Post Breve: Ringo, el rey inmutable del buenagentismo

Yo soy progresista. Tengo la firme opinión de que las costumbres no valen más necesariamente porque lleven años en nuestras vidas. Como, por ejemplo, las corridas de toros o los señores bajitos canosos que han estado varios lustros en internet diciendo que saben más que tú. Ya escribí en uno de mis artículos favoritos sobre cómo el valor de ‘guardián de las tradiciones’ tiende a devenir en actitudes francamente negativas como despeñar cabras de campanarios o no reconocer que los tres primeros mandamientos vienen a decir “¡Que soy Dios, coño! ¡Besadme el culo, que molo divinamente!”

Dicho esto, también soy humano y viejo…
LA FOTO OBLIGATORIA
… y aprecio ciertas constantes. Cosas inmutables en la vida como la aspiración de tener un sueldo fijo mensual o que Jordi Hurtado presente Saber y Ganar hasta que termine la expansión del Universo. Es necesario, en un mundo caótico en el que vivimos con la incertidumbre de si el próximo presidente va a estar o no completamente loco, tener ciertos puntos de amarre. Pero no en plan: “Pierde toda esperanza: la única certeza en todo el universo es la burocracia”, sino en positivo. Gente en plan James Rhodes que te recuerda que la vida puede ser bonita aunque en cualquier momento te venga un antivacunas a soltarte la chapa y tú tengas que refrenar tu deseo de limpiar la base genética de la humanidad.

Y para eso, tenemos sobre todo a Ringo, el pequeño coloso de la sordidez.

De Ringo ya habló Marlow en este artículo. Es obvio que se trata del Beatle favorito de ente bloj. Por simpático, por batería mediocre, por actor cachondo en pelis sórdidas y por casarse con una chica Bond. Y es que hay cosas que no cambian nunca, como la discografía de Enya, el ritmo de la batería de El Último de la Fila o las moscas en los baños del MadCool. Y, dentro de esa lista, está el hecho de que Richard Starkey nunca ha dejado de ser... Ringo.

¿Que cómo lo sé si nunca he conocido a ese señor? Porque recientemente en mi reproductor de música saltaron seguidas dos canciones suyas. Una es de 1973 y otra de 2008. Treinta y cinco años de diferencia para los que estudiaron con la LOGSE. Y ambas tratan de lo mismo: de Ringo siendo buena gente. Para twitter sería “un puto bienqueda”. Para mí, un señor cuyo único objetivo en la vida es agradar a sus amigos. Lo cual es jodido siendo millonario y habiendo formado parte del grupo más importante de la historia.

Observemos ‘Early 1970’, cara B del jlorioso single ‘It Don’t Come Easy’ (canción que le regaló Harrison y que es, sin duda, una de las cosas más maravillosas de la historia de la música con una letra en la que Ringo reconoce que es un compositor espantoso):


Esta canción chorra (¿acaso hay otro modo posible en la música de Ringo? Espera, mucho mejor expresado: ¿acaso QUEREMOS un modo que no sea chorra en la música de Ringo?) va sobre su relación en la época con los otros Beatles. Pero con una visión en común de su relación hacia cada uno de los otros miembros: En una época en la que todos estaban peleados y el grupo se iba a separar, se trata de un grito de “¡Seamos amiguitos, pardiez!”.

La primera estrofa va sobre su pelea con Paul McCartney a raíz de la fecha de lanzamiento de álbumes de ambos en solitario cuando el grupo seguía más o menos unido. Se enfadaron. Ringo contestó como sólo él sabe: haciendo exactamente lo mismo que yo cuando tenía 6 años y mi madre me regañaba. Tras irme a mi habitación, a los 5 minutos asomaba la cabeza en el salón en plan “¿Puedo? ¿Tás enfadada?”. Ringo, el poeta lo expresa así:

Vive en una granja, tiene mucho carisma, bip bip (...) y cuando baje al pueblo me pregunto si tocará conmigo”. Traducido: ¡Seamos amiguitos! ¡No nos enfademos y hagamos música!

Luego habla de John: se ve que, al contrario del resto de fans de The Beatles, él está contento de que su amigo esté feliz con LA CHINA que le absorbía la personalidad que una Tena Lady:

Tumbado en la cama, viendo la tele, ¡galletitas!, con su mama al lado, que es japonesa (...) y cuando baje al pueblo sé que va a tocar conmigo”. Traducido: ¡Somos amiguitos y, aunque estés a otras cosas raras, vamos a hacer música!”

Finalmente habla de Harrison, porque por supuesto que todo el mundo habla de Harrison en último lugar a no ser que sea para cachondearse de él por haber perdido su novia ante el racista de Eric Clapton o para aplaudirle a bragueta abierta por haber producido ‘La Vida de Brian’ y, más importante, ‘Shanghai Surprise’:

“(vive en) Una casa de cuarenta acres que no ve, porque siempre está en el pueblo tocando conmigo”. Traducido: ¡Qué feliz soy con mi amigo George, que será un adicto al trabajo, pero hacemos cositas musicales juntos!

Por dios: no queremos funkos de Ringo. Queremos OSOS AMOROSOS con la cara de Ringo. Queremos ciudades enteras de las Sylvanian Families pobladas sólo por Ringos.
Ringo Sylvano
Y es que, encima, el pobre hombre remata la canción hablando de que componiendo es más malo que un Big Mac vegetariano. No olvidemos que esta es la cara B de una canción en la que reconoce que “¿Qué vas a hacer si quieres cantar blues y no te sale fácil?”:

Toco la guitarra, la-re-mi, no toco el bajo porque es demasiado difícil, toco el piano si es en escala de do y cuando me bajo al pueblo quiero ver a los tres”. Traducido: ¡Seamos amigos! ¡No nos peleemos! ¡Que os quiero mucho!

Pues bien. 35 años después Ringo no cambió. En su disco ‘Liverpool 8’ sacó como single este tema homónimo con música de David A. Stewart, admirado por muchos por su trabajo en Eurythmics, por mí por sus discos con The Spiritual Cowboys y por la gente que importa de verdad por haber puesto música a ‘Showgirls’:


Muchos músicos importantes han escrito canciones relatando sus tiempos de gloria. A menudo agridulces, con alegría, pero también sentimiento de pérdida o exponiendo arrepentimientos, porque de eso se trata el rememorar el pasado para todos. Ringo no. Ringo va de buenrollo. Richard no ha perdido su forma de escribir como colegial de EGB presentando un poema a un concurso local sobre 'La paz'.

Me fui a Hamburgo, las luces rojas estaban encendidas, con George y Paul y mi amigo John

Si alguien puede hacer name dropping, ese es Ringo. Pero aquí no suena a eso ni de lejos. Suena a ‘me voy con mis amiguitos. ¡Qué feliz soy repartiendo amor!’.
Ringo de visita en Hamburgo, 1962
Tocábamos rock toda la noche, parecíamos duros, no teníamos mucho, pero teníamos suficiente

Bueno: Paul parecería duro. Ringo es ese amigo buena hente que se une a la pandilla para ver si así mola. Pero siempre feliz. Todos queremos a Ringo.

En los EEUU cuando tocamos en el Shea éramos Number One and it was fun”

Eso lo he tenido que dejar en inglés. Tres palabras. Tres monosílabos para describir la sensación de ser en un momento en el tiempo una de las figuras más importantes en el planeta. Y son las mismas con las que se describiría quedar una noche a jugar a ‘Cartas contra la humanidad’ mientras se pide una pizza.

La clave es que Ringo no necesita más. Para él lo más importante es relatar que era feliz como un niño con sus amigos: “Cuando miro atrás, realmente fue guay para esos cuatro chicos de Liverpool”. A nuestro héroe no le interesa la vida como una gloria del pop. Nada de drojas (que tomó), sexo (que folló), alcojol (que pimpló) y rock and roll (que más o menos tocó). Él la entiende como un divertimento con sus colegas siendo felices. Joder: sus giras de los últimos lustros no son ‘Ringo Starr en directo’, sino “Ringo Starr and his All Starr Band”.

No quiere ir como figura divina, sino tocar con colegas y que la gente los vea pasar un buen rato. Desde hace décadas, ese señor bajito de Liverpool siempre ha sido una constante de buenahentismo. Ese amigo con el que siempre se puede contar.

En un universo caótico, desagradable, imprevisible, triste y de derechas, Ringo es, como dirían en Lost, NUESTRA CONSTANTE.
Siga al autor de ESTO en Twitter:


Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

Todo muy bien en este artículo Paco, pero que Ringo Starr es un batería mediocre... yo no entiendo mucho de música pero parece como un cliché que se ha repetido desde que conocemos a los Beatles de que "Ringo es un mal batería". Yo creo que no era así, ya que en mi humilde opinión la música de los Beatles no necesitaba una base rítmica excesivamente compleja, puesto que una de las virtudes de este grupo era la sencillez de sus composiciones, y por ello una de las virtudes de Ringo era-y es- su sobriedad-en la batería, claro-. Por otra parte coincido contigo en que el Beatle con verdadero talento, como has dicho en varias ocasiones, es Paul McCartney. Lennon era un tipo con un enorme carisma, pero musicalmente era más irregular, te podía hacer maravillas pero a su vez cosas totalmente mediocres -te recuerdo, o recomiendo, que escuches una canción suya del álbum "Help" llamada "Run for your life". Una oda a la violencia doméstica y me quedo corto. También es cierto que siempre se arrepintió de haber escrito esta canción y se nota que es relleno para cubrir las 14 canciones de rigor. Eso es todo de parte de un beatlemaniaco de pro. Os quiero a todos.

Que Ringo no llegaba a veces no lo digo yo: lo dijo Quincy Jones en su reciente y loca entrevista a primeros de año. Personalmente creo que la cosa es fácil: un buen batería para Los Beatles (a veces levanta mucho las canciones, incluso en colaboraciones con McCartney), pero no es precisamente Bill Bruford.

Si el que toca la batería en las grabaciones de los discos es él (que podría ser un músico de estudio, no lo sé), entonces, para mí, es suficientemente buen batería. La línea de percusión en algunas canciones como Helter Skelter o Tomorrow Never Knows no parecen mal ejecutadas pese a ser novedosas para la época.

Dicho lo cual, Ringo crack absoluto. Siempre ha sido consciente de que le tocó la lotería con los Beatles y siempre se ha mostrado agradecido por ello.

Number One and it was fun

Seis palabras y cinco monosílabos. Tango hablar de la LOGSE...

El 99% del mundo no tenemos ningún talento especial. No sé porque la gente desprecia a alguien como Ringo, lo hizo suficientemente bien para no desentonar y forrarse con ello.
Bien por él

PD: La frase en el post "con George y Paul y mi amigo Paul" me ha inducido a error sobre posibles golpes bajos marrulleros del amigo Ringo.

Coño, hay que ser mal pensado para pensar que soy subnormal y no a que me refiero a It Was Fun y he dejado lo otro para que se entienda el impacto de la rima de primaria.

¡Gracias por el chivatazo de la errata!

Barata me pareció la entrada de 70€ de su concierto en Madrid hace una semanas.

Siempre me pareció el Beatle más inteligente y que mejor se tomó la BIDA: supo quedarse en un segundo plano y ser feliz con ello, sin entrar en las peleas de gallos Lennon (de mis amores)/Macca.

Y hacer una peli como "The Magic Christian" con Peter Sellers sólo hace que le aplauda aún más.

Creo recordar que la frase era ají: "La mentalidad burocrática es la única constante del universo. Nos darán una nave de carga".

De su trabajo me quedo con Rain.

Yo apuesto por el Excelsior.

José Fernández

Grandisima canción! Y más sencilla que el mecanismo de un chupete, por sierto.

La Excelsior? Y para qué nos serviría esa lata vieja?

Emocionante post, Paco: Ringo es un santo.

Algo debe tener. Por poner un ejemplo, por su all star band han pasado Joe Walsh, Nils Lofgren, Dr John, Billy Preston, Rick Danko, Levon Helm, Clarence Clemons, Jim Keltner, Garth Hudson, Todd Rundgren, Timothy B Schmidt, Randy Bachman, John Entwistle, Peter Frampton, Gary Brooker, Jack Bruce, Simon Kirke, Eric Carmen, Roger Hodgson, Greg Lake, Colin Hay, Paul Carrack, John Waite, Billy Squier, Edgar Winter, Rick Derringer, Steve Luthaker, Greg Rolie...No puede ser por dinero, porque no puede pagar tanto ni por tocar yellow submarine. Hasta Tim Cappello, que es un personaje muy de vicisitud y sordidez, estuvo metido en el ajo

Placeres Culpables

¡Siguen tu estela en Jotdown!

https://www.jotdown.es/2018/07/ringo-starr-o-no-starr/

No, Paul Carrack se anunció, pero no llegó a tocar.

[blogger]

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget