En contra de ‘Cómeme el Donut’ y a favor de la mierda con valors

A lo largo de los años hemos escrito en ente bloj sobre muchos artistas con valores, pero cuyos productos finales pueden alcanzar altas cotas de vicisitud. Les queremos porque vemos actitud, ganas de agradar y amor por lo que hacen. Nadie pone en duda que, por mucha risa que de, ‘Madre Soy Cristinano Homosexual’ tiene el corazón en el lugar correcto, como se suele decir en inglés. Y, qué cojones: en español. Que mientras las expresiones traducidas tengan sentido, tampoco hay que ponerse puristas. A ver si de una puta vez llegamos a la utopía del Idioma Mundial y se acaban estas mierdas de los lenguas, que de ser un medio han pasado a convertirse en un fin. No, en serio: los diferentes idiomas existen porque la tribu N’Dongo hacía siglos que se había separado de sus parientes que acabaron en Jutlandia, la Fiji o, mejor aún, Albacete. Pero ,ahora que hay globalización, ¿no sería bonito que todos habláramos lo mismo para que ligar fuera bastante más sencillo para los que dependemos de hacer chistes para lograr mojar?

Pero me estoy desviando del tema. Que esto parece un Tiempo de Culto escrito (TdC es el podcast en el que suelo participar)

Pero me estoy desviando (x2) para hacer promoción de otra de mis cosas. Hoy sólo quería hablar un poco de cierto evento que ha sacudido un pilar que no es de carga del ático de los que escuchamos a veces música de mierda por gusto. Que tampoco hay que exagerar: estas cosas de las modas pasajeras de Youtube apenas tienen efecto cuando pasan un par de meses. Que se lo digan a Simón Pérez y Silvia Charro, en camino a la autodestrucción desesperados por volver a tener la atención de alguien que no sea un troll de forocoches.

Hace unos días surgió un nuevo viral de una pareja haciendo el chorra en uno de esos concursos de talentos diseñados, como el Guantalete del Infinito, para acabar con medio universo.

Dios, qué gozo de película es Infinity Guar.
Thanos, preparando un buen fist fucking para los haters que le están saliendo a la peli. Sin crisco ni nada,
Pero me estoy desviando del tema (x3). ¿Sabéis esa sensación de horror insondable cuando le das play a un video nuevo y a los cincuenta segundos comprendes que va a ser viral y que vas a estar tragándote esa mierda todo lo que queda del verano? Tú la conoces, yo la conozco y aseguro que Abdul Alhazred también la conocía. Pues justo eso me ocurrió cuando vi por primera vez ‘Cómeme el donut’.
Provocación mierdosa calculada y sana para todos los públicos
Para todos aquellos que lean este post en el futuro, os explico: ‘Cómeme el Donut’ es una casi canción en la que dos personos con ganas de fama hacen el MIRADME a ritmo de trap. Cuidadín: no hacen el tonto. Hacer el imbécil es un a gran tradición que ellos mancillan inmisericordemente. Tú no lo sabrás porque dentro de un tiempo prudencial se habrá desintegrado en el olvido como pedo en el campo. Pedo en el campo que se enmascara por el olor a boñiga de vaca, no lo olvidemos. Porque siempre habrá un poco de estiércol para sustituir el anterior.
¡Cuidado! ¡Una mina! (Le dijo un excursionista a otro)
Muchos pensarán que esos dos tipos fingiendo ser idiotas y más o menos cantando me gustarán. No en vano, aquí hemos alabado a Siniestro Total, Chiquigrind o Mark Gormley. Justo al hablar de este último comentábamos:

En este blog defendemos el valor de vivir en la propia idiosincrasia. Algunos músicos se esfuerzan en ir de alternativos simplemente porque no se peinan por la mañana. Muchos no dudan en disfrazarse para aparecer en público, y se convierten en estrellas sólo por ser excéntricos”.

Eso fue en 2009, y todavía sigo pensando en lo mismo. Es que yo soy muy fiel a mis gustos e ideas. Vamos, que soy un cabezota de la hostia. “Por ser Tauro”, dirán algunos. “Pues gracias por demostrarme que lo del pensamiento crítico lo llevas mal: te recomiendo mi artículo en el que hablo sobre lo idiota que es el horóscopo”, contestaré yo con una petulancia que merece un par de guantazos con la mano abierta bien dados.

Aquí seguimos defendiendo el valor de hacer cosas que transmiten AMOL y, a ser posible, que estén bien escritas e interpretadas. Mark Gromley puede dar risa, pero él cree en lo que hace y sus canciones son buenas. Günther puede ser un poco producto de querer llamar la atención, pero su visión vital y mensaje hedonista de “digan lo que digan” me parecen enternecedores. Por no hablar de su bigotillo de pederasta y de que, sí: sus temas son pegadizos. Y divertidos. Y SEXYS.

De hecho, uno de los pocos cismas que han acontecido en la historia de ente bloj entre Vicisitud y yo aconteció en la mítica Lista de Discos Con Valores cuando él quería incluir muy alto a Gigatrón y yo sustituirlo por El Reno Renardo. Porque considero que, si vas a hacer música de humor, tiene mucho más valor si vas por la vía Les Luthiers e interpretas una canción realmente buena más allá de los chascarrillos.

Lo que nos lleva al subnopop.

Sé que aquí me voy a ganar enemigos. Incluída una amiga que me cae muy bien que tiene un grupo de este género y que, si lee esto, me dará una leche cuando me vea la próxima vez.  El subnopop viene a ser el equivalente moderno a ciertos grupos muy malos de La Movida: un lugar para gente sin talento musical que se hace conocida gracias a la trasgresión. Pero donde en los 80 ‘Me gusta ser una zorra’ venía a cubrir un hueco de reivindicación tras años de represión dictatorial, hoy en día se trata sólo de gente que forma un grupo para llamar la atención. Por los likes. Por hacerse famosos más allá de dar los pasos necesarios para ser influencer monguer.

Mal. No. Nosotros defendemos hacer lo que sea porque te da la real gana. En muchos casos eso puede ser así. No dudo que haya gente que se meta a estas cosas sólo porque le gusta. Como tampoco dudo que un gran número son sólo humoristas buscando una vía musical para ofrecer entretenimiento (como Ojete Calor; ¿o creíais que no iba a reconocerles su genialidad?). Pero si haces cosas para alegrarle la vida a la gente, yo me quito la boina que a veces llevo y hago una reverencia que pueda acentuar mis dolores de espalda, pero que muestre al mundo mi culito respingón.

Ahí os dejo esa imagen terrible que también hizo que nuestro amigo Abdul Alhazred tuviera que recurrir a los opiáceos para dormir.

Lo malo es que lo que yo veo es gente buscando casito y un hueco de mercado. Peor aún: veo a gente buscando ese casito sin nada que decir ni ofrecer y, encima (como es el caso de este casi grupo del donut) intentando justificarlo con pedorretas seudo intelectuales cuando consiguen esa ansiada entrevista.

Sinceramente, para eso, prefiero a tarados de verdad. A gente como...

Bob And Bev. 

¿Quiénes son esta pareja también de hombre y mujer que igualmente pululan por la red? Éstos. Atención: Esto no es que sea Not Safe For Work. Es que es Not Safe For your Sanity:


¿Quiénes son estos dos FISTROS? Ni idea. 147.000 visualizaciones no están mal, pero tampoco es que sea un viral suficientemente importante como para que haya más información en internet.

Aunque claro que la hay. Que esto es internet, copón. Por supuesto que la hay.

Bob & Bev son una pareja de Indiana que se graba haciendo karaoke. Como Bob es aficionado a los ordenadores, hace tiempo que le echó las zarpas a software de efectos el cual, en sus manos, es un arma más preocupante que el programa nuclear de Irán que renacerá cuando Trump la cague otra vez el mes que viene.

ARTE

La pareja hace estos vídeos porque son su hobby. Porque les gusta hacer cosas juntos. Según Bob, “Si no os gusta, apagad el vídeo y a otra cosa”. No necesitan el casito. Simplemente son felices con sus atentados audiovisuales. Y, para regocijo de todos vosotros, sin miedo a atacar los temas más difíciles de cantar:


Eso sí: su nivel de medaigualtodoismo llega a un punto de locura supina: han abierto su propio Patreon. Vale: sólo tienen dos patrones. ¿Tarados que se ríen de ellos como la gente de Forocoches demostrando ser la hez de la humanidad contribuyendo a la degradación de Simón Pérez y Silvia Charro o gente que realmente siente el amor verdadero que desprende esta tercera pareja del triángulo de virales interneteros que me ha salido por casualidad? Espero que lo segundo (y que no vuelva a escribir en mi vida una pregunta tan larga). Porque esta es la mierda que realmente admiro. La que nos fascina no tanto por su falta de calidad, sino por su locura sincera y su actitud de hacer lo que te apetece sin otro objetivo que echar el rato. No ser aspirantes a artistas con ganas de llamar la atención con calculada trasgresión para toda la familia en Telecinco. Eso no es lo que me interesa. Yo estoy en más metido en el tema del amol, muchas gracias.
Bob y Bev. Obsérvese que Bob lleva mullet. Lo dicho: AMOL.

Eso sí: nos vemos en el Subnofest de Madrid en Junio. Que ya he quedado allí con un par de amigos. Porque, total, echar el rato con colegas tampoco está tan mal. Que no hay que tomarse estas cosas demasiado en serio, y menos lo que diga un enano que escribe en una web llamada 'Vicisitud y sordidez'.
Siga al autor de ESTO en Twitter:


Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

En el Subnofest nos veremos

A ver si saco la entrada. ¿Ha confirmado Mané que viene?

¿De dónde han sacado las strippers para el vídeo de "Blurred Lines"? ¿Hay loops de material de ese tipo en el dominio público?

Aún me sangran los oídos (y los ojos) después de ver "Blurred Lines" y "Africa" ... No sé cómo soy capaz de escribir ahora, de hecho.

Pero , cuánta razón Paco. No es lo mismo hacer "ovras" movidos por el amor y la locura que hacerlas por conseguir likes a cualquier precio. Y encima tratando de igualarse con los primeros.

¡Nos vemos en el Subnofest!

¿Qué es un casito?

En lenguaje de twitter, rogar que te presten atención de forma patética y generalmente falsa.

Muchas gracias por la aclaración
;)

Subnopop... cuanto grupo español que puede entrar en esa categoría

[blogger]

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget