quien había reconocido mi avatar era Alan. Porque también es su película favorita. Lo cual es muy relevante.

Alan es un señor que dejó todo lo que tenía y se fue a ayudar a Isaac a un pueblo al otro lado del Atlántico. Se enamoró de la gente de ese suburbio y se convirtió en, sí: el héroe local. Su historia corre en paralelo con la de nuestra película favorita en común. Obviamente, el protagonista de la obra maestra de Bill Forsyth no tenía que cagar en cubos ni veía una cola de mujeres a la espera de su semilla a la puerta de su chabola. ¿Lo dejaría yo todo por una cola de mujeres para mí? No si ello implica cagar en un cubo. Cosa que haría mucho. Pero mucho. Yo creo que sólo pensar en poner un pié en África ya hace que tenga diarrea.

Pero el caso es que Alan ahora es una celebridad allí. Una estrella de acción en las chabolas. Y, con su trabajo, ayuda a la gente. Como le dijo a Carlos Palencia tras el éxito de la sesión Wakaliwood: “Esto ayuda a salvar vidas”.

La CutreCon hace que la gente sobreviva. Un poco exagerado.

Aunque quizá no tanto.

La exposición del evento (todas las televisiones allí, incluyendo a dos peculiares franceses que venían a hacer un documental), la promoción de la web de Wakaliwood y la venta de merchandising, por poco que sea, son muy importantes para ellos. Isaac, atención, no saca beneficios por sus películas. Las vende por debajo del precio de fabricación. Lo hace POR AMOR. Pero pasa ya los cuarenta y muchos y la esperanza de vida en Uganda es de cincuenta y tantos. Menos si, como hacen los actores de estas películas, se dedican a meterse en la boca sangre de animales muertos (cosa que Alan ya ha parado por aquello de que no mueran actores por infecciones). Isaac tiene problemas de salud. La misión en la vida de Alan es conseguir eco suficiente para que sus filmes den beneficios y poder llevarlo a un hospital a que le den un buen repaso.

¿A que nunca esperasteis leer una historia bonica de superación personal y esperanza en el ser humano en Vicisitud y Sordidez? Disculpad que no conteste, porque estoy llorando de emossssión. Alan es Un Tipo Genial:


Y sí: ahora podría hablar de las películas. De la risa que fue el Cine Basura gracias a los invitados (el mejor en un par de años, hoygan). De los colaboradores y del público entregado (gente que incluso vino de Sevilla, Barcelona, Málaga e incluso de La Mancha). Un público que fue feliz y se descojonó.

O del dinero perdido en la empresa. ¿Pero me importa? No. Lo considero una inversión. ¿En futuras ediciones? Tampoco. En felicidad. En ilusión para la gente. En que Sam conociera a su fan Rick, el cual se llevó de perlas con Mathew, el cual supo de un mundo extraño gracias a Alan que conoció al traductor Toni, que vivió un gran fin de semana en compañía de gente como Renu, la mujer de Rick, la cual conoció a Dyane, novia de Mathew, que hizo buenas migas con el productor Pedro, el cual se coordinó perfectamente con Juan  ante la atenta mirada de Rocío, que estuvo de juerga con Sam y un Paco Fox que pudo volver a trabajar en perfecta sincronización con Richard Salamanca, Fernando Moraño y Carlos Palencia, quien tuvo la visión de traer a Jordi, Peñuelas, David, Antonio, Ángel o Dani, atento a las aventuras de los franceses de Nanarland y el documental de una hora que estaban realizando sobre el evento, alucinados con la figura de Cacaman...


Y paro. Naturalmente, me dejo gente fuera. Pero esto parece un discurso de agradecimiento de los Goya. Y no quiero que suene la música para que tenga que terminar a toda prisa este art


Siga al autor de ESTO en Twitter:

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget